Archive for the tag 'fauna de la Serrania de Ronda'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: GALERUCA DE LOS NARCISOS.

Andrés Rodríguez González Noviembre 7th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

GALERUCA DE LOS NARCISOS. Exosoma lusitanicum

El nombre con el que se le conoce en Asturias viene por que las larvas se alimentan de Narcisos aunque no desprecian comer otras bulbosas y Liliáceas. Su hábitat natural son zonas de monte bajo pero las larvas pueden provocan daños en cultivos de viñedos y plantas ornamentales como bulbos hasta el punto de ser consideradas como plagas. Los adultos suelen alimentarse diversas plantas silvestres.

Es un insecto del amplísimo grupo de los coleópteros o escarabajos. Familia de los Crisomélidos. Fue descrito por Linneo.

Los adultos tienen una bonita coloración naranja rojiza en el torax y élitros, negra en la cabeza, antenas, patas y vientre.

Se distribuye por el sur de Europa, norte de África y Oriente Próximo.

El ejemplar de la imagen fue fotografiado en una flor de patata de cultivo.

Bibliografía.

www.asturnatura.com

www.ideal.es

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Escarabajo pelotero

Andrés Rodríguez González Octubre 11th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Escarabajo peloteroScarabaeus laticollis.

  

Son insectos del enorme grupo de los coleópteros y su característica principal es que se alimentan de excrementos.

Son de tamaño medio, color negro brillante con las patas fuertes y peludas,  élitros lisos (los élitros son las dos alas exteriores que se han adaptado a la protección del animal en lugar de servirle para volar), tienen el cuerpo deprimido, con cabeza en forma de rombo y dentada por delante, patas anteriores desprovistas de tarsos. Son muy características en estos insectos las antenas, que son lameladas, formadas por once artejos, de los cuales los tres últimos forman una masa en forma de lámina. Sus patas son de tipo caminador y excavador. 

Aunque la mayoría de las especies son coprófagos, también existen algunas que consumen carroña, hongos, fruta podrida y otro material en descomposición. Los machos de algunas especies tienen grandes cuernos cefálicos y otras protuberancias parecidas a cuernos en el torax.

El Scarabaeus laticollis es el más conocido de los escarabajo peloteros pero existen otros de la subfamilia pertenecientes a los género Scarabaeus, Sisyphus, y Phanaeus vindex. El color de los peloteros suele ser negro, pero también aparece el azul, verde, pardo, incluso el amarillo, a veces iridiscente, metálico, brillante o contrastado con marcas oscuras.

Después del ocaso los escarabajos peloteros llegan volando en grandes enjambres con un zumbido intenso. El excremento es utilizado por los escarábidos de dos maneras diferentes: los escarabajos coprófagos se alimentan del líquido rico en microorganismos que se encuentra en el excremento de mamíferos y usan el material más fibroso para criar a sus larvas. Es decir, muchas especies comen los excrementos y otras juntan el material para hacer una bola de estiércol, la modela, la hace rodar hasta el sitio en donde la instalara, apoyándose en las patas anteriores y empujando con las patas posteriores de una manera particular; entierra entonces la bola y en ella depone un único huevo. En la época de puesta, la hembra deposita un único huevo dentro de la boñiga. La larva queda totalmente cubierta, y en este entorno se desarrolla hasta hacerse adulta.

El escarabajo pelotero tiene una función muy importante para la agricultura y el medio ambiente como limpiador del suelo. Con su actividad subterránea hace airear más el suelo, retarda la difusión de los parásitos y de los agentes patógenos y reduce al mismo tiempo el número de las moscas. Además facilita la dispersión de semillas y el reciclaje de nutrientes, mantienen la integridad del ecosistema; en sistemas agrícolas incrementan la productividad primaria y suprimen los parásitos del ganado.

El escarabajo pelotero tuvo en el antiguo Egipto un papel muy destacado como animal simbólico de protección, ya que representaba la inmortalidad del alma a través de los ciclos de reencarnaciones.

La acción de los coleópteros coprófagos, que desgajan, reparten y entierran las heces, aceleran extraordinariamente este proceso, a la vez que fertiliza el suelo. Sin su actuación, la acumulación de los excrementos sería insoportable para los ecosistemas. Se ha calculado que los coprófagos entierran 1,5 toneladas de excrementos por hectárea y al año.

 

Bibliografía

https://www.ecured.cu

 

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: SALAMANQUESA COMÚN

Andrés Rodríguez González Septiembre 11th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

SALAMANQUESA COMÚN
Tarentola mauritanica

Es un reptil pequeño, sólo llega hasta 19 cm. de longitud total cabeza-cola, de aspecto robusto y con la cabeza y el cuerpo deprimido dorsal y ventralmente. Es de color gris pardo-amarillenta, lo que hace que en ocasiones parezca verde y otras veces incluso marrón claro, esa diferencia se debe a su capacidad de aparentar como oscura a la luz del sol y de color claro por la noche.

