Archive for the tag 'fauna de la Serrania de Ronda'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Duende. Nemoptera bipennis

Andrés Rodríguez González Julio 4th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

 Duende. Nemoptera bipennis

Es una especie endémica de la Península Ibérica. No muy común, impresiona por su belleza, algunos creen que son insectos del grupo de las libélulas o una mezcla entre libélulas y mariposas pero no es así, tienen entidad propia y poseen un grupo en el que se incluyen, los Neuropteros. Uno de los grupos de insectos más primitivos.

Su cuerpo no llega a los dos centímetros y con las alas posteriores llegan casi a tres. Está dividido en tres partes, como todos los insectos, cabeza, torax y abdomen. En la cabeza tiene un par de antenas en forma de hilo y unos ojos compuestos.

En el torax tiene cuatro alas pero no es un buen volador. Tiene un par de alas membranosas con una coloración propia para camuflarse con tonos verdes y pardo pajizos.  Y dos alas posteriores que no le sirven para volar, en forma de cinta que se ensanchan al final y se retuercen sobre sí misma a modo de tirabuzón. En el abdomen presenta unos cercos en su extremo que los machos usan para sujetar a la hembra en la cópula.

Los adultos y las larvas son carnívoros, se alimentan de pequeños insectos. Los adultos son de actividad diurna, pasan gran parte del día agarrados a los tallos de las gramíneas a unos30 cms del suelo con las alas plegadas, por lo que son difíciles de distinguir, cuando han calentado sus cuerpos con los rayos del sol entran en actividad. Su vida adulta es de unas pocas semanas, se ven desde junio a  agosto; tras la fecundación los huevos son depositados en hileras dobles en la base de los tallos de plantas herbáceas. La larva vive en el suelo. Tiene una forma muy peculiar, posee una especie de “cuello” muy alargado en cuyos extremos se sitúan dos pinas. El cuello presenta la mitad de la longitud de la larva. Otra curiosidad es que la larva es sumamente fea, cualquier diría que de un animal de aspecto tan desagradable no puede surgir otro con esa enorme belleza. Se alimenta de pequeños insectos, a los dos años la larva produce un hilo de seda forma un capullo en el interior del cual realiza la metamorfosis, después nace el adulto. Las alas se hinchan y adquieren consistencia.

 

Agradezco a Santiago Caballero la cesión de la magnífica foto de este curioso insecto.

  

Bibliografía

https://www.ecured.cu

http://granadanatural.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Libélulas: Zigoptero, Lestes macrostigma

Andrés Rodríguez González Julio 2nd, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Libélulas: Zigoptero, Lestes macrostigma

Las libélulas u Odonatos son un grupo de insectos que, a su vez, se subdivide en dos: Libélulas (propiamente dichas), en lenguaje científico Anisopteros y los Caballitos del Diablo, científicamente Zigopteros.

Son insectos siempre ligados a medios acuáticos, sus larvas se desarrollan en el agua y son unos buenos indicadores de la calidad ambiental del agua ya que sólo se desarrollan si no presenta contaminación.

Tienen, como todos los insectos, el cuerpo dividido en Cabeza, Torax y Abdomen. En la Cabeza destacan dos enormes ojos compuestos que le permiten una visión sumamente perfecta en prácticamente 360 grados. Además tienen tres ojos simples también llamados Ocelos. El aparato bucal es masticatorio con fuertes mandíbulas. Poseen también en la cabeza unas pequeñas antenas. El Torax está dividido en dos partes. De él parten cuatro alas con fuertes músculos que no se pliegan. En los caballitos del diablo están dispuestas verticalmente y el las libélulas horizontalmente. Es importante la presencia de una celdilla opaca situada en el extremo del ala llamada Pterostigma que les sirve para reforzar el ala. En el torax tienen también seis patas finas y poco desarrolladas para andar pero que les permiten agarrar a las presas en vuelo, agarrarse a los vegetales acuáticos e incluso trepar por ellos. El abdomen es largo, cilíndrico o aplanado. Está formado por diez segmentos cada uno con sus aperturas laterales para respirar. Los machos tienen la apertura genital en el segmento IX y el órgano copulador en los segmentos II y III. La hembra tiene el abdomen más corto, con la apertura genital en los segmentos VIII y IX En el abdomen tienen también unas estructuras que sirven en los machos para retener a las hembras durante la cópula, además, al ser específicos dificultan la cópula entre individuos de diferentes especies.

Las larvas son acuáticas, su morfología y vida es muy diferente a los adultos. Son depredadores de pequeños seres que habitan en las charcas y embalses, se han visto casos en que han atrapado grandes renacuajos.

Entre la larva acuática y el adulto aéreo no existe una fase de Pupa como en otros insectos, los odonatos tienen una metamorfosis bastante incompleta, en la fase larvaría ya se comienzan a desarrollar las estructuras de los adultos.

Para los no expertos es increíble que de un animal acuático francamente de aspecto bastante horrible pueda salir un animal tan estilizado y elegante como las libélulas y con esa capacidad de volar tan increíble.

