Archive for the tag 'serranía de ronda'

CABAÑUELAS AGOSTO 2017 Ni en agosto ni en enero, tomes el sol sin sombrero

Andrés Rodríguez González Agosto 1st, 2017

CABAÑUELAS AGOSTO 2017
Ni en agosto ni en enero, tomes el sol sin sombrero
Dicen las Cabañuelas de mi pueblo, Garbayuela en la Siberia extremeña, aplicadas a la Serranía de Ronda que el mes de agosto se presenta con un inicio en el que refrescará pero después vendrán episodios de mucho calor, las típicas “olas de calor” periódicas que venimos padeciendo desde antes del inicio del verano. En grandes bloques el més lo podemos dividir en, suave (dentro de las temperaturas de verano), para seguir con calor que hacia mitad de mes será de mucho calor, después otro periodo de menos calor para terminar el mes con otro periodo de calor sofocante.

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Carbonero común

Andrés Rodríguez González Julio 26th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Carbonero común (Parus major)

Orden Passeriformes; familia Paridae
Es un pájaro insectívoro de pequeño tamaño, de colores muy llamativos a base de tonos azulados y amarillentos. Es bastante abundante por todas partes.
Habita en toda España y resulta común en ambientes arbolados, tanto bien conservados como degradados. Tolera muy bien la presencia humana, coloniza con facilidad zonas ajardinadas y parques urbanos, acude a los comederos y se instala en nidales artificiales. En invierno se suele mover en grupos con otras especies de páridos.
Su longitud es de 14 cm y su envergadura de 22,5-25,5 cm
Se trata de una especie fácilmente reconocible por el color amarillo de su cuerpo, que contrasta con el azul de las alas y la cola. La cabeza es de color negro-azabache y con las mejillas muy blancas, salvo en los jóvenes del año, algo amarillenta. Los machos se distinguen de las hembras por poseer una bien visible banda negra que recorre su cuerpo desde la garganta hasta la base de la cola. Las hembras, en cambio, tienen muy poco marcada dicha banda, que se desdibuja en el vientre.
Entre los reclamos más comunes se encuentra el repetitivo chi-chipán, que inunda el principio de la primavera; pero muestra un amplio repertorio, con más de treinta notas. Además, esta variabilidad se ve enriquecida con notables matices territoriales; así, por ejemplo, un carbonero de Sierra Morena emite sonidos poco comunes en las poblaciones del Sistema Central y viceversa.
Bibliografía
www.seo.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Mito

Andrés Rodríguez González Julio 25th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Mito (Aegithalos caudatus)

El mito es pájaro insectívoro de pequeño tamaño caracterizado por su larga cola. Se distribuye por casi toda España, y es relativamente frecuente, sobre todo en ambientes forestales y, en menor medida, parques urbanos de cierta extensión. Se agrupa en bandos no demasiado numerosos, pero muy ruidosos y confiados.
Pertenece al Orden Passeriformes; familia Aegithalidae
Su longitud es de 12-14 cm, con una envergadura de 16-19 cm
Es fácil de identificar por la notable longitud de su cola (7-9 centímetros), que contrasta con su pequeño cuerpecillo, de cortas y redondeadas alas. En un primer vistazo resulta un ave con una apariencia general oscura. Sin embargo, observada con atención se aprecia una banda clara que recorre toda la cabeza, así como una pechuga grisácea con tintes rojizos, que contrasta con los tonos negros y grises del dorso, la cola y las alas.
Su canto es un reclamo casi constante, sobre todo cuando en otoño e invierno se desplaza en grupos familiares. Suele producir chasqueos y un seseo seco y repetido (tsi-tsi-tsi-tsiii), que remata con un reclamo brusco (tssrrrarp).

