Archive for the 'pinsapos' Category

Pinsapos en primavera.

Andrés Rodríguez González Mayo 11th, 2017

Pinsapos en primavera.
A finales del duro y frío invierno, se ha producido el nacimiento de los nuevos pinsapos, con la llegada de los primeros rayos de sol de cierta intensidad en la primavera, comienza el crecimiento de las yemas en los árboles.

Yemas que se desarrollan en las partes terminales del tronco y de las ramas. El crecimiento no es igual en todas las yemas ni a la vez.

En las zonas con más insolación incluso en el mismo pinsapo, en las orientadas al sur ese crecimiento es más rápido, en las zonas orientadas al norte, las yemas tardan más en crecer y permanecen con una cutícula protectora durante más tiempo.

Al contrario de las hojas más antiguas que son duras, pequeñas  y en forma de aguja pinchuda, las yemas tienen muchas pequeñas hojitas en formación, muy tiernas y que son ramoneadas por diversos animales que viven en el pinsapar. De ahí que la yema principal y central que origina el crecimiento en altura del pinsapo suela estar protegida por un espero matorral del mismo árbol con hojas viejas, duras, que pinchan e impiden que los animales destrocen esa yema principal e impidan así el crecimiento en altura del árbol, al menos, durante ese año. Además las heridas pueden ser una fuente de infección de hongos, de bacterias y de insectos perforadores. Las yemas laterales bajas suelen protegerse por que los pinsapos suelen crecer y desarrollarse junto a diversos matorrales espinosos. Las ramas situadas a más altura son inaccesibles para los depredadores como la cabra montés, la oveja o los jabalíes.

Mientras, los pequeños conos masculinos que producen el polén ya han cumplido su función y se mueren lentamente. Los conos femeninos, situados en las partes altas del árbol adulto ya fecundados, inician un crecimiento en vertical hasta formar piñas que albergan los piñones que darán lugar a los futuros pinsapos.

Pero esa es otra historia que os contaré con fotos en su momento.

Reproducción de los pinsapos.

Andrés Rodríguez González Mayo 2nd, 2016

Reproducción de los pinsapos.
En primavera nacen los nuevos pinsapos y también es el momento de la reproducción de esta especie.

La primera foto muestra piñas femeninas de pinsapo de pocos días de vida, aún tienen que crecer bastante hasta desarrollar los piñones que darán vida a los nuevos pinsapos en la primavera del año próximo. Las piñas femeninas están en la parte superior del pinsapo adulto, en las yemas de la copa y las cercanas. Los jilgueros aprovechan la altura para marcar el territorio con sus trinos y proteger, en éste caso, su nido donde está la hembra enguerando los huevos.

La foto muestra las piñas masculinas, situadas en el mismo árbol pero en la parte baja y media. Son de bastante menor tamaño que las femeninas, muchas están a punto de abrirse para soltar los minúsculos granos amarillos de polen que distribuido por el viento, fecundará a las piñas femeninas de otros pinsapos cercanos.

En el dibujo se pretende mostrar la estrategia de los pinsapos para evitar la autofecundación, a el polén del árbol situado un poco más alto en la ladera le es muy fácil, por cercanía, que el viento le haga llegar a las piñas femeninas de los árboles situados algo más abajo.

Vida y Muerte en el Pinsapar

Andrés Rodríguez González Abril 30th, 2016

Vida y Muerte en el Pinsapar
Cuando se instala la primavera, los piñones de pinsapo del año anterior se despiertan después de permanecer el duro invierno entre la nieve o el suelo helado del bosque de pinsapos.
Es el momento de la germinación, el piñón ha perdido su ala membranosa que le permitió desplazarse desde las altas piñas femeninas ayudado por los frecuentes vientos de otoño, hasta el suelo, donde, después de permanecer todo el invierno, dará un nuevo pinsapo a la vida.
Momento delicado ya que cualquier rumiante, insecto fitófago o roedor puede eliminarlo. Muchos piñones caen al azar en lugares donde es imposible que germinen, en una roca pelada, en un camino pisoteado, en una laguna helada. Otros caen en suelo fertilizado por las acículas de  los pinsapos y protegidos por alguno de los muchos matorrales espinosos que viven en la sierra, éstos tendrán más suerte y pueden vivir después de la germinación, protegidos del diente de la cabra, por las espinas del matorral hasta alcanzar una altura suficiente que los aleje de los rumiantes. Algunos, como los que vemos en la fotografía obtenida en la Sierra de Las Nieves, caen en grietas de troncos de pinsapos muertos y en descomposición. Van a utilizar los restos de sus antepasados para crecer y desarrollarse, muchos morirán ya que los recursos alimenticios no son suficientes, pero intentan vivir allí donde la vida (el azar, el destino, el viento… o lo que fuere) dispuso.

