Archive for the tag 'fauna de la Serrania de Ronda'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: COCHINILLA ACANALADA

Andrés Rodríguez González Enero 8th, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

COCHINILLA ACANALADA. Icerya purcahsi

Es un insecto del orden de los homópteros al igual que el pulgón y la mosca blanca. Tiene un aparato bucal picador y chupador que utiliza para perforar la planta y succionar su savia. Puede afectar a numerosas plantas leñosas, siendo una potente plaga en cítricos. Vive en colonias y es fácil verlo agrupado a lo largo de las ramas.

En el caso de las fotos, se trata de rosales parasitados.

La presencia de unas manchas blancas algodonosas incrustadas en los tallos que si nos fijamos con más detalle, son acanaladas, indican que ese parásito ha invadido la planta. Durante su desarrollo las hembras de cochinilla mudan tres veces, pasando por tres estadios de ninfas móviles antes de llegar a adulto. Las ninfas que son móviles son de color rojizo con pequeñas secreciones céreas blancas en el dorso y patas más oscuras. Las ninfas se fijan en las ramas y a lo largo del nervio central de las hojas interiores. Las ninfas de tercer estadio migran a las ramas y al tronco donde se desarrollan hasta alcanzar el estado adulto y formar el ovisaco característico de la especie. Por lo general, es difícil observar machos y la reproducción es asexual. La hembra adulta mide alrededor de medio centímetro y tiene el cuerpo ovalado de un color marrón rojizo. La recubre el dorso un “ovisaco” céreo de color blanco, con acanaladuras longitudinales que le da su imagen característica. Le sirve para llevar cientos de huevos y hacer la puesta de forma escalonada. Puede ser el doble de largo que el propio insecto y le otorga cierta protección. Es la característica morfológica más destacable de la hembra adulta de la cochinilla acanalada, ese “ovisaco” alargado, acanalado y algodonoso. Dentro de él se encuentran los huevos de color rojizo-anaranjados. La eclosión es muy escalonada, por lo que coexisten diferentes estadios en la colonia.

Los daños son debidos, como en el caso de los cóccidos, a la melaza secretada. Por su proliferación y tamaño, los árboles y arbustos afectados por esta cochinilla aparecen como cubiertos de una capa blanca.

La gran cantidad de cochinillas, que en estado adulto llegan a cubrir las ramas, debilitan la planta al chupar la savia.

La melaza pegajosa en el árbol, junto a la aparición del hongo de la negrilla (también parásito) y las hormigas que “pastorean” esos insectos para obtener secreciones azucaradas, son algunas de sus consecuencias

Aunque también se reproduce sexualmente, es difícil ver machos en la colonia. La mayoría de individuos adultos son hembras que se reproducen mediante partenogénesis, en la que engendran copias idénticas de sí mismas sin la necesidad de machos. Esta estrategia evolutiva permite a  la especie formar colonias rápidamente, provocando problemas de plagas. El ciclo vital depende en gran medida de la temperatura, alargándose cada estadio ninfal si la temperatura es menor. En la zona mediterránea, desde primavera hasta principios de otoño, puede tener hasta 3 generaciones si las condiciones son favorables. En los últimos inviernos, al ser menos fríos se observa la presencia de estas cochinillas incluso en enero, como es el caso de las fotografiadas.

La cochinilla es la plaga más frecuente junto con el pulgón.  Debido a sus hábitos alimenticios provoca clorosis y malformaciones en las hojas, pudiendo llegar a secar las ramas infectadas. La pérdida de savia puede restar vigor a la planta afectando a su crecimiento y productividad. Su pico chupador también puede ser trasmisor de virus.

Excreta un líquido residual azucarado que ensucia la planta, dejando las hojas pegajosas y brillantes. Además de los daños estéticos esta melaza atrae a hormigas, que se alimentan de ella; es fácil ver líneas de hormigas subiendo por el tronco para recolectarla. Puedes colocar en el tronco, cinta  con adhesivo hacia el exterior y grasa, para evitarlo.

La melaza también es el caldo de cultivo del hongo de la negrilla; asociado a la aparición de cochinilla, pulgón y mosca blanca. Coloniza las hojas dejando un polvo negro que dificulta la fotosíntesis. En cítricos puede estropear el fruto. Si aparece  puedes tratar con un fungicida a base de cobre.

Para controlarla, siempre que existan otras alternativas, debes dejar el tratamiento con plaguicidas como último recurso. Éstos nunca son inocuos para la salud; además, puedes conseguir a la larga el efecto contrario, eliminando la fauna útil del lugar.

