Archive for the 'fauna' Category

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Estornino Negro.

Andrés Rodríguez González Marzo 20th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Estornino Negro. Sturnus unicolor

Es muy parecido al Estornino Pinto (Sturnus vulgaris) hasta el punto que de lejos resulta muy difícil distinguirlos, pero de cerca, en verano, el macho es negro brillante, sin pintas y pico amarillo. En invierno ambos son negro-grisáceo ligeramente moteados, los jóvenes como los del Estornino Pinto. En general, el macho adulto de Estornino negro es uniformemente negro, más que la otra especie y con ligero brillo purpúreo no apreciable desde lejos. La hembra es menos brillante, más mate el color negro. En el invierno ambos sexos tienen el color negro grisáceo y motas menudas de color blanco o gris. El pico es amarillo a partir de diciembre-enero.
Otros caracteres diferenciables no son de gran valor desde que se ha comprobado su inconstancia. Las hembras de Sturnus vulgaris tienen el iris de los ojos ribeteado de blanco o amarillento. Las de Sturnus unicolor son completamente pardos. En primavera y verano, los tarsos y los pies del Estornino Pinto son pardo rojizos y los del Estornino Negro más claros, pardo carnosos. En el invierno, los de éste se oscurecen y la diferencia es entonces inapreciable. Sí existen diferencias cuando se comparan tamaños de muchas de estas especies, en el promedio de longitudes alares, mayor en el Estornino Negro que en el pinto. Su voz es bastante más alta y de mayor alcance. A menudo, muy aguda y penetrante, emitiendo continuamente o a intervalos regulares un fuerte silbido.
La consideración de Sturnus unicolor como especie diferente y no una subespecie de Sturnus vulgaris ha sido desde hace muchos años motivo de controversia entre los taxonomistas y ornitólogos Estimada en principio como una raza aislada en el extremo sudoccidental del área de reproducción del Estornino Pinto, nuestro Sturnus unicolor presenta, además de las ligeras diferencias en el plumaje que se han señalado, cierta variación en su comportamiento, únicamente comparable a las poblaciones sedentarias de Sturnus vulgaris. Los dos frecuentan biotopos similares para la alimentación y la cría y se comportan durante el celo y la cría de los pollos casi de idéntica manera. Sin embargo, ahora que en algunas zonas ibéricas ambas especies viven en un mismo hábitat durante la reproducción como en Santander, se han apreciado algunas variaciones en el nicho ecológico, que ya no es tan común como se sostenía antes de poder observar la conducta de ambos pájaros conjuntamente. Sturnus vulgaris siente preferencia por habitaciones humanas, viviendo sobre tejados y terrazas y comiendo en campos y jardines, mientras Sturnus unicolor busca también a menudo bosques de coníferas y come en Pino piñonero,  biotopo en el que no se ve nunca al Estornino Pinto.
Como los Pintos, los estorninos negros son excelentes imitadores. También se parece al Estornino Pinto en colorido, tamaño y muchas de sus costumbres. Su pequeña área mundial de distribución está restringida a España, norte de Africa y varias islas mediterráneas, donde falta como nidificante el pinto.
Cría son toda clase de construcciones, tanto en ciudades como pueblos, aldeas, casas de labor, etc., aunque en algunos lugares cría también en árboles.
Anida en colonias; nido construido principalmente por el macho y forrado por la hembra con plumas, hierba y paja, en poblados, aldeas, cortijos, caseríos y árboles, comúnmente bajo tejas o en agujeros; puesta, de marzo a junio, de 4 a 6 huevos azules uniforme pálido; incubación, de 12 a 14 días, por ambos padres; los pollos, alimentados por ambos, dejan el nido a los 20 ó 22 días; dos crías. El macho construye el nido con hierba seca o paja, muy somero a veces y desaliñado, otras de considerable volumen, forrándolo la hembra con plumas de aves de corral y su propio plumón. Algunos tienen un forro fino interior de hierba seca y lana. Normalmente, debajo de tejas, en agujeros de árboles y muros viejos, pero también en cajas-nido preparadas artificialmente y por las que parece sentir preferencia. La puesta puede comenzar desde mediados de marzo, pero habitualmente no hasta abril, y consiste en 4-6 huevos. Parece ser que solo incuba la hembra. Los pollos son alimentados por ambos adultos con insectos y fruta. En Asturias se ven aportar considerable cantidad de cerezas dulces que llevan clavadas en el pico. Al nacer los pollos están cubiertos en parte con un plumón bastante largo y denso, de color gris blancuzco. El interior de la boca es amarillo y las comisuras amarillo muy pálido. No hay puntos oscuros en la lengua. A los 21-24 días dejan el nido y vuelan bastante bien, colicortos tambaleantes, de tejado en tejado, no siendo independientes hasta los 35-40 días, en que, formando grupos o pequeños bandos, comienzan a vagar por los campos. Dos crías son normales cada temporada.
Después, jóvenes y adultos se reúnen en pequeños bandos que vagan durante el día por el campo, comiendo en el suelo y, al atardecer, confluyen en carrizales o encinares que utilizan como dormideros, donde es corriente encontrar varios miles de aves. A estos dormideros, que pueden estar a varios kilómetros de los lugares de cría, llegan en fecha muy temprana, junio y julio, aves de todos los puntos cardinales.
Se alimenta de insectos y sus larvas; gusanos, moluscos y frutos.

