Archive for the tag 'Sierra de Las Nieves'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Gamo común o europeo

Andrés Rodríguez González Enero 25th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Gamo común o europeo
Dama dama, Cervus dama

Especie perteneciente a los cérvidos, de menor tamaño que el ciervo, presenta un dimorfismo sexual apreciable, los machos pesan hasta 60 Kg, mientras que las hembras llegan sólo a los 40 Kg. Presenta además diferencias estacionales de color entre los meses de verano, en los que su capa es castaña punteada de blanco, e invierno, cuando ésta se vuelve grisácea y los puntos se hacen menos apreciables.
Los machos adultos cuentan con cuernos palmeados (llamados palas), que se diferencian claramente de la cuerna de los ciervos por no tener astas.
Su cola es corta y oscura, con dos llamativas manchas blancas rodeándola, las cuales a su vez están enmarcadas por manchas negras en forma de paréntesis. La utiliza como señal de alarma.
Hábita en bosques abiertos de cualquier tipo de árbol pero siempre que ofrezcan claros con praderas donde alimentarse. Distribuido en zonas aisladas de toda la Península. En la Serranía de Ronda es frecuente en La Nava, en la Sierra de Las Nieves.
Esta especie suele encontrarse en semilibertad en fincas de caza, explotada cinegéticamente, también en jardines.
Se aparean en otoño y los partos se producen en junio y julio. Los partos son de una cría, aunque raramente pueden serlo múltiples. Las crías se destetan al cabo de un año.
Se alimenta de hierba, hojas y corteza de ramas bajas de los árboles.
Son gregarios, viviendo en manadas de hembras y subadultos todo el año. En verano los machos adultos se suman al grupo con vistas al apareamiento.
Las hembras emiten un valido de comunicación grupal, y una especie de ladrido de alerta. Los machos emiten una “ronca” característicia durante la época de celo.
Los machos pierden anualmente el pelo de sus cuernos, para lo cual se ayudan rascando sus palas contra los troncos o ramas de los árboles, donde dejan señales y restos del pelo perdido.

Bibliografía
www.faunaiberica.org

Paisajes de la Serranía de Ronda: Cortijo de la Viborilla.

Andrés Rodríguez González Enero 19th, 2017

Paisajes de la Serranía de Ronda
Cortijo de la Viborilla.

Entre la Sierra Hidalga y la Sierra de Las Nieves existen una serie de “cortijos” que son impresionantes. No por parecerse a los cortijos andaluces del Valle del Guadalquivir, sino por todo lo contrario. Estos no están rodeados de fértiles tierras sino de esterilidad y rocas desnudas. Cortijos son el nombre con el que se les conoce, pero son actualmente una ruina con cuatro paredes que apenas se levantan del suelo, al lado suelen tener una menguada fuente, algún moribundo o fallecido árbol y una pequeña “era”, testimonio de que los escasísimos suelos con poca pendiente entre rocas eran cultivados. Cuando estaban habitados, sus condiciones no debían ser mucho mejores, la dureza del clima con frecuentes y duras nevadas, la incomunicación a la que estaban sometidos sus habitantes, con veredas maltrechas y empinadas, la escasez de agua con menguados nacimientos  y, a veces, alejadas fuentes, debían hacer muy duras las condiciones de vida. La pobreza de estos terrenos áridos, de calizas y margocalizas, con fuertes pendientes, contrasta con los suelos de la otra ladera de Sierra Hidalga, la que mira a Ronda, de suelos fértiles y con horizontes bien desarrollados. En los terrenos que hoy nos ocupan la mayoría de la superficie está cubierta por piedras y rocas que carecen de suelos, entre los escarpes rocosos serpentean pequeños torrentes que vierten sus escasas aguas hacia la cabecera del río Guadalevín o su principal valedor, el arroyo Carboneras que recoje aguas de las Cañadas del Cuerno y de Enmedio del Pinsapar de Ronda y de La Fuenfría.

