Archive for the tag 'anfibios'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Rana Común

Andrés Rodríguez González Noviembre 5th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Rana Común

Anfibio anuro, es decir sin cola, de tamaño mediano, de hasta 110 mm de longitud. La coloración es muy variable, aunque suele ser verde, con manchas negras. A veces presenta una línea vertebral clara. El tímpano se ve claramente y los pliegues dorso laterales están moderadamente desarrollados. Los dedos de las extremidades posteriores están unidos por membranas interdigitales muy bien desarrolladas.
Las ranas se encuentran en todos los continentes excepto en la Antártida, pero no están presentes en ciertas islas, especialmente en las alejadas de las masas de tierra continentales. Muchas especies están aisladas, en rangos restringidos por los cambios de clima o territorios inhóspitos, como zonas montañosas, desiertos, tala de bosques, construcción de carreteras u otras barreras artificiales. Por lo general hay una mayor diversidad de ranas en las zonas tropicales que en las regiones templadas, como Europa. Algunas ranas habitan en zonas áridas como los desiertos y se basan en adaptaciones específicas para sobrevivir
Se distribuye por toda la Península Ibérica y el sur de Francia. Ha sido introducida en las Islas Baleares e Islas Canarias.
Especie estrictamente de agua dulce, aunque está presente fundamentalmente en cursos permanentes de agua. Muestra escasos requerimientos en relación a la calidad del agua.
Consume principalmente invertebrados, destacando por su frecuencia de aparición y abundancia dípteros, coleópteros e himenópteros. Ocasionalmente consume vertebrados, incluidos ejemplares de la propia especie.
El período reproductor se extiende fundamentalmente desde abril hasta julio. La reproducción tiene lugar principalmente en cuerpos de agua permanentes. Los adultos seleccionan negativamente como hábitats reproductores ambientes con escaso recubrimiento de vegetación de ribera. Durante la época reproductora las hembras pueden desovar un número medio de 2.309 huevos. La duración del desarrollo larvario  suele ser de dos meses. Los machos alcanzan la madurez sexual con dos años de edad y las hembras con uno.
Comparte hábitat con numerosas especies de anfibios de hábitos terrestres cuando éstas acuden al agua reproducirse. Cuando detectan la proximidad de un depredador, la huida hacia el agua es uno de los principales mecanismos de defensa. Entre sus depredadores se encuentran anfibios, reptiles, aves, mamíferos y crustáceos.
Dos sonidos de los diferentes cantos que emiten los machos han sido relacionados con la atracción de las hembras y el mantenimiento de pequeños territorios dentro de la zona acuática que ocupan. Los adultos toman frecuentemente el sol alrededor del agua, donde también cazan.
En el año 2008  la IUCN le otorgaba una categoría global en cuanto a conservación como de “Preocupación menor”, desde entonces su número no ha hecho sino disminuir, quizás por el uso inadecuado de insecticidas y herbicidas que acaban en las aguas dulces, tal vez por la alteración de sus hábitat a consecuencia de la sequía, la tala de bosques, construcción de carreteras u otras barreras artificiales o un cúmulo de circunstancias, pero la realidad es que las ranas y los demás anfibios están en una cada vez peor estado de conservación.

Bibliografía
www.vertebradosibericos.org
www.ranapedia.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Sapo corredor Epidalea calamita

Andrés Rodríguez González Junio 3rd, 2016

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Sapo corredor Epidalea calamita
Anfibio de mediana talla, pero con oscilación de tamaño que puede ir desde los 31,3 - 71 mm en machos a 38,8 - 98 mm en hembras.
Se puede describir como un animal de aspecto robusto y de extremidades relativamente cortas, tiene la cabeza más ancha que larga y el hocico corto y redondeado. Las glándulas parótidas son grandes, dispuestas a continuación de unos ojos prominentes con pupila horizontal e iris amarillo metálico con vetas negras. El tímpano apenas se aprecia y mide la mitad del diámetro del ojo. Los dedos son cortos, con tubérculos subarticulares pares y dos tubérculos palmares. La piel dorsal es muy verrugosa, con las verrugas de tamaños muy dispares y dispuestas irregularmente, a menudo de color rojizo especialmente en las hembras. La coloración dorsal es muy variable, pero generalmente verde grisáceo a marrón, alternada con manchas más claras de distinto tamaño, que pueden presentarse bien definidas o difusas. Una característica línea media dorsal amarilla clara suele recorrer longitudinalmente el cuerpo desde la base de los ojos hasta la cloaca, pero esta línea puede estar ausente. La región ventral es de color crema y de aspecto granulado, especialmente en las patas traseras.
Categoría global de conservación para la IUCN en 2006, como “Preocupación menor”. Igual catalogación para España.
Esta especie está ampliamente distribuida en Europa desde la Península Ibérica hasta Bielorrusia y el oeste de Ucrania. Está presente en el Reino Unido y el suroeste de Irlanda, llegando al sur de Suecia, mientras que el borde sur llega a pies de los Alpes y el norte de Austria y Eslovaquia. Presente en la mayor parte de la Península, y en todas las provincias españolas, no se conoce su distribución en la zona cantábrica ni en algunas áreas del interior. Puede ocupar multitud de hábitats, desde zonas costeras o zonas áridas hasta zonas húmedas y montañosas hasta por encima de los 2.500 m de altitud. También vive en áreas con fuerte influencia humana como cultivos y graveras.