La cabeza destaca claramente del cuerpo. Dorsalmente, en las patas y en la cola muestra unas pequeñas protuberancias o tubérculos de aspecto cónico que le dan un aspecto rugoso. Las patas son cortas y robustas. Los dedos están muy en ensanchados en su extremo y presentan unas laminillas en su cara interna que permiten que se adhiera a las superficies verticales e incluso boca-abajo como si fueran ventosas. Solamente tiene uñas en los dedos tercero y cuatro de cada pata. Es de color gris pardo o marrón, con manchas claras y oscuras. Su cola es espinosa con bandas en diferentes tonos. Su pupila, vertical, se dilata en la oscuridad para permitir una mejor visión.

Es abundante en Portugal y la España mediterránea, ocupando toda la península salvo la franja norte.

Sus hábitos son principalmente nocturnos, facilitados por su costumbre de calentarse al sol por la mañana y permanecer inactiva el resto del día. En hábitats naturales presenta una actividad más diurna.  Toman el sol para acumular energía calórica que necesitarán durante sus cacerías nocturnas.

Consumen toda clase de pequeños artrópodos, especialmente arañas y mosquitos. Cazan combinado el acecho con el acercamiento lento al principio y muy rápido después a sus presas. Durante los meses más fríos disminuyen mucho su actividad, buscando refugios en oquedades de paredes y tejados y saliendo únicamente los días soleados.

Es frecuente en roquedos, troncos de árboles, ruinas y edificaciones. Es particularmente abundante en núcleos urbanos de pequeño tamaño, en urbanizaciones de la periferia de las ciudades y en grandes infraestructuras como puentes y túneles de autovías. Suele verse con frecuencia en las casas o cerca de ellas, acercándose a la luz artificial donde atrapa a sus presas. En general son respetadas y toleradas en los hogares humanos por su actividad insecticida.

 Está perfectamente adaptada a la vida en superficies verticales, e incluso techos, por donde se desplaza con gran agilidad. Los dedos ensanchados y las laminillas internas forman una almohadilla adhesiva que le permite trepar y mantenerse en posiciones difíciles y desafiando a la gravedad con facilidad. La verdadera fuerza atractiva de los dedos de las salamanquesas reside en la gran cantidad de pelos diminutos (setas o quetas) que poseen en las laminillas.

 La reproducción tiene lugar durante la primavera y el comienzo del verano. Cuando están en celo emiten sonidos vocales para la defensa del territorio.  Como todos los enamorados es un poco escandalosa. Durante el apareamiento los machos sujetan a las hembras con la boca por el vientre. La hembra suele hacer dos puestas de 1 a 2 huevos cada una, utilizando grietas de paredes, rocas o árboles. La duración de la incubación es muy variable según las condiciones climáticas, siendo mucho más breve en lugares cálidos que en los fríos.

Es muy abundante en la ciudad de Ronda, donde se suelen ver agrupaciones numerosas de salamanquesas en torno a las farolas de la parte vieja de la ciudad.

Está incluida en el Listado Andaluz de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. No sufre amenazas relevantes, siendo probablemente el reptil más ampliamente distribuido en Málaga y uno de los más abundantes.

Según la creencia popular la salamanquesa escupe a los humanos y les provoca calvicie. Algo rotundamente falso que las salamanquesas escupan y también que causen alopecia a nadie. Su aspecto desagradable para mucha gente y la transmisión de ciertos valores negativos hacia los reptiles han contribuido mucho a crearle a esta especie una leyenda negra totalmente injustificada. La realidad es que las salamanquesas son muy útiles ya que consumen ingentes cantidades de insectos en los pueblos y ciudades. Representan un insecticida natural, un método de control de plagas completamente gratuito.

En la época medieval, cuando aún se creía en las artes oscuras y la nigromancia, se fundó la primera universidad española en la ciudad de Salamanca. Todo lo que no se comprendía se atribuía a la brujería y la universidad y el nombre de la ciudad acabaron relacionándose con las artes oscuras. Por extensión, a un animal que se consideraba maligno y dañino se le llamó salamanquesa. No en vano era un animal nocturno y con poderes casi asombrosos, andaba por las paredes y corría el bulo de que si te escupía te quedabas calvo.

También a la mirada de la salamanquesa se le aplicaban propiedades sobrenaturales, tal vez por su pupila vertical, que no es sino una adaptación a la vida nocturna.

Bibliografía

 https://www.faunaiberica.org

  https://www.malaga.es

 

 

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Verderón

Andrés Rodríguez González Agosto 20th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Verderón. Chloris chloris

 

Orden Passeriformes; familia Fringillidae.