Nacimiento de un pinsapo en 15 fotos y un año

Andrés Rodríguez González Abril 8th, 2016

El pinsapo es un árbol que pertenece a la famila de las Coníferas, por ello no debemos hablar de flores. Es hermofrodita. Es decir tiene los dos sexos. Para intentar evitar la autopolinización las piñas femeninas estan situadas en la parte alta, mientras que las femeninas lo están en la parte media-baja.
Hacia mitad de marzo ya son patentes y visibles los pequeños conos masculinos que produciran el polén.

Un més después son bien visibles las piñas femeninas que siempre están en la parte alta del pinsapo

En esa fecha los conos masculinos van adquiriendo un tono rojizo oscuro, el polén va madurando en el interior de las pequeñas piñas.

A finales de junio la piña femenina ya ha sido fecundada y empieza a crecer considerablemente.

Detalle de piña femenina

En la última quincena de julio podemos ver como la piña ha crecido aún más.

Piñas femeninas hacia finales de septiembre.

Ampliación de piña femenina. La piña está casi madura

Ampliación de piña.

A primeros de noviembre, aprovechando el otoño y que elñ viento ayuda a la dispersión de los piñones, las piñas se van abriendo y deshaciendose

A finales de noviembre las piñas ya están completamente abiertas.

Piñones y bracteas en el suelo

Como puede verse en la foto de detalle, el piñón poseé un ala membranosa que le ayuda a ser dispersado por los frecuentes vientos en la sierra.

Después de pasar los fríos invernales en el suelo, con la llegada de la primavera, coincidiendo con la formación de los conos masculinos nacen los primeros pinsapos.

Pinsapo de un año, observense que las primeras acículas que produce son más grandes y en forma de roseta.

Pinsapos nuevos, el de la derecha de unos dos años. Ya presenta las primeras acículas de forma y tamño características de esta especie.

Pinsapo recien nacido

Andrés Rodríguez González Abril 7th, 2016

Hacia la primera quincena de abril es fecha en que el la Serranía de Ronda empiezan a nacer los nuevos pinsapos. La semilla alada produce una pequeña raiz y comienza a desarrollarse un pequeño y fragil tallo que hace subir el resto de la semilla unos pocos centímetros por encima del suelo, en unos días emergeran las primeras hojas que son alargadas y adoptan forma de roseta. El resto de la semilla, la cuticula protectora y el ala membranosa, cae y se descompone en el suelo. Desde ese momento se puede considerar que un nuevo pinsapo empieza su lento crecimiento.

Imagen del pinsapar de la Cañá de Enmedio.

Andrés Rodríguez González Diciembre 22nd, 2015

Unos de los tres pinsapares de los antiguos Montes de Propios del Ayuntamiento de Ronda en la Sierra de Las Nieves.

La Bella Decrepitud del Pinsapar de La Yedra.

Andrés Rodríguez González Julio 5th, 2015

La Bella decrepitud del pinsapar de La Yedra.

Situado en la base de la ladera suroeste del Torrecilla, en la Sierra de las Nieves, es, para mí, el más impresionante de los pinsapares.
Se presenta a los ojos del que por allí anda, como si una banda de maleantes destroza-árboles hubiera tenido como fin y misión única el romper ramas, arrancar árboles enteros, desgajar troncos o talar copas de pinsapos gigantes. Y doy fe que han cumplido con creces esa macabra función.

Es un pinsapar que ocupa el lecho de un torrente, el arroyo de Los Pilones que cae bruscamente desde las grandes alturas de la Meseta de Quejigales hasta Río Verde. Esta situado entre el pico Torrecilla y el Cerro Alzaba también llamado La Muela.
Las laderas son de tan elevada pendiente que es más seguro andar a cuatro patas que a dos, sin duda los pinsapos sufren como en ningún otro lugar las fuertes ventiscas, las nevadas y las inclemencias del tiempo más duras que imaginemos.
Si ya es una aventura hacer la ruta de acceso desde el Carril de Tolox, entrar y salir desde la Meseta de Quejigales requiere una buena forma física, pero si eso mismo se hace con nieve la aventura se transforma en peligrosa y si se hace en medio de una nevada entrando desde el Carril de Tolox e intentando salir por la Meseta de Quejigales, es muy posible que acabe con algún aventurero seriamente dañado.