El período reproductor no es continuo y está muy asociado con los episodios de lluvia, pero existe variación latitudinal y altitudinal en la fenología reproductiva de esta especie. Tras episodios de lluvia, los machos acuden a las charcas con rapidez y en un par de días pueden formarse grandes coros de machos cantando. Los coros alcanzan el pico de actividad de 2 a 3 horas tras la puesta de sol y se alargan hasta 2 – 3 horas antes de amanecer, en función de las condiciones ambientales. Los machos cantan desde la orilla o en zonas someras, en postura erguida. El canto es recuerda al de un grillo pero más prolongado. En el sur peninsular, las primeras puestas pueden encontrarse a continuación de las primeras lluvias de otoño, o al comienzo del invierno, frecuentemente con un pico de reproducción entre enero y comienzos de marzo. Con el incremento en latitud o altitud la fecha de puesta se retrasa hasta bien entrada la primavera o incluso al comienzo del verano. Los machos defienden territorios a base de cantos durante la reproducción, el área defendida es mayor cuanto mayor tamaño tiene el macho. Es frecuente observar peleas entre machos, y la incidencia de éstas depende de la razón de sexos operativa. Algunos machos jóvenes adoptan estrategia de permanecer en silencio junto a machos cantando e intentando así obtener copulas con las hembras que se aproximen atraídas por el canto.
Su reducido periodo larvario le permite explotar charcas temporales someras de muy distinto tamaño, desde grandes praderas de inundación hasta cuerpos de agua efímeros formados en las cunetas de los caminos. Cría preferentemente en cuerpos de agua dulce pero soporta condiciones salobres. Las larvas toleran también un amplio rango de temperaturas  entre los 6 a 43 ˚C  y de amplio margen para el pH  de 5 a 9.
Los adultos son carnívoros y se alimentan de fundamentalmente de artrópodos como hormigas, escarabajos, larvas de varios insectos, saltamontes, ciempies y escorpiones. Los renacuajos son predominantemente herbívoros, comiendo algas y detritos, con escasa presencia de plantas en su dieta. No obstante, los renacuajos pueden comerse a otros renacuajos muertos, tanto de su especie como de otras especies.
En su fase embrionaria y larvaria sufren depredación tanto por vertebrados como por invertebrados acuáticos, principalmente escarabajos, larvas de libélula y otros anfibios. Ocasionalmente otros vertebrados como culebras de agua, aves y galápagos pueden depredar activamente sobre estos renacuajos. La gelatina que envuelve a los huevos puede constituir una barrera protectora eficaz frente a algunos depredadores invertebrados.
El Sapo corredor sufre la competencia con Bufo bufo y Rana temporaria.

