Archive for the tag 'serranía de ronda'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Cárabo común

Andrés Rodríguez González Diciembre 10th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Cárabo común (Strix aluco)

Ave del Orden Strigiformes, familia Strigidae. Pertenene al grupo de aves rapaces conocidas como “Buhos”,
Se puede situar entre las rapaces más frecuentes del continente europeo, donde alcanza densidades elevadas. En España también resulta común, sobre todo en algunos bosques del norte de la Península, donde se trata de la rapaz nocturna más habitual y extendida. En la Serranía de Ronda también es frecuente, incluso en Ronda ciudad se puede encontrar.
Es de hábitos generalistas y dotado de una gran adaptabilidad a la hora de instalarse y de procurarse alimento, este robusto búho es una de las pocas especies de rapaces que no parecen verse demasiado afectadas por los constantes cambios que provoca el hombre en el medio natural.
Tiene una longitud total entre 37-43 cm y una envargadura de ala a ala extendidas de 81-96 cm.
Es bastante fácil de identificar ya que lo primero que llama la atención en el aspecto del cárabo común es su voluminosa cabeza, en la que destacan unos enormes y globosos ojos negros, lo que, unido a la ausencia de penachos cefálicos (“orejas”) y a su aspecto rechoncho y robusto, permite diferenciarlo fácilmente del resto de nuestras rapaces nocturnas. Su plumaje resulta extraordinariamente mimético y presenta una gran variabilidad en cuanto a color, ya que existen ejemplares grisáceos, rojizos y marrones. En todos los casos, el diseño consiste en una compleja mezcla de punteados, barrados y vermiculados, que imitan a la perfección la corteza de los árboles, hasta tal punto que si no se mueve, resulta muy difícil de locoalizar. La cara es de color blancuzco, grisáceo o rojizo, y en ella destacan dos listas blanquecinas a modo de “cejas”.
El sonido más característico que realiza esta especie es un ulular lastimero, semejante a una risotada, con secuencias repetidas de notas largas alternadas con notas más cortas, transcribible como houuuuu, ho, ho, ho, houuuuu. La hembra tiene un canto parecido, pero menos insistente y sostenido. El reclamo de llamada consiste en un ku-wik estridente y repetido, parecido al sonido de alerta, que es un kuuá terminado bruscamente.
La foto es de Gonzalo Astete a quien agradezco que me permita usarla.
Bibliografía
www.seo.org

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Cabra montés

Andrés Rodríguez González Diciembre 8th, 2017

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Cabra montés
Capra pyrenaica

Mamífero del grupo de los bóvidos de menor tamaño que un ciervo de complexión fuerte y robusta.
El macho tiene una cornamenta grande, sin ramificar, que se desvía ligeramente hacia atrás. En la hembra es pequeña y delgada. Los machos miden, entre cabeza y cuerpo, 1,25 m y pesan de 50 a 58 kg. Las hembras miden 1 m y pesan de 30 a 36 kg. La presencia de barba en los machos, su mayor corpulencia y la gran extensión de manchas negras, les diferencia de las hembras.
Su pelaje, de color pardo grisáceo por el dorso y blanco por el vientre, varía a lo largo del año. El hocico es algo más corto que en la cabra doméstica. Su color de pelo varía desde el gris parduzco al pardo claro.
Es una especie polígama. La época de celo es entre noviembre y enero. Es entonces cuando se reúnen machos y hembras. Los machos se comportan agresivamente entre sí y luchan por las hembras. Se alzan sobre las patas traseras, entrechocando las cuernas al caer. El vencedor se hace con un pequeño harén que abandona después de las cópulas.
La gestación dura unos 5 meses, y la época de parto es entre abril y julio. Tienen entre una y dos crías, a las que amamanta hasta los seis meses de edad. Posteriormente, si la cría es un macho, abandona a la madre y se une a los otros machos.
La cabra montés habita en bosques y matorrales de alta y media montaña.
Es una especie de hábitos diurnos en invierno, y se va haciendo nocturna en el verano. Tímida y tranquila, tiene un gran olfato y oído. Está dotada para andar entre rocas y saltar por paredes casi verticales o incluso hielo.
Muy gregario, forma grupos numerosos bien de hembras y crías o bien de machos. Aunque no migra, realiza largos viajes erráticos durante el invierno.
Entre los enemigos destacan los perros asilvestrados y los lobos, aunque éstos últimos actualmente ocupan áreas bastante alejadas de los territorios de las cabras montesas. Periodicamente sufren epidemias de sarna que menguan sus efectivos.
Devora indiscriminadamente cualquier materia vegetal, como hierbas, líquenes, cortezas, brotes y frutos. También las yemas de pinsapos y los pinsapos de pocos años que aún tensan las hojas tiernes. Con frecuencia lamen la sal que los pastores suministran al ganado.
Sus poblaciones se distribuyen en Sierra de Gredos, Puertos de Tortosa-Beceite, sierra madrileña y Andalucía Sierra Nevada,  Cazorla y Segura. En la Serranía está ampliamente distribuida con una población importante en la Sierra de Las Nieves. A veces se la puede ver cerca de los pueblos.