Bibliografía
www.seo.org

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA ALCACHOFA, alcachofera . Cynara scolymus

Andrés Rodríguez González Julio 23rd, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
ALCACHOFA, alcachofera . Cynara scolymus

La alcachofa es una planta robusta, de la familia de las compuestas. Es una bianual, presenta un rosetón de enormes hojas, de hasta un metro de largo, muy segmentadas, duras y espinosas, recubiertas de hebrillas blancas por su parte posterior. Del centro del rosetón de hojas, se desarrollan tallos gruesos, acanalados, que culminan en enormes flores, recubiertas de escamas imbricadas, con la base carnosa, que es la parte comestible de las alcachofas. El fruto es una cápsula rígida o “aquenio”, que no se abre por su mitad central y que contiene una única semilla en su interior, que es dispersada por el viento con la ayuda del típico plumón de las compuestas, conocido como “vilano”. La alcachofa puede alcanzar los 150 cm de alto.
La alcachofera es una planta de cultivo, emparentada con los cardos, de los cuales deriva, como producto de la acción humana. La especie original procede probablemente del este de África, extendiéndose su cultivo por el Mediterráneo oriental y por los demás países de Europa con un clima templado. Se cree que la especie en concreto de la que procede pueda ser el cardo silvestre Cynara cardunculus, que en Europa podemos encontrar en descampados y escombreras y que destaca por su imponente presencia. A partir de diferentes cruzamientos entre ésta y otras especies de cardos se debió llegar, por selección y mejora genética, a la creación de esta especie hortícola, que hoy se cultiva en el mundo entero.
Se conocen vestigios antiguos que dan fe del cultivo de la alcachofa en la antigua Grecia, y se sabe que en la Roma clásica ya era un alimento habitual de la dieta de la población. Hoy día se cultiva en países de clima templado o cálido, con inviernos suaves, pues resiste mal las heladas. La cuenca mediterránea, con Italia y España como principales productores, incluye también a Francia, Grecia y Marruecos, supone el 90% de la producción mundial de este producto. Otros países productores son Egipto, Argelia, Israel, los Estados Unidos (California), China y en América del sur, México, Perú, Chile y sobre todo Argentina.
Desde hace mucho tiempo se sabe que la alcachofa un alimento sano y depurativo, pero estudios recientes han demostrado que, además, es un recurso natural ideal para prevenir y tratar diferentes afecciones metabólicas, como el colesterol alto o la hipertensión. La Alcachofa o alcachofera está especialmente indicada para combatir el colesterol que es el primer causante de accidentes cardiovasculares. Aproximadamente la mitad de la población española tiene el colesterol alto.
Con fines medicinales se aprovechan en primer lugar las hojas jóvenes, del primer año, y en menor medida las flores, con sus brácteas tiernas  que son las piezas escamosas que abrazan los capullos florales de la alcachofa.
Las hojas jóvenes de la alcachofera contienen: Cinarina (con efectos sobre el colesterol). Ácidos caféico y clorogénico. Principios amargos, como la cinaropricina, responsable de su sabor amargo. Flavonoides como la luteolina. Inulina, un glucósido, presente sobre todo en la raíz.
Por su parte las flores destacan por su contenido en: vitamina C (ácido ascórbico), fibra, sales minerales (calcio, sodio y potasio, principalmente), cinarina, con efectos sobre el colesterol y flavonoides.
Nutricionalmente contiene calorias, fibra, proteínas, Glúcidos, Grasas, Calcio, magnesio, sodio, potasio, fósforo, vitamina A, Vitamina C, Vitamina B1 y agua.

Bibliografía
www.webconsultas.com

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA: HIGUERA.

Andrés Rodríguez González Julio 22nd, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
HIGUERA (Ficus carica)

