Archive for the 'Plantas y Árboles' Category

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA HIERBA MORA. Tomatillo del diablo

Andrés Rodríguez González Marzo 13th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

HIERBA MORA. Tomatillo del diablo

Su nombre científico es Solanum nigrum.

Planta herbácea, anual, crece de manera silvestre en casi todo el mundo.

Familia de las Solanáceas, como el tomate, la berenjena, pimientos y patata. Posee tallos de hasta cincuenta centímetros de altura, ramosos y velludos, hojas lanceoladas, con dientes en el margen, flores axilares, de corola blanca y fruto en baya negra de un centímetro de diámetro. De origen sudamericano

Es una planta a la que no suele prestarse atención, pero al menos se debe saber que es tóxica, aunque, como suele ocurrir con la flora que contiene alcaloides potencialmente peligrosos, también ha sido usada por la medicina natural. La hierba  mora contiene propiedades analgésicas y sedantes, pero no debemos olvidar que es una planta tóxica y por lo tanto, no debe usarse. Se ha hallado un glucoalcaloide llamado solanina. Según el terreno y las condiciones de nutrición varían las concentraciones de la sustancia tóxica incluso en plantas muy cercanas unas a otras, pudiendo llegar a ser sumamente peligrosa.

El alcaloide lo emplea la planta como defensa contra los predadores; sin embargo, cuenta con cierto uso en fitoterapia. En medicina popular se ha utilizado para untarla sobre la piel en zonas golpeadas, heridas, abscesos y para el dolor de muela para disminuir el dolor. En el caso de las heridas, se colocaba la hierba mora previamente machacada, para producir la cicatrización, al parecer con efectos inmediatos, según dicen si se aplica la hierba mora toda la noche, al día siguiente la herida se estará cicatrizada completamente. No solo se ha usado para uso externo, puesto que si se toma el jugo de las hojas frescas de la hierba mora, también se puede aliviar los dolores estomacales. El fruto maduro de la hierba mora se ha usado para mermeladas y  y conservas, en otros lugares se lo comen como a cualquier otra fruta. Se usa como infusión para aliviar los cólicos digestivos, empachos, vómitos, espasmos y las lombrices. En algunos lugares del mundo, como en las Antillas, se ha cultivado para consumir sus hojas como si fueran espinacas (previamente hervidas para eliminar la efectividad de sus componentes tóxicos).

La planta posee pequeñas flores que parecen estrellas blancas con corazones amarillos en su centro, forma arbustos de un verde intenso y que crece por doquier entre el resto de la flora sobre todo en invierno. Su cáliz es como una pequeña campana de cinco sépalos sobre la que se asienta una corola blanca y estrellada, de seis a doce milímetros de diámetro. En su centro se observan las amarillas anteras de los cinco estambres, y en verde, se distingue el estigma. Esta flor guarda mucha similitud con la flor de la patata, lo cual no es de extrañar porque también con esta planta comparte familia, la de las solanáceas, un amplio grupo en el que se incluyen especies que son alimentos coma la berenjena, pimientos y tomate pero también otras especies conocidas por su toxicidad como la belladona o el estramonio.

Las flores se convierten en bayas oscuras del tamaño de un guisante y bastante tóxicas, sobre todo al madurar, cuando contienen mayor concentración de alcaloides como la solanina. De hecho, las referencias a casos de intoxicación señalan que muchas de ellas han podido producirse por confundir estas bayas con guisantes. Plinio, en su Historia natural, escribió de esta planta, usada por sus efectos psicoactivos, que «bastan algunas gotas de su zumo para perturbar la razón. Sin embargo, los autores griegos juegan con ella: según dicen, a la dosis de una dracma provoca imaginaciones lascivas, visiones fantásticas, que parecen reales; a dosis doble, una verdadera locura, y a cualquier dosis mayor, la muerte». Y puede leerse en la entrada sobre Solanum nigrum en el libro ‘Plantas medicinales. El Dioscórides renovado’, de Pio Font i Quer. Lo cierto es que Plinio podría referirse a S. villosum, que algunos autores consideran una de las variedades más extendidas de S. nigrum, mientras que otros la diferencian de tal modo que podría tratarse de una especie distinta. Cuestiones taxonómicas que a menudo resultan controvertidas y que a veces se reducen a tecnicismos poco prácticos aplicados a la divulgación.