Bibliografía
www.faunaiberica.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Salamandra

Andrés Rodríguez González Diciembre 6th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Salamandra Salamandra salamandra

El grupo de los anfibios tiene dos grandes subgrupos, los Anuros, sin cola como la rana y los Urodelos, con cola, como la salamandra.
Es un anfibio de hábitos nocturnos, grande y robusto que mide normalmente entre 12 y 23 cm. incluida la cola. La cabeza es casi tan ancha como larga, algo aplanada y normalmente con el morro redondeado, pudiendo algunos ejemplares tenerlo algo puntiagudo. En ella tiene unos abultamientos grandes y bien señalados llamados “glándulas parótidas” que contienen una pequeña cantidad de una sustancia blanquecina que es segregada al ser capturada y manipulada que en contacto con la boca, ojos o nariz, produce irritación.
Los ojos son grandes y saltones y el iris de color pardo oscuro. Las patas son cortas y gruesas y poseen unos dedos deprimidos. La cola también es corta, de sección redondeada, y su longitud no sobrepasa la de la cabeza y el cuerpo juntos.
La piel de la espalda y los costados es lisa y brillante, de color negro con manchas irregulares amarillas, coloración que puede variar dependiendo de la zona geográfica, ya que pueden darse casos en que prácticamente no se observe el amarillo, y otros en que predomine o se distribuya en franjas. En la garganta y el vientre, las manchas amarillas no son tan numerosas y junto con el negro de fondo, son poco intensos.
Existen 5 subespecies de salamandra común en la Península Ibérica.
Las salamandras suelen vivir en libertad normalmente hasta unos 20 años, si bien en cautividad pueden durar hasta 50 años.
Es una especie principalmente forestal, habita en bosques de ribera y laderas sombrías, cerca de los cursos de agua, huertas, pastizales, pinares, etc., rehuyendo de terrenos secos. No es el caso del ejemplar fotografiado, que lo fue en un pilar de una fuente en zona montañosa muy deforestadaa más de mil metros de altura.
Vive en suelos espesos cubiertos de hojas o líquenes, ocultándose durante el día bajo piedras, troncos caídos, agujeros, entre la maleza, etc. Puede adaptarse a vivir desde el nivel del mar hasta los 1.800 metros.
Al tratarse de una especie forestal, la destrucción de sus hábitats mediante talas de bosques, incendios, etc., perjudican a esta especie que como todos los anfibios se encuentra en franca regresión.
Es durante el otoño cuando las salamandras entran en celo, apareándose en tierra durante la noche. Dependiendo de la zona, desde diciembre a febrero, la madre puede dar a luz hasta 86 larvas, pero normalmente las puestas son de unas 30 o 40 larvas envueltas en una membrana de la que se sueltan rápidamente. Las larvas son de aspecto robusto con la cabeza muy ancha y desde que nacen, ya poseen las 4 patas desarrolladas y nadan a la perfección. Son depositadas en pequeños charcos de manantiales, regatos, o pastizales encharcados, observándose el mayor número de larvas en el agua entre los meses de enero y febrero.
Sufren metamorfosis y pasados 3 ó 4 meses, desaparecen las branquias y aparecen ya las manchas amarillas, para completar el desarrollo larvario a los 5 meses, abandonando el agua al medir aproximadamente 6 cm, y ya con el aspecto y coloración de los adultos. Alcanzan la madurez sexual a los 3 ó 4 años.
Come principalmente presas de unas medidas comprendidas entre 4 y 20 milímetros, pequeños artrópodos, gusanos, lombrices de tierra, caracoles, insectos caracoles, babosas y arañas.
Se desplaza con lentitud, y durante el día, permanece oculto bajo piedras, agujeros de topillos, líquenes, troncos, etc. Normalmente se mueve en un radio de entre 10 y 20 metros, por lo que es muy fácil volver a observar el mismo ejemplar durante varias noches.
Entre los animales que se alimentan de esta la salamandra, está las culebras, las víboras  y las nutrias.