Brevas e Higos, dos frutos que provienen del mismo árbol, la higuera, perteneciente a la familia de las Moráceas. Desde la época de los egipcios y los griegos, es un fruto característico de las tierras mediterráneas, aunque las higueras y sus frutos pudieron venir originariamente desde Asia occidental. Hay indicios de su recolección, desde el año 9000 a.C.
Ambos poseen un alto contenido en agua e hidratos de carbono, en forma de glucosa, fructosa y sacarosa, por ese motivo también es alto en contenido calórico. También son importantes las aportaciones de calcio, magnesio y potasio, así como su contenido en fibra, lo que les hace ser un buen aliado en el buen funcionamiento del tránsito intestinal.
A la hora de su consumo, son posibilidades son innumerables. Por un lado tenemos el consumo directo que, como casi siempre en el caso de las frutas suele ser la preferida; pero además está el importante catálogo de dulces “naturales” en el que ambos ingredientes son protagonistas (en especial el higo) como por ejemplo, las compotas, el “pan de higos”, mermeladas, tartas… por no hablar de su presencia como ingrediente complementario en platos “principales”, muy habitualmente acompañando a platos y guisos elaborados con carnes de distinto origen, con caza, pero su sabor y su dulzor se han abierto camino también entre los platos salados, en combinaciones tan atrevidas como la sobrasada con higos sobre una coca salada, en ensaladas estivales, frescas, mezclando quesos y otros elementos o en tapas diversas.
La diferencia es que las brevas crecen entre junio y julio; los higos son el resultado de la segunda de las dos cosechas del mismo árbol, y tiene lugar entre agosto y septiembre, como dice nuestro refranero español: “Por San Miguel, higos a vender  y por San Juan verdes o maduras, brevas seguras”. Otro refrán relacionado es “Ni higos sin vino ni pucheros sin tocino”.
En el Hemisferio Norte, las brevas aparecen para San Juan, es decir, la entrada del verano. En el Hemisferio Sur, coinciden con la llegada de la Navidad, para los higos, nos iríamos a febrero/marzo.
Para diferenciarlos diremos que las brevas son más grandes y menos sabrosas que los higos, más pequeños y más dulces.
Uno de los errores más extendidos entre la gente es que los higos proceden de “unas” higueras y las brevas de “otras”… y en realidad no tiene porqué ser así. Como ya sabrán los más puestos, las brevas son el “falso” fruto de aquellas higueras denominadas bíferas, es decir, con dos “cosechas” a lo largo del ciclo anual: por un lado la de finales de junio o principios de julio, caracterizada por la presencia de brevas; y por el otro la de agosto o septiembre en el que, ahora sí, son los higos los protagonistas. En otras palabras un mismo árbol, dos “frutos”.
En realidad las brevas son aquellos “frutos” de la temporada anterior (higos en potencia) que no habiendo llegado a madurar en agosto-septiembre, se mantienen en una especie de estado de latencia hasta los primeros calores de la temporada siguiente… Así, en los meses de junio o julio, tradicionalmente entorno a la festividad de San Juan se recolectan las brevas, un “hijo” o higo que no fue el año anterior y que es breva en este.
Desde el punto de vista gastronómico las brevas suelen ser bastante más apreciadas que los higos, pero tal vez esta preferencia se debe más al tamaño de una y otra cosecha, indudablemente menor en el caso de las brevas. Y lo digo porque desde el punto de sus características la breva, habitualmente más grande que el higo, es menos dulce que éste aunque de carne más prieta.
Si eres de los que te gustan las mezclas como el queso con membrillo, no dejes de probar a cambiar ese membrillo por unos buenos higos, cuando lleguen, o ahora con brevas.

