Archive for the tag 'Gonzalo Astete'

ORQUÍDEAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Ophrys atlantica Abejera andaluza

Andrés Rodríguez González Abril 13th, 2017

ORQUÍDEAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Ophrys atlantica  (Abejera andaluza)

Colección realizada por Gonzalo Astete y Andrés Rodríguez

Fue localizada el año pasado por Gonzalo Astete por primera vez en la Serranía de Ronda. Poco después localizada también en los Llanos de Libar por parte de Vicente Astete. Como en Granada, en nuestra provincia se encuentra sobre suelos carbonatados. Este año ha vuelto a salir una pequeñísima población en el mismo lugar. Hace pocos años fue localizada por primera vez en la provincia de Granada por parte del equipo de “Granada Natural”.
Es pues, una interesantísima orquídea que puede alcanzar una altura de hasta 30 cm. Es una de las escasas orquídeas protegidas por ley en Andalucía.
Tiene una inflorescencia bastante escasa, tan sólo entre una y seis flores. Esta especie es inconfundible por tres características, la morfología en el labelo parecida a la de un “zapato”, también por presentar un espéculo así como presentar este un de color azulado en forma de “W”, nunca en “H o II” y unos sépalos laterales que tienen gran longitud y un aspecto festoneado.

La complejidad el colorido y forma del labelo responde al mecanismo de polinización de la planta, que es mediante la imitación, por parte de la flor, de las hembras de ciertas especies de insectos. El proceso de polinización se produce por la seudocópula de Himenópteros (Abejas solitarias), cuyos machos retiran los polinios.
Es un endemismo Ibero-Norteafricano (Bético-magrebí).
En la Península Ibérica se encuentra sólo en Andalucía concretamente en las provincias de Málaga, Granada, Almería y Cádiz (concretamente en Benaocaz).
Florece en Abril.
Bibliografía
http://www.granadanatural.com

SETAS DE LA SERRANÍA DE RONDA: Amanitha vittadini

Andrés Rodríguez González Marzo 18th, 2017

SETAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Con Gonzalo Astete
Amanitha vittadini

Es una curiosa seta que presenta un “Sombrero” que frecuentemente supera en los los 10 cm de diámetro, incluso a veces supera los 15, tiene forma globosa cuando brota, evolucionando a forma convexa o plano convexa, rara vez aplanado. Su superficie es de color blanco o crema, muy seca y fácilmente separable de la carne, pero está recubierta de escamas que no son otra cosa que restos del velo que recubre la seta en sus inicios. Estas escamas son de color variable, crema amarillentas a gris ocre, más bien aplanadas, no piramidales, pero si con un cierto relieve. Margen regular y no es inhabitual que tenga restos colgantes del velo.
Sus “Laminas” son libres con respecto al pie, apretadas, de color blanco de jóvenes, luego cremas, de consistencia un tanto cerosa, blanda.
Tiene un “Pie” cilíndrico, pero radicante por su base, de consistencia muy dura y lleno. La zona superior es lisa, hasta el anillo, que es colgante y persistente, liso por arriba y arrugado por la parte inferior. Desde el anillo hasta la base, el pie está recubierto en su totalidad de escamas dispuestas de forma circular o en espiral. Todo el pie tiene un color similar al del sombrero, salvo quizás la base que se vuelve algo más ocrácea.
La “Carne” es espesa y consistente de color blanco, los ejemplares jóvenes tienen un olor aromático muy peculiar, con la edad este olor se mitiga y casi llega a desaparecer, su sabor es dulce.
Para tratarse de una Amanita su hábitat es peculiar, ya que sale en prados y pastizales de cierta altura, entre la hierba. Fructifica tanto en primavera como en otoño. Es una seta rara, el ejemplar fotografía procede de La Nava.
Por su hábitat es frecuentemente confundida con Agaricus, incluso mucha gente se la ha comido confundida, sin que se tengan noticias de ningún contratiempo con ella. Está considerada como comestible, aunque no es muy cotizada por los buscadores. Más difícil es su separación de la Amanita codinae, especie que no tiene el pie tan duro, y que sale en eriales y claros boscosos. La mortal Amanita virosa se diferencia por la ausencia de escamas y su volva envolvente.