Sturnus unicolor, como especie independiente, ocupa un área reducida de Europa a Iberia, Marruecos, Argelia del Norte y Túnez, Córcega (Este y Sur), Cerdeña, Sicilia, Malta, faltando en las costas mediterráneas de España, Francia e Italia y en Baleares. Su expansión hacia el Norte y Este ha sido en los últimos 10 años realmente espectacular.
En conjunto, la especie es numerosa en la Península Ibérica y localmente abundante en pueblos pequeños y aldeas de León, Galicia, Castilla, Extremadura y Andalucía, formando colonias pequeñas y ocasionalmente muy grandes. Prefiere tejados de casas, granjas, cobertizos y cuadras y anida debajo de las tejas, pero también en agujeros de muros y árboles. En éstos y en tejados de iglesias, cría en Asturias y Santander. Durante el otoño e invierno es gregario y se une a los bandos de Estornino Pinto, con el que vaga por los campos, pero no se aleja mucho de su habitual lugar de nidificación, por lo que propiamente es especie sedentaria sujeta a erratismo de corto radio.

Bibliografía
www.pajaricos.es

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Jilguero

Andrés Rodríguez González Marzo 19th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Jilguero (Carduelis carduelis)

Orden Passeriformes; familia Fringillidae
El jilguero es una de las especies más comunes y extendidas en nuestro territorio, especialmente en los alrededores de los núcleos úrbanos..
Es un pájaro muy gregaria, sobre todo en invierno, suele agruparse en bandos mixtos con otros fringílidos que vagabundean en busca de alimento. En invierno recibimos abundantes ejemplares procedentes de otras latitudes europeas, que se unen a la fracción sedentaria de la población. Debido a su aspecto y vistoso canto es frecuentemente capturado como ave de jaula.
Posee una longitud de 12 cm y una envergadura de 21-25,5 cm
Los jilgueros se distinguen con facilidad por el juego de vistosos colores de su plumaje. En la cabeza muestran una característica careta roja, junto a sendas manchas blanca y negra. Poseen un pico de base ancha, largo y acabado en una fina punta. Su cola es negra, con el obispillo y el extremo distal blanco; además, las plumas más externas de la cola pueden tener amplias manchas blancas. En vuelo se reconocen bien por la presencia de dos amplias bandas alares de color amarillo dorado. No hay dimorfismo sexual fácilmente perceptible, aunque los machos  lucen hombros más negros y careta roja más amplia que las hembras. Por otra parte, el plumaje varía notablemente con la edad; así, antes de mudarlo a finales de verano, los volantones carecen de la coloración descrita para la cabeza, pero mantienen las distintivas franjas alares amarillas.
El macho en celo tiene un variado canto, que combina gorjeos muy diversos, aunque lo pronuncia sin la aceleración de los verdecillos. En vuelo emite tintineos cortos, penetrantes, que se entremezclan con gorjeos cortos.

Bibliografía
www.seo.org

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Herrerillo Común (Cyanistes caeruleus)

Andrés Rodríguez González Marzo 14th, 2017

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA
Herrerillo Común (Cyanistes caeruleus)

