Archive for the tag 'mantis'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Santateresa enana

Andrés Rodríguez González Julio 18th, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Santateresa enana. Ameles spallanzania.


Insecto de la familia Mantidos, popularmente conocidos como Mantis. Son de pequeño tamaño, unos 3 centímetros como máximo.

Una de las características de la especie es que tiene un gran dimorfismo sexual. Los machos poseen un abdomen estrecho cubierto por alas largas, mientras que las hembras tienen un abdomen grueso y alas cortas, vestigiales (como de adorno), que tan solo se asoman en el abdomen. Al poseer alas cortas, la hembra puede arquear el cuerpo y adoptar una postura casi erecta, como si fuera un caballito de mar, con la cabeza levantada y el primer par de patas convertidas en brazos. Estas patas anteriores prensiles tienen fémures excepcionalmente anchos y llenos de espinas. Sus colores varían desde tonos del verde al marrón o gris. Son animales miméticos, es decir, adoptan el color de las hierbas en las que se mueven.

Los ojos son más o menos cónicos. Las antenas son largas.

El abdomen de la hembra está expandido lateralmente, más amplio que el del macho, se pliega hacia arriba.

Se trata de una especie común en el sur de Europa y norte de África .

Prefiere para vivir zonas áridas con escasa vegetación.

La santateresa enana caza otros insectos menores. Es un voraz depredador que se alimenta de pequeños insectos y algunas veces pueden atacar a sus congéneres. A diferencia de la más común de las Mantis religiosas las hembras de esta especie no se comen al macho después del apareamiento.

Puede saltar saltos, como un grillo, pero también es capaz de volar en distancias cortas.

Pone sus huevos en unas estructuras como de papel llamadas “ootecas” que las adhieren a las rocas.

La foto es de José María Canca Guerra a quien agradezco su cesión.

 

Bibliografía

https://ichn2.iec.cat/

http://granmundodiminuto.blogspot.com/

Puesta de huevos de una Mantis

Andrés Rodríguez González Noviembre 5th, 2016

Puesta de huevos de Mantis
Un par de días antes de las lluvias, encontré una Mantis merodeando en una puerta de alambre en un pequeño almacén, después de hacer algunas fotos la deje en paz. No imaginaba que un día después iba a encontrar que había fabricado una Ooteca, la estructura donde dejan sus huevos.

En la época de apareamiento la hembra segrega feromonas, con lo que atrae al macho, y es el único momento en el que los machos y hembras se reúnen. Durante este periodo las hembras se vuelven muy agresivas y, en ocasiones, acaban por comerse a su compañero durante o después del apareamiento, empezando por la cabeza. Este comportamiento está bastante mitificado, ya que, si bien se da con relativa frecuencia en cautiverio, es muy raro en libertad. Entre otras circunstancias porque el macho, intenta permanecer alerta y no se deja “cazar” por la hembra, además de retirarse rápidamente una vez realizada la cópula que puede durar unas dos horas.
En el apareamiento, el macho se acerca muy lentamente para rodear a la hembra hasta saltar a su dorso y poner en contacto sus antenas con las de la hembra. A continuación, el macho pone en contacto sus estructuras genitales con las de la hembra y deposita el Espermatóforo, que es en realidad una bolsa con espermatozoides, en el interior de la hembra.

La puesta de los huevos se hace en otoño y los huevos eclosionan en primavera. Pone sus huevos en montoncitos espumosos llamados ootecas. La espuma se endurece pronto y protege los huevos hasta que se abren. Cada saco puede albergar entre 200 y 300 huevos, pero sólo unos pocos sobreviven ya que entre ellos impera el canibalismo juvenil, son comidos los que tardan en escapar de sus hermanos, disminuyendo bastante la tasa de supervivencia.

Empusa o Mantis Palo

Andrés Rodríguez González Abril 11th, 2011

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA

Empusa, Mantis Palo (Empusa pennata)

Es una especie del numeroso grupo animal de Insectos, dentro de ellos pertenece a la familia de las Mantis, que a su vez están emparentadas con las Cucarachas. Es de pequeño tamaño, solo hasta tres centímetros.
Habita en la Península Ibérica extendiéndose por Francía. En la Serranía de Ronda es frecuente en todo tipo de hábitat, la he encontrado desde lo alto de Sierra Hidalga hasta en zonas ajardinadas de la ciudad de Ronda, desde zonas con matorral seco hasta bordes de arroyos.
Esta mantis es una especie muy estililizada, lo que unido a su pequeño tamaño y a su costumbre de estar quieta acechando a sus presas, pasa fácilmente desaparcibida. Presenta una cabeza pequeña triangular con una protuberancia entre las dos antenas, toráx largo y estrecho y un abdomen corto y curvado. Como todos los insectos tiene seis patas. El primer par de patas se localiza en la parte anterior del tórax, son grandes y robustas, adaptadas para capturar otros insectos, mientras que las otras cuatro se localizan más abajo. Los adultos poseen alas, pero las lasvas no. Siempre tienen rugosidades en la piel (que como en todos los insectos es de una proteína muy dura llamada Cutícula. Tienen siempre color ocre, que las camufla con la hierba seca en la que habitan. Los machos adultos tienen antenas en forma de pluma.
Son depredadores, acechan inmóviles a otros insectos de pequeño tamaño y a arácnidos, solo mueven la cabeza en todas direcciones, cuando se aproxima la victima realizan un rápido movimiento de sus patas anteriores, atrapándola y rodeándola con las patas, después se la comen. Adoptan un color parecido al del entorno donde viven, así pasan más desapercibidas.
Tiene metamorfosis, lo que significa que desde el estado de huevo hasta adulto, presenta grandes diferencias en las formas por las que pasa.


La foto, magnífica como todas las suyas, es del extraordinario fotógrafo de naturaleza, Juan Tebar.

Al parecer la hembra no tiene la costumbre de devorar a su compañero durante al apareamiento como hace la Mantis Religiosa.