Lestes macrostigma es la especie del género Lestes que alcanza el mayor tamaño. Tiene un cuerpo de color verde oscuro con reflejos metálicos que se recubren de una tonalidad azul en los individuos maduros. La parte postero-inferior de la cabeza es verde bronceado o azul. Las alas son más redondeadas que en otras especies, con reflejos metálicos de colores azulados y violáceos. El pterostigma, de color negro, es grande y rectangular, extendiéndose sobre 3 o 4 celdillas.

Su distribución es por Europa Meridional.

Su nivel de conservación es vulnerable.

La foto que acompaña es de Gonzalo Astete a quien agradezco su cesión para ser publicada.

 

 

Bibliografía

http://iberianodonataucm.myspecies.info

https://www.asturnatura.com//

 

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA LAGARTIJA COLIRROJA

Andrés Rodríguez González Junio 27th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

LAGARTIJA COLIRROJA

Acanthodactylus erythrurus

La Autotomía caudal es un procedimiento de defensa ante los depredadores que tienen algunos animales que consiste en perder a voluntad algún miembro, casi siempre la cola, son capaces de desprenderla ante la presencia de un depredador, la cola queda moviéndose y entreteniendo al enemigo mientras el protagonista huye rapidamente. Esta lagartija con su enorme cola es uno de los animales que más y mejor practica la Autotomía.

Es una lagartija endémica del norte de Marruecos y la Península Ibérica. En España falta completamente en la parte norte, desde Galicia hasta los Pirineos, si bien está presente en la provincia de Gerona.

A pesar del nombre el color de la cola no es una característica que permita distinguirla bien. Poseé un aspecto robusto estilizado a pesar de su pequeño tamaño. Los ejemplares mayores pasan de los 20 cm si bien dos tercios corresponden al tamaño de la cola. La cabeza es grande y ancha, destaca también que el comienzo de su cola es robusto y, por supuesto, muy destacable una larguísima cola terminada en una fina punta y la gran velocidad que adquiere en sus desplazamientos, sobre todo cuando se siente amenazada. Tiene ojos prominentes y pupilas circulares de color negro con iris color dorado.

Suele vivir en terrenos sueltos con mucha piedra. Hace un pequeño cubículo en la base de los matorrales en el que se refugia a toda velocidad cuando nota la presencia de un depredador.

El periodo anual de actividad varía dependiendo de la zona. Limitado a la primavera y el verano en el centro y norte de su distribución, puede estar activa casi todo el año en zonas costeras del sur y el levante. No es un animal que pueda regular su temperatura corporal y con ello su actividad. Su estrategia para regular su temperatura se basa en la alternancia entre la exposición al sol y a áreas sombreadas para conseguir tener el cuerpo a temperatura adecuada. Se solea generalmente en el suelo.

Las diferencias entre ambos seos son evidentes, sobre todo en época de celo. Las diferencias entre ambos sexos son evidentes sobre todo durante la época de celo. Los machos son de mayor tamaño y tienen la cola más larga y exageradamente ensanchada en su base. Durante el periodo reproductor poseen vistosos ocelos de color amarillo intenso en los costados y laterales de la cabeza. Las hembras también pueden tenerlos aunque de color más apagado. En las hembras en celo la característica más destacable sin duda es la pigmentación roja intensa o anaranjada de la base de la cola y los muslos traseros. Los machos adultos carecen de coloración roja en la cola.

Se inicia la actividad reproductora en primavera, con un fuerte aumento en la intensidad del color amarillo en los ocelos del macho y del color  rojo en muslos y cola de las hembras. Las puestas se dan entre junio y agosto. En las poblaciones más cálidas pueden presentar segundas puestas. El número de huevos oscila entre 1 y 8, con una media de 4,4 huevos.

Sus principales depredadores son algunos reptiles, aves y mamíferos. En las áreas donde habita puede coincidir con otras especies de lagartijas, con los que no hay evidencias de comportamientos agresivos o depredaciones, excepto muy ocasionalmente depreda sobre individuos juveniles.

No es un reptil amenazado de desaparición, pero tal vez eso pueda cambiar en un futuro próximo debido a los efectos negativos de las actividades humanas. Enel Catálogo Español de Especies Amenazadas y también en el Andaluz, aparece como una especie “de interés especial”. La UICN (Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza) la incluye en el apartado “de preocupación menor”

 

 

 

Bibliografía

http://www.vertebradosibericos.org

http://www.sierradebaza.org

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Gran Pavón

Andrés Rodríguez González Junio 23rd, 2018

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA

Gran Pavón nocturna Saturnia pyri.

Es una mariposa nocturna ampliamente distribuida por toda la Península Ibérica hasta los 2.000 metros de altitud, aunque en la zona cantábrica es muy rara de ver.

Suelen volar en horas crepusculares aunque los machos se dejan ver antes de la puesta de sol.

Es muy robusta y de gran tamaño, los adultos tienen entre los 10 y 15 cm de envergadura, si  bien los adultos criados en cautividad no suelen pasar de 7 cm.

