Archive for the tag 'serranía de ronda'

Ruta por la Circunvalación Arriate (Cañada Verde).

Andrés Rodríguez González Marzo 27th, 2017

Ruta por la Circunvalación Arriate (Cañada Verde).
En esta ocasión la “Plataforma en Defensa de los Caminos Públicos de la Serranía de Ronda”, tras un largo debate, ve necesario posicionarse al respecto de la Carretera Variante de Arriate que discurre entre el Puente de la Ventilla y el Puerto del Monte. Como todos conocemos, este recorrido histórico ha sido ocupado por el trazado de la nueva carretera de circunvalación de Arriate, más conocida oficialmente como: “Conexión de la CA-4221 (Setenil) con la A-367 (Ronda). Variante de Arriate (Clave 3- MA1651-0.0-0.0-P.C.)”.

Es sabido que estas obras se encuentran paradas por motivos desconocidos para la ciudadanía, y queremos dejar claro que no es objetivo de esta agrupación el ser un impedimento al inicio de las obras, dado que el trazado y el grueso de las obras ya están ejecutados, faltando tan sólo una segunda fase para su finalización. Por ello, concluimos en que por motivos de comunicación entre distintos pueblos (Setenil, Alcalá del Valle, Arriate, Cuevas del Becerro y Ronda) es muy necesario su finalización por distintos motivos muy claros:
1.    La descongestión de tráfico del casco urbano de Arriate.
2.    La mejora de las comunicaciones tan necesarias.
3.    La mejora para la economía de la zona.
4.    La mayor conexión con pueblos tan cercanos a Ronda y con los que siempre hemos tenido tantos lazos.
Además de no entender desde este colectivo el por qué no se han iniciado las obras, tampoco se entiende como una Cañada Real ya deslindada con 75 metros de ancho en una zona tan llana, no lleva incorporada en su proyecto de ejecución la conservación de un uso tan distinto como el de una carretera, cuando hay espacio para ambos. Si las obras se retoman y finalizan en los diseños actuales, todos los usuarios de este itinerario nos tememos que se eliminará este histórico y popular recorrido.
El itinerario que discurre por la “Via Pecuaria nº 5 : Cañada Real de Osuna o Cañada Verde”, y que conduce desde el Puente de la Ventilla al Puerto del Monte en Los Prados, es uno de los itinerarios más usados de la Serranía de Ronda por infinidad de ciudadanos en general: ciclistas, ganaderos, corredores , senderistas, caballistas, tractores, etc..…. Conexión tradicional entre varios pueblos y que además en los ultimos años se ha convertido en un recorrido ideal para muchos deportes. Estas circunstancias se ven acrecentadas por las múltiples conexiones a otros caminos públicos con los que se cruza o enlaza. Por otra parte, este recorrido es usado habitualmente en importantes pruebas deportivas de reconocido prestigio que se celebran anualmente y organizadas tanto por el Ayuntamiento de Ronda como otros municipios limítrofes o instituciones oficiales (101 Km, Homenaje, Raid Hípico, etc….).

Recordar que, en la declaración de impacto ambiental que se realizó por parte de la Consejería de Medio Ambiente y que se publicó en el BOP de Málaga el 23 de marzo de 2009, se resuelve entre otras cosas los siguientes puntos:
•    Que esta declaración es viable a los efectos ambientales.
•    Que los terrenos afectados por la vía pecuaría deben tramitarse bajo un procedimiento administrativo entre administraciones (mutación demanial (cambio de uso público de la parte que se ocupa)).
•    Una vez concluida la carretera la vía pecuaría se restarurá para devolverla a su estado anterior (ya que hay espacio más que suficiente, 75 m.).
Ante estas circunstancias, y dado que existe más que suficiente espacio público en los laterales de esta carretera en obras, tan solo solicitamos dos cosas: que se inicien las obras tan necesarias como ya se ha expuesto y que se lleven a cabo las gestiones precisas para dotar a esta futura carretera de la infraestructura necesaria que salvaguarde el uso ancestral y actual. Todo ello garantizará no solo las comunicaciones, sino también la seguridad tanto de conductores como usuarios de la vía pecuaría.

Por todo ello, convocamos a todos los componentes de esta Plataforma y a la ciudadanía en general a participar en una marcha reivindicativa el 2 de abril de 2017, iniciando a las 10:30 h. el itinerario en el “Puente de la Ventilla” (Descansadero) con 6,5 Km. hasta el “Puerto del Monte” por la propia vía pecuaría, todo ello en base a las razones ya expuestas.

