Archive for the tag 'Tajo de Ronda.'

NATURALISTAS en la Serranía de Ronda José Mac-Pherson y Hemas

Andrés Rodríguez González Junio 12th, 2017

NATURALISTAS en la Serranía de Ronda
José Mac-Pherson y Hemas

Observador tenaz y paciente por su estirpe escocesa, con la imaginación y originalidad que le proporcionaba su ascendencia gaditana, este genial geólogo fue el primero que formuló una hipótesis sostenible científicamente para explicar la formación del Tajo de Ronda y, como siempre ocurre, no fue por casualidad, lo hizo después de conocer intensamente la geología de la Serranía a través de múltiples salidas de campo con su amigo Domingo de Orueta y Aguirre.  Sin duda su interés por la Serranía procedía de ser amigo y colaborador de Giner de los Ríos en la Institución Libre de Enseñanza.


Mac Pherson en su casa de Madrid

Nacido en Cádiz, el 15 de Junio de 1839, fue bautizado en la Parroquia de San Antonio de Padua y completó su formación con estudios de mineralogía y geología en Paris y Londres.
Fruto de sus relaciones científicas con Antonio Machado y Núñez fue su primera publicación titulada “Método para determinar minerales” publicado en Sevilla en 1870. Gaditano de nacimiento como Mac-Pherson, Machado había fundado en la Universidad Hispalense, de la que era catedrático, un conocido Museo de Historia Natural en cuya parte geológica José Mac-Pherson colaboraba.
Tres años después publica en su ciudad natal el estudio “Bosquejo Geológico de la provincia de Cádiz” con un resumen en ingles que le permite una amplia difusión entre los especialistas extranjeros. Su proyección internacional y el reconocimiento de la comunidad científica eran ya un hecho indudable. Realizo otras interesantes publicaciones de carácter científico sobre petrográfica, geotécnica y paleogeografía en regiones alejadas de la Serranía y, por lo tanto, menos interesantes para nosotros pero que permitieron tener las primeras ideas sintéticas sobre la formación y constitución de la Península Ibérica.

El 1 de Abril de 1875 en traído deportado a Cádiz Francisco Giner de Los Ríos. En esta ciudad comienza a gestar el proyecto de lo que sería años después su gran obra, la Institución Libre de Enseñanza. Las dotes personales de Giner y su prestigio fueron, sin duda, un tremendo acicate en aquellos momentos críticos de la vida cultural andaluza. Machado, Macpherson y muchos científicos andaluces son seducidos por la metodología de Giner y pasan a ser sus colaboradores cuando Don Francisco funda la Institución Libre de Enseñanza en Madrid un año después de su destierro gaditano.

Cuando Macpherson se establece en Madrid dispuesto a colaborar con Giner y la Institución arrastra discípulos de Andalucía como el hijo de su buen amigo Domingo de Orueta y Aguille, el joven Domingo de Orueta y Duarte. Pero era un profesor especial, formaba en el conocimiento geológico a ciertos alumnos con especial interés en el tema como a Francisco Quiroga y Rodríguez que llego a ser catedrático de Cristalografía de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Madrid, la primera cátedra de esa materia que se creó en Europa; otra de las tareas encomendadas a nuestro personaje era acompañar a la excursiones que se organizaban en la Institución para alumnos y profesores en el Guadarrama. Era considerado como “profesor de campo” en la ILE, no precisamente porque no tuviera un título universitario, cosa que todos sabemos que a Giner no le importaba lo más mínimo ya que buscaba la calidad humana y profesional en sus profesores y no la titulación académica, sino porque en público tartamudeaba. Hizo donaciones para los laboratorios de Química y Física de la Institución. Su ejemplo como profesor, como colaborador y su generosidad incluso económica hizo que se le dedicara, en el edificio de la Institución el pabellón “Macpherson”.

Sus inquietudes científicas no se limitan al campo de la Geología. Junto a su hermano Guillermo y a Machado fue un activo defensor de las ideas de Darwin y Haeckel, un personaje, este último, mas darwinista que el mismo Darwin y creador del termino “ecología” tan de moda actualmente.
Con Orueta y Aguirre (padre de Domingo de Orueta y Duarte) había recorrido la Serranía de la que poseía grandes conocimientos geológicos y geográficos y todo ello a pesar de la complejidad estructural y la casi ausencia de estudios previos sobre la geología de la zona, sus estudios desde la costa gaditana hasta la Serranía le permitieron tener una visión global y desarrollar una metodología investigativa que consistía en realizar grandes síntesis de conjunto para después encajar en ellas la región que estaba estudiando. Abarca el conjunto y los pormenores al mismo tiempo.