Si tienes poca superficie infectada, puedes intentar eliminarla manualmente o con agua a presión. Poda las partes más afectada de la planta y aprovecha para aclarar algo la copa, haciendo que el insecto quede más desprotegido ante las condiciones atmosféricas.

Puedes efectuar un tratamiento con jabón potásico diluido en agua. Es un insecticida biológico inocuo para el ser humano con el que además de combatir la plaga, limpiarás los residuos de melaza y evitarás la aparición de negrilla.

Debes saber que erradicar la cochinilla acanalada por completo es casi imposible. Lo que interesa es mantener la población controlada, por debajo de un nivel de daños.

Siendo antes un verdadero problema, actualmente la cochinilla acanalada está controlada eficazmente por Rodolia cardinalis, un depredador de esta especie. De origen australiano, fue introducido en Estados Unidos para el control biológico de la plaga. Hoy en día es un aliado en el cultivo de cítricos en todo el mundo. Actualmente, se encuentra de forma natural en zonas con inviernos suaves y puede acudir espontáneamente ante la aparición de la plaga. Si no fuera así es posible adquirir el insecto comercialmente.

Bibliografía

http://gipcitricos.ivia.es/

https://www.joseeljardinero.com/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Mirlo capiblanco

Andrés Rodríguez González Enero 1st, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Mirlo capiblanco. Turdus torquatus

Es un ave de mediano tamaño parecido al mirlo común y al Roquero solitario. Durante la época de los glaciares el mirlo capiblanco habitaba la mayor parte de Europa. Al aumentar la temperatura, emigró hacia el norte por un lado, y por otro, hacia las altas montañas, en donde se encuentra confinado. En este tiempo se han diferenciado diversas razas en sus áreas de distribución.

Plumaje de tonos oscuros, negro en el macho y pardo en la hembra, destacando un ligero diseño escamado y un babero blanco en forma de media luna en el pecho. El pico es de color naranja y en las alas presentan manchas pálidas. Debido a los contornos claros de las plumas, tiene un aspecto escamoso. El macho tiene un collar blanco en el pecho y la hembra blanco grisáceo, más estrecho. Su canto es parecido al del mirlo común, pero de menor sonoridad, menos variado y más corto.

Se alimenta de insectos y caracoles complementando su dieta con pequeños frutos de enebros, sabinas o majuelos en otoño e invierno, pero también rebusca entre la hojarasca lombrices y caracoles en letargo.

Los mirlos capiblancos son aves ariscas y huidizas, muy en sintonía con el hábitat áspero donde viven. Rara vez se ven posados. Es mucho más fácil verlos en vuelo. En invierno, en Málaga, suelen aparecer en bandos cerca de pilones, fuentes, cabeceras de arroyos de montaña y zonas con humedad en pinares de media y alta montaña.

Las aves que cruzan el Mediterráneo tienen sus cuarteles de invierno en los bosques de cedros y las manchas arbustivas abiertas de la cordillera del Atlas, sin aventurarse hacia el desierto.

En nuestra Península nidifican en los Pirineos en la alta montaña e invernan en las montañas del centro y del sur. Mucho más escaso, suele verse en algunos puertos entre Asturias y León. La mínima población cantábrica habita páramos elevados; dentro de su territorio, suelen existir casi siempre resaltes rocosos o antiguas tapias medio destruidas.

El mirlo capiblanco construye un típico nido en pinares, normalmente bajo, rara vez por encima de los 2 metros; más al norte del límite del arbolado, lo sitúa en el suelo. Sólo se ocupa la hembra en la construcción del nido. No hay acuerdo entre los ornitólogos acerca de la participación del macho en los trabajos incubatorios.

Los jóvenes, cuando han realizado sus primeros vuelos, se parecen a los jóvenes zorzales reales. Mudan su plumaje entre agosto y septiembre, después de lo cual se asemejan a la hembra, a pesar de que su coloración global sea más clara y el collar del pecho esté sólo insinuado.

La época de cría es desde abril hasta junio. Con frecuencia ponen dos nidadas. Normalmente consisten en 4 huevos, a veces 5, que son incubados durante 14 días. Los polluelos están en el nido otros 14 días.

Especie invernante en Málaga que en sus territorios de cría (norte de España y Europa) comienza a reproducirse en abril. Realiza entre una y dos puestas anuales de 3 a 6 huevos.

