Archive for the tag 'Meseta de Quejigales'

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Ericillos

Andrés Rodríguez González Diciembre 9th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Ericillos. Arenaria erinacea.

Se conoce también como Arenaria aggregata ssp. cantábrica.
El género Arenaria es cosmopolita característico de roquedos calizos y dolomíticos de zonas de montaña. Son hierbas anuales, bienales o perennes. Está compuesto por unas 1400 especies descritas, de las cuales menos de la tercera parte están aceptadas. Su diversidad es abundante en la Península Ibérica.
Es una bonita planta herbacea perenne de 2 a 10 cm de altura, forman un césped denso o adquieren forma semiesférica, de ahí el nombre popular, tienen  una cepa leñosa consistente y muy ramificada. Hojas lanceoladas agudas y aristadas de 2 a 6 mm de longitud y 1 mm de anchura aproximadamente, opuestas, enteras, algo arqueadas. Flores pentámeras, solitarias o en gupos densos de 2 a 5 flores con 3 estilos. Pétalos blancos de 6 a 10mm mayores que el cáliz. Fruto capsular de 3 a 5 mm. Semillas negras y arriñonadas.
Florece de junio a agosto, según altitudes.
Frecuente en pedregales y roquedales siempre calizos de zonas de montaña, tanto en enebrales y sabinares como en cumbres desarboladas, desde 1.000 m de altitud hasta cerca de 2.000 m. Especialmente adaptada a parajes ventosos y desprotegidos
Se encuentra distribuida por las montañas calizas de la Península Ibérica. Relativamente abundante en la zona de la Meseta de Quejigales hasta el Torrecilla.
El género fue descrito por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum 1: 423. 1753.
Arenaria: nombre genérico que deriva del término latino arenarius  “de arena, arenoso”. La planta a la que J.Bauhin dio este nombre en 1631 vive en terreno arenoso.

Bibliografía
www.ecured.cu
es.wikipedia.org

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Cojín de monja, piorno azul,

Andrés Rodríguez González Diciembre 8th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Cojín de monja, piorno azul, cojín de pastor, rascaculos, erizo. Erinacea anthyllis

Este es un arbusto almohadillado o de forma globular con una bella floración de color azul, por lo que a veces es llamado también piorno azul. Puede alcanzar hasta 1 m de altura, aunque lo normal es que no sobrepase los 60 cm.
Planta endémica de la región Ibérica – Norteafrica, de distribución mediterránea occidental,   habita en centro y este peninsular, sur de Francia, y norte de África. Este de la Península Ibérica, casi ausente al Sur de los Sistemas Ibérico y Central y al Norte de la depresión del Guadalquivir.  En Andalucía es una planta frecuente en la media y alta montaña de los Sistemas Béticos. En la Serranía de Ronda habita en zonas altas de la Sierra de Las Nieves.
Es una planta representativa de los matorrales almohadillados de alta montaña, con preferencia para los   suelos calizos aunque se muestrea bastante indiferente respecto al suelo. Sobre todo abunda en laderas margosas o pedregosas, crestas secas y zonas con vientos frecuentes como la Meseta de Quejigales.
Pequeño arbusto perenne, de   hasta 60-70 cm de altura, de porte almohadillado, muy ramificada desde la   base, con ramas intrincadas y compactas,   verdes, glabras en la madurez, estriadas, erectas o erecto-patentes,   rematadas en espina fuerte, punzante. Hojas entremezcladas en la maraña de ramas,   dispuestas de forma opuesta, compuestas, con peciolo corto y raquis largo, de   foliolos reducidos, de oblongos a lanceolados, con extremo romo y base   atenuada, seríceos, plateados. Florece de forma muy temprana para la alta  montaña desde abril o mayo hasta julio. Flores mayoritariamente en número de dos, opuestas   entonces entre sí, o bien en verticilos de 3, raramente 4, de color azul   violáceo, con cáliz de aspecto inflado, cubierto de pelos blanquecinos. Fruto de tipo legumbre, oblonga, con 3-6   semillas.
Hay que tener mucho cuidado con esta planta, la punta de sus múltiples ramificaciones son sumamente puntiagudas y provocan pinchazos muy dolorosos, de ahí el nombre vulgar y sarcástico de cojín de monja o pastor, rascaculos, erizo, etc.

