Archive for Agosto, 2014

Imagenes de Extremadura

Andrés Rodríguez González Agosto 31st, 2014

Estoy enamorado de la Serranía de Ronda, pero cuando voy a mi tierra, en la Siberia extremeña y contemplo las dehesas, aunque estén secas por el estio y sobrepastoreadas por las ovejas o los nidos de cigueñas en los campanarios, se unen en mi los recuerdos de la niñez con la belleza de la Naturaleza y el olor del verano en estas duras tierras. Entonces no dejo de pensar que tengo que venir a vivir mis últimos años a la tierra que me vio nacer.

Un año de la muerte de Paco Marín.

Andrés Rodríguez González Agosto 20th, 2014

Hoy se cumple un año de la muerte de un Amigo entrañable, de un Maestro  único como ninguno y de una de las pocas personas dedicadas a la Enseñanza a quien considero Compañero. Paco Marín . Francisco Marín Bustamante.

XIII Ciclo de Proyecciones Silvema

Andrés Rodríguez González Agosto 19th, 2014

Bajo el título de Entornos comienza un nuevo ciclo de Proyecciones, y van ya XIII, por parte de la Asociación Silvema Serranía de Ronda.

La Denuncia: ¿Donde está el gigante de la Plaza del Gigante?

Andrés Rodríguez González Agosto 19th, 2014

Adivinanza:

- ¿Dónde está la estatua del Gigante de la Plaza del Gigante?.

- Pues tapado con el árbol.

 

¡QUE POCO CUIDAN EN RONDA EL ÚNICO RECURSO QUE TENEMOS¡

Naturalistas Históricos : Josep Cuatrecasas y Enric Gross

Andrés Rodríguez González Agosto 16th, 2014

Dos catalanes en la Sierra de Las Nieves

Josep Cuatrecasas Arumí había nacido Camprodón, Gerona, en 1903 , murió en Washington, en 1996 donde vivía casado con una norteamericana y nacionalizado como estadounidense desde 1953.

Hijo de José Cuatrecasas Genis y de Carmen Arumí, obtuvo en Barcelona en 1923 una licenciatura en Farmacia, la carrera característica de los botánicos en aquella época. Sus maestros fueron Pio Font i Quer, Carlos Pau y Emilio Huguet del Villar y su influencia se deja notar en su tesis titulada Estudios sobre la flora y vegetación del Macizo de Mágina, leida en 1928. Una obra de extraordinaria solidez que revela una excepcional capacidad y originalidad.

En esos años viajó a Ginebra, estudiando Fitogeografía y Ecología con Chodat, y colaboró con Font i Quer en la edición de la revista Cavanillesia y del Butlletí de la Institució Catalana d’Història Natural, que fue la vanguardia de las ciencias de la naturaleza española, publicando también en el Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural. En 1931, con sólo 28 años, obtuvo la cátedra de Botánica Descriptiva de la Facultad de Farmacia en la Universidad Central de Madrid. Antes había sido profesor asistente de Botánica en esa universidad.

En 1932 fue comisionado para representar a los botánicos y al gobierno de España en la conmemoración del centenario de José Celestino Mutis, viajando a Colombia por primera vez. Impresionado por la diversidad de la flora colombiana, elige convertirla en el centro de sus investigaciones. Con el material recolectado se dirigió a Berlín, cuyo Jardín Botánico le ofrecía los medios necesarios para sus estudios. Allí se casó con su profesora de alemán, la checa Martha Maria Nowack, con la que tuvo tres hijos. Durante años viajó a Colombia en abril, regresando a Alemania en agosto con nuevo material, antes de empezar el curso en octubre. El resultado de sus investigaciones se plasmó en sus Observaciones geobotánicas en Colombia, que todavía es una obra de referencia.

Durante la Guerra Civil, Cuatrecasas ejerció el cargo de director del Jardín Botánico de Madrid, en el que se había venido responsabilizando de la sección de Flora Tropical. Rescató para su estudio los herbarios derivados de las expediciones históricas, como la de Sessé y Mociño, o las propias recolecciones de Mutis, derivándolas a especialistas transatlánticos cuando era necesario. Se ocupó de que las láminas de Mutis fueran evacuadas de Madrid a la vez que los fondos pictóricos del Prado. Sus publicaciones no solo permiten conocer la situación botánica de las zonas de estudio, también la estructura social de un momento convulso.