Vive en Sierras y zonas de media y alta montaña con pinares, enebros, sabinas y matorral intercalado con pastizal. Pinares abiertos de alta montaña. En la Sierra de las Nieves se ve en zonas poco visitadas en pedregales y fuentes entre pinsapos.

Las fotos son de Santiago Caballero a quien agradezco que las haya cedido para la serranía natural.

Bibliografía

https://www.faunaiberica.org/

http://www.malaga.es/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA CIERVO.

Andrés Rodríguez González Diciembre 18th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

CIERVO. Cervus elaphus

El mayor herbívoros silvestres de la Península Ibérica, puede alcanzar un peso de 200 kilos, una longitud de hasta dos metros y una altura a la cruz entre uno y un metro y medio. Aún así el ciervo peninsular es más pequeño que el ciervo europeo de latitudes más norteñas. Además el ciervo peninsular carece de crines que están presentes en el europeo.

Tiene dimorfismo sexual, los machos son más voluminosos con cuernas la mayor parte del año, excepto entre febrero y mayo que las pierden. Las hembras por su parte son más esbeltas y carecen de cuernas en toda su vida. La cuerna evoluciona con la edad, sirviendo para especificar el nombre del animal, los varetos cuando son más jóvenes y la cuerna tiene una única punta y los horquillones cuando tienen ya dos puntas. El número de puntas de la cuerna no tiene una relación directa con la edad del animal, sino que tiene que ver con factores ambientales y genéticos.

El color de la piel varia a lo largo del año, es más rojizo durante la primavera y el verano y más grisáceo durante otoño e invierno. Los cervatillos presentan puntos blancos sobre su capa, que así se denomina la piel.

El naturalista Ángel Cabrera estableció en la Península dos subespecies, hispanicus sólo presente en el Bajo Guadalquivir y el bolivari, en el resto de la Península. Existen también poblaciones hibridadas con ciervos europeos importados.

El periodo de celo es en septiembre y primeros de octubre. Los ciervos machos se aparean con varias hembras para lo que deben antes competir con otros machos adultos. Durante este periodo de celo la cuerna alcanza su mayor desarrollo, los machos pelean entrechocando sus cuernas y emiten grandes berridos en lo que se llama “la berrea”.

El estado de adulto se alcanza a los dos años, aunque los machos antes de llegar a reproducirse deberán pasar algunos años compitiendo con otros adultos más desarrollados que pueden defender un harén.

Fuera de la época de reproducción los machos viven aislados e itinerantes y las hembras viven en colonias, junto con los subadultos.

Se alimenta de brotes tiernos y hojas, pasto, arbustos, setas y en ocasiones de los cultivos. El efecto de su presencia en el monte bajo y en los brotes de los árboles es muy apreciable. En las zonas donde habitan los ciervos el crecimiento de las especies vegetales se controla de forma natural.

Los ciervos dejan rastros relacionados con sus hábitos alimentarios, como el despuntado de los brotes tiernos de los arbustos y de las ramas bajas de los árboles, así como líneas verticales paralelas del mordiqueado de la corteza de algunos árboles. El rascado de la cuerna contra la corteza de otros árboles es también un signo que advierte de la presencia de ciervos en un área.

Como corresponde a otros grandes herbívoros, pasan muchas de las horas diurnas acostados en camas, que tienen la forma de claros de vegetación aplastados en zonas tranquilas.

Su enemigo natural es exclusivamente el lobo.

En la Serranía de Ronda es posible ver ciervos en algunos cotos de caza.

Bibliografía

https://www.faunaiberica.org/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Pompílidos

Andrés Rodríguez González Diciembre 10th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Pompílidos

Familia Pompilidae

Es una familia cosmopolita con más de 5.000 especies agrupadas en cuatro subfamilias, si bien habitan principalmente regiones tropicales donde ocurre su mayor diversidad.

Los pompílidos son una familia de himenópteros de la superfamilia Vespoidea, popularmente Avispas. Los Pompílidos son conocidos vulgarmente como avispas de las arañas. Son avispas depredadoras solitarias, de patas largas y aspecto esbelto. La mayoría son de 15 a 25 mm de longitud; las hembras son más grandes que los machos. En general son negras pero algunas también tienen colores rojos, amarillos o blancos.

