Archive for the tag 'pinsapos'

Bienestar con árboles en otoño en el arroyo Carboneras

Andrés Rodríguez González Octubre 16th, 2020

Bienestar con árboles en otoño en el arroyo Carboneras

Partimos del carril de Quejigales en el cruce con la unión del arroyo de la Fuenfría con el arroyo de Carboneras. El primero trae agua desde los terrenos de peridotitas de la Fuenfría y el segundo desde los pinsapares de las Cañadas de Ronda.

Vamos en dirección norte por un carril que atraviesa un joven bosque de encinas que ha crecido a partir de matorral de encinar levantado a base de “limpias” realizadas en los últimos 35 años.

Pronto llegamos a las ruinas de lo que fue uno de los cortijos más grandes del actual Parque Natural de la Sierra de Las Nieves, Rajete. Un Ailanto sustituye curiosamente a los típicos nogales, chopos, higueras o encinas que existían en las entradas de los cortijos. Ese ailanto ya existía en forma de un hermoso árbol de un único pie hace 35 años cuando yo llegue aquí por primera vez. Ahora el ailanto esta envejecido, con el tronco deteriorado y a sus pies crecen muchos chupones. El cortijo está en ruinas y pronto caerán los techos, fue una hermosa construcción de dos plantas que conserva restos de su pasado esplendor como un patio empedrado de grandes losas, una gran cocina  y un horno en buen estado. No hay restos de manantial aunque agua debió haber en las inmediaciones, un pilar relativamente nuevo así lo atestigua. Cerca del llano donde se ubica el cortijo existe una era empedrada y, curiosamente, un algarrobo de pequeño porte que con seguridad alguien ha sembrado allí.

Desandamos nuestros pasos por donde hemos venido para tomar un carril que se abre a nuestra izquierda donde encontramos una cancela, se inicia un bosque de pinos de repoblación y encinas, el camino ya apenas visible, termina en el arroyo Carboneras donde han realizado una abundante repoblación de fresnos, espinos majoletos, Philireas, arces y otros vegetales en un intento de que recupere el bosque en galería que debió albergar.

El otoño las montañas, las formas caprichosas de la erosión del arroyo en el cauce los contrastes de colores de los árboles con su belleza, admirar los delicados claveles silvestres nos permitirá sentir con la vista, el olor del suelo y de las plantas a sentir con el olfato, el sonido de pájaros e insectos con el oído, al probar algún fruto comestible como los del majuelo apreciaremos sabores y tocar troncos de árboles, palpar las hojas, los musgos, las rocas… nos hará sentir con el tacto.

Regresamos al punto de partida por el cauce del arroyo aguas abajo o sus inmediaciones ya que el arroyo ha erosionado poderosamente el cauce. Veremos los interesantes y escasos Cotoneaster, los bosques de encinas y sobre todo el contraste de colores de otoño de los arces, de los espinos majoletos y de los fresnos antes de caer sus hojas.

La Ronca de los Gamos

Andrés Rodríguez González Octubre 2nd, 2020

La Ronca de los Gamos

A finales de septiembre, con el cambio de tiempo hacia el otoño ya en marcha, el frescor de la noche y las primeras lluvias, motivan que los gamos entren en celo. Al atardecer los machos buscan un claro en los bosques de Las Navas de los Pinsapos, en la Sierra de Las Nieves, donde la luna pueda iluminar el suelo y con sus pezuñas escarban hasta eliminar la hierba, alrededor marcan su territorio restregando su cuerpo con los árboles, depositando orines y heces por los alrededores, han construido su “Plaza”, desde ahí braman en la noche intentando atraer a las hembras para copular con ellas.

Es la “Ronca”.

A veces otros machos entran en los territorios o se aproximan a ellos, se entablan entonces sonoras luchas entrechocando las “palas” o cuernas. Esas broncas y la ronca duran toda la noche, especialmente intensas son en luna llena y sin viento, cuando termina el periodo de celo que puede duran hasta un mes o a veces más, los machos están exhaustos y han perdido peso. Vuelven entonces a ser animales gregarios y olvidan hasta el año próximo sus deseos de aparearse.

La diferencia entre “cuernas” y “cuernos” es que las primeras se caen todos los años, renovándose mientras los cuernos duran muchos años incluso toda la vida. Los carneros tienen cuernos mientras que los gamos y los venados tienen cuernas.