Es unos de los representantes más conocidos de los páridos o pájaros. Es fácil de identificar, tiene las alas, cola y capirote azules; mejillas blancas; dorso verde y partes inferiores amarillas; los sexos son iguales.
Apenas llega el buen tiempo, la semana pasad sin ir más lejos empezaron los herrerillos con su cortejo, los machos se lanzan en vuelo nupcial desde la copa de los árboles, utilizando sus alas azulonas como si fueran un paracaídas, mostrando orgullosos su plumaje, su pecho amarillo azufre y el llamativo capirote azul.
El Herrerillo Común se limita bastante a los árboles de hoja caduca y suele evitar los bosques sombríos de coníferas. Desde febrero la cavidad del nido, frecuentemente muy estrecha, es elegida y defendida contra los otros páridos.
Son bastante silenciosos en verano, sobre todo en los países mediterráneos donde sólo se les oye a primeras horas de la mañana, pero vuelven a hacerse vivaces y bulliciosos en septiembre. En esta época se registran con frecuencia grandes bandos de estas aves. Estas migraciones son irregulares, según los años y los sectores geográficos en cuestióny disminuyen mucho en invierno, que suele ser un tiempo de hambre para el Herrerillo Común, ya que al ser sobre todo insectívoro no encuentra con facilidad alimento, necesita larvas y ninfas de insectos que busca afanosamente ocultas bajo las cortezas y las hojas caídas.
Cría en agujeros de árboles, cajas para anidar o huecos en muros; ambos sexos reúnen musgo, hierbas, pelo y lana para material del nido; puesta, de abril a mayo, de 8 a 15 huevos blancos con puntos pardo rojizos; incubación, sólo por la hembra, alrededor de 14 días; ambos progenitores alimentan a las crías, que vuelan después de unos 19 días. Su costumbre de utilizar cajas para anidar ha motivado que su nidificación se haya visto notablemente favorecida.
Se alimenta sobre todo pulgones, orugas y otros insectos; pero también come algunos frutos, granos y semillas.
Vive en parques y jardines.
La fotografía es de Juan Luis Muñoz, magnífico ornitólogo, a quien agradezco que me haya permitido su uso.

Bibliografía
www.pajaricos.es

Fauna de la Serranía de Ronda. Mariposa Macaón.

Andrés Rodríguez González Marzo 7th, 2017

Mariposa Macaón (Papilio Machaon).

Es un insecto del grupo de los Lepidopteros. Se han descrito numerosas subespecies.
Sin ninguna duda se trata de una de las mariposa más bellas que podemos encontrar en la Serranía de Ronda.
La Macaón como vulgarmente se la conoce tiene un gran tamaño respecto a otras especies, puede oscilar entre los 6′4 y los 10 cm de larga y entre 32 y 56 mm de envergadura, también sus colores amarillo y negro la hacen muy llamativa y fácilmente visible. Presenta además una mancha u ocelo de color rojo en cada ala posterior, también tiene en las alas toques marginales de tonos azulados. Las alas posteriores disponen de unos apéndices con forma de cola.
La oruga del macaón también es de colores llamativos, verdes, anaranjados y negro. Además si es molestada hace salir un órgano naranja con forma de “Y” al tiempo que emite un olor intenso con el que intimida a sus depredadores.
Las orugas del macaón suelen alimentarse casi exclusivamente de dos plantas: Hinojo  y Ruda, ambas tienen sustancias químicas de las que, sin duda se impregnan, y la hacen poco atractiva para ser comida a los depredadores. No suele haber en una misma planta más de 3 o 4 individuos alimentándose.
En climas septentrionales tiene una sola generación anual; en climas templados tiene dos generaciones, abril-mayo y julio-agosto. En lugares más cálidos hasta tres en lugares más cálidos como el sur de la Península Ibérica y África. En las zonas más cálidas de la Serranía de Ronda aparece en primavera, presentando 3 generaciones que son más numerosas a medida que avanza el año: una en febrero-marzo, otra en junio-julio y la última desde agosto hasta que empiezan los primero fríos, a veces se ven individuos y larvas a finales de octubre, incluso a primeros de noviembre.
A diferencia de otros lepidópteros no es común ver muchos Macaones volando juntos y, durante el cortejo apenas si se agrupan 3 o 4 ejemplares.
Suelen volar en zonas abiertas en las que haya inflorescencias abundantes de las que obtienen su alimento.
Están presentes en zonas de clima templado de toda Europa aunque no es raro encontrarlas en cotas próximas a los 1200 metros de altitud. No se encuentra en Irlanda y es rara en Inglaterra, pero este precioso insecto tiende a desaparecer desde hace algunas decenas de años, sin embargo es bastante común en la Península Ibérica. También se extiende por el norte de África, en Asia llega a las estribaciones del Himalaya y Japón. Se puede ver también en América del Norte.
Esta mariposa debe su nombre común a “Macaón”, un médico que aparece en la mitología griega junto a su hermano “Podalirio”, que da nombre a otra mariposa también muy espectacular, y que contaba con el poder de curar hasta las heridas más graves. De hecho, según cuenta el mito, curó a Menelao, esposo de Helena de Troya.
La foto es de una mariposa nueva obtenida el día 7 de marzo de 2017 en las cercanías de Ronda, posada sobre una planta de Hinojo.