Algunos expertos aseguran que apenas seis bayas de esta planta pueden resultar mortales para un adulto, a pesar de que la toxicidad y sus efectos dependen de múltiples variables más allá de la cantidad del veneno. En cualquier caso, esta planta tan peculiar es citada en todas las listas de flora que hay que mantener lejos de perros, gatos y niños. Hay que tener en cuenta, asimismo, que su veneno puede ser efectivo a través de la piel, por lo que tampoco es conveniente tocarla. Y, a pesar de todo ello, y por sus propiedades narcóticas, la hierba mora se ha empleado tradicionalmente como analgésico, así como para tratar afecciones de la piel

Existen diversas variedades de esta especie y cierta confusión entre ellas. Actualmente, muchos expertos consideran que S. nigrum y S. americanum son una única especie. Y tanto ella como sus variedades se encuentran en la lista de casi 200 plantas cuya venta está prohibida en España (orden SCO/190/2004 de 28 de enero), aunque no parece haber necesidad de adquirirla dada la abundancia que de ella se encuentra en prados y sembrados.

Como curiosidad, la denominación del género Solanum parece provenir del viento solano, que sopla del Este, tal vez por la forma de estrella de su flor o por antiguas leyendas que cuentan que esta planta, al igual que el influjo continuo de ciertos vientos, puede inducir a la locura.

Bibliografia

https://www.adipiscor.com

https://www.sertox.com.ar

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA: Madroño

Andrés Rodríguez González Marzo 11th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA

Madroño Arbutus unedo

La planta que emborracha.

Es una planta que tiene la mala fama de que al ingerir sus frutos las personas se emborrachan. Esta creencia popular no va del todo descaminada ya que los frutos del madroño al madurar, fermentan y contienen cierta cantidad de alcohol, por lo que su consumo excesivo puede provocar mareos y dolores de cabeza.

“Arbutus” es el nombre que los romanos daban al madroño y a sus frutos; “unedo” procede de “edo”, que significa comer, “unus o uno”, es decir, “comer sólo uno”, aludiendo a la propiedad de emborracharse con sus frutos si se abusa de ellos.

El madroño es una especie fundamentalmente mediterránea que también se distribuye por las islas atlánticas de Irlanda, Canarias, Azores, Madeira y Cabo Verde. En la Península y Baleares aparece en casi todas la provincias, pero escasea o falta en las zonas más continentales y frías del interior. En la Serranía busca zonas que no sean excesivamente frías, como algunas zonas protegidas del frío intenso de La Nava y Conejeras y otras más cálidas como el Valle del Genal o la parte de la carretera de San Pedro cercana al Alcuzcuz.

El madroño es un arbusto o pequeño arbolito que alcanza los 8 m de altura si se le deja crecer. Tiene una copa densa y globosa que genera mucha sombra. La corteza es pardo-rojiza, agrietada y escamosa, se desprende en plaquitas. Las ramillas jóvenes son rojizas, si bien al madurar se tornan grisáceas. Las hojas son persistentes, simples, alternas, lanceoladas, de color verde intenso, brillantes por el haz y mate por el envés, de 8-10 cm de largo por 3-4 de ancho y de margen serrado. Las flores son blancas o rosado-claras, aparecen en grupos colgantes al final del otoño o a comienzos del invierno y tienen forma de campanita cerrada. Los frutos al madurar tienen un aspecto granulado, carecen de piel, son carnosos, redondeados, de 2-3 cm, rojos o de naranja intenso en el exterior  y amarillo-anaranjados por dentro. En invierno se puede ver al madroño con flores y frutos maduros a la vez.

Es una planta propia de los bosques de hoja persistente del clima mediterráneo. Crece sobre todo asociada a los alcornocales, con los que comparte área de distribución en las zonas de sustrato ácido, si bien el madroño además se distribuye por los terrenos básicos. La encontramos desde el nivel del mar hasta los 1200 m, siempre que las heladas no sean excesivas. Aunque prefiere los suelos bien desarrollados y frescos, a veces aparece en terrenos pedregosos. Por otro lado, la protección que ofrece de su copa y la presencia de frutos en invierno, hacen del madroño una planta muy importante en los ecosistemas como refugio y alimento para la fauna.

La madera es densa, muy dura, de excelente calidad como leña y muy apropiada para hacer carbón vegetal. Sirve para tallar pequeñas piezas como cuencos y cubiertos; sin embargo no se usa mucho para tornear si no está bien seca porque tiende a retorcerse.

Las hojas y la corteza se han empleado como curtientes por su alto contenido en taninos; su raíz, para teñir de rojo, y en medicina para combatir diarreas  al tener propiedades astringentes, favorecer el tránsito de la orina, al tener diuréticas y limpiar, como desinfectante, las vías urinarias.

Además, a pesar de que crece lentamente, es una planta muy interesante desde el punto de vista ornamental por el colorido de sus hojas, flores y frutos. Asimismo se usa para restaurar los ecosistemas mediterráneos degradados y en los ramos de flor cortada por el verde lustroso de sus hojas. También se llaman madroños a las borlas ornamentales de los vestidos goyescos que se asemejan al fruto.

