Archive for the 'fauna' Category

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Víbora hocicuda

Andrés Rodríguez González Mayo 16th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Víbora hocicuda. Vipera latastei

La víbora hocicuda es la única víbora presente en Andalucía. Vive en casi toda la Península Ibérica y el norte de África.

En comparación con otras serpientes se puede considerar pequeña, con una longitud media de entre 50 y 60 cm, aunque algunos ejemplares pueden llegar a medir hasta 75 cm. Es fácil de distinguir, su cabeza es triangular, de color gris y pardo, con un rayado negro, pequeñas placas o escamas dorsales y un cuerno en el hocico. Otro rasgo distintivo de las víboras es que tienen una pupila elíptica y vertical. También es muy característico y les da el nombre común que reciben, un es un pequeño apéndice o cuernecillo que presenta en la punta del hocico.

El dibujo dorsal de la hocicuda es similar al de otras víboras europeas; se distingue por el característico zig-zag o banda dorsal ondulada más oscura que el color de fondo del resto del cuerpo.

La víbora hocicuda es la única vibora presente en Andalucía. Es muy venenosa, pero los dientes que inoculan el veneno están situados al principio de la boca por lo que su mordedura es peligrosa.

Su lengua, como la mayoría de las serpientes es bífida, continuamente  sacan la lengua al moverse.  Cada vez que lo hacen exploran el terreno que tienen por delante y cuando la meten en la boca un órgano especial analiza las sustancias químicas que la lengua ha encontrado ya que posee dos extraordinarios receptores químicos y están situados uno a cada lado de la boca. Por eso la lengua es bífida. Al contrario de lo que dicen algunas tradiciones  la lengua bífida no se asocia con la mentira sino con la realidad que rodea al animal.

Al igual que el resto de reptiles que habitan regiones de clima templado la víbora hocicuda desarrolla a lo largo del año un periodo prolongado de actividad y otro periodo de hibernación. El periodo de actividad comienza a mediados o finales de marzo, cuando las temperaturas comienzan a suavizarse, y se prolonga hasta finales de octubre cuando el descenso de las temperaturas anuncia la llegada del invierno. Los ejemplares adultos mudan la piel una o dos veces cada temporada (los juveniles mudan con mayor frecuencia) y desarrollan su ciclo reproductor.

Con la llegada del invierno las víboras se ocultan bajo tierra utilizando túneles y madrigueras donde pasan todo el invierno en un estado letárgico.

Durante los 4 o 5 meses que dura la hibernación, las víboras permanecen prácticamente inmóviles y no se alimentan

Los reptiles son grandes y eficaces cazadores de roedores, por lo que resultan muy interesantes contra las plagas de los cultivos. En menor medida también comen lagartos, lagartijas, pequeñas aves y artrópodos (como escolopendras, alacranes y arañas).

Los venenos de víboras son muy importantes en la industria farmacéutica.

Las fotos son de Gonzalo Astete a quien agradecezco que me haya permitido usarlas.

Bibliografía

http://www.malaga.es

http://www.viborasdelapeninsulaiberica.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Mariposa Gran Pavón

Andrés Rodríguez González Mayo 15th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Mariposa Gran Pavón. Saturnia pyri.

La Gran Pavón es una mariposa nocturna ampliamente distribuida por la Península Ibérica, si bien en el norte se ve muy poco, no suele pasar de los 2.000 metros de altitud. Una mariposa que una vez se ve, es difícil de confundir.

Tiene una gran envergadura entre los 10 y 15 centímetros, cuando se cría en cautividad nunca alcanza esas medidas.

Tanto el macho como la hembra son de color pardo con dibujos en zig-zag de color marrón de diferentes gamas. En cada ala se presenta un gran ocelo con borde rojizo y el centro negro en forma y aspecto de dos ojos enormes, las Gran Pavón, sin duda, buscan parecerse a la cabeza de un gran animal y disuadir, así, a posibles depredadores. El borde de las alas es claro. El macho y la hembra se diferencian en las antenas y el cuerpo. Las antenas del macho son pectinadas, en forma de peine, y en la hembra son más finas y el cuerpo más robusto.