BIENESTAR CON ÁRBOLES: Introducción

Andrés Rodríguez González Julio 5th, 2020

BIENESTAR CON ÁRBOLES: Introducción.

“Estoy convencido que solo lo que se conoce se ama, y solo lo que se ama se cuida y se protege”.

Estamos sometidos a la dictadura psicológica del ”Pensamiento Positivo”. Se nos bombardea con el “ver las cosas que pasan desde una perspectiva más alegre, enriquecedora y optimista”. Nos insisten en que debemos disolver el negativismo a todo lo que ocurre a tu alrededor. Se nos dice continuamente que “Hemos de tener un Pensamiento Positivo”, nos bombardean con frases de positivismo, unas ciertas y otras inventadas, sus defensores tienen sus profetas preferidos entre los que destaca Paulo Coelho y, tal vez por dar imagen o por moda, se recurre a principios de una supuesta filosofía zen e inevitablemente, se nos pone el manido dicho de “ver el vaso de agua medio lleno en vez del vaso medio vacío”. Mensajes que se trasladan a las redes sociales a base de pildorazos bienintencionados, descontexturizados y que son compartidos compulsivamente.

En psicología e incluso en mensajes religiosos, el pensamiento positivo es considerado una herramienta para combatir el estrés y las frustraciones del día a día que además ayuda a mejorar considerablemente la salud de la persona. Según los expertos en la moda del Movimiento del Pensamiento Positivo, nuestra personalidad positiva o negativa tiene que ver con las conversaciones que cada uno sostiene en privado con nosotros mismos. Según ellos, debemos exigirnos una actitud de positivismo cuando, ante una situación cualquiera, no debemos pensar en lo peor sino en lo mejor, manteniendo una actitud siempre positiva. La receta se repite a base de utilizar frases de superación y aceptación, que, muchas veces, son incompatibles entre sí.

Yo pienso que las recetas casi mágicas del Pensamiento Positivo no tienen suficientemente en cuenta la “carga genética” que todos llevamos y que, según estudios científicos realizados, puede representar en influencia en nuestro estado de ánimo más del cincuenta por ciento. Tampoco se valora suficientemente la aportación a ese estado anímico de nuestra mochila particular, nuestras vivencias personales, el entorno social y familiar en el que nos movemos.

Mi experiencia personal, después de muchos años de “búsqueda de estabilidad anímica”, me ha permitido darme cuenta que cuando regreso del campo, de los pinsapares, del contacto con la Naturaleza, de escuchar el sonido del viento en los árboles, observar los animales y la vida en los bosques, en su suelo y en su cielo, vengo más feliz de lo que me fui. Me noto anímicamente recargado, soy mejor persona, más tolerante, tengo mejor ánimo y pienso más y mejor en las personas que me rodean.

Por eso pretendo compartir esas sensaciones. En un momento me situé en esa moda de dar a todo lo espiritual un toque oriental, zen, budista o incluso japonés. Inventé una frase, Sukha Taru, que en traducción bastante libre del sanscrito, era el objetivo que me marcaba. Pero he pensado que mejor es simplificar y decir con nuestro idioma lo que pretendo: CONSEGUIR BIENESTAR ESPIRITUAL A TRAVÉS DE LOS BOSQUES. BIENESTAR CON ÁRBOLES.

He buscado compartir esta experiencia en el lugar del entorno que más felicidad me aporta, en LA NAVA DE LOS PINSAPOS.

Paco Marín: El bosque de Pinsapos vuelve a vivir

Andrés Rodríguez González Marzo 22nd, 2020

El bosque de Pinsapos vuelve a vivir

Describir con el pincel, la pluma o el lápiz los pinsapares no debe ser fácil, cuando se aman los bosques y se conoce las visicitudes de los pinsapos, dibujar los restos de sus bosques, debe ser aún más difícil. Pero no era así para Paco. Esos paisajes yermos, los pedregales estériles a los que conduce la erosión de las laderas desnudas, antes ocupadas por pinsapos que con sus raíces y sus hojas amortiguaban la furia de los temporales protegiendo los suelos, esos paisajes producto de antiguos fuegos provocados por mano humana, para cualquiera que no fuera Paco aún sería más difícil de pintar. Pero él supo les supo sacar la belleza no viendo bosques que una vez fueron, sino pinsapares en regeneración, viendo que la vida no se había extinguido del todo y los bosques de pinsapos, a través de los supervivientes, son la semilla de un esplendor que volverá.

