Archive for the tag 'madroño'

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Brezo.

Andrés Rodríguez González Noviembre 21st, 2016

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Brezo. Erica arbórea
Planta perteneciente a la Familia de las Erináceas, como el Madroño, las Azaleas  y el Arándano. Son casi 3.000 especies distribuidas en unos 100 géneros. Algunas se cultivan como plantas ornamentales como las Azaleas, otras son medicinales como el Arandano que se emplea contra la diabetes, además es astringente y se usa contra la fragilidad capilar, el Madroño posee frutos comestibles constituyendo una parte importante de la dieta de los animales salvjes en otoño. Son arbustos, pequeños árboles o matas.
El nombre “Erica” significa en griego “Quebrar” en alusión a que sus ramas se rompen fácilmente, “arborea” hace referencia a “matorral”. El nombre Erica lo utilizó Dioscorides para nombrar a la Brecina, el único brezo que se parece al Tamarisco. Linneo lo interpreto correctamente cuando denomino Erica vulgaris a la brecina, pero ese nombre se ha perdido y la brecina ha pasado a denominarse como Calluna vulgaris, ya que es más antiguo, con lo que esa planta ha perdido hasta el nombre del género. La nomenclatura científica tiene estas cosas.

El brezo es un arbusto que puede llegar a tener cuatro metros de alto, aunque a veces puede llegar en Andalucía a tener hasta 7 metros. Sus hojas son muy estrechas y lineales, se agrupan en grupos de tres o cuatro. Las flores son de color blanco o sonrosado con una corola en forma de campana muy característica. Florece entre febrero o marzo a julio o agosto según el clima de donde se encuentre. Vive en bosques aclarados y con otros matorrales siempre que el sitio sea fresco y algo umbrío sobre todo en suelos que carezcan de cal. En la Serranía de Ronda es frecuente encontrarlo en el Valle del Genal y Montes de Cortes.
En España vive en toda la península, hasta Canarias y Baleares, se extiende por Europa occidental y África oriental.
Su madera es muy dura y pesada, de un bello color rojo, muy buena como combustible y para carbón. Las cepas se utilizan para fabricar pipas de fumar después de un largo proceso de secado ya que tienden a hendirse y torcerse.

Bibliografía

Guía del Incafo de los árboles y arbustos de la Península ibérica. Ginés López González. CSIC. Madrid 1.982

Plantas de la Serranía de Ronda: Madroño

Andrés Rodríguez González Noviembre 2nd, 2016

Plantas de la Serranía de Ronda
Madroño
Arburus unedo.

Familia Erinaceas.
Es una familia que habita en todo el mundo, desde el Himalaya hasta el sur de África. Incluye plantas tan populares como el Rododendro (azaleas), los Brezos, el Arándano o el Madroño; son unas 1.700 especies distribuidas en 100 géneros. Algunas son medicinales, otras se utilizan en jardinería y otras, como el madroño, poseen frutos comestibles.
Cuando el gran Linneo le puso el nombre científico utilizó dos nomenclaturas romanas, Arbutus significa árbol pequeño, Unedo que según Laguna procede del latin Edo, comer, y Unus, uno solo, “Comer uno solo” aludiendo a la creencia popular de que sus frutos embriagan.
El madroño es un arbusto que difícilmente llega a los cinco metros en campo pero que en jardinería puede llegar hasta los ocho metros de altura. Su tronco tiene una corteza pardorojiza muy escamosa que se desprenden en placas, se mantiene verde todo el año. Sus hojas tienen el borde suavemente aserrado, son parecidas a las del laurel. Las flores son muy características, nacen en ramilletes terminales pendulares y son de color blanco aunque a veces, presentan tonos rosáceos. El fruto es redondo, tapizado de pequeñas verrugas, de color rojo cuando maduran. Otra de las curiosidades de esta interesante planta es que florece en otoño al mismo tiempo que maduran los frutos del año anterior, de modo que puede verse en el mismo árbol, flores y frutos a la vez.

