Archive for the tag 'Domingo de Orueta y Aguirre'

SERRANÍA DE RONDA: De unas jornadas a una conferencia

Andrés Rodríguez González Octubre 18th, 2017

De unas jornadas a una conferencia
Después de muchos meses de preparación, contactos con posibles ponentes, cuadrar fechas, buscar financiación y un largo etc de preparativos, se pudo montar unas Jornadas de Conmemoración del Centenario del libro de Domingo de Orueta y Duarte titulado “Estudio Geológico y Petrográfico de la Serranía de Ronda”, publicado en Madrid en 1917. Serían tres tardes de conferencias y exposición.
Se contó con la colaboración del Centro de Profesorado para que lo incluyera en las actividades formativas de los profesores de la comarca y con la Biblioteca de la Real Maestranza para que preparara una exposición de libros sobre Geología de la Serranía. También estás jornadas se abrieron al público que pudiera estar interesado pudiera asistir de manera absolutamente gratuita, no hacía falta ni inscribirse, sólo asistir a las jornadas. También contamos con la Academia de Ciencias de Málaga, cuyo fundador fue el padre del autor del libro.
Los profesores inscritos han sido DOS, en esas condiciones el Centro de Profesorado no podía justificar la realización de unas jornadas para dos profesores ni pagar a los ponentes. El experto designado por la Academia mostró su interés en dar la conferencia asignada y, acompañado por varios miembros que se han desplazado desde Málaga, esta tarde del día 17 de octubre ha dado una magnífica conferencia sobre la importancia del libro y de su autor para la Geología y para el conocimiento de Ronda y la Serranía. Como resumen puedo de decir que se ha puesto de manifiesto la importancia de los precursores del autor, su padre Domingo de Orueta y Aguirre que era malagueño y quizás el mejor conocedor de la Serranía en aquellos momentos y otro personaje llamado José MacPherson, un gaditano que elaboró la primera teoría sobre la formación del Tajo de Ronda por erosión del río Guadalevín que es la admitida actualmente. También se ha tratado sobre el descubrimiento del platino en la Serranía realizado por el autor del libro, la hipótesis sobre la masa de peridotitas (rocas procedentes del manto terrestre), esas rocas oscuras que se ven en la carretera de Ronda a S. Pedro y otros muchos aspectos interesantes del libro entre los que destaco que Domingo de Orueta y Duarte, el autor del libro, fue un adelantado a su tiempo y aplicó el método científico cuando los geólogos apenas se preocupaban de buscar algún fósil y minerales para explotarlos en minas. Además el autor era un especialista de renombre mundial en microscopia, lo que Santiago Ramón y Cajal fue para la microscopía de las neuronas, lo fue Domingo de Orueta y Duarte para el estudio de minerales y rocas con el uso del microscopio. También se ha hablado de como a estos personajes no se les reconocen sus méritos ni en Málaga ni en Ronda.
La conferencia ha sido acompañada de una interesante exposición de libros de Geología de la Serranía propiedad de la Real Maestranza de Caballería de Ronda que gentilmente ha sido expuestos por el responsable de su Biblioteca.
¿Saben ustedes cuantas personas de Ronda o viviendo en la Serranía han asistido a la conferencia?. Yo se lo digo, TRES,  de ellas una ha sido el bibliotecario de la Maestranza, UNA PERSONA MÁS y yo mismo.
Sin comentarios.

La lámina con fotos son preparaciones microscópicas de minerales realizadas por Domingo de Orueta y Duarte y reproducidas en el libro.
Fig. 1 Dialaga en Lerzolita
Fig. 2 Inclusiones de Dialaga en Lerzolita.
Fig. 3 y fig. 4. Feldespatos en Gabros.
Fig. 5 Uralita en Norita
Fig. 6 Hornablenda y Magnetita

La Formación del Tajo de Ronda

Andrés Rodríguez González Marzo 11th, 2010

COMARCA LA SERRANIA DERONDA
¿Cómo se pudo formar el Tajo de Ronda?