                                                                                                                               

Troncos de Pinsapos

Andrés Rodríguez González Febrero 11th, 2020

Troncos de Pinsapos 

Los pinsapos, sus bosques, su paisaje fueron una predilección para Paco Marín, y, tal vez por su dificultad, dibujar los troncos de estos hermosos árboles fue una tarea a la que se entregó durante horas y sobre el terreno. Aunque no todo el tiempo que Paco permanecía en el pinsapar estaba dibujando, la mayoría lo dedicaba a disfrutar del paisaje y a hablar en silencio, con la mirada, a esos bellos fósiles vivientes.

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Mirlo capiblanco

Andrés Rodríguez González Enero 1st, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Mirlo capiblanco. Turdus torquatus

Es un ave de mediano tamaño parecido al mirlo común y al Roquero solitario. Durante la época de los glaciares el mirlo capiblanco habitaba la mayor parte de Europa. Al aumentar la temperatura, emigró hacia el norte por un lado, y por otro, hacia las altas montañas, en donde se encuentra confinado. En este tiempo se han diferenciado diversas razas en sus áreas de distribución.

Plumaje de tonos oscuros, negro en el macho y pardo en la hembra, destacando un ligero diseño escamado y un babero blanco en forma de media luna en el pecho. El pico es de color naranja y en las alas presentan manchas pálidas. Debido a los contornos claros de las plumas, tiene un aspecto escamoso. El macho tiene un collar blanco en el pecho y la hembra blanco grisáceo, más estrecho. Su canto es parecido al del mirlo común, pero de menor sonoridad, menos variado y más corto.

Se alimenta de insectos y caracoles complementando su dieta con pequeños frutos de enebros, sabinas o majuelos en otoño e invierno, pero también rebusca entre la hojarasca lombrices y caracoles en letargo.

Los mirlos capiblancos son aves ariscas y huidizas, muy en sintonía con el hábitat áspero donde viven. Rara vez se ven posados. Es mucho más fácil verlos en vuelo. En invierno, en Málaga, suelen aparecer en bandos cerca de pilones, fuentes, cabeceras de arroyos de montaña y zonas con humedad en pinares de media y alta montaña.

Las aves que cruzan el Mediterráneo tienen sus cuarteles de invierno en los bosques de cedros y las manchas arbustivas abiertas de la cordillera del Atlas, sin aventurarse hacia el desierto.

En nuestra Península nidifican en los Pirineos en la alta montaña e invernan en las montañas del centro y del sur. Mucho más escaso, suele verse en algunos puertos entre Asturias y León. La mínima población cantábrica habita páramos elevados; dentro de su territorio, suelen existir casi siempre resaltes rocosos o antiguas tapias medio destruidas.

El mirlo capiblanco construye un típico nido en pinares, normalmente bajo, rara vez por encima de los 2 metros; más al norte del límite del arbolado, lo sitúa en el suelo. Sólo se ocupa la hembra en la construcción del nido. No hay acuerdo entre los ornitólogos acerca de la participación del macho en los trabajos incubatorios.

Los jóvenes, cuando han realizado sus primeros vuelos, se parecen a los jóvenes zorzales reales. Mudan su plumaje entre agosto y septiembre, después de lo cual se asemejan a la hembra, a pesar de que su coloración global sea más clara y el collar del pecho esté sólo insinuado.

La época de cría es desde abril hasta junio. Con frecuencia ponen dos nidadas. Normalmente consisten en 4 huevos, a veces 5, que son incubados durante 14 días. Los polluelos están en el nido otros 14 días.

Especie invernante en Málaga que en sus territorios de cría (norte de España y Europa) comienza a reproducirse en abril. Realiza entre una y dos puestas anuales de 3 a 6 huevos.

Vive en Sierras y zonas de media y alta montaña con pinares, enebros, sabinas y matorral intercalado con pastizal. Pinares abiertos de alta montaña. En la Sierra de las Nieves se ve en zonas poco visitadas en pedregales y fuentes entre pinsapos.

Las fotos son de Santiago Caballero a quien agradezco que las haya cedido para la serranía natural.

Bibliografía

https://www.faunaiberica.org/

http://www.malaga.es/

Baños de Bosque III: Lifa.