Bibliografía
blogs.20minutos.es
http://eltercerbrazo.com

ÁRBOLES Y ARBOLEDAS SINGULARES DE LA SERRANÍA DE RONDA: MATAGALLO GIGANTE DE LA NAVA

Andrés Rodríguez González Julio 21st, 2017

ÁRBOLES Y ARBOLEDAS SINGULARES DE LA SERRANÍA DE RONDA

MATAGALLO GIGANTE DE LA NAVA

Se cumple ahora un aniversario poco conocido, el del  Estropajo.
Se sabe que los estropajos se usaban ya hace 4000 años, desde aquella época hasta principios del siglo XX ha ido variando su composición utilizando las más variadas fibras naturales. El verdadero estropajo moderno no se inventó hasta 1917, cuando Edwin W. Cox, un vendedor de cacerolas estadounidense, tuvo la feliz ocurrencia de idear un estropajo de viruta de acero mezclado con jabón, utilizándolo como regalo en sus ventas para aumentar las mismas. El éxito de Cox fue total, de hecho abandonó las ollas por la industria del estropajo jabonoso inventada por él, tal es así que su marca ha sido la más vendida hasta hoy día en EEUU. Su nombre, S.O.S, fue dado por su esposa (Save Our Saucepans:  salvad nuestras cacerolas).
En la Serranía han tenido su propio estropajo natural: El Matagallo.
En pleno Parque Natural Sierra de Las Nieves, se encuentra la finca La Nava, en el patio del cortijo antiguo que mira al llano (convertido actualmente en una extraordinaria casa rural), hacia el Este, existe un viejo y espectacular matagallo que merece la pena incluirlo entre las plantas notables de la Serranía de Ronda. Actualmente lo mantienen recortado y podado pero hace treinta años aproximadamente era un gigantesco arbusto de cerca de más de tres metros de altura y un grueso tronco que de bifurcaba en varias ramas a poca altura del suelo. Tampoco tenía el alcorque de piedra que lo limita y protege actualmente por lo crecía directamente desde el suelo y llamaba poderosamente la atención por su altura y grueso tronco. Una tremenda nevada que ocurrió hace unos veinticinco años, acumuló sobre el matagallo gigante tan cantidad de kilos de nieve que provocó que la planta se partiera en varios trozos o sólo sobrevivieran algunas ramas que son las que actualmente crecen vigorosas.
El uso de los materiales disponibles en las cercanías de donde se vivía era obligado para las gentes del campo por su aislamiento y escasez de recursos económicos y por la poca o nula existencia de los propios materiales. Alguno de esos antiguos elementos del “pasado” eran por ejemplo el jabón de sosa, elaborado con el aceite usado de freír, más lejía y sosa, que por cierto limpia muy bien pero es recio y deja las manos bastante resecas una vez usado. Pero aparte de un “detergente” como ese jabón, para limpiar es necesario un utensilio abrasivo que arrastrase la suciedad incrustada, para eso siempre ha existido un clásico en las cocinas: el estropajo.
En la Serranía se usaban dos, el esparto una vez seco y deshilachadas las hojas que también se usa actualmente para fabricar esteras y persianas y las hojas de matagallo.
Se cuenta que las hojas de matagallo, que son recias y a la vez suaves por la pilosidad que las recubre además de anchas, se han usado (y aún se usan) cuando una conocía y practicada “necesidad biológica” sorprende en el campo y no tenemos papel disponible.

En la foto se puede ver en primer término parte del arbusto del Matagallo de La Nava, en la zona media en bisque mixta de encinas y pinsapos  y al fondo el pico Torrecilla, el más alto de la provincia de Málaga, con 1.919 metros.

Bibliografía
www.almabiologica.com

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA ENDRINO (Prunus spinosa)

Andrés Rodríguez González Julio 21st, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
ENDRINO (Prunus spinosa)

También llamado Ciruelo silvestre, Ciruelo endrino, Bruño, Arañón, Espino negro, Acacia bastarda, Amargaleja.
Árbol de pequeño tamaño o arbusto que pertenece a la familia de las Rosáceas, muy común en las zonas montañosas de toda Europa. También en lugares con matorral, suelos pobres y pedregosos de la Serranía de Ronda. Está naturalizado en América.
Muy usado desde tiempos antiguos como atestiguan los restos encontrados en yacimientos prehistóricos. Con fines medicinales se usan las flores, los frutos y las cortezas. El proceso de secado de las flores es muy delicado debiendo colocarlas en capas muy finas para evitar que se oscurezcan y se deshagan en trozos inservibles. Los frutos si se van a usar en mermeladas también deben secarse; contienen taninos y ácidos orgánicos; cuando están secos se usan como diurético, antidiabético, para afecciones en la vejiga y vías urinarias, como laxante suave y trastornos digestivos. La tintura de endrinas se usa como diurético, laxante y para provocar sudoración. Se usa también para fabricar confituras y mermeladas. Se ha usado para fabricar vinos y sobre todo actualmente se usa mucho para la fabricación del pacharan.
Las flores de endrino contienen glucósidos, taninos y ácidos grasos, son diuréticas y laxantes. Son de color blanco de cinco pétalos que aparecen antes de las hojas.
Posee ramas con espinas y pequeñas hojas alternas y ovaladas. Los frutos son las Endrinas, el tipo de fruto es una drupa de color azul oscuro.
Crece en laderas soleadas y secas, en  terrenos con matorrales que sean pobres y pedregosos. Salen nuevos Endrinos a partir de retoños que brotan de las raíces formando zonas espesas muy difíciles de penetrar.