Bibliografia
www.vertebradosibericos.org/

Fauna de la Serranía de Ronda: Sapo Común

Andrés Rodríguez González Mayo 14th, 2016

Fauna de la Serranía de Ronda
Sapo Común Bufo spinosus
Es un Anfibio del grupo de los Sapos
Tiene aspecto robusto y tamaño grande, hasta 12 cm de longitud los machos y 15 cm las hembras. Cabeza más larga que ancha, con un hocico corto y bastante romo. Ojos grandes y prominentes, con pupila horizontal ovalada e iris de tono cobrizo o anaranjado, con manchas finas oscuras que pueden formar un retículo. Glándulas parótidas muy prominentes, de forma alargada y elíptica, que sea abren hacia atrás. Tímpano redondeado y poco aparente. Extremidades cortas y robustas. Tiene una especie de espinas dobles bajo los dedos de las patas delanteras y bajo el cuarto dedo de las extremidades traseras. En los miembros posteriores presentan dos espinas, la interna de mayor tamaño, entre los dedos tiene membranas claramente desarrolladas.
Color de fondo pardo, rojizo o anaranjado. Diseño dorsal totalmente uniforme o jaspeado en marrones oscuros con manchas irregulares blancas o amarillentas. Vientre amarillento o grisáceo, con diseño uniforme o con un jaspeado oscuro.
Los machos durante la época de celo desarrollan callosidades nupciales de color marrón oscuro en los tres dedos interiores de las manos y en el tubérculo carpiano, además de palmeaduras más extensas de lo habitual entre los dedos posteriores.
Se extiende por el noroeste de África, Península Ibérica y sur y oeste de Francia. En la Península Ibérica presenta una distribución muy amplia, estando citada en todas las provincias españolas y portuguesas.
Ocupa todos los hábitats peninsulares, apareciendo sobre cualquier substrato geológico. Se encuentra en turberas de montaña, lagunas glaciares, embalses, ríos y arroyos en áreas abiertas, bosques de coníferas y caducifolios, zonas de matorral mediterráneo, estepas, ramblas mediterráneas, zonas de cultivos y áreas urbanas. Especie muy terrestre, únicamente acude a los medios acuáticos para reproducirse. Prefiere masas de agua profundas, estables, duraderas y con vegetación acuática. En zonas montañosas también utiliza charcas pequeñas y arroyos, siempre que sean estables. No obstante, en zonas áridas del sur es capaz de aclimatarse a la temporalidad de los medios acuáticos disponibles. Se encuentra desde el nivel del mar hasta los 2.600 m en los Pirineos.
Los adultos presentan una dieta bastante diversa en la que dominan las avispas y hormigas, además de los escarabajos. Se alimentan también de otros grupos de insectos, además de lombrices, arañas y pequeños crustáceos terrestres. También pueden consumir pequeños vertebrados como crías de roedores, pajaros pequeños y lagartijas y salamanquesas jóvenes.
Las larvas, dado que apenas nadan sino que habitualmente reposan sobre el fondo de las charcas, se alimentan fundamentalmente de algas que raspan de las plantas o piedras sumergidas, y solo ocasionalmente pueden consumir el plancton y otras partículas suspendidas en la columna de agua.
Para reproducirselos machos son los primeros en acudir a las charcas, donde esperan a las hembras. Existe una alta fidelidad en relación con los sitios de puesta, llegando los animales a recorrer varios km desde sus zonas de hibernación hasta sus lugares de cría habituales. Los machos carecen de saco vocal, por lo que su canto, compuesto de sonidos cortos y poco llamativos, apenas es audible a media distancia. En su camino a las charcas, algunas hembras son interceptadas por machos y llegan apareadas. Debido a que existen muchos más machos que hembras, hay una elevada competencia entre éstos por aparearse, lo que motiva la aparición de luchas en las que los machos solitarios tratan de desplazar, empujando con sus patas y su cabeza, a los que están apareados. Los machos de mayor tamaño tienen más probabilidades de éxito en estas luchas, y de ahí que los individuos pequeños tiendan a esperar a las hembras fuera de las charcas para poder aparearse antes de ser desplazados, mientras que los ejemplares más grandes suelen esperar en las charcas. La fuerte competencia entre machos hace que sea frecuente la aparición de intentos de coitos entre machos, con individuos de otras especies e incluso con objetos inertes.
Los huevos se disponen en cordones dobles de unos 10 mm de anchura y hasta varios metros de longitud que suelen depositarse sobre la vegetación, en zonas profundas y bien insoladas. Los huevos son totalmente negros y su diámetro puede alcanzar los 3 mm. El tamaño de puesta oscila entre 3.000 y 5.000 huevos. El desarrollo embrionario dura entre 4 y 14 días y el desarrollo larvario entre 55 y algo más de 100 días, si bien en ambos casos las condiciones ambientales, especialmente la temperatura, tienen una gran influencia en la tasa de desarrollo. Por lo general, los machos son sexualmente maduros al tercer o cuarto año de vida y las hembras al cuarto o quinto.
Ente sus depredadores se cuentan tanto aves medianas a grandes tales como cigüeñas, milanos, ratoneros, águilas pequeñas y rapaces nocturnas, como ofidios, destacando entre éstos la culebra de collar. Sin embargo, los depredadores con mayor incidencia son los mustélidos, y en especial la nutria, que en una sola noche puede consumir varias decenas de animales. Para evitar las competencia pueden segregar sustancias tóxicas por sus glándulas parótidas que terminan extendiéndose por toda la superficie corporal. También ante el ataque del depredador, pueden llenar de aire sus sacos linfáticos para aumentar el tamaño corporal, al tiempo que se levantan sobre sus patas posteriores y enseñan la parte dorsal de su cabeza con fines intimidatorios.
Pasan el invierno enterrados, utilizando galerías de roedores o huecos bajo las raíces de los árboles. Durante el periodo reproductor, la mayor parte de los adultos se concentra en las charcas, periodo tras el cual aumenta progresivamente el número de individuos que puede localizarse en tierra. En otoño los animales se desplazan hacia sus lugares de invernada. Este patrón temporal puede verse modificado en función de la climatología, especialmente en zonas meridionales con inviernos suaves, donde la actividad es prácticamente continua a lo largo del año. La actividad es generalmente nocturna, aunque durante la época de reproducción los adultos se mantienen activos también durante el día, y está influenciada por diferentes factores ambientales entre los que destaca la temperatura ambiental, y también la humedad relativa, las precipitaciones y las condiciones de viento.