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Jilguero

Andrés Rodríguez González Marzo 19th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Jilguero (Carduelis carduelis)

Orden Passeriformes; familia Fringillidae
El jilguero es una de las especies más comunes y extendidas en nuestro territorio, especialmente en los alrededores de los núcleos úrbanos..
Es un pájaro muy gregaria, sobre todo en invierno, suele agruparse en bandos mixtos con otros fringílidos que vagabundean en busca de alimento. En invierno recibimos abundantes ejemplares procedentes de otras latitudes europeas, que se unen a la fracción sedentaria de la población. Debido a su aspecto y vistoso canto es frecuentemente capturado como ave de jaula.
Posee una longitud de 12 cm y una envergadura de 21-25,5 cm
Los jilgueros se distinguen con facilidad por el juego de vistosos colores de su plumaje. En la cabeza muestran una característica careta roja, junto a sendas manchas blanca y negra. Poseen un pico de base ancha, largo y acabado en una fina punta. Su cola es negra, con el obispillo y el extremo distal blanco; además, las plumas más externas de la cola pueden tener amplias manchas blancas. En vuelo se reconocen bien por la presencia de dos amplias bandas alares de color amarillo dorado. No hay dimorfismo sexual fácilmente perceptible, aunque los machos  lucen hombros más negros y careta roja más amplia que las hembras. Por otra parte, el plumaje varía notablemente con la edad; así, antes de mudarlo a finales de verano, los volantones carecen de la coloración descrita para la cabeza, pero mantienen las distintivas franjas alares amarillas.
El macho en celo tiene un variado canto, que combina gorjeos muy diversos, aunque lo pronuncia sin la aceleración de los verdecillos. En vuelo emite tintineos cortos, penetrantes, que se entremezclan con gorjeos cortos.

Bibliografía
www.seo.org

SETAS DE LA SERRANÍA DE RONDA: Amanitha vittadini

Andrés Rodríguez González Marzo 18th, 2017

SETAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Con Gonzalo Astete
Amanitha vittadini

Es una curiosa seta que presenta un “Sombrero” que frecuentemente supera en los los 10 cm de diámetro, incluso a veces supera los 15, tiene forma globosa cuando brota, evolucionando a forma convexa o plano convexa, rara vez aplanado. Su superficie es de color blanco o crema, muy seca y fácilmente separable de la carne, pero está recubierta de escamas que no son otra cosa que restos del velo que recubre la seta en sus inicios. Estas escamas son de color variable, crema amarillentas a gris ocre, más bien aplanadas, no piramidales, pero si con un cierto relieve. Margen regular y no es inhabitual que tenga restos colgantes del velo.
Sus “Laminas” son libres con respecto al pie, apretadas, de color blanco de jóvenes, luego cremas, de consistencia un tanto cerosa, blanda.
Tiene un “Pie” cilíndrico, pero radicante por su base, de consistencia muy dura y lleno. La zona superior es lisa, hasta el anillo, que es colgante y persistente, liso por arriba y arrugado por la parte inferior. Desde el anillo hasta la base, el pie está recubierto en su totalidad de escamas dispuestas de forma circular o en espiral. Todo el pie tiene un color similar al del sombrero, salvo quizás la base que se vuelve algo más ocrácea.
La “Carne” es espesa y consistente de color blanco, los ejemplares jóvenes tienen un olor aromático muy peculiar, con la edad este olor se mitiga y casi llega a desaparecer, su sabor es dulce.
Para tratarse de una Amanita su hábitat es peculiar, ya que sale en prados y pastizales de cierta altura, entre la hierba. Fructifica tanto en primavera como en otoño. Es una seta rara, el ejemplar fotografía procede de La Nava.
Por su hábitat es frecuentemente confundida con Agaricus, incluso mucha gente se la ha comido confundida, sin que se tengan noticias de ningún contratiempo con ella. Está considerada como comestible, aunque no es muy cotizada por los buscadores. Más difícil es su separación de la Amanita codinae, especie que no tiene el pie tan duro, y que sale en eriales y claros boscosos. La mortal Amanita virosa se diferencia por la ausencia de escamas y su volva envolvente.

