Archive for Octubre, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Escarabajo pelotero

Andrés Rodríguez González Octubre 11th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Escarabajo peloteroScarabaeus laticollis.

  

Son insectos del enorme grupo de los coleópteros y su característica principal es que se alimentan de excrementos.

Son de tamaño medio, color negro brillante con las patas fuertes y peludas,  élitros lisos (los élitros son las dos alas exteriores que se han adaptado a la protección del animal en lugar de servirle para volar), tienen el cuerpo deprimido, con cabeza en forma de rombo y dentada por delante, patas anteriores desprovistas de tarsos. Son muy características en estos insectos las antenas, que son lameladas, formadas por once artejos, de los cuales los tres últimos forman una masa en forma de lámina. Sus patas son de tipo caminador y excavador. 

Aunque la mayoría de las especies son coprófagos, también existen algunas que consumen carroña, hongos, fruta podrida y otro material en descomposición. Los machos de algunas especies tienen grandes cuernos cefálicos y otras protuberancias parecidas a cuernos en el torax.

El Scarabaeus laticollis es el más conocido de los escarabajo peloteros pero existen otros de la subfamilia pertenecientes a los género Scarabaeus, Sisyphus, y Phanaeus vindex. El color de los peloteros suele ser negro, pero también aparece el azul, verde, pardo, incluso el amarillo, a veces iridiscente, metálico, brillante o contrastado con marcas oscuras.

Después del ocaso los escarabajos peloteros llegan volando en grandes enjambres con un zumbido intenso. El excremento es utilizado por los escarábidos de dos maneras diferentes: los escarabajos coprófagos se alimentan del líquido rico en microorganismos que se encuentra en el excremento de mamíferos y usan el material más fibroso para criar a sus larvas. Es decir, muchas especies comen los excrementos y otras juntan el material para hacer una bola de estiércol, la modela, la hace rodar hasta el sitio en donde la instalara, apoyándose en las patas anteriores y empujando con las patas posteriores de una manera particular; entierra entonces la bola y en ella depone un único huevo. En la época de puesta, la hembra deposita un único huevo dentro de la boñiga. La larva queda totalmente cubierta, y en este entorno se desarrolla hasta hacerse adulta.

El escarabajo pelotero tiene una función muy importante para la agricultura y el medio ambiente como limpiador del suelo. Con su actividad subterránea hace airear más el suelo, retarda la difusión de los parásitos y de los agentes patógenos y reduce al mismo tiempo el número de las moscas. Además facilita la dispersión de semillas y el reciclaje de nutrientes, mantienen la integridad del ecosistema; en sistemas agrícolas incrementan la productividad primaria y suprimen los parásitos del ganado.

El escarabajo pelotero tuvo en el antiguo Egipto un papel muy destacado como animal simbólico de protección, ya que representaba la inmortalidad del alma a través de los ciclos de reencarnaciones.

La acción de los coleópteros coprófagos, que desgajan, reparten y entierran las heces, aceleran extraordinariamente este proceso, a la vez que fertiliza el suelo. Sin su actuación, la acumulación de los excrementos sería insoportable para los ecosistemas. Se ha calculado que los coprófagos entierran 1,5 toneladas de excrementos por hectárea y al año.

 

Bibliografía

https://www.ecured.cu

 

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA Seta de Chopo

Andrés Rodríguez González Octubre 8th, 2019

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Seta de Chopo Agrocybe aegerita 

Aparece en grupos compactos y apretados sobre los tocones, raíces y troncos viejos de olmos, álamos y chopos y, a veces, en las mimbreras. Se distribuye por sotos, riberas y alamedas. Siempre en lugares húmedos, a menudo usados para cultivar huertas, es la razón por la que puede ser recolectada en temporadas más amplias, fuera del tradicional otoño de búsqueda de setas.

Por su localización no ofrece muchas dudas de identificación. El árbol más productor es el chopo lombardo (Populus nigra var. italica). Es al año siguiente de cortar los chopos cuando se produce la mayor cantidad de setas, manteniéndose la producción durante los diez años siguientes.

El sombrero mide de 2 a 10 cm de diámetro, primero es semiesférico y marrón oscuro y más adelante aplanado y blanquecino. Las láminas son al principio de color blanquecino y después se oscurecen y toman un color tabaco con olor a fruta pasada o avinagrada. El pie es largo y esbelto de hasta 15 cm de longitud de color blanquecino o parduzco. Está provisto de un anillo membranoso. Las esporas son de color ocre o tabaco.

Se puede obtener  durante casi todos los meses del año, excepto los meses de invierno. La mejor época tiene lugar en agosto, septiembre y octubre tras las lluvias. Una de sus ventajas es que, en tiempo seco como el presente otoño, a veces, se convierte en la única seta comestible que puede encontrarse al fructificar a expensas de la humedad que contiene la madera, aunque se agusana antes que en el otoño. Su recolección resulta muy agradecida, pues en un mismo setal se desarrollan numerosos ejemplares, densamente agrupados.

Como medidas convenientes para promocionar y conservar la producción de estas setas, en los lugares donde antaño eran abundantes se puede plantar chopo lombardo en las zonas donde se vayan a implantar chopaledas, mantener una serie de pies adultos sin apear, favorecer la entrada del ganado para evitar la presencia de vegetación competidora y mantener los tocones tras la corta durante un mínimo de diez años.