Alumnos de la ILE en Cercedilla

Un ejemplo claro de ello es un estudio ya clásico en la historia del conocimiento geológico de la Serranía titulado: “Memoria sobre la Estructura de la Serranía de Ronda” publicado en la Imprenta de la Revista Médica, Cádiz 1874; con la metodología descrita, explica la formación del Tajo de Ronda. Sus palabras son un modelo de que el rigor científico puede ser compatible con la fácil comprensión de la lectura por parte de neófitos en las ciencias geológicas; la belleza de la descripción y la comparación que podemos hacer con la realidad actual del Tajo y sus márgenes, me hacen que trascriba textualmente esta parte del estudio:
“…Cuando por primera vez lo observé, creí contemplar restos de algún antiguo glaciar; pero lo gastado de los cantos en general, su evidente estratificación y los restos marinos que con frecuencia se encuentran, me hicieron cambiar de parecer y me inclino a creer sea más bien un deposito litoral en el fondo de aquella bahía en donde se acumulaban los detritus que de esa parte de la Serranía acarreaban los antiguos torrentes.  Este depósito, gracias a los permeables elementos de que está compuesto y a la gran cantidad de carbonato de cal que las aguas que descienden de esa sucesión de montañas calizas traen en disolución, se halla tan fuertemente cementado pos esa sustancia, que constituye en general una roca en extremo coherente, y a esta particularidad se debe, en mi juicio la esencial estructura del Tajo de Ronda.
Al salir el río Guadiaro del estrecho y salvaje desfiladero en que lo aprisionan las sierras de Parauta y de la Gialda (en la actualidad Hidalga), entra en los poco resistentes depósitos Numulíticos y Terciarios, por donde se abre un ancho y apacible lecho.
De esta manera corre el río unos cuantos kilómetros, hasta que encontrando esa tenaz y resistente formación que recubre los depósitos terciarios, la socava quedando otra vez aprisionado entre las paredes verticales como al cortar la serie de calizas secundarias en la Sierra de la Gialda.
Así atraviesa la ciudad de Ronda, hasta que cortada toda esa formación, vuelve a penetrar en los deleznables depósitos Terciarios.
Al llegar por segunda vez a estos depósitos, de nuevo los desgasta con facilidad suma, destruyendo al mismo tiempo la parte que constituye la base del conglomerado superior. Socavados gradualmente sus cimientos, se desploma por falta de suspensión la coherente roca en espantosa ruina, dando al Tajo ese sorprendente aspecto que presenta cuando se le ve desde el valle.
Por un medio kilómetro viene el río encallejonado entre las verticales paredes de la angosta brecha que divide a la ciudad de Ronda en dos porciones. Esta brecha que tiene cerca de ochenta metros de profundidad termina de una forma un tanto brusca.
De repente se encuentra el conglomerado cortado a pico y en lo más profundo del valle aparece la formación Terciaria. El río salva esta colosal ruina de más de cien metros de elevación en una serie de bellísimas cascadas, hasta que penetrando otra vez en los blandos depósitos Terciarios corre apacible por el ameno valle cubierto de árboles frutales que es el principal adorno de la ciudad de Ronda…”

Como vemos, la formación del Tajo de Ronda explicada por José Macpherson es mucho más simple que lo que nos han contado tantas veces con terremotos y otras fantasías, se trata de erosión pura y dura del río Guadalevín o Guadiaro, como le llama Macpherson, sobre materiales geológicos de diferente dureza.
José Mac-Pherson, como a él le gustaba que se escribiese su apellido, murió en 1902. En 1927 tuvo lugar en Cádiz el XI Congreso Hispano-Luso de la Asociación para el Progreso de Las Ciencias. Durante el mismo se rindió un homenaje a Mac-Pherson con colocación de una lapida en la casa donde había nacido, en la Plaza de la Mina, 12, edificio actualmente desaparecido y frente al cual, en los jardines existentes en la plaza se encuentra un busto de este ilustre geólogo.

Bibliografía

- GUTIERREZ, J.M.; MARTÍN, A.; DOMINGUEZ, S. Y J.P.  MORAL: Introducción a la Geología de la Provincía de Cádiz. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz. 1.991.
- MAC-PHERSON, José: Memoria sobre le estructura de la Serranía de Ronda. Imprenta de la Revista Médica, Cádiz, 1.874.
-    ORUETA Y DUARTE, Domingo de : Estudio Geológico y Petrográfico de la Serranía de Ronda. Imprenta de Julian Palacios, Madrid, 1.917.

-    La Institución Libre de Enseñanza: Su influencia en la cultura española. Diversos autores. Homenaje a Francisco Giner de los Ríos celebrado en Ronda en 1.998.

Serranía de Ronda: Asa de La Caldera

Andrés Rodríguez González Marzo 17th, 2017

Dentro de la colección de Recuerdos de Ronda, una colección de postales tituladas Fotos artísticas, creo que son de los años veinte del siglo pasado, hoy presento un clásico: El Asa de la Caldera. Una curiosa formación geológica en el conglomerado de la pared del Tajo de Ronda. Muchas personas, incluso de la propia ciudad tienen un error con los nombres, llaman a la Hoya de Los Molinos (la zona baja por donde discurre el río que se cierra con la estrechura del Duende, la pared donde está la iglesia rupestre y la casa Rua hasta el barrio de San Francisco) como la Caldera sin caer en la cuenta de que ese nombre debe utilizarse para la zona alta donde se asienta el barrio del Mercadillo de Ronda (toda la zona nueva de la ciudad, la plaza de toros, la calle La Bola…). Es cuestión de preguntarse ¿Qué caldera tiene el asa dentro? ¿Como podria cogerse esa caldera sin quemarse las manos?

La cochinilla del carmín amenaza al chumbo a las chumberas del Tajo de Ronda con la extinción.