www.fungipedia.org

Serranía de Ronda: Asa de La Caldera

Andrés Rodríguez González Marzo 17th, 2017

Dentro de la colección de Recuerdos de Ronda, una colección de postales tituladas Fotos artísticas, creo que son de los años veinte del siglo pasado, hoy presento un clásico: El Asa de la Caldera. Una curiosa formación geológica en el conglomerado de la pared del Tajo de Ronda. Muchas personas, incluso de la propia ciudad tienen un error con los nombres, llaman a la Hoya de Los Molinos (la zona baja por donde discurre el río que se cierra con la estrechura del Duende, la pared donde está la iglesia rupestre y la casa Rua hasta el barrio de San Francisco) como la Caldera sin caer en la cuenta de que ese nombre debe utilizarse para la zona alta donde se asienta el barrio del Mercadillo de Ronda (toda la zona nueva de la ciudad, la plaza de toros, la calle La Bola…). Es cuestión de preguntarse ¿Qué caldera tiene el asa dentro? ¿Como podria cogerse esa caldera sin quemarse las manos?

ORQUÍDEAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Orquídea Abejera oscura Ophrys fusca

Andrés Rodríguez González Marzo 16th, 2017

ORQUÍDEAS DE LA SERRANÍA DE RONDA

Orquídea Abejera oscura Ophrys fusca

En realidad y dada la gran variabilidad de estas orquídeas, no se considera una especie si no un grupo. Uno de los más complejos por la gran variabilidad de colores, pelosidad, aspecto del margen del labelo, etc…
En el sudoeste de la Península, salvo en parte del Algarve, predominan las formas con espéculo azulado más o menos brillante, sin margen amarillento, que se corresponderían con el nombre de O. fusca en un sentido estricto, descrito originalmente de los alrededores de Lisboa.
Las formas con margen amarillento y espéculo azul provisto de manchas marrones o negruzcas, entrarían en lo que se ha denominado O. subfusca, originalmente descrita del Algarve. Correspondería a poblaciones presentes en la vertiente mediterránea y Baleares, penetrando también en las zonas montañosas de la Bética y del sistema Ibérico. En el noreste se encontrarían las formas con espéculo de tonos azules más apagados e incluso coloraciones pardas. Recientemente, en base a estudios biométricos y de polinización, se ha descrito una nueva especie, O. malacitana. Se asemejaría al modelo de O. fusca, pero con un margen estrecho glabro y ocasionalmente amarillo y extremo apical abombado. Además, se han mencionado otros nombres para una especie muy similar en la isla de Mallorca y presente en otras de las islas Baleares, que se caracterizaría por presentar un número reducido de flores y de pequeño tamaño. Como vemos poseé una gran variabilidad, aspecto que también se aprecia en las Abejeras oscuras de la Serranía.
Es una especie de floración temprana en la Serranía de Ronda, que podemos encontrar en nuestros campos. Es polinizada por Colletes cunicularius.
Se distribuye fundamentalmente por la mitad oriental y el cuadrante sudoccidental de la Península. Vive sobre todo en los países de la cuenca mediterránea occidental y norte de África, en cuyo rango también se han citado diferentes táxones.
Habita en formaciones aclaradas y prados, principalmente sobre substratos básicos.

Las fotos son de Gonzalo Astete, a quien agradezco que me permita usarlas.

Bibliografía
www.orquideasibericas.info

Himantoglossum robertianum y sus variedades cromáticas.

Andrés Rodríguez González Marzo 4th, 2017

Himantoglossum robertianum (Barlia robertiana) y sus variedades cromáticas.
Popularmente se la conoce como la “Orquídea gigante”.

Es una planta alta, robusta, llamativa y de gran belleza en relación a la mayoría de nuestras humildes orquídeas ibéricas.

Las fotografías proceden de las cercanías de la ciudad de Ronda.

Con las revisiones botánicas ha cambiado varias veces de nombre, así, inicialmente, se denominó Orchis robertiana, luego Barlia robertiana, nombre por el que la conocemos la mayoría. Finalmente ha pasado a Himantoglossum robertianum (Loisel) P. Delorge (1999).

Es la primera orquídea o una de las primeras, en florecer y lo hace en pleno invierno. En zonas de costa y cálidas puede empezar en enero, aunque lo habitual es que lo haga en la Serranía de Ronda progresivamente desde febrero hasta bien entrado marzo, varia la fecha dependiendo de las condiciones climáticas.