Se las llama Avispas de las Arañas porque alimentan a sus larvas con esos animales. La mayoría cazan y paralizan a su presa con el veneno de su aguijón. Algunas especies simplemente depositan sus huevos en la araña después de paralizarla; otras arrastran a su presa hasta un nido donde la almacenan para alimentar a sus crías, usualmente colocan una sola presa por celda que sirve de alimento a la cría que crece como depredador sobre la araña paralizada. Unas pocas especies son ectopárasitos o parasitoides. Depositan un huevo en una araña viva sin paralizarla; la larva se alimenta de la hemolinfa de su hospedador sin causarle la muerte hasta mucho más tarde.

Las avispas en general son magníficas cazadoras con tácticas impresionantes para atacar a sus presas. Los Pompílidos son especialmente ingeniosos. La mayoría de ellas paralizan a las arañas y las llevan a los túneles donde tienen a las larvas esperando la comida. Una vez que la presa ha sido metida en el agujero, se sella la entrada rellenando el túnel, para lo cual, la hembra utiliza el extremo de su abdomen a modo de compactador. Después, la superficie del terreno se nivela terminando así la responsabilidad de la madre para con la descendencia.

Como todas las familias de avispas tienen una gran lista de posibles depredadores desde anfibios, otros insectos e incluso parásitos de las larvas.

Bibliografía

https://es.wikipedia.org/

http://www.scielo.org.mx/

https://biologocurioso.wordpress.com/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA BUITRE LEONADO

Andrés Rodríguez González Diciembre 9th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

BUITRE LEONADO. Gyps fulvus

Es un ave de gran tamaño, con una longitud de entre 95 a 110 cm, una envergadura de 230 a 265 cm y un peso de 6 a 9 kilos. Es uno de las aves carroñeras más voluminosas de Europa, está dotada de excelentes adaptaciones para la detección y el consumo de todo tipo de carroñas de gran tamaño y también una de las más longevas.

Apenas existe dimorfismo sexual en cuanto a tamaño y diseño. Las aves adultas tienen una coloración general pardo-grisácea, con las regiones dorsales algo más pálidas, en contraste con las rémiges oscuras, mientras que las ventrales son de tonos marrones y pueden aparecer sutilmente listadas con un tono más claro. Los juveniles, por su parte, son de color marrón rojizo, más oscuro que en los adultos, y poseen un plumaje compuesto por plumas lanceoladas con finas estrías claras, que son renovadas progresivamente por otras de perfil redondeado. Visto de cerca, en la cabeza y el cuello, se aprecia un poderoso pico, un penacho de plumas y el largo  cuello desplumado, cubierto tan solo por un fino plumón, que se adapta perfectamente a la explotación del interior de los cadáveres. Es en esta zona anatómica de la rapaz donde se pueden apreciar con mayor facilidad las diferentes edades de las aves, los buitres adultos tienen el pico de color hueso, el penacho del cuello blanco y algodonoso, el plumón de la cabeza claro y el iris de color amarillento o ambarino, mientras que los ejemplares juveniles lucen un penacho muy patente y desflecado, compuesta por largas plumas lanceoladas de color rojizo, y tienen el iris y el pico negros. A medida que transcurren los años, los buitres leonados van pasando por diferentes plumajes intermedio, en los que progresivamente, adquieren el aspecto de adulto, cosa que sucede cuando cuentan con siete u ocho años.

Visto en vuelo, el buitre leonado ofrece una silueta inconfundible, con las alas largas y anchas y una reducida cola. También en estos momentos se pueden diferenciar las edades de las aves, ya que los adultos tienen, comparativamente, la cola más corta que los juveniles y el borde posterior del ala más recto, mientras que estos lo presentan aserrado.

Es un ave silenciosa salvo en las disputas por las carroñas o por los mejores emplazamientos en posaderos y dormideros, cuando emite una larga serie de sonidos guturales y bufidos.

Resulta inconfundible tanto en vuelo como posada.

El tiempo de celo empieza en diciembre y termina en abril. Antes del apareamiento, el macho corteja a su hembra de forma un tanto bruta. Las parejas vuelan unidas realizando pasadas rápidas sobre la cornisa donde próximamente nidificarán. Ambos sexos participan en la construcción del nido, elaborado con palos, paja y pelo Incuban en cortados llamados “buitreras”, que habitualmente son los mismos siempre. Ponen a finales de enero. La incubación del único huevo dura unos 52 días y está a cargo de ambos progenitores, que se turnan a intervalos de 24 ó 48 horas. El pequeño abandonará el nido en julio o agosto.

Se alimenta de carroña, la mayoría de las veces en franca descomposición pero otras veces de cadáveres recientes. En áreas donde son habituales los buitres, se les ve reunirse alrededor de una animal muerto con una rapidez inusitada. Una vez llegado junto a la carroña, el buitre se comporta de una manera tímida, pero una vez ha dado comienzo su comilona, se enzarzan en espectaculares peleas, en las cuales suele quedarse con la mejor tajada el que llegó más hambriento.