Es atraída por la luz artificial por lo que es frecuente verla de noche merodeando entre la iluminación nocturna. Vuela durante la noche, en el crepúsculo, y muy de vez en cuando puede observarse al macho volar en las tardes calurosas, ya entrada la hora, pero todavía con luz.

Sus plantas nutricias son los árboles frutales, entre ellos en almendro; aunque se nutre también de los árboles forestales como sauce, Olmo, fresno y los Quercus.

A mediados de la primavera y primeros del verano se desarrolla la fase larvaria. Hacia mediados y finales de agosto alcanza su desarrollo. En ese momento teje un capullo oscuro y fuerte sobre el tronco, en una grieta, o entre la rama y el tronco de un árbol. La oruga puede medir los 18 cm., es muy bonita de color verde, con protuberancias azuladas y largos pelos que salen de ellas. Hiberna hasta la primavera siguiente.

Terminé de cenar antes de lo que tenía previsto, y me dirigí a todos los rincones del camping en busca de la gran Pavón nocturna, la Saturnia pyri. Tan sólo esporádicamente la había visto por los pueblos de Madrid, Segovia y Ávila. Ahora estaba a punto de verla en un número que jamás he podido olvidar.

Las fotos son de Gonzalo Astete a quien agradezco que me haya permitido usarlas.

Bibliografía

www.faunaiberica.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Mariposa Cervantes

Andrés Rodríguez González Mayo 10th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Mariposa Cervantes. Erynnis tages

Mariposa de pequeño tamaño, de la Familia Hesperiidae.

Se puede catalogar de escasa y es raro encontrarla.

Parece una polilla por su color es marrón y gris, se camufla muy bien en el suelo desnudo sobre el que le gusta tomar el sol. Tiene un vuelo muy rápido, bajo y rasante.

Cuando emergen presentan unas alas color marrón grisáceas moteadas con bonitas marcas marrones en ambos lados, una fila de pequeñas manchas blancas en las alas superiores y un borde blanco pálido gris en los bordes de las alas, pero estas marcas se desvanecen con la edad.

La mariposa Ajedrezada menor es similar en tamaño, pero tiene marcas brillantes en blanco y negro. También se puede confundir con las polillas esfinge calavera y de alas sombrías dentada, que a veces conviven en los mismos sitios simultáneamente.

La Cervantes suele posarse en el suelo desnudo o las piedras con las alas extendidas tomando el sol. En clima nublado y en la noche, se posa en la parte superior de los capullos de flores muertas, con sus alas curvadas sobre la cabeza de la flor en una posición muy característica. Gusta de tomar néctares sobre flores amarillas. Para protegerse busca refugios en plantas más altas, como zarzas.

Sus huevos son de color blanco verdoso con forma de cúpula, los ponen en forma individual donde las hojas se unen al tallo de algunas plantas casi siempre tréboles. Es esa etapa de su vida pueden permanecer unas dos semanas.

En cuanto sale la oruga forma una cubierta camuflada cerca del suelo con hojas, hierbas e hilos de seda. Muda cuatro veces, cambiando de color de amarillo a varios tonos de verde, con una cabeza de color negro violáceo. A finales de julio, forma una cubierta más compacta para hibernar. En primavera, la oruga se convierte en crisálida, emergiendo como una mariposa a partir de mediados de mayo.

Las colonias de Cervantes se encuentran en una amplia gama de hábitats abiertos y soleados, incluyendo colinas calizas, paseos y claros de bosques, hábitats costeros tales como dunas y acantilados, pastizales, canteras en desuso y terrenos baldíos. Las condiciones adecuadas se producen cuando las plantas alimenticias crecen en áreas con césped escaso, a menudo con parches de suelo desnudo y en una situación soleada y protegida. La vegetación más alta también se requiere para refugio y descanso.

La foto es de Josemari Canca Guerra a quien agradezco que me haya permitido usarla.