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Salamandra común

Andrés Rodríguez González Marzo 5th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Salamandra común (Salamandra longirostris)

Es un anfibio urodelo, es decir, con cola.
Su aspecto es más bien grande y robusto, mide normalmente entre 12 y 23 cm. incluida la cola. La cabeza es casi tan ancha como larga, algo aplanada y normalmente con el morro redondeado. En ella tiene unos abultamientos grandes y bien señalados llamados “glándulas parótidas”. Los ojos son grandes y saltones y el iris de color pardo oscuro. Las patas son cortas y gruesas y poseen unos dedos deprimidos. La cola también es corta, de sección redondeada, su longitud no sobrepasa la de la cabeza y el cuerpo juntos.
La piel de la espalda y los costados es lisa y brillante, de color negro con manchas irregulares amarillas, coloración que puede variar dependiendo de la zona geográfica, ya que pueden darse casos en que prácticamente no se observe el amarillo, y otros en que predomine o se distribuya en franjas. En la garganta y el vientre, las manchas amarillas no son tan numerosas y junto con el negro de fondo, son poco intensos.
Existen 5 subespecies de salamandra común en la Península Ibérica, diferenciándose entre ellas por el tamaño, coloración, diseño, etc.
Las salamandras suelen vivir en libertad normalmente hasta unos 20 años, si bien en cautividad pueden durar hasta 50 años.
Es una especie que vive fundamentalmente en zonas con vegetación, bosques de riberas y laderas sombrías, cerca de los cursos de agua, huertas, pastizales, pinares, etc., no soporta los terrenos secos. Vive en suelos cubiertos de hojas o líquenes, ocultándose durante el día bajo piedras, troncos caídos, agujeros, entre la maleza, etc. En general les gustan los lugares húmedos, con muchos líquenes y hojarasca. Puede adaptarse a vivir desde el nivel del mar hasta los 1.800 metros.
En la península es especialmente abundante en el norte y en Galicia, y aunque menos abundante está presente en los sistemas Bético, Penibético, Central, Oretano e Ibérico.
En la Serranía de Ronda se la suele encontrar en noches de lluvia o de mucha humedad, siempre en zonas de cursos de agua o huertas.
Es durante el otoño cuando las salamandras entran en celo, apareándose en tierra durante la noche. El macho sigue a la hembra y se coloca sobre ella, se desliza hacia abajo, y comienza a rozar su hocico con la garganta de la hembra, para, una vez fecundada, la pareja se separe.
Dependiendo de la zona, desde diciembre a febrero, la madre puede dar a luz hasta 86 larvas, pero normalmente las puestas son de unas 30 o 40 larvas envueltas en una membrana de la que se sueltan rápidamente. Las larvas son de aspecto robusto con la cabeza muy ancha y desde que nacen, ya poseen las 4 patas desarrolladas y nadan a la perfección. Son depositadas en pequeños charcos de manantiales, regatos, o pastizales encharcados, observándose el mayor número de larvas en el agua entre los meses de enero y febrero. Las fuentes y pilares de la Sierra de Las Nieves que se han recuperado se han dotado de unas pequeñas rampas para que las salamandras y otros anfibios puedan entrar y salir del agua. Una excelente medida que ha contribuido a aumentar las poblaciones.
La cresta dorsocaudal (cresta que presentan en la espalda y parte superior de la cola) nace en la mitad del cuerpo, y la punta de la cola es redondeada. Su color es color grisáceo, con manchas pardas y reflejos metálicos, y el vientre blanquecino. Al ir creciendo, las manchas oscuras se hacen más notables y aparecen manchas blancas muy características en la base de las patas que al acercarse la metamorfosis se vuelven amarillas. Pasados 3 ó 4 meses, desaparecen las branquias y aparecen ya las manchas amarillas, para completar el desarrollo larvario a los 5 meses, abandonando el agua al medir aproximadamente 6 cm, y ya con el aspecto y coloración de los adultos.
Tras la metamorfosis, los jóvenes son idénticos a los adultos, realizando largos desplazamientos desde las zonas de agua donde nacieron, alcanzando la madurez sexual (momento a partir del cual son capaces de reproducirse) a los 3 ó 4 años.
Come principalmente presas de unas medidas comprendidas entre 4 y 20 milímetros, pequeños artrópodos, gusanos, lombrices de tierra, caracoles, insectos (en su mayoría coleópteros), gasterópodos, oligoquetos, quilópodos y araneidos.
Es de costumbres completamente nocturnas (sobre todo los adultos) y terrestres, moviéndose más al anochecer y al amanecer y viéndosele de día en tiempo lluvioso. Comienza su actividad anual con las primeras lluvias del otoño tras pasar el verano en un periodo de inactividad.
Se desplaza con lentitud, y durante el día, permanece oculto bajo piedras, agujeros de topillos, líquenes, troncos, etc. Normalmente se mueve en un radio de entre 10 y 20 metros, por lo que es muy fácil volver a observar el mismo ejemplar durante varias noches.
Al ser capturada y manipulada, segrega un líquido blanco y espeso que en contacto con la boca, ojos o nariz, produce irritación.
Entre los animales que se alimentan de esta la salamandra, está la Culebra de collar, Culebra viperina, Víboras, Turones y Nutrias.
Las fotos son de Gonzalo Astete a quien agradezco que me permita usarlas.