El tamaño de las áreas de campeo es muy variable entre individuos, yendo desde unos pocos metros cuadrados hasta más de una hectárea. Los dominios vitales de diferentes individuos se solapan ampliamente entre sí, no existiendo indicio alguno de territorialismo.
Estatus de conservación:  Categoría IUCN para España (2002): Preocupación Menor LC.  Uno de los pocos anfibios ausentes del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (Real Decreto 139/2011 de 4 de febrero).
Toda parece apuntar a que podría estar sufriendo un declive más o menos generalizado, especialmente en las zonas más áridas de la Península, como consecuencia de la falta de hábitats apropiados.
Según donde se consulte algunos autores lo dan como una subespecie del Bufo bufo.
La foto que acompaña es de Gonzalo Astete a quien doy las gracias por permitirme su uso.

Bibliografia
www.vertebradosibericos.org

Fauna de la Serranía de Ronda: Salamandra

Andrés Rodríguez González Octubre 21st, 2015

Fauna de la Serranía de Ronda
Salamandra
Su nombre científico es Salamandra salamandra
Es un anfibio con cola, (urodelo), tiene aspecto grande y torpe robusto pero apenas mide entre entre 12 y 23 cm. incluida la cola. La cabeza es casi tan ancha como larga, algo aplanada y normalmente con el morro redondeado, pudiendo algunos ejemplares tenerlo algo puntiagudo. En ella tiene unos abultamientos grandes y bien señalados llamados “glándulas parótidas”. Los ojos son grandes y saltones y el iris de color pardo oscuro. Las patas son cortas y gruesas y poseen unos dedos deprimidos. La cola también es corta, de sección redondeada, y su longitud no sobrepasa la de la cabeza y el cuerpo juntos.
La piel de la espalda y los costados es lisa y brillante, de color negro con manchas irregulares amarillas, esa coloración puede variar bastante según las zonas donde habite, desde que el amarillo no se aprecie hasta otras donde predomina e incluso puede aparecer en forma de frangas.
Los adultos son de costumbres nocturnas y terrestres, se mueven más al anochecer y al amanecer, pero si el tiempos es lluvioso se ven más de día. Comienza su actividad anual con las primeras lluvias del otoño tras pasar el verano en un periodo de inactividad. Se desplaza con lentitud, y durante el día, permanece oculto bajo piedras, agujeros, bajo hojarasca, líquenes, troncos. Normalmente se mueve en un radio de entre 10 y 20 metros..
Existen 5 subespecies de salamandra común en la Península Ibérica, diferenciándose entre ellas por el tamaño, coloración, diseño, etc.
Las salamandras suelen vivir en libertad normalmente hasta unos 20 años, si bien en cautividad pueden durar hasta 50 años.
Su hábitat es principalmente forestal, se le encuentra en bosques de ribera y laderas sombrías, cerca de los cursos de agua, huertas, pastizales, pinares, etc., rehuyendo de terrenos secos. La fotografía es de un ejemplar localizado en una fuente situada en la Meseta de Quejigales donde prácticamente vive todas las fuentes que existen allí. Como el ejmplar se encontraba dentro del agua la calidad de la foto no es mucha.

Vive en suelos espesos cubiertos de hojas o líquenes, ocultándose durante el día bajo piedras, troncos caídos, agujeros, entre la maleza, etc. En general les gustan los lugares húmedos. Puede adaptarse a vivir desde el nivel del mar hasta los 1.800 metros.
Se reproduce durante el otoño cuando las salamandras, apenas llega esta estación entran en celo, apareándose en tierra durante la noche. El macho sigue a la hembra y se coloca sobre ella, se desliza hacia abajo, y comienza a rozar su hocico con la garganta de la hembra, para, una vez fecundada, la pareja se separe.
Dependiendo de la zona, desde diciembre a febrero, la madre puede dar a luz hasta 86 larvas, pero normalmente las puestas son de unas 30 o 40 larvas envueltas en una membrana de la que se sueltan rápidamente. Las larvas son de aspecto robusto con la cabeza muy ancha y desde que nacen, ya poseen las 4 patas desarrolladas y nadan a la perfección. Son depositadas en pequeños charcos de manantiales o zonas encharcadas, observándose el mayor número de larvas en el agua entre los meses de enero y febrero. La cresta dorsocaudal (cresta que presentan en la espalda y parte superior de la cola) nace en la mitad del cuerpo, y la punta de la cola es redondeada. Su color es color grisáceo, con manchas pardas y reflejos metálicos, y el vientre blanquecino. Al ir creciendo, las manchas oscuras se hacen más notables y aparecen manchas blancas muy características en la base de las patas que al acercarse la metamorfosis se vuelven amarillas. Pasados 3 ó 4 meses, desaparecen las branquias y aparecen ya las manchas amarillas, para completar el desarrollo larvario a los 5 meses, abandonando el agua al medir aproximadamente 6 cm, y ya con el aspecto y coloración de los adultos. Tras la metamorfosis, los juveniles son idénticos a los adultos, realizando largos desplazamientos desde los regatos donde nacieron, alcanzando la madurez sexual a los 3 ó 4 años.
Come principalmente presas a base de pequeños gusanos, lombrices de tierra, caracoles, insectos, y arácnidos siempre que sean pequeños, de unas medidas comprendidas entre 4 y 20 milímetros,
Al ser capturada y manipulada, segrega un líquido blanco y espeso que en contacto con la boca, ojos o nariz, produce irritación.
Entre los animales que se alimentan de esta la salamandra, está la Culebra de collar, Culebra viperina, Víboras, Turón y Nutria.