Forma colonias en los cortados, los acantilados y las paredes rocosas, independientemente de que éstos se hallen en macizos montañosos o en zonas altitudinalmente bajas.

Suele hallarse en las repisas de los cantiles hacia el amanecer, a la espera de que el sol caliente el aire y se formen las corrientes térmicas sobre las que planear. De este modo el buitre vuela a lo largo de todo el día sin apenas gastar energía. Al atardecer regresa a la buitrera para descansar.

Aunque es un ave sedentaria, los individuos más jóvenes pueden recorrer grandes distancias apartándose de sus progenitores.

Está presente en casi toda la Península Ibérica, salvo en Galicia, el oeste de Asturias y algunas áreas del Levante. En estas zonas pueden sin embargo observarse individuos estivales, que seguramente usen la costa cantábrica como área de campeo.

Bibliografía

https://www.seo.org/

https://www.faunaiberica.org/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA LAVANDERA BLANCA

Andrés Rodríguez González Noviembre 21st, 2019

LAVANDERA BLANCA. Motacilla alba

Pájaro con una longitud de 18 cm y una envergadura de 28 cm.

Es fácil de identificar por su aspecto, tiene tonos blancos, negros y grises. Su dorso es gris ceniza, vientre blanco, alas negras y con bandas blancas cuando están plegadas.  Muy característica es su larga cola de color negro, con plumas externas blancas, patas y pico negros. La cabeza tiene muchos contrastes, la cara es blanca rodeada arriba y abajo de negro.

Su plumaje invernal es similar, aunque el color negro en la cabeza está más reducido, y muestra garganta blanca y banda pectoral negra.

Ambos sexos son parecidos, pero la hembra tiene la nuca gris. Los jóvenes resultan más uniformes, sin negro en la cabeza y con banda pectoral grisácea.

Un hábito destacado de esta ave es el continuo balanceo de la cola. En invierno se vuelve muy gregaria y se reúne en dormideros.

El reclamo, a menudo emitido en vuelo, se compone de dos notas agudas, fuertes y secas. El canto consiste en una sucesión de notas similares al reclamo, aunque con gorjeos que recuerdan a una golondrina.

Como especie reproductora ocupa latitudes templadas y frías de Eurasia y, marginalmente, Alaska y Groenlandia. En invierno se extiende por África y el sur de Asia, al norte del ecuador. Presenta una variabilidad geográfica muy grande, con 11 subespecies reconocidas, consideradas en ciertos casos por algunos autores como especies separadas.

En España se observa mayoritariamente la subespecie alba, aunque también hay presencia invernal escasa de una variedad que se da en las Islas Británicas, sobre todo en el norte y oeste del territorio ibérico.

La lavandera blanca solo cría en la Península, de forma abundante en el norte y de modo más escaso y localizado hacia el sur, faltando en ciertos sectores de La Mancha, Extremadura y Andalucía. En invierno resulta más numerosa y está más extendida, ocupando también Baleares y Canarias.

Se considera que las aves españolas son sedentarias, aunque realizan movimientos trashumantes y altitudinales de corto y medio alcance. Las poblaciones del norte, centro y este de Europa invernan en la cuenca mediterránea y en África, con pasos destacados a través de nuestro país: el otoñal en octubre y noviembre, y el primaveral entre febrero y abril. La invernada también resulta muy notable, sobre todo en las zonas menos frías del sur y del este. Además muestra una marcada segregación longitudinal; es decir, las aves del oeste de Europa tienden a invernar en el oeste de España, y lo mismo sucede para las del este.

La población reproductora española, relativamente pequeña, se estima en unas 350.000 parejas, quizás muchas más. En Europa se calcula que hay unos 20 millones de parejas, la mayoría en la banda central entre Francia y Rusia. La población invernal española no ha sido evaluada nunca, pero seguramente está formada por millones de aves, pues se conocen dormideros que concentran decenas de miles de lavanderas blancas.

En nuestro país, los resultados de los estudios realizados entre 1998 y 2005 por el programa SACRE reflejan una tendencia estable, sin apenas oscilaciones. A escala europea se cita un declive del 14% entre 1980 y 2003, con tendencia a empeorar a partir de 1990, cuando la reducción asciende al 26%.