www.fungipedia.org

ORQUÍDEAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Orquídea Abejera oscura Ophrys fusca

Andrés Rodríguez González Marzo 16th, 2017

ORQUÍDEAS DE LA SERRANÍA DE RONDA

Orquídea Abejera oscura Ophrys fusca

En realidad y dada la gran variabilidad de estas orquídeas, no se considera una especie si no un grupo. Uno de los más complejos por la gran variabilidad de colores, pelosidad, aspecto del margen del labelo, etc…
En el sudoeste de la Península, salvo en parte del Algarve, predominan las formas con espéculo azulado más o menos brillante, sin margen amarillento, que se corresponderían con el nombre de O. fusca en un sentido estricto, descrito originalmente de los alrededores de Lisboa.
Las formas con margen amarillento y espéculo azul provisto de manchas marrones o negruzcas, entrarían en lo que se ha denominado O. subfusca, originalmente descrita del Algarve. Correspondería a poblaciones presentes en la vertiente mediterránea y Baleares, penetrando también en las zonas montañosas de la Bética y del sistema Ibérico. En el noreste se encontrarían las formas con espéculo de tonos azules más apagados e incluso coloraciones pardas. Recientemente, en base a estudios biométricos y de polinización, se ha descrito una nueva especie, O. malacitana. Se asemejaría al modelo de O. fusca, pero con un margen estrecho glabro y ocasionalmente amarillo y extremo apical abombado. Además, se han mencionado otros nombres para una especie muy similar en la isla de Mallorca y presente en otras de las islas Baleares, que se caracterizaría por presentar un número reducido de flores y de pequeño tamaño. Como vemos poseé una gran variabilidad, aspecto que también se aprecia en las Abejeras oscuras de la Serranía.
Es una especie de floración temprana en la Serranía de Ronda, que podemos encontrar en nuestros campos. Es polinizada por Colletes cunicularius.
Se distribuye fundamentalmente por la mitad oriental y el cuadrante sudoccidental de la Península. Vive sobre todo en los países de la cuenca mediterránea occidental y norte de África, en cuyo rango también se han citado diferentes táxones.
Habita en formaciones aclaradas y prados, principalmente sobre substratos básicos.

Las fotos son de Gonzalo Astete, a quien agradezco que me permita usarlas.

Bibliografía
www.orquideasibericas.info

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Salamandra común

Andrés Rodríguez González Marzo 5th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Salamandra común (Salamandra longirostris)