Bibliografía: https://mariposas.net

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: TOTOVIA, Alondra totovía

Andrés Rodríguez González Mayo 2nd, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

TOTOVIA, Alondra totovía

Ave del Orden de los Pájaros ; familia Alaudidae.

Presenta un aspecto similar al de otros aláudidos, con una coloración de tonos pardos crípticos. De complexión rechoncha, tiene un moño pequeño, cola corta y oscura. Su diseño facial es muy característico y sirve para su identificación con un plumaje pardo con listas oculares blancas que se unen en la nuca y posee una característica pequeña marca blanca y negra en la zona de pliegue del ala mancha blanquinegra en el borde anterior del ala.

Los dos sexos son iguales. Se podría confundir con la Alondra Común, pero se distingue perfectamente por su menor tamaño, cresta más pequeña y canto diferente que en el caso de la Totovía es más aflautado y menos potente que el de la Alondra Común.

Tiene una longitud de 15 cm y una envergadura de 27 a 30 cm.

Su vuelo es tan espectacular como el de su pariente la otra alondra. Comienza a cantar a poca altura, repitiendo unas seis veces al principio una o dos notas; luego hace una pausa, como si cogiese fuerzas para una serie de fluidas frases. Mientras canta, a veces sube en espiral, a bastante altura sobre su territorio, descendiendo luego en círculos hasta encontrarse a unos 30 metros del suelo y se lanza a tierra.

Las alondras totovías crían en casi todo tipo de terreno herbáceo con algunos matorrales y salpicado de árboles, pero prefieren linderos de bosques, brezales, terrenos arenosos con monte bajo, etc. En invierno pueden reunirse en bandos que se alimentan en los campos. En general frecuenta terrenos más boscosos que la mayoría de las otras alondras españolas.

Ambos sexos construyen un nido de hierbas y musgo en el suelo; pone normalmente 3 ó 4 huevos gris pálido con fino moteado pardo rojizo u oliváceo, entre marzo a julio.  Incuba sólo por la hembra, de 13 a 15 días; los pollos, son alimentados por los padres, dejan el nido después de 11 ó 12 días y vuelan algunos días más tarde.

Se alimenta de insectos, algunas arañas y semillas en otoño.

Vive en zonas de matorrales y campos baldíos.

La Alondra Totovía es un ave principalmente sedentaria en España, pero hay movimiento de migrantes que en parte permanecen aquí para invernar. Se puede ver la especie en la Serranía de Ronda entre los meses de enero a agosto.

La foto es de José María Canca Guerra a quien agradezco que me haya permitido usarla.

Bibliografía

http://www.pajaricos.es

https://www.seo.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Golondrina común

Andrés Rodríguez González Abril 18th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Golondrina común. Hirundo rustica

 

Ave del Orden de los Pájaros y familia Hirundinidae.

Ave pequeña, tiene una longitud de 18 cm y una envergadura de 33 cm. Son de vuelo ágil, rápido y acrobático, ocupan en el espacio aéreo las capas bajas, por debajo de aviones y vencejos. Se alimenta de pequeños insectos voladores por lo que es un ave muy útil.

Es un pájaro muy delicado y aerodinámico, tiene un color negro intenso, con reflejos azules metálicos por arriba y blancos crema en las partes inferiores. Tiene Su frente y la garganta son rojas y con un collar negro. Las alas son largas y apuntadas, muestran tonos blancos en la parte inferior delantera. Su cola, muy larga y ahorquillada, es de color negro, con pequeños óvalos blancos cuando la extiende. Posee patas cortas sin plumas, boca muy ancha y pico corto, plano y negro. Aunque ambos sexos se parecen, la hembra es menos brillante, más blanca por abajo y con la cola más corta. Los jóvenes lucen tonos negros mate, tienen la frente y la garganta naranjas y una cola mucho más corta.

