Archive for the tag 'fauna de la Serrania de Ronda'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Cerambyx cerdo y C. welensii

Andrés Rodríguez González Julio 12th, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Cerambyx cerdo y C. welensii

Cerambyx es un género de coleópteros perteneciente a la familia Cerambycidae compuesto por unas 35 especies de distribución paleartica occidental. En Europa pueden encontrarse siete especies: C. carinatus ; C. cerdo; C. dux ; C. miles; C. nodulosus ; C. scopolii y C. welensii. En la península Ibérica tan sólo aparecen tres especies C. welensii, C. cerdo y C. miles. 

Son escarabajos (también llamados coleópteros) de gran tamaño, pueden superar los 5 cm de longitud, sin contar las antenas. La morfología de las tres especies ibéricas es muy similar y es necesario un examen detallado de ciertas estructuras para poder diferenciarlas, lo que ha llevado a confusión en numerosas citas. Según Vives, en un trabajo publicado en 2001, C. cerdo es la especie más común en la península Ibérica, estando presente en todos los encinares y robledales, incluidos los de Mallorca. C. welensii es de distribución algo más restringida, estando presente en las Béticas, Sierra Morena, Sistema Central, Alentejo y Algarve, montes Galaico-Leoneses, Cordillera Cantábrica, Pirineos, Valle del Ebro y Sistema Ibérico. En Extremadura es mucho más frecuente Cerambix welensii.

Su biología  es muy similar, los adultos son de actividad crepuscular. Tras la copula, las hembras ovopositan bajo la corteza del tronco y ramas gruesas de varias especies de frondosas como Hayas, Castaños y Olmos, aunque son mucho más frecuentes sobre cualquier especie de Quercus. Tras la eclosión, las larvas comienzan a alimentarse de la corteza, introduciéndose posteriormente en la madera para permanecer allí durante dos o tres años, hasta alcanzar un tamaño muy grande, de hasta 7 cm. Mientras tanto, cada larva habrá excavado un buen número de galerías de sección elíptica de gran tamaño. Cuando la larva va a pasar a su estado de pupa excava un orificio de salida del árbol, tras lo que vuelve a la galería del interior de la madera para formar un capullo de protección. La pupa eclosiona en otoño, pero el imago permanece todo el invierno en la galería hasta su emergencia a comienzos de verano.

Los adultos pueden observarse lamiendo las exudaciones de heridas de árboles, generalmente producidas por podas mal ejecutadas. Los adultos ponen los huevos cerca de estas heridas abiertas, como vía para acceder a su recurso alimenticio principal, el xilema de los árboles.

Los árboles infestados con ataques iniciales no muestran síntoma alguno. Conforme aumenta la población de larvas y el tamaño de las mismas, pueden observarse acumulaciones de serrines. Tras las primeras emergencias de adultos se observan claramente los orificios de salida y una mayor abundancia de serrines. Estos insectos pueden seguir reproduciéndose sobre los mismos árboles durante años, ya que las larvas se alimentan de xilema, no produciendo una muerte directa e inmediata del árbol. De cualquier modo, la copa del árbol afectado, o una parte de ella si sólo afecta a una rama gruesa, va perdiendo vigor y la defoliación se hace más patente con el paso de los años. Con la destrucción de los vasos de transporte de sabia bruta disminuye a la cantidad de agua que puede subir el árbol a la copa y este reacciona reduciendo su masa foliar.

Un árbol en esas condiciones puede aguantar muchos años. Los árboles afectados por Cerambyx suelen morir por otro motivo, inducido por la pérdida de resistencia de la madera taladrada por las larvas. Esta pérdida silenciosa de resistencia se va acumulando hasta que se produce el desgajado del sistema principal de ramaje.

De hecho, las ramas que se parten son las de mayor tamaño, ya que son las de mayor peso. En ocasiones ocurre que los árboles se parten longitudinalmente por la mitad, literalmente. Se trata por tanto de un proceso lento, oculto y silencioso, que tarda muchos años en producirse, ya que es acumulativo, y que, en un instante puede acabar con la vida un árbol centenario.

Estos ataques son de gran importancia en las dehesas y alcornocales corcheros de Andalucía occidental, Extremadura y los encinares de Baleares.

La especie Cerambyx cerdo está protegida en la Unión Europa al estar incluida en el Convenio de Berna, “Especies estrictamente protegidas”, por la Directiva Hábitat en “Especies de interés comunitario” y anexo 4, “Especies sujetas a protección estricta” y catalogada como Vulnerable por la IUCN.

La Universidad de Huelva ha desarrollados diversos tratamientos contra estos devoradores de encinas. Uno de ellos consiste en un difusor que tiene forma de blíster, con una duración en campo de 60 días, está envasado individualmente en un sobre de aluminio con etiqueta de especificaciones.  Una vez extraído del envase, el difusor no necesita ninguna operación de activación, ni debe abrirse, tan sólo colocarse adecuadamente en la trampa.

Se instalarán 1 o 2 trampas cebadas por hectárea entre junio y agosto, dependiendo de la especie. Se puede intensificar el esfuerzo de seguimiento colocando hasta 3 trampas por hectárea, con distancias entre trampas de entre 100 a 500 m. Las trampas se instalarán sobre pies con evidencias de ataque, para lo que habrá que fijarse sobre todo en la presencia orificios de salida y serrines en la base de los árboles. Se recomienda la captura en seco y una revisión semanal o quincenal de las trampas para evitar interferir con la fauna auxiliar.