Este año, el grupo Atropa, donde disfrutamos un grupo de amigos entusiastas y aficionados a la botánica, fauna, fotografía de paisaje, orquídeas y naturaleza en general, con las indicaciones de uno de sus miembros Gonzalo Astete, pudimos disfrutar de ellas en las cercanías de Ronda, en un lugar donde había varias decenas de Barlias dispersas por una zona bastante pequeña, algunas empezando a abrir las flores y otras completamente en flor, les hacían compañía otras madrugadoras como Ophrys tenthredinifera y la lutea, todas ellas de aspecto más humilde.

Es una orquídea terrestre de la zona europea mediterránea y del norte de África que crece en garrigas, taludes, claros de pinar, bordes de caminos y carreteras, olivares, dunas, etc. hasta una altura de unos 1.200 metros, a plena luz o semisombra, en zonas calizas con suelo moderadamente seco. En España aparece en muchas regiones de Norte a Sur, estando ausente en el Sistema Ibérico y la Depresión del Ebro. En algunas Comunidades está catalogada como especie en declive o amenazada. Al ser una orquídea alta y de color llamativo es más fácilmente localizada, lo que la hace más vulnerable que otras que suelen pasar desapercibidas.

Puede llegar hasta los 90 cms. aunque la media ronda los 50 cms. Tiene dos, a veces tres tubérculos ovoides grandes. La roseta basal está formada por hojas caulinares, grandes, carnosas, verde claro brillante, siendo común encontrarlas mordisqueadas por el ganado. La espiga floral destaca claramente entre la hierba, con numerosas flores grandes resupinadas, de tonos entre el rosa claro hasta el morado intenso con manchas y motas que suelen adornar el labelo y los sépalos. En nuestra zona tienen una suave fragancia y presentan un espolón floral con orientación descendente. Son característicos el gran labelo y la galera o especie de casco que presenta la flor, así como las brácteas alargadas situadas entre los botones florales. Como podéis ver en las fotografías, había bastante variedad cromática, desde tonos muy claros a otros muy intensos, e incluso un ejemplar hipocromático.

Entre otros sinónimos podemos localizarla como: Aceras longibracteatum, Barlia longibracteata, Himantoglossum longibracteatum, Loroglossum longibracteatum y Orchis longibracteata.

Una verdadera pena da cuando no se aprovechan recursos naturales como las orquídeas silvestres para desarrollar un tipo de turismo de naturaleza que podría aportar un beneficio económico del que tan necesitada está la comarca natural de la Serranía de Ronda.

Bibliografia
elorquideario.blogspot.com

Cabañuelas marzo 2.017: En marzo, los almendros en flor y los mozos en amor

Andrés Rodríguez González Marzo 1st, 2017

Cabañuelas marzo 2.017
En marzo, los almendros en flor y los mozos en amor
Dicen las Cabañuelas de mi pueblo, Garbayuela, aplicadas a la Serranía de Ronda que el mes de marzo será fiel a lo que se espera de él: estalla la primavera a tope. La primera quincena presentará un tiempo muy estable que hasta puede resultar caluroso, si bien los primeros días estarán ligeramente nubosos. La segunda quincena se presenta con alguna ligera inestabilidad, posibilidades de lluvias que no serán importantes, las temperaturas se caen ligeramente con respecto a la primera quincena, dentro del ambiente primaveral.
Como ilustración traigo un almendro perdiendo las flores.

Cabañuelas febrero 2017

Andrés Rodríguez González Febrero 1st, 2017

Cabañuelas febrero 2017
Los febreros y los abriles, los más viles.

Dicen las Cabañuelas de mi pueblo, Garbayuela en la comarca de la Siberia Extremeña aplicadas a la Serranía de Ronda que el mes de febrero será de lluvias abundantes.
La primera quincena traerá muchas precipitaciones y será desapacible con vientos frecuentes y fríos, lo que darán una sensación térmica de más frío, por lo tanto toca abrigarse y desconfiar de los ratos de sol que tendremos.
La segunda quincena seguirá la misma tónica pero con menos lluvias, también será desapacible y fría.
Afortunadamente los frentes de borrascas están entrando por el oeste y nos proporcionarán abundantes precipitaciones que en zonas elevadas de las sierras pueden ser de nieve.

Paisajes de la Serranía de Ronda: Cortijo de la Viborilla.