Bibliografía
herbariobotanicaornamental.com
www.granadanatural.com

Paisajes: Sierra de Las Nieves. Meseta de Quejigales.

Andrés Rodríguez González Noviembre 29th, 2016

Sierra de Las Nieves. Meseta de Quejigales.
Planicie ondulada por efecto de la erosión de los torrentes, se encuentra situada entre los 1.600 y 1.800 metros de altitud, su vegetación potencial seria un pinsapar con presencia de quejigos de montaña, así lo atestiguan los pinsapos que se encuentran protegidos por plantas espinosas o los que han crecido en los antiguos vallados que se han eliminado recientemente. Los pastores eliminaron el bosque natural de pinsapos y han dejado un quejigal muy aclarado con arboleda formada de quejigos de montaña con poca regeneración que producen bellotas y dejan pasar sufiente luz para que se desarrolle un pastizal que mantiene los rebaños de ovejas que, en mi opinión, no deberían estar en la Meseta que tiene la catalogación de Zona de Reserva del Parque Natural Sierra de Las Nieves.

La visión hacia el Parque Natural de Los Alcornocales (suroeste), como todas las que se ven desde este maravilloso oteadero, es sencillamente espectacular.

Contrastes en la Sierra de las Nieves

Andrés Rodríguez González Abril 23rd, 2016

Contrastes en la Sierra de las Nieves
Apenas se ha acabado la nieve y ya la echo de menos. Como recuerdo os regalo cuatro fotos de la Sierra de Las Nieves a las que tengo un especial cariño por lo que representan para mí.  La Nava, primer lugar que conocí de la Sierra de las Nieves acompañado de D. Julian de Zulueta. Cañada de Las Ánimas, el sitio donde me gustaría morir un día de invierno. Pinsapos nevados y a la vez con sol, que representan la esencia de la vida de la Sierra de Las Nieves. Quejigos con hielo en la Meseta de Quejigales donde se aprecia los fuertes contrastes que marcan la personalidad de estas tierras.

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Acentor alpino (Prunella collaris)

Andrés Rodríguez González Enero 6th, 2016

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA
Acentor alpino (Prunella collaris)

También llamado en algunos lugares Gorrión de los Montañeros. De las tres subespecies reconocidas en Europa, collaris es la más ampliamente repartida y la que ocupa la Península Ibérica.
Este típico pájaro de alta montaña puede vivir hasta en las cumbres más elevadas de Pirineos o Sierra Nevada, altitudes a las que se aventuran muy pocas especies. No es escaso en altas cotas de nuestras montañas, puede aparecer posado muy cerca del observador o incluso acercarse bastante para comer restos de comida, de ahí que le llamen Gorrión de los Montañeros. Suele acercarse a refugios y estaciones de esquí, donde se muestra muy confiado ante la presencia humana.
El Acentor Alpino es un pájaro robusto y compacto que una vez se identifica no ofrece ninguna duda, excepto con los jóvenes del año que carecen de la garganta blanca moteada hasta bien entrado el otoño.
Es un pájaro poco conocido de plumaje mucho más vistoso que el Acentor Común, además no es tan esquivo como éste y suele moverse en bandadas.  Su canto es agradable, muy sostenido y fuerte que emite lo mismo al vuelo que desde una posición destacada.
En España se reproduce en las cordilleras Cantábrica, Pirineos, Sistema Central, Penibética, y más escaso en el Sistema Bético. Los ejemplares fotografiados lo han sido en la Meseta de Quejigales, en el Puerto de Los Pilones.
Se identifica fácilmente por su garganta blanca moteada con puntos negros o marrón oscuro; la cabeza y el pecho son grises o pardo grisáceos y los flancos están listados de color castaño; las partes superiores son grises, el dorso está rayado y las alas son de color marrón oscuro o negruzco con puntos blancos en las plumas cobertoras; la cola es marrón con puntas claras.
La construcción del nido empieza sobre mitad de mayo, lo hace la pareja en común en el hueco de rocas muy bien protegido aprovechando repisas y salientes en cortados; ponen de 3 a 4 huevos de color azul verdoso, la incubación por ambos sexos dura de 14 a 16 días, los pollos sobre los 16 días salen del nido quedando entre las rocas, donde siguen cebados por los padres y volando sobre los 23 días.
Su alimentación es principalmente de insectos.
Parte de la población europea es residente, aunque en invierno puede desplazarse a zonas más bajas, por debajo de la línea de nieve; otra parte de la población realiza movimientos migratorios moderados a países del sur de Europa o incluso del norte de África. La migración otoñal tiene lugar en octubre, y el regreso a los territorios de cría se produce en abril.