Andrés Rodríguez González Diciembre 16th, 2019

Baños de bosque III, en Lifa.

Un valle con valores medioambientales absolutamente maravillosos. Alberga un bosque de Cornicabras arbóreas que goza de alta protección en el Parque Natural Sierra de las Nieves. Dedicado a la ganadería de ovejas y algunas cabras que habitan en los cortados rocosos, con pequeñas zonas de cultivo en los terrenos más llanos y fértiles. En la ladera de Sierra Hidalga y en los roquedos más escarpados algunos hermosos y escasos pinsapos indican que allí existio un bosque de esta especie, entre las grietas de las rocas calizas aún algunos minúsculos pinsapos siguen intentando recobrar pasados esplendores, un sueño mientras los dientes de las cabras no lo consientan. Los potentes arroyos que se forman con las lluvias torrenciales se reúnen en el Arroyo de Lifa que presidido por los restos de una torre vigía árabe, recoje aguas para el río Turon. En el regreso siempre se puede tener la suerte de ver algún venado de Los Peñoncillos.

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Rosal silvestre, Escaramujo

Andrés Rodríguez González Julio 23rd, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Rosal silvestre, Escaramujo, Rosal perruno, Tapaculo.  Rosa canina

Planta de la familia Rosáceas.

Su distribución es por Europa, Asia accidental y noroeste de África.

El nombre significa “rosa de perro”, posiblemente aludiendo al parecido de sus aguijones con los colmillos de un perro. Según otros, porque esta planta se utilizaba anteriormente para curar la rabia.

Es un arbusto muy enmarañado de entre uno a tres metros de altura. Los tallos se retuercen formando una maleza impenetrable. Los pinsapos nuevos los utilizan para crecer entre ellos y estar de esta forma protegidos contra las cabras y otros herbívoros. Sus tallos y ramas son de color verde provistos de aguijones fuertes, curvados; hojas caducas, compuestas imparipinnadas con hojuelas algo ovadas.

Las flores son de color blanco o rosa, dispuestas en racimos de una a cuatro flores, provistas de pedúnculos sin pelos. La corola está integrada por cinco pétalos anchos con una escotadura en el extremo, de color que puede variar desde el rosa intenso al blanco. Las flores son solitarias o agrupadas en corimbos, de color rosado o blanco, de 4 a 5 cm de diámetro, con numerosos estambres y sépalos que caen antes que el fruto. Florece en primavera-verano y los frutos maduran al final del verano o principios de otoño.

La base del cáliz se agranda y se vuelve carnosa, cambiando progresivamente de color hasta volverse totalmente roja, en esa fase maduran las semillas en el interior de un fruto llamado “escaramujo” o “tapaculo”, que es carnoso y de color rojo.

El principal aprovechamiento es el fruto, especialmente por su riqueza en vitaminas como carotenoides, vitamina P y sobre todo C, además son muy astringentes, de ahí el nombre de “tapaculo”. También se ha usado por sus propiedades digestivas, antiinflamatorias, laxantes, problemas de los nervios, astringente, tónico y estimulante sexual. El uso de aceite esencial para realizar masajes relajantes antes del acto sexual ayuda a eliminar la tensión, reduce el estrés, permite una mayor comunicación entre la pareja e incrementa el deseo sexual, por lo que puede considerarse una planta con propiedades afrodisiacas.

Se puede consumir directamente o en mermeladas y se puede hacer con ellos preparados farmacéuticos. En la cocina, a parte de la mermelada realizada con la pasta de escaramujo, puede utilizarse los pétalos de la rosa silvestre para decorar tartas, una vez los hemos confitado. Mezclados con miel o azúcar, también se pueden realizar estupendas gelatinas

A veces en sus ramos aparecen unas protuberancias que la misma planta origina para alojar las larvas de los insectos Rhodite rosae. Estas formaciones se llaman “bedegares” y tienen aplicaciones medicinales.

Bibliografía

http://fichas.infojardin.com

Baños en Bosque entre Pinsapos La Nava (Sierra de Las Nieves).

Andrés Rodríguez González Febrero 7th, 2019

Baños en Bosque entre Pinsapos La Nava (Sierra de Las Nieves).

Organizado por El Glaucal de La Nava.