El uso más conocido del madroño se debe a sus frutos, que se pueden comer solos o bien elaborar con ellos compotas, vinagres y aguardientes, muy apreciados en Portugal, Extremadura, Asturias y Madrid. Recordemos que en el escudo de esta última ciudad figura el madroño junto a un oso.

El madroño aparece en los catálogos de flora amenazada o protegida de las comunidades de Castilla-La Mancha, Madrid, Murcia y Valencia, mientras que en Andalucía figura como una especie regulada para su explotación en los terrenos forestales privados.

Bibliografía

http://www.arbolapp.es

PLANTAS DE LA SERRANIÍA DE RONDA. Olivillo

Andrés Rodríguez González Febrero 27th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA.

Olivillo. Phillyrea angustifolia

También llamada Olivilla y labiérnago blanco.

El nombre del género, Phillyrea, deriva del griego y era la denominación que recibía una planta de hojas muy parecidas a las del olivo; el epíteto específico, angustifolia, hace referencia a sus hojas particularmente estrechas.

Es un arbusto o pequeño arbolillo que siempre se mantiene verde y puede llegar a tener hasta de 5 m de altura. Presenta un porte abierto y denso, con ramas delgadas, más o menos erectas y en general flexibles. Su tronco es corto, al ramificarse pronto, hace que la copa tienda a estar a poca altura del suelo. La corteza es más o menos lisa y de un color pardo grisáceo que se va oscureciendo cuando el ejemplar se hace adulto. Tiene hojas simples, opuestas, lanceoladas, habitualmente tres veces más largas que anchas, de 3-8 cm de longitud por hasta 1 cm de anchura, casi sin rabillo y en general con el margen entero o con apenas algunos dientecitos muy espaciados, son de cierta consistencia, verdes por el haz y más pálidas por el envés. Esta especie es ‛dioica’, por lo tanto, presenta individuos con flores hermafroditas y otros cuyas flores son aparentemente hermafroditas pero que solo funcionan como masculinas (androdioica). Las flores, diminutas y muy perfumadas, nacen en primavera en cortos ramilletes junto a la base de los rabillos de las hojas. Cada una consta de 4 pétalos blanco verdosos que están soldados en la base para formar un tubo muy corto. En general, el aspecto del labiérnago recuerda al del acebuche o al del olivo; sin embargo, difiere claramente de estos por sus pequeños frutos carnosos (llamados técnicamente drupas), de menos de 1 cm, de color negro azulado en la madurez y con una forma redondita al principio que luego se vuelve algo picuda en su ápice. Cada fruto contiene un huesecillo.

Vive en zonas boscosas y de matorral donde no haga mucho frío, el labiérnago tolera bien las altas temperaturas estivales o la sequía, pero muy mal el frío. Es relativamente escaso en la Serranía por esa causa. Es indiferente al tipo de suelo y puede vivir en terrenos de arenosos a arcillosos, así como en sustratos pobres en nutrientes y materia orgánica.

Es una especie propia del matorral mediterráneo. Por su agradable y persistente follaje de color verde intenso, habitualmente se cultiva como planta ornamental. Como aguanta bien la poda, con ella se pueden formar setos. Por otro lado, debido a su resistencia al estrés hídrico, se considera una especie particularmente interesante para repoblar lugares muy expuestos al sol y para su introducción en zonas degradadas.

Su madera tiene fama de ser algo quebradiza, por lo que no es apreciada en carpintería. Sin embargo, es bastante buena como leña, pues produce una llama muy activa, y también da un excelente carbón.

La corteza del labiérnago se ha empleado para curtir cueros por su contenido en taninos, mientras que sus hojas servían antiguamente para teñir el cabello.

Antes se han utilizado las hojas y los frutos en infusión por sus propiedades astringentes y refrigerantes, así como para mitigar úlceras e inflamaciones bucales. También parece tener propiedades diuréticas y que se ha empleado contra las fiebres intermitentes. Asimismo, las flores se han utilizado para hacer cataplasmas contra el dolor de cabeza.

Los frutos son dispersados principalmente por aves frugívoras, como las ‛currucas’, y secundariamente son transportados por hormigas. Las aves tienen una doble misión: transportar las semillas y aumentar su capacidad germinativa. Para la segunda función, el paso por su aparato digestivo es primordial dado que los ácidos gástricos actúan reduciendo el grosor de las duras cubiertas de las semillas. Una vez expulsadas, estas tienen una mayor permeabilidad y germinan mejor.