Es un ave del grupo de los pájaros, y de entre ellos, uno de los más conocidos, tanto es así, que algunos aficionados le conocen con el nombre de “gorrión verde”. El nombre científico Chloris proviene de una ninfa griega, Diosa de las flores, conocida como “la verde”. De ahí el nombre de este pájaro, que tiene el plumaje más verde de todos los fringílidos.

Ave de pequeño tamaño con una longitud es de 15 cm, y su envergadura de entre 24,5-27,5 cm. Tiene una cabeza grande con un pico ancho y fuerte, que le da un aspecto robusto. Su coloración es verde esmeralda, con llamativas manchas amarillas en el hombro, en las plumas remeras de las alas y en la cola. Las hembras presentan colores más discretos que los machos, pero ambos son muy parecidos. Solamente los jóvenes resultan algo distintos, pues al salir del nido tienen plumaje moteado en las partes inferiores, y el verde de su manto y cabeza es mucho más apagado que el de los adultos. Su coloración se parece a la de verderones serranos, lúganos y verdecillos, aunque el verderón común se reconoce bien por su mayor tamaño y por poseer amplias manchas amarillas en sus alas. Cuando vuela, este detalle resulta útil para distinguirlo de verdecillos, pardillos comunes y jilgueros.

Al igual que otros fringílidos, posee diferentes reclamos y un canto nupcial muy característico. Al remontar el vuelo suele emitir un trino potente, pero cuando está posado, solo o en grupo, produce un chilido algo más fuerte que el de los pinzones vulgares. Por otra parte, los machos tienen un canto fácil de reconocer, con tres estrofas rápidas, rematadas con un largo y profundo pitido metálico.

Vive en bosquetes abiertos de pinar o Quercus, frutales o cultivos  como almendros, olivar, cítricos y veñedos, también en zonas de matorral con arbolado disperso, rastrojos y cultivos herbáceos. Se ve con frecuencia en frutales, huertos, parques, jardines y entorno urbanos. Menos abundante pero también presente en zonas de montaña hasta los 2.000 metros.

Ave residente durante todo el año en la provincia de Málaga. Se reproduce entre marzo y agosto. Tres puestas anuales de 4 a 6 huevos. Nido en árboles. Se alimenta de semillas, frutos carnosos y en primavera completa su dieta con insectos.

A pesar de los problemas de caza ilegal, de herbicidas y fitosanitarios que se usan con exceso en los campos, es una ave en expansión, probablemente por su capacidad de adaptarse a vivir en los ambientes humanizados.

 

Bibliografía

https://www.seo.org

http://www.malaga.es

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Sanguijuela

Andrés Rodríguez González Julio 28th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Sanguijuela. Hirudo medicinalis

El uso de sanguijuelas con fines  terapéuticos ha sido frecuente desde las antiguas civilizaciones hasta principios del siglo XX, como un tratamiento para diversas dolencias. Ha caído en desuso como consecuencia de los avances científicos, pero actualmente, se vuelve a aplicar.

En las antiguas civilizaciones, Egipto, Mesopotamia, Grecia y Roma Clásicas, las sanguijuelas se colocaban en numerosas zonas del cuerpo para que chuparan” la sangre en la creencia de que podrían curar numerosas enfermedades, creían que sacaban del cuerpo los vapores del demonio, pero en realidad era una forma de reducir hematomas, inflamaciones y tumefacciones.

Durante la Edad Media, los peregrinos que recorrían el Camino de Santiago realizaban paradas en su largo viaje con el fin de tomar baños de agua en ríos y charcas, en muchas ocasiones poblados de sanguijuelas, de este modo aliviaban los edemas ocasionados por tanto caminar. En aquel tiempo pensaban que el descanso era el que proporcionaba alivio, pero no sabían que estaban realizando con las sanguijuelas una prevención de la enfermedad tromboembólica, motivada por una sustancia producida en las glándulas salivales de la sanguijuela que no fue descubierta hasta 1884. Posteriormente en 1904, esta sustancia se denominó hirudina.

En la antigüedad se consideraba que era necesario evacuar fluidos corporales por medio de la sangría terapéutica, acompañada de otros evacuantes particulares como ventosas, escarificaciones y cauterios. Las sanguijuelas eran consideradas el tercer evacuante. Esta terapia con sanguijuelas procedía de la medicina ancestral y fue posteriormente incorporada a la medicina técnica. Para esta terapéutica evacuante el instrumento utilizado es un pequeño gusano, la sanguijuela, que estaba presente en la mayoría de charcas, ríos y arroyos y era de fácil obtención.