Al acabar la guerra civil, en 1939, Cuatrecasas, que se había jurado no volver a trabajar en España mientras mandara Franco, se vio forzado al exilio, eligiendo Colombia como destino. Allí coincide con otros exiliados ilustres como la familia Zulueta.

He consultado con el Dr. Julian de Zulueta que reside en Ronda y recuerda a Cuatrecasas como un hombre afable, preocupado por sus investigaciones , la situación española de la posguerra y habitual en las reuniones de exiliados en Colombia que se hacían en casa familiar de los Zulueta, también exiliados ya que, además de familia de Besteiro, su padre había sido ministro durante la República.

Desde su primera visita a Colombia había sido profesor de la Universidad Nacional de Bogotá. A partir de 1942 y hasta 1947 lo fue de la Facultad de Agronomía en Palmira (Valle del Cauca). La riquísima flora tropical encontró en su enorme vocación y capacidad de trabajo una ocasión única, que se saldó con la descripción de más de mil especies nuevas, no sólo de Colombia, sino de Ecuador, Venezuela, Costa Rica, Trinidad, Brasil, etc.

En 1947 se trasladó a Estados Unidos, donde estuvo vinculado, con diversos cargos y financiación siempre de la National Science Foundation, al Chicago Natural History Museum, primero, y a la Smithsonian Institution, después. En esta última trabajó, como investigador asociado, desde 1955 hasta 1977, y desde esa fecha hasta su muerte, como emérito. Su nombre aparece asociado además a la monumental Flora Neotropica, de la que fue director científico para plantas vasculares desde 1964 a 1971, presidiendo la organización entre 1972 y 1975.

En 1983 fue nombrado director honorario del Real Jardín Botánico de Madrid, pero a pesar de la simpatía declarada con que miraba a las generaciones científicas que sobrevivieron al franquismo, nunca quiso abandonar el trabajo que le absorbía desde hacía tantos años, especialmente la monografía sobre las Espeletiinae, unas plantas denominadas popularmente Frailejones, todavía sin terminar de editar por sus colaboradores.

Frailejones en Colombia

Recibió el reconocimiento por su obra en muy diversas formas, como la Cruz de Boyacá (Colombia, 1959) y en España la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil (1986) y, póstumamente, la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio (1995). Con su nombre la Smithsonian Institution creó un fondo (el José Cuatrecasas Botanical Fund) que financia proyectos de investigación y conferencias. Una medalla que lleva su nombre (José Cuatrecasas Medal for Excellence in Tropical Botany) premia cada año a un investigador que haya destacado en el estudio de la Botánica Tropical.

Legó su extensísima colección de tipos nomenclaturales al Real Jardín Botánico de Madrid, y su biblioteca al Instituto Botánico de Barcelona, una institución municipal de enorme solera, donación con la que quiso subrayar su condición de catalán que amaba su tierra.

En 1.930 del siglo pasado Josep Cuatrecasas, publicó un artículo titulado “Una vista al Pinsapar de la Sierra de La Nieve”, en el Butleti Institucío Catalana d´Historia Natural. En él se puede leer textualmente

“…Después de unas lomas entre 1.200 y 1.300 m de altitud y ya en la Sierra de La Nieve, encontramos en las consocietas (Comunidades vegetales de composición florística simple), casi tocando con la casita de Molina y choza, situadas junto a la fuente del Pinar. Aquí tiene Frasquito, el entusiasta guardador del pinsapar,  un reducido albergue que él mismo se ha construido para protegerse de las inclemencias de loa naturaleza durante el desempeño de su misión…”  “…Molina conocía muy bien a Gross a quien había acompañado años atrás en la búsqueda de Atropa baetica por estas sierras…”.

El texto nos da pie para nuestro segundo personaje, Enric Gross.

Al contrario que otros con los que trabajo,  Gross no ha sido reconocido como lo que es, un botánico de gran categoría del siglo XX. Un Científico fundamental en el desarrollo de la botánica española.