En época de cría ocupa ambientes muy variados, en muchos casos con influencia humana y próximos al agua, tales como ríos, arroyos, charcas, pastizales, huertos, regadíos y parques. En la mitad sur peninsular, la asociación al agua resulta más marcada. Respecto a la altitud, nidifica entre el nivel del mar y los 1.600 metros en Gredos, aunque resulta más escasa por encima de los 1.000 metros. Generalmente evita áreas muy secas y bosques densos. En invierno utiliza medios similares, pero con cierta preferencia por cultivos y pastizales. En esta época suele formar dormideros en árboles, muchas veces dentro de zonas urbanas, y en vegetación palustre.

La dieta consta de una gran variedad de insectos terrestres y acuáticos, aunque destaca el consumo de larvas y adultos de moscas y mosquitos. La técnica más empleada para capturarlos consiste en la búsqueda y el picoteo en el suelo y en aguas someras, con ocasionales persecuciones andando y en vuelo. Se alimenta en solitario o en pequeños grupos.

El periodo de cría se extiende entre abril y agosto, puede efectuar hasta tres puestas. En esta época se trata de un ave monógama y muy territorial. El nido, construido por ambos sexos, consiste en un cuenco de ramas y hierba seca, ubicado en un hueco de taludes fluviales, rocas, puentes, edificios o muros. Pone de cuatro a seis huevos, blanquecinos y con finas motas, que son incubados por ambos sexos durante unos 12 días. Tras 10-15 días de cuidados por parte de ambos padres, los pollos abandonan el nido, aunque son cebados al menos una semana más.

Bibliografía

https://www.seo.org/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: GRILLO

Andrés Rodríguez González Noviembre 13th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

GRILLO

Los grillos son insectos que  pertenecen a la familia Gryllidae.  Son parientes de los saltamontes, es decir del grupo de insectos ortópteros.

Suelen ser de color marrón a negro y suelen tener hábitos nocturnos. Algunas especies se encuentran en las casas, son los grillos domésticos, como Acheta domesticus y Grillus maculoatus en zonas templadas. 

Como sus parientes los saltamontes sus patas están adaptadas al salto, sin embargo saltan menos que ellos, en cambio, corren por el suelo con rapidez. Suelen vivir en madrigueras excavadas por ellos mismos en el suelo. A veces forman una galería de hasta medio metro y que termina en una habitación esférica. La entrada a su madriguera la mantienen limpia en una gran extensión, ya que la utilizan para zona de canto y así atraer a las hembras.

Solo cantan los machos. Para producir ese sonido tan peculiar, levantan ligeramente sus alas y las frotan una contra la otra. Las hembras son capaces de captar este sonido gracias a que, como la mayoría de los ortópteros, poseen unos órganos parecidos a tímpanos. Las hembras se diferencian de los machos, en el caso del grillo común (Acheta domesticus) porque son de color más oscuro, sus alas son lisas y poseen un apéndice para poner los huevos en el extremo del abdomen que le permite ponerlos bajo tierra introduciendo éste mientras efectúa la puesta.

Son omnívoros, comen plantas  y a otros insectos.

Los grillo son muy territoriales y suelen comportarse de una forma agresiva contra sus congéneres entablando combates. Es frecuente encontrar ejemplares machos a los que les faltan patas, antenas o tienen las alas destrozadas por peleas con un rival. Esta costumbre de ser tan territoriales ha hecho que en Tailandia los habitantes locales organizan combates de grillos en pequeños recipientes e incluso realizan apuestas.

Los grillos se dividen en varias subfamilias. Gryllinae son los grillos comunes, de campo y casas. Nemobiinae, grillos de tierra. Oecanthinae, grillos de los árboles. Trigonidiinae, grillos de cola puntuda. Y otras menos importantes como Phalangopsinae. Podoscirtinae. Pteroplistinae

Por otra parte, también son designados como “grillos”, varias especies de otras familias de insectos como los grillos topo y  los grillos hormiga.

Existen muchos mitos my leyendas relacionados con los grillos en las mitologías grecolatina, china y egipcia. En algunas culturas el canto de un grillo representa silencio absoluto.

Bibliografía

https://www.ecured.cu/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: GALERUCA DE LOS NARCISOS.

Andrés Rodríguez González Noviembre 7th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

GALERUCA DE LOS NARCISOS. Exosoma lusitanicum

El nombre con el que se le conoce en Asturias viene por que las larvas se alimentan de Narcisos aunque no desprecian comer otras bulbosas y Liliáceas. Su hábitat natural son zonas de monte bajo pero las larvas pueden provocan daños en cultivos de viñedos y plantas ornamentales como bulbos hasta el punto de ser consideradas como plagas. Los adultos suelen alimentarse diversas plantas silvestres.

