Archive for the tag 'fauna de la Serrania de Ronda'

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Cabra montés

Andrés Rodríguez González Diciembre 8th, 2017

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Cabra montés
Capra pyrenaica

Mamífero del grupo de los bóvidos de menor tamaño que un ciervo de complexión fuerte y robusta.
El macho tiene una cornamenta grande, sin ramificar, que se desvía ligeramente hacia atrás. En la hembra es pequeña y delgada. Los machos miden, entre cabeza y cuerpo, 1,25 m y pesan de 50 a 58 kg. Las hembras miden 1 m y pesan de 30 a 36 kg. La presencia de barba en los machos, su mayor corpulencia y la gran extensión de manchas negras, les diferencia de las hembras.
Su pelaje, de color pardo grisáceo por el dorso y blanco por el vientre, varía a lo largo del año. El hocico es algo más corto que en la cabra doméstica. Su color de pelo varía desde el gris parduzco al pardo claro.
Es una especie polígama. La época de celo es entre noviembre y enero. Es entonces cuando se reúnen machos y hembras. Los machos se comportan agresivamente entre sí y luchan por las hembras. Se alzan sobre las patas traseras, entrechocando las cuernas al caer. El vencedor se hace con un pequeño harén que abandona después de las cópulas.
La gestación dura unos 5 meses, y la época de parto es entre abril y julio. Tienen entre una y dos crías, a las que amamanta hasta los seis meses de edad. Posteriormente, si la cría es un macho, abandona a la madre y se une a los otros machos.
La cabra montés habita en bosques y matorrales de alta y media montaña.
Es una especie de hábitos diurnos en invierno, y se va haciendo nocturna en el verano. Tímida y tranquila, tiene un gran olfato y oído. Está dotada para andar entre rocas y saltar por paredes casi verticales o incluso hielo.
Muy gregario, forma grupos numerosos bien de hembras y crías o bien de machos. Aunque no migra, realiza largos viajes erráticos durante el invierno.
Entre los enemigos destacan los perros asilvestrados y los lobos, aunque éstos últimos actualmente ocupan áreas bastante alejadas de los territorios de las cabras montesas. Periodicamente sufren epidemias de sarna que menguan sus efectivos.
Devora indiscriminadamente cualquier materia vegetal, como hierbas, líquenes, cortezas, brotes y frutos. También las yemas de pinsapos y los pinsapos de pocos años que aún tensan las hojas tiernes. Con frecuencia lamen la sal que los pastores suministran al ganado.
Sus poblaciones se distribuyen en Sierra de Gredos, Puertos de Tortosa-Beceite, sierra madrileña y Andalucía Sierra Nevada,  Cazorla y Segura. En la Serranía está ampliamente distribuida con una población importante en la Sierra de Las Nieves. A veces se la puede ver cerca de los pueblos.

Bibliografía
www.faunaiberica.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Salamandra

Andrés Rodríguez González Diciembre 6th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Salamandra Salamandra salamandra