Andrés Rodríguez González Julio 26th, 2015

La cochinilla del carmín amenaza a las chumberas del Tajo de Ronda  con  la extinción.
La plaga fue detectada por primera vez en España en 2007 en Murcia. En el verano del 2013 afectaba a gran parte de las chumberas de Almería, Granada y Málaga. En 2014 la cochinilla afectó al 80% de las chumberas del Levante almeriense. Ya habían avanzado desde la zona costera hacía el interior, haciéndome eco del problema publiqué una entrada en www.laserranianatural.com donde registraba la presencia de esta peligrosa plaga en Gaucín y preveía su llegada Ronda, pues, siento decir que tenía razón. Ya están invadiendo las típicas Chumberas que pueden verse en la cornisa del Tajo de Ronda. Como puede verse en la serie fotográfica que acompaño, en unas zonas de la pared, Auditorio Blas Infante, apenas ha comenzado la infección afectando a algunas plantas que han perdido la lozanía y el brillo que les caracteriza, se muestran débiles, algo mustias y presentan ya las típicas manchas blancas que indican que la infección está matando la planta, en otros lugares como bajo los Jardines de Cuenca y la Vaca del Togui, ya están muertas las chumberas presentando las plantas aspecto mustio y grandes superficies blancas en las tencas.

Es una plaga silenciosa pero muy peligrosa. Es el efecto de la cochinilla del carmín, un insecto que fulmina las chumberas posándose sobre ellas y absorbiendo su sabia hasta secarlas. Prácticamente ha matado a todas las Chumberas del Valle del Guadalhorce y otras zonas costeras como las del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, después de que en el pasado arrasara amplios territorios del Levante almeriense, procedente de Murcia.
La Delegación provincial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, que se ha ofrecido para asesorar y dar instrucciones para combatirla a los propietarios y agricultores afectados, pero que apenas ha puesto medios propios para combatirla, debido, según se justifica, a que en su mayor parte afectan a terrenos privados. Si bien no es el caso del Tajo de Ronda, las dificultades de la orografía y la ausencia de planes para combatir la plaga, condenan a la muerte segura a estas interesantes plantas. Mientras la Administración sigue sin actuar, el avance de la plaga es continuo y sin pausa, y va a llegar a modificar el paisaje del Tajo rondeño, además que es posible que paralice o, al menos no favorezca, la declaración de dicho paisaje como Paraje Natural por parte de la Junta de Andalucía, expediente que se está tramitando desde hace ya más de un año.
SAilvema Serranía de Ronda ya ha alertado de que si no se ponen los medios adecuados, tanto por parte de particulares como de administraciones, la plaga puede acabar con las típicas chumberas de la Serranía. Y lo que es aún peor, continuará expandiéndose por toda Andalucía con un fuerte impacto, puede eliminar las Chumberas en menos de una década.

La plaga fue detectada por primera vez en España durante el verano de 2007 en la comunidad de Murcia, que sufrió un fuerte ataque en paleras de una cochinilla algodonosa, llegada de América Central, de las que se extrae de forma industrial el ácido carmínico o colorante E120, usado en una gran variedad de productos, pues este insecto es uno de los más poderosos colorantes naturales que se han conocido a lo largo de la historia y es utilizado para este fin desde tiempos inmemoriales. La cochinilla del carmín se alimenta exclusivamente de cactus, principalmente paleras o chumberas.
Otro caso típico de problemas ecológicos ocasionados por especies foráneas que invaden terrenos donde no tienen enemigos naturales y, por lo tanto, acaban proliferando hasta convertirse en plaga.
Los propietarios de chumberas con fines de explotación de los chumbos, deben vigilarlas constantemente para que, en cuanto detecten los primeros síntomas de infección, como manchas blancas algodonosas, que desprenden un líquido rojo carmín, se actúe rápidamente para que la infección no siga extendiéndose.

Ruta visual por Los Molinos del Tajo un día de nieve

Andrés Rodríguez González Febrero 7th, 2015

En vista de la nevada que caía sobre Ronda,

aplazamos la ruta a el Puerto de los Alamillos por Montejaque y el río Gaduares que teníamos prevista y, un grupo,

nos fuimos a dar una vuelta por los Molinos del Tajo.

Desde La Dehesa bajamos hacia el Puerto de La Muela

entre pinares nevados,

retamas

esparto

y vistas nevadas de la Hoya de Los Molinos

Ya en el Puerto de La Muela encontramos señales indicativas

y comenzamos a descender buscando las huertas y el río Guadalevín

pronto tenemos la hermosa estampa del Asa de la Caldera

y las espectaculares paredes del Tajo

precioso en su imagen de invierno el río Guadalevin

a pesar del frío y la nieve, cualquier lugar alberga vida como esta preciosa Cymbalaria muralis

pasamos muy cerca del Albergue Los Molinos

magníficamente instalado en uno de los antiguos molinos harineros que aprovechando la fuerza del río, actuaban moliendo cereal

los restos de los hinojos pueblas los márgenes del camino

que ya en franca ascensión nos ofrece fabulosas vistas del Puente Nuevo


la popularmente conocida como Picha del Rey Moro

se tapiza de flores de almendro

y nos indica la cercanía al Barrio de S. Francisco.
Atravesamos la ciudad, a lo lejos el Puerto del Viento, otro de los hitos importantes de la Serranía de Ronda, muestra también una blanca imagen

Terminamos nuestro recorrido visual donde lo empezamos acompañados de nieve, niebla, buena compañía y extraordinarios paisajes.