Bibliografía

https://natureduca.com

PAISAJES DE LA SERRANIA DE RONDA: Cortijo de El Palancar

Andrés Rodríguez González Julio 12th, 2017

PAISAJES DE LA SERRANIA DE RONDA.
Cortijo de El Palancar

Uno de los últimos cortijos activos de la Serranía de Ronda, se encuentra actualmente abandonado y, poco a poco, se va notando que el paso del tiempo ocasiona su paulatino deterioro, así,  parte de la techumbre se ha caído y el horno situado en la misma puerta tiene grandes grietas que indican su inminente ruina.
Cuentan que cuando el bandolero Pasos Largos estaba perseguido por la guardia civil se refugió una noche en El Palancar, concretamente en el pajar del cortijo; también allí estaba pasando la noche una pareja de civiles, avisados los cortijeros con una seña ya convenida entre ellos y el bandolero de su presencia, le comunicaron que la guardia civil estaba en el cortijo y le invitaron a marcharse por su propia seguridad, el bandolero no hizo caso a las recomendaciones de los cortijeros y pasó la noche en el pajar del cortijo, pared con pared con sus perseguidores, con buen criterio pensó que en el cortijo tenía la máxima seguridad y que nunca lo buscarían. Como así fue.

Isidro García Ciguenza llega a Salamanca.

Andrés Rodríguez González Julio 8th, 2017

Para conmemorar el cuatrocientos aniversario del viaje de Vicente Espinel desde Ronda a Salamanca, Isidro García Ciguenza y su burra, iniciaron un recorrido hace casi dos meses a través de la Ruta de la Plata entre estas dos ciudades. En verano, con fuertes calores, con las dificultades de deplazamiento que los animales de carga tienen actualmente por la pérdida de caminos y la desplozación del medio rural, con las dificultades de tener que desplazarse en algunos tramos por carreteras pero siempre despertando las simpatias de las gentes del campo al ver a una burra y un arriero andando, Isidro y su burra han terminado el recorrido. Cuando he felicitado a Isidro por semejante gesta, su respuesta ha sido sencilla, como es él: “El mérito es de la burrita”.

Este viaje ha servido para establecer nexos de conexión y futuras colaboraciones entre la cultura de la Serranía de Ronda y la Universidad de Salamanca.

La labor de investigación etnográfica, histórica y social de Isidro es única y su arrojo, valentía y entusiasmo también.

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Escribano montesino

Andrés Rodríguez González Julio 7th, 2017

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA
Escribano montesino (Emberiza cia)

El escribano montesino es uno de los pájaros más comunes y extendidos de la Península Ibérica. También abundante y extendido por la Serranía de Ronda.
Es un ave poco exigente que se instala en todo tipo de áreas quebradas y montuosas, en las que selecciona sobre todo laderas pedregosas con matorrales dispersos, como piornales, retamas y bosques abiertos de casi todo nuestro territorio. Los datos más recientes parecen indicar una ligera recuperación poblacional en los últimos años.
Su longitud está entre los 15-16,5 cm. La envergadura entre 21,5-27 cm
Para ser un “Escribano” es bastante grande y voluminoso, con las alas relativamente cortas y la cola larga, que luce en la cabeza tres características listas oscuras. La cabeza, el cuello, la nuca y la parte superior del pecho son de color grisáceo, en tanto que el resto del cuerpo presenta tonos pardos o rojizos. Fuera de la estación reproductora, los machos se asemejan a las hembras y a los inmaduros, aunque en el periodo de cría su coloración se hace más brillante, con abundancia de tonos anaranjados en el pecho y en el vientre. El joven presenta un plumaje parduzco y fuertemente estriado en el pecho; la cabeza es marrón-ocre y no presenta bandas laterales.
A menudo emite como reclamo suaves silbidos, como un “tsi” algo prolongado. En primavera, el macho lanza desde lo alto de un arbusto o una roca un trino claro, bastante elaborado y diverso, que comienza de manera entrecortada, para luego acelerarse y adornarse con marcados cambios de ritmo.

Bibliografía
www.seo.org

Next »