El grupo de los anfibios tiene dos grandes subgrupos, los Anuros, sin cola como la rana y los Urodelos, con cola, como la salamandra.
Es un anfibio de hábitos nocturnos, grande y robusto que mide normalmente entre 12 y 23 cm. incluida la cola. La cabeza es casi tan ancha como larga, algo aplanada y normalmente con el morro redondeado, pudiendo algunos ejemplares tenerlo algo puntiagudo. En ella tiene unos abultamientos grandes y bien señalados llamados “glándulas parótidas” que contienen una pequeña cantidad de una sustancia blanquecina que es segregada al ser capturada y manipulada que en contacto con la boca, ojos o nariz, produce irritación.
Los ojos son grandes y saltones y el iris de color pardo oscuro. Las patas son cortas y gruesas y poseen unos dedos deprimidos. La cola también es corta, de sección redondeada, y su longitud no sobrepasa la de la cabeza y el cuerpo juntos.
La piel de la espalda y los costados es lisa y brillante, de color negro con manchas irregulares amarillas, coloración que puede variar dependiendo de la zona geográfica, ya que pueden darse casos en que prácticamente no se observe el amarillo, y otros en que predomine o se distribuya en franjas. En la garganta y el vientre, las manchas amarillas no son tan numerosas y junto con el negro de fondo, son poco intensos.
Existen 5 subespecies de salamandra común en la Península Ibérica.
Las salamandras suelen vivir en libertad normalmente hasta unos 20 años, si bien en cautividad pueden durar hasta 50 años.
Es una especie principalmente forestal, habita en bosques de ribera y laderas sombrías, cerca de los cursos de agua, huertas, pastizales, pinares, etc., rehuyendo de terrenos secos. No es el caso del ejemplar fotografiado, que lo fue en un pilar de una fuente en zona montañosa muy deforestadaa más de mil metros de altura.
Vive en suelos espesos cubiertos de hojas o líquenes, ocultándose durante el día bajo piedras, troncos caídos, agujeros, entre la maleza, etc. Puede adaptarse a vivir desde el nivel del mar hasta los 1.800 metros.
Al tratarse de una especie forestal, la destrucción de sus hábitats mediante talas de bosques, incendios, etc., perjudican a esta especie que como todos los anfibios se encuentra en franca regresión.
Es durante el otoño cuando las salamandras entran en celo, apareándose en tierra durante la noche. Dependiendo de la zona, desde diciembre a febrero, la madre puede dar a luz hasta 86 larvas, pero normalmente las puestas son de unas 30 o 40 larvas envueltas en una membrana de la que se sueltan rápidamente. Las larvas son de aspecto robusto con la cabeza muy ancha y desde que nacen, ya poseen las 4 patas desarrolladas y nadan a la perfección. Son depositadas en pequeños charcos de manantiales, regatos, o pastizales encharcados, observándose el mayor número de larvas en el agua entre los meses de enero y febrero.
Sufren metamorfosis y pasados 3 ó 4 meses, desaparecen las branquias y aparecen ya las manchas amarillas, para completar el desarrollo larvario a los 5 meses, abandonando el agua al medir aproximadamente 6 cm, y ya con el aspecto y coloración de los adultos. Alcanzan la madurez sexual a los 3 ó 4 años.
Come principalmente presas de unas medidas comprendidas entre 4 y 20 milímetros, pequeños artrópodos, gusanos, lombrices de tierra, caracoles, insectos caracoles, babosas y arañas.
Se desplaza con lentitud, y durante el día, permanece oculto bajo piedras, agujeros de topillos, líquenes, troncos, etc. Normalmente se mueve en un radio de entre 10 y 20 metros, por lo que es muy fácil volver a observar el mismo ejemplar durante varias noches.
Entre los animales que se alimentan de esta la salamandra, está las culebras, las víboras  y las nutrias.

Bibliografía
www.faunaiberica.org

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Picogordo

Andrés Rodríguez González Noviembre 10th, 2017

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA
Picogordo (Coccothraustes coccothraustes)

Orden Passeriformes; familia Fringillidae
Pájaro de unos 18 cms  y entre 29 y 33 cm de envergadura que vive en ambientes forestales. Es de gran tamaño para ser un pájaro.
Se reconoce facilmente por su pico, muy grueso y ancho, de una robustez tal para su tamaño que le permite alimentarse de una gran variedad de frutos. Se dice que es el único pájaro capaz de partir un hueso de cereza. Está ampliamente extendido en Europa, pero no es abundante. En España se observa de manera muy dispersa en bosques abiertos de altitudes intermedias del centro y sur peninsular.
Se caracteriza por su cabeza voluminosa y con un pico muy grueso, de base notablemente ancha. A su vez, su cola corta potencia el volumen de la cabeza y el pico, además de otorgar al ave un aspecto compacto y robusto. En una observación detallada y cuidadosa se pueden diferenciar los sexos. Los machos tienen las manchas naranja y gris de la cabeza y la cara mucho más vivas que las hembras; además, las plumas internas de las alas están teñidas en los machos con un reflejo azul metálico, mientras que en las hembras es de color gris plata. Por otra parte, los jóvenes volantones se reconocen porque son de tonos pardos, sin colores vistosos en la cabeza y sin el bello tono anaranjado que poseen los adultos, tanto machos como hembras.
Su vuelo es rápido y potente. Las alas desplegadas facilitan la identificación del picogordo, pues muestran con claridad dos grandes manchas blancas. En vuelo también se aprecia una característica banda terminal blanca.
A pesar de sus peculiares rasgos, no resulta sencillo detectar al picogordo. Ya sea en parejas o en pequeños bandos, pasa inadvertido con facilidad, pues se trata de un ave tímida, esquiva y muy silenciosa que pulula por la parte alta de las copas de los árboles.
El canto y los reclamos de este pájaro son muy simples. Posado y en vuelo emite notas cortas (chiiit), perceptibles solamente a corta distancia.
La foto, maravillosa, está realizada por Gonzalo Astete a quien agradezco que me haya permitido usarla.
Bibliografía
www.seo.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Rana Común