Año tras año la pareja se estable en los mismos lugares, incluso en los mismo nidos. Primero llega la hembra y unos días después el macho. Los ejemplares que se establecen más ala sur presentan  lo que se llama variación latitudinal en el tamaño corporal y en la longitud de la cola, que son menores. Inicia la reproducción en marzo. Realiza dos puestas de 4 o 5 huevos. Su nido es fabricado con barro en forma de copa abierta, sin entrada y normalmente solitario  a diferencia con el avión común que lo hace en grupos a veces muy numerosos.

Vive en todo tipo de medios, con preferencia por zonas rurales y urbanas cercanas a prados húmedos y cultivos. Utiliza cortijos, patios y terrazas para instalar el nido. Durante los últimos años se observan individuos que pasan el invierno en la provincia, pero sigue siendo el ave migratoria por excelencia. Se marcha a África en julio.

Ave muy cantarina. Su canto parece un parloteo musical, acelerado, y con muchas notas, formado por gorjeos encadenados con final característico.

La llegada de las golondrinas es síntoma de la llegada de la primavera y de buenos augurios. De hecho, éste ave ha estado asociada tradicionalmente a Dios en la cultura popular, motivo por el que se la ha protegido siempre. Se decía que las golondrinas aliviaron el sufrimiento de Jesucristo en la cruz al quitarle las espinas de la corona que portaba en la frente.

 

Bibliografía

https://www.seo.org

http://www.malaga.es

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA PICUDO ROJO DE LAS PALMERAS

Andrés Rodríguez González Abril 7th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

PICUDO ROJO DE LAS PALMERAS Rhynchophorus ferrugineus

Es un escarabajo del grupo de los Curculionidos, popularmente conocidos como Gorgojos, la mayoría son parásitos de plantas y causantes de algunas plagas agrícolas muy perjudiciales.

En 2008 publiqué la primera referencia sobre el Picudo rojo en www.laserranianatural.com. Pretendí llamar la atención sobre esta especie invasora que estaba destruyendo las palmeras de la Costa del Sol y sus posibilidades de que, con el cambio climático llegará a la Serranía de Ronda. Fue precisamente en Almuñecar en 2.003 cuando se observaron las primeras palmeras muertas y se detectó el parásito como origen de esas muertes. Desde entonces no ha parado de expandirse. En la Serranía algunos creían que era imposible que llegará a establecerse, sin embargo yo pensaba que era cuestión de tiempo que lo lograra. En 2009 apareció en la Estación de Gaucín y Benalauría, la presencia del picudo en una urbanización a cinco kms de Ronda en 2011, confirmó mis sospechas. Desde entonces está creciendo y matando palmeras en la Serranía de Ronda.

Los picudos son de color rojizo y miden entre dos y cinco centímetros. Su ciclo de vida es el siguiente: Tras la fecundación, la hembra adulta es capaz de depositar entre 300 y 500 huevos de forma aislada, a través de orificios producidos por ellas mismas en la búsqueda de alimento o bien aprovechando las hendiduras o heridas de la propia palmera. Estos gorgojos son sensibles a ciertas sustancias que desprenden las palmeras como resultado de heridas o podas sin tratar, por lo que no les resulta muy difícil encontrar nuevos hospedadores. La puesta se produce en los tallos terminales de la planta y en el tejido blando de la bases de las hojas. Las larvas nacen de huevos, recién nacidas son de color amarillo blanquecino, con el cuerpo dividido en segmentos, sin patas, presentan una especie de cabeza de cierta dureza de color pardo. Tienen unas potentes mandíbulas horizontales, con las que excavan galerías desde las axilas de las hojas hasta la corona central de la palmera donde se alimentan con voracidad. Estos insectos permanecen en el estadio de larva cerca de cien días pero es variable dependiendo de la temperatura. Durante el transcurso de este periodo, las larvas experimentan un gran crecimiento, pasan de medir apenas 2 milímetros a los 5 centímetros. La tonalidad del cuerpo también cambia un poco, pasa de tener un color blanquecino brillante a un blanco amarillento opaco. Una vez completado el desarrollo larvario, construyen un capullo con fibras extraídas de las galerías de la palmera, en cuyo interior sufren una Metamorfosis muy completa y pasan al siguiente estadio. Los capullos tienen una longitud de 4 a 6 cm y se localizan en la base de los árboles. Después se convierten en Insecto Adulto.  Este proceso puede tardar de menos de una semana a varias semanas, dependiendo de las condiciones medioambientales.