Las sanguijuelas actúan en el organismo extrayendo la sangre al exterior en las zonas del cuerpo en donde son aplicadas, de esta forma disminuían la tumefacción de una zona en particular, aunque si su aplicación era generalizada, la acción se ejercía en todo el organismo. Pensaban que las sanguijuelas ejercían una acción profunda por el hecho de que al ser seres vivientes estaban dotados de una mayor cercanía a la sangre que se quería eliminar. Además afirmaban que la sangre evacuada por las sanguijuelas era más rica en espíritus y calor que la extraída con ventosas, aunque no tanto como la extraída con la flebotomía.

En cuanto a la técnica de aplicación de las sanguijuelas, Avicena recomienda lavar la zona con una solución de nitrato de potasa, posteriormente deberá frotarse la zona fuertemente para que la sangre acuda y se abran los poros y a continuación aplicar la sanguijuela. Todos los autores medievales coinciden en que las sanguijuelas que se han de utilizar se mantendrán en un frasco de agua dulce en el que permanecerán en ayunas al menos un día antes y previo a su uso se les comprimirá el vientre para que expulsen su contenido además de limpiarlas con un paño para retirar la viscosidad.

Para facilitar la mordedura recomendaban aplicar un poco de sangre de cordero o ave, un poco de barro de donde proceden o pequeñas escarificaciones en la piel del enfermo. El animal se puede colocar bien con la mano o con ayuda de una caña, y una vez adherida se dejará que actúe en la zona hasta que esté bien llena de sangre y caiga. También está recogida en los textos medievales la forma de actuar para que se desprendan. En caso de que la sanguijuela no se desprenda por sí misma o bien se quiera interrumpir la succión se puede utilizar una crin de caballo y deslizarla sobre la piel hasta que el animal se desprenda. También es útil aplicar sobre la cabeza adherida ceniza, sal, vinagre o aloe. Los cuidados posteriores que se recogen en los textos medievales son lavar la zona con vino puro y miel. Algunos autores precisan que para finalizar la terapia se aplique una ventosa. Como lo más frecuente es que la zona siga sangrando se aplicarán remedios como la sangre de drago o las agallas quemadas para inhibir la hemorragia.

En la España moderna los profesionales más característicos de la práctica empírica de la medicina, fueron los barberos sangradores. Su quehacer estuvo asociado a la vigencia de una técnica delegada de la medicina: la sangría, y aunque esta práctica tenía sus defensores y detractores en cuanto a su eficacia, los sangradores alcanzaron cierto reconocimiento social a pesar de su ambigua posición entre los profesionales titulados médicos y cirujanos y otros empíricos sin formación cuyos métodos lindaban con las supersticiones. El barbero sangrador era profesional independiente y estaba autorizado previo examen a sajar, sacar dientes y muelas, sangrar, aplicar ventosas y sanguijuelas. En todo hospital importante formaban parte de la plantilla junto a médicos, enfermeros y boticarios.

El llamado cazador de sanguijuelas es la persona que se dedica a recoger estos gusanos en charcas y arroyos, bien a mano o paseándose con las piernas descubiertas para recoger las adheridas a su piel para luego venderlas. Era un hecho la existencia de un mercado de sanguijuelas que proveían de estos anélidos a boticas, hospitales y profesionales para realizar la terapia.

La sanguijuela es un gusano perteneciente al grupo de los anélidos y dentro de éste a la clase hirudíneas. Las sanguijuelas son animales invertebrados y hermafroditas, se caracterizan por presentar una enorme diversidad morfológica. Existen más de 600 especies diferentes, entre las que se incluyen terrestres, marinas y de agua dulce. Son parásitos exteriores temporales, se alimentan de sangre de animales superiores y ocasionalmente del hombre.

Su distribución geográfica es amplia; H. medicinalis tiene una ubicación paleártica, es decir que, además de encontrarse en Europa, se ubica en Asia y el norte de África. En Europa se localiza desde el oeste y sur hasta las montañas Urales y en los países que bordean el noreste del Mediterráneo.

La Hirudo medicinalis, tiene su hábitat natural en agua dulce. Posee un cuerpo aplanado dorsoventral formado por 34 segmentos y dos ventosas, una anterior en cuyo centro se abre la boca y otra posterior. Dentro de la boca posee tres mandíbulas dentadas triangulares, armada con 100 dientes, que al adherirse a la piel del animal o de la persona, produce una incisión trirradial a través de la cual va chupando la sangre y llenando su aparato digestivo, compuesto de 11 bolsas laterales que se extienden de un extremo a otro de todo el cuerpo.

Cuando está repleto de sangre, después de 15 a 30 minutos, y que su peso se ha multiplicado por diez, se desprende de su huésped e inicia su lento proceso digestivo, que puede durar meses. Este es el motivo por el que la sanguijuela tiene un ciclo de alimentación bastante largo, ya que suele alimentarse una vez cada 3-4 meses, incluso se ha llegado a describir hasta un ciclo de 6 meses.