Andrés Rodríguez González Noviembre 5th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Rana Común

Anfibio anuro, es decir sin cola, de tamaño mediano, de hasta 110 mm de longitud. La coloración es muy variable, aunque suele ser verde, con manchas negras. A veces presenta una línea vertebral clara. El tímpano se ve claramente y los pliegues dorso laterales están moderadamente desarrollados. Los dedos de las extremidades posteriores están unidos por membranas interdigitales muy bien desarrolladas.
Las ranas se encuentran en todos los continentes excepto en la Antártida, pero no están presentes en ciertas islas, especialmente en las alejadas de las masas de tierra continentales. Muchas especies están aisladas, en rangos restringidos por los cambios de clima o territorios inhóspitos, como zonas montañosas, desiertos, tala de bosques, construcción de carreteras u otras barreras artificiales. Por lo general hay una mayor diversidad de ranas en las zonas tropicales que en las regiones templadas, como Europa. Algunas ranas habitan en zonas áridas como los desiertos y se basan en adaptaciones específicas para sobrevivir
Se distribuye por toda la Península Ibérica y el sur de Francia. Ha sido introducida en las Islas Baleares e Islas Canarias.
Especie estrictamente de agua dulce, aunque está presente fundamentalmente en cursos permanentes de agua. Muestra escasos requerimientos en relación a la calidad del agua.
Consume principalmente invertebrados, destacando por su frecuencia de aparición y abundancia dípteros, coleópteros e himenópteros. Ocasionalmente consume vertebrados, incluidos ejemplares de la propia especie.
El período reproductor se extiende fundamentalmente desde abril hasta julio. La reproducción tiene lugar principalmente en cuerpos de agua permanentes. Los adultos seleccionan negativamente como hábitats reproductores ambientes con escaso recubrimiento de vegetación de ribera. Durante la época reproductora las hembras pueden desovar un número medio de 2.309 huevos. La duración del desarrollo larvario  suele ser de dos meses. Los machos alcanzan la madurez sexual con dos años de edad y las hembras con uno.
Comparte hábitat con numerosas especies de anfibios de hábitos terrestres cuando éstas acuden al agua reproducirse. Cuando detectan la proximidad de un depredador, la huida hacia el agua es uno de los principales mecanismos de defensa. Entre sus depredadores se encuentran anfibios, reptiles, aves, mamíferos y crustáceos.
Dos sonidos de los diferentes cantos que emiten los machos han sido relacionados con la atracción de las hembras y el mantenimiento de pequeños territorios dentro de la zona acuática que ocupan. Los adultos toman frecuentemente el sol alrededor del agua, donde también cazan.
En el año 2008  la IUCN le otorgaba una categoría global en cuanto a conservación como de “Preocupación menor”, desde entonces su número no ha hecho sino disminuir, quizás por el uso inadecuado de insecticidas y herbicidas que acaban en las aguas dulces, tal vez por la alteración de sus hábitat a consecuencia de la sequía, la tala de bosques, construcción de carreteras u otras barreras artificiales o un cúmulo de circunstancias, pero la realidad es que las ranas y los demás anfibios están en una cada vez peor estado de conservación.