Bibliografía
http://www.faunaiberica.org

Fauna de la Serranía de Ronda: Salamandra

Andrés Rodríguez González Enero 17th, 2013

Salamandra (Salamandra salamandra)

Anfibio

Es un animal vertebrado del grupo de los Anfibios. Animales que pasan gran parte de su vida o hacen su desarrollo larvario en el agua dulce. Los anfibios se clasifican en dos grandes: Anuros (sin cola como los sapos y ranas) y los Urodelos (con cola). La salamandra es de estos últimos, animal de aspecto robusto que mide normalmente entre 12 y 23 cm. incluida la cola. La cabeza es casi tan ancha como larga, algo aplanada y normalmente con el morro de redondeado a puntiagudo. En la cabeza tiene unos abultamientos grandes y bien señalados llamados “glándulas parótidas”. Los ojos son grandes y saltones y el iris de color pardo oscuro. Las patas son cortas y gruesas y poseen unos dedos deprimidos. La cola también es corta, redondeada, su longitud no sobrepasa la de la cabeza y el cuerpo juntos.

Es una especie que suele vivir en zonas boscosas, en bosques de ribera y laderas sombrías, siempre cerca del agua, huertas, pastizales, pinares, zonas con agua pero nunca en terrenos secos. Vive en suelos espesos cubiertos de hojas o líquenes, ocultándose durante el día bajo piedras, maleza, troncos, agujeros. En general les gustan los lugares húmedos, con muchos líquenes y hojarasca. Puede adaptarse a vivir desde el nivel del mar hasta los 1.800 metros.

La piel de la espalda y los costados es lisa y brillante, de color negro con manchas irregulares amarillas, coloración que puede variar dependiendo de la zona geográfica, ya que pueden darse casos en que prácticamente no se observe el amarillo, y otros en que predomine o se distribuya en franjas. En la garganta y el vientre, las manchas amarillas no son tan numerosas y junto con el negro de fondo, son poco intensos.

La cresta que presentan en la espalda y parte superior de la cola, nace en la mitad del cuerpo, la punta de la cola es redondeada. Su color es color grisáceo, con manchas pardas y reflejos metálicos, y el vientre blanquecino. Al ir creciendo, las manchas oscuras se hacen más notables y aparecen manchas blancas muy características en la base de las patas que al acercarse la metamorfosis se vuelven amarillas. Pasados 3 ó 4 meses, desaparecen las branquias y aparecen ya las manchas amarillas, para completar el desarrollo larvario a los 5 meses, abandonando el agua al medir aproximadamente 6 cm, y ya con el aspecto y coloración de los adultos.

En otoño las salamandras entran en celo, apareándose en tierra durante la noche. El macho sigue a la hembra y se coloca sobre ella, se desliza hacia abajo, y comienza a rozar su hocico con la garganta de la hembra, una vez fecundada, la pareja se separa.

Dependiendo de la zona, desde diciembre a febrero, la madre puede dar a luz hasta 80 larvas, pero normalmente las puestas son de unas 30 larvas envueltas en una membrana de la que se sueltan rápidamente. Las larvas son de aspecto robusto con la cabeza muy ancha y desde que nacen, ya poseen las 4 patas desarrolladas y nadan a la perfección. Son depositadas en pequeños charcos de manantiales, regatos, o pastizales encharcados, observándose el mayor número de larvas en el agua entre los meses de enero y febrero.

Tras la metamorfosis, los juveniles son idénticos a los adultos, realizando largos desplazamientos desde los arroyos y fuentes donde nacieron, alcanzando la madurez sexual  que es el momento a partir del cual son capaces de reproducirse, a los 3 ó 4 años.

Es de costumbres completamente nocturnas (sobre todo los adultos) y terrestres, moviéndose más al anochecer y al amanecer. Si el otoño es lluvioso es fácil de ver en aljibes y fuentes. Comienza su actividad anual con las primeras lluvias del otoño tras pasar el verano en un periodo de inactividad.

Se desplaza con lentitud, y durante el día, permanece oculto bajo piedras, agujeros de topillos, líquenes, troncos, etc. Normalmente se mueve en un radio de entre 10 y 20 metros, por lo que es muy fácil volver a observar el mismo ejemplar durante varias noches.