Es un anfibio urodelo, es decir, con cola.
Su aspecto es más bien grande y robusto, mide normalmente entre 12 y 23 cm. incluida la cola. La cabeza es casi tan ancha como larga, algo aplanada y normalmente con el morro redondeado. En ella tiene unos abultamientos grandes y bien señalados llamados “glándulas parótidas”. Los ojos son grandes y saltones y el iris de color pardo oscuro. Las patas son cortas y gruesas y poseen unos dedos deprimidos. La cola también es corta, de sección redondeada, su longitud no sobrepasa la de la cabeza y el cuerpo juntos.
La piel de la espalda y los costados es lisa y brillante, de color negro con manchas irregulares amarillas, coloración que puede variar dependiendo de la zona geográfica, ya que pueden darse casos en que prácticamente no se observe el amarillo, y otros en que predomine o se distribuya en franjas. En la garganta y el vientre, las manchas amarillas no son tan numerosas y junto con el negro de fondo, son poco intensos.
Existen 5 subespecies de salamandra común en la Península Ibérica, diferenciándose entre ellas por el tamaño, coloración, diseño, etc.
Las salamandras suelen vivir en libertad normalmente hasta unos 20 años, si bien en cautividad pueden durar hasta 50 años.
Es una especie que vive fundamentalmente en zonas con vegetación, bosques de riberas y laderas sombrías, cerca de los cursos de agua, huertas, pastizales, pinares, etc., no soporta los terrenos secos. Vive en suelos cubiertos de hojas o líquenes, ocultándose durante el día bajo piedras, troncos caídos, agujeros, entre la maleza, etc. En general les gustan los lugares húmedos, con muchos líquenes y hojarasca. Puede adaptarse a vivir desde el nivel del mar hasta los 1.800 metros.
En la península es especialmente abundante en el norte y en Galicia, y aunque menos abundante está presente en los sistemas Bético, Penibético, Central, Oretano e Ibérico.
En la Serranía de Ronda se la suele encontrar en noches de lluvia o de mucha humedad, siempre en zonas de cursos de agua o huertas.
Es durante el otoño cuando las salamandras entran en celo, apareándose en tierra durante la noche. El macho sigue a la hembra y se coloca sobre ella, se desliza hacia abajo, y comienza a rozar su hocico con la garganta de la hembra, para, una vez fecundada, la pareja se separe.
Dependiendo de la zona, desde diciembre a febrero, la madre puede dar a luz hasta 86 larvas, pero normalmente las puestas son de unas 30 o 40 larvas envueltas en una membrana de la que se sueltan rápidamente. Las larvas son de aspecto robusto con la cabeza muy ancha y desde que nacen, ya poseen las 4 patas desarrolladas y nadan a la perfección. Son depositadas en pequeños charcos de manantiales, regatos, o pastizales encharcados, observándose el mayor número de larvas en el agua entre los meses de enero y febrero. Las fuentes y pilares de la Sierra de Las Nieves que se han recuperado se han dotado de unas pequeñas rampas para que las salamandras y otros anfibios puedan entrar y salir del agua. Una excelente medida que ha contribuido a aumentar las poblaciones.
La cresta dorsocaudal (cresta que presentan en la espalda y parte superior de la cola) nace en la mitad del cuerpo, y la punta de la cola es redondeada. Su color es color grisáceo, con manchas pardas y reflejos metálicos, y el vientre blanquecino. Al ir creciendo, las manchas oscuras se hacen más notables y aparecen manchas blancas muy características en la base de las patas que al acercarse la metamorfosis se vuelven amarillas. Pasados 3 ó 4 meses, desaparecen las branquias y aparecen ya las manchas amarillas, para completar el desarrollo larvario a los 5 meses, abandonando el agua al medir aproximadamente 6 cm, y ya con el aspecto y coloración de los adultos.
Tras la metamorfosis, los jóvenes son idénticos a los adultos, realizando largos desplazamientos desde las zonas de agua donde nacieron, alcanzando la madurez sexual (momento a partir del cual son capaces de reproducirse) a los 3 ó 4 años.
Come principalmente presas de unas medidas comprendidas entre 4 y 20 milímetros, pequeños artrópodos, gusanos, lombrices de tierra, caracoles, insectos (en su mayoría coleópteros), gasterópodos, oligoquetos, quilópodos y araneidos.
Es de costumbres completamente nocturnas (sobre todo los adultos) y terrestres, moviéndose más al anochecer y al amanecer y viéndosele de día en tiempo lluvioso. Comienza su actividad anual con las primeras lluvias del otoño tras pasar el verano en un periodo de inactividad.
Se desplaza con lentitud, y durante el día, permanece oculto bajo piedras, agujeros de topillos, líquenes, troncos, etc. Normalmente se mueve en un radio de entre 10 y 20 metros, por lo que es muy fácil volver a observar el mismo ejemplar durante varias noches.
Al ser capturada y manipulada, segrega un líquido blanco y espeso que en contacto con la boca, ojos o nariz, produce irritación.
Entre los animales que se alimentan de esta la salamandra, está la Culebra de collar, Culebra viperina, Víboras, Turones y Nutrias.
Las fotos son de Gonzalo Astete a quien agradezco que me permita usarlas.

Bibliografía
https://www.faunaiberica.org

Himantoglossum robertianum y sus variedades cromáticas.

Andrés Rodríguez González Marzo 4th, 2017

Himantoglossum robertianum (Barlia robertiana) y sus variedades cromáticas.
Popularmente se la conoce como la “Orquídea gigante”.

Es una planta alta, robusta, llamativa y de gran belleza en relación a la mayoría de nuestras humildes orquídeas ibéricas.