Bibliografía
www.vertebradosibericos.org
www.ranapedia.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Pito real

Andrés Rodríguez González Octubre 17th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Pito real (Picus viridis)
Orden Piciformes; familia Picidae

Es el más común y extendido de nuestros pájaros carpinteros. Tiene una longitud de entre 31-33 cm y una envergadura de 40 a 42 cm.
Ave inconfundible
Es un pájaro carpintero grande, robusto y de bella estampa, de aspecto inconfundible tiene un plumaje en el que dominan claramente los tonos verdosos, más intensos en las regiones dorsales, ligeramente grisáceos en las ventrales y con matices amarillentos en el obispillo. Carece de moteados y listas salvo, muy suavemente, en la región anal, luce un llamativo patrón de coloración en la cabeza, donde el píleo es rojo y los ojos, amarillentos, aparecen enmarcados por un antifaz negro. Los machos y los jóvenes presentan una bigotera negra y roja, que es exclusivamente negra en las hembras. El plumaje juvenil se caracteriza por ser fuertemente moteado, especialmente en las partes inferiores, aunque, en conjunto, su coloración es más apagada que la del adulto, no presentan antifaz y poseen un iris más oscuro.
Su vuelo es muy característico, con una trayectoria ondulatoria en la que el ave combina tramos en los que bate las alas con otros en que las pliega.
El canto de esta especie es inconfundible y lo emiten tanto machos como hembras a lo largo de todo el año; se podría definir como una especie de relincho, muy sonoro, que el ave ejecuta en una secuencia rápida, de unos dos o tres segundos de duración. Al contrario que otros carpinteros, no es habitual que el pito real use el tamborileo para comunicarse. Es muy habitual que sepamos de la presencia del Pito real por su característico canto.
Habita en las arboledas de zonas de riberas de ríos y arroyos, los bosques caducifolios y las áreas ajardinadas de gran amplitud.
Es un activo consumidor de invertebrados, poseé una larga y pegajosa lengua con la que prospecta los resquicios de los hormigueros en busca de los huevos, larvas y adultos que constituyen la base de su dieta.
La extraordinaria foto que acompaña es de Gonzalo Astete Martín a quien agradezco que me haya permitido su uso.
Bibliografía
www.seo.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Gavilán común

Andrés Rodríguez González Septiembre 27th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Gavilán común (Accipiter nisus)

Orden Falconiformes; familia Accipitridae
Es una de las más pequeñas rapaces que viven en la Serranía. Su longitud es de 28 a 37 cm. Envergadura de 60 a 77 cm.
El macho tiene partes superiores color pizarra oscura e inferiores ondeadas de color pardo-rojizo; la hembra, más grande, partes superiores parduscas, inferiores ondeadas de pardo oscuro y lista superciliar blanca. Esta pequeña rapaz presenta un acusado dimorfismo sexual invertido, por el cual las hembras resultan ostensiblemente más corpulentas que los machos; además, entre ambos sexos existen marcadas diferencias en cuanto al diseño del plumaje. El macho adulto tiene las partes superiores y el píleo de un color grisáceo bastante intenso, en tanto que las inferiores son pálidas con un fino barrado transversal y un tono rojizo que puede ser muy notorio, principalmente en las mejillas y los flancos; sobre el ojo luce una leve línea blanca a modo de ceja. Las patas son amarillas y con los largos tarsos sin emplumar. La hembra, mucho más pesada y robusta, posee un patrón de coloración dominado por los tonos pardogrisáceos en el dorso y el píleo, con las regiones inferiores blanquecinas,
muy finamente barradas de pardo; la ceja es más grande y evidente que en su compañero. El plumaje de los jóvenes presenta las partes superiores parduzcas, con las plumas orladas de ante, y las inferiores blanquecinas y toscamente barradas de pardo rojizo. Ojos amarillos.
Vive en zonas boscosas donde se ha especializado en la captura de pequeñas aves, algunas tan diminutas como reyezuelos o páridos. Para acceder a unas presas tan escurridizas, esta rapaz ha adquirido algunas adaptaciones para facilitar su movilidad en las intrincadas espesuras de los bosques, como la posesión de alas cortas y redondeadas y una cola particularmente larga, que le otorgan gran capacidad de maniobra y de aceleración.
El gavilán se basa en el ataque por sorpresa como técnica de caza. Vuela rápido y silencioso entre la espesura del bosque y, de repente, se lanza hacia arriba para caer sobre un solitario pájaro de pequeño tamaño o un grupo de ellos, atrapa a la víctima y sigue su vuelo hasta posarse en uno de sus «desplumaderos» con su presa y reclamando a su compañera que posiblemente estará incubando, para alimentarla, con un ronco y rechinante «qui-qui-qui-qui». El macho caza en solitario. Si la presa escapa que no es lo frecuente, la rapaz raramente intenta otro ataque. Suele comer gorriones, estorninos, otros pajarillos, ocasionalmente topillos, ratones y gazapos; insectos.
Las principales víctimas del gavilán macho son los pájaros pequeños, pero la hembra, de mayor tamaño, ocasionalmente mata aves tan grandes como una paloma. Los gavilanes también comen pollos de aves de caza, por ello han sufrido una persecución a gran escala por los cazadores, hasta que se les dio protección legal.
El nido lo construyen de ramas, en árbol, frecuentemente sólo por la hembra, forrado con ramitas delgadas; pone, en mayo, de 4 a 6 huevos blancos con tinte azul y manchas pardo-rojizas; incubación, de unos 35 días, sólo por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, dejan el nido tras unos 30 días.
Es muy silencioso, en ocasiones emite un kiu-kiu-kiu-kiu.
Es probable que el Gavilán Común haya padecido también las consecuencias de los pesticidas agrícolas. De cualquier manera, es una de las rapaces cuyo número ha descendido más en España, seguramente debido a la persecución de que fué objeto.
Las fotos, extraordinarias son de Gonzalo Astete que las ha cedido para esta ocasión.