Lo más destacable del uso de la sanguijuela son los componentes presentes en su saliva y que son inoculadas en la herida que producen con su mordedura. Estos componentes son:

-Anticoagulante: la hirudina, el anticoagulante natural más potente conocido, es un inhibidor específico de la trombina y potente inhibidor de la agregación plaquetaria. Es tal la potencia de esta sustancia, que actúa en el intestino de la sanguijuela impidiendo la coagulación de la sangre almacenada para su lento proceso digestivo. El efecto terapéutico se debe al sangrado continuo que tiene lugar una vez que la sanguijuela se desprende del huésped.

-Vasodilatador: produce que las venas cercanas al corte trirradial se dilaten y proporcionen a la sanguijuela un mejor caudal de sangre. Una sustancia similar a la histamina es la encargada de prolongar la hemorragia.

-Anestésico: la mordedura es indolora ya que la sanguijuela inocula un anestésico local para evitar que el huésped sienta la mordedura.

-Antimicrobiano: la hialuronidasa tiene efecto antibacteriano sobre Streptococcus sp ya que destruye el ácido hialurónico de la superficie de la bacteria. Favorece además el flujo de sangre y fluidos de las áreas afectadas porque facilita el rompimiento del ácido hialurónico, material de adhesión del tejido conectivo.

-Enzimas proteolíticas: Liberadas éstas por la sanguijuela en el lecho de la herida, las cuales digieren el tejido necrótico que luego es injerido mediante los apéndices bucales. El desbridamiento por estas enzimas es químico y mecánico. En este proceso numerosos microorganismos son injeridos, digeridos y destruidos luego en el intestino de la sanguijuela.

En la actualidad se comenzó a reutilizar las sanguijuela por los efectos medicinales de su saliva en 1960, por parte de dos cirujanos eslovenos que describieron su aplicación para prevenir la congestión venosa en los trozos de piel trasplantados. En la década de los años 70, un grupo de cirujanos franceses, pioneros en cirugía reconstructiva, demostraron su utilidad en la supervivencia de trozos de piel y en reimplantes digitales. Posteriormente en 1985, Joseph Upton, cirujano plástico de Harvard, utilizó las sanguijuelas en el reimplante de una oreja en un niño pequeño. Las orejas han sido muy difíciles de trasplantar con éxito debido a la coagulación de los vasos sanguíneos en minutos durante el procedimiento. En 1999 se solicitó con urgencia desde el Hospital Sotero del Río en Santiago de Chile, a través de los medios de comunicación, sanguijuelas para favorecer el reimplante al que fue sometido un niño de dos años, que sufrió la amputación de su brazo en una centrífuga. En el Congreso Europeo de Reumatología celebrado en Estocolmo el año 2002, I. G. Salikhov y sus colegas de la universidad médica estatal de Kazan presentaron sus hallazgos sobre la hirudoterapia para la tratar la osteoartritis y la artritis reumatoide. Esta fue aplicada entre una y cinco veces en cada paciente en la región muscular dolorida alrededor de la articulación. En todos los pacientes a los que habían realizado terapia con sanguijuelas la mejoría clínica fue satisfactoria con la desaparición o disminución del dolor y un menor grado de rigidez matutina. Además se halló un aumento en la capacidad de movimiento de las articulaciones. En 2003 se publicó en la revista Española de Cirugía Oral y Maxilofacial el caso clínico de una mujer que se le reconstruyó la cavidad oral mediante colgajos nasogenianos invertidos para el labio superior y reconstrucción del labio inferior con injerto libre lateral del muslo. Dada la congestión del injerto en las horas posteriores a la intervención se aplicaron 7 sanguijuelas con un intervalo de 12 horas entre cada aplicación, obteniéndose una mejoría paulatina de la congestión venosa.12

El Hospital Continuum Centre for Healt and Healing de Nueva York fue el primero en aplicar la terapia con sanguijuelas contra la artritis degenerativa, que produce fuertes y constantes dolores a unos 20 millones de personas en ese país. Según un estudio publicado en 2003 la investigadora Arya Nielsen afirma que esta terapia reduce la rigidez de las articulaciones y calma el dolor de manera más efectiva que los antiinflamatorios tradicionales, al igual que se constató en el congreso de Reumatología de Estocolmo en 2002.13

Además de los usos anteriormente descritos, se indica su uso en heridas necróticas desbridantes no cicatrizantes de piel y tejidos blandos, incluyendo úlceras por presión. Como se ha indicado anteriormente realiza un efecto desbridante y estimula la proliferación celular ya que favorece la formación del tejido de granulación y epitelial.