Las fotografías proceden de las cercanías de la ciudad de Ronda.

Con las revisiones botánicas ha cambiado varias veces de nombre, así, inicialmente, se denominó Orchis robertiana, luego Barlia robertiana, nombre por el que la conocemos la mayoría. Finalmente ha pasado a Himantoglossum robertianum (Loisel) P. Delorge (1999).

Es la primera orquídea o una de las primeras, en florecer y lo hace en pleno invierno. En zonas de costa y cálidas puede empezar en enero, aunque lo habitual es que lo haga en la Serranía de Ronda progresivamente desde febrero hasta bien entrado marzo, varia la fecha dependiendo de las condiciones climáticas.

Este año, el grupo Atropa, donde disfrutamos un grupo de amigos entusiastas y aficionados a la botánica, fauna, fotografía de paisaje, orquídeas y naturaleza en general, con las indicaciones de uno de sus miembros Gonzalo Astete, pudimos disfrutar de ellas en las cercanías de Ronda, en un lugar donde había varias decenas de Barlias dispersas por una zona bastante pequeña, algunas empezando a abrir las flores y otras completamente en flor, les hacían compañía otras madrugadoras como Ophrys tenthredinifera y la lutea, todas ellas de aspecto más humilde.

Es una orquídea terrestre de la zona europea mediterránea y del norte de África que crece en garrigas, taludes, claros de pinar, bordes de caminos y carreteras, olivares, dunas, etc. hasta una altura de unos 1.200 metros, a plena luz o semisombra, en zonas calizas con suelo moderadamente seco. En España aparece en muchas regiones de Norte a Sur, estando ausente en el Sistema Ibérico y la Depresión del Ebro. En algunas Comunidades está catalogada como especie en declive o amenazada. Al ser una orquídea alta y de color llamativo es más fácilmente localizada, lo que la hace más vulnerable que otras que suelen pasar desapercibidas.

Puede llegar hasta los 90 cms. aunque la media ronda los 50 cms. Tiene dos, a veces tres tubérculos ovoides grandes. La roseta basal está formada por hojas caulinares, grandes, carnosas, verde claro brillante, siendo común encontrarlas mordisqueadas por el ganado. La espiga floral destaca claramente entre la hierba, con numerosas flores grandes resupinadas, de tonos entre el rosa claro hasta el morado intenso con manchas y motas que suelen adornar el labelo y los sépalos. En nuestra zona tienen una suave fragancia y presentan un espolón floral con orientación descendente. Son característicos el gran labelo y la galera o especie de casco que presenta la flor, así como las brácteas alargadas situadas entre los botones florales. Como podéis ver en las fotografías, había bastante variedad cromática, desde tonos muy claros a otros muy intensos, e incluso un ejemplar hipocromático.

Entre otros sinónimos podemos localizarla como: Aceras longibracteatum, Barlia longibracteata, Himantoglossum longibracteatum, Loroglossum longibracteatum y Orchis longibracteata.

Una verdadera pena da cuando no se aprovechan recursos naturales como las orquídeas silvestres para desarrollar un tipo de turismo de naturaleza que podría aportar un beneficio económico del que tan necesitada está la comarca natural de la Serranía de Ronda.

Bibliografia
elorquideario.blogspot.com

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Merendera androcymbioides

Andrés Rodríguez González Enero 11th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Merendera androcymbioides
En 1978 Benito Valdes describía la nueva especie Merendera androcymbioides con ejemplares de la Serranía de Ronda, concretamente decía que el material para la descripción de la nueva especie había sido encontrado en “las cercanías de Ronda”.  Desde entonces las citas en la Serranía de Ronda son escasas por no decir casi nulas. Tan solo tenemos referencia de que Manuel Becerra Parra localizó la planta en el Puerto de Quejigales en 2.006. Por lo tanto cuando Juan Ríos Pimentel, botánico aficionado pero no por ello menos riguroso que cualquier científico titulado, me comunicó que haciendo una ruta por Sierra Hidalga había localizado ejemplares a últimos de diciembre de 2014 de esta rara especie, me apresuré a hacerle compromiso de volver a buscarlos. El día 6 de enero de 2.015, acompañados de Gonzalo Astete,  otro buen naturalista de la Serranía, hicimos un recorrido para intentar ver esta joya botánica. Localizamos primero un ejemplar suelto a 1.015 m de altitud sobre el nivel del mar y más tarde a más altura, 1.214 m, una población bastante abundante (quizás entre 70 a 100 ejemplares) en una ladera con fuerte pendiente orientada al sur- sureste, sobre arcillas procedentes de descomposición de calizas, mucha piedra suelta y vegetación tipo matorral. Dentro de terrenos del Parque Natural Sierra de Las Nieves. Este año no ha sido posible su localización a pesar de nuestros esfuerzos.

