Archive for the 'Mariposas de la Serranía' Category

MARIPOSAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Lobita listada

Andrés Rodríguez González Mayo 13th, 2017

MARIPOSAS DE LA SERRANÍA DE RONDA

Colección elaborada con José María Canca

Lobita listada Pyronia bathseba

Es una mariposa de la familia Nymphalidae. Esta presente en gran parte del noroeste de áfrica. Sur de Francia y la península Ibérica, excepto en la cordillera cantábrica y la zona atlántica septentrional.
En la Serranía de Ronda es bastante abundante.
Sólo produce una generación anual y suele verse volar entre los meses de abril hasta agosto. Sus orugas se alimentan de gramíneas silvestres de pequeño tamaño.
Es una mariposa abundante y no presenta problemas de amenazas, por lo tanto no está protegida ni en Andalucía ni en el resto del territorio nacional.

Bibliografía:

Atlas de distribución de las mariposas nocturnas de la provincia de Málaga.

José Manuel Moreno-Benitez.

Editorial La Serranía, 2015

MARIPOSAS DE LA SERRANÍA DE RONDA: Blanquiverdosa meridional

Andrés Rodríguez González Marzo 24th, 2017

MARIPOSAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Con José María Canca

Blanquiverdosa meridional (Euchloe crameri)

Es una mariposa de tamaño medio, con una envergadura alar de 34 - 40 mm. El macho tiene el anverso de color blanco. La primera generación presenta en el ala anterior una mancha negra de forma rectangular (en ocasiones cóncava por su parte exterior) en el extremo de la celda, la cual no suele alcanzar la costa o borde alar, y una mancha negra con marcas blancas en el ápice; el borde alar presenta un característico rayado blanco y negro en su parte anterior; en el ala posterior presenta escamas grises; el reverso del ala anterior es blanco con manchas verdes en el ápice, y el de la posterior es de color verde oscuro con máculas blancas redondeadas y brillantes. La hembra es algo mayor, con la mácula negra del extremo de la celda y la mancha apical de mayor tamaño, y con el reverso del ala posterior de color verde más claro y con las máculas blancas mates. Los ejemplares de la segunda generación suelen ser más grandes y con el reverso del ala posterior más claro, de color verde amarillento y con grandes máculas blancas mates.

Su hábitat preferido son las zonas abiertas secas y las laderas soleadas, desde 100 a 1400 metros. Vuela en dos generaciones al año, generalmente de marzo a finales de junio, aunque han sido vistos ejemplares en septiembre, en una especie de tercera generación parcial tardía. Los imagos tienen un vuelo rápido y visitan asiduamente las flores. La puesta de huevos se realiza de uno en uno en las yemas florales de la planta nutricia. La oruga es de color de fondo amarillo, con puntos negros, y líneas de color gris azulado y blanco, y tiene tendencia al canibalismo.

En el norte de la Península Ibérica se han citado como plantas nutricias las crucíferas como Iberis, Biscutella laevigata, Raphanus, Sisymbrium, Barbarea, Diplotaxis y Sinapis arvensis. La crisálida tiene forma de espina y es de color verde o parduzco, con un tono violáceo. Inverna como crisálida, adherida a la planta nutricia o en sus cercanías.

Está extendida por el noroeste de África, la Península Ibérica, y algunos otros países como Francia e Italia. Ampliamente distribuida en España. Es una especie amante de las zonas cálidas y su expansión está propiciada seguramente por el cambio climático.
La Blanquiverdosa meridional es una de las mariposas que, además de alegrarnos cada vez que la vemos pasar rauda y veloz, nos indican la cercanía de la primavera.
En la provincia de Málaga vuela principalmente desde febrero a mayo, en todo tipo de ecosistemas, tanto en ambientes de montaña, donde ocupa claros de bosque y matorral, como en entornos rurales, donde puede llegar a ser común, y otros más degradados, como eriales y cunetas de carreteras. Abarca un amplio rango altitudinal desde el nivel del mar hasta los 1.230 m, con una sola observación por encima de esta altitud, a 1.760 m. Se han encontrado hembras ovopositando sobre Biscutella auriculata, Crambe filiformis y Diplotaxis virgata. Más común en las zonas bajas y medias que en entornos de montaña, no llega a formar grandes concentraciones, presentándose por lo general con individuos dispersos. Dada su amplitud ecológica y plasticidad, no se puede considerar amenazada. Sin embargo, localmente y especialmente las poblaciones asentadas en entornos rurales, soportan múltiples amenazas, como el uso de productos fitosanitarios y la eliminación de la vegetación viaria y ruderal.”

Bibliografía
Atlas de distribución de las mariposas diurnas de la provincia de Málaga. José Manuel Moreno Benitez Editorial La Serranía, 2015
www.asturnatura.com