Ha sido durante varios siglos el pinsapar situado a más altitud en la Sierra de Las Nieves, quizás por ello ha sido intensamente ramoneado por cabras y ovejas de forma que la regeneración es muy escasa, son pocos los pinsapos jóvenes que por allí se ven y menos aún los pinsapos maduros productivos de muchas semillas. En su inmensa mayoría son pinsapos muy viejos, amputados, con grandes ramas caídas por el suelo hasta el punto que resulta muy difícil andar y desplazarse, más aún cuando el viejo camino apenas está dibujado en muchos lugares y los grandes troncos, caídos o arrancados de cuajo por las ventiscas  y el peso de la nieve han hecho que muchos tramos de la vieja vereda sean totalmente impracticables.

Cuentan los viejos pastores que en el Pinsapar de La Yedra existía un gigantesco pinsapo donde anidaban una pareja de águilas, cuando los pollos estaban ya crecidos y su demanda de alimentos era grande, los pastores mandaban subir hasta el nido a los muchachos que los acompañaban y ayudaban a guardar el ganado, cuando subían colocaban un palote de madera en el pico de los pollos que les impedía tragar los conejos que les traían la pareja de águilas adultos. Los niños subían de nuevo cada vez que las águilas traían conejos. Era cuestión de esperar para conseguir asi varios conejos cada día.

Historia de los Pinsapos en ppt

Primavera 2014: Han nacido los Pinsapos

Andrés Rodríguez González Abril 19th, 2014

Han nacido los Pinsapos producidos en 2013

Hacia finales de verano termina la maduración de los piñones de pinsapo. Las piñas se abren y con los vientos de otoño, ayudados por su ala membranosa, los pequeños piñones (como semillas aunque botánicamente no lo sean) se dispersan volando, a veces a bastante distancia. En el suelo acaban tapadas con la hojarasca,  las acículas y restos de vegetación. Debe pasar el frío invierno, muchos años con nieve para que, sobre primavera, empiecen a germinar.

Las semillas de los pinsapos suelen germinar bien, en un alto porcentaje, siempre que encuentren condiciones de buena humedad. Lo difícil es que todos continúen adelante, especialmente duro es el primer verano que los pinsapos nacidos ese año, (finales de marzo y principios de abril), no han podido desarrollar raíces profundas, desarrollándose en la capa más superficial del suelo donde la falta de humedad se nota especialmente,  la mayoría de los pequeños pinsapos, con apenas unos pocos meses de vida, se secan y suelen morir por falta de humedad. Por eso es tan importante que las semillas se desarrollen en lugares de cierta humedad, como las laderas umbría y con cobertura vegetal.

Además los animales herbívoros como las cabras se los comen, por lo tanto también necesitan en la primera fase de su vida, estar protegidos pot plantas espinosas o en lugares inaccesibles para el peligroso diente de la cabra.

En los últimos años, con el cambio climático, los veranos se alargan hasta bien entrado septiembre y a veces octubre. Además los inviernos son más secos y con menos nevadas. Otro factor más en contra del pinsapo.

 

Durante años he controlado la germinación de dos pinsapos situados en un jardín de una casa en la Serranía de Ronda,  uno de ellos empezó a producir piñas y semillas en el año 2.000, el otro en 2.010. Producen bastantes piñas y muchos piñones pero nunca en todos estos años habían germinado tantos como este año. Sin duda la llegada de lluvias justo en el momento adecuadas ha sido la responsable es este hecho.  Cuando las semillas caen encuentran en el suelo las condiciones de humedad adecuadas para su germinación.

Se ha especulado mucho sobre los factores que condicionan la germinación de las semillas de pinsapos, pero se puede deducir que es la humedad el principal de esos factores.

Piña de Pinsapo

Andrés Rodríguez González Enero 22nd, 2014

Las piñas de pinsapo se abren y sueltan las semillas y las brácteas de protección.

Next »