En España, actualmente su uso no está muy extendido, es el Hospital Universitario Juan XXIII de Tarragona uno de los pioneros, concretamente en el servicio de Cirugía Maxilofacial y en pacientes tratados con injertos microvascularizados.

Una de las complicaciones de las sanguijuelas es la parasitación externa o interna. Cuando había muchos animales de tiro en el campo y se usaban fuentes y ríos sin tratamiento de las aguas como suministro habitual de agua para consumo era realtivamente frecuente la parasitación por sanguijuelas, siendo especialmente graves los casos graves de infestación por sanguijuelas en laringe, llegando a presentar un grave deterioro físico las personas que parasitadas. Actualmente la infestación se provoca al bañarse en ríos o charcas y en ocasiones al ingerir agua contaminada por estos parásitos. Las complicaciones más graves son las anemias severas por hemorragia.

La mayor utilización de sanguijuelas fue a mediados del siglo XIX sobre todo en Francia e Inglaterra. De 1825 a 1840 fueron importadas más de 50 millones de sanguijuelas anualmente. Con el avance de la medicina científica su uso fue decayendo y a partir de la década de 1960 va resurgiendo nuevamente su uso.

A finales del siglo XIX poblaban los ríos y charcas millones de sanguijuelas. Como consecuencia de la contaminación y destrucción de su hábitat fueron desapareciendo y en algunos países actualmente están protegidas. Hoy en día es necesario criarlas en granjas especializadas. Una firma francesa es una de las empresas relevantes en la cría de sanguijuelas y lleva dedicada a esta labor desde hace 150 años, obteniendo autorización en el año 2004 de la FDA, agencia estadounidense para el control de medicamentos, que aprobó la comercialización de sanguijuelas, como el primer tratamiento médico con “dispositivo vivo-

Según se recoge en la enciclopedia Wilkipedia, para la retirada de las sanguijuelas es válida la utilización del zumo de limón, alcohol, mentol, alcanfor, y otros productos irritantes que las hace desprenderse.

En el tercer milenio en que nos encontramos parece inverosímil que una terapia ancestral como el uso de sanguijuelas haya sido retomada para tratamientos específicos, comprobándose su efectividad, es curioso también que la forma de utilización en la actualidad sea similar a la explicada en textos medievales.

Bibliografía

http://scielo.isciii.es

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Chinches Coreidae.

Andrés Rodríguez González Julio 28th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Chinches Coreidae

Los Hemípteros son unos insectos conocidos popularmente como Chinches de las Plantas. Dentro de ellos una de las familias más numerososas son los Coreidae. Los miembros de la familia Coreidae habitan en todo el mundo pero son más frecuentes en zonas tropicales.

Todos ellos son insectos succionadores de savia y todos tienen glándulas de edor. El nombre “Coreidae” deriva del significado de una palabra del griego antiguo que significa  chinche de las camas. Los nombres comunes de las especies de la famila Coreidae varían según las regiones donde habitan. Por ejemplo, en algunos lugares les llaman “Bichos de patas de hoja” se refiere a las expansiones con forma de hojas en las patas de algunas especies, generalmente las traseras. En otros lugares suelen llamarlas “bichos de las calabazas”. También son conocidos como  ”debilitadores de ramas” ya que muchas especies se alimentan de brotes de ramas, o ramas jóvenes, en las que inyectan jugos que maceran los tejidos de los brotes en crecimiento, causando que se marchiten esos tallos nuevos.

Los Coreidae tienen una forma del cuerpo bastante variable, generalmente su forma es ovalada, otras son alargadas con lados paralelos y una minoría son esbeltas. Muchas especies son bastante delgadas, con notables expansiones en la tibia de las patas traseras. Algunas especies están cubiertas con espinas y tubérculos.

Tienen antenas compuestas por cuatro segmentos, numerosas venas en la membrana de las alas y glándulas de hedor externamente visibles. Varían en tamaño de 7 a 45 mm. de largo, lo que significa que la familia incluye algunas de las especies más grandes de  los Hemipteros.

Los Coreidae generalmente se alimentan de la savia de las plantas. Ha habido autores que afirman que algunas especies son carnívoras, pero no existen evidencias de ello, se piensa más bien que algunos especímenes son fáciles de confundir con algún ejemplar de otra familia de chinches.

Algunos Coreidae, cuidan de sus huevos al cargarlos, es un comportamiento que aumenta significativamente las posibilidades de los huevos de evitar los ataques de parasitos. La mayoría de los autores diferencian a esta familia en cuatro subfamilias, pero la clasificación no es aceptada por todos los especialistas.

