Archive for the 'Plantas y Árboles' Category

Plantas de la Serranía de Ronda: Scilla peruviana

Andrés Rodríguez González Diciembre 23rd, 2015

Plantas de la Serranía de Ronda.

Scilla peruviana

Nombre común: Jacinto del Perú, Escila del Perú, Flor de la corona, Flor de piña

Planta bulbosa, es decir de la familia de las Liliáceas que tiene su origen en la Europa mediterránea y norte de África. Es cultivada como planta ornamental por sus bellas flores. Se ha naturalizado en muchos lugares.
Fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum.
El nombre de la especie “peruviana” es el resultado de una confusión cuando fue descrita por C. Linneo en 1753, ya que llegó en un barco de España llamado Perú.
Presenta una altura de 30 cm., su bulbo es grueso de unos 4 a 7 cm. Tiene unas hermosas flores lilas que salen en primavera. Es una planta herbácea perenne con un bulbo de 6-8 cm de color blanco con señales marrones. Las hojas son lanceoladas de hasta 60 cm de largo y 4 cm de ancho y con 5-15 hojas por planta. El tallo floral es de 15-40 cm de altura con un racimo piramidal denso con 40-100 flores, las flores son de color azul con seis pétalos.
Es fácil de cultivar en maceta. Necesita sol aunque puede desarrollarse en semisombra pero nunca a la sombra completa. Necesita invernadero en invierno para evitar las heladas y un suelo que sea rico en humus, bien drenado, evitando encharcamiento. Los bulbos se deben plantar en otoño. No necesita mucho riego en jardín ya que el agua puede dañar los bulbos. Se multiplica a finales de verano por separación de bulbillos o por semillas con floración a los 2 o 3 años. Los bulbos sobreviven en tierra todo el año, pero en climas fríos y húmedos debe protegerse del frío durante el invierno.

Fuente documental:
fichas.infojardin.com
Wikipedia.

Plantas de la Serranía de Ronda. Castaño.

Andrés Rodríguez González Noviembre 24th, 2015

Plantas de la Serranía de Ronda: Castaño.

Su nombre científico es Castanea sativa.
El nombre deriva del griego “kastanon” que a su vez deriva de “Kastana” una ciudad griega donde se cultivaba.
Es un árbol corpulento de hoja caduca que puede alcanzar hasta 30 metros de altura.
En los castaños cultivados el tronco es grueso y corto, en los silvestres es más esbelto y menos ramificado. Tiene hojas muy grandes dispuestas alternativamente, de contorno lanceolado y bordes aserrados. Las flores nacen en las axilas de las hojas, la misma planta es a la vez masculina y femenina. Los frutos son las castañas, protegidas con una cubierta dura de color pardo rojizo, lisa por el exterior y aterciopelada por dentro, contienen una semilla, la castaña. Suelen agruparse dos o tres en el interior de una cúpula globosa rodeada de largas espinas “el erizo”. Florece en mayo o junio, maduran las castañas en octubre.
Habita desde el nivel del mar hasta los 1.500 metros de altitud, necesita suelos desprovistos de cal y que sean frescos y profundos, el clima debe ser algo húmedo y ausencia de heladas tardías, por estas causas se da muy bien en el Valle del Genal. Habita en toda la región mediterránea pero se le considera introducido en la Península Ibérica, parece proceder del la zona oriental del mediterráneo. Es frecuente en zonas húmedas de toda la península excepto en el este y sureste.
Las castañas son muy nutritivas, tradicionalmente se asan después de haberles hecho un corte para que no exploten. A veces se conservan secas y peladas llamándolas Castañas Pilongas, en otros tiempos se solían comer en Cuaresma guisadas con miel, anís y aceite. Galeno las consideraba indigestas “y más si se comen crudas”.
Todo el árbol es rico en taninos, por ellos se ha empleado para  curtir pieles y en medicina popular para contra la diarrea. Las hojas cocidas se han empleado contra las inflamaciones de garganta y para asentar los dientes haciendo gárgaras.
La madera es dura y pesada, es elástica y fácil de trabajar por eso se ha empleado mucho y en usos muy diversos (postes, vigas para casas, vigas de molino…) en el Valle del Genal, la zona de la comarca donde los castaños son tan abundantes que se pueden considerar como un cultivo.
Antiguamente se pensaba que los toneles hechos con madera de castaño eran los mejores para el vino.
Es un árbol de larga vida, pudiendo llegar a milenario. No lejos de Ronda, en el camino de la Fuenfría a S. Pedro se encuentra un Castaño de enormes dimensiones considerado como Monumento Natural Andaluz, el Castaño Santo.
Desde hace pocos años los cultivos de Castaños están siendo muy afectados por un parásito “la Avispilla del Castaño” que procede de la China y que al parecer ha llegado a Málaga a través de plantones injertados desde Italia.