Bibliografía
http://www.pajaricos.es

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Escarabajo rinoceronte europeo.

Andrés Rodríguez González Septiembre 10th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Escarabajo rinoceronte europeo. Oryctes nasicornis.

Familia Dynastidae. La fotografía es de un macho.
Uno de los animales más fuertes del mundo.
Es el escarabajo más grande de Europa, junto a otro coleóptero conocido como ciervo volante.
Puede llegar a alcanzar un tamaño de hasta seis centímetros, pero es absolutamente inofensivo. Los machos pueden parecer agresivos al poseer una especie de cuerno que recuerda enormemente al de los rinocerontes, pero es absolutamente inofensivo, tanto en forma de larva (con aspecto de gusano de gran tamaño) que se desarrollan durante años en raíces y tocones muertos, así como restos de madera en descomposición, también es inofensivo en estado adulto donde tiene una vida es muy corta, de apenas unos meses, y está dedicada a la reproducción. En ese período de madurez, el escarabajo rinoceronte europeo no se alimenta o lo hace ocasionalmente libando savia de los troncos de algunos árboles. Sus vuelos son potentes y para llevarlos a cabo necesita un gran desgaste energético, habida cuenta de su tamaño.
Por desgracia para este impresionante coleóptero, tiene tendencia a volar alrededor de farolas y fuentes de luz, por lo que acaba cayendo al suelo y pereciendo si finalmente no puede remontar el vuelo o es presa de algún depredador. A veces la causa de su muerte es un pisotón humano, algo que no hay que descartar cuando el hombre se encuentra con los mal llamados “bichos”.
Sus depredadores habituales son los zorros, rapaces nocturnas y reptiles, las larvas del escarabajo rinoceronte son parasitadas por una especie de himenóptero, Scolia flavifrons, una avispa de tamaño gigante.
Los machos de estos coleópteros de la familia Dynastinae presentan una protuberancia en la parte frontal de su cabeza, un cuerno que emplean para escarbar en la tierra y ocultarse de sus enemigos, así como para luchar entre ellos buscando la atención de las hembras. Las luchas solamente pretenden voltear al contrario y demostrar la superioridad del más fuerte.
De estos escarabajos se dice que son capaces de mover el equivalente a 800 veces su peso, es como si un hombre de 80 kilos de peso pudiera mover un objeto de 64.000 kilos, por eso están incluidos entre los animales más fuertes del planeta, ocupando el primer puesto en algunas de esas listas clasificatorias que a los humanos tanto nos gustan tanto. En cualquier caso, habrá que tomarse con cautela esta cifra porque hay listas, cifras y comparaciones de lo más variado, tanto en los libros de insectos como en la red.
Oryctes nasicornis necesita, como otras especies de coleópteros, de la madera muerta. Por ello es importante un equilibrio en la limpieza y desbroce de los bosques. La presencia de troncos muertos, tocones, raíces podridas o frutos en descomposición es esencial para la vida de muchos seres absolutamente importantes para la biodiversidad de los ecosistemas.
Bibliografía
guadarramistas.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Cuervo (Corvus corax)