Bibliografía
www.faunaiberica.org

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA: Belladona andaluza. Tabaco gordo, Tabaco borde, Tabaco de pastor.

Andrés Rodríguez González Diciembre 4th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Belladona andaluza. Tabaco gordo, Tabaco borde, Tabaco de pastor.
Atropa baetica

Es una planta herbácea originaria del centro y sur de la Península Ibérica y norte de África . Comparte algunas características y propiedades que la Atropa belladonna por su alta concentración de alcaloides, y está extrechamente emparentada con ella hasta el punto que hibridan; por eso y por su distribución, se conoce como belladona andaluza. El parecido de sus hojas con las del tabaco ha marcado su nombre popular, conociéndose como tabaco borde, tabaco de pastor, tabaco gordo o tabaco basto.
Es una hierba perenne, glabra, rizomatosa, que produce cada año una parte aérea hasta dos metros de altura o poco más. Tiene hojas alternas, pecioladas, ovadas, hasta de 14 x 7 cm. Poseé flores amarillentas, con un pequeño pedúnculo, de sinco sépalos, actinomorfas, solitarias, hermafroditas, en las axilas de las pequeñas ramitas. Cáliz en forma de campánula con 5 lóbulos tan largos como el tubo. Corola gamopétala, infundibuliforme, de unos 25 mm de diámetro, aproximadamente 2 veces más larga que el cáliz, con 5 lóbulos anchamente ovados. Poseé 5 estambres, que alternan con los lóbulos de la corola, con filamentos de distinta longitud, libres entre sí y pelosos en la base. Anteras de 2 mm, amarillentas, separadas. Ovario súpero, bilocular, con varios rudimentos seminales por cavidad, y un estilo largo, curvado, que termina en un estigma capitado. Produce un fruto en forma de Baya de unos 10 mm, globosa, negra. Floración: de junio a agosto.
Tiene un elevado interés como planta medicinal. Sus virtudes son parecidas a las de la belladona (Atropa belladona), que es de distribución más amplia en el continente europeo. Encontrada por Willkomm en 1845 y por Porta y Rigo, en 1890, en el Valle del Barrancón. Poco después desapareció del citado valle, al parecer por la recolección de sus raíces para usos farmacéuticos. Está incluida en la Lista roja de la flora vascular española, calificada como “En peligro” y en la Lista roja de la flora vascular de Andalucía.
Se encuentra por encima de los 1100 m, en suelos que han sufrido algún tipo de alteración, en laderas secas, rocosas o pedregosas, bien soleadas, aunque crece también en lugares herbosos húmedos, cerca de cursos de agua, en sitios relativamente sombreados.  Hace unos años desapareció la única población existente en el Parque Natural Sierra de Grazalema, actualmente se puede considerar que ha experimentado un pequeño incremento en sus poblaciones del Parque Natural Sierra de Las Nieves.
Quizás sea una leyenda pero se cuenta que las mujeres nobles de la época clásica y de la Edad Media extendían por sus párpados extractos de esta planta, al introducirse en los ojos sus pupilas se dilataban, que junto a la piel blanca, aportaba signo de nobleza a la mujer en contraste con las pupilas reducidas y la piel curtida por el sol de las mujeres plebeyas que pasaban mucho tiempo trabajando a la intemperie.
Muy rara y difícil de encontrar.
Bibliografía
www.ecured.cu

CABAÑUELAS DICIEMBRE 2017 En Pascua, arrímate al ascua

Andrés Rodríguez González Diciembre 1st, 2017

CABAÑUELAS DICIEMBRE 2017
En Pascua, arrímate al ascua

Dicen las Cabañuelas de mi pueblo, Garbayuela en la Sibería extremeña, aplicadas a la Serranía de Ronda, que se confirma la entrada del invierno respecto al frío con la llegada del mes de diciembre. Desgraciadamente el mes de noviembre, que antes era el que tradicionalmente aportaba gran cantidad de agua, pasó con mucha más pena que gloria respecto a las necesarias lluvias, es decir que trajo pocas precipitaciones. Además, las pocas lluvias aportadas en ese mes, fueron en forma catastrófica, lo que confirma los peores presagios de quienes hablan de que el cambio climático nos traerá menos lluvias y que cuando lleguen lo harán con grandes precipitaciones en poco tiempo, es decir ocasionando grandes destrozos.
Si la primera quincena de diciembre será fría ventosa y con poca lluvia, la segunda será muy similar pero aún más fría y con vientos que darán sensación térmica de mucho más frío.
Para ilustrar estas frías predicciones pongo una preciosa imagen de la Hoya de Los Molinos que nos ha regalada mi amigo Juan Carlos Guerrero a quien le agradezco el detalle.