Bibliografía.
Guía del Incafo de los árboles y arbustos de España.

Plantas de la Serranía de Ronda: Sternbergia colchiciflora (Azafrán amarillo) Sternbergia lutea (Azafrán dorado)

Andrés Rodríguez González Octubre 15th, 2015

Plantas de la Serranía de Ronda
Sternbergia colchiciflora  (Azafrán amarillo) Sternbergia lutea  (Azafrán dorado)
Sternbergia es un género de plantas herbáceas, perennes y bulbosas perteneciente a la familia Amaryllidaceae. Comprende 26 especies.
Tiene una amplia distribución en toda la Europa mediterránea y en Asia. Fue descrita por primera vez por Clusius en 1601 como “Narciso”, antes de ser redescrita por Linneo como Amaryllis en 1753. Por lo tanto la planta de estas descripciones es ahora reconocida como Sternbergia lutea, que fue descrita por F. von Waldstein y por P. Kitaibel en 1803, aunque su primera validación del nombre Sternbergia se aplicó a S. colchiciflora.
Este género contiene un número de especies bulbosas que se asemejan a Crocus. Producen flores de color amarillo dorado. Las inflorescencias nacen de tallos por encima del suelo; las flores se abren durante el otoño o principios de invierno.
La flor se compone de seis estambres y un único estilo adjunto a un ovario inferior.
El género se ha popularizado mucho debido a la amplia difusión del uso de S. lutea como una planta de jardín; ha sido cultivada desde hace varios cientos de años, estando naturalizada en muchas partes del norte de Europa, lo que ha ampliado el área de distribución.
El género fue descrito por Waldst. & Kit. y publicado en Descriptiones et Icones Plantarum Rariorum Hungariae 2: 172. 1804.3
El nombre del género hace referencia al conde Kaspar Maria von Sternberg (1761-1838), botánico y paleontólogo checo, fundador del Museo Nacional de Bohemia en Praga.

Sternbergia colchiciflora . Azafrán amarillo
Geófito. Planta herbácea. Bulbos marrón oscuros, 25-30 x 20-25 mm. Escapo solitario, muy reducido, apenas sobresale por entre las túnicas del bulbo. Hojas internas 4-6, de hasta 6 cm de longitud, envainadoras, lineares, retorcidas, de color verde intenso. Hojas externas envainadoras. Flores solitarias que aparecen a ras de suelo. Espata formada por una bráctea envainadora, linear, de hasta 3 cm de longitud. Perianto de amarillo pálido a amarillo blancuzco, de hasta 4 cm de longitud. Tubo del perianto de hasta 15 mm de longitud. Segmentos del perianto 15-25 x 1,5-30 mm de longitud, lineares, oblanceolados. Fruto en cápsula, de 8 mm de longitud, globoso. Semillas 3 x 2,5 mm, oscuras.
Se encuentra en pastizales de zonas pastoreadas en claros de encinares, dentro del piso supramediterráneo subhúmedo.

Es una planta mediterránea escasamente representado en la parte occidental. En la Península Ibérica se conocen algunas localidades dispersas. Es realtivamente abundante en las cercanías de Grazalema.
Suele pasar muy desapercibida debido a que tiene una floración muy efímera tardo-estival y otoñal. Se ha comprobado que si las precipitaciones no son suficientes, puede incluso no florecer, por lo que puede pasar varios años en estado vegetativo.
Algunos representantes del género Sternbergia, presentes en el Mediterráneo oriental, están incluidos en el Anexo I del CITES, por ser muy codiciados sus bulbos para el comercio de plantas ornamentales.