Bibliografía
www.pajaricos.es
www.seo.org

Fauna de la Serranía de Ronda: Salamandra

Andrés Rodríguez González Octubre 21st, 2015

Fauna de la Serranía de Ronda
Salamandra
Su nombre científico es Salamandra salamandra
Es un anfibio con cola, (urodelo), tiene aspecto grande y torpe robusto pero apenas mide entre entre 12 y 23 cm. incluida la cola. La cabeza es casi tan ancha como larga, algo aplanada y normalmente con el morro redondeado, pudiendo algunos ejemplares tenerlo algo puntiagudo. En ella tiene unos abultamientos grandes y bien señalados llamados “glándulas parótidas”. Los ojos son grandes y saltones y el iris de color pardo oscuro. Las patas son cortas y gruesas y poseen unos dedos deprimidos. La cola también es corta, de sección redondeada, y su longitud no sobrepasa la de la cabeza y el cuerpo juntos.
La piel de la espalda y los costados es lisa y brillante, de color negro con manchas irregulares amarillas, esa coloración puede variar bastante según las zonas donde habite, desde que el amarillo no se aprecie hasta otras donde predomina e incluso puede aparecer en forma de frangas.
Los adultos son de costumbres nocturnas y terrestres, se mueven más al anochecer y al amanecer, pero si el tiempos es lluvioso se ven más de día. Comienza su actividad anual con las primeras lluvias del otoño tras pasar el verano en un periodo de inactividad. Se desplaza con lentitud, y durante el día, permanece oculto bajo piedras, agujeros, bajo hojarasca, líquenes, troncos. Normalmente se mueve en un radio de entre 10 y 20 metros..
Existen 5 subespecies de salamandra común en la Península Ibérica, diferenciándose entre ellas por el tamaño, coloración, diseño, etc.
Las salamandras suelen vivir en libertad normalmente hasta unos 20 años, si bien en cautividad pueden durar hasta 50 años.
Su hábitat es principalmente forestal, se le encuentra en bosques de ribera y laderas sombrías, cerca de los cursos de agua, huertas, pastizales, pinares, etc., rehuyendo de terrenos secos. La fotografía es de un ejemplar localizado en una fuente situada en la Meseta de Quejigales donde prácticamente vive todas las fuentes que existen allí. Como el ejmplar se encontraba dentro del agua la calidad de la foto no es mucha.

Vive en suelos espesos cubiertos de hojas o líquenes, ocultándose durante el día bajo piedras, troncos caídos, agujeros, entre la maleza, etc. En general les gustan los lugares húmedos. Puede adaptarse a vivir desde el nivel del mar hasta los 1.800 metros.
Se reproduce durante el otoño cuando las salamandras, apenas llega esta estación entran en celo, apareándose en tierra durante la noche. El macho sigue a la hembra y se coloca sobre ella, se desliza hacia abajo, y comienza a rozar su hocico con la garganta de la hembra, para, una vez fecundada, la pareja se separe.
Dependiendo de la zona, desde diciembre a febrero, la madre puede dar a luz hasta 86 larvas, pero normalmente las puestas son de unas 30 o 40 larvas envueltas en una membrana de la que se sueltan rápidamente. Las larvas son de aspecto robusto con la cabeza muy ancha y desde que nacen, ya poseen las 4 patas desarrolladas y nadan a la perfección. Son depositadas en pequeños charcos de manantiales o zonas encharcadas, observándose el mayor número de larvas en el agua entre los meses de enero y febrero. La cresta dorsocaudal (cresta que presentan en la espalda y parte superior de la cola) nace en la mitad del cuerpo, y la punta de la cola es redondeada. Su color es color grisáceo, con manchas pardas y reflejos metálicos, y el vientre blanquecino. Al ir creciendo, las manchas oscuras se hacen más notables y aparecen manchas blancas muy características en la base de las patas que al acercarse la metamorfosis se vuelven amarillas. Pasados 3 ó 4 meses, desaparecen las branquias y aparecen ya las manchas amarillas, para completar el desarrollo larvario a los 5 meses, abandonando el agua al medir aproximadamente 6 cm, y ya con el aspecto y coloración de los adultos. Tras la metamorfosis, los juveniles son idénticos a los adultos, realizando largos desplazamientos desde los regatos donde nacieron, alcanzando la madurez sexual a los 3 ó 4 años.
Come principalmente presas a base de pequeños gusanos, lombrices de tierra, caracoles, insectos, y arácnidos siempre que sean pequeños, de unas medidas comprendidas entre 4 y 20 milímetros,
Al ser capturada y manipulada, segrega un líquido blanco y espeso que en contacto con la boca, ojos o nariz, produce irritación.
Entre los animales que se alimentan de esta la salamandra, está la Culebra de collar, Culebra viperina, Víboras, Turón y Nutria.