Bibliografía

Wikipedia

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Papamoscas gris

Andrés Rodríguez González Julio 11th, 2019

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA

Papamoscas gris Muscicapa striata

Es un pájaro de pequeño tamaño, sobre 14 cm, estilizado, que pasa bastante desapercibido tanto por su coloración como por sus costumbres. Sin embargo, resulta fácil de identificar por su conducta, suele posarse en un alambre de tendidos eléctricos, cuerdas, postes, cercados o en las ramas exteriores de cualquier árbol; desde su posadero se lanza rápidamente en persecución de un insecto al que suele capturar, produciendo con ambas mandíbulas un curioso chasquido. Papar, según la Real Academia Española, es comer cosas blandas sin apenas mascarlas. Eso es justo lo que hace el papamoscas gris, capturar, tragar las moscas y mosquitos existentes en lugares donde habita. Según ciertos dichos populares, los papamoscas domesticados limpian rápidamente de moscas las casas.

Su plumaje es color marrón grisáceo en el dorso, más claro en la zona ventral. Presenta un leve diseño estriado en cabeza, garganta y pecho. Pico fino y largo de color negro, igual que las patas. No hay diferencias apreciables entre macho y hembra, si atendemos a la coloración del plumaje. Los jóvenes tienen un aspecto general moteado. Las partes superiores son pardo oscuras, teniendo los centros de las plumas un color beige o crema y en las partes inferiores blancas cada pluma con bordes pardo oscuros, lo que da a este pájaro un aspecto moteado más que rayado.

Vive en zonas con árboles no muy densos con sotos, matorral y humedad. Lindes de bosques, parques y jardines y entorno urbano. Normalmente vuela en cortas distancias y entonces da la sensación de errático y débil. No obstante, cuando lo hace lejos traza marcadas ondulaciones, pero es rápido y vuela con potencia. Fuera de la época de la reproducción es un pájaro solitario o todo lo más puede observársele en parejas. Nunca gregario. A menudo crepuscular capturando insectos, sobre todo mosquitos y mariposas nocturnas. Pocas veces se posa en el suelo y casi siempre lo hace para recoger una presa que se le había caído.

La reproducción comienza a finales de mayo realizando una puesta anual de 4 a 6 huevos. La puesta es variable entre 3 y 5 huevos. Las más corrientes son de 3 y 4 y alguna hay de 6. También las se han visto de 2 huevos, pero siempre en estos casos puede mediar la depredación. La cáscara es lisa y carece de brillo. Su color es azul o verde muy pálido generalmente, pero algunos tienen un tono general beige, muy moteados y manchados por toda la superficie de pardo rojizo o violáceo. Los Nidos en cavidades  medias de los árboles, en muros, e incluso en tejados. Insectívoro estricto, sobre todo de insectos voladores aunque come bayas en otoño.

Su canto es débil y muy breve, gorjeante y agradable, se le escucha pocas veces. Normalmente sólo en los primeros días después de su llegada, cuando indudablemente las hembras todavía no están presentes. Aunque en buenas condiciones de tranquilidad y pocos ruidos este suave gorjeo puede alcanzar mayor distancia. La realidad es que el Papamoscas Gris canta poco y lo hace siempre con apresuramiento. Mucho más frecuente es escuchar su nota de alarma.

Su área de distribución es por toda Europa, faltando en el extremo Norte de Escandinavia y en Islandia. En varias zonas mediterráneas, incluyendo Iberia, es local o falta también completamente. En la Península Ibérica es numeroso en el Norte, reproduciéndose por todas partes desde Galicia hasta Cataluña, pero con mayor densidad en toda la zona Cantábrica. Falta en la mayoría de las provincias centrales, en zonas áridas y secas y en Levante, donde las parejas son esporádicas y están muy dispersas. En la comarca Serranía de Ronda se observa sólo durante época reproductiva. Pasa el invierno al sur del Sahara.

Bibliografía

http://www.malaga.es

http://www.pajaricos.es

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Chinche rallada. Graphosoma lineatum.

Andrés Rodríguez González Junio 24th, 2019

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA

Chinche rallada. Graphosoma lineatum.

No lo toques, es inofensivo pero acuérdate del refrán “echar más peste que un chinche”.

Insecto del orden de los hemípteros, popularmente conocidos como Chinches. Como casi todos ellos se alimentan de savia de las plantas, muy característico es que, cuando se toca, deja un desagradable olor en las manos. Por esa razón se incluyen en el grupo de chinches hediondas. En cualquier caso, no hay que confundir estos chinches de las flores con los que causan picaduras en seres humanos que son los llamados chinches de las camas, importantes transmisores de enfermedades mientras que las chinches ralladas son absolutamente inofensivos.

Su tamaño es de hasta 1 cm de longitud y presenta un llamativo color rojo surcado por inconfundibles rayas negras.  El abdomen está marcado con manchas de color negro que resaltan sobre el rojo predominante de todo su cuerpo. Está presente en toda la Península Ibérica  donde puede verse en primavera y verano en las inflorescencias de las umbelíferas, que son sus plantas nutricias. En ocasiones llegan a concentrarse en gran número sobre estas plantas de las que absorben sus jugos. Habita herbazales y campos llegando a ocupar zonas montanas por encima de los 2.000 metros.