Paseos por La Serranía de Ronda: La Donaira

Andrés Rodríguez González Noviembre 24th, 2017

Un paseo por La Donaira
Nada está fuera de su sitio aquí. Un lugar extraordinario, único, exclusivo,  donde descansar, relajarse, buscar y sentirse en paz consigo mismo y con la Naturaleza.
Se encuentra situado cerca de El Gastor, pero ya en la provincia de Málaga. Su entrada principal se halla en el Camino de Las Minas, un carril que discurre en muchos tramos por las cumbres de los cerros que separan las provincias de Málaga y Cádiz. El nombre del camino, “de Las Minas”, se debe a que fue construido por los nazis con objeto de facilitar la extracción de Wolframio, un mineral necesario y muy cotizado para darle fortaleza a las aleaciones de acero en las fábricas de armas. Cuentan que los niños de El Gastor aprovechaban en trazado del camino y las vagonetas existentes para lanzarse a toda velocidad por las fuertes pendientes a modo de montaña rusa del trazado del camino, también cuentan que existen referencias documentales de accidentes mortales de niños en esas vagonetas, accidentes nunca reconocidos por ningún gobierno alemán y, por supuesto nunca compensados.
La Donaira es una finca particular y el acceso no es libre. El viejo cortijo situado junto a un poderoso nacimiento de agua ha sido transformado con exquisito gusto en un alojamiento de excelencia con ocho habitaciones tan sólo, una Casa Rural extraordinaria y de lujo. Se han respetado los elementos esenciales del cortijo adaptándolo a los tiempos actuales y con las mejores tecnologías. Así las viejas y pequeñas ventanas del antiguo cortijo se han transformado en miradores de gran tamaño que permiten disfrutar las maravillosas vistas, tanto hacia la zona de los picos Lagarin (Algarin) y las Grajas como hacia la campiña gaditana. Para alojarse es necesario contactar con la gestión de la propiedad y ser recogido por sus vehículos en una antigua posada del pueblo que ha sido restaurada y hace las veces de oficina de La Donaira.
La integración en el entorno es una máxima en ese maravilloso proyecto y se realiza con sumo esmero cuidando todos los  detalles, un ejemplo son las paredes de piedra construidas o reconstruidas con piedra de la zona colocada a modo de piedra seca (piedra encajada sobre piedra). Se busca también la integración en el pueblo de El Gastor y para ello se emplean a muchos trabajadores del pueblo. Se ha repoblado grandes extensiones con plantas autóctonas como “Peros de Ronda”, se mima las encinas hasta el punto de colocar cajas de madera que tienen un triple uso, para anidar pájaros, para anidar murciélagos y como trampas contra parásitos. Otro ejemplo es la limpieza de cualquier objeto que pudiera distorsionar.
Los conceptos de Ecología y Sostenibilidad ambiental siempre están presentes, desde la comida vegetariana (si alguien quiere carne también va a disponer de ella), la elaboración de tisanas de hierbas naturales cultivadas por ellos, hortalizas de su propio huerto y otros detalles.
El jardín de plantas medicinales es una verdadera maravilla para los amantes de la naturaleza ya que, además de la gran cantidad de plantas reunidas, el diseño es aparentemente natural, nunca geométrico, con piedras y rocas integradas en el lugar sin que se note cuales estaban allí y cuáles han sido recolocadas, los trabajadores de esta zona, como todos los de la finca pero aquí se nota más, aman su función y hacen su trabajo con sumo esmero y cuidado. Un jardín semejante no es sólo una acumulación acertada de vegetales, también es un ecosistema donde los insectos como mariposas y coleópteros son abundantísimos y sobrevuelan continuamente dando colorido y vida al jardín. Pero donde existen insectos, también existen aves que los depredan y otros seres vivos que forman un pequeño ecosistema que es una verdadera isla de Biodiversidad en un medio ya rico en especies de seres vivos como son las “Dehesas”, especialmente estas dehesas de encinas de zonas montañosas.
Otros atractivos no menos importantes en las instalaciones de La Donaira son la piscina natural, que no tiene nada que envidiar a las antiguas albercas, piscina de aguas naturales no tratadas, solo filtradas con filtros de arena, aguas que conservan el frío de su nacimiento y las características de las aguas limpias de las antiguas albercas de regadío.  Se ve perfectamente complementada por unas instalaciones de Spa soberbias en sus cercanías.
Un recurso igualmente atrayente son sus magníficas cuadras de caballos, muy cuidadas, donde los animales disfrutan de una semilibertad siempre manajados por expertos cuidadores.
El campo donde está integrada la finca, las zonas cultivadas, las repoblaciones, sus paisajes,  tanto los más humanizados como las zonas más agrestes, proporcionan un entorno idílico donde volver a encontrar el equilibrio personal que la vida ajetreada de las ciudades actuales nos ha arrebatado. Y reencontrar el concepto de tiempo, de nuestro propio tiempo que hemos perdido.