Es una buena planta melífera, ya que produce un néctar muy atractivo para las abejas, aunque no se conoce ninguna miel monofloral de labiérnago.

Bibliografía

http://www.arbolappcanarias.es

PLANTAS DE LA SERRANÍA: MANDRÁGORA

Andrés Rodríguez González Febrero 26th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANÍA

MANDRÁGORA (Mandragora atumnalis). La planta de las brujas.

La mandrágora es una planta que contiene una sustancia activa muy potente, la atropina.  Administrada en pequeñas dosis adormece, pero por el contrario, en grandes dosis, es un estimulante muy potente que provoca alucinaciones, quizá por eso en la Edad Media se decía que era una planta que “adormece el primer día y vuelve loco el segundo”.

La mandrágora pertenece a la familia de las solanáceas, es decir, está emparentada con la patata, la belladona, la belladona andaluza y el tomate. Crece en zonas boscosas húmedas cerca de ríos y arroyos. Su raíz es gruesa, larga, generalmente dividida en dos o tres ramificaciones de color blanquecino que se extienden por el suelo, sus hojas son de un tono verde oscuro, sus flores son blancas, ligeramente teñidas de púrpura. El fruto es parecido a una manzana pequeña y exhala un olor fétido.

Su forma parecida a nuestro cuerpo casi humana ha hecho de la mandrágora una planta muy usada por las brujas y temida por distintas civilizaciones. Es, junto con el muérdago, la planta mágica más conocida y utilizada de todos los tiempos.

Se trata de una planta altamente tóxica, algo que la relaciona con sus usos mágicos y como anestésico. Puede llegar a provocar la muerte si es ingerida directamente, y tiene actividad a través de la piel, por lo que es poco prudente manipular sus hojas, frutos y, sobre todo, sus raíces. Entre los síntomas de intoxicación por mandrágora se han documentado mareos, dificultades para respirar y bradicardia. Su cultivo es peligroso, pero al tener flores muy bonitas y vistosas, alguien que no conozca sus peligros y por su valor ornamental muy alto, puede animarse a cultivarla lo que resulta del todo desaconsejado

Las propiedades medicinales de la mandrágora existen, y están vinculadas al campo de la anestesiología. SU USO SIEMPRE DEBE HACERSE BAJO LA SUPERVISIÓN DE UN ESPECIALISTA. Entre las propiedades ayudar a provocar el vómito, calmar dolores bucales y provocados por golpes en articulaciones, disminución de los dolores causados por fracturas de huesos y eliminación parcial de dolores de cabeza y migrañas.

En la antigüedad era la planta de las brujas y hechiceros por excelencia. Sus utilidades eran muchas y variopintas, por ejemplo se utilizaba para espantar a los animales salvajes por lo se plantaba alrededor de las casas, también a los malos espíritus o para realizar ritos amorosos. Se decía que era una raíz que adoptaba forma humana y gritaba ates de ser arrancada, por ello los buscadores de mandrágora se tapaban los oídos con cera. La raíz de la mandrágora suele ramificarse en dos por lo que sus raíces parecen piernas. Su flor es blanca y morada y su fruto es como una manzanita que huele muy mal al abrirse. La mandrágora también era utilizada para tratar la infertilidad, también se conocía como la planta que podía convertir cualquier cosa en invisible y ayudaba a encontrar tesoros. Por estas creencias populares, una sola raíz de mandrágora costaba el sueldo de un año a cualquier campesino en la Edad Media.

Posiblemente, es la forma humana de sus raíces lo que ha hecho que pueblos a lo largo y ancho del planeta hayan otorgado a esta planta distintas propiedades mágicas, convirtiéndola en remedio para enfermedades, invocadora de magias y en un potente afrodisíaco. Multitud de leyendas se han formulado en torno a la mandrágora, las más importantes están relacionadas con su origen y con la forma de la raíz.

Su fama es casi tan antigua como la humanidad misma, ya desde la Grecia clásica la mandrágora era ampliamente utilizada y se le conocía con el nombre de planta de Circe, en honor a la famosa diosa y hechicera del mismo nombre a quien Homero inmortalizara en su famosa Odisea. Según la tradición oral, esta planta era vista como símbolo de prosperidad y buena fortuna. Hipócrates describió sus raíces y Dioscórides la incluye en su libro más famoso, “De Materia Medica”.

Los antiguos pobladores de África y también en algunos poblados de Asia se creían que tenía propiedades curativas y por ello la utilizaban para lavarse las manos y los pies. Es aquí donde la fama de la mandrágora se enlaza con la tradición judaica, donde la raíz de esta planta era utilizada como un potente fertilizante. En el Antiguo Testamento Raquel, esposa de Jacob, que era estéril, se quedó embarazada tras tomar una infusión de mandrágora.