Existen otras trampas para atacar a los perforadores, como las especialmente diseñadas para la captura de insectos que caminan sobre la corteza de los árboles, capaces de adaptarse al perímetro del tronco gracias a su embudo flexible.

La trampa consta de un embudo blando de 30 cm de diámetro, conectado al colector de capturas. En el lateral de la trampa, en contacto con el árbol, se ubica una lámina de policarbonato celular, plegada en forma de tejadillo. La trampa se sujeta al árbol mediante dos cordeles de nylon. El cordel inferior sostiene la trampa y une la lámina al embudo mediante una serie de perforaciones y ranuras troqueladas en la lámina. El cordel superior sirve para mantener la lámina unida al árbol. La lámina también cuenta con una serie de orificios laterales para colocar el atrayente. Las láminas, el embudo y el colector están tratados con un producto deslizante que aumenta considerablemente las capturas, impidiendo además que escapen.

Foto de Gonzalo Astete

Bibliografía

https://www.cerambyx.es/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Mylabris uhagoni

Andrés Rodríguez González Junio 27th, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Mylabris uhagoni

Es un Coleóptero del grupo de la familia Meloidea que no tiene nombre común.

Es de tamaño medio, diferencia con facilidad de los representantes ibéricos de la tribu Mylabrini por presentar los tegumentos de color azul o verde metálico, recubiertos por una pilosidad larga de color claro, los élitros amarillo-anaranjados con 4 a 6 puntos negros en cada uno, y con dimorfismo sexual en las antenas.

Según la bibliografía, Mylabris uhagonii es un endemismo ibérico con una distribución casi limitada a zonas esteparias y pisos basales de montaña del centro y norte de la Península, pero ha sido encontrado en los alrededores de Ronda y además, es bastante frecuente a finales de primavera y principios de verano.

Se disponen de pocos datos históricos sobre sus áreas de distribución y épocas del año cuando aparece, todos citan que es frecuente en los mese de junio pero que a mediados de julio ya no se observan. También los investigadores se muestran de acuerdo en que el avance de las zonas urbanas y le desaparición de los terrenos en barbecho supone una seria amenaza para la supervivencia de esta especie. Los estudios indican que a principios del siglo XX era una especie bastante frecuente en el centro peninsular, cosa que actualmente no ocurre. Si bien no se conocen las causas que motivan la aparente desaparición de la especie en amplias zonas geográficas ibéricas se especula que al ser una especie que frecuenta los hábitat esteparios y terrenos de barbecho, y posiblemente con un ciclo biológico complejo, que requiere de la existencia de puestas de saltamontes para su desarrollo, se vea directa o indirectamente afectada por el amplio uso de productos fitosanitarios. Algunos puntos concretos de su distribución han desaparecido por el desarrollo urbanístico, pero no ocurre lo mismo a mayor escala. Además, estos argumentos no son aplicables a las poblaciones de montaña donde el hábitat no parece haber sufrido alteraciones drásticas o suficientemente significativas como para suponer su desaparición.

A pesar de haber pasado a ser menos frecuente en la actualidad no existen medidas de protección a nivel nacional ni en las comunidades autónomas. Aunque no hay ninguna medida específica, algunas de las poblaciones históricas de Mylabris uhagonii se localizan en espacios que gozan de protección legal o se ubican en sus proximidades.

La conservación de Mylabris uhagonii requiere la realización de estudios concretos con muestreos intensivos en las localidades de presencia histórica con objeto de evaluar la persistencia o desaparición de la especie en los puntos ya conocidos.

Es necesario identificar con seguridad las especies sobre las que depredan las larvas de esta especie y su estatus de conservación, para proponer actuaciones concretas que aseguren la pervivencia de las mismas. Además y como medida urgente, es necesario el mantenimiento de amplias áreas de cultivos tradicionales, sobre todo de cereales, en los que no se utilicen productos fitosanitarios y en los que se mantengan periodos de barbecho.

Bibliografía

https://www.miteco.gob.es/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Ciervo volante menor

Andrés Rodríguez González Junio 27th, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Ciervo volante menor. Dorcus parallelipipedus

Es un coleóptero o escarabajo de la familia Lucanidae

No es una especie de gran tamaño, el macho mide entre dos y tres centímetros.

Tiene la cabeza grande y ancha.

Son de color negro, están dotados con fuertes mandíbulas y son muy características las antenas en forma de maza con lamelas (unas laminillas formadas formadas por los últimos artejos o segmentos de las antenas con forma de peine).

Los élitros que son los dos pares de alas que están endurecidas, no sirven para volar y protegen a las dos alas posteriores, tienen suaves ornamentaciones longitudinales.

Los ojos se disponen en los extremos laterales de la cabeza.

Las larvas viven de los árboles muertos.

Se distribuyen por todo el Hemisferio Norte, están presentes en casi todo Europa, norte de África y Oriente Próximo, en bosques, setos, parques y cerca de zonas urbanizadas.

Vuela