El agua está presente en épocas de lluvias pero en verano, gran parte de la primavera y bien avanzado el otoño, aquellos terrenos bien pueden confundirse con una zona desértica o un predesierto de Almería. En determinados lugares, el agua filtrada en el suelo o la caída en forma de nieve, aflora al exterior cuando las arcillas impermeabilizan el terreno, y lo hace en forma de escasas fuentes; cerca de ellas, si el escaso suelo lo permitía, a veces existen restos de pequeñas albercas y lo que debieron ser pequeños huertos. Y entre los minúsculos llanos con un poco de tomo de suelo, se adivina, con mucha imaginación, que eran los dedicados a los cultivos de cereales, cultivos casi artesanales que debían hacerse con arado romano y mulo o burro como toda ayuda, en un intento de arañar algo productivo a la tierra esteril.
Siempre que visito estos cortijos, la Sardina Baja y Alta, el Hoyoncillo, Malillo, Cobatillas, Colmenarejo… tanto si entro por Manaderos como si lo hago por Lifa o por el arroyo Carboneras junto al Refugio de Quejigales, pienso en la dureza de la vida de los aparceros que por aquí sobrevivían.  Y digo bien, sobrevivir, por que vivir aquí no es vivir. Veo a los pastores cuidando rebaños de los señoritos de Ronda, pensando cómo justificar ante ellos no poder pagar la aparcería por la sequía, la enfermedad o la espantá de los rebaños por los truenos y tormentas, veo a los muchachos mal vestidos y peor calzados, ocupados todo el santo día en buscar la oveja o la cabra “paria” que no aparece, en evitar que las cabras invadan el huerto o se coman los cultivos de cereales; pienso en las muchachas ayudando a la madre en sus múltiples obligaciones, tal vez soñando con un hombre que les saque de allí para llevarles a una vida mejor; pero sobretodo, pienso en las mujeres que aquí vivieron, aquí parieron, lloraron a sus hijos muertos al nacer o picados por víboras, despeñados en algún tajo; tal vez soñando con que alguno de sus hijos pudiera irse a Ronda como “aprendiz” de algún oficio o alguna de sus hijas a casa de los señoritos a “servir”. Imagino mujeres duras, descalzas por darles sus zapatillas a las hijas, temerosas por el futuro de sus hijos y a la vez valientes para vivir el día a día. Y sobre todo pienso en las mujeres que vivieron en el cortijo de La Viborilla. ¿Y por qué en éste? Porque desde aquí se ve Ronda, que representaría el paraíso prometido, el lugar donde se iba un par de veces al año. Donde vivían parientes y quizás, algún novio que trabajaba en una tienda de la calle La Bola, un mozo que le prometío una vida mejor cuando viniera de “la mili”, y que no pudo cumplir su promesa porque antes el amor fue truncado por una suegra que le arreglo el matrimonio con alguna vecina, una “casi suegra” que le jodio la vida y, a la vez, le dio los sueños de la vida que nunca vivirá.


Imagen de Josep Cuatrecasas del año 1930, cuando vino a realizar una visita a los pinsapos.

Año nuevo 2.017

Andrés Rodríguez González Diciembre 28th, 2016

Que nunca te falte en el año que comienza

Un sueño por el que luchar
Un proyecto que realizar
Algo que aprender
Un lugar donde ir
Alguien a quien querer y un libro que leer

NAVIDAD Y AÑO NUEVO 2.017

Andrés Rodríguez González Diciembre 24th, 2016

NAVIDAD Y AÑO NUEVO 2.017
Son días de buenos deseos y buenas sensaciones.
Deseo a los cristianos que cuando pasen las Navidades sigan con el mismo afán de amar a sus semejantes, compartir, ser humildes, solidarios y bondadosos como su Dios les enseña. A los no creyentes en el Dios de los cristianos les pido lo mismo, pero no porque su Dios se lo exija, que lo hagan por la humanidad. A todos los demás, incluidos los que no conocen o no se plantean la vida alrededor de un Ser Superior les pido que cuiden la casa de todos porque no tenemos otra donde ir si nos la destruimos. Les pido practicar la tolerancia, la humildad, el respeto a la opinión de otros y al Medioambiente, huir del fanatismo y de la ambición de poder o de dinero.
Y sobre todo, os deseo que seais felices sin fastidiar a los demás y que tratemos de hacer felices a los que nos acompañan en eso que se llama VIVIR.