Es un insecto del amplísimo grupo de los coleópteros o escarabajos. Familia de los Crisomélidos. Fue descrito por Linneo.

Los adultos tienen una bonita coloración naranja rojiza en el torax y élitros, negra en la cabeza, antenas, patas y vientre.

Se distribuye por el sur de Europa, norte de África y Oriente Próximo.

El ejemplar de la imagen fue fotografiado en una flor de patata de cultivo.

Bibliografía.

www.asturnatura.com

www.ideal.es

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Escarabajo pelotero

Andrés Rodríguez González Octubre 11th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Escarabajo peloteroScarabaeus laticollis.

  

Son insectos del enorme grupo de los coleópteros y su característica principal es que se alimentan de excrementos.

Son de tamaño medio, color negro brillante con las patas fuertes y peludas,  élitros lisos (los élitros son las dos alas exteriores que se han adaptado a la protección del animal en lugar de servirle para volar), tienen el cuerpo deprimido, con cabeza en forma de rombo y dentada por delante, patas anteriores desprovistas de tarsos. Son muy características en estos insectos las antenas, que son lameladas, formadas por once artejos, de los cuales los tres últimos forman una masa en forma de lámina. Sus patas son de tipo caminador y excavador. 

Aunque la mayoría de las especies son coprófagos, también existen algunas que consumen carroña, hongos, fruta podrida y otro material en descomposición. Los machos de algunas especies tienen grandes cuernos cefálicos y otras protuberancias parecidas a cuernos en el torax.

El Scarabaeus laticollis es el más conocido de los escarabajo peloteros pero existen otros de la subfamilia pertenecientes a los género Scarabaeus, Sisyphus, y Phanaeus vindex. El color de los peloteros suele ser negro, pero también aparece el azul, verde, pardo, incluso el amarillo, a veces iridiscente, metálico, brillante o contrastado con marcas oscuras.

Después del ocaso los escarabajos peloteros llegan volando en grandes enjambres con un zumbido intenso. El excremento es utilizado por los escarábidos de dos maneras diferentes: los escarabajos coprófagos se alimentan del líquido rico en microorganismos que se encuentra en el excremento de mamíferos y usan el material más fibroso para criar a sus larvas. Es decir, muchas especies comen los excrementos y otras juntan el material para hacer una bola de estiércol, la modela, la hace rodar hasta el sitio en donde la instalara, apoyándose en las patas anteriores y empujando con las patas posteriores de una manera particular; entierra entonces la bola y en ella depone un único huevo. En la época de puesta, la hembra deposita un único huevo dentro de la boñiga. La larva queda totalmente cubierta, y en este entorno se desarrolla hasta hacerse adulta.

El escarabajo pelotero tiene una función muy importante para la agricultura y el medio ambiente como limpiador del suelo. Con su actividad subterránea hace airear más el suelo, retarda la difusión de los parásitos y de los agentes patógenos y reduce al mismo tiempo el número de las moscas. Además facilita la dispersión de semillas y el reciclaje de nutrientes, mantienen la integridad del ecosistema; en sistemas agrícolas incrementan la productividad primaria y suprimen los parásitos del ganado.

El escarabajo pelotero tuvo en el antiguo Egipto un papel muy destacado como animal simbólico de protección, ya que representaba la inmortalidad del alma a través de los ciclos de reencarnaciones.

La acción de los coleópteros coprófagos, que desgajan, reparten y entierran las heces, aceleran extraordinariamente este proceso, a la vez que fertiliza el suelo. Sin su actuación, la acumulación de los excrementos sería insoportable para los ecosistemas. Se ha calculado que los coprófagos entierran 1,5 toneladas de excrementos por hectárea y al año.

 

Bibliografía

https://www.ecured.cu

 

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: SALAMANQUESA COMÚN

Andrés Rodríguez González Septiembre 11th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

SALAMANQUESA COMÚN
Tarentola mauritanica

Es un reptil pequeño, sólo llega hasta 19 cm. de longitud total cabeza-cola, de aspecto robusto y con la cabeza y el cuerpo deprimido dorsal y ventralmente. Es de color gris pardo-amarillenta, lo que hace que en ocasiones parezca verde y otras veces incluso marrón claro, esa diferencia se debe a su capacidad de aparentar como oscura a la luz del sol y de color claro por la noche.