Valdes designó el epíteto “androcymbioides” en alusión al parecido con Androcymbium : (…las poblaciones de la Serranía de Ronda deban considerarse como especie independiente. Por ello se describe aquí como Merendera androcymbioides , que alude al aspecto de Androcymbium que tienen los ejemplares sin flores de esta especie.) Resulta evidente el parecido morfológico de muchas plantas aún estando alejadas taxonómicamente, conocido es de sobra el fenómeno de la convergencia adaptativa por el cual especies alejadas adquieren similares adaptaciones.
Aunque pertenecen a la misma familia, Colchicaceas , las posibilidades de observarlas creciendo juntas serían nulas . Actualmente presentan diferente hábitat y área de distribución . Mientras que Androcymbium gramineum se cría preferentemente en terrenos costeros almerienses y norteafricano  entre 0 y 200 m, la Merendera androcymbioides es un endemismo del sur peninsular que crece en pastizales y matorrales basófilos de montaña entre los 600 y los 1600 m de algunas Sierras Béticas del interior andaluz. Presentan diferencias morfológicas apreciables ,flores , porte , fenología…
Pero ambas son ejemplos de geófitos, esas plantas que hacen frente a las condiciones ambientales más adversas con órganos de reserva y resistencia subterráneos. Un biotipo con éxito en la región Mediterránea que ha colonizado medios tan diferentes como pueden ser las frías praderas de montaña o los cálidos arenales costeros.
Las dos son de temprana floración en su medio: Androcymbium comienza su ciclo floreciendo de noviembre a Febrero, aprovechando esa humedad y escasas precipitaciones invernales de la árida costa almeriense; mientras que la Merendera única en su género de floración primaveral, comienza su desarrollo en Febrero con el suelo aún saturado y tras el deshielo de las primeras nieves. Pero los ejemplares localizados en la Sierra Hidalga habían florecido a finales de diciembre y conservaban sus flores el día 6 de enero de 2015.

En un hábitat o en otro estos geófitos con frecuencia crecen en llamativos grupos y destacan al ser las primeras en emerger sus bellas formas, flores blanquecinas que contrastan con el verde de sus hojas, bien sea sobre la arena, la arcilla o la nieve.

Bibliografía
www.mirandoplantas.com
institucional.us.es/revistas/lagascalia/

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Azafrán de Sierra Nevada.

Andrés Rodríguez González Enero 5th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Azafrán de Sierra Nevada Crocus nevadensis