Voluntarios ambientales en Ronda: A Dios rogando y con el mazo dando.

Andrés Rodríguez González Julio 17th, 2014

 A Dios rogando y con el mazo dando.

Lo que uno hace, queda echo. Estas parecen ser las normas de actuación de los voluntarios ambientales de Ronda, el trabajo callado, el ejemplo a los menores y a los vecinos. Quiero traer a esta página la magnífica labor de los Voluntarios Ambientales de Ronda; personas anónimas capitaneadas por el Concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ronda, Rafael Flores, que realizan trabajos de limpieza de basuras y otros restos derivados de la mala educación de otros ciudadanos, y lo realizan de forma altruista, anónima y en un ambiente familiar (asi dan ejemplo a sus hijos de los que es ser un buen ciudadano). Y con magnífico humor, que siempre es importante, con ilusión.

La foto esta tomada en una de las actividades realizadas, en este caso uno de los voluntarios en labores de limpieza de basuras en el borde del Tajo de Ronda a nivel de barriada La Dehesa

Medio Ambiente: Ahora las Chumberas también corren peligro

Andrés Rodríguez González Junio 29th, 2014

Medio Ambiente: Ahora las Chumberas también corren peligro

Las Palmeras con el Picudo Rojo, los Castaños con la Avispilla y ahora las Chumberas con cochinilla.

Esta  plaga se detectó durante el verano de 2007, sobre todo en chumberas de la región de Murcia y de las Islas Canarias. Aparecía una enfermedad que cubría las “palas” con un manto blanco rugoso que con el tiempo terminaba por matarlas.

Posteriormente se descubrió que el causante de esta mortandad es un insecto, una Cochinilla denominada Grana, de nombre científico Caccus cacti.

A la chumbera se le denomina con muchos nombres populares, como  es el de Opuntia, Pencas, Tuna, Nopal, Comojón, Higuera chumba, Nacal, Tasajo. Científicamente su nombre es Opuntia ficus indica.

El origen de todas las Opuntia es América; viven silvestres desde Utah y Nebraska, en el Norte de USA, hasta el extremo Sur del continente, Patagonia. Fueron introducidas como otras muchas plantas, después del descubrimiento, se han extendido por toda Andalucía con gran facilidad, por su capacidad de producir una planta nueva a partir de una penca o trozo, y también por su facilidad de adaptarse a todo tipo de suelo, hasta tal punto que se han considerado como una especie invasora. Pero forman parte de nuestra cultura (los higos chumbos son muy apreciados culinariamente), concretamente en el Tajo de Ronda existen gran cantidad de ellas en sus paredes rocosas.

Su nombre evoca a la ciudad de Opus, capital de Lócrida, antigua región de Grecia.

En febrero del 2009, se publicó un artículo en el periódico La Verdad de Murcia donde se comentaba que alrededor de 2500 de hectáreas de las paleras de Murcia, sobre todo las del norte, están infectadas por cochinilla.

La grana o cochinilla cactus cacti es un insecto parásito, tiene forma de grano rojizo-negro cubierto por un polvo blanco.

Se ha utilizado tradicionalmente en Murcia para teñir los tejidos de color grana y carmín. Se colocaban en las pencas en trapos que se sujetan a los picos de las hojas de las tuneras. Cuando han alcanzado su desarrollo, unos 8 milímetros, se recolectaban con un cepillo y se colocaban al sol o se secaban en hornos.

La aparición de los tintes sintéticos hizo que su cultivo disminuyese bruscamente. Al ser un producto natural, aún es preferido por algunos consumidores como alternativa de los tintes industriales.

Es decir que la plaga que está afectando a las chumberas es la famosa cochinilla productora del colorante natural ácido carmínico, llamado simplemente CARMÍN o GRANA.

La plaga se ha extendido por las zonas más cálidas de la provincia de Malaga llegando a exterminar extensiones grandes de esta planta, en la Serranía de Ronda se observan algunas infecciones puntuales, sin duda el clima más frío influye en hacer más lenta la invasión.

Las recomendaciones para atacar esta nueva plaga son varias. Si se trata de masas algodonosas pequeñas y dispersas, se aconseja frotarlas con un cepillo de cerdas duras y con agua jabonosa hasta eliminarlas por completo. Si la infección se encuentra extendida, se debe cortar toda la zona afectada y enterrarla. En ningún caso se debe arrojar a los contenedores de basura, ya que las ninfas permanecen vivas mucho tiempo y podrían llegar a otras zonas durante el transporte.

Si la plaga está demasiado extendida, ocupando masas de chumberas enteras, se aconseja dar aviso a los servicios de la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía.

Más de Orquídeas de la Serranía de Ronda

Andrés Rodríguez González Abril 7th, 2014

El mundo de las Orquídeas es muy peculiar, no solo un mundo de belleza sin igual. Su reproducción, los polinizadores, su presencia efímera que a veces les hace desaparecer de su lugar habitual durante años y otras se mantienen en el mismo lugar parece desplazarse a corta distancia.