Había nacido en el seno de una familia de pastores en 1.864. Desde muy joven realizó gran cantidad de oficios como segador, carbonero, leñador. Hasta los 20 años no aprendio a leer ni a escribir. Poco después marchó a Cuba donde trabajo como jardinero y después como voluntario en los primeros experimentos contra la fiebre amarilla, siendo uno de los pocos voluntarios que sobrevivio. Regreso a Barcelona donde empezó a trabajar con el Naturalista y Oceonógrafo Odón de Buen. Fue contratado como ayudante de prácticas en su laboratorio de la Universidad de Barcelona.  En 1.906 pasa a trabajar en el laboratorio biológico marino de Porto Pi, en las Islas Baleares. En 1.912 es contratado por el Laboratorio de Málaga, allí aprende a recolectar plantas y se realciona con el botánico Carles Pau. Gross tenía 52 años cuando empezó a trabajar en el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona.

En mayo de 1.917 es contratado por el gran botánico Pio Font i Quer con quien realiza 10 campañas de recogida de plantas de forma sistemática, con el estilo Font i Quer, en el mismo lugar donde fueron descritas. La confianza de su jefe en Gross era tal que Gross era quien realizaba las expediciones mientras Font i Quer se limitaba a organizarlas. Su reputación y conocimientos eran tan grandes que todas sus remesas y etiquetado se daba por bueno: “si Gross dice que ha encontrado una especie nueva, es una especie nueva” . Además tenía la capacidad de moverse con soltura por un país pesimamente comunicado. A lomos de mulas recorrió gran parte de la geografía española y del norte de Marruecos muestreando vegetales.  Igual que un siglo antes había hecho otro ilustre botánico Simón de Rojas Clemente y Rubio. En sus mulas llevaba las prensas y el papel para herborizar;  el material recopilado era enviado hasta Barcelona por ferrocarril y en esas mismas Estaciones, Font i Quer le detallaba por carta, las zonas y las especies a buscar por medio de breves descripciones y dibujos de las plantas.

En 1.922, Gross visita la “Sierra de La Nieve” según cita de Ibañez Cortina en Dos Document de Pius Font i Quer en Le Projecte de la Flora Hispanica.  Francisco Molina, popularmente conocido como Frasquito Molina, le acompañó en su búsqueda de la Atropa baetica, Tabaco Gordo, como cita Josep Cuatrecasas en su artículo sobre el Pinsapar del año 1930. Me inclino a pensar que la población de Tabaco Gordo que vieron debió ser la más cercana a la ubicación de la choza de Frasquito, la existente aún en los Hoyos de la Caridad.

Hacía 1931, y ya con 67 años, Gros no estaba para aquellos trotes. Cambió las expediciones por el jardín botánico del museo hasta que, tiempo después, decidió trasladarse a Calvià, en Mallorca. Allí se instaló en la misma época en la que la Guerra Civil pondría fin al proyecto del gran herbario. Murió, con una mínima pensión que entendía más de títulos que de valía y, según Font i Quer, «más pobre que una rata».

Bibliografía.

- CUATRECASAS, J. 1930. “Una vista al Pinsapar de la Sierra de La Nieve”, en el Butleti Institucío Catalana d´Historia Natural 2ª Serie 10: 65- 67.

- Diario EL MUNDO. 02/05/2.012. Gross, un espía entre la Flora.

- GONZÁLEZ BUENO, A. 1997 “Josep Cuatrecasas Arumí”, en Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural (Actas). Vol. 94. pp.73-65.

- www.mcmbiografias.com

- IBAÑEZ CORTINA, N.  2013. “Dos Document de Pius Font i Quer de la Le Projecte Flora Hispanica”.  Digital.CSIC

- TEIXIDÓ GÓMEZ, F. www.biologia-en-internet.com

La familia Pujol y la “mordida” en Merinos Norte.

Andrés Rodríguez González Agosto 11th, 2014

La familia Pujol y la “mordida” en Merinos Norte
Mientras el Ayuntamiento de Ronda anuncia a bombo y platillo nuevos acuerdos con los promotores urbanísticos de Merinos Norte y la alcaldesa lo califica como “una noticia magnífica”, la prensa nacional publica estos días los negocios presuntamente ilícitos de la familia de Jordi Pujol actuando como intermediarios en Merinos y obteniendo beneficios superiores al millón de euros.

Por desgracia, nada de esto trasciende a nivel local donde parece que se
quiere tapar como sea todo lo turbio de este descabellado proyecto vendiendo el humo de la supuesta creación de puestos de trabajo.
A continuación se hace un breve resumen de las noticias más importantes relacionadas con el tema de la familia Pujol y los negoción con Merinos Norte aparecidas a nivel nacional.