De hecho, para la tradición rabínica la mandrágora crecía al pie del árbol del Edén, por lo que muchos la han identificado con el esperma, argumentando que sus virtudes maravillosas virtudes procedían del hecho de ser el producto vivo de donde salió Adán. Durante la Edad Media se extendió la tradición de que la mandrágora nacía del esperma de los ahorcados de donde es muy probable que se le otorgaran sus atributos afrodisíacos. También en esta época, se la consideró el mejor de los medicamentos.

Se aplicaba en forma de cataplasma o se tomaba en caldo, o se hacía al enfermo sostenerla con la mano derecha. Decía que curaba la languidez, la jaqueca y los dolores de cuello. Santa Hildegarda de Bingen (alemana conocida también como Sibila del Rin) detalló sus virtudes en el siglo XII diciendo de la mandrágora que tomada con vino ahuyentaba la melancolía del alma, y que su infusión reanimaba a aquellos que sufrían nauseas.

Será también en la Edad Media donde esta planta pase de convertirse en medicinal a darse por una planta maldita vinculada a rituales, brujas y hechiceros. La mandrágora contenía el alma de los desesperados y quien la poseía podía escapar a los atentados y volverse invisible. Indicaba también dónde estaban ocultos los tesoros, fecundaba a las vacas y les daba doble leche. Y si se cuidaba durante siete años después de arrancarla se decía que se transformaba en un niño real tras un extraño y complejo ritual.

Uno de los casos más conocidos que alentaba la relación entre brujería y mandrágora ocurrió durante el juicio de Juana de Arco. Durante el proceso de Ruan en el que se puso en duda la validez de la capacidad visionaria de la Dama de Orleans, los jueces la acusaron de llevar oculta entre sus ropas una raíz de mandrágora, un ser demoníaco del que obtenía su maravilloso poder de adivinación y su don de mando, pues según las leyendas, si la raíz de mandrágora se mantenía en casa bien cobijada con paños de seda o lino y si era apropiadamente cuidada y alimentada movería su pequeña cabeza para afirmar o negar a las preguntas que se le hicieran. Estas declaraciones fueron cruciales en la sentencia de muerte de la joven heroína francesa.

Maquiavelo escribió una comedia en el renacimiento, en la que hacía parodia de las creencias populares que daban a esta planta un poder tan mágico. La obra se llamaba precisamente La Mandrágora, trataba de una pareja que no podía tener hijos.

Dos películas recientes en las que ha tomado protagonismos la mandrágora son Harry Potter y El laberinto del Fauno. En ambas, la raíz de la planta aparece vinculada a la magia, y su grito es presentado como uno de los sonidos más agudos y desagradables del mundo.

Bibliografía

http://elherbolario.com

http://espores.org

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Ajo porro, ajoporro, puerro

Andrés Rodríguez González Febrero 18th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Ajo porro, ajoporro, puerro Allium porrum

El puerro, ajo porro o ajoporro, es una planta que pertenece a la amplia familia de las liliáceas que tiene unas 3500 especies que la aproximadamente. Dentro de esta, se destaca el género Allium, al cual pertenecen hortalizas muy conocidas y apreciadas como la cebolla, el ajo, el cebollino y el puerro.

Su origen es incierto, pero se cree que procede de regiones de Europa y Asia oriental. Era empleada por hebreos, babilonios, y egipcios, hace unos 5.000 años. Posteriormente los romanos extendieron su uso por todo el imperio.

Actualmente, las regiones españolas donde más se cultiva el puerro son Navarra, La Rioja y el País Vasco.

En la naturaleza una planta bianual que presenta nuemerosos bulbillos blancos, pero su cultivo se hace de forma anual. En el segundo año se da la producción de las inflorescencias tipo umbelas, de color blanco o rosado.

Al igual que en otras plantas de este género, la cosecha es en fase vegetativa, es decir, no dejamos que llegue a la floración.

El principal componente del ajo porro es el agua, con un 87% de su peso total. Contiene además 45 Kcal de energía, 7,5g de carbohidratos, 0,5 g de grasas, 2g de proteína y 3g de fibra.

Los contenidos de minerales no son nada despreciables, especialmente de potasio, calcio y fósforo. Aunque, dichos contenidos pueden variar dependiendo del sistema de cultivo y la fertilización que se realice. Sin embargo, se pueden encontrar valores de 300mg de Potasio, 60mg de calcio, 45mg de fósforo, 25mg de sodio, 10mg de yodo, 20mg de magnesio y 1mg de hierro. Todo esto, en una ración de 100g de puerro fresco.