Bibliografía
https://www.faunaiberica.org

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA: Carbonero común. Parajito de agua

Andrés Rodríguez González Marzo 4th, 2017

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA
Carbonero común. Parajito de agua (Parus major)

Ave insectívora de pequeño tamaño, muy llamativa por sus colores azulados y amarillentos y sus frecuentes cantos. Su cabeza es de color negro brillante y se distingue por una característica corbata de color negro que contrasta con el color amarillo de su vientre. También es característica de la especie una mancha de color blanco en sus mejillas. El dorso es de color verde y sus patas de color azul. Los machos se distinguen de las hembras por poseer una alargada banda negra que recorre su cuerpo desde la garganta hasta la base de la cola. Las hembras, en cambio, tienen muy poco marcada dicha banda, que se desdibuja en el vientre.
Pertenece al Orden Passeriformes; familia Paridae.
En invierno se suele mover en grupos con otras especies de páridos.
En la Serranía de Ronda se le llama Pajarito de agua ya que cada vez que canta, barrunta agua, sgún información del experto en pájaros José María Canca.
Tiene una longitud de unos 14 cm. Su envergadura es de entre 22,5-25,5 cm
Entre los reclamos más comunes se encuentra el repetitivo chi-chipán, que inunda el principio de la primavera; pero muestra un amplio repertorio, con más de treinta notas. Además, esta variabilidad se ve enriquecida con notables matices territoriales; así, por ejemplo, un carbonero de Sierra Morena emite sonidos poco comunes en las poblaciones del Sistema Central y viceversa.
Habita en toda España y resulta común en ambientes arbolados, tanto bien conservados como degradados. Tolera muy bien la presencia humana, pues coloniza con facilidad zonas ajardinadas y parques urbanos, acude a los comederos y se instala en nidales artificiales. Zonas con árboles frutales y bosques de hoja caduca también son habitad frecuentados por los carboneros.
Su dieta es básicamente de insectos, larvas y semillas. La captura de orugas como puede ser la procesionaria le convierten en un aliado para la conservación de especies vegetales. Si lo que comen es fruta se decantan por aquella que ya puede ser habitada por gusanos.
La reproducción comienza en Abril y continúa hasta Junio. El nido es un conjunto de ramas, hojas secas y musgo que puede encontrarse en huecos de árboles, muros e incluso en las cajas-nido elaboradas artificialmente, pero que suponen una ayuda a la proliferación de ésta y otras especies de aves.
El vuelo del carbonero común es fuerte y bastante acrobático, gracias a su pequeño tamaño revolotea entre la maleza con mucha agilidad, aunque también suele posarse en el suelo y en las charcas de agua en busca de pequeños insectos.

Bibliografía
www.seo.org
www.sierradebaza.org

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Babosas

Andrés Rodríguez González Marzo 4th, 2017

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA
Babosas
Limacos

El nombre de “Babosa” no es un nombre científico, por supuesto, sino uno coloquial que incluye a gran cantidad estos animales que pertenecen al grupo de los “Gasterópodos”, pero se le aplica el nombre de babosa a esos moluscos terrestres parecidos a los caracoles pero sin concha, animales que reptan sobre su propia baba.
Suelen medir entre 1 y 15 centímetros, con cuerpos alargados, con cuatro antenas en la cabeza, dos de esas antenas son multifunción, llevan los ojos de las babosas, y también son órganos táctiles y olfativos. En la cabeza tienen la boca también, que tiene dos mandíbulas con dientes muy pequeños, y lo curioso es que también tiene dientes en la lengua. Esta es llamada”Rádula”, una especie de cinta con dientes quitinosos, que utilizan para rasgar y raspar su alimento. Detrás de la cabeza, sobre lo que sería el lomo, suelen tener una capa más dura de piel, el llamado manto o escudo, que protege sus órganos. A la derecha de ese escudo se puede ver un orificio que es por donde respira la babosa.

Las babosas tienen un pie en la parte inferior del animal, el abdomen. La babosa es un animal nocturno, y no suele moverse mucho, por lo general no pasa de los 4 o 7 metros diarios, esto si es que no abunda la vegetación a su alrededor. Para moverse es indispensable el moco o baba ya que se desliza sobre él. Frecuentemente las encontramos en jardines o en campos húmedos, en caso de que permanezca un cierto tiempo al sol, su cuerpo se deseca y se muere. Es decir siempre tienen una secreción líquida que recubre el cuerpo de las babosas, hace de humectante a la vez que ayuda en el despliazamiento.  A medida que se mueve, mediante ondas rítmicas de contracciones musculares, una glándula ubicada en la parte delantera del pie secreta el moco, que es luego aplastado por la llamada placa de reptación.