Diario EL PAIS
J. DUVA / J. M. ROMERO 29 JUL 2014
El juez Pablo Ruz, que investiga a Jordi Pujol Ferrusola y su mujer, Mercé Gironés Riera, por supuestos delitos de blanqueo y contra la hacienda pública, recibió hace varias semanas un demoledor informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) sobre supuestas comisiones ilegales que pagaron hasta 17 empresas privadas, todas ellas contratistas de administraciones públicas de Cataluña, a tres sociedades del hijo del ex presidente catalán por servicios falsos. En cuatro años, esas tres sociedades ingresaron de las 17 empresas privadas más de ocho millones de euros. Durante cuatro meses, la UDEF ha investigado por orden del juez Pablo Ruz, el origen de los ingresos de esas tres empresas del matrimonio formado por Jordi Pujol Ferrusola y Mercé Gironés. Para elaborar el trabajo, la policía se entrevistó con decenas de empresarios que habían pagado a Pujol Ferrusola o que habían intervenido en las operaciones por las que había cobrado el hijo del ex presidente catalán. En la inmensa mayoría de los casos, la policía se ha encontrado con que los empresarios no aportaban ninguna documentación de sus tratos comerciales con Jordi Pujol Ferrusola, no se acordaban del asesoramiento que prestó o presentaban contratos increíbles por trabajos inexistentes.
Estos son algunos de los ejemplos que relata el informe.
Grupo Copisa
Entre 2008 y 2009, dos de las empresas de Jordi Pujol Ferrusola facturaron a media docena de sociedades de este grupo empresarial, hasta 3.590.000 euros por conceptos variopintos:

— “Gestiones, asistencias y negociaciones efectuadas con motivo de la firma del contrato del proyecto C-10 de ampliación de la refinería de Cartagena y el montaje mecánico de la unidad 651 Hidrocraquer”
— “Gestiones de intermediación en la compra de parcelas situadas en Tarrasa y en Hospitalet”.
— “Intermediación en la compra de oficinas en Madrid”
— “Gestiones en compraventa de participaciones de la sociedad Club de Campo y Golf de Ronda”
— “Asesoramiento e intermediación en la venta de plantas solares en Alcázar de San Juan y Pedro Muñoz” y otras gestiones.
Tras hablar con los gerentes o representantes de las diferentes empresas, la investigación policial sostiene que el Grupo Copisa pagaba a Jordi Pujol Ferrusola por “simples llamadas telefónicas en las que informaba sobre posibilidades concretas de negocio, no necesitando para ello trabajador alguno ni sede social”. La policía muestra su extrañeza ante la relación comercial de Copisa con las empresas del hijo mayor del expresidente de Cataluña: “Nunca se documentaba con carácter previo la cantidad o forma de pago con que resarcirían los servicios de Jordi Pujol Ferrusola, no había contrato previo con porcentajes sobre el volumen de negocio. Una vez conseguido el negocio en cuestión, había un momento en el que según declaran los empresarios se abría un proceso de discusión sobre el importe a percibir por Jordi Pujol Ferrusola”.
Para justificar los pagos, las sociedades del Grupo Copisa no aportaron documentos “en los que se dejara constancia de trabajo alguno real como pudieran ser correos electrónicos, justificaciones de la experiencia de Jordi Pujol Ferrusola en cada una de las materias, gastos, informes de avance…”, señala el informe.
Los investigadores de la UDEF se extrañan de que Jordi Pujol Ferrusola pudiera ser experto en materias tan variopintas como “la intermediación inmobiliaria en distintas zonas de España, el negocio de las refinerías petrolíferas, el desarrollo de plantas fotovoltaicas o la actuación como broker especialista en compraventa de participaciones de diversas sociedades mercantiles”. El informe policial remitido al juez considera que Jordi Pujol Ferrusola cobraba por no hacer nada y pone como ejemplo un servicio por el que facturó 1,1 millones de euros.
En el contrato que justificaba ese pago, fotocopiado en el informe, se establece que “José Coronado Mateu paga 1,1 millones de euros a Jordi Pujol Ferrusola para que negocie con José Coronado Mateu  la ejecución de unas obras”.