Además, los puerros pueden contener 20mg de Vitamina C, folatos, tiamina, riboflavina, vitamina B6, vitamina A y vitamina E.

Gracias a sus excelentes contenidos de minerales y otros componentes, el consumo de ajo porro, especialmente del bulbo y de las hojas de puerro, reporta muchos beneficios para nuestra salud.

Se recomienda el consumo en personas que sufren de hipertensión, ya que ayuda a regular la presión arterial. También, posee propiedades diuréticas y digestivas, por eso, es bueno que se consuma si se sufre de retención de líquidos. Además, si sufres del colesterol debes consumir el bulbo, ya que el mismo posee propiedades hipocolesterolemiantes; es decir, que reduce el colesterol.

Ahora bien, fuera de todas sus propiedades medicinales, uno de sus atributos más apreciados es su singularidad desde el punto de vista gastronómico. El puerro es una hierba única, con un sabor fuerte y un olor muy particular que combina muy bien con aves, carnes, sopas, vegetales y granos.

Bibliografía

https://plantamus.com

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA ADELFA.

Andrés Rodríguez González Febrero 12th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

ADELFA. Nerium oleander

La adelfa es un arbusto que puede llegar a alcanzar los 4 metros de altura. Pertenece a la familia de las Apocináceas.

Es una planta de la cuenca del Mediterráneo, en la Serranía de Ronda abunda en las riberas de los ríos siempre que sean zonas muy frías.

Su nombre científico “Nerium” viene dado por una deidad marina llamado Nereus, famosos en la mitología por sus hijas, las Nereidas. También llama la atención su nombre vasco, “Eriotz-orri”, que significa hoja de muerte, debido a su toxicidad.

Posee una corteza de tono gris y marrón. Sus flores tienen una fragancia muy intensa y destacan por su diverso colorido que va desde las blancas hasta las rojas pasando por las amarillas. Florece de Primavera a Otoño y produce los frutos en otoño. Esos frutos son alargados y secos y liberan unas semillas plumosas muy características que se sirven para dispersarse.

Se cultiva en jardinería sobre todo por su resistencia a la sequía y sus llamativas flores, actualmente se emplea mucho para poblar las medianas de las carreteras de nuestro país. Pero es uno de los vegetales más venenosos de la naturaleza.

La totalidad de la planta contiene toxinas, especialmente olandrina, que guarda gran similitud con los heterósidos digitálicos. Ya en época romana el médico Dioscórides la describía como una planta cuyas hojas y flores resultaban ser un veneno mortífero para los perros, los mulos y muchos animales cuadrúpedos. Sus hojas son ricas en saponina, un potente tóxico, capaz de provocar la muerte de cabras y ovejas. También es peligroso utilizar la madera de adelfa como leña, para encender el fuego o cocinar, ya que también sus humos son perjudiciales para la salud.

En la Guerra de la Independencia (1808-1814),  en la comarca de la Serranía de Ronda hubo fuertes enfrentamientos entre el ejército invasor y las guerrillas loscales. Los campesinos, sabedores de las propiedades de las adelfas decidieron agasajar a los gabachos con una opulenta cena a base de conejos a la brasa. Para ello los hombres salieron al monte a cazar los conejos, mientras las mujeres recolectaron las ramas más vigorosas de adelfa y las despojaron de sus hojas. También recogieron romero, tomillo, mejorana, hierbabuena y romero. A la caída de la tarde los cazadores regresaron con una buena partida de conejos, un jabalí y algunos corzos, desollaron los conejos e hicieron tiras con el resto de la carne. Las mujeres habían preparado, mientras tanto, una buena lumbre. El festín estaba preparado para «obsequiar» a los galos. Los soldados devoraron la carne y bebieron a placer el vino de la comarca. Después del opíparo banquete bailaron a la luz de las hogueras. Poco a poco el sopor se adueñó de ellos y la sombra del sueño se extendió por el campamento. A la mañana siguiente la mayor parte del batallón estaba muerto, el resto intoxicado.

Entre las cuatro y las doce horas después de la ingesta de adelfas aparecen vómitos, diarrea, que puede estar acompañada de sangre, alteraciones del ritmo cardiaco y sensación de vértigo. En los casos más severos la sintomatología termina en parada cardiorrespiratoria. Se piensa que las adelfas más tóxicas son las que tienen flores rojas.

Una última curiosidad, dedicada a los amantes del séptimo arte, en la película «La flor del mal»  de 2003, la arrogante Ingrid, interpretada por la atractiva Michelle Pfeiffer, decide envenenar a su amante con adelfas.