Al ser capturada, segrega un líquido blanco y espeso que en contacto con la boca, ojos o nariz, produce irritación.

 

Come principalmente presas de unas medidas comprendidas entre 4 y 20 milímetros, pequeños insectos, gusanos, lombrices de tierra, caracoles y arácnidos. Entre los animales que se alimentan de esta la salamandra, está la Culebra de collar, Culebra viperina, las Víboras, el Turón y la Nutria.

Existen 5 subespecies de salamandra común en la Península Ibérica, diferenciándose entre ellas por el tamaño, coloración y diseño de las manchas.

Las salamandras suelen vivir en libertad normalmente hasta unos 20 años, si bien en cautividad pueden durar hasta 50 años. La foto que se incluye es de Emiliano que gentilmente nos la ha cedido para la ocasión.

Fauna de la Serranía de Ronda. ANFIBIOS. Sapos y Ranas.

Andrés Rodríguez González Marzo 22nd, 2012

Fauna de la Serranía de Ronda

Ranas y Sapos

Ranas y Sapos son los anfibios más conocidos en la comarca de la Serranía de Ronda. Ambos son Anuros, llamados así por carecer de cola, es el orden más numeroso de los anfibios, que agrupa más de 5.200 especies, repartidos en 33 familias. Su tamaño es variable, no poseen cola y la mayoría pasa su vida dentro o cerca del agua.
Existen muchos errores en la identificación de unos y otros, incluso algunas personas creen que el macho de la rana es el sapo. Vamos a tratar de aclarar estos y otras cuestiones relacionadas con estos curiosos animales.
Los Anfibios (Amphibia, procede del griego amphi que significa ‘ambos’ y bio que significa «ambas vidas» o «en ambos medios») son un grupo de animales vertebrados considerados como los peces, primitivos, por no tener Amnios que es una membrana que rodea al embrión, que queda suspendido en el líquido amniótico que lo protege evitando la desecación y además le proporciona  una temperatura constante. La suspensión acuática permite los movimientos celulares y permite que los huevos de reptiles y aves puedan ponerse lejos del agua. Los anfibios poseen cuatro patas, no son de sangre caliente por lo que paralizan su actividad en invierno con el frío y tienen respiración por medio de branquias cuando son larvas y por medio de pulmones cuando son adultos. Una de sus grandes diferencias con el resto de  de los vertebrados (peces, reptiles, aves, mamíferos y los propios anfibios), es que sufren una transformación durante su desarrollo, suele ser un cambio bastante profundo que se denomina “metamorfosis”. Los anfibios fueron los primeros vertebrados en adaptarse a una vida terrestre, pero siempre necesitan agua para desarrollarse. Tienen circulación doble e incompleta. Se reproducen por huevos que ponen en el agua, normalmente con fecundación externa.
En la actualidad presentan una distribución cosmopolita al encontrarse ejemplares en prácticamente todo el mundo, estando ausentes solo en el ártico y antártico, tampoco están en los desiertos más áridos ni en la mayoría de las Islas. Se estiman en unas 6.000 las especies de anfibios existentes actualmente. Las ranas más pequeñas del mundo tienen unos10 mm de longitud, las más grandes 30 cm, llegando a pesar más de 3 kg.
Cumplen un papel ecológico muy importante al relacionar la energía del medio acuático con el terrestre, también son importantes debido a su alimentación como adultos que es en gran medida a base de moscas, mosquitos, otros artrópodos e invertebrados.
Algunas especies de anfibios secretan a través de la piel sustancias tóxicas que son un sistema de defensa muy eficaz contra los depredadores.
Desde hace mucho tiempo los anfibios se han asociado con Mitos y Magia, siempre desde una perspectiva negativa en el mundo occidental, sin embargo para otras culturas los anfibios se relacionan con la fertilidad y la fortuna entre otros aspectos beneficiosos.
Tanto Sapos como Ranas y el resto de los anfibios están en peligro de extinción ya que sus medios naturales como lagunas, charcas y ríos se encuentran bastante deteriorados por la contaminación de las aguas. Como enemigos naturales podemos destacar a los erizos, ofidios, grullas, garzas, cigüeñas, etc.

Se diferencian en que las ranas son de piel más lisa y húmeda, habitualmente más pequeñas, de cabeza grande, ojos prominentes y cuerpo más delgado, además suelen tener sus extremidades posteriores más desarrolladas lo que les permite dar grandes saltos, son más ágiles.
Los sapos por su parte, suelen ser de mayor tamaño, de piel y contextura más gruesa, usualmente llena de pequeñas verrugas lo que les da aspecto áspero. Los sapos tienen  cuerpo ancho y no dan la apariencia de ser tan ágiles, aunque muchos de ellos sí pueden dar algunos saltos.