El Crocus nevadensis, pertenece al género de los Crocus, un género de plantas bulbosas, perteneciente a la familia Iridaceae, el que se encuentra integrado por más de 80 especies, ampliamente distribuidas por Europa. De los diferentes tipos de crocus, tan solo es utilizado con fines culinarios el llamado azafrán (Crocus sativus), mientras que los restantes son utilizados de modo fundamental con fines ornamentales, principalmente en jardinería, debido a que por ser tan variables en su época de floración y de colores tan brillantes el género de los crocus es muy apreciado.
Este bulbo se creyó durante algún tiempo que solo se localizaba en este macizo montañoso de Sierra Nevada, pero es un endemismo iberonorteafricano, que se localiza en el sureste de la Península Ibérica y norte de África. En la Serranía de Ronda las citas son muy escasas.
Se trata de una planta bulbosa, de la familia de las iridáceas, que raramente supera los 15 cm. tiene hojas basales, sentadas, estrechas, que están presentes ya en la floración. Sus flores son solitarias, de unos 4-5 cms. de longitud, con forma de tubo cuya parte inferior es subterránea, de tépalos blancos surcados por venas de color violeta muy atractivo. Florece muy temprano, normalmente a partir de febrero coincidiendo con las primeras retiradas de las nieves del invierno, aunque también puede localizarse en floración sobre la misma nieve.
Las flores del Crocus nevadensis a veces son abundantes, como ocurre en el macizo central de la zona caliza de la Sierra de Baza, en torno a los 2.000 metros de altitud, formando una alfombra blanca entre los prados de montaña o los bordes de bosques, también se ha localizado este bello bulbo en piso bioclimáticos inferiores, en torno a los 1.400 metros de altitud, en la Serranía de Ronda incluso se ha localizado a más baja altitud, pero siempre en suelos con cierta humedad edáfica .
Todos los Crocus cuentan un bulbo que se esconde bajo la tierra, llamado cormo, el que encierra los nutrientes de la planta, esto es, sus reservas para la época en que desaparecen las hojas de la planta y queda completamente bajo tierra.
Como la polinización de los crocus es entomófila, esto es, provocada por insectos, la precoz floración de esta planta, cuando no ha desaparecido el invierno y por tanto está bajo mínimos la fauna de insectos, aprovecha los días soleados para abrir sus flores invitando a los insectos a que la visiten, mientras que en los días lluviosos o con nubes  cierra los pétalos, para proteger la flor formando un tubo, a la espera de mejor ocasión para la polinización.
Se conocen más de cien especies y subespecies de crocus, de las que se cultivan unas 30 para su uso en jardinería.

La foto es de Gonzalo Astete a quien agrdezco que me haya permitido usarla.

Bibliografía
www.sierradebaza.org

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Sabina Mora o Ciprés de Cartagena (Tetraclinis articulata)

Andrés Rodríguez González Noviembre 10th, 2016

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Sabina Mora o Ciprés de Cartagena (Tetraclinis articulata)

Se trata de una auténtica joya de la botánica de la Región de Murcia. En la Serranía de Ronda la podemos encontrar en la parte alta del pueblo de Benaojan, en los bordes de la carretera que se dirige a Cortes de la Frontera como una especie introducida.
Es una planta Conífera de la familia de las Cupresaceas, la misma del Ciprés y del Enebro. En estado natural sólo se encuentra en el norte de África, la Isla de Malta y en algunas zonas de los alrededores de Cartagena.
Es un pequeño arbolito de unos cinco a siete metros de altura, con una copa cónica que en los ejemplares más viejos suele pasar a irregular o aparasolada. Tiene tronco recto con la corteza estriada. Tiene pequeñas ramillas de las que salen hojas muy pequeñas que parecen estar articuladas, cada una presenta un pequeña glandulita en el dorso.Florece en otoño e invierno madurando las piñas en el verano del año siguiente.
En la zona de Cartagena debió ser abundante hasta mediados del S.XIX momento en el que se produce una auténtica eclosión minera en la zona y su madera comienza a ser utilizada para el entibado de galerías. Esta tala indiscriminada produjo la casi desaparición de la especie reduciendo los ejemplares supervivientes a apenas una veintena. Ya en el siglo XX, a partir de 1950, empezó a decaer la explotación minera y el tetraclinis se multiplicó por diez.
Vive en laderas calizas, secas y soleadas de clima semidesértico  junto a palmitos, pinos, acebuches y cipreses. Su crecimiento es lento.
Pese a la creencia popular que señala a los árabes como sus introductores se puede afirmar, por los restos de carbón hallados en un yacimiento prehistórico de Jumilla, que su presencia es muy anterior y por tanto oriunda.
En el mundo egipcio se empleó para embalsamar cadáveres. La madera es muy apreciada en ebanistería y marquetería, medios en los que se la conoce con el nombre de Alerce. La resina se ha usado como incienso denominándola esvernix, sandarax y sandaraca. También es utilizada en pegamentos para vidrio y porcelana. La catalogación de la sabina (entre 1885 y 1890) en estas tierras se debe al botánico cartagenero Francisco Antonio Ibáñez.