En cuanto a las especies, a veces aparecen ejemplares muy difíciles de clasificar como el caso que os muestro en la foto como Ophyrs sp., decir que es un híbrido sin hacer estudio serio, es una osadía por mi parte. Quizás sea una variedad hipocromática, es decir de colores tenues, una variedad de Ophrys speculum. En la zona donde me la mostró Vicente Astete, a orillas del río Guadalevin (el que forma el famoso Tajo de Ronda), además de O. speculum existe en abundancia O. lutea.

Colaboración de Antonio Garrido: TOREROS POR RONDA

Andrés Rodríguez González Octubre 21st, 2012

TOREROS POR RONDA

Por Antonio Garrido Domínguez

El llamado caso Acinipo y el levantamiento del secreto judicial a gran parte del extenso sumario, nos ha desvelado, entre muchas controvertidas actuaciones del último ayuntamiento, el interés de otro torero de saltarse las leyes urbanísticas, en forma muy taurina, es decir, a la torera, en connivencia con ese gobierno municipal, para construir en donde estaba prohibido, y donde ahora -debe ser un mal lo más de contagioso-, por aquello de la prohibición,  todos están locos por levantar lo que sea, que para flamenco yo.

Acudiendo a épocas algo alejadas, al siglo XIX, cuando los caballos destripados en las corridas eran arrojados al Tajo, y este era como una prolongación de la plaza de toros, yo creo que los “diestros” de aquí y allá han puesto sus ojos en el suelo de nuestro abismo como, si por lo dicho y la infausta relación que un tiempo unió a paraje y coso,  algún derecho de pernada les asistiera.

Y si ese intento de edificación ilegal se salvó por los pelos, muchas son las dudas que albergamos sobre la que está en marcha y bien avanzada con el actual ayuntamiento, con pocos auspicios de parar, de manos de otro promotor taurino, en las laderas del Castillo.

Particularmente, nos parece de perlas que a los toreros les apasione Ronda. No son los únicos. Y que ello les mueva el ánimo a gastarse sus dineros, también un detalle, que tendríamos que agradecer. Que lo hagan destrozando para los restos naturaleza, patrimonio, belleza y lo que sea, sólo merece la más enérgica protesta. Como viviendas, casas señoriales existen en venta, a mejor precio que nunca, en nuestra admirable “ciudad”. Si de algo de más proyección se trata, solares y terrenos no faltan alejados del Tajo donde saciar el capricho y obtener beneficios. Que no se diga que estamos empeñados en impedir obras que dan trabajo. Sólo de aquellas de las que nos acordaremos toda la vida para llorar si se llevan a cabo: que se llevarán, nos tememos,  ya que hay caminos que una vez hollados no suelen fallar.

Para ilustrar tan magnífica colaboración acompaño el artículo con la foto que aparece en el blog del autor magiasyhermetismos.blogspot.com.es

Esparto y Cuchilleja

Andrés Rodríguez González Abril 28th, 2012

Plantas de la Serranía de Ronda: Dos matorrales característicos del Tajo de Ronda.
Esparto
Con ese nombre se conocen popularmente tanto el esparto o atocha, de nombre científico (Stipa tenacissima), y el esparto basto también llamado Esparto de Áragón, también denominado Albardín  (Lygeum spartum).
Es una planta herbácea de la familia de las Gramíneas, igual que el trigo, la cebada y avena. Son fáciles de distinguir en el terreno, tienen hojas largas y finas y espigas en forma de penacho. Su tallo tiene hasta un metro de longitud, en su base posee numerosas hojas estrechas y largas que se enrollan sobre sí mismas hasta el punto de parecer cilíndricas. Sus hojas se siegan con cuidado para no destruir la planta que puede dar muchas más hojas en sucesivos años.