Bibliografía
http://www.faunaiberica.org

Fauna de la Serranía de Ronda: Lagartija colilarga.

Andrés Rodríguez González Septiembre 14th, 2015

Fauna de la Serranía de Ronda: Lagartija colilarga.
Según el magnífico naturalista de la Serranía de Ronda, Carlos Guerrero Barragán, casi con total seguridad, el ejemplar fotografiado en la Meseta de Quejigales, se trata de Psammodromus jeanneae la lagartija colilarga oriental, si bien en la foto no se aprecian bien las características que las diferencian y en nuestras sierras confluyen las dos especies. En cualquier caso parece un macho, pero no con los colores de reproducción. La clave identificatoria está en las dos líneas supraciliares y las otras dos supralabiales de color claro (blancuzco o amarillento) con una linea negra entre ellas. Por la longitud de la cola y el engrosamiento en la base de la cola debe tratarse de un macho.
La bibliografía  dice que en la Península Ibérica se habrían diferenciado dos linajes, uno oriental y otro occidental, hace unos 3,6 millones de años. Las poblaciones norteafricanas estarían emparentadas con el linaje occidental, de las que se habrían diferenciado hace unos 1,9 millones de años. Si bien otros autores proponen el aislamiento reproductivo entre las poblaciones ancestrales de P. algirus a ambos lados del estrecho de Gibraltar tuvo lugar hace unos 2,98-3,23 millones de años, y que la separación entre las poblaciones del centro y del sur peninsular tuvo lugar hace 1,4-1,54 millones de años.
Presenta coloración del dorso pardo clara, pardo cobriza u olivácea. Dos líneas supraciliares y otras dos supralabiales blancuzcas o amarillentas. Entre la supraciliar y la supralabial de cada lado se dispone una banda oscura. En muchos ejemplares se distingue una línea vertebral oscura con una línea clara a cada lado. También hay ejemplares en los que el diseño falta por completo. A cada lado del cuerpo dispone de ocelos axilares de color azulado, de tamaño decreciente hacia la parte posterior del cuerpo. Inferiormente son blancuzcos. Los machos grandes presentan en primavera los lados de la cabeza y la garganta de color naranja y amarillo. Las hembras en celo muestran color amarillento en la garganta.
Emite chillidos de escasa frecuencia y duración.
Presenta dimorfismo sexual los machos tienen la cabeza mayor que las hembras y la cola es más larga. El número de poros femorales es más alto en machos. Las hembras son algo más grises que los machos. Los ocelos laterales son más grandes y más abundantes en machos (2-7 ocelos) que en hembras (1-3 ocelos).
Puede llegar a alcanzar 93 mm de longitud de cabeza y cuerpo. La longitud de la cola alcanza 230 mm.

Bibliografía
Carlos Guerrero Barragán
www.vertebradosibericos.org

La Bella Decrepitud del Pinsapar de La Yedra.

Andrés Rodríguez González Julio 5th, 2015

La Bella decrepitud del pinsapar de La Yedra.