Las fotos son de Gonzalo Astete.
Bibliografía
fotolog.miarroba.es/corremundos
Guía del Incafo de los árboles y Arbustos de la Península Ibérica. Ginés López González. CSIC. 1.982

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Hinojo de sangre (Foeniculum sanguineum)

Andrés Rodríguez González Septiembre 16th, 2016

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Hinojo de sangre (Foeniculum sanguineum)

Especie muy interesante y nueva para la ciencia. Enrique Triano y Antonio J. Pujadas son quienes tienen el honor del descubrimiento científico, que llega cuando publican un artículo dándola a conocer en la revista Acta Botánica Malacitana 40. 71 – 88 en el año 2015. En la publicación también intervienen J. Anaya, M. Grande, C. Raposo, P. Torres y P. Hernández. Esta especie era conocida desde hace un tiempo por Juan Ríos que la había localizado en los alrededores de Ronda y en el Arroyo de La Ventilla.
Las fotos que acompañan han sido realizadas por Gonzalo Astete y la identificación la ha realizado Manuel Becerra Parra, para ambos mi agradecimiento, a uno por permitir usar las fotos y al otro por la identificación.
Es una especie de hinojo exclusiva, al parecer, del soroeste de España y Marruecos.
Se diferencia fácilmente del hinojo normal (Foeniculum vulgare) que es muy usado en la zona para aderezo de aceitunas, por tener los pétalos de las flores rojos y el polen rosado, en fresco. Es una especie diploide tiene 22 cromosomas. Contiene aceites esenciales en los que coincide con el hinojo vulgar pero también tiene otros peculiares suyos. Además los análisis genéticos realizados han demostrado que es una especie nueva.
El Holotipo, en la Ciencia, es el ejemplar o ejemplares que sirven al autor para realizar la descripción de la especie nueva. Pues bien el holotipo de esta nueva especie de hinojo fueron unos ejemplares recogidos por Triano y Pujadas en Benamahoma en 2.016.

Es una especie mucho menos abundante que el hinojo vulgar que está presente en la Serranía de Ronda en muchísimos lugares.  Pero cada vez son más naturalistas los que localizan esta especie ya que los ejemplares fotografiados estaban en un camino muy frecuentado situado en las proximidades de Ronda.

Bibliografía
www.biolveg.uma.es/

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA: Libélula tigre.

Andrés Rodríguez González Septiembre 10th, 2016

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA

Colección Libélulas

Con Gonzalo Astete

Libélula tigre Onychogomphus forcipatus

Es un insecto del orden de los Odonatos que pertenece a la familia Gomphidae.    En su cuerpo predominan el amarillo y el negro, de ahí el nombre de “libélula tigre”.

El cuerpo suele medir unos 5 cm. de largo, muy similar a Onychogomphus uncatus, con la que se suele confundir. Para diferenciarlas observamos el triángulo anal de las alas posteriores en los machos. En O.uncatus, encontraremos que el triángulo anal está formado por 3 celdillas, mientras en O. forcipatus está formado por 4 celdillas.

La cabeza presenta la cara jaspeada de negro y amarillo. El tórax es amarillo con unas líneas anchas y sinuosas en los costados. Las patas tienen las tibias negras y los fémures negros y amarillos. Las alas totalmente hialinas tienen un pterostigma negro alargado. El abdomen es negro con manchas dorsales amarillas, que son aproximadamente triangulares y constreñidas en el centro de los segmentos del 2º al 7º, y en el macho es fino en la base y netamente dilatado en los segmentos del 7º al 10º, mientras que en la hembra es cilíndrico y paralelo.    Una de las características principales es el color azul de los ojos en el área mediterránea, siendo verdosos en el norte de Europa.

Se distribuye por Europa, excepto Gran Bretaña. También por el Norte y Este de África.

En la Península aparentemente ausente en la cornisa cantábrica y Galicia. En la Serranía de Ronda vuela de mayo a septiembre, en arroyos y torrentes de aguas limpias.

Está considerada una especie “vulnerable” en España.

 

Bibliografía

iberianodonataucm.myspecies.info/

www.redjaen.es

Next »