Andrés Rodríguez González Enero 19th, 2017

Paisajes de la Serranía de Ronda
Cortijo de la Viborilla.

Entre la Sierra Hidalga y la Sierra de Las Nieves existen una serie de “cortijos” que son impresionantes. No por parecerse a los cortijos andaluces del Valle del Guadalquivir, sino por todo lo contrario. Estos no están rodeados de fértiles tierras sino de esterilidad y rocas desnudas. Cortijos son el nombre con el que se les conoce, pero son actualmente una ruina con cuatro paredes que apenas se levantan del suelo, al lado suelen tener una menguada fuente, algún moribundo o fallecido árbol y una pequeña “era”, testimonio de que los escasísimos suelos con poca pendiente entre rocas eran cultivados. Cuando estaban habitados, sus condiciones no debían ser mucho mejores, la dureza del clima con frecuentes y duras nevadas, la incomunicación a la que estaban sometidos sus habitantes, con veredas maltrechas y empinadas, la escasez de agua con menguados nacimientos  y, a veces, alejadas fuentes, debían hacer muy duras las condiciones de vida. La pobreza de estos terrenos áridos, de calizas y margocalizas, con fuertes pendientes, contrasta con los suelos de la otra ladera de Sierra Hidalga, la que mira a Ronda, de suelos fértiles y con horizontes bien desarrollados. En los terrenos que hoy nos ocupan la mayoría de la superficie está cubierta por piedras y rocas que carecen de suelos, entre los escarpes rocosos serpentean pequeños torrentes que vierten sus escasas aguas hacia la cabecera del río Guadalevín o su principal valedor, el arroyo Carboneras que recoje aguas de las Cañadas del Cuerno y de Enmedio del Pinsapar de Ronda y de La Fuenfría.

El agua está presente en épocas de lluvias pero en verano, gran parte de la primavera y bien avanzado el otoño, aquellos terrenos bien pueden confundirse con una zona desértica o un predesierto de Almería. En determinados lugares, el agua filtrada en el suelo o la caída en forma de nieve, aflora al exterior cuando las arcillas impermeabilizan el terreno, y lo hace en forma de escasas fuentes; cerca de ellas, si el escaso suelo lo permitía, a veces existen restos de pequeñas albercas y lo que debieron ser pequeños huertos. Y entre los minúsculos llanos con un poco de tomo de suelo, se adivina, con mucha imaginación, que eran los dedicados a los cultivos de cereales, cultivos casi artesanales que debían hacerse con arado romano y mulo o burro como toda ayuda, en un intento de arañar algo productivo a la tierra esteril.
Siempre que visito estos cortijos, la Sardina Baja y Alta, el Hoyoncillo, Malillo, Cobatillas, Colmenarejo… tanto si entro por Manaderos como si lo hago por Lifa o por el arroyo Carboneras junto al Refugio de Quejigales, pienso en la dureza de la vida de los aparceros que por aquí sobrevivían.  Y digo bien, sobrevivir, por que vivir aquí no es vivir. Veo a los pastores cuidando rebaños de los señoritos de Ronda, pensando cómo justificar ante ellos no poder pagar la aparcería por la sequía, la enfermedad o la espantá de los rebaños por los truenos y tormentas, veo a los muchachos mal vestidos y peor calzados, ocupados todo el santo día en buscar la oveja o la cabra “paria” que no aparece, en evitar que las cabras invadan el huerto o se coman los cultivos de cereales; pienso en las muchachas ayudando a la madre en sus múltiples obligaciones, tal vez soñando con un hombre que les saque de allí para llevarles a una vida mejor; pero sobretodo, pienso en las mujeres que aquí vivieron, aquí parieron, lloraron a sus hijos muertos al nacer o picados por víboras, despeñados en algún tajo; tal vez soñando con que alguno de sus hijos pudiera irse a Ronda como “aprendiz” de algún oficio o alguna de sus hijas a casa de los señoritos a “servir”. Imagino mujeres duras, descalzas por darles sus zapatillas a las hijas, temerosas por el futuro de sus hijos y a la vez valientes para vivir el día a día. Y sobre todo pienso en las mujeres que vivieron en el cortijo de La Viborilla. ¿Y por qué en éste? Porque desde aquí se ve Ronda, que representaría el paraíso prometido, el lugar donde se iba un par de veces al año. Donde vivían parientes y quizás, algún novio que trabajaba en una tienda de la calle La Bola, un mozo que le prometío una vida mejor cuando viniera de “la mili”, y que no pudo cumplir su promesa porque antes el amor fue truncado por una suegra que le arreglo el matrimonio con alguna vecina, una “casi suegra” que le jodio la vida y, a la vez, le dio los sueños de la vida que nunca vivirá.