Inversión térmica. Lluvia engelante. Rocío. Heladas y Nubes en los Valles bajos de la Serranía de Ronda.

Andrés Rodríguez González Noviembre 21st, 2017

Inversión térmica. Lluvia engelante. Rocío. Heladas y Nubes en los Valles bajos de la Serranía de Ronda.
La “Inversión térmica” es un proceso meteorológico que se produce sobre todo ahora en otoño e invierno y que es el responsable indirecto de los problemas de contaminación en las grandes ciudades como Madrid. (En realidad los responsables directos de la contaminación de Madrid son los automóviles y las calderas de calefacción que producen gases que se quedan en las capas bajas formando esa “boina” contaminante). Y la “Inversión térmica” es también responsable de unas formaciones preciosas de nubes bajas que se establecen algunas mañanas en la Hoya del Tajo y el Valle del Guadalcobacín.

Las condiciones para que se produzca una inversión térmica son: Tiempo estable (no lluvioso) y ausencia de viento.

El aire frio es más denso que el aire caliente. En estos días de otoño la radiación solar es deficitaria, es decir, el suelo pierde más calor del que recibe. El suelo enfría las capas bajas de aire que al aumentar la densidad hace que se produzca el descenso del aire frío hasta las zonas bajas o depresiones, ya que este pesa más. Ese fenómeno se produce un poco antes del amanecer que es cuando más déficit de temperatura tiene el suelo. En Madrid ese aire frío acumulado a nivel del suelo impide que los productos contaminantes se dispersen creando ese penacho contaminante. En los valles de la Serranía de Ronda se acumula por el mismo proceso en aire frio que también tiene menos capacidad de retener la humedad ambiental depositándose ésta en forma de pequeñas gotitas que forman el “Rocio”. Justo antes del amanecer el frío puede ser tan intenso que produzca la cogelación de esas pequeñas gotitas formando la “Helada”. Para que ocurran las heladas no debe haber nubes.
Al avanzar la mañana, el sol va calentando el suelo que a su vez calienta las capas bajas frías de aire que al alcanzar menos densidad y pesar menos, ascienden rompen la inversión térmica y las nubes bajas se van diluyendo hasta desaparecer.

A veces se producen situaciones extrañas en días de acusada inversión térmica, como cuando tras varios días de continuas heladas en la Serranía, cruza un frente cálido muy debilitado, entonces la lluvia que cae se congela directamente en el suelo. Este fenómeno, que ocurre raramente, recibe el nombre de “Lluvia engelante”. Hay que tener en cuenta que en una inversión térmica, el terreno se encuentra más frío que la atmósfera, ya que ha sufrido un enfriamiento por irradiación (sobre todo con cielos despejados). Por eso la lluvia se congela al tocar suelo.
No existe una cota fija donde se fije el límite de la inversión térmica. Depende de factores como la orografía o la insolación.

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Ágave americana, Pita, Pitera.

Andrés Rodríguez González Noviembre 20th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Ágave americana, Pita, Pitera. Agave americana

Planta de la Familia Agaváceas. Originaria de México de donde fue traída a Europa en el siglo XVI  por los conquistadores españoles. Se encuentran naturalizados en otros muchos lugares. Su nombre procede del griego, “Agaue”, admirable.

El género Agave comprende unas 100 especies, los hay muy grandes (hojas de más de 1 metro) mientras que otros miden unos centímetros.