José Macpherson y Hemas, junto a Domingo de Orueta y Aguirre y el hijo de éste Domingo de Orueta y Duarte, ha sido unos de los más importantes estudiosos de la Geología de la Serranía de Ronda. A él se debe la hipótesis de formación del famoso Tajo de Ronda y las formaciones geológicas asociadas a él, más admitida a pesar de ya tener unos años desde que se formulo.
Mac-Pherson, de origen escoces, evidentemente,  publica en Cádiz, en 1874 su “Memoria sobre la Estructura de la Serranía de Ronda” editado en la Imprenta de la Revista Medica; en este estudio, entre otras cosas, explica claramente la formación del Tajo de Ronda. Sus palabras son un modelo de que el rigor científico puede ser compatible con la fácil comprensión de la lectura por parte de neófitos en las ciencias geológicas; la belleza de la descripción y la comparación que podemos hacer con la realidad actual del Tajo y sus márgenes, me hacen que trascriba textualmente esta parte del estudio:


…Cuando por primera vez lo observé, creí contemplar restos de algún antiguo glaciar; pero lo gastado de los cantos en general, su evidente estratificación y los restos marinos que con frecuencia se encuentran, me hicieron cambiar de parecer y me inclino a creer sea más bien un deposito litoral en el fondo de aquella bahía en donde se acumulaban los detritus que de esa parte de la Serranía acarreaban los antiguos torrentes.
Este depósito, gracias a los permeables elementos de que está compuesto y a la gran cantidad de carbonato de cal que las aguas que descienden de esa sucesión de montañas calizas traen en disolución, se halla tan fuertemente cementado por esa sustancia, que constituye en general una roca en extremo coherente, y a esta particularidad se debe, en mi juicio la esencial estructura del Tajo de Ronda.
Al salir el río Guadiaro del estrecho y salvaje desfiladero en que lo aprisionan las sierras de Parauta y de la Gialda (
en la actualidad Hidalga), entra en los poco resistentes depósitos Numulíticos y Terciarios, por donde se abre un ancho y apacible lecho.
De esta manera corre el río unos cuantos kilómetros, hasta que encontrando esa tenaz y resistente formación que recubre los depósitos terciarios, la socava quedando otra vez aprisionado entre las paredes verticales como al cortar la serie de calizas secundarias en la sierra de la Gialda.
Así atraviesa la ciudad de Ronda, hasta que cortada toda esa formación, vuelve a penetrar en los deleznables depósitos Terciarios.
Al llegar por segunda vez a estos depósitos, de nuevo los desgasta con facilidad suma, destruyendo al mismo tiempo la parte que constituye la base del conglomerado superior. Socavados gradualmente sus cimientos, se desploma por falta de suspensión la coherente roca en espantosa ruina, dando al Tajo ese sorprendente aspecto que presenta cuando se le ve desde el valle.
Por un medio kilómetro viene el río encallejonado entre las verticales paredes de la angosta brecha que divide a la ciudad de Ronda en dos porciones. Esta brecha que tiene cerca de ochenta metros de profundidad termina de una forma un tanto brusca.
De repente se encuentra el conglomerado cortado a pico y en lo más profundo del valle aparece la formación Terciaria. El río salva esta colosal ruina de más de cien metros de elevación en una serie de bellísimas cascadas, hasta que penetrando otra vez en los blandos depósitos Terciarios corre apacible por el ameno valle cubierto de árboles frutales que es el principal adorno de la ciudad de Ronda…

Como vemos, es mucho más simple que lo que nos han contado tantas veces sobre la formación del Tajo a base de terremotos que parten y separan los barrios de la Ciudad y del Mercadillo y otras fantasías por el estilo.

Se trata de erosión pura y dura del río Guadalevín o Guadiaro, como le llama Macpherson, sobre materiales geológicos de diferente dureza; los materiales geológicos más blandos, arcillas, están en la base, sobre ellos se encuentran otros más duros como los conglomerados y las calcarenitas (areniscas con cal y fósiles marinos), el río perfora estos materiales más duros formando un cañón, cuando encuentra los más blandos, se los “come” con mucha facilidad, erosionada la base del cañón, las paredes se derrumban, como ocurre con los acantilados del mar.