La Rana de la fotografía es la denominada rana común (Pelophylax perezi). Es una rana de tamaño mediano a grande, pudiendo alcanzar los 11 cm de longitud en las hembras, que son más grandes que los machos. Posee una coloración verde y marrón muy variable, con manchas negras, con una línea vertebral verde más clara y sin la característica mancha temporal de las ranas pardas. El vientre es de color grisáceo. Es una rana muy estilizada, con largas patas. Tiene 4 dedos en las extremidades anteriores y 5 en las posteriores que están unidos por membranas interdigitales muy desarrolladas. La pupila del ojo es horizontal. Los machos tienen sacos vocales de color grisáceo en las comisuras de la boca. Llegan a vivir hasta 6 años, aunque lo más habitual es 2 ó 3 años.

El Sapo fotografiado es el Sapo común (Bufo bufo). Su cuerpo es corto y ancho, entre 15 y 20 cm. de longitud, siendo el sapo europeo de mayor tamaño. Las hembras son más grandes que los machos. Las patas traseras presentan mayor longitud que las delanteras, y los dedos son semipalmeados, poniendo de manifiesto su vida semiacuática. Coloración variable que va desde el pardo oscuro hasta el verde e incluso el ocre. El vientre presenta una tonalidad mucho más clara. Piel muy verrugosa que presenta dos glándulas parótidas oblicuas situadas detrás de los ojos. Ojos de color anaranjado-rojizo con pupila horizontal. Se alimenta de insectos, caracoles, anélidos, etc. Hábitos nocturnos permaneciendo ocultos bajo la hojarasca o en grietas y acequias durante el día.  Una técnica defensiva que tiene es aparentar mayor tamaño hinchándose. También producen secreciones por las glándulas venenosas que contiene su piel.
En la época reproductiva los sapos presentan una cavidad en su mandíbula inferior que le sirve para emitir llamadas y reconocer a otros sapos.

Rana Común

Andrés Rodríguez González Junio 20th, 2010

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA
Rana Común. De nombre científico  Pelophylax perezi


Los Anuros son anfibios sin cola, son las Ranas y los Sapos.
Se distribuye por toda la Península Ibérica y el sur de Francia. Ha sido introducida en las Islas Baleares e Islas Canarias.
Se trata de una Rana de tamaño mediano, de hasta 110 mm de longitud. La coloración es muy variable, aunque suele ser verde, con manchas negras. Usualmente presenta una línea vertebral clara. El tímpano es bastante grande y los pliegues dorsolaterales están moderadamente desarrollados. Los dedos de las extremidades posteriores están unidos por membranas interdigitales ampliamente desarrolladas.
A efectos de conservación a nivel del mundo y de España se considera como de “Preocupación de grado menor”.
Esta especie vive estrictamente en el agua. Ocupa todo tipo de zonas acuáticas aunque está presente fundamentalmente en ambientes permanentes. Muestra escasos requerimientos en relación a la calidad del agua.
Su alimentación es a base de consumir principalmente invertebrados, destacando por su frecuencia de aparición y abundancia de moscas y mosquitos, escarabajos, hormigas, abejas y avispas. Ocasionalmente consume vertebrados, incluidos ejemplares de la propia especie.
El período reproductor se extiende fundamentalmente desde abril hasta julio. La reproducción tiene lugar principalmente en ríos de aguas permanentes o en charcas que no se sequen. Los adultos seleccionan negativamente como hábitats reproductores ambientes con escaso recubrimiento de vegetación de ribera. Durante la época reproductora las hembras pueden desovar un número medio de 2.300 huevos. La duración del desarrollo larvario  suele ser de dos meses. Los machos alcanzan la madurez sexual con dos años de edad y las hembras con uno.
Comparte hábitat con numerosas especies de anfibios de hábitos terrestres cuando éstas acuden a los cuerpos de agua a reproducirse. Cuando detectan la proximidad de un depredador, la huida hacia el agua es uno de los principales mecanismos de defensa. Entre sus depredadores se encuentran anfibios, reptiles, aves, mamíferos y crustáceos.
Los machos emiten dos tipos dos tipos de sonidos de diferentes cantos. Han sido relacionados con la atracción de las hembras y el mantenimiento de pequeños territorios dentro del cuerpo de agua que ocupan. Los adultos toman frecuentemente el sol alrededor de las zonas acuáticas, donde también cazan.