En la Naturaleza forma matorrales con grupos amplios de plantas denominados espartales, atochares y albardinales. Tanto un esparto como el otro forman parte de la vegetación característica de los ambientes esteparios ibéricos. El término de esparto se suele utilizar para nombrar las hojas; mientras que a la planta en general se le denomina Atocha o Espartera.  Es decir se trata de una planta de climas secos y áridos típica del sudeste español, en la Serranía se encuentra en laderas pedregosas y erosionadas de exposición sur y este, es decir más secas y soleadas. Es fácil de encontrar en las cercanías del Puerto de La Muela, en el camino de ascenso hacía La Dehesa y en las laderas soleadas de la Virgen de la Cabeza.
Ha sido una planta muy utilizada desde la antigüedad, ya os fenicios y cartagineses la comercializaban desde el año 500 a.C. por lo menos. La comarca de Cartagena se denominaba Campus Spartarius por ésta planta. Se habla de ella en textos de Estrabón o Plinio, que hablaban del esparto en la segunda guerra púnica. Algunos estudios arqueológicos afirman que el esparto se utilizaba ya en la prehistoria de la comunidad autónoma murciana, fueron los romanos lo que impulsaron esta industria, localizada en el Norte de las provincias de Almería y Granada, Murcia y Albacete. En España se ha utilizado ampliamente en la primitiva industria en cordeles, aparejos de naves, capazos, espuertas y útiles agrarios. Hasta bien entrado el siglo XX esta planta tenía una gran utilidad, empleándose también en la fabricación de utensilios de labranza, trilla, labores del hogar y aperos para animales domésticos. Otras fibras vegetales que se han usado para cestos, alpargatas y otros objetos son el  cáñamo, el yute o la pita. Con caña y palmito se fabrican escobas, jaulas para pequeños animales y una gran variedad de cestería. Actualmente el Esparto ha perdido mucho de su uso tradicional, siendo sustituido por la goma y el plástico o las fibras sintéticas.
La actividad del esparto fue adquiriendo gran importancia a nivel nacional, hasta el punto de que Carlos III prohibió su importación. Pero tras su muerte, adquirió un gran valor en el mercado exterior, especialmente en Inglaterra, país muy consumidor de esta materia. A mediados del siglo XIX ya era una industria floreciente y la materia prima abundaba en los montes de algunas comarcas de la Región, por lo que comenzó una época de desarrollo.
Los trabajadores del campo cortaban el esparto y después lo vendían por peso en fardos, por kilos o arrobas. Al principio se trabajaba tal y como se recogía del campo, y se trenzaba para hacer cestos y capazos que después servían para la recolección de frutos y verduras o para el transporte de otras materias. Posteriormente comenzaron a picarlo o machacarlo, para que su textura fuese más suave. Así, unos mazos mecánicos picaban el esparto obteniendo una materia mucho más fácil de trenzar, con lo que se podían realizar trabajos más atractivos y estéticos. Esta tarea también se llevaba a cabo de forma manual, como es una planta recia de hojas con puntas duras y bordes cortantes, era frecuente que las manos de los trabajadores padecieran cortes e infecciones. Aún susbsisten pequeños artesanos en Ronda que continúan la tradición, habitualmente personas mayores.
Las pleiterías eran los talleres donde se trenzaba el esparto para hacer tiras de diez o doce ramales que constituían la pleita o empleita. En muchos lugares, esta dura tarea la realizaban exclusivamente las mujeres, las llamadas pleiteras.
En la construcción, se usa para armar la Escayola, dotándola de una gran resistencia a tracción, sobre todo en la formación de sujeciones de placas de escayola con fibra de vidrio para la realización de falsos techos.

Cuchilleja, Adelfilla
De nombre científico Bupleurum gibraltarium, sinónimo de Bupleurum verticale.
En el año 1785, el científico francés Lamark, conocido injustamente únicamente como el impulsor del error biológico de que “la función crea el órgano” , describió en base a ejemplares obtenidos en Gibraltar este curioso matorral, tan solo dos años después el español Gomez Ortega, localizo en Fuente del Fresno ejemplares del mismo matorral que describió con el nombre más apropiado de Bupleurum verticale, sin embargo es necesario seguir las reglas botánicas y adoptar el nombre más antiguo. Ello ha generado nombres tan erróneos como darle el nombre de Teucrium asiaticum a una planta que vive exclusivamente en Mallorca y Menorca.
Esta planta recibe muchos nombres vulgares como adelfilla, adelfilla de Gibraltar, cluigida, clujía, colleja, crujía, crujía mayor, crujiera, cuchilleja, junciana, juncos, limonera, revientabuey de monte.
Pertenece a la amplia familia de las Umbeliferas, son plantas por lo general herbáceas, con tallos estriados y hojas compuestas de base abrazadora sin estípulas. Inflorescencias en umbelas compuestas, cabezuelas (rodeadas parcialmente de brácteas) o umbelas simples. Tienen flores pequeñas, hermafroditas o rara vez unisexuales, en general pentámeras y actinomorfas. Su fruto es de tipo diesquizocarpo, formado por dos mericarpos  unidos, que en la madurez se separan,  dejando ver un carpóforo delgado al que están sujetos de forma apical.   El fruto maduro es muy importante para determinar los géneros y las especies. Son unos 300 géneros y 3000 especies. Habitan en todo el mundo pero están mejor desarrolladas en las regiones templadas del hemisferio norte y, en menor grado, en las montañas tropicales.
La Cuchilleja o revientabuey es un arbusto siempre verde ramificado solo en la base, puede llegar a medir unos dos metros como máximo, tiene tallos largos y rectos desprovistos de hojas en la parte superior, las hojas son rígidos y coriáceas, ligeramente en forma de lanza un poco retorcidas en la base lo que les da una posición casi vertical. En la terminación de las ramitas se disponen una o más inflorescencias en forma de parasol. La planta es muy resinosa, casi pringosa, desprende un olor fuerte y penetrante.
Es frecuente en los cortados del Tajo y paredes verticales, también en las trincheras de las carreteras.

Ruta de Ronda a Grazalema por el Embalse de Montejaque, río Campobuche y Pto de Los Alamillos.