Más allá del mal olor que puede dejar en las manos si lo tocamos, Graphosoma lineatum  resulta ser un vistoso insecto que hará lo posible por esconderse de nuestra presencia buscando la parte inferior de las flores o el reverso de los tallos. Con sus llamativos colores advierte a sus depredadores de que no es un alimento de buen gusto, una estrategia que usan los insectos venenosos o con peculiaridades como el mal olor y sabor que se denomina aposematismo.

La foto es de José María Canca Guerra, del Grupo Atropa, a quien agradezco que me haya permitido usarla.

Bibliografía

https://guadarramistas.com

MARIPOSAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Medioluto ibérica, Melanargia lachesis

Andrés Rodríguez González Junio 10th, 2019

MARIPOSAS DE LA SERRANÍA DE RONDA

Medioluto ibérica, Melanargia lachesis

Aún no han golpeado los calores del verano con intensidad cuando los miembros del Grupo Atropa pudimos disfrutar del espectáculo que las mariposas nos proporcionaron en una visita a la Sierra de Las Nieves, donde la concentración de la Medioluto ibérica era muy grande.

Esta especie aparece sólo en el sur de Europa, siendo muy común en toda la Península Ibérica, excepto en el litoral Cantábrico y en los Pirineos. Prefiere las zonas de matorral cercanas a cursos de agua o zonas húmedas, llegando a los 1500 metros de altitud.

La Medioluto ibérica es una mariposa con una envergadura alar de 4,5 a 5,8 cm. Las alas pueden alcanzar una envergadura de seis centímetros, aunque su tamaño es muy variable.

Se identifica con dificultad de otras Medioluto, como la Medioluto herrumbrosa  y la Medioluto Inés. Con las alas cerradas presenta fondo blanco con venación y dibujos negros, gris o gris amarillento, en el ala delantera, un punto negro pequeño en torno al ápice. En la trasera, dibujo característico, interrumpido a la mediación; serie de ocelos negros rodeados de un anillo blanco y éstos, a su vez de gris en mayor o menor proporción. Con alas abiertas, cosa muy poco habitual verla así, tiene un diseño bastante similar al exterior, pero con mayor proporción de negro, dejando ver un dibujo muy característico en el ala delantera.

Vuela principalmente en junio y julio, con una sola generación anual pero a veces puede tener dos generaciones.

Vive en ambientes de montaña, tanto en hábitats forestales y de matorral bien conservados, como en otros lugares más degradados, pedregales, piornales, herbazales y zonas pastoreadas. Sus orugas se alimentan de gramíneas, como especies de los géneros Bromus, Festuca y Poa.

Bibliografia

http://www.malaga.es

http://animalandia.educa.madrid.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Polillas de cuernos largos de hadas

Andrés Rodríguez González Junio 6th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Polillas de cuernos largos de hadas. Adelidae

Son una familia de mariposas nocturnas de pequeño tamaño, tienen una envergadura de 4-28 milímetros, los machos a menudo tienen antenas especialmente largas , 1-3 veces más largas que las alas anteriores popularmente se incluyen en el amplísimo grupo de las denominadas “polillas”.

La mayoría de las especies tienen una coloración al menos parcialmente metálica y como cosa muy rara, se mueven de día, es decir, son diurnos. Suelen volar alrededor de las puntas de las ramas con un vuelo ondulante. Otros miembros de esta familia de mariposas, desarrollan su actividad en el crepúsculo y tienen una coloración gris. Las polillas de cuernos largos de hadas.

Están diseminados en todo el mundo y se pueden encontrar en gran parte de América del Norte y Eurasia de abril a junio. Alrededor de 50 especies se encuentran en Europa, de las cuales la más notoria es la Longhorn verde (Adela reaumurella) que a veces puede alcanzar una gran abundancia; debido al cambio climático su temporada de vuelo pico está cambiando hacia la primavera. En general, son más abundantes en el hemisferio norte, pero la familia también se encuentra en el África subsahariana , el sudeste de Asia y Australia.

Los Adelidae suelen estar estrechamente restringidos a zonas donde viven sus plantas hospedadoras, en ellas las hembras insertan sus huevos, las orugas crean un capullo, completando su desarrollo en el suelo. Las polillas de cuernos largos de Hawai se alimentan con el néctar de las flores de las plantas leñosas.

La foto, magnífica como todas las suyas es del naturalista José María Canca Guerra a quien le agradezco que me permita usarla.

Bibliografía

http://fernaturainsectos.blogspot.com

Next »