La Razón Domingo, 10 Agosto 2014
Comisiones millonarias que llegaban al cuatro por ciento por realizar unas gestiones que, en ocasiones, se limitaban a simples llamadas telefónicas, sin que se conozca realmente la labor que realizaba para las empresas a las que «asesoraba». Eso, al menos, consta en el informe que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) ha remitido al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz dentro de la investigación abierta a Jordi Pujol Ferrusola por presunta evasión fiscal y blanqueo de capitales.
De Madrid a Ronda y Albacete
Llamativo resulta lo declarado por otra empresa constructora sobre los «servicios» prestados por una de las sociedades de Jordi Pujol Ferrusola. En ese caso, el trabajo supuestamente realizado se formalizó en tres facturas –julio de 2005, enero de 2006 y julio de 2006– por unas cuantías relevantes: 337.497,11, otros 337.497,11 y 441.897,11 euros, respectivamente. En esta ocasión también fueron «honorarios por intermediación», y el motivo, eso sí, no se refería a ninguna compra de parcelas, sino para las gestiones realizadas para la firma del «contrato de obras de Urbanización del Plan Parcial Los Merinos Norte en Ronda», el 8 de julio de 2005, por un importe de 43.641.868,31 euros. Así, en esta «operación», la empresa del primogénito del fundador de Convergència Democrática de Catalunya, Jordi Pujol Soley, se embolsó la nada despreciable cantidad de 1.116.891 euros.
Pero sus contactos y gestiones no se centraban sólo en Cataluña o, como en el caso anterior, en Ronda. También llegaron a Albacete y otros puntos.
La Gaceta  DIARIO DE INFORMACIÓN Y ANÁLISIS DE INTERECONOMÍA
Xavier Horcajo
1. Agosto 2014
Jordi Pujol Ferrusola era como el bálsamo de fierabrás, intermediaba compra venta de inmuebles igual en Tarrasa, que en Albacete o Madrid, terrenos en Ronda, cobraba de ampliaciones de refinerías petrolíferas, de negocios medioambientales (FCC Medio Ambiente), de residenciales en clubes de golf, de negocios en Gabón, de asesorar plantas fotovoltaicas o de laboratorios de análisis clínicos o implantación de hoteles, como el Glòries de Barcelona. Un verdadero crack de los negocios.
Con Constructora Pirenaica hacía promociones residenciales en el Campo y golf de Ronda y sacaba  rendimientos de 1,2 millones. Vendía fincas en Madrid y sacaba un 5% de comisión (pagaba Simper Office)
Los agentes se lo pasaron bomba con los turismos de lujo coleccionados por Jordi Pujol y sus precios de compra. Por ejemplo, uno nuevo que cuesta más de 300.000 euros, por solo 90.000 euros. Y la compañía Liberty Seguros facilitaba primas anuales de seguro de estos vehículos de lujo por 45,03 euros para un Mercedes 230 S.L. o un Porsche 911 o un Lotus Elan, o 60 euros para un Ferrari Testarrosa.

La Razón 01 de agosto de 2014.
F. Velasco.  Madrid.
Las relaciones entre el Grupo Copisa y las adjudicaciones por parte de administraciones públicas aparecen en distintas partes del informe policial remitido a la Audiencia Nacional.
Así, por ejemplo, se recoge cómo esa empresa fue la adjudicataria de las obras de remodelación del Palau de la Música de Barcelona –relacionadas con la presunta financiación de CDC–. Así, Xavier Tauler, quien representaba a Copisa Constructora Pirenaica, compareció en el Parlament de Cataluña en junio de 2010 en la comisión de investigación creada para investigar esa adjudicación.
Por otro lado, la UDEF desvela también algunas de las «peculiaridades» derivadas del cobro de importantes comisiones ilegales, presuntamente, por parte de Pujol Ferrusola. En este apartado, destaca lo relativo a la adjudicación del Grupo Copisa de las obras de una urbanización en Ronda, donde las empresas del hijo del ex presidente de la Generalitat facturaron 1.116.891 euros a Copisa, en tres facturas, por labores de «intermediación».
Al respecto, el informe policial pone de relieve lo contradictorio que supone abonar una cantidad tan alta por conseguir para Copisa esa obras de ubanización, «concedidas por una sociedad en la que el Grupo Copisa es accionista», y en el que figuraba como consejero delegado mancomunado José Cornado Mateu. Pero lo más sorprendente es que quien representó en la firma del contrato a la empresa que adjudicó la obra, Promociones Club de Campo y Golf, fue el propio José Cornado. De esta forma concluye la UDEF, resulta que «es José Cornado quien paga a Jordi Pujol Ferrusola para que negocie con José Cornado la ejecución de unas obras, la nada despreciable cifra de 1.116.891,33 euros».
 