Sternbergia lutea
Su nombre común es Azafrán dorado o Azucena amarilla.
Como la anterior pertenece a la famila Amaryllidaceae (Amarilidáceas). Su origen es la Región Mediterránea. Pero es escasa en la parte occidental, Se ha naturalizado en jardines y alrededor de la localidad de Grazalema.  A menudo confundida con un crocus amarillo de otoño.
Es una pequeña planta herbácea bulbosa de un palmo de altura como máximo. Posée hojas estrechas y obtusas, canaliculadas y presentes a la vez que las flores. Con escapo erecto sosteniendo una flor única solitaria de color amarillo oro en forma de embudo. Florece a finales del verano o principio de otoño. Anuncia el otoño de una forma espectacular con gran cantidad de flores amarillas que dan una tonalidad preciosa a las laderas soleadas y rocosas. Por eso se usa en jardinería para formar pequeñas orlas, para adornar taludes, escarpados; es una especie adecuada también por sus flores una vez cortadas. Los bulbos se deben plantas apenas cubiertos, antes de las primeras lluvias de otoño, en un lugar caluroso y soleado ya que no florecen a la sombra a unos 15 cm de profundidad. No requiere suele especial; puede crecer incluso sobre una pared seca, que le da el drenaje perfecto que necesita. Los grupos demasiado apiñados se pueden dicidir para que la floración sea más hermosa yu extendida. Las hojas se secan con la sequía del verano. Lo habitual es que no aparezcan flores el primer año después de la siembra, aveces es necesario esperar hasta tres años.
Su multiplicación es por división de los bulbos en verano, pero también por semillas en plena tierra en marzo. Se naturaliza fácilmente, es decir, que se mantiene solo en el suelo por años formando colonias.

Bibliografía
www.floraprotegida.es/
Wikipedia
fichas.infojardin.com

Plantas de la Serranía de Ronda: Membrillo

Andrés Rodríguez González Octubre 8th, 2015

Plantas de la Serranía de Ronda
Membrillo Cydonia oblonga

Es un árbol de tamaño pequeño a mediano, originario de la región del Cáucaso, en el sudoeste cálido de Asia (Irán, Turquía). Es un árbol frutal emparentado con el manzano y el peral. Su fruto, llamado asimismo membrillo, es de color amarillo-dorado brillante cuando está maduro, periforme, de 7 a 12 cm de largo y de 6 a 9 cm de ancho; su pulpa es dura y muy aromática. Los frutos inmaduros son verdes, con una densa pilosidad de color gris claro, que va perdiendo antes de madurar. Sus hojas están dispuestas de forma alterna; son simples, de 6 a 11 cm de largo, con una superficie densamente poblada de finos pelos blancos. Las flores, que surgen en la primavera después de las hojas, son blancas o rosas, con cinco pétalos
El fruto se clasifica como climatérico, su vida en postcosecha alcanza 2 a 3 meses.3 Las condiciones óptimas de conservación son 0 °C y una humedad relativa próxima a 90 %.
El membrillo es demasiado duro, astringente y agrio por lo que no es usual comerlo crudo, a menos que sea escarchado (preparándolo de modo que el azúcar cristalice). Se usa para hacer mermelada, compota y pudin, o puede pelarse para posteriormente asarlo. Su fuerte aroma hace que sea un complemento para añadir en pequeñas cantidades al pastel de manzana y a la mermelada, para potenciar el sabor. Se puede también producir vino de fruta del zumo estrujado de membrillos, una especialidad en países como Alemania y Polonia.
En España, hay regiones del archipiélago canario donde se suaviza su sabor sumergiéndolo previamente en agua de mar, de modo que éste resulte más apto al paladar; también es popular en toda España cocer el membrillo con azúcar a partes iguales, resultando la tradicional y afamada “carne de membrillo”. Éste - también llamado dulce de membrillo - se consume a menudo con nueces o acompañado de queso.
¿Cómo hacer rápido dulce de membrillo?
Ingredientes
-     500 g de membrillos cortados en cuartos, 500 g de azúcar, 15 g de pectina, el zumo de un limón
Se limpia con un paño la piel de los membrillos para quitarles los pelillos de la superficie. Seguidamente y según gustos y la variedad de la fruta los pelamos o los dejamos con la piel, después los cortamos en cuartos y les quitamos con el cuchillo el corazón. Seguidamente los picamos en trozos pequeños para que cuezan más rápido. Pesamos 500 gramos y los ponemos en un olla de fondo grueso con 400 gramos de azúcar. Los 100 gramos restantes los mezclamos con la pectina. Reservamos.
Ponemos a cocer durante quince minutos a fuego medio los membrillos con el azúcar manteniendo el hervor. Cuando pase el tiempo añadimos el azúcar con la pectina, cocemos hasta que vuelva hervir, le añadimos el zumo de limón y mantenemos la cocción durante tres minutos más. Trituramos bien con una batidora de mano y volcamos en un recipiente hermético. Dejamos gelificar y pasamos al frigorífico. Se pueden añadir trozos de nueces.