Tiene alas partas con dibujos en zigzag del mismo color. El borde de las alas es más claro, en cada una de ellas destaca un gran ocelo de borde negro y centro rojizo, con las alas desplegadas imitan dos grandes ojos con los que, evidentemente, intenta engañar a sus enemigos. Es atraída por las luces artificiales, con lo que no es raro encontrarla en lugares habitados.

Sus plantas nutricias son los árboles frutales, especialmente el almendro, pero no desprecia los sauces, encinas, fresnos y olmos.

Machos y hembras se diferencian en las antenas y el cuerpo, mientras el macho tiene antenas pectinadas, es decir como un peine con púas a ambos lados, en la hembra esas antenas son más finas y el cuerpo es más rechoncho.

Las larvas se desarrollan entre la mitad de la primavera y principios de verano, la oruga es muy bonita, de color verde, con protuberancias azules y largos pelos que salen de ellas, es grande de hasta 18 cm de largo, sobre finales de agosto terminan su desarrollo, tejen entonces un capullo oscuro y fuerte en el tronco o en una rama del árbol donde hibernan durante todo el invierno hasta la primavera siguiente.

La foto ha sido obtenida por Lusa Calderon a quien agradezco que me haya permitido usarla.

 

Bibliografía

https://www.faunaiberica

FAUNA DE LA SERRANÍA DE Ronda Gitanilla de 5 puntos (Zygaena trifolii )

Andrés Rodríguez González Junio 9th, 2018

FAUNA DE LA SERRANÍA DE Ronda

Gitanilla de 5 puntos (Zygaena sarpedon) 

Es una mariposa nocturna de amplia distribución. En este caso fue localizada en el Parque Natural de la Sierra de Las Nieves, zona de La Fuensanta, sobre una flor de Escabiosa. 

La mariposa destaca por su colorido tan llamativo aún teniendo las alas plegadas y por la “facilidad” que da al fotógrafo para poder hacer tomas desde muy cerca sin que el insecto muestre la menor preocupación. Nosotros lo achacamos a que la tarde ya terminaba y la temperatura no era alta, pero otros autores también comentan ese hecho que parece deberse a que esta mariposa acumula en su cuerpo varias sustancias venenosas y sus posibles depredadores lo tienen muy en cuenta.  En Biología esa característica se llama “coloración aposemática”. De ahí la tranquilidad que muestra la mariposa.

 

La especie es fácilmente reconocible por el número y disposición de los puntos de color rojo, que posee en las alas anteriores que son de color negro con reflejos azulados y brillo metálico. Presentan 5 puntos de color rojo. Las alas posteriores presentan un color rojo intenso, típico del género. Las antenas son delgadas y filiformes, salvo en el extremo que tienen forma de peine. 

 

Las orugas son de aspecto alargado, de coloración verdosa con cuatro líneas de trazos verticales negros. Cabeza pequeña y negra y patas abdominales verdosas con anillos negros .

Esta es una especie de distribución mediterránea y atlanto-centro -europea. Existen colonias aisladas en el Magreb.

Vive en zonas de hierbas con matorrales próximos. La encontramos muy cerca del arroyo de La Fuensanta. Tiene preferencia por libar néctar de las flores de plantas de los grupos “compuestas” y de “leguminosas”.

Vuelan en una generación anual en junio y julio. Son de actividad diurna, volando bajo para buscar flores.

Las hembras ponen los huevos en la planta nutricia, naciendo a los diez días. Las orugas se encuentran, ya crecidas, durante los meses de abril y mayo sobre sus plantas nutricias. Son bastante pasivas y no abandonan la planta nutricia. Pasan el invierno en forma de oruga y continúan alimentándose en la primavera. Crisalidan en el mes de mayo o junio, los imagos (adultos) eclosionan en tres semanas.

En caso de peligro usan dos mecanismos de defensa pasivos. En primer lugar usan su característica coloración aposemática (apo= lejos, aparte; semo=señal), que informa sobre la toxicidad de la especie. Esta combinación de colores alerta a posibles depredadores sobre la poca conveniencia de “consumir” a estos insectos, pues en sus cuerpos e acumulan compuestos tan venenosos como los derivados del cianuro. En caso de que este mecanismo de defensa no funcionase, simplemente se deja caer entre la vegetación, en vez de salir volando. A pesar de estar clasificada como “polilla” o mariposa nocturna, por sus características morfológicas, esta es una especie de actividad claramente diurna.

 

Bibliografía

http://www.granadanatural.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA CULEBRA DE COGULLA (Macroprotodon brevis)

Andrés Rodríguez González Junio 6th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

CULEBRA DE COGULLA (Macroprotodon brevis)

El apelativo cogulla, hace referencia al parecido del dibujo de su cuello con una prenda propia de la indumentaria de los monjes.

Es una de las serpientes más pequeñas y desconocidas por su escasez y hábitos nocturnos o crepusculares y llevar a cabo un modo de vida predominantemente subterráneo.

Aunque posee glándulas productoras de veneno que utiliza para inmovilizar las presas que integran su dieta, es completamente inofensiva para el hombre tanto por su baja toxicidad como por la posición anatómica de los dientes que sirven para inocular el veneno.