Andrés Rodríguez González Marzo 17th, 2012

Ruta de Ronda a Grazalema por el Embalse de Montejaque, río Campobuche y Pto de Los Alamillos.
Por Andrés Rodríguez González acompañado por miembros de ARACA y otros amigos.
Dedicada a Gregorio Pino, técnico del Parque Natural de Grazalema, que nos abandono muy joven, cuando aún tenía mucho que ofrecer gracias a su amor al Parque y a su enorme capacidad de trabajo.
Salimos de Ronda por el Barrio de La Dehesa bordeando la cornisa de El Tajo, el pinar queda a nuestra derecha, pasamos delante de la entrada a los viñedos de Los Descalzos Viejos, desde allí iniciamos un brusco descenso por un camino en mal estado que deja la carretera a la derecha, también podríamos bajar por las cercanías de la cornisa del Tajo hasta encontrar un primer cruce de caminos, a la izquierda por el puerto de La Muela, el carril se introduce en Los Molinos y va Ronda, en nuestra ruta seguimos por la derecha en descenso, como referencia sirva que siempre tenemos una alambrada a nuestra izquierda. Llegamos a un nuevo cruce de caminos, por la izquierda comunicaríamos con El Duende, por la derecha llegaríamos a la carretera de Ronda a la Estación de Benaojan, no vamos ni a un sitio ni a otro, para encontrar nuestro camino hemos de buscar  un sendero que desciende cerca de una casas humildes que se encuentran muy cercanas. El camino está marcado con un poste de madera y una señal amarilla, el carril desciende entre casas y algún establo hasta la antigua Escuela Rural de La Indiana, encontramos la carretera que sólo debemos seguir unos 300 metros y desviarnos a la derecha por un amplio carril en las proximidades del puente sobre el río Guadalevin. Pasamos junto a la unión del río Guadalevin y el Guadalcobacin que dan origen al Guadiaro, después por el arroyo de El Cupil y junto a un cortijo en ruinas rodeado de olmos encontramos la vía  del tren.
Tras pasar la vía del tren entramos en el Parque Natural Sierra de Grazalema, dos carriles se nos abren delante, el Camino Viejo de Ronda a Benaojan (a la izquierda paralelo a la vía del tren) y el Camino Viejo de Ronda a Montejaque, al frente, que es el nuestro, asciende entre campos de labor, la subida se hace más dura, cerca ya de un gran cortijo abandonado, “Cortijo Grande”,  encontramos un cruce de caminos, abandonamos el Camino Viejo de Ronda a Montejaque que hemos traído y continuamos, por la derecha,  ascendiendo por un camino poco marcado y en peores condiciones de conservación.

Los campos de cultivo van dejando paso al matorral, una lengua de campos de cultivo nos acompaña por la derecha, más allá tenemos las paredes verticales del Cerro Mures, en su base, en un entrante del Mures se encuentra “La Agarrá de Pasos Largos”, donde el bandolero fue tiroteado y herido en un enfrentamiento con la Guardia Civil. Continuamos nuestro ascenso entre rocas y piedra suelta pero con una verda bien marcada hasta llegar al “Boquete del Mures” un paso natural entre las montañas calizas. Es necesario parar y mirar atrás para contemplar la belleza del paisaje de la Meseta de Ronda y las montañas que la rodean. En la cima del puerto hemos llegado a un pequeño valle cultivado, continuamos el camino que pasa junto a un cortijo llamado “La Calera”, donde funcionaba hasta hace pocos años un horno de cal. Encontramos una carretera comarcal que por la izquierda se dirige a Montejaque y por la derecha a la que une Ronda con Sevilla. Cruzamos la carretera y encontramos un carril empedrado que, en descenso, nos deja junto a las ruinas de unas casas que fueron de la empresa constructora del Embalse de Los Caballeros (también llamado de Montejaque).
Junto al inicio del aliviadero de la presa se encuentra una estrecha y empinada vereda que desciende bruscamente, es la bajada a la Cueva de Hundidero. No es el objetivo de la ruta. Junto a un hermoso alcornoque encontramos una angarilla en una alambrada, tras pasar y dejar de nuevo cerrada descendemos hasta la zona ocupada a veces por el agua del embalse que, ahora, se presenta con su visión habitual, sin agua, ya que solo acumula agua cuando llueve intensamente; atrás va quedando la espectacular obra de ingeniería que se realizó entre los años 1930 y 1933 y supuso un hito importante ya que fue una de las primera presas de hormigón con construcción en herradura(muro en curva) que se realizó en España. Lástima que esa obra no sirva para nada (excepto para dar muchos jornales en su momento que dicen los naturales de la zona) ya que no se tuvo en cuenta que las rocas calizas sobre las que se asienta el lecho del embalse, al ser una roca muy fisurada y grieteada no puede almacenar el agua que es tragada por la Cueva del Hundidero para salir por la boca de Gato.