Plantas de la Serranía de Ronda: Azufaifo. Jinjolero.

Andrés Rodríguez González Septiembre 23rd, 2015

Plantas de la Serranía de Ronda
Azufaifo. Jinjolero.
El fruto que despide el verano.
Contrariamente a lo que se piensa, que es la uva quien despide el verano, no es sino la Azufaifa, el fruto del Azufaifo, quien los hace.
Su nombre científico es Zizyphus jujuba M.
Es un arbolito de pequeño tamaño originario de China pero cultivado en las zonas templadas del Mediterráneo desde los tiempos de los romanos.
Plinio relata que fue introducido en Roma desde Siria en tiempos de Augusto. El origen del nombre es muy curioso, mientras que el nombre vulgar “Azufaifo” parece ser de raíces árabes, el científico del género “Zizyphus”, lo relacionan con una derivación griega del nombre oriental “Asafifa”.
Pertenece a la familia Rhamnaceas, plantas leñosas de tipo arbustivo, con pinchos, a veces trepadoras, sus flores son muy pequeñas y los frutos en forma de “Drupa”. De esta familia son también otras plantas abundantes en la Serranía como el Espino Negro y el Sanguino. Algunas son medicinales, otras se han usado industrialmente.
Del mismo género y muy relacionado con el Azufaifo está el “Arto” propio de zonas semidesérticas Mediterráneas, en España, de forma natural, se da en zonas cálidas de Almería y Murcia, se distingue bien, el Arto es más pinchudo y su fruto es menos sabroso que el Azufaifo. En estas provincias se suele injertar el Azufaifo sobre pies de Arto resultando una planta vigorosa y de frutos muy apreciados.
En la Serranía el Azufaifo es frecuente encontrarlo en las antiguas huertas, a veces asilvestrado en riberas de arroyos y acequias, como continuamente salen brotes de su base no es planta que se pierda fácilmente. Se reproduce con facilidad a partir de esos renuevos, se consiguen ejemplares nuevos ya que la semilla es muy difícil que germine, lo usual en la Serranía era sacar los arbolitos futuros de esos pequeños brotes.
Los frutos son ricos en mucílago, por lo tanto tienen propiedades laxantes y se han usado también como pectorales. Maduran al final del verano, pasan de un color verde claro a un intenso rojo, son de pequeño tamaño, la semilla está situada el en centro del fruto.
Se usa frecuentemente como planta de jardín por sus hojas de intenso color verde y la presencia de los pequeños frutos, de muy agradable sabor. Es de hoja caduca, perdiéndola con los primeros fríos del otoño.
Existen magníficos ejemplares en algunos jardines por la zona de la carretera de Campillos.
Es una de esas plantas que ya no está de moda como la higuera. Antiguamente toda casa de campo con huerta tenía uno o varios Azufaifos. Una lástima que se pierdan estás plantas que forman parte de nuestra historia. Y que sean sustituidas por otras que sólo dan problemas.