Tanto en el  Catálogo andaluz de especies amenazadas (Ley 8/2003, de 28 de Octubre, de la flora y la fauna silvestres), como en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, aparece incluida en la categoría “interés especial”. El Atlas y Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España, editado en 2002, la cataloga dentro de la categoría “Casi amenazada” (NT) . Personalmente opino, y no soy el único, que debería encuadrarse en los criterios de En peligro crítico, En peligro o Vulnerable, mucho más claros que “en interés especial”. Respecto a la ley 42/2007 del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, esta especie no aparece incluida en ninguno de sus apartados. En cuanto a las categorías de amenaza de la UICN (Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza) a nivel mundial está catalogada como NT (Casi Amenazada).

El poseer una anatomía especial con pequeño tamaño, cabeza aplastada, cuerpo cilíndrico, la ha convertido en una especialista de la actividad subterránea y bajo las piedras.

Aunque se han citado algunos ejemplares que alcanzaban los 60cm de longitud, raramente supera los 45cm, siendo habituales las medidas comprendidas entre 30 y 35cm. Se trata por tanto del ofidio de menor tamaño de todos los que podemos encontrar en la península.

La cabeza está bien diferenciada del cuerpo y aparece aplastada, lo que le permite introducirse por grietas y pequeños huecos situados entre las piedras. El hocico es corto, romo, casi recto con orificios nasales muy pequeños. Los ojos no son muy grandes, ligeramente prominentes y tienen las pupilas ovaladas de color negro e iris amarillento.

El cuerpo es cilíndrico y robusto, siendo característico el hecho de poseer las escamas del dorso completamente lisas y brillantes, normalmente  agrupadas en 21 hileras contadas a mitad del mismo.

La coloración de fondo es variable. Predominan los tonos grises y pardos con manchas más oscuras difuminadas y costados moteados con pequeños ocelos negros. La cola es corta y afilada. El vientre es de color blanco sucio o amarillento- crema y en su zona central destaca la presencia de una serie de dibujos cuadrados de color negro alineados en 2 hileras que se unen en una sola al llegar a la cola.

La cabeza aparece adornada con 3 dibujos de color negro intenso. El primero de ellos es una línea en su comienzo estrecha, que bordeando los labios en la parte anterior de la boca se dirige hasta ambos ojos. Continúa tras ellos haciéndose algo más ancha hasta terminar en la comisura de la boca. En este punto se une con otro dibujo que a modo de” V” corona la cabeza, con su vértice situado entre ambos ojos. El tercer motivo y más característico es la propia cogulla que le da nombre. Se trata de un collar situado en la parte posterior de la cabeza, que raras veces llega a rodear completamente la sección del cuerpo. Tiene forma de capucha.

Algunos ejemplares localizados en la provincia de Cádiz tienen la cabeza completamente de color negro sin que se diferencie la cogulla, igual que los que habitan en el Rif  marroquí.

La coloración de los juveniles sigue el mismo patrón, aunque con  tonos más intensos.

No existe un dimorfismo sexual claro, y ambos sexos tienen la misma coloración. De todos modos las hembras suelen ser un poco más grandes y robustas, tienen la cola de menor longitud y poseen mayor número de escamas ventrales, 170-189, por 158-172 de los machos.

En la clasificación de los ofidios según el tipo de dentición la de cogulla se integra en el grupo de las “opistoglifas”. Posee pequeñas glándulas productoras de veneno poco activo situadas en la parte posterior del maxilar superior, que aparece coronado por 2 dientes de mayor tamaño que los demás y acanalados lateralmente que permiten la inoculación del veneno durante la mordedura.

Tanto la poca actividad tóxica del veneno como la situación atrasada de los dientes inoculadores hacen muy difícil una intoxicación en humanos e en caso de mordedura. Hasta la fecha no se tiene noticia de ningún caso al respecto, por lo que podemos considerarla como completamente inofensiva. Aún así hay que evitar su manipulación, pues cualquier mordedura tanto de esta como de cualquier otra especie de serpiente corre el riesgo de infectarse, aunque la herida en sí misma sea casi inapreciable.

Hasta hace pocos años se consideraba que el género Macroprotodón estaba integrado por solo una especie, M.cucullatus  y así se denomina aún hoy a la culebra de cogulla en la mayoría de publicaciones. Asimismo se recogía la existencia de 3 subespecies; M.cucullatus brevis, M.cucullatus cucullatus y M. cucullatus mauritanicus.

Recientes estudios genéticos y morfológicos han llegado a la conclusión de que es necesaria una nueva clasificación, y en la actualidad se considera la existencia de hasta 4 especies distintas dentro del género Macroprotodon:

La distribución en nuestra península es claramente meridional, con la mayor abundancia de citas concentradas en el cuadrante suroccidental. El límite de distribución por el norte lo constituye una línea horizontal situada al norte de Madrid, aunque hay algunas citas en Zamora y Salamanca, correspondientes a poblaciones completamente aisladas del resto. Es escasa en la mitad oriental de Castilla la Mancha, y se va rarificando conformes avanzamos hacia la fachada mediterránea donde se localizan pequeñas poblaciones en las comunidades de Valencia y Murcia. También presente en Portugal aunque es igualmente más abundante en su mitad sur.