Es muy importante mantener fuera del alcance de los más pequeños de la casa esta planta, ya que si se ingieren sus frutos pueden intoxicarse gravemente. Por ello no es aconsejable cultivar adelfas en jardines públicos ni en particulares si se tienen niños pequeños en la casa.

Bibliografía

www.abc.es

www.hogarmania.com

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA. Calistemo, limpiatubos.

Andrés Rodríguez González Febrero 5th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA.

Calistemo, limpiatubos. Genero Callistemon

Esta bella planta de jardinería es conocida también como limpia tubos o limpia botellas por la peculiar forma de sus flores.

En el género de los Callistemon encontramos una gran variedad de árboles y arbustos de hoja perenne muy usadas en jardín o terraza. Sus flores se llevan el apodo de utensilios de limpieza pero en tu terraza o jardín van a lucir de maravilla.

Procede de Australia y Tasmania y llegó a Europa a finales del siglo XVIII. Actualmente se han desarrollado más de treinta variedades muy apreciadas por sus flores que nacen de espigas violáceas que pueden ser de color blanco, rosa, rojo e incluso verde aunque son las rojas las que más destacan por su colorido. Cada planta puede llegar a alcanzar los 3 o 4 metros. De porte leñoso, este arbusto perennifolio es una planta muy resistente que se adapta a suelos pobres. Aunque como es lógico crece mejor en suelos fértiles. Necesita ambientes húmedos requiere riegos abundantes, especialmente durante los veranos calurosos. Aunque pueden sobrevivir a temperaturas que rondan los 10 grados bajo cero, el Callistemon no es muy amigo de las heladas, por lo que en caso de preverlas es mejor proteger la planta con algún plástico para paliar el efecto dañino que las bajas temperaturas le pueden causar. Crece y florece en exposición soleada. Esta planta se desarrolla mejor a pleno sol.

El suelo dónde la vayamos a plantar debe ser muy permeable, ya que no le va nada bien el encharcamiento. Deberemos proporcionarle un sustrato ácido y fértil si queremos que nos llegue a alcanzar su máximo esplendor. En invierno, no se debe regar, puesto que sus necesidades hídricas merman mucho. Es conveniente abonarla.

Cuando haya terminado su floración, el Callistemon requiere una poda importante si queremos garantizar que en la siguiente temporada nos vuelva a regalar su explosión de color y vigor. La mejor forma es podar los tallos por debajo de las flores marchitas.

El Callistemon es sensible a la plaga de la araña roja. También lo es a la cochinilla algodonosa, insecto que también deja rastro bajo las hojas, dónde aparecen pequeños botones de algodón adheridos. Finalmente, la planta atrae también al pulgón. En cualquiera de estos casos la mejor forma de combatirlos es mediante los productos especiales para el tratamiento de este tipo de plagas.

Podemos multiplicar el Callistemon mediante semillas, muy abundantes después de la floración y prácticamente diminutas. En este caso, la mejor época para hacerlo es en primavera o verano. Dispondremos las semillas de forma superficial, ya que su pequeño tamaño así lo requiere. En un sustrato rico y que mantendremos siempre húmedo, dispondremos el semillero en un lugar de temperatura moderada que ronde entre los 15y los 18 grados. Su germinación tardará unos 20 días si hemos tenido éxito.

Otra forma de propagación del Callistemon es mediante el esqueje. Para ello cortaremos una rama de unos 10 centímetros, de la que eliminaremos las hojas inferiores del pedazo de tallo que vayamos a enterrar. A continuación quitaremos un poco de corteza y la impregnaremos con hormonas de enraizamiento.

Bibliografía

http://www.fundesyram.info

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Arrayán, mirto

Andrés Rodríguez González Enero 21st, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Arrayán,  mirto. Myrtus communis 

Planta de la familia de las Mirtáceas. Se desarrollan en amplias zonas del Mediterráneo. Y del norte de África.

Son arbustos siempre verdes con ramas marrones. Pueden llegar a alcanzar los tres metros de altura. Tiene hojas opuestas, puntiagudas y ovales lanceoladas. Las flores crecen aisladas y el fruto es una baya ovoidal. Las flores de los mirtos son blancas, nacen de las axilas de las hojas y se disponen sobre unos pedúnculos más o menos largos. Los frutos son bayas comestibles negro azuladas. La madera es muy apreciada por ebanistas y torneros ya que el aroma permenece casi indefinidamente.