Según información recibida de Pedro Granado sobre el Azufaifo no parece relegarse tan sólo al sur y sureste de la Península, también aparece en Levante y Cataluña,  y existe aislado desde hace siglos en el corazón de las dos Castillas, concretamente en el Valle del Tiétar, en la cara sur de Gredos. En esta zona, principalmente en el pueblo de Pedro Bernardo (Ávila), existe desde hace siglos, y su fruto se consume típicamente en las fiestas del Santísismo Cristo dela Vera Cruz, a medidados de septiembre. Se pueden observar varios árboles de azufaifo de hasta 10 metros de altura, y troncos cuyo diámetro puede llegar a los 70 cm. de diámetro, teniendo en cuenta el lentísimo crecimiento de su madera nos podemos hacer una idea de su antigüedad. Sin duda han sobrevivido gracias a que estaban en huertas del casco urbano, detrás de las casas, y no han sucumbido a incendios, talas ni abandonos.
Ejemplares más pequeños, se encuentran en algunas huertas de los alrededores. En algunos casos han quedado asilvestrados por el abandono de las fincas, pero hoy existe un espíritu de recuperación que ha llevado a multiplicar su plantación a partir de los esquejes de esos antiguos azufaifos. Es digno de resaltar como se puede ver el azufaifo creciendo al sur de la Sierra abulense de Gredos, entre castaños, robles y avellanos y constatar su altísima capacidad de adaptación al clima, que en esa zona castiga en invierno con poderosas heladas y nevadas.

Plantas de la Serranía de Ronda: Centranthus nevadensis “Valeriana de Sierra Nevada”

Andrés Rodríguez González Septiembre 22nd, 2015

Centranthus nevadensis “Valeriana de Sierra Nevada”
Una es las “Joyas botánicas de la Sierra de Las Nieves”
Centranthus es un género de plantas con flores de la antigua familia Valerianaceae, ahora subfamilia Valerianoideae según Angiosperm Phylogeny Website, que comprende hierbas y arbustos del sur de Europa. Comprende 36 especies descrita y de estas, solo 11 aceptadas. El género fue descrito por Augustin Pyrame de Candolle y publicado en Flore Française. Troisième Édition 4: 238. 1805.2. De Candolle fue el maestro en Botánica de Boissier, por lo que no es de extrañar que éste, buscara y encontrara la “Valeriana de Sierra Nevada” en su viaje botánico a Andalucía que tan importante fue para la ciencia.
Centranthus es el nombre del género que deriva de las palabras griegas “kéntron” “aguijón, espolón” y “ánthos”  “flor”. Las flores, en este género, efectivamente tienen un espolón.


Centranthus nevadensis, la “Valeriana de Sierra Nevada”, es una planta algo leñosa en su base con hojas basales abundantes que forman un especie de césped. Vive entre fisuras de rocas por encima de 1.500 metros hasta 2.500 metros de altitud. Vive en zonas de las cumbres pero en exposiciones no soleadas. Además de Sierra Nevada se ha citado en otras sierras béticas, entre ellas la Sierra de Las Nieves y en Marruecos. Es una especie vulnerable, ya que su distribución es dispersa y es consumida frecuentemente por el ganado. Tiene propiedades medicinales como antiespasmódica y se usa como calmante nervioso. Cuando se deseca desprende un característico olor a pies producido por el ácido valeriánico.
Sus flores son hermafroditas, que significa que tiene partes masculinas y femeninas en la misma flor, con inflorescencias cimosas compuestas y parciales densas. Florece entre julio y agosto. Posee un Cáliz con dientes lineares, enrollados durante la antesis, acrescentes, plumosos y persistentes en la fructificación en forma de vilano. Corola con tubo largo, cilíndrico, con una gibosidad o espolón corto hacia la mitad o con un espolón bien desarrollado cerca de la base, y 5 lóbulos más o menos desiguales. Androceo con 1 estambre. Estigma capitado o trífido. Frutos con las 2 cavidades estériles apenas desarrolladas.
Durante mucho tiempo y aún hoy en día alguna bibliografía así lo recoge, se creía exclusiva de Sierra Nevada. Emociona verla crecer en cortados rocosos de la Sierra de Las Nieves. (Al menos a mí).