En Baleares como hemos comentado anteriormente, encontramos otra especie distinta, concretamente Macroprotodon mauritanicus, presente en Mallorca y Menorca. Su origen probablemente es argelino o tunecino y se supone que fue introducida en las islas por los romanos. Es una especie de mayor tamaño y goza de mayores densidades que la presente en la península por la ausencia de sus principales depredadores, otras culebras de mayor tamaño y el jabalí.

Su actividad sobre todo es crepuscular y nocturna permaneciendo durante el día refugiada bajo piedras y en galerías que ella misma excava o fruto del trabajo de otros animales. Es muy raro encontrarla fuera de los refugios y muchas veces constataremos su presencia por la localización de ejemplares atropellados (aunque es una de las especies menos afectadas por este problema) o caídos en albercas. Se han encontrado algunos ejemplares activos en la superficie en días nublados.

Su actividad anual tiene 2 picos, incrementándose en primavera y otoño y con por un periodo de reposo en invierno que será más o menos prolongado dependiendo de la altitud y latitud. En zonas bajas del sureste está activa todo el año.

La época de celo se extiende desde marzo hasta junio, y las primeras puestas, compuestas por 2 a 6 huevos alargados (3 cms. de longitud) y de cáscara blanda, se producen bien entrado el mes de julio. Para la puesta selecciona sitios soleados y algo húmedos bajo piedras, troncos o entre la hojarasca del suelo.

La incubación dura entre 50 y 60 días y las pequeñas culebras, que miden unos 12 cms. de longitud, ven la luz en los meses de agosto y septiembre. Las hembras realizan puestas cada 2 años.

La de cogulla es una culebra de movimientos lentos y torpes, determinados por una tasa metabólica muy baja. A pesar de ello se desplaza con agilidad bajo tierra en galerías y penetra fácilmente bajo piedras y troncos. Su alimento principal lo componen otros reptiles de pequeño tamaño; lagartijas, culebras juveniles de otras especies e incluso de la suya, eslizones y sobre todo culebrillas ciegas (Blanus cinereus). Esta última especie es la presa que aparece en mayor número en sus contenidos estomacales. Podríamos decir que es su presa perfecta, pues comparte el hábitat subterráneo y tiene el tamaño y la forma ideales para ser tragados por ella. A las lagartijas las captura cuando están reposando en sus refugios durante la noche, sobre todo debajo de las piedras. En comparación con su tamaño, la cogulla captura presas relativamente grandes, lo que unido a su bajos requerimientos energéticos, le permite espaciar mucho las capturas. Otras presas menos frecuentes son los invertebrados y roedores recién nacidos.

Cuando tiene una presa cerca se abalanza sobre ella clavándole su mandíbula e inoculándole el veneno, que rápidamente atonta al animal. Entonces se enrolla sobre ella y comienza a tragarla casi siempre a favor de escama, es decir empezando por la cabeza.

Debido a su pequeño tamaño y a la lentitud de sus movimientos tiene un alto número potencial de depredadores, aunque cuenta con la ventaja de que pocos pueden acceder a sus refugios subterráneos. Aún así forma parte de la dieta de otras culebras de mayor tamaño (bastarda, escalera, herradura), rapaces diurnas y nocturnas (cernícalo, mochuelo, búho real) y carnívoros de mediano tamaño como el zorro, la garduña o el tejón. Hoy en día su principal depredador es el jabalí, que captura muchos ejemplares durante sus correrías nocturnas al levantar piedras y troncos con sus hozaduras.

Cuando se siente amenazada y no puede huir adopta una serie de posturas defensivas. Al igual que otras culebras inofensivas imita el comportamiento de las víboras, hinchando el cuerpo, aplastando la cabeza, replegándose sobre sí misma y resoplando. Otra postura típica en esta especie es enrollarse ocultando el hocico bajo el cuerpo y dejando a la vista el dibujo en “V”  y el collar de la parte superior de la cabeza.

Bibliografia

http://www.sierradebaza.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA El torcecuello. (Jynx torquilla)

Andrés Rodríguez González Mayo 26th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

El torcecuello. (Jynx torquilla)

Orden Piciformes; familia Picidae

El torcecuello, aunque no lo parezca es un pájaro carpintero aunque no lo parezca, además de un ave muy especial, ya que no es fácil encontrar uno de similares características en España. Por eso cuando supe que Gonzalo Astete había “cazado” uno con su máquina de fotos, me apresuré a pedirle esa foto. Cosa que hizo con la amabilidad que le caracteriza.

Su longitud es de 16-17 cm. Envergadura de 25-27 cm

Este pícido de pequeño tamaño posee un aspecto característico y notables singularidades morfológicas que lo diferencian de los restantes componentes de la familia, dentro de la cual constituye una subfamilia independiente. En contraposición a los contrastados coloridos de otros pájaros carpinteros, el torcecuello luce una librea muy críptica, de color pardo grisáceo y profusamente manchada de punteados y barrados, que recuerda inmediatamente a la de los chotacabras o las rapaces nocturnas. Unas tonalidades que le hacen pasar desapercibido, por lo que goza de merecida fama de “invisible”.