Prefiere para vivir suelos profundos, algo frescos con clima no muy frío, aguanta mal las heladas aunque como el ejemplar de la fotografía, en mi jardín soporta hasta las intensas nevadas. En la comarca podemos verlo en laderas al sur en el Parque Natural Sierra de Grazalema, en la zona baja de la carretera de S. Pedro, cerca del Alcuzcuz, en pequeños rodales en La Nava  y, sobre todo, en los Montes de Cortes formando extensos bosques mezclado con alcornoques, encinas y otros matorrales.
Los frutos bien maduros contienen una cierta cantidad de alcohol producido por la fermentación de la glucosa, por ello la fama de que emborrachan y producen dolor de cabeza no es una fantasía. Los frutos se dejaban fermentar para obtener bebidas alcohólicas y vinagre. Algunas personas de la Serranía fabrican aún con los frutos un excelente aguardiente.
Las hojas y la corteza poseen taninos y se han empleado para curtir pieles y como astringente para combatir las diarreas y la disentería, a las hojas cocidas se les ha dado uso contra las infecciones de las vías urinarias.
La madera es muy dura se ha usado para tornear y en la elaboración de carbón de calidad, que era el preferido en las fraguas antiguas.
Aunque utilizado en el símbolo de Madrid no es originario de esta región donde fue introducido con éxito.

Bibliografía
Guía del Incafo de los árboles y arbustos de la Península Ibérica

Madroño

Andrés Rodríguez González Enero 1st, 2008

Árboles, matorrales y bosques de la Serranía.

Madroño.
Arburus unedo. Linneo.
Familia Erinaceas.

Es una familia que habita en todo el mundo, desde el Himalaya hasta el sur de África. Incluye plantas tan populares como el Rododendro (azaleas), los Brezos, el Arándano o el Madroño; son unas 1.700 especies distribuidas en 100 géneros. Algunas son medicinales, otras se utilizan en jardinería y otras, como el madroño, poseen frutos comestibles.

Cuando el gran Linneo le puso el nombre científico utilizó dos nomenclaturas romanas, Arbutus significa árbol pequeño, Unedo que según Laguna procede del latin Edo, comer, y Unus, uno solo, “Comer uno solo” aludiendo a la creencia popular de que sus frutos embriagan.
El madroño es un arbusto que difícilmente llega a los cinco metros en campo pero que en jardinería puede llegar hasta los ocho metros de altura. Su tronco tiene una corteza pardorojiza muy escamosa que se desprenden en placas, se mantiene verde todo el año. Sus hojas tienen el borde suavemente aserrado, son parecidas a las del laurel. Las flores son muy características, nacen en ramilletes terminales pendulares y son de color blanco aunque a veces, presentan tonos rosáceos. El fruto es redondo, tapizado de pequeñas verrugas, de color rojo cuando maduran. Otra de las curiosidades de esta interesante planta es que florece en otoño al mismo tiempo que maduran los frutos del año anterior, de modo que puede verse en el mismo árbol, flores y frutos a la vez.
Prefiere para vivir suelos profundos, algo frescos con clima no muy frío, aguanta mal las heladas aunque como el ejemplar de la fotografía, en jardín soporta hasta las intensas nevadas. En la comarca podemos verlo en laderas al sur en el Parque Natural de Grazalema, en la zona baja de la carretera de S. Pedro, cerca del Alcuzcuz y, sobre todo, en los Montes de Cortes formando extensos bosques mezclado con alcornoques, encinas y otros matorrales.

 

Los frutos bien maduros contienen una cierta cantidad de alcohol, por ello la fama de que emborrachan y producen dolor de cabeza no es una fantasía. Los frutos se dejaban fermentar para obtener bebidas alcohólicas y vinagre. Algunas personas de la Serranía fabrican aún con los frutos un excelente aguardiente.
Las hojas y la corteza poseen taninos y se han empleado para curtir pieles y como astringente para combatir las diarreas y la disentería, a las hojas cocidas se les ha dado uso contra las infecciones de las vías urinarias.
La madera se ha usado para tornear y en la elaboración de carbón de calidad, que era el preferido en las fraguas antiguas.
Aunque utilizado en el símbolo de Madrid no es originario de esta región donde fue introducido con éxito.