Basado en experiencias personales de Andrés Rodríguez “pasolargo”

15, 16 y 17 de marzo de 2019

 

Primer día Viernes 15 marzo. Desde las 19 h Llegada a La Nava. Instalación en el Cortijo. Presentación de actividad y programa en la Morada del Pinsapo. Visualización puesta de sol. La cena que se hará en común aportando cada participante lo que quiera. Después se dará un paseo nocturno con realización de ejercicios de relajación. Descanso nocturno en el Alojamiento Rural de La Nava.

Segundo día sábado 16 marzo. Después del desayuno, paseo por el bosque mixto y alcornocal. Práctica de Baños de Bosque. Relajación y percepción de sentidos. Comida con productos locales. Relajación y descanso en solitario. Paseo de sensaciones por el Llano, bosque mixto y pinsapar en el camino hacia la Fuenfría. Merienda. Charla, puesta en común, ejercicios de relajación y meditación. Puesta de sol. Cena. Proyección película “El Pinsapo, el abeto que se refugió en el Sur”. Descanso nocturno en el Alojamiento Rural de La Nava.

Tercer día domingo 17 marzo. Desayuno. Paseo hasta el Pinsapo de La Escalereta. Práctica de Baños del Bosque e Interpretación del Paisaje. Ejercicios de sensaciones. Puesta en común. ¿Cómo te vas? ¿Qué has aprendido?¿Qué objetivos de los que marcaste has cumplido? Valoración de los organizadores y el lugar. Reflexión de terminación de la actividad. Comida.

El precio de la actividad es de 120 euros. Incluye dos comidas, una cena, dos desayunos, una merienda y dormir dos noches en el Alojamiento Rural La Nava y el uso de las instalaciones. La actividad puede no ser adecuada para niños. Para la inscripción será necesario enviar un correo electrónico a

pasolargo@gmail.com

que contestará enviando un número de cuenta donde será necesario hacer el ingreso para poder considerarse como inscrito.

 

 

Andrés Rodríguez González.

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Linaria saturejoides

Andrés Rodríguez González Octubre 23rd, 2018

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Linaria saturejoides 

Esta especie fue identificada científicamente por el gran botánico Boissier cuando viajo a tierras de la Serranía de Ronda para descubrir para el mundo de laciencia el famoso Pinsapo. 

Pertenece a la familia de las Escrofulariáceas. Como todas las Linarias es sumamente bella y de aspecto delicado, aunque la realidad es que crecen en zonas rocosas, con matorral, a veces en suelos intensamente erosionados, pedregosos e incluso en carriles, es decir, zonas muy rústicas.

Es una planta anual que puede llegar a alcanzar hasta de 30 cm de altura.

Los tallos fértiles desarrollan unas hojas lineares, muy planas, las situadas en posición más inferior, crecen en grupos o verticilos de cuatro y las restantes se desarrollan en forma alterna. La inflorescencia es laxa, vista con detalle se ve ligeramente peluda y con glándulas, en esa inflorecencia se desarrollan un número de hasta dieciocho flores; posee brácteas lineares y agudas. Flores zigomorfas, hermafroditas, con un pedicelo bien patente. Su cáliz tiene cinco sépalos que no son iguales. Corola personada, violeta o lila claro rosado, con el paladar amarillo o anaranjado; tienen un espolón recto o algo curvado, más largo o de la misma longitud que el resto de la corola. Androceo o parte masculina productora de polen con estambres inclusos. Gineceo, asi llamada la parte femenina de las flores tiene un ovario de dos lóbulos y un estigma capitado. Cápsula globosa, de unos 5 mm, a veces sin pelos y otras con pelos que poseen una pequeña glándula en el extremo.

Produce numerosas semillas numerosas, en forma de disco, de unos 2 mm; disco liso o tuberculado, negro; ala de 0,4 a 0,8 mm de anchura, no engrosada, entera, blanca o gris blanquecina.

Vive en pedregales y arenales dolomíticos o calizos, hasta unos 1900 m. Endémica del SE peninsular, Málaga, Granada y Almería.

Florece entre finales de primavera a principios de verano.

El ejemplar fotografiado lo fue en el Parque Natural de la Sierra de Las Nieves, en el término municipal de El Burgo.

La foto es de Gonzalo Astete a quien agradezco que me permita usarla.

Bibliografía

http://www.almerinatura.com/

 

Next »