El Agave americana es la especie la más conocida dentro de los ágaves se trata de un arbusto de unos 2 m de alto por ancho, si bien cuando se cultiva en maceta o contenedor no alcanza esa altura. Posee unas hojas largas, de color gris azulado dispuestas en roseta basal y terminadas en una potente espina por lo que si se tiene en jardín es necesario tener mucho cuidado con los  niños. Las puas se pueden cortar con una podadora.
Una de las cosas más espectaculares de esta planta es que tiene una floración verdaderamente espectacular, cuando la planta llega a su madurez, entre los 10 y 20 años de edad, emite un tallo floral de 10 ó 12 metros de altura. Ese enorme tallo de flores emerge en primavera y puede vivir meses y cuando su vida termina, la planta muere. La reemplazan múltiples hijos a su alrededor que se pueden transplantar con facilidad.

El jugo de las hojas puede producir ceguera en contacto con los ojos; en la piel produce irritación. Manipularla con guantes y manga larga, por ejemplo, para cortar hojas. En Méjico se hace una bebida fermentada llamada “pulque” con el jugo azucarado que se obtiene de cortar los escapos jóvenes. De sus hojas se extrae una fibra que se usa para fabricar hilos, cuerdas y sogas.

Crece asilvestrada en taludes y sitios incultos de la región mediterránea y es plantada a menudo en jardines.

En jardinería se utilizan tres variedades con las hojas jaspeadas. Se usa en jardín para adornar jardines rocosos, laderas, taludes, o bien se coloca en grandes maceteros para adornar entradas o parques. Necesita mucha luz aunque también crece bien a pesar de que no esté a pleno sol. Aguanta la sequía.

En la zona del Bajo Llobregat en picudo rojo está afectando y produciendo la muerte de las pitas, según información suministrada por Miguel Angel Camacho a quien se lo agradezco mucho. También me ha suministrado una foto de un ejemplar de este terrible escarabajo.
Bibliografía
http://fichas.infojardin.com

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Salvia

Andrés Rodríguez González Noviembre 15th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Salvia Salvia officinalis

La salvia pertenece, como el tomillo, el romero, o la lavanda, a las “plantas aromáticas”, la gran familia de las Labiadas.
Forma matas leñosas, densas, de hasta medio metro de alto, con las hojas oblongo lanceoladas, de tono grisáceo, sedosas al tacto, y flores azuladas, reunidas en inflorescencias largas y espigadas, distribuidas por pisos o verticilos. Emana una fragancia intensa con sólo tocarla, lo que explica que sea tan valorada en jardinería y también en cosmética, como veremos.
De la salvia se utilizan tanto las hojas como los ramilletes de flores, el mejor momento para cogerla es la primavera o principios del verano. Es conveniente cosechar sólo aquel volumen de planta que estés dispuesto a utilizar en un tiempo razonable –uno o dos años–, y ten en cuenta también que es mejor tomar un poco de aquí y allá de diferentes plantas, antes que encarnizarse en un solo ejemplar, hasta dejarlo pelado. Una vez en casa, debes dejar secar los ramilletes en un ambiente seco, exento de humedad y de humos procedentes de la cocina, y alejado de la luz solar, pero bien aireado.
El nombre de salvia procede del término latino salus o salve, por salud o por salvar, lo que en cualquier caso alude a su capacidad curativa y reparadora. Era bien conocida en el antiguo Egipto como potenciadora de la fertilidad. En la antigua Grecia, en tiempos del médico Dioscórides, las infusiones de salvia se utilizaban para detener hemorragias severas, cicatrizar heridas, para provocar la orina, y también para estimular la menstruación.
La salvia se ha empleado como planta medicinal desde la Antigüedad. Posée una gran variedad de virtudes, desde potenciar la salud de la mujer a su empleo para tratar problemas bucales y digestivos.
En el Dioscórides renovado, del profesor Pius Font i Quer se recoge la elocuente frase, de origen medieval,  que dice “¿de qué puede llegar a morir un hombre que tiene salvia en su huerto?”, frase que alude a la gran variedad de usos medicinales aludiendo de esta planta tan fragante, que nos permite tratar todo tipo de dolencias corrientes.
Hay pocas plantas de herbolario a las que se les puedan atribuir tantas virtudes diferentes como a la salvia. Se integra en numerosas formulaciones herbarias para el tratamiento de afecciones muy diversas. Pero, además, la salvia constituye un recurso importante en la cocina, para condimentar guisos o sazonar sopas, en cosmética al ser incorporada en perfumes y jabones y, por supuesto, en jardinería, por la vistosidad de sus ramilletes floridos, por su capacidad de resistencia a las condiciones climáticas más severas, y por su especial fragancia.
Se conocen unas 500 especies distintas de salvias en todo el mundo, muchas de las cuales se encuentran en ambientes tropicales o subtropicales.
En Europa contamos con una docena de especies diferentes. La más conocida es sin duda la salvia que ahora nos ocupa, la salvia medicinal Salvia officinalis, de la que se distinguen diversas subespecies. Se distribuye de forma natural por la cuenca mediterránea, por la mitad este de la península Ibérica y la costa de la Provenza, más el norte de Marruecos, en su subespecie lavandulifolia, y por los Balcanes, sur de Italia, Grecia y costa turca en su subespecie officinalis. En jardinería se emplean diversas variedades dentro de esta segunda subespecie.
La salvia aparece, muchas veces de forma abundante, en collados secos, matorrales abiertos expuestos a una importante insolación, en laderas pedregosas y orlas forestales, sobre suelos calizos, asociada a veces al espliego, al tomillo y al romero.
De la salvia se cosechan tanto las hojas, muy fragantes, como los ramilletes floridos, siendo el mejor momento la primavera o principios del estío. Si te decides a hacer tu mismo la cosecha,
La salvia es muy rica en aceite esencial, lo cual explica su gran potencial como planta aromática.