La vida media de este coleóptero, en el estadio adulto, oscila entre 45 y 90 días, dependiendo de las condiciones de su entorno como climatología y alimentación. Desde que eclosiona del huevo hasta su muerte tiene una vida media de entre 130 y 200 días. El picudo rojo, completa su ciclo biológico dentro del mismo hospedador, sin necesidad de cambiar de palmera hasta que esta ha sido destruida en su totalidad, es decir, hasta que el animal se queda sin alimento suficiente para las nuevas crías o para el crecimiento del individuo. El insecto adulto manifiesta actividad diurna; entonces cuando sale en busca de nuevos ejemplares de palmera para infectarlas y depositar los huevos de las nuevas generaciones. En el plazo de un año este escarabajo es capaz de completar hasta 3 ciclos biológicos.

Las palmeras son unas plantas muy utilizadas como ornamentales con hojas muy grandes y de tronco esbelto, son muy estéticas, aportan un aire tropical y desenfadado incluso a las zonas más sombrías, por ello se utilizan mucho en jardinería desde hace muchos años. Se cultivan desde hace miles de años en lugares áridos o poco fértiles, nos permite obtener alimentos ricos en sales minerales como son los cocos o los dátiles. El cultivo de palmera es de gran relevancia económica en determinados lugares por lo que si el picudo rojo destroza estas plantaciones las pérdidas económicas se disparan. En ocasiones, estas plantas empiezan a deteriorarse, tienen agujeros en sus hojas, comienzan a marchitarse, las hojas perden su color característico y se muestran lacias. La esbelta palmera pierde esa estética que les caracteriza: Aunque no lo veamos, la culpa es del picudo rojo. Un insecto se alimenta principalmente de material vegetal. En concreto, siente debilidad por la palmera  canaria, pero también ataca a otras como la palmera del aceite, el palmito y el cocotero.

Hasta que no vemos que la palmera está ya casi muerta, es muy difícil detectar la presencia del picudo. Por ello, lo ideal es prevenir realizando tratamientos previos. Los meses idóneos para la aparición del escarabajo son sobre primavera o verano, por lo que hay que realizar el tratamiento antes. Sabiendo esto, debemos inspeccionar bien todas las estructuras de la planta para conseguir saber si el picudo rojo ha infectado nuestra palmera o no. Nos centraremos en posibles aperturas sobre el tronco y observaremos si en la base o el centro de las hojas hay pequeñas perforaciones. También es notorio el sonido de las larvas devorando las palmeras.

La causa de la aparición del picudo rojo en nuestro país se debe al comercio internacional y a la globalización. Además, como este insecto no es autóctono, no tiene ningún depredador que acabe con él de forma natural, por lo que su población no para de aumentar. Debemos ser nosotros quienes controlemos el crecimiento de su población.

En la década de los 90, el transporte de palmeras desde el norte de África para su utilización de forma decorativa y ornamental en nuestro país, fue la causa clave para que este insecto apareciese. Sin embargo, no supimos verlo entonces y hemos conseguido detectarlo más de 10 años después (sobre el año 2004).

En concreto las áreas más afectadas del país son las más cálidas, secas o menos fértiles, como pueden ser Andalucía, las Islas Canarias, la comunidad Valenciana o Murcia. Por otro lado, se han empezado a detectar en los últimos dos años casos de picudo rojo incluso en el Norte de la península, algo totalmente inesperado en los cultivos de la zona

Si el daño de la planta ya es irremediable, se tiene que recurrir a la destrucción de todas las palmeras para acabar con todos los escarabajos y larvas que queden, evitando así su aparición en otras palmeras cercanas. Sin embargo, si conseguimos detectar la plaga de picudo rojo a tiempo, lo ideal es recurrir a un tratamiento de control de plagas a base de insecticidas específicos.