Andrés Rodríguez González Agosto 29th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Cuervo (Corvus corax)
Un ave muy inteligente pero rencorosa.

Orden Passeriformes; familia Corvidae
Los cuervos siempre están asociados a la mitología popular, las tradiciones y hasta en los ritos religiosos. En Europa, su imagen acompaña a los malos presagios y la brujería, lo que, unido a su fama de predador de especies útiles para el hombre, ha propiciado su persecución. Sin embargo, el más grande de los Pájaros se comporta como una criatura adaptativa y hábil, capaz de aprovechar los más variados recursos y de instalarse en todo tipo de hábitats, a condición de que dispongan de lugares apropiados para nidificar.
Como ya he comentado es un ave grande con una longitud de entre 54-67 cm  y una envergadura de 115-140 cm. Dentro de su anatomía destaca sobre todo el pico, notablemente largo, robusto y grueso. Poseé un plumaje homogéneamente negro, con algunos brillos metálicos. El vuelo de este enorme pájaro es lento y suele intercalar aleteos con largos planeos, que el ave ejecuta gracias a sus largas alas apuntadas y a su cola en forma de cuña.
Tiene un canto de voz profunda, ronca y metálica, el cuervo utiliza como reclamo en vuelo muy grave, y como sonido de alarma emite un crack-crack-crack más rápido y duro. Como sucede habitualmente en la familia de los córvidos, es capaz de producir numerosos sonidos parecidos a parloteos cortos y roncos, con los que se comunica con otros ejemplares.
Un estudio, que analizó la conducta de un grupo de cuervos, asegura que pueden reconocer cuando alguien las ha engañado en un intercambio o interacción social y guardarle rencor. Esta investigación podría ayudar a entender un poco más la evolución de la inteligencia.
El estudio se llevó a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad de Lund (Suecia) y la Universidad de Viena (Austria), y fue publicado en la revista científica Animal Behaviour.
El experimento consistía en el intercambio de un trozo de corteza de pan por un trozo de queso. Dos investigadores se posicionaron uno a cada lado de la jaula, uno de ellos le daba al cuervo el pan y el ave lo llevaba al otro, quien se lo intercambiaba por el queso. Esto era, para el cuervo, un intercambio justo y satisfactorio.
La segunda fase del experimento consistió en cambiar al responsable del queso por otra persona. Una vez el cuervo le llevaba el pan, ese investigador no le entregaba el queso sino que se lo comía.

Por último, alrededor de la jaula se posicionaron cuatro personas: una en un extremo (responsable de dar el pan al cuervo) y en la otra tres, entre los que se encontraba la persona que sí daba el queso, el que se la comía y otra persona completamente nueva y neutral para el ave. El cuervo en la mayoría de ocasiones decidió darle el pan a aquel que sí le entregaba el queso, demostrando que recordaba su rostro y que había sido engañado por el otro.
De las siete aves que participaron en el experimento, seis eligieron intercambiar con la persona “justa” y una con la neutral. Las otras dos aves que formaban parte del estudio se encontraban en la jaula como “observadores”, aunque en ningún momento influyeron en la decisión de los cuervos. “Esta clase de intercambios y cooperación es parte de la compleja vida social de los córvidos. Entre ellos, si un individuo apoya a otro esto afectará la forma en la que estos se apoyan y conviven durante un largo tiempo”.
El estudio estima que el cuervo puede recordar el rostro de quienes lo han engañado durante al menos dos años, aunque todavía no lo han podido demostrar. Además, Massen afirma que este tipo de comportamiento e inteligencia está presente en todos los miembros de la familia de aves de los córvidos y no solo en los cuervos.
En el pasado, otros experimentos demostraron que los cuervos pueden reconocer rostros humanos. Esta vez los investigadores han logrado probar que estas aves no solo reconocen personas, sino que evitarán acercarse y relacionarse con aquellos que las hayan engañados.