Sapo Común

Andrés Rodríguez González Octubre 7th, 2009

www.laserranianatural.com
Sapo común Bufo bufo (L. 1758)
Es el anfibio más conocido y popular. No aparece incluida en el catálogo andaluz de
especies amenazadas (Ley 8/2003, de 28 de Octubre, de la flora y la fauna silvestres),
al estar considerada como No Amenazada. Sin embargo la realidad es que cada día
escasean más. El Atlas y Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España, editado en
2002, lo cataloga como “Preocupación menor”, e indica igualmente que a pesar de su
regresión generalizada en algunas zonas de nuestro país, no es una especie
amenazada, debido a su extensa área de distribución, elevado número de individuos y
no tratarse de una especie endémica española.
Debido a su aspecto francamente feo, desde la antigüedad ha estado asociado a multitud de leyendas negras que no le han perjudicado mucho. Sus requisitos ecológicos como aguas limpias, frescas y con cierta profundidad, han hecho que se encuentre en retroceso o incluso que desaparezca de muchos lugares donde anteriormente habitaba, además, los atropellos constituyen otro factor muy negativo para su supervivencia.
El tamaño de este animal es grande, con longitudes medias en los machos entre 6 y 8 cm., y de 7 a 12 cm. en las hembras, aunque en ocasiones pueden observarse tallas que superan los 20 cm. en las hembras. Su aspecto es el de un animal robusto, con una cabeza no muy grande en relación al tamaño del cuerpo, algo aplastada, ancha y con una desarrollada ceja. El hocico es corto y redondeado. Las glándulas parótidas son alargadas, muy desarrolladas, y los tímpanos, de la mitad de tamaño que las pupilas, son poco visibles. La pupila es horizontal, y el iris de un color rojizo, característica esta suficiente para diferenciarlo de otros sapos parecidos como el sapo corredor. Su piel es rugosa con abundantes verrugas distribuidas por todo el cuerpo. El diseño de la piel es muy variable, aunque dominan los tonos de fondo marrón o rojizo, salpicados de manchas irregulares más claras de color crema o amarillento. Dependiendo de las regiones pueden ser desde casi completamente negros a otros diseños pálidos, incluso verdosos. El vientre es blanquecino salpicado de manchas oscuras. Las patas anteriores son cortas con cuatro dedos y dos tubérculos en las palmas. Las posteriores son más largas y tienen cinco dedos con membranas interdigitales poco desarrolladas. Habitualmente se desplaza andando, aunque tiene capacidad para el salto, una de las características que nos sirven para diferenciarlo del sapo corredor. No existen muchas diferencias entre machos y hembras, aparte del tamaño y además de la presencia de dedos con un palmeado más extenso entre ellos en las patas traseras. Las hembras tienen una talla muy superior a los machos, se puede apreciar claramente en la época de celo cuando es frecuente encontrarse con una pareja apareandose. Las patas delanteras de los machos son más largas y  durante el celo muestran unas callosidades oscuras en los tres primeros dedos de las manos y una especie de dedo rudimentario que le permiten agarrar fuertemente a la hembra durante el apareamiento. Sus larvas son muy pequeñas, de unos 35mm. Son de color negro, y a simple vista es fácil confundirlas con las del sapo corredor.

Viven en una amplia extensión, por toda Europa hasta el círculo Polar Ártico por el norte y hasta Asia y Japón por el este, aunque en estas zonas no está muy claro si se trata de la misma especie u otra diferente. También aparece en el noroeste de África. En España continental se encuentra en todas las provincias, y tradicionalmente se han contabilizado tres subespecies diferentes, una en el tercio norte occidental, otra es un endemismo de la sierra de Gredos y la otra que ocuparía el resto de las regiones y alcanza el mayor tamaño de todos. Actualmente no está muy clara su separación en 3 subespecies, pues las diferencias genéticas existentes entre ellas no son muy significativas y se considera más bien que son sólo diferentes razas geográficas.
Se trata de una especie muy versátil, poco exigente a la hora de seleccionar el hábitat, por lo que podemos encontrarla en bosques, terrenos de labor, alta montaña y todos aquellos lugares que dispongan de aguas con corrientes lentas o aguas calmas de una profundidad por encima de los 50 cm. que necesita para reproducirse. Incluso está presente en lugares en principio  aparentemente poco aptos por su aridez y elevadas temperaturas, como zonas de media altura de las montañas. El sapo suele estivar  durante la época más calurosa del año, y también hiberna, sobre todo en hábitats situados a gran altitud. Busca para ello lugares con cierta humedad, como tocones, majanos, grutas o madrigueras. Tienen una actividad muy terrestre y se les puede encontrar bastante alejados del agua, a la que sólo acuden para reproducirse o para hidratarse.
Son animales predominantemente crepusculares y nocturnos, si bien en tiempo lluvioso y con  temperatura suave se les puede encontrar a plena luz del día.


Los sapos se alimentan de escarabajos, hormigas, larvas de insectos ciempiés y lombrices. Los grandes ejemplares de sapo común también pueden alimentarse de crías de ratón recién nacidas. Son atacados por mamíferos carnívoros, como turones, ginetas y tejones. Su principal mecanismo de defensa es la huida, ayudados por una piel abundantemente cubierta de mucosidad y su capacidad para saltar. Otro de sus mecanismos para defenderse consiste en inflarse para aumentar de tamaño e impresionar a sus posibles enemigos.