Se las suele ver activas luego de una lluvia porque ellas mismas están hechas casi por completo de agua, y si el ambiente no está húmedo, casi no pueden moverse, y se mantienen quietas hasta que mejoren las condiciones. El moco que secretan suele ser de tres tipos diferentes, uno más líquido que es el que secreta hacia los costados del cuerpo, mientras que otro moco más viscoso es secretado hacia el centro del cuerpo.

Este moco más pastoso es el que recubre su cuerpo, que sirve como protección, para que resulte difícil agarrarla sin que se resbale. A la vez tiene un gusto desagradable, que también ayuda a evitar a los depredadores.

Para la copulación, suelen secretar una baba especial, que sirve para unirlas ya que también suele ser utilizado como una especie de cuerda para sostenerse cuando bajan al suelo desde una planta.

Las babosas no son ni machos, ni hembras, son animales “Hermafroditas”, es decir que tienen ambos órganos sexuales. Cuando una babosa encuentra a otra se aparean ambas con su pene, que tiene la forma de un sacacorchos. Ambas intercambian esperma, y luego de unos días depositan unos 30 huevos. Pero el apareamiento es más curioso todavía, ya que el pene queda atrapado en la otra babosa, y por eso cada una de ellas debe morder y cortar el pene de la otra para separarse. Así es que en una segunda etapa de su vida reproductiva sólo son hembras.

Comen plantas en gran cantidad. Una babosa puede llegar a comer hasta la mitad de su peso en una noche. Pero si se encuentra con animales muertos, también se alimentará de ellos. Por culpa de sus hábitos alimenticios son el enemigo número uno de cualquier jardinero, que suele atacarlas con metaldehido, cerveza o sal de mesa, para envenenarlas.

Bibliografía
naturacuriosa.blogspot.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Colirrojo tizón.

Andrés Rodríguez González Febrero 22nd, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Colirrojo tizón. Phoenicurus ochruros

Es un ave paseriforme de la familia Muscicapidae.
Su medio natural es en laderas rocosas de montañas con piedras y peñascales, quizás por eso gusta de frecuentar ruinas de castillos y torres, también se ha adaptado a medios más naturalizados y es común en jardines de pueblos y ciudades. También puede vivir en islotes rocosos y acantilados marinos.
Destaca su cola rojiza y su trino un tanto agrio que parece salir de entre las piedras, tiene tendencia a esconderse en ellas, de forma que los expertos lo identifican muchas veces por su trinar antes de verlo. Sus movimientos son a base de brincos con mucha agilidad entre las piedras, buscando pequeños insectos. Cuando le acecha cualquier peligro se transforma de repente en una bola, que agita la cola con nerviosas sacudidas a modo de amenazas.
El Colirrojo Tizón es muy individualista, e incluso en sus terrenos invernales manifiesta mucha intolerancia hacia sus congéneres, a los que aleja de sus dominios. En primavera el apareamiento está precedido de danzas amorosas.
Son animales muy territoriales. Parece que cantan para defender su territorio, incluso cuando no se reproducen.
Para identificarlos el Macho en verano adquiere una tonalidad principalmente negro y en invierno gris negruzco, siempre con manchas alares blancas; hembra pardo grisácea; ambos sexos tienen obispillo (Rabadilla de las aves) y cola rojizos.
La hembra construye nido de hierba, musgo y raíces en roquedos o en grietas de edificios, a veces bajo una viga o en cajas de anidar. Pone, de abril a julio, generalmente de 4 a 6 huevos blanco brillante; la incubación dura de 12 a 13 días y la realiza sólo la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, dejan el nido después de 16 a 18 días; puede hacer al año dos crías, a menudo tres.
Se alimenta principalmente de insectos; también arácnidos y ciempiés; a veces bayas y otros frutos de plantas siempre que sean carnosos.

Bibliografía:
www.pajaricos.es

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Mariquita de siete puntos.