La especie no presenta apenas dimorfismo sexual y su aspecto general resulta bastante diferente del de otros pícidos, pues recuerda en ocasiones al de un paseriforme, ya que suele deambular a saltos por el suelo, prefiere posarse en ramas horizontales en lugar de hacerlo por los troncos y carece de algunas de las características propias del grupo, como las rígidas plumas rectrices  y el fornido pico para perforar la madera, algo que el torcecuello jamás intenta.

Produce un sonido nasal y lastimero que puede parecerse al de otros pícidos e incluso al de ciertas rapaces.

Bibliografía

https://www.seo.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Zarcero común o zarcero políglota

Andrés Rodríguez González Mayo 16th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Zarcero común o zarcero políglota

Se identifica por tener las partes superiores del cuerpo de color pardo verdosas; partes inferiores y lista superciliar amarillas, patas pardo azuladas y mancha alar amarilla; los sexos son iguales, es decir no presenta dimorfismo sexual.

Los zarceros con su color verde de color verde, pueden confundirse en el campo frecuentemente con los mosquiteros, que poseen una coloración muy parecida.

El nombre de “políglota” hace referencia a una característica peculiar de esta especie, su capacidad de imitar el canto de otras aves. Su canto más característico es después de lanzar algunas notas que recuerdan muchas veces los gritos de un gorrión, de un mirlo o de una curruca, este pajarillo inicia una larga y melodiosa improvisación formada por gorjeos y sonidos aflautados y modulados.

Viven sobre todo en lugares soleados, en sotos con arbustos y matorral que no sean de alto tamaño, siempre cerca del agua.

El Zarcero Políglota tiene un área de distribución mundial muy reducida: África del Norte, España, parte de Francia y de Italia. A finales del verano se marchan para invernar a la región occidental de África tropical, al norte del ecuador. El retorno primaveral se efectúa a principios de abril y dura todo ese mes y parte de mayo, en el cual comienza la cría.

Las parejas se establecen en un territorio más bien reducido.El nido es construido por ambos sexos, lo establecen en la horquilla de arbusto, con hierba y plumón vegetal, forrado con raíces, pelos y a veces con plumas; puesta, de mayo a junio, de 4 a 5 huevos rosa pálido a violeta, finamente punteados con marcas y rayas negras; la incubación la hace sólo la hembra, dura unos 13 días; los pollos son alimentados por ambos padres, dejan el nido entre los 12 y 14 días; pueden desarrollar dos generaciones el mismo año.

Se alimentan de insectos y larvas de insectos, también pueden comer algunas bayas.

La foto que ilustra es de José María Canca Guerra a quien agradezco que me permita usarla.

 

Bibliografía

http://www.pajaricos.es

 

 

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Enjambres de abejas

Andrés Rodríguez González Mayo 14th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Enjambres de abejas

 Conocemos a las abejas como seres que habitan en comunidades de un complejo entramado social, son, con hormigas y termitas, los representantes de los Insectos Sociales. Pero también pueden ser animales solitarios. Edward O. Wilson, el mayor experto en insectos sociales, las incluye entre las más las más avanzadas de estos, son las denominadas colonias eusociales. Dentro del amplio grupo de Abejas se encuentran entre las abejas, abejorros y abejas sin aguijón.

Wilson creó una ciencia para estudiar las bases biológicas del comportamiento social: La Sociobiologia. En algunas especies, los grupos de hembras que cohabitan pueden ser hermanas, y si existe una división del trabajo dentro del grupo, entonces se les considera semisocial. Si, además de una división del trabajo, el grupo está formado por una madre y sus hijas, y el grupo se llama eusocial. La madre es considerada la “reina” y las hijas son “trabajadoras”. Estas castas pueden ser alternativas puramente de comportamiento, en cuyo caso el sistema se considera “primitivamente eusocial” (similar a muchas avispas), y si las castas son morfológicamente discretas, entonces el sistema es “altamente social”.

Existen muchas más especies de abejas primitivamante “eusociales” que abejas altamente sociales, pero muchas de ellas no se han estudiado. Casi siempre se han realizado estudio sobre la abeja mellifera, de nombre científico Apis mellifera, de la que se obtiene la miel. 

La mayoría de las abejas pertenecen a la familia Halictidae, “abejas del sudor”, están formando colonias de pequeño tamaño, con una docena o menos de trabajadoras. La única diferencia física entre la reina y las trabajadoras es su tamaño. La mayoría de las especies tienen un ciclo único en la colonia y sólo las hembras se aparean e hibernan, ellas serán las futuras reinas encargadas de poner huevos, son las únicas que hibernan, es decir que sobrevivan a una temporada. Pero otras viven largas temporadas y alcanzan tamaños de miles de individuos.

Existen un amplio grupo de “abejas de las orquídeas”, también las “abejas carpinteras”, que tienen un alto comportamiento eusocial, con grandes niveles de interacciones entre las abejas adultas y las crías en desarrollo, uno de sus ejemplos más representativos es el “aprovisionamiento progresista”, van proporcionando alimento a las larvas a medida que se desarrolla, según sus necesidades. Este sistema también se aprecia en abejas melíferas y algunos abejorros.