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Agracejo

Andrés Rodríguez González Diciembre 9th, 2016

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Agracejo
Berberis vulgaris

Es una planta de porte arbustivo perteneciente a la familia de las berberidáceas. Se desarrolla en terrenos calizos abiertos entre los 300 y los 800 metros sobre el nivel del mar de Europa central y meridional, Asia occidental y norte de África. En la Sierra de Las Nieves se puede encontrar a mayor altitud, hasta los 1.000 metros.
El Agracejo es un arbusto con tallos leñosos y erectos que pueden llegar a alcanzar hasta 3 metros de altura. La corteza de los tallos más jóvenes tiene un color púrpura a pajizo mientras que los tallos más viejos son grises. La epidermis de los tallos está densamente ocupada por poderosas espinas simples o trifurcadas con una espina central de mayor tamaño, hasta 35 mm de longitud. Posee hojas más o menos elípticas, sésiles o pecioladas y con el margen entero o espinuloso. Las flores se agrupan en racimos que tienden a caer de las puntas de las ramas. Cada una de las 3 a 25 flores del racimo tiene entre 4 y 6 mm de diámetro. Poseen sépalos ovales y pétalos amarillentos de hasta 4,5 mm de longitud. El periodo de floración del agracejo es entre abril y junio. Posterior a la floración suelen dar frutos en abundancias, los cuales son bayas de color rojo y 1 centímetro de longitud, estos frutos son comestibles y tienen un sabor ligeramente ácido. Los frutos son unas bayas de color rojo a negro azulado de entre 5 y 9 mm de longitud y entre 3 y 4,5 mm de anchura productoras de semillas fusiformes de entre 4,5 y 6,5 mm de longitud.
Se desarrolla comúnmente en los espinares, bosques aclarados y pastos semi-áridos en terrenos calcáreos situados entre los 300 y 800 metros sobre el nivel del mar de Europa central y meridional, Asia occidental y norte de África. También se ha naturalizado en los Estados Unidos. Es relativamente frecuente en la Sierra de las Nieves donde en otoño da un toque de color amarillo dorado muy bonito cuando está a punto de que se le caigan las hojas. Entre sus ramas con pinchos se desarrollan bien los pinsapos jóvenes que logran, al instalarse entre las puas del agracejo quedar libres de los dientes de los ungulados.
En esta planta se puede desarrollar un peligroso hongo, el óxido negro, que provoca la enfermedad de la roya de los cereales.
La planta sirve de alimento a las larvas jóvenes de una polilla.
Todos órganos del Agracejo, especialmente las raíces, contienen sustancias cuyo consumo puede provocar problemas en la salud humana, según el compendio publicado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria en 2012. En concreto se ha detectado la presencia de alcaloides de isoquinolina como la berberina, la palmatina y la jatrorrhizina y otros alcaloides. La medicina popular lo ha utilizado como Antipirético, Aperitivo, Hipotensor y Laxante. La corteza de la raíz ha sido utilizada en el tratamiento de enfermedades biliares y hepáticas como tónico y colagogo, aunque no hay pruebas médicas de su efectividad. Otros usos conocidos, como el tratamiento del cólera, la leishmaniasis cutánea o las úlceras tampoco tienen una acción demostrada. Es importante señalar que debido a la presencia de alcaloides, el agracejo tiene una toxicidad moderada, por lo que su consumo deberá ser supervisado con un especialista o médico. La principal propiedad de interés es como tónico digestivo y aperitivo. Lo cual ayuda en casos de falta de apetito y anorexia, y diversos problemas digestivos. Por otro lado los alcaloides también tienen efectos hipotensores y antipiréticos que pueden ayudar a reducir la presión arterial y prevenir la temperatura respectivamente.
En Europa, las bayas se utilizan tradicionalmente para hacer mermelada. En el suroeste de Asia, especialmente en Irán, las bayas se utilizan para cocinar, así como para hacer mermelada.
Es muy utilizado en jardinería como planta ornamental.