Situado en la base de la ladera suroeste del Torrecilla, en la Sierra de las Nieves, es, para mí, el más impresionante de los pinsapares.
Se presenta a los ojos del que por allí anda, como si una banda de maleantes destroza-árboles hubiera tenido como fin y misión única el romper ramas, arrancar árboles enteros, desgajar troncos o talar copas de pinsapos gigantes. Y doy fe que han cumplido con creces esa macabra función.

Es un pinsapar que ocupa el lecho de un torrente, el arroyo de Los Pilones que cae bruscamente desde las grandes alturas de la Meseta de Quejigales hasta Río Verde. Esta situado entre el pico Torrecilla y el Cerro Alzaba también llamado La Muela.
Las laderas son de tan elevada pendiente que es más seguro andar a cuatro patas que a dos, sin duda los pinsapos sufren como en ningún otro lugar las fuertes ventiscas, las nevadas y las inclemencias del tiempo más duras que imaginemos.
Si ya es una aventura hacer la ruta de acceso desde el Carril de Tolox, entrar y salir desde la Meseta de Quejigales requiere una buena forma física, pero si eso mismo se hace con nieve la aventura se transforma en peligrosa y si se hace en medio de una nevada entrando desde el Carril de Tolox e intentando salir por la Meseta de Quejigales, es muy posible que acabe con algún aventurero seriamente dañado.

Ha sido durante varios siglos el pinsapar situado a más altitud en la Sierra de Las Nieves, quizás por ello ha sido intensamente ramoneado por cabras y ovejas de forma que la regeneración es muy escasa, son pocos los pinsapos jóvenes que por allí se ven y menos aún los pinsapos maduros productivos de muchas semillas. En su inmensa mayoría son pinsapos muy viejos, amputados, con grandes ramas caídas por el suelo hasta el punto que resulta muy difícil andar y desplazarse, más aún cuando el viejo camino apenas está dibujado en muchos lugares y los grandes troncos, caídos o arrancados de cuajo por las ventiscas  y el peso de la nieve han hecho que muchos tramos de la vieja vereda sean totalmente impracticables.

Cuentan los viejos pastores que en el Pinsapar de La Yedra existía un gigantesco pinsapo donde anidaban una pareja de águilas, cuando los pollos estaban ya crecidos y su demanda de alimentos era grande, los pastores mandaban subir hasta el nido a los muchachos que los acompañaban y ayudaban a guardar el ganado, cuando subían colocaban un palote de madera en el pico de los pollos que les impedía tragar los conejos que les traían la pareja de águilas adultos. Los niños subían de nuevo cada vez que las águilas traían conejos. Era cuestión de esperar para conseguir asi varios conejos cada día.

Denuncia: El enemigo actual del pinsapo

Andrés Rodríguez González Junio 19th, 2015

El gran enemigo del Pinsapo

siguen siendo los rebaños de ovejas que campean a sus anchas por la Meseta de Quejigales. Es algo incongruente y absolutamente incompatible con el concepto de Parque Natural y mucho menos con LA FIGURA DE PARQUE NACIONAL QUE SE PRETENDE CONSEGUIR PARA LA SIERRA DE LAS NIEVES.

Como ejemplo valgan estas fotos de una oveja que otea sus propiedades desde las almenas de su castillo como si de un señor feudal se tratara y de un pinsapo ramoneado y que no puede crecer más allá de la altura de las grietas de la roca que le protege de los dientes del devorador.

Paisaje de la Serranía de Ronda: PINSAPAR DE LA CAÑADA DEL GARRATOBAL

Andrés Rodríguez González Octubre 30th, 2013

Paisaje de la Serranía de Ronda

PINSAPAR DE LA CAÑADA DEL GARRATOBAL

Elevación 1680 mt

Coordenadas 36º41´30´´N  4º59´52´´O

Se trata del pinsapar más alto de la Sierra de Las Nieves y de la península. Es un pinsapar joven que se está desarrollando en la Meseta de Quejigales, lo que parece indicar dos cosas, que en la Meseta hubo pinsapos que fueron eliminados para favorecer a los quejigos por su bellotas y conseguir pastos para el ganado y que los pinsapos recuperan terrenos perdidos escalando hacia zonas más altas y frías ante el cambio climático.

La foto es de Vicente Astete.

Next »