Las abejas altamente sociales viven en colonias. Cada colonia tiene una sola reina, muchos trabajadores y, en ciertas etapas del ciclo de colonia, zánganos. Cuando los seres humanos proporcionamos el nido, se le llama colmena. Las colmenas de abejas de la miel pueden contener hasta 40.000 abejas en su pico anual, que tiene lugar en la primavera, pero por lo general tienen menos.

 

Un enjambre de abejas, no es sino un grupo de abejas que buscan un lugar donde establecer una nueva colonia. La formación de un enjambre de abejas o enjambrazón supone la división natural de una colonia de abejas, y consiste básicamente en que la que la abeja reina abandona su colmena de origen acompañada de un buen número de obreras. La formación de un enjambre de abejas es un fenómeno natural que suele producirse principalmente a finales de primavera o principios del verano, cuando las colonias de abejas están fuertes y los individuos se apelotonan en su interior, careciendo de espacio para seguir desarrollando la colonia. Existen diversas teorías sobre el mecanismo que hace que una colonia de abejas enjambre; falta de espacio, escasez de feromona real (“olor a reina”) en la colmena por envejecimiento de la abeja reina,… pero el resultado es siempre el mismo: una parte de las abejas de la colonia, acompañada por su reina vieja, abandona la colmena para buscar un nuevo alojamiento.

Como preparación de su viaje y en previsión de sus futuras necesidades, las abejas que componen el enjambre previamente se habrán llenado el buche de miel, lo cual les proveerá no solo de alimento para su nueva casa, sino de material de construcción, ya que es esa miel la que les permitirá generar la cera necesaria para construir los nuevos panales. Conviene recordar que en términos generales, podría decirse que para generar un kilogramo de cera, las abejas necesitan consumir diez kilogramos de miel.

La salida del enjambre de abejas de una colmena se producirá de forma tumultuosa y acompañada de un fuerte ruido, producido por el aleteo de los miles de abejas que lo componen. Inicialmente el enjambre se posa en una rama arbusto o saliente próximo a la colmena, adoptando el clásico y llamativo racimo de abejas. Una vez posado, del enjambre comenzarán a partir en todas direcciones abejas exploradoras, en busca de nuevos alojamientos donde fundar una nueva colonia. De retorno a la colmena, estas abejas exploradoras comunicarán a las demás abejas del enjambre la ubicación del alojamiento que han encontrado. El lugar elegido finalmente por el enjambre para instalarse de forma definitiva, lo será por una especie de “votación popular”, donde el mayor número de visitas es el factor decisivo para elegir uno u otro de entre los alojamientos propuestos por las exploradoras.

La forma en la que las abejas exploradoras informan al resto de las abejas que componen el enjambre sobre la ubicación del alojamiento que han encontrado, es la misma que la utilizada para informar sobre la ubicación de una fuente de néctar: el llamado baile del ocho, que ya explicaré.

Con anterioridad a la partida del enjambre de abejas, las abejas obreras fabrican nuevas “celdas reales” , para reemplazar a la reina vieja cuando ésta abandone la colmena. La abeja reina que abandona la colmena es siempre la reina vieja, por lo que siempre es la reina nueva (recién nacida) la que ocupa el lugar de abeja reina en la colmena original.

Por supuesto, la enjambrazón no es algo deseado por ningún apicultor, por cuanto que significa la pérdida de abejas en la colmena, y el consiguiente debilitamiento de la misma. Este mecanismo natural de reproducción de la colmena se puede controlar, de forma que los apicultores se puedan aprovechar por medio deunas medidas que pasan principalmente por controlar el vigor y el espacio de la colmena en la época crítica, por provocar su división controlada antes de que la enjambrazón se produzca y, aunque esto no entraría dentro del control propiamente dicho, en la instalación de cajas para captar enjambres para favorecer que cuando un enjambre de abejas abandone nuestras colmenas se instale en un lugar controlado por nosotros.

Antiguamente se pensaba que era posible hacer que, una vez un enjambre de abejas abandonaba la colmena, se posara debido a la intervención del apicultor. En muchos libros clásicos de apicultura, se dice que el ruido producido golpeando cacerolas u otros instrumentos, o el reflejo del sol en un espejo enfocado hacia el enjambre, hace que éste detenga su viaje y se pose en algún árbol o arbusto cercano. No obstante, en muchos otros libros, se dice que lejos de servir para el propósito buscado, estas maniobras solo sirven para provocar un innecesario revuelo en el enjambre.