Exposición de Paco Marin en el Jardin de la Concepción de Málaga.

Andrés Rodríguez González Agosto 11th, 2014

Algo que ningún aficionado al arte, a la Naturaleza o fuera amigo o simple conocido de nuestro admirado Franciso Marin Bustamante (Paco Marin) puede perderse es la exposición que se ha montado en el Jardín de la Concepción. Además se tiene la ocasión de visitar un Jardín inigualable.

Ya se puede asistir a esta hermosa exposición de pintura y dibujos de Paco Marin sobre el tema árboles.

Está abierta todo el mes de agosto, recordar que los lunes cierran el Jardín. el horario es desde las 9 h 30 min de las mañana hasta las nueve de la tarde, pero debes acceder antes de las siete de la tarde.

Rutas por la Serranía de Ronda: De El Colmenar a Las Buitreras

Andrés Rodríguez González Agosto 2nd, 2014

Rutas por la Serranía de Ronda

De El Colmenar a Las Buitreras 

Para visitar Las Buitreras, se debe llegar primero hasta El Colmenar, también llamado Estación de Gaucín. Lo mejor, si vamos desde Ronda es llegar a este pequeño pueblo en tren, con la opción de volver en ese mismo medio de locomoción. En caso de elegir esta opción debemos consultar los horarios.

Para la ruta propuesta, antes se tomaba la opción de ir por las vías del tren, pero NO ES ACONSEJABLE EN ABSOLUTO, tenemos perfectamente preparado un sendero que discurre por el margen izquierdo del río Guadiaro, según baja.

La ruta que sigue la vía del ferrocarril es absolutamente desaconsejable, atraviesa cuatro túneles, algunos de ellos de gran longitud y nula visibilidad, con el consiguiente peligro de ser arrollados por el tren.

La ruta la podemos considerar como de dificultad FÁCIL.

Bien acompañado por mi hijo Andrés y mi amigo Isidro García Ciguenza iniciamos la ruta, para lo que buscamos la calle que va hacia la Central Eléctrica. El camino hacia Las Buitreras parte de las inmediaciones de la Central.

Pasamos una verja metálica, podemos ver instalaciones de la compañía eléctrica y las casas de los trabajadores, en las cercanías destaca una casa más grande, de piedra, es la del ingeniero, por allí también está la del perito y otras casas de menor entidad, las de los trabajadores, dependiendo de la categoría profesional tenían mejor o peor casa, la mayoría están abandonadas, casi no quedan huertos ni jardines. Muy pronto llegamos a una gran tubería de agua y a unas señalizaciones recientes, GR 141. Subimos por un camino que va paralelo a la tubería de conducción de agua. Llegaremos a una puerta metálica. Debemos atravesarla y seguir el sendero que va hacia la derecha, pasando por debajo de la tubería. Poco después de dejar la tubería atrás, aparece ante nuestros ojos una preciosa vista del río Guadiaro. La vegetación es exuberante, mucho matorral a base de palmitos, matagallos, lentiscos, labiérnagos, zarzaparrilla,  algarrobos de todos los tamaños, y vegetación que nos indica un clima cálido y un suelo procedente de areniscas (bien representados por los hermosos alcornoques).

Seguiremos el camino, que está perfectamente delimitado, pronto empiezan a aparecer coscojas, encinas, acebuches y otra vegetación que indica que los suelos están cambiando a calizos. Si miramos atrás podemos ver al fondo, en las laderas del sur, unos terrenos despejados de vegetación, son las llamadas Arcillas de Albarita, marcan el contacto entre dos formaciones geológicas muy distintas, las Areniscas del Algibe y las calizas del Jurásico. Esos terrenos, más fértiles y profundos, han sido cultivados aunque ahora se usen fundamentalmente para el pastoreo.  Es frecuente que se muevan y originen corrimientos de tierra dado su contenido arcilloso. Es abundante el matorral de tomillo, espliego, aulaga, romero y arnica, una planta medicinal usada en la zona contra las inflamaciones producidas por golpes y caídas. La presencia de algunos esqueletos quemados de árboles indica que los incendios han sido frecuentes en la zona, incendios provocados por el uso de gasoil como combustible en las locomotoras del tren. Cuenta Isidro que, sobre todo hace unos años, por la noche ver pasar un tren era impresionante por la cantidad de chispas que se desprendían por la chimenea. No es de extrañar los muchos incendios forestales que se originaban en la zona.  Sin darnos cuenta hemos pasado del Parque Natural de Los Alcornocales al P. N. Sierra de Grazalema. Algunas sabinas de gran tamaño jalonan el estrecho pero limpio camino a pesar de los intentos de las zarzas en cerrarlo, sobre todo cuando el camino se acerca al río Guadiaro, allí, alternan con grandes extensiones de adelfas. Pasamos un puente colgante nuevo, lo han construido sobre el llamado Canal 9, en realidad es un desague de la tubería que suministras a la central. Es un punto PELIGROSO digno de destacar. A veces sueltan agua por ese arroyo que es en realidad un aliviadero, NO ES ACONSEJABLE POR LO TANTO SU USO COMO ZONA DE BAÑO. Es más, deberia estar vallado por seguridad.