Bibliografía
www.floravascular.com/
https://es.wikipedia.org/

Plantas de la Serranía de Ronda: Azufaifo. Jinjolero.

Andrés Rodríguez González Septiembre 14th, 2015

Plantas de la Serranía de Ronda

Azufaifo. Jinjolero.

El fruto que despide el verano.

Contrariamente a lo que se piensa, que es la uva quien despide el verano, no es sino la Azufaifa, el fruto del Azufaifo, quien los hace.

Su nombre científico es Zizyphus jujuba M.

Es un arbolito de pequeño tamaño originario de China pero cultivado en las zonas templadas del Mediterráneo desde los tiempos de los romanos.

Plinio relata que fue introducido en Roma desde Siria en tiempos de Augusto. El origen del nombre es muy curioso, mientras que el nombre vulgar “Azufaifo” parece ser de raíces árabes, el científico del género “Zizyphus”, lo relacionan con una derivación griega del nombre oriental “Asafifa”.

Pertenece a la familia Rhamnaceas, plantas leñosas de tipo arbustivo, con pinchos, a veces trepadoras, sus flores son muy pequeñas y los frutos en forma de “Drupa”. De esta familia son también otras plantas abundantes en la Serranía como el Espino Negro y el Sanguino. Algunas son medicinales, otras se han usado industrialmente.

Del mismo género y muy relacionado con el Azufaifo está el “Arto” propio de zonas semidesérticas Mediterráneas, en España, de forma natural, se da en zonas cálidas de Almería y Murcia, se distingue bien, el Arto es más pinchudo y su fruto es menos sabroso que el Azufaifo. En estas provincias se suele injertar el Azufaifo sobre pies de Arto resultando una planta vigorosa y de frutos muy apreciados.

En la Serranía el Azufaifo es frecuente encontrarlo en las antiguas huertas, a veces asilvestrado en riberas de arroyos y acequias, como continuamente salen brotes de su base no es planta que se pierda fácilmente. Se reproduce con facilidad a partir de esos renuevos, se consiguen ejemplares nuevos ya que la semilla es muy difícil que germine, lo usual en la Serranía era sacar los arbolitos futuros de esos pequeños brotes.

Los frutos son ricos en mucílago, por lo tanto tienen propiedades laxantes y se han usado también como pectorales. Maduran al final del verano, pasan de un color verde claro a un intenso rojo, son de pequeño tamaño, la semilla está situada el en centro del fruto.

Se usa frecuentemente como planta de jardín por sus hojas de intenso color verde y la presencia de los pequeños frutos, de muy agradable sabor. Es de hoja caduca, perdiéndola con los primeros fríos del otoño.

Existen unos magníficos ejemplares en algunos jardines por la zona de la carretera de Campillos.

Es una de esas plantas que ya no está de moda como la higuera. Antiguamente toda casa de campo con huerta tenía uno o varios Azufaifos. Una lástima que se pierdan estás plantas que forman parte de nuestra historia. Y que sean sustituidas por otras que sólo dan problemas.

Según información recibida de Pedro Granado sobre el Azufaifo no parece relegarse tan sólo al sur y sureste de la Península, también aparece en Levante y Cataluña,  y existe aislado desde hace siglos en el corazón de las dos Castillas, concretamente en el Valle del Tiétar, en la cara sur de Gredos. En esta zona, principalmente en el pueblo de Pedro Bernardo (Ávila), existe desde hace siglos, y su fruto se consume típicamente en las fiestas del Santísismo Cristo dela Vera Cruz, a medidados de septiembre. Se pueden observar varios árboles de azufaifo de hasta 10 metros de altura, y troncos cuyo diámetro puede llegar a los 70 cm. de diámetro, teniendo en cuenta el lentísimo crecimiento de su madera nos podemos hacer una idea de su antigüedad. Sin duda han sobrevivido gracias a que estaban en huertas del casco urbano, detrás de las casas, y no han sucumbido a incendios, talas ni abandonos.