Berberis vulgaris fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum. “Berberis” es el nombre genérico que es la forma latinizada del nombre árabe de la fruta; “vulgaris” : epíteto latino que significa “común”.
Investigaciones recientes en los últimos años señalan que la berberina podría tener efectos benéficos en el tratamiento de diversas enfermedades. Muchas de estas investigaciones se realizan en institutos de China debido al gran interés que existe en la medicina basada en plantas de la región, siendo la berberina un componente común en diversas hierbas de su medicina tradicional. Estas investigaciones aún no son pruebas concluyentes pero a la fecha han dado resultados muy atractivos para diversas enfermedades: Diabetes mielitus, problemas cardiovasculares, reducción de grasa en Hígado y tratamiento para el cáncer. Pero repito que su uso debe ser controlado y dirigido por un médico ya que esta planta es tóxica.

Bibliografía
www.hierbasyplantasmedicinales.com
Wikipedia

Paisajes: Sierra de Las Nieves. Meseta de Quejigales.

Andrés Rodríguez González Noviembre 29th, 2016

Sierra de Las Nieves. Meseta de Quejigales.
Planicie ondulada por efecto de la erosión de los torrentes, se encuentra situada entre los 1.600 y 1.800 metros de altitud, su vegetación potencial seria un pinsapar con presencia de quejigos de montaña, así lo atestiguan los pinsapos que se encuentran protegidos por plantas espinosas o los que han crecido en los antiguos vallados que se han eliminado recientemente. Los pastores eliminaron el bosque natural de pinsapos y han dejado un quejigal muy aclarado con arboleda formada de quejigos de montaña con poca regeneración que producen bellotas y dejan pasar sufiente luz para que se desarrolle un pastizal que mantiene los rebaños de ovejas que, en mi opinión, no deberían estar en la Meseta que tiene la catalogación de Zona de Reserva del Parque Natural Sierra de Las Nieves.

La visión hacia el Parque Natural de Los Alcornocales (suroeste), como todas las que se ven desde este maravilloso oteadero, es sencillamente espectacular.

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Mirlo capiblanco

Andrés Rodríguez González Noviembre 25th, 2016

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Mirlo capiblanco
Turdus torquatus

Ave del Orden Passeriformes,  familia Turdidae.
Es muy parecido al mirlo común, del que se diferencia por la presencia de una característica media luna blanca en el pecho, que contrasta con el resto del plumaje oscuro. En el macho el collar es blanco y en la hembra blanco grisáceo, más estrecho. Debido a los contornos claros de las plumas, tiene un aspecto escamoso.
Tiene el pico anaranjado y una mancha alar pálida. Las plumas ventrales y de los flancos poseen un reborde pálido característico.
Tiene un vuelo rápido y directo
Su longitud es de 23-24 cm y su envergadura de 38-42 cm.
El mirlo capiblanco se alimenta de gusanos, insectos y caracoles. En otoño e invierno come bayas y consumen muchas enebrinas, pero también rebusca entre la hojarasca lombrices y caracoles en letargo.
Canto Emite una repetición de frases cortas, melancólicas y aflautadas, que pierden intensidad al final de la estrofa. El reclamo consiste en un seco y áspero chuc, chuc o tac, tac.
El mirlo capiblanco construye un típico nido en pinares, normalmente bajo, rara vez por encima de los 2 metros; más al norte del límite del arbolado, lo sitúa en el suelo. En nuestra Península nidifican en los Pirineos e invernan en las montañas del centro y del sur.