Bibliografía
www.seo.org
http://es.gizmodo.com

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Pinzón Vulgar Fringilla coelebs

Andrés Rodríguez González Agosto 9th, 2017

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA  
Pinzón Vulgar, Pinzón común Fringilla coelebs

Es posible que la mayoría de las personas piensen que el ave más común en España es el Gorrión Común. Pero, en realidad, el primer puesto en abundancia corresponde al Pinzón Vulgar.
En invierno se une, en grandes bandos, con otros fringílidos, escribanos y gorriones, para alimentarse en tierras de labor y rastrojos; sin embargo, a veces forma él solo los bandos, cuyos individuos son todos del mismo sexo. Por esta curiosa costumbre de separación de sexos en otoño-invierno es por lo que recibió del naturalista sueco Linneo el nombre de coelebs (en latín, célibe), detalle que en las aves que crían más al norte es particularmente notable, pues mientras que las hembras y jóvenes abandonan las áreas de nidificación para invernar en zonas más templadas, la mayoría de los machos permanece en aquéllas reunidos en bandos.
Los pinzones comienzan a cantar en febrero, pero no todos cantan del mismo modo; se han notado llamativos dialectos regionales, especialmente entre aves llegadas del resto de Europa. A pesar de ello, el canto es fácil de identificar, pues siempre acaba con un trino especialmente floreado.
Se identifican fácilmente ya que tienen la cabeza y cuello, gris azulado; pecho y mejillas, rosas; dorso castaño; con blanco en las alas, cola y hombros. La hembra es parda amarillenta por encima y más clara por debajo; con franja alar y laterales de la cola, blancos.
Ambos sexos construyen cuidadoso nido en forma de copa, con musgo y liquen, forrado de lana, pelo y plumas; en sotos, arbustos o en la horquilla de un árbol; pone, de abril a junio, de 3 a 6 huevos blanco sucio con manchas pardo rojizas; incubación, sólo por la hembra, de 12 a 14 días; los pollos, alimentados por ambos padres, vuelan tras unos 15 días; a veces dos crías.
Se alimentan de semillas y a veces de granos.
Viven en parques y jardines.

Bibliografía
www.pajaricos.es

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Carbonero común

Andrés Rodríguez González Julio 26th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Carbonero común (Parus major)

Orden Passeriformes; familia Paridae
Es un pájaro insectívoro de pequeño tamaño, de colores muy llamativos a base de tonos azulados y amarillentos. Es bastante abundante por todas partes.
Habita en toda España y resulta común en ambientes arbolados, tanto bien conservados como degradados. Tolera muy bien la presencia humana, coloniza con facilidad zonas ajardinadas y parques urbanos, acude a los comederos y se instala en nidales artificiales. En invierno se suele mover en grupos con otras especies de páridos.
Su longitud es de 14 cm y su envergadura de 22,5-25,5 cm
Se trata de una especie fácilmente reconocible por el color amarillo de su cuerpo, que contrasta con el azul de las alas y la cola. La cabeza es de color negro-azabache y con las mejillas muy blancas, salvo en los jóvenes del año, algo amarillenta. Los machos se distinguen de las hembras por poseer una bien visible banda negra que recorre su cuerpo desde la garganta hasta la base de la cola. Las hembras, en cambio, tienen muy poco marcada dicha banda, que se desdibuja en el vientre.
Entre los reclamos más comunes se encuentra el repetitivo chi-chipán, que inunda el principio de la primavera; pero muestra un amplio repertorio, con más de treinta notas. Además, esta variabilidad se ve enriquecida con notables matices territoriales; así, por ejemplo, un carbonero de Sierra Morena emite sonidos poco comunes en las poblaciones del Sistema Central y viceversa.
Bibliografía
www.seo.org

Next »