Ejemplares más pequeños, se encuentran en algunas huertas de los alrededores. En algunos casos han quedado asilvestrados por el abandono de las fincas, pero hoy existe un espíritu de recuperación que ha llevado a multiplicar su plantación a partir de los esquejes de esos antiguos azufaifos. Es digno de resaltar como se puede ver el azufaifo creciendo al sur de la Sierra abulense de Gredos, entre castaños, robles y avellanos y constatar su altísima capacidad de adaptación al clima, que en esa zona castiga en invierno con poderosas heladas y nevadas.

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: ZAPATITOS DE LA VIRGEN. Sarcocapnos baetica

Andrés Rodríguez González Agosto 18th, 2015

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
ZAPATITOS DE LA VIRGEN. Sarcocapnos baetica
Planta de la familia Fumariaceas
Es un endemismo de las sierras béticas, con poblaciones en la Serranía de Ronda (Málaga, Cádiz), sierras del norte de la provincia de Granada, Puerto de la Ragua (Almería), sierra del Segura (Jaén), sierras béticas albacetenses y sierras del Noroeste de Murcia, donde es relativamente frecuente en todos los paredones, dentro del ámbito del Subsector Subbético-Murciano.
La fotografía que ilustra procede de la Sierra de Las Nieves donde existen dos pequeñas poblaciones cuya ubicación, al tratarse de una especie considerada como amenazada, no voy a indicar.
Es una especie perenne, de hasta 10 cm de altura que presenta tallos con peciolos de las hojas viejas persistentes. Las hojas están compuestas por entre 2 y 6 foliolos, carnosos y sin pelos, de forma ovado-redondeados. Inflorescencias en racimos variables. Flores zigomorfas, blancas, de 5-6 mm de longitud, con espolón muy reducido. Sépalos petaloides, caducos. Con 4 pétalos cuyos externos tiene forma de espátula. Tienen 2 estambres. Pedicelo fructífero acrescente, frecuentemente curvo, dirigido al sustrato. Fruto de 3-4 x 2 mm, con pico terminal corto.
Vive en roquedos calizos, frecuentemente en paredes verticales, en fisuras y ocasionalmente al pie de cantiles, dentro de los pisos meso-oromediterráneos, con cierta humedad, en altitudes de 700 a 2.000 m.
Dada su ecología, los lugares que habita suelen ser inaccesibles, tanto a las personas como al ganado, (además de estar ubicados en su mayoría en zonas declaradas como LIC), las amenazas son limitadas, sobre todo en las partes inaccesibles de los cortados. No obstante cabe señalar que de modo natural es frecuente la presencia de individuos total o parcialmente secos en la mayoría de las poblaciones. Algunas poblaciones presentan un bajo número de individuos y parece existir una cierta tendencia al envejecimiento que se manifiesta a través de baja regeneración y elevada mortalidad, sobre todo en años secos ya que necesitan un grado de humedad.
Figuras de protección:  Vulnerable en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (Real Decreto 439/90).

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Altramuz Silvestre Lupinus angustifolius

Andrés Rodríguez González Julio 11th, 2015

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Altramuz Silvestre
altramuz azul o lupino.

Lupinus angustifolius
Es una leguminosa silvestre que se cultiva para la obtención de los altramuces, que son sus semillas. Se han consumido desde tiempos inmemoriales, ya los chinos y los egípcios lo hacian. Los altramuces son muy ricos en grasas, mucho más que otras semillas de leguminosas, pero sus grasas son saludables.
Para conseguir eliminar su sabor amargo, es precisa una previa preparación de esta semilla. Hay que dejarla en agua fría durante al menos 12 horas, volver a cubrirla con agua y cocerla. Una vez cocida se vuelve a cubrir con agua fría y sal. Durante al menos una semana, de forma diaria, hay que proceder a cambiarle el agua con sal, solamente así tendrá un buen sabor.
Una vez preparados, los altramuces encurtidos se consumen como aperitivo. En crudo, sin encurtir, se utilizan para hacer harinas, sopas e incluso molidos como sustituto del café.
La planta silvestre podemos encontrarla durante la primavera, en suelos preferentemente ácidos, en terrenos de monte bajo, matorral y encinares con buena insolación y temperaturas cálidas.
Lupinus angustifilius alcanza una altura de casi 1 metro y una hermosa floración de color azul muy llamativa. Las semillas, los altramuces, se desarrollan en el interior de una vaina. Como los guisantes, los garbanzos, las lentejas, habichuelas, habas…y demás leguminosas o legumbres
Como planta medicinal Lupinus angustifolius posee propiedades hipoglucemiantes, es decir, sirve para rebajar el nivel de glucosa en sangre, como hace la insulina en los tratamientos de la diabetes.
Contrariamente a los que se ha creido en otros tiempos, ni el consumo del altramuz silvestre ni el del cultivado ocasionan la enfermedad del Latirismo, tan frecuente después de la Guerra Civil española.