En la ladera de enfrente, al otro lado del río, se pueden ver unas ruinas, es la Huerta Perdida. A la izquierda, los impresionantes barrancos de Arroyo de Carbonera. El camino aún desciende un poco más y atraviesa un arroyo. Muy cerca se abre un pequeño sendero que desciendo bruscamente hasta las orillas de una preciosa charca conocida como El Nacimiento (el nombre Charco del Moro dice Isidro que no es adecuado). Nos refrescamos en las frescas y limpias orillas del río y hasta nos atrevemos a darnos un chapuzón. Justo en el lugar donde la charca se estrecha, se encuentra el Sifón de las Buitreras. Una pequeña placa nos indica el lugar exacto por donde surge el agua. Son muy frecuentes las libélulas.

El ferrocarril discurre por encima de esta zona del valle a través de un túnel abierto al exterior por una serie de “ventanillas”. En realidad es un falso túnel para evitar que las caídas frecuentes de piedras ocasionen cortes en las vías o accidentes.

Retomamos el recorrido dejando atrás El Nacimiento y buscamos el camino que va paralelo al río, pronto empieza a discurrir por un gran pedregal de piedra suelta procedente de la construcción del ferrocarril y los desprendimientos, a la derecha empezamos a ver la enorme muralla partida en dos por el río Guadiaro, a unos 200 metros del sifón, entre enormes adelfas abandonamos el camino para llegar al cauce del río, que, al estar seco nos permite llegar a la misma entrada del gigantesco Cañón de las Buitreras. Aquí todo es asombroso, la garganta, las paredes verticales de más de 100 metros se alzan sobre el lecho del río, los palmitos arbóreos que crecen en las paredes y hasta los vuelos de los recuperados buitres que dieron nombre a la zona para desaparecer después durante décadas. Ahora parece que hay unos 30 ejemplares viviendo en las paredes del Canón. Geológicamente se trata de calizas jurásicas, formadas hace mas de 140 millones de años, que quedan al descubierto al atravesar el río Guadiaro el anticlinal existente en la zona.

Por favor, como siempre que sigas estas indicaciones, pedirte que seas respetuoso con el entorno. No arroje basura. Respeta la vegetación y la fauna. Cuidado con los fuegos.

Bibliografía

Indicaciones de Isidro García Ciguenza

estaciondegaucin.webcindario.com/

Foto cañón Buitreras

Cabañuelas para agosto 2014

Andrés Rodríguez González Agosto 1st, 2014

Cabañuelas para agosto 2014

Ni en agosto caminar ni en diciembre navegar.

Con la previsión de las Cabañuelas de agosto termino la temporada, ahora tomo los datos que me permitirán hacer las previsiones para el año meteorológico próximo, desde septiembre de 2014 hasta agosto 2015.

Dicen las Cabañuelas de mi pueblo, Garbayuela (Extremadura) aplicadas a la Serranía de Ronda que el mes se inicia con unos días muy poco veraniegos, con temperaturas tan suaves que no parecen de verano por la entrada de vientos de poniente. Incluso con presencia de nubosidad. Al avanzar el calendario de días de la primera quincena irán subiendo las temperaturas considerablemente hasta llegar en la segunda quincena de agosto a hacer honor a su merecida fama de muy caluroso.

Hacia final de mes volverán a caer las temperaturas considerablemente con posibilidad incluso de algún chaparrón.

Para ilustrar esta entrada pongo una foto de la charca de El Nacimiento, en el río Guadiaro, cerca de El Colmenar