El nombre de Arrayán proviene del árabe ar-Rayhan o Rihan que significa “el aromático”. Mirto viene del griego “myrtos” que significa perfume, por ser planta muy aromática. “Myrtus” era el nombre que daban los romanos al mirto

El Mirto contiene tanto en sus hojas como en sus frutos, una esencia muy aromática y fuertemente antiséptica, el Mirtol

Se recolecta en primavera. Las semillas poseen un aceite aromático que se emplea contra enfermedades respiratórias, con efectos balsámicos y hemostáticos. Según el “Libro de la Almohada” de Ibn Wafid de Toledo las hojas de mirto frescas, machacadas y puestas a macerar en aceite de oliva durante tres semanas al sol, impiden la caída del cabello. Las bayas se usan como condimento, también se pueden obtener de esta planta elementos para curtir la piel. Posee una sustancia antibiótica. Su madera es dura y moteada y se puede usar para artículos torneados o para hacer carbón vegetal

En jardinería se utiliza mucho en setos, especialmente famosos son los de la Alhambra de Granada. También admite muy bien su conversión en bonsai. Vive en todo tipo de terrenos tanto al sol como a la sombra, lo único es que el suelo debe tener un buen drenaje. No gusta ni de heladas intensas ni de calores excesivos. Necesita riegos moderados. Se multiplica por esquejes semileñosos y por semillas.

Puede desarrollar plagas de pulgones.

 

Bibliografía

https://waste.ideal.es

http://fichas.infojardin.com

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Dormilones, agrios, vinagrillo

Andrés Rodríguez González Enero 13th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Dormilones, agrios, vinagrillo. Oxalis pes-caprae

Se llaman dormilones por que las flores permanecen cerradas hasta bien avanzado el día.

Planta perenne de la familia Oxalidáceas. A pesar de su aspecto no tiene nada que ver con los tréboles. Puede llegar a una altura de medio metro.

So origen es sudafricano, pero se ha naturalizado en el Oeste de Europa y en el Mediterráneo.

Se suele encontrar entre los cultivos y prados de zonas abiertas

Es muy llamativa por el colorido de sus flores. Florece desde principios de oinvierno hasta finales de primavera.

El nombre del género deriva del griego “óxys” que significa ácido, y se debe al característico sabor agrio de la planta. El nombre de la especie deriva del latín y significa “pie de cabra”, en referencia a la forma de sus hojas, aunque otros autores aseguran que se refiere a la forma de sus bulbos subterráneos.

Brotas a partir de raíces en forma de bulbo, las flores crecen en grupos sobre pedúnculos cortos, en inflorescencias sobre largos tallos. Tienen cinco pétalos amarillos que desde lejos parecen campanillas. Tienen la particularidad de cerrarse al anochecer. En la región mediterránea apenas producen semillas, su reproducción es a partir de la diseminación de bulbillos. Las hojas se comen en ensaladas y son apreciadas por sus propiedades medicinales antiescorbúticas, antipiréticas, o como tónicos estomacales. Su sabor ácido es causado por el contenido en ácido oxálico, el cual es tóxico en cantidades grandes y puede contribuir a la formación de cálculos renales. Las personas cocn cálculos renales o con tendencia a formarlos nunca deben tomar esta planta ni ninguna que tenga ácido oxálico en su composición.

Presenta un comportamiento invasor. Tiene bulbillos subterráneos de los que emerge la planta anualmente.

 

Bibliografía

https://botanico.gijon.es

http://www.zonaverde.net

 

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Lonicera arbórea. Madreselva arbórea

Andrés Rodríguez González Enero 9th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Lonicera arbórea. Madreselva arbórea. Caprifolium arboreum

Pertenece a la familia Caprifoliaceae.

Es un arbusto que puede alcanzar entre 3 y 5 metros de altura. En su elevado porte se basó su descubridor científico, el gran Boissier, cuando la describió.

Tiene hojas opuestas, caedizas, enteras pecioladas, de forma ovaladas o helíptica. Flores en las zonas axilares en los extremos de las ramas.

Es un endemismo Ibérico magrebí que aparece al sur de la Península Ibérica y Noroeste de África. En la Serranía de Ronda yo sólo conozco una pequeña población en las cercanías del Cortijo de Quejigales en la Sierra de las Nieves, pero me han informado de la existencia de otras poblaciones también en el Parque Natural  Sierra de Las Nieves.

Siempre aparece entre los 1.250 y los 2.000 metros de altitud. Relacionada con vegetación de matorral. La población que yo conozco se encuentra entre matorrales cerca del borde del pinsapar. En nuestra zona se encuentra en semisombra.

Bastante indiferente al tipo de suelo, prefiere substratos calizos y siempre que sean suelos bien desarrollados y frescos, incluso húmedos.

La foto es de Gonzalo Astete a quien agradezco que me haya permitido usarla.

Bibliografía

https://floressilvestresdelmediterraneo.blogspot.com

https://www.ecured.cu

Next »