Continuamos el cauce del río Gaduares, también llamado Campobuche, entre altos matorrales de adelfas y algunas mimbreras, es conveniente cruzar el río y llevarlo a nuestra derecha, algunos grandes chopos nos acompañan hasta llegar a un viejo y derruido puente con historia, en sus enormes sillares, los maestros constructores grabaron sus marcas. En Montejaque dicen que el puente es de origen romano, desconozco la época de su construcción, pero es de una gran belleza y de dimensiones considerables lo que queda de él. Seguiremos el cauce del río en suave ascenso hasta que lo abandonamos para llegar al carril de Cucadero muy cerca del cortijo de los Calabazales. Pasamos junto a sus muros vigilados muy de cerca por enormes y pacíficas vacas retintas. El paisaje cambia desde el cortijo por que cambia el tipo de roca, de calizas pasamos a areniscas, también los llanos sin arboleda que encontramos desde el Embalse, cuando llegamos al cortijo de los Calabazares, se transforman en encinares, quejigos y alcornoques, poco a poco el ancho carril va sorteando los poderosos alcornoques, a la derecha queda un esbelto puente sobre el río. El puente tiene historia, el 20 de octubre de 1810, el guerrillero José Aguilar acompañado por 250 paisanos de los pueblos de la zona se enfrentó a 600 soldados franceses a los que venció. El puente queda a la derecha, no lo debemos tomar, seguimos por el carril que traemos que poco a poco se aleja del río, una vereda nos acerca de nuevo al cauce y regresamos de nuevo al carril unos centenares de metros antes de que desaparezca para transformarse en una senda justo en la alambrada que separa la provincia de Málaga (termino municipal de Montejaque, marcado con un hito con las siglas MP, monte público) de la finca del Higueron ya termino de Grazalema y provincia de Cádiz.
Ahora el sendero se adentra en un bellísimo bosque de alcornoques con sus matorrales de jaras y brezos, de nuevo el río nos acompaña por la derecha, llegamos a una pequeña presa que lo embalsa formando el llamado popularmente “Lago”, un lugar que invita a una parada, a la contemplación de los alcornoques que parecen querer meter sus troncos en el agua y a la visión siempre agradable de aves acuáticas o los poderosos vuelos de los buitres. La vereda zigzaguea entre el río, los matorrales, los grandes alcornoques y algún quejigo hasta llegar a unos llanos más despejados de vegetación, cruzamos el río para dejarlo a nuestra izquierda y dirigirnos a unos pocos y grandes árboles, atravesamos un carril al que luego volveremos para visitar una gran encina “La Chaparra de Las Ánimas”, en realidad es un gran alcornoque con un perímetro de trnco de 5,20 metros, llamada así por qué con el corcho que se sacaba de él se sufragaba el aceite que utilizaban en las iglesias de Grazalema para las lámparas dedicadas a las Ánimas Benditas.
Regresamos unos pocos de metros hasta el carril ancho que citamos antes, el pico del Reloj y la Sierra del Endrinar, nos acompaña por la izquierda, el carril asciende suavemente algo más de 1 Km hasta llegar al Puerto de Los Alamillos, cruzamos la carretera y buscamos una vereda estrecha y en malas condiciones de conservación que desciende bruscamente, pasa junto a la fuente de Las Diez Pilas (de las que solo quedan cuatro) de aguas ferruginosas (con mucho hierro que se nota en el sabor), llegamos a los llanos de Las Vegillas donde encontramos un carril que tomamos hacia la izquierda, ascendemos hasta la carretera, la cruzamos, por la calzada romana subimos hasta el pueblo de grazalema, desembocamos muy cerca de la plaza. Final de un recorrido de paisajes inolvidables.
Distancia recorrida: 25,5 kilómetros
Altitud min: 503 metros, max: 889 metros
Desnivel acum. subiendo: 1.702 metros, bajando: 1.010 metros
Grado de dificultad:  Moderado
Tiempo:   6 horas 30 minutos
Fecha en que se realizó:  o4 marzo, 2012
Finaliza en el punto de partida (circular):   No
La próxima ruta será el día 14 de abril, iremos a Acinipo desde Ronda.


Singularidades del Paisaje de la Serranía de Ronda
Breve Historia del Embalse de Montejaque o de Los Caballeros:
La idea de construir una presa en la zona de Hundidero surge en los primeros años del siglo XX, unos geólogos, como Gavala, están a favor y otros como el portugués Fleury, en contra. La empresa Sevillana de Electricidad decide emprender la dificultosa tarea, para ello contrata una empresa sueca, Sociedad Anónima Sueca de Sondeos en Diamante, con grandes dificultades comienzan los proyectos en 1922, se construyen carreteras, se preparan los terrenos, se contrata técnicos y obreros desde enero de 1.923, el día 12 de octubre de ese año comienza el levantamiento del muro de hormigón de la presa. Los trabajos se hacían durante 24 horas al día, 7 días a la semana en tres turnos de trabajo, de seis de la mañana a dos de la tarde, de 2 a 10 de la noche y de esa hora a seis de la mañana, las grandes dificultades del terreno y diferentes problemas laborales retrasan y encarecen la construcción. El 26 de marzo de 1.924 se termina el muro de la presa. El gran problema del embalse es que la roca caliza sobre la que está construido presenta gran cantidad de grietas que ocasionan la pérdida del agua almacenada, bien pronto se manifestó la inutilidad del embalse, se trató de tapar las fisuras con cemento y asfalto, hasta se intentó impermeabilizar el fondo del embalse con arcilla, nada se consiguió sino gastar más dinero en una obra que ya era faraónica en sus planteamientos. La solución de taponar las surgencias de agua en el interior de la Cueva de Hundidero Gato tan solo permitieron abrir una comunicación entre ambas bocas de la cueva que se completo en septiembre de 1.929. Los intentos de impermeabilización continúan de forma intermitente durante los años siguientes, la llegada de la Guerra Civil marca el fin de la ilusión de retener el agua en el Embalse. A pesar de ello, los naturales de la zona aún dicen que la construcción del Embalse de Montejaque fue muy positiva “por que dio muchos jornales”. Muy propio del espíritu serrano.

Next »