Andrés Rodríguez González Febrero 18th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Mariquita de siete puntos (Coccinella septempunctata)

Las mariquitas son tal vez los más conocidos y populares de todos los escarabajos  y la mariquita de siete puntos es una de las especies más comunes. Se encuentra en toda Europa, se ha introducido en algunos paises para controlar plagas de pulgones y cochinillas en la agricultura ya que son voraces devoradores de esos insectos.
Es un insecto del grupo de los escarabajos, tiene aspecto redondeado, de pequeño tamaño, entre 5,2 a 8 mm.  Posee dos élitros (alas protectoras) de color rojo brillante con 7 puntos negros, aunque algunos ejemplares pueden tener más o menos puntos.
El tórax es de color negro con manchas de color amarillo pálido en las esquinas delanteras. El nombre común de este grupo de escarabajos, “mariquita”, se le dio originalmente a la de siete puntos en honor de la Virgen María, según la creencia popular los élitros rojos simbolizan el manto rojo de la Virgen con los siete puntos que representan sus siete alegrías y sus siete dolores.
Los huevos son pequeños, de aproximadamente 1 mm y ovalados. La larva es de color variable, dependiendo de la temperatura, pero generalmente es grisácea o azulada, muy segmentada, con tubérculos o espinas negros y alguna mancha amarilla en los laterales. La pupa es de grisácea a negruzca, en ocasiones con márgenes blancos o anaranjados.
Anualmente nacen dos generaciones de mariquitas de siete puntos de unas puestas de unos 400 huevos que las hembras depositan bajo las hojas o en las grietas. Las larvas recién emergidas devoran el propio huevo además de otros infértiles que haya en la puesta. En caso de peligro, las mariquitas se hacen las muertas, como muchos escarabajos, y, en caso de mucho peligro, sueltan un líquido amarillo por las patas que sus predarores encuentran repelente, pero que no parece afectar a los pájaros.

Tanto los adultos como las larvas son voraces depredadores de áfidos (o pulgones) y cochinillas son uno de los mejores aliados naturales del jardinero, tanto en estado de larva como de adulto, por lo cual se utiliza en la lucha biológica contra estos homópteros que a menudo son una plaga para la agricultura. Se ha comprobado que una larva de mariquita se puede comer lo largo de su desarrollo unos 3.100 pulgones.
Por lo tanto si tienes mariquitas en tu jardín o huerto, es buena señal, no las mates ni las quites de en medio, evitaran los pulgones y no tendrás que utilizar insecticidas ni otros productos químicos.
Las mariquitas ponen sus huevos amarillos en pequeños grupos en las hojas. Las larvas negras tienen piernas relativamente largas.
Los adultos pasan el invierno en las casetas de los jardines y entre la vegetación, también en las grietas de las vallas y lugares similares, con frecuencia se puede descubrir en número bastante grande durante este tiempo. Aparecen en febrero (como la fotografiada), aunque es más frecuente que empiecen a verse en marzo y abril. Alcanzan su número máximo en verano.
Existen muchas leyendas alrededor de las mariquitas; se dice que la cantidad de mariquitas indican el número de pulgones para ese año en particular, también se piensa que traen buena suerte, sobre todo en lo que respecta al amor.

Bibliografía
www.biopedia.com
www.asturnatura.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Tritón pigmeo.