Se usa para problemas de digestión, la falta de energía, los trastornos de la mujer, la piel y la boca, son de manera sucinta los ámbitos en los que esta planta prodigiosa que es la salvia se revela como una solución natural a explorar. Se muestra como estimulante del apetito, tónica, antiasténica, antiséptica, astringente, antiespasmódica, antiinflamatoria, estrogénica, antisudoral, eupéptica, carminativa, ligeramente hipoglucemiante, regeneradora epidérmica y cicatrizante.
Las principales indicaciones de la salvia son las que te exponemos a continuación:
Posee un efecto tónico y vigorizante importante. Se destina a tal efecto a combatir los estados de debilidad, atonía, astenia y falta de energía.
Completando el supuesto anterior, aporta su capacidad para estimular el apetito y vencer la desgana. Está indicada en caso de inapetencia continuada, anorexia leve, convalecencia de una enfermedad por infección vírica o bacteriana.
Por su efecto antiespasmódico y astringente, contribuye a aliviar los dolores de la menstruación y a normalizar el periodo.
Muestra un efecto estrogénico y antisudoral, que han hecho de ella uno de los mejores recursos herbarios para tratar los diferentes síntomas ingratos de la menopausia, como los sofocos y la sudoración nocturna, pero también la irritabilidad, el dolor lumbar y la migraña.
Como tónico digestivo, alivia los espasmos gastrointestinales y está indicada en caso de gastroenteritis y dispepsias o digestiones lentas y difíciles, así como en indigestiones nerviosas, que cursan con náuseas y vómitos.
Como planta carminativa y desinfectante, la salvia se usado para combatir el mal aliento o halitosis y para eliminar el mal sabor de boca. Para tales casos bastaba con masticar las hojas frescas.
Muestra una moderada acción astringente y antidiarreica, sirve para aliviar diarreas ocasionales, y en tal caso es mejor si la combinas con otras plantas antidiarreicas como la agrimonia y el rosal silvestre.
Por su efecto antiséptico, antiinflamatorio y antiviral, se ha destinado al tratamiento de afecciones del sistema respiratorio, bronquitis leves, resfriados, procesos gripales, amigdalitis y faringitis.
Se le atribuye un cierto efecto hipoglucemiante, para el tratamiento de apoyo de la diabetes mellitus, por cuanto ayuda a aminorar el nivel de azúcar en sangre y orina.
Alivia los dolores articulares, por su efecto antiinflamatorio y se incluye en algunas fórmulas antirreumáticas.
Se la incluye también en formulaciones herbarias para tratar la hipertensión arterial, por su efecto diurético potente.
Favorece la emisión de orina y ayuda a combatir los focos de infección en las vías urinarias. De nuevo, en este caso, cabe asociarla con otras plantas que refuercen su acción, como la brecina, el maíz, o la gayuba.
Por vía externa, la salvia se revela como un gran aliado de la salud bucal. Está indicada en caso de dolor dental, inflamación de las mucosas bucales, inflamación de la lengua o glositis, y para frenar el sangrado de las encías y aliviar otros síntomas de la gingivitis.
Por su efecto astringente, se usa asimismo sobre úlceras, aftas y llagas bucales, que muchas veces resultan muy molestas.
En forma de infusión, pero también de gargarismo, la salvia se muestra muy efectiva para aliviar la irritación de garganta, en faringitis y laringitis, y para tratar la inflamación de las amígdalas o amigdalitis.
Combinada con romero y tomillo, contribuye a fortalecer el cabello, y se aplica en forma de loción para acabar con la caspa en dermatitis seborreicas, y para frenar la caída del cabello y prevenir la alopecia.
La loción de salvia se había utilizado tradicionalmente para disimular las canas, con un éxito muy relativo.
La salvia es también un excelente remedio para la piel, a causa de su poder regenerador a nivel celular y por sus efectos astringentes, cicatrizantes y desinfectantes. Se indica en caso de picaduras de insectos, heridas con o sin sangrado, llagas, urticarias con ronchas e inflamación de la piel, ulceraciones, etcétera.
En usos tradicionales, la salvia se ha hecho servir para blanquear los dientes.
La salvia, como sucede con la mayoría de las plantas de su familia, las labiadas, no es especialmente problemática, y puede ser consumida con cierta tranquilidad, pero cabe tener en cuenta algunas excepciones si queremos tomarla sin sustos, o saber en qué casos o personas está contraindicada y se debería evitar su uso.
Su aceite esencial tiene una importante actividad terapéutica, pero a dosis elevadas o inapropiadas podría generar toxicidad a nivel neuronal, e incluso convulsiones a nivel motor; por todo ello, los expertos recomiendan consumir dicho aceite por vía oral con cautela en dosis moderadas, y siempre consultando con un especialista. Incluso aplicado por vía tópica, el aceite esencial ha provocado irritación en pieles sensibles.
Además, antes de acudir a tu herbolario en busca de esta planta, debes tener en cuenta las siguientes contraindicaciones o precauciones en el uso de la salvia:
Precauciones de uso de la salvia
-    Los tratamientos con salvia deben contemplar periodos de descanso, de unos diez o veinte días, para evitar el efecto acumulativo de sus componentes más activos, como la tuyona.
-    Las personas diabéticas deben acudir a su médico si optan por el tratamiento de apoyo con salvia, para que éste controle su nivel de azúcar y prevenga cualquier descompensación.
-    Por su efecto estrogénico (estimula la producción de estrógenos), y como medida de prudencia, no se recomienda tomar salvia durante el embarazo y el periodo de lactancia.