Bibliografía
guadarramistas.com
https://erdesvan.wordpress.com
Wikipedia

Lupinus luteus: altramuz cultivado, altramuz amarillo, chochos.

Andrés Rodríguez González Julio 11th, 2015

Lupinus luteus, altramuz cultivado, altramuz amarillo, chochos.

El altramuz amarillo (Lupinus luteus) es una especie de la familia de las fabáceas.
Es una planta anual que puede llegar a una altura de hasta un metro.
Posee pelos, (vellosa). Tallos erectos y gruesos. Raíces fuertes,  profundas y bien desarrolladas. Hojas con largo peciolo, digitadas, divididas en 5-9 foliolos lanceolados, algo vellosos por el haz. Sus estípulas aparecen soldadas al peciolo. Flores cortamente pecioladas, amarillas, olorosas, con cinco por verticilo, formando un racimo erecto. Cáliz bilabiado, estando el superior hendido hasta la mitad y tridentado el inferior. Está sustentado por dos brácteas lineares que a veces no se pueden apreciar por ser rápidamente caducas. Su fruto es una legumbre de hasta 6 cm de longitud por 1 cm de anchura, muy peloso, negruzco, linear-oblongo, con 4-6 semillas, de forma levemente aplanada, de unos 6-8 mm de longitud por 5-7 mm de ancho, lisas de color blanquecino con manchas marrones o negruzcas, a veces con un arco algo coloreado alrededor del hilo. Florece de primavera a verano.

El altramuz tiene su origen en la cuenca mediterránea occidental, apareciendo en inicialmente en el Oeste de la Península Ibérica, extendiéndose después a zonas costeras del Mediterráneo como la península Itálica principalmente. Se considera una planta de origen claramente ibérica. Extendida en suelos arenosos del Norte de Europa, principalmente Alemania y Polonia, Australia y Suráfrica.
Sus condiciones óptimas se identifican con el clima mediterráneo, con pluviometrías mayores de 250 mm anuales. El altramuz amarillo es resistente a sequías, ya que el resto de las especies requieren una precipitación mayor entre los 400-1000 mm anuales.
Su rango óptimo se sitúa entre los 18-24 °C de temperatura media mensual durante un periodo de 5 meses. No es aconsejable sembrarlos en otoño con temperaturas demasiado bajas, por lo que en las zonas ácidas del norte peninsular se siembran a finales de invierno o principios de primavera. Esta especie es tolerante a heladas suaves.
Los suelos más favorables para esta leguminosa son suelos profundos, ya que existe una relación entre la profundidad de su raíz pivotante y del desarrollo de la parte aérea. Prefiere suelos arenosos o franco arenosos, y con un pH muy bajo o bajo, huyendo de los suelos mal drenados, aunque es más resistente a las inundaciones que otros Lupinus (como L.angustifolius). No aguanta los suelos calizos, siendo este el factor limitante más importe para su cultivo y se adapta a suelos poco fértiles. Por ello no es un cultivo frecuente en Ronda.
Tiene requerimientos relativamente altos de fósforo y azufre y es una especie bastante sensible a deficiencias de hierro en Europa, magnesio y manganeso en Australia, lo que genera la clorosis calcárea.

Bibliografía
guadarramistas.com
https://erdesvan.wordpress.com
Wikipedia

« Prev - Next »