La cabeza destaca claramente del cuerpo. Dorsalmente, en las patas y en la cola muestra unas pequeñas protuberancias o tubérculos de aspecto cónico que le dan un aspecto rugoso. Las patas son cortas y robustas. Los dedos están muy en ensanchados en su extremo y presentan unas laminillas en su cara interna que permiten que se adhiera a las superficies verticales e incluso boca-abajo como si fueran ventosas. Solamente tiene uñas en los dedos tercero y cuatro de cada pata. Es de color gris pardo o marrón, con manchas claras y oscuras. Su cola es espinosa con bandas en diferentes tonos. Su pupila, vertical, se dilata en la oscuridad para permitir una mejor visión.

Es abundante en Portugal y la España mediterránea, ocupando toda la península salvo la franja norte.

Sus hábitos son principalmente nocturnos, facilitados por su costumbre de calentarse al sol por la mañana y permanecer inactiva el resto del día. En hábitats naturales presenta una actividad más diurna.  Toman el sol para acumular energía calórica que necesitarán durante sus cacerías nocturnas.

Consumen toda clase de pequeños artrópodos, especialmente arañas y mosquitos. Cazan combinado el acecho con el acercamiento lento al principio y muy rápido después a sus presas. Durante los meses más fríos disminuyen mucho su actividad, buscando refugios en oquedades de paredes y tejados y saliendo únicamente los días soleados.

Es frecuente en roquedos, troncos de árboles, ruinas y edificaciones. Es particularmente abundante en núcleos urbanos de pequeño tamaño, en urbanizaciones de la periferia de las ciudades y en grandes infraestructuras como puentes y túneles de autovías. Suele verse con frecuencia en las casas o cerca de ellas, acercándose a la luz artificial donde atrapa a sus presas. En general son respetadas y toleradas en los hogares humanos por su actividad insecticida.

 Está perfectamente adaptada a la vida en superficies verticales, e incluso techos, por donde se desplaza con gran agilidad. Los dedos ensanchados y las laminillas internas forman una almohadilla adhesiva que le permite trepar y mantenerse en posiciones difíciles y desafiando a la gravedad con facilidad. La verdadera fuerza atractiva de los dedos de las salamanquesas reside en la gran cantidad de pelos diminutos (setas o quetas) que poseen en las laminillas.

 La reproducción tiene lugar durante la primavera y el comienzo del verano. Cuando están en celo emiten sonidos vocales para la defensa del territorio.  Como todos los enamorados es un poco escandalosa. Durante el apareamiento los machos sujetan a las hembras con la boca por el vientre. La hembra suele hacer dos puestas de 1 a 2 huevos cada una, utilizando grietas de paredes, rocas o árboles. La duración de la incubación es muy variable según las condiciones climáticas, siendo mucho más breve en lugares cálidos que en los fríos.

Es muy abundante en la ciudad de Ronda, donde se suelen ver agrupaciones numerosas de salamanquesas en torno a las farolas de la parte vieja de la ciudad.

Está incluida en el Listado Andaluz de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. No sufre amenazas relevantes, siendo probablemente el reptil más ampliamente distribuido en Málaga y uno de los más abundantes.

Según la creencia popular la salamanquesa escupe a los humanos y les provoca calvicie. Algo rotundamente falso que las salamanquesas escupan y también que causen alopecia a nadie. Su aspecto desagradable para mucha gente y la transmisión de ciertos valores negativos hacia los reptiles han contribuido mucho a crearle a esta especie una leyenda negra totalmente injustificada. La realidad es que las salamanquesas son muy útiles ya que consumen ingentes cantidades de insectos en los pueblos y ciudades. Representan un insecticida natural, un método de control de plagas completamente gratuito.

En la época medieval, cuando aún se creía en las artes oscuras y la nigromancia, se fundó la primera universidad española en la ciudad de Salamanca. Todo lo que no se comprendía se atribuía a la brujería y la universidad y el nombre de la ciudad acabaron relacionándose con las artes oscuras. Por extensión, a un animal que se consideraba maligno y dañino se le llamó salamanquesa. No en vano era un animal nocturno y con poderes casi asombrosos, andaba por las paredes y corría el bulo de que si te escupía te quedabas calvo.

También a la mirada de la salamanquesa se le aplicaban propiedades sobrenaturales, tal vez por su pupila vertical, que no es sino una adaptación a la vida nocturna.

Bibliografía

 https://www.faunaiberica.org

  https://www.malaga.es

 

 

Next »