Bibliografía
www.webconsultas.com

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA Boleto de verano.

Andrés Rodríguez González Noviembre 8th, 2017

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Boleto de verano.

Boletus aestivalis (Boletus reticulatus). Género Boletaceae
Seta excelente para comer. Es un Boletus del grupo “edule” típico del verano,  habitualmente atacado por las larvas de los insectos, cosa normal dada su época de aparición.

En la Serranía aparece en otoño cuando el sol calienta el suelo después de las primeras lluvias, este año en noviembre. Suele encontrarse en bosques de castaños y robles  en otoño en nuestra comarca pero más al norte aparece en primavera verano, de ahí su nombre.

El nombre de Boletus tiene una etimología incierta, parece ser que deriva de dos palabras griegas,  o tal vez de “bolos” ya que el sombrero de la mayoría de los hongos es globular, para algunos autores deriva del nombre “metabolitos” por el cual los romanos mostraron las mejores setas comestibles, aunque originalmente se refiere únicamente a los “huevos” Amanita Caesarea. Reticulatus viene de “retículo”, abreviatura de red, malla.

Su sombrero es de 6-15 cm de diámetro, primero hemisférico, después convexo, el margen es grueso, bastante regular y del mismo color que el resto del sombrero. Poseé una cuticula separable, seca, tomentosa, se agrieta fácilmente en tiempo seco, filamentosa, de olor uniforme, de color gris-marrón u ocre-avellana.

Pie de 8-16 x 2-6 cm, robusto, casi cilíndrico, a veces en forma de maza, más o menos radicante, de color pardo rojizo y con retículo prominente y poligonal bien visible. Su carne es espesa, firme, se torna blanda con el paso del tiempo, de color amarillo bajo los tubos y blanco bajo la cutícula. Posee un olor agradable y sabor dulce.

Se diferencia de Boletus edulis porque éste último presenta la cutícula glutinosa y el pie ligeramente reticulado en la parte apical. No confundir con Tilophilus felleus de poros rosados en la vejez y sabor muy amargo.

Bibliografía
www.micoroda.es

Next »