Sólo se ocupa la hembra en la construcción del nido. No hay acuerdo entre los ornitólogos acerca de la participación del macho en los trabajos incubatorios.
La época de cría es desde abril hasta junio. Con frecuencia ponen dos nidadas. Normalmente consisten en 4 huevos, a veces 5, que son incubados durante 14 días. Los polluelos están en el nido otros 14 días.
Los jóvenes, cuando han realizado sus primeros vuelos, se parecen a los jóvenes zorzales reales. Mudan su plumaje entre agosto y septiembre, después de lo cual se asemejan a la hembra, a pesar de que su coloración global sea más clara y el collar del pecho esté sólo insinuado.
Típico de zonas norteñas o de áreas de montaña. En los Alpes ocupa bosques claros, sobre todo entre 1.400 y 1.700 metros de altitud; también en la zona de brezos y enebros. En plena Selva Negra vive en los primitivos bosques montañosos tapizados de líquenes. En los bosques nórdicos de coníferas, en los bosques pantanosos y al norte del límite del arbolado, ya en la tundra. En España se encuentra restringido como reproductor a los espacios de alta montaña del tercio norte peninsular, abundando sobre todo en Pirineos, donde se localiza en bosques abiertos de coníferas con abundante sotobosque. Como invernante ocupa zonas más bajas, especialmente en la mitad oriental peninsular. Invernan muy numerosos en los pinares altos de las sierras de Cazorla y Segura, y también en otros macizos del este y sur; gustan de parajes abiertos con enebros y claros herbáceos, donde coincide con los rebaños de cabras monteses.
Relativamente abundante en zonas altas de la Sierra de Las Nieves en invierno.
Durante la época de los glaciares el mirlo capiblanco habitaba la mayor parte de Europa. Al aumentar la temperatura, emigró hacia el norte por un lado, y por otro, hacia las altas montañas del sur, en donde se encuentra confinado. En este tiempo se han diferenciado diversas razas en sus áreas de distribución.
Las aves que cruzan el Mediterráneo tienen sus cuarteles de invierno en los bosques de cedros y las manchas arbustivas abiertas de la cordillera del Atlas, sin aventurarse hacia el desierto.

Bibliografía
www.seo.org
www.faunaiberica.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Colirrojo tizón. Phoenicurus ochruros

Andrés Rodríguez González Noviembre 1st, 2016

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Colirrojo tizónPhoenicurus ochruros

Orden Passeriformes; familia Turdidae.
Es un pájaro pequeño de color pardo oscuro o negro, cola y obispillo de color rojo muy característica, de donde que proviene su nombre popular. El macho presenta el pecho y la cara de color negro azabache, el resto del cuerpo oscuro, con una mancha blanca en las alas. Las hembras y los jóvenes son pardogrisáceos. Tiene vuelo amariposado, con batido rápido de alas.
Está ampliamente extendido por el centro y el sur de Europa, en España resulta relativamente común en la mitad norte y más escaso en la mitad sur, donde aparece en zonas de montaña. De hecho el ejemplar fotografiado estaba en la Sierra de Las Nieves. Siempre se encuentra en zonas rocosas y terrenos despejados, secos y con muchas piedras.
Muestra cierto grado de antropofilía, ocupando diversos tipos de construcciones humanas en entornos urbanos y rurales.
Su longitud es de 14-15 cm. Envergadura 23-26 cm
Su canto es característico e inconfundible, es muy sonoro y audible. Comienza con unos silbidos cortos, unas notas repetidas, y sigue con un peculiar y áspero carraspeo metálico que termina con una estrofa atropellada y rápida.

Bibliografía
www.seo.org

Buitres en Quejigales

Andrés Rodríguez González Julio 3rd, 2016

Desde que se creo una charca como punto de avistamiento de aves, es cada vez más frecuente la presencia de buitres en la Sierra de Las Nieves. Concretamente en los cortados rocosos entre la Cañada de El Cuerno y la de Enmedio. También utilizan como posadero las copas de los viejos pinsapos, incluso los secos. Poco a poco nos estan acostumbrando a que forman parte del paisaje de la Sierra de Las Nieves.

Cabañuelas para el mes de julio 2016.

Andrés Rodríguez González Julio 2nd, 2016

Cabañuelas para el mes de julio 2016.
Por mucho que quiera ser, en julio poco ha de llover.
Dicen las Cabañuelas de mi pueblo, Garbayuela, aplicadas en la Serranía de Ronda que a unos primeros días de mucho calor, seguirá una segunda semana algo revuelta con posibilidades de tormentas, pero siempre el calor presente, incluso con sensación de agobio.
La segunda quincena del mes será también muy calurosa, pero con alguna inestabilidad sobre la veintena del mes que refrescará algo el ambiente.
En este mes de apogeo del verano debemos evitar la exposición al sol en horas de máxima insolación, debemos aplicar cremas solares con alta protección especialmente en pieles sensibles como las de los bebes y beber mucha agua. Los refrescos azucarados no quitan la sed.

A veces, en la dureza del verano seco pueden sorprendernos la belleza y fragilidad de plantas en flor, como esta orquídea de la Sierra de las Nieves.

Next »