Con la llegada de la temporada de enjambrazón, es frecuente la aparición de enjambres de abejas en viviendas o en la vía pública, lo primero que se debe hacer en este caso es no asustarse ya que son sumamente pacíficos. No obstante, podría darse el caso de que las abejas hubiesen sido excitadas por diversos factores, como por ejemplo ruidos inadecuados o tráfico intenso en las proximidades, una vez localizado en enjambre se debe informar a la gente que se encuentre en las proximidades de su presencia y señalizar o acordonar la zona. Conviene avisar a la Policía Local para que ellos se encarguen de hacerlo. El siguiente paso, sería avisar a algún profesional cualificado, como apicultores locales o los bomberos, para que proceda a la retirada del enjambre y traslado a un lugar adecuado. Es importante evitar cualquier manipulación inapropiada del enjambre y, por supuesto, su excitación mediante el lanzamiento de ningún tipo de objeto para intentar alejarlo, lo cual podría enfurecer a las pacíficas abejas.

En definitiva, si se localiza un enjambre se debe avisar a la Policía Local y a los vecinos, nunca arrojarle objetos ni piedras y recurrir a un apicultor de la zona (la Policía Local los conoce) que gustosamente se llevará las abejas.

La fotografía ha sido obtenida por el magnífico naturalista José María Canca a quien le agradezco que me permita usarla.

 

Bibliografía

 

http://www.abejapedia.com

 

http://www.aulaapicolahoyo.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA VERDECILLO O CHAMARIZ (Serinus serinus)

Andrés Rodríguez González Mayo 11th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

VERDECILLO O CHAMARIZ (Serinus serinus)

 

En la Serranía de Ronda es conocido popularmente como Chamariz. Según el magnífico ornitólogo José María Canca Guerra es el único pájaro de la Serranía que puede hibridar con el canario obteniéndose, no sin muchos cuidados y esfuerzos ejemplares de un precioso color gris.

Orden Passeriformes; familia Fringillidae

 

Es un “pájaro” pequeño, abundante y gregario en invierno. Los machos son muy visibles por sus colores amarillos, se encuentran entre las aves que más tempranamente avisan de la primavera con sus característicos cantos. Habita tanto áreas forestales abiertas como parques con arbolado.

                                               

Su longitud es de 11,5 cm y su envergadura entre 20 a 23 cm

 

Se trata de un ave pequeña, con un pico ancho, pero muy corto, y una cola con una marcada escotadura en el extremo. Los machos y hembras poseen un muy evidente obispillo verdeamarillento.

 

Ambos, además, tienen el pecho y el vientre de color blanco amarillento, con pintas o cortas rayas verticales. Pero los machos, sobre todo en primavera, muestran la frente, la garganta y la pechera teñidas de intenso amarillo. Por su tamaño, aspecto y coloración, el verdecillo se asemeja a los lúganos, aunque presenta el pico más corto y menos afilado, y carece de las bandas verde-amarillentas que son fácilmente visibles en el lúgano. También podría confundirse con el verderón serrano; no obstante, este tiene la cabeza gris, y además habita en el límite altitudinal superior del bosque, donde el verdecillo resulta muy escaso. En invierno conforma nutridos bandos y se mezcla con otros fringílidos granívoros, como verderones comunes, pardillos comunes, jilgueros, etc.

 

Emite mientras vuela cortos reclamos (algo parecido a triiulit-lit-lit) que permiten distinguirlo sin necesidad de reconocer su coloración. El canto de los machos en celo es un rapidísimo y prolongado gorjeo estridente, compuesto por varias estrofas. Entonces cantan tanto posados como en vuelo, planeando y aleteando de manera muy lenta —en comparación con el aleteo habitual—, de un modo que recuerda al vuelo deslizante de los grandes murciélagos.

 

Especie distribuida por el noroeste de África y toda Europa, a excepción de gran parte de Escandinavia. En los dos últimos siglos ha aumentado sensiblemente su área de distribución en el continente europeo. Partiendo de los territorios mediterráneos, ha ido colonizando el centro, norte y este de Europa.

 

Se encuentra en prácticamente todo el territorio, incluyendo los archipiélagos balear y canario. Solamente se enrarece en los parajes altimontanos y en las zonas totalmente deforestadas durante la época reproductora.

 

Los verdecillos europeos e ibéricos son migradores parciales. La mayoría de las poblaciones del norte, centro y este de Europa migran a finales del verano hacia la región mediterránea y retornan entre los meses de febrero y mayo. En España se controlan, durante la época invernal, verdecillos anillados en Europa occidental: Francia, Alemania, Bélgica y Suiza. Además, una importante proporción de la población del norte y centro peninsular
desciende en altitud o se desplaza entre septiembre y noviembre hacia el sur, cruzando el mar Mediterráneo e invernando de manera masiva en el
norte de África. Estos verdecillos regresan a España en marzo y abril.

 

La población europea podría alcanzar los 12 millones de parejas (datos del año 2000). En España se trata de un ave muy común, hasta el punto de que es la más ampliamente distribuida y abundante, de acuerdo con los resultados del programa SACRE en el año 2005. Según el Atlas de las aves reproductoras de España (2003), podría haber 4,1-6,6 millones de parejas. Prefiere los ambientes cálidos a los fríos o de montaña. Su abundancia aumenta hacia el sur y este peninsular, pero también es común en las campiñas del norte de España. Las mayores densidades se han registrado en naranjales y olivares levantinos y andaluces, con más de 28 parejas por cada 10 hectáreas.

 

Bibliografía

https://www.seo.org

 

Next »