Andrés Rodríguez González Febrero 11th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Tritón pigmeo. Triturus pygmaeus Es un tritón de mediano tamaño que no suele superar los 135mm desde la cabeza hasta el extremo de la cola aunque hay variaciones geográficas importantes en cuanto al tamaño. Se trata de un endemismo de la Península Ibérica que se distribuye por el cuadrante suroccidental de la Península. Está presente en el centro y sur de Portugal y sus poblaciones recorren el arco de las laderas meridionales del Sistema Central sin llegar a sobrepasarlo. El límite oriental conocido está en la sierra de Alcaraz-Segura. En Sierra Morena es relativamente frecuente  y se puede ver con ciertas dificultades en la Serranía de Ronda. La coloración general del su dorso es de color verde o tonos pardos con manchas irregulares de negro o marrón oscuro. El vientre es de color grisáceo con manchas y punteados oscuros de diferentes formas y tamaños. Su cabeza es algo aplanada y el hocico redondeado, los ojos son relativamente grandes con la pupila circular y negra y el iris dorado. Las glándulas parótidas son patentes con pequeños poros. La piel es algo rugosa en el dorso y lisa en el vientre. Las patas son largas y delgadas al igual que sus dedos. Las hembras son de mayor tamaño que los machos y presentan una línea de color anaranjado a veces muy llamativa que recorre la parte superior del dorso. En la época de celo puede apreciarse el abultamiento de abdomen característico de hembras con huevos  que se pueden ver por transparencia. La cloaca de las hembras no es muy abultada y su color es anaranjado. Los machos, más estilizados que las hembras, cuando están en la época de reproducción, desarrollan crestas dorsales y caudales prominentes y onduladas, con bandas verticales oscuras y amarillentas dispuestas de forma alternativa. La cresta dorsal termina al final del abdomen y da paso a la caudal, que presenta una banda longitudinal blanquecina o plateada en la región central de la cola. Estas crestas desaparecen cuando salen a tierra tras el periodo reproductor y quedan reducidas a una línea vertebral discontinua. La cloaca en los machos está muy abultada y tiene un color negruzco. Los huevos son de color amarillento rodeados de una capa gelatinosa. Las hembras los ponen individualmente en hojas de plantas sumergidas envolviéndolos con ayuda de sus patas traseras. Las larvas se caracterizan por presentar un largo filamento al final de una cola que se va estrechando de forma progresiva, así como por las finas y largas extremidades terminadas en los, también característicos, dedos largos. Su estatus en Andalucía y se considera Vulnerable a la Extinción en esta región. La alteración de sus hábitat y la pérdida de humedales son las responsables. En las últimas décadas se han detectado fuertes recesiones de sus poblaciones debido principalmente a la pérdida de lugares de reproducción. Además, sus poblaciones con frecuencia están muy fragmentadas. Esta situación es especialmente grave en el sector oriental de su distribución donde perviven poblaciones dispersas, aisladas y amenazadas. La reducción de poblaciones basada en comparación de datos de las tres últimas generaciones se estima algo superior al 30% y parece que la tendencia es a aumentar esta reducción en los próximos años con los cambios de uso de suelo que se están produciendo al menos en Andalucía, donde está representada algo más del 50 % de su población mundial. Su distribución altitudinal oscila entre el nivel del mar en varios puntos del litoral hasta los 1.500 m en la Sierra de Segura. Para reproducirse utiliza charcas temporales, fuentes, acequias y arroyos con poca corriente, También puede encontrarse en canteras y piscinas abandonadas. En general, prefiere zonas bien conservadas y con abundante vegetación acuática. Puede reproducirse tanto en medios acuáticos temporales como permanentes si bien en estos últimos, cada vez es menos frecuente debido a la introducción de especies foráneas que depredan sobre huevos y larvas (cangrejo rojo americano, gambusia, etc.). Los individuos adultos tienen una variada dieta formada principalmente por invertebrados terrestres y acuáticos. No obstante, cuando están en el agua, es frecuente que consuman huevos y renacuajos de especies como sapo corredor, sapo de espuelas, rana común, ranita meridional e incluso larvas de urodelos. Durante la fase larvaria se alimentan de pequeños invertebrados como pueden ser crustáceos plantónicos y larvas de macroinvertebrados acuáticos. Se reproduce en otoño, en las charcas, en el fondo de ellas los machos los machos realizan un elaborado cortejo delante de las hembras. Cuando se produce el encuentro de una pareja, utilizan primero los sentidos de la vista y el olfato para reconocer su sexo tras lo cual, el macho se coloca perpendicularmente a la hembra cortándole el paso y comienza a abanicar la cola de forma enérgica. Este movimiento lo efectúa de rítmicamente varias veces seguidas, después hace un movimiento rápido y violento, levantando una corriente hacia la hembra que puede llegar a desplazarla un poco, para volver a las ondulaciones normales. En estos movimientos bruscos arquea todo el cuerpo y levanta toda la parte posterior del cuerpo. Después de repetir esta exhibición varias veces, el macho gira y mueve la cola en ondas pequeñas que parten del extremo distal de la cola. Cuando la hembra está suficientemente estimulada, el macho avanza sin dejar de mover el extremo de la cola. La hembra lo sigue y cuando toca con su hocico la punta de la cola del macho, éste deposita un espermatóforo, avanza un poco y se gira hasta que la hembra sitúa su cloaca justo encima del paquete de esperma para absorberlo con los labios de la cloaca. El proceso puede ser interrumpido varias veces y el macho modula su comportamiento en función de la respuesta de la hembra. Además, una hembra puede ser inseminada por varios machos diferentes. Tras la fecundación, la hembra realiza la puesta. Para ello, tras seleccionar las plantas acuáticas con hojas adecuadas, coloca cada huevo de forma individual en el centro de la hoja y dobla el extremo de ésta con las patas traseras para envolverlo. Las puestas pueden oscilar entre algo más de 100 y unos 400 huevos de 2 mm de diámetro aproximadamente. Después de tres o cuatro meses que puede durar el desarrollo larvario pasan la metamorfosis. Los juveniles salen del agua y se refugian bajo piedras o troncos cercanos al medio acuático donde se han desarrollado. Los adultos pueden ser presa de culebras de agua, garzas o cigüeñas. Los huevos de tritón son consumidos por ditíscidos, renacuajos de anuros, larvas de urodelos, cangrejos y gambusias. Las larvas también pueden ser depredadas por larvas de insectos acuáticos (distíscidos, libélulas, etc.), cangrejos de río, gambusias y por otros urodelos (larvas de gallipato, salamandra y tritón y adultos de gallipato y tritón). Las fotos, magníficas como todas las suyas, son de Gonzalo Astete que me ha permitido usarlas. Bibliografía www.vertebradosibericos.org

Next »