Algunas personas también conocen como seta de chopo, a veces llamada seta de chopo gris, similar en su morfología a la seta cultivada Pleurotus ostreatus, especie típicamente lignícola que fructifica en troncos y tocones de diversos árboles, pero de sabor más marcado y que se diferencia de Agrocybe aegerita  claramente, por sus láminas blancas, bien decurrentes  y pie excéntrico carente de anillo.

Bibliografía

https://www.valdorba.org/

Baños de Bosque en el Pinsapar de Parauta

Andrés Rodríguez González Octubre 7th, 2019

El primer baño que hemos realizado ha sido en un lugar muy especial para mí. Fue donde  me llevó Julián de Zulueta la primera vez que yo vi la Nava de los Pinsapos, el pico Alcojona, el Llano de la Laguna y el Pinsapo de la Escalereta.

Treinta y cinco años después, el Pinsapo de la Escalereta se está muriendo por causas naturales, cuando entonces era un ejemplo de fortaleza y vitalidad; D. Julián ya no está con nosotros; el Pinsapar de Parauta ha crecido sin gestión ni ordenación alguna, todo lo contrario que el de La Nava y se eso nota en el monte; la cabecera de Río Verde que  corresponde a las rocas peridotitas del Cerro Abanto, entonces cubiertas de espesos pinares y pinsapos, intentan recuperarse del terrible incendio del año 1.991; la soledad del Llano de la Laguna es hoy un inevitable aparcamiento y el Pinsapo de la Falsa Escalereta, asume el rol de rey ante la muerte del verdadero y abandona su papel de secundón que entonces tenía. Tan sólo el Alcojona parece inmutable al paso del tiempo.


Semillas de Lirio apestoso


La Nava de los Pinsapos


Cabecera de Río Verde


Bosque de pinsapos


Pinsapo Escalereta

Los sentidos se activan, nos integramos en el bosque de pinsapos que nos aporta bienestar físico y espiritual.

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Cica

Andrés Rodríguez González Octubre 2nd, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Cica, Palma de Sagú, Cyca revoluta, Sagú del Japón Cycas revoluta

Una planta muy antigua, un fósil viviente con más de 300 millones de años de existencia que apareció antes que los dinosaurios

Es una curiosa planta de la familia de las Cicadáceas. Su origen se encuentra en las islas Ryukyu, en el sur de Japón. Son plantas muy longevas, pueden vivir más de 200 años.

Su aspecto recuerda a una palmera, pero no tiene nada que ver con las palmeras. Tienen un crecimiento muy lento, hasta 20 o 30 años para crecer un metro. Puede llegar a tener cinco metros de altura, incluso más en suelo y en condiciones climáticas favorables pero en general se cultiva en maceteros donde no suele alcanzar los dos metros de alto. Posee hojas perennes de 50 a 150 cm de largo, palmeadas, rígidas y punzantes, coriáceas, de color verde brillante y dispuestas en forma de roseta. Las hojas viejas mueren gradualmente y las nuevas que las reemplazan son cada vez un poco más largas que las anteriores. Produce flores en inflorescencias de conos unisexuales, con frecuencia peludas, se forman en el cogollo o parte central de la planta. Hay plantas masculinas y femeninas. La masculina tiene en su centro una piña mientras que la femenina produce una masa de ovarios que tras la fertilización se convierten en semillas lanosas de color amarillo anaranjado y del tamaño de una habichuela grande. Permanecen abiertas en el centro de la planta.

En Java se cultiva esta planta para extraer el sagú, la médula comestible de su tallo.

Para cultivarlas requieren mucha luz, pero debe estar protegida contra el fuerte sol de primeras horas de la tarde. Una luz tenue dará lugar a unas hojas largas, mientras que con luz intensa obtendremos hojas más cortas.

En interior debemos girar la planta con frecuencia, un cuarto de vuelta, hasta que las nuevas hojas se endurezcan. De no ser así, la cyca se inclinará hacia la luz.

En verano es conveniente sacarla al aire libre y colocarla cerca de un árbol de follaje ligero para que permanezca a una sombra no muy intensa.

Es conveniente rociar con agua las hojas pero no el cogollo de la planta.

No gusta del frío intenso aunque puede tolerar las heladas suaves si está en el suelo. No requiere mucho riego pero son muy sensibles a su falta cuando emiten nuevos verticilos. El agua estancada es muy perjudicial para la Cica. Necesita suelos con un buen drenaje. Es frecuente que sean atacadas por las cochinillas por exceso de riego. Si la planta amarillea o se secan las hojas puede ser por exceso de agua o suelo poco drenado.

Se puede multiplicar por hijuelos que se pueden recolectar a principios de la primavera. Se cortan los hijuelos que salen de la base de la planta madre lo más limpiamente posible con un cuchillo muy afilado y nunca con sierra. Es recomendable lavar las heridas aplicarles azufre en polvo o un funguicida. Se deja los hijuelos en un sitio fresco y seco de 1-3 semanas hasta que se cicatrice el corte. Se puede impregnar la zona de corte con polvos enraizantes, posteriormente se plantan en un suelo bien drenado y después se pueden transplantar a una maceta con substrato adecuado para cicas.

Son plantas dioicas, tienen las flores masculinas y las flores femeninas en pies separados.

También se pueden reproducir por medio de semillas, en este caso se ponen en remojo las semillas un par de días, se siembran enterrándolas sólo la mitad y se riega en abundancia para mantener la maceta siempre húmeda. La maceta se deja en su lugar cálido. La germinación dura varios meses.

Bibliografía

http://articulos.infojardin.com