Bibliografía

https://www.ezsa.es

www.laserranianatural.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Alcaudón Común

Andrés Rodríguez González Abril 6th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Alcaudón Común. Lanius senator

Esta ave, a pesar de su aspecto y comportamiento, que le hace parecer una pequeña rapaz, pertenece en realidad a l grupo de conocido como “pájaros”, aves que se caracterizan por su pequeño tamaño. En caso del alcaudón su longitud es de 18 cm y suele tener una media de envergadura de unos 26 a 28 cm.

Se distingue fácilmente por su voluminosa cabeza, teñida de rojo, y por su manto negro, con amplias manchas blancas en las alas. La cola es también negra, excepto en los bordes y en la base. En vuelo, con las alas y la cola desplegadas, muestra un bello diseño blanco y negro. A larga distancia y posado se reconoce muy bien por el notable contraste entre los colores oscuros de las partes superiores y el color blanco marfil de su garganta, pecho y vientre. De cerca, se ve claramente un antifaz negro que le cubre los ojos, se puede apreciar su larga cola, así como el ancho, corto y ganchudo pico negro, más propio de una pequeña rapaz que de un pájaro.

Aunque se trata de un pájaro tímido, es posible observarlo posado en las ramas altas de arbustos, vallas o muros, desde donde otea y se lanza para cazar insectos y pequeños reptiles.

Cuando se siente amenazado o quiere intimidar a un intruso, emite unos chasquidos ásperos, muy seguidos y rápidos, que recuerdan a los proferidos por las urracas.

Habitual de los paisajes mediterráneos de campo abierto, con árboles y matorrales dispersos. Típico de dehesas, olivares, sotos, campiña y bordes de campos de cultivo.

Ave típicamente estival que se ve en la Serrranía sólo durante el periodo reproductor. Se reproduce entre los meses de abril y mayo realizando dos puestas anuales. En cada puesta pone 6 huevos. Se alimenta de insectos, lagartijas e incluso micromamíferos que captura en el suelo. Actúa como una pequeña rapaz pero sin garras, valiéndose sólo de su pico. Su técnica de caza consiste en posarse en solitario en puntos elevados  como vallas, postes, cables para cubrir desde ahí zonas descubiertas, vigilar el suelo y lanzarse sobre sus presas.

Como curiosidad de estos pequeños depredadores, se puede comentar que utilizan arbustos espinosos para ensartar a sus víctimas y facilitar su consumo. El alcaudón común está considerado un bioindicador de prácticas agrícolas sostenibles en cultivos como los viñedos.

 

 

Bibliografía

http://www.malaga.es

https://www.seo.org

 

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Lombriz de tierra común

Andrés Rodríguez González Marzo 28th, 2019

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA

Lombriz de tierra comúnLumbricus terrestris

Es una especie abundante y de familiar para todo aquel que tenga un jardín o practique la pesca. Es oriunda de Europa, pero en la actualidad abunda también en Norteamérica y en Asia occidental. Es del grupo de los Anélidos.

Su color es color gris rojizo. Apenas mide 7 u 8 centímetros pero algunos miembros de la especie alcanzan hasta 35 centímetros de longitud. El cuerpo de la lombriz de tierra está formado por segmentos llamados anillos o metámeros. Estos segmentos están recubiertos de sedas, o pequeñas cerdas, que la lombriz usa para remover y escarbar la tierra.

En Estados Unidos se la conoce con el nombre de night crawler (buscadora nocturna) porque es frecuente verlas por la noche alimentándose sobre la superficie de la tierra. Durante el día permanecen bajo tierra, manteniéndose por lo general próximas a la superficie, son capaces de cavar hasta una profundidad de hasta 2 metros.

La lombriz tiene la boca en el primer segmento del cuerpo. A medida que cava la tierra la va ingiriendo, extrayendo de ella nutrientes que provienen de la descomposición de materia orgánica, como hojas o raíces. La lombriz de tierra es vital para la salud del suelo, ya que transporta nutrientes y minerales hasta la superficie mediante sus deshechos y los túneles que excava oxigenan la tierra. Una lombriz puede comer en un día el equivalente a un tercio de su peso corporal.

Las lombrices de tierra se aparean en la superficie. Aunque son hermafroditas, no se fecundan a sí mismas. Después de aparearse, cada lombriz forma un pequeño capullo en forma de limón con un líquido que segrega del clitelio, que es el ensanchamiento fácilmente reconocible que destaca en el tercio anterior de su cuerpo. El esperma y los ovocitos se depositan dentro del capullo, que a continuación es enterrado. Las lombrices recién nacidas emergen a la superficie tras un período de gestación de entre dos y cuatro semanas.

La lombriz de tierra sirve de alimento a un gran número de animales, como pájaros, ratas y sapos, se utiliza también para hacer abono orgánico y como anzuelo en la pesca industrial y deportiva. Su población puede ser muy numerosa en algunos territorios y no tiene asignado un estatus de protección especial.

Desempeña un papel importante en la ventilación y la fertilización del suelo. La importancia de las lombrices de tierra en la ventilación y fertilización del suelo es bien conocida. Introducen materia orgánica en sus madrigueras de la superficie y al “gusano moldes” el cual es excretado por ellas. Charles Darwin estimó que una población de lombrices de tierra movía 100 toneladas de suelo por hectárea en un año. El oxígeno es tomado por otro lado de la superficie del cuerpo y la piel tiene que mantenerse húmeda para facilitar este proceso; las lombrices de tierra sólo salen a la superficie después de la lluvia o por la noche para reproducirse.

Bibliografía

https://www.nationalgeographic.es

https://www.biopedia.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: ARAÑA TORO.

Andrés Rodríguez González Marzo 15th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

ARAÑA TORO. ARAÑA NEGRA DEL ALCORNOCAL. Macrothele calpeiana.

Arañas de la familia Atypidae, falsas representantes de las arañas tipo “tarántula” (que son de la familia Mygalomorphae). Se caracterizan por tener sus piezas bucales paralelas y proyectadas hacia adelante. En la península Ibérica, no obstante, la diversidad de “arañas tipo tarántula” es relativamente alta e incluye otras cinco familias.

En todo el mundo existen solamente tres géneros dentro de la familia Atypidae, con más de cincuenta especies. Las tres especies europeas son -de menor a mayor tamaño- Atypus muralis, Atypus piceus y Atypus affinis; ésta última es la más común en Europa occidental y la única de la familia presente en la península Ibérica. En otros países de Europa puede ser la más común de las tres especies de Aytpidae, como en Alemania, mientras que en Austria es la más rara. En muchos países europeos las Atypidae están incluidas en las listas rojas como amenazadas o muy amenazadas. En España no se encuentra incluida en ninguna lista de protección.

Se ha encontrado en bosques de robles, de alcornoques y de otros bosques mediterráneos, así como en aulagares y en pinares. Aunque en Centroeuropa se considera una araña de baja altitud, ausente por encima de los 600 m, en España sí supera esa cota altitudinal.

La longitud del cuerpo del macho (excluidas las piezas bucales) es de 7-10 mm y de 10-11 mm en la hembra.

El color de los machos es principalmente negro oscuro, mientras que las hembras son de color pardo oscuro y los juveniles de un color más pálido. Las largas hileras posteriores están divididas en tres segmentos. Este carácter sirve para diferenciar a A. affinis de las otras dos especies.

Vive en tubos subterráneos de unos 10-30 cm de longitud, que cava ella misma y recubre con seda. Por encima del suelo, esta tela forma un “tubo de captura” de un cm de ancho y 10 de largo, camuflado con partículas de tierra de los alrededores. La araña espera dentro del tubo y a que los insectos caminen sobre la parte aérea del mismo. Las presas son mordidas desde abajo, a través del tubo, y arrastradas a su interior. Ello deja una abertura que es reparada posteriormente. De esta manera se suelen capturar hormigas, escarabajos e incluso ciempiés y milpiés.

Los machos de la Araña Toro rastrean el terreno en busca de pareja, hacen vibrar el tubo de captura y se aparean en la parte inferior del nido. Cohabitan, macho y hembra durante algunos meses de invierno, cuando el macho envejece y muere es devorado por la hembra. En el fondo del nido se produce también la puesta de huevos que se mantienen en un capullo subterráneo en una parte ligeramente ensanchada del nido. Las arañitas eclosionan en otoño y permanecen en el nido materno todo el invierno, sin alimentarse. Abandonan el nido durante los primeros días cálidos de marzo y se dispersan mediante dejándose arrastar por el aire. Puede haber hasta 100 arañitas en un nido. A diferencia de la mayoría de las arañas europeas, pueden vivir largo tiempo, hasta 8-10 años en el caso de las hembras, los machos, sin embargo mueren en pocos meses.

Se suele ver en el suelo a los machos en otoño en busca de una hembra; es una ocasión perfecta para avistar esta araña que es tan fascinante como inofensiva.

Bibliografia

http://sea-entomologia.org

Guía de campo de los arácnidos de España y de Europa. Dick Jones. Editorial Omega. 1983

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA TRICOPTEROS.

Andrés Rodríguez González Marzo 6th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

TRICOPTEROS.

Estos insectos no solo la llevan a cuestas, sino que además la fabrican ellos mismos, por eso se les suele llamar insectos arquitectos.

Los tricópteros, también conocidos como frigáneas, son un grupo de insectos que técnicamente se denomina (Orden Trichoptera) muy poco conocido, excepto para aquellos que se dediquen a la pesca, debido a que sus larvas se utilizan habitualmente como cebo. Cuando son adultos son voladores, parecidos a las mariposas nocturnas, de hecho muchos profanos las confunden con ellas ya que morfológicamente se parecen, también en las mismas tonalidades parduzcas de su colorido, pero las larvas y las pupas suelen ser acuáticas.

Las larvas suelen presentar un abdomen blando que protegen fabricándose una estructura que popularmente se denomina “casa” o “estuche” con los materiales que hay a su alrededor, uniéndolos y fijándolos mediante una seda pegajosa. De hecho, cada especie emplea sus materiales favoritos para la construcción del estuche, que va desde granos de arena, fragmentos vegetales e incluso conchas de moluscos, siendo posible reconocer a cada especie por la morfología y materiales del estuche. En muchas ocasiones se integran tan bien con el entorno que son perfectos para el camuflaje, siendo bastante difícil encontrarlos.

Los estuches están siempre abiertos por ambos extremos, aunque la abertura posterior suele ser muy pequeña, incluso inapreciable. Por la abertura delantera asoman la cabeza y las patas, lo que permite a la larva desplazarse en busca de alimento, mientras que dos ganchos situados en el extremo final del abdomen fijan el estuche para asegurar que el animal y su casa viajen siempre juntos. Al tener al final del estuche una pequeña apertura y con los movimientos de la larva en su interior, provocan la creación de una corriente de agua que le permite obtener una provisión constante de oxígeno, ese gas vital lo extraen mediante las branquias que tiene situadas por todo el cuerpo.

Las larvas de tricópteros sirven como alimento tanto a peces, por ejemplo a la trucha, como a distintas aves, que las ingieren con estuche incluido, por lo que algunas especies añaden a su estuche algunas ramitas para evitar ser una presa sencilla, obteniendo una mayor supervivencia frente a especies que no lo hacen. Habitan tanto en aguas rápidas como de corriente lenta, presentando en general una cierta exigencia desde un punto de ecológico, por lo que desde siempre se han considerado indicadores de buena calidad. Es decir, que las aguas en las que viven los tricopteros son aguas con bastante calidad.

La foto es de Carlos Javier Ponce a quien agradezco me haya permitido usarla.

Bibliografía

www.ecogestos.com

Next »