Imagen de Josep Cuatrecasas del año 1930, cuando vino a realizar una visita a los pinsapos.

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Merendera androcymbioides

Andrés Rodríguez González Enero 11th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Merendera androcymbioides
En 1978 Benito Valdes describía la nueva especie Merendera androcymbioides con ejemplares de la Serranía de Ronda, concretamente decía que el material para la descripción de la nueva especie había sido encontrado en “las cercanías de Ronda”.  Desde entonces las citas en la Serranía de Ronda son escasas por no decir casi nulas. Tan solo tenemos referencia de que Manuel Becerra Parra localizó la planta en el Puerto de Quejigales en 2.006. Por lo tanto cuando Juan Ríos Pimentel, botánico aficionado pero no por ello menos riguroso que cualquier científico titulado, me comunicó que haciendo una ruta por Sierra Hidalga había localizado ejemplares a últimos de diciembre de 2014 de esta rara especie, me apresuré a hacerle compromiso de volver a buscarlos. El día 6 de enero de 2.015, acompañados de Gonzalo Astete,  otro buen naturalista de la Serranía, hicimos un recorrido para intentar ver esta joya botánica. Localizamos primero un ejemplar suelto a 1.015 m de altitud sobre el nivel del mar y más tarde a más altura, 1.214 m, una población bastante abundante (quizás entre 70 a 100 ejemplares) en una ladera con fuerte pendiente orientada al sur- sureste, sobre arcillas procedentes de descomposición de calizas, mucha piedra suelta y vegetación tipo matorral. Dentro de terrenos del Parque Natural Sierra de Las Nieves. Este año no ha sido posible su localización a pesar de nuestros esfuerzos.

Valdes designó el epíteto “androcymbioides” en alusión al parecido con Androcymbium : (…las poblaciones de la Serranía de Ronda deban considerarse como especie independiente. Por ello se describe aquí como Merendera androcymbioides , que alude al aspecto de Androcymbium que tienen los ejemplares sin flores de esta especie.) Resulta evidente el parecido morfológico de muchas plantas aún estando alejadas taxonómicamente, conocido es de sobra el fenómeno de la convergencia adaptativa por el cual especies alejadas adquieren similares adaptaciones.
Aunque pertenecen a la misma familia, Colchicaceas , las posibilidades de observarlas creciendo juntas serían nulas . Actualmente presentan diferente hábitat y área de distribución . Mientras que Androcymbium gramineum se cría preferentemente en terrenos costeros almerienses y norteafricano  entre 0 y 200 m, la Merendera androcymbioides es un endemismo del sur peninsular que crece en pastizales y matorrales basófilos de montaña entre los 600 y los 1600 m de algunas Sierras Béticas del interior andaluz. Presentan diferencias morfológicas apreciables ,flores , porte , fenología…
Pero ambas son ejemplos de geófitos, esas plantas que hacen frente a las condiciones ambientales más adversas con órganos de reserva y resistencia subterráneos. Un biotipo con éxito en la región Mediterránea que ha colonizado medios tan diferentes como pueden ser las frías praderas de montaña o los cálidos arenales costeros.
Las dos son de temprana floración en su medio: Androcymbium comienza su ciclo floreciendo de noviembre a Febrero, aprovechando esa humedad y escasas precipitaciones invernales de la árida costa almeriense; mientras que la Merendera única en su género de floración primaveral, comienza su desarrollo en Febrero con el suelo aún saturado y tras el deshielo de las primeras nieves. Pero los ejemplares localizados en la Sierra Hidalga habían florecido a finales de diciembre y conservaban sus flores el día 6 de enero de 2015.

En un hábitat o en otro estos geófitos con frecuencia crecen en llamativos grupos y destacan al ser las primeras en emerger sus bellas formas, flores blanquecinas que contrastan con el verde de sus hojas, bien sea sobre la arena, la arcilla o la nieve.

Bibliografía
www.mirandoplantas.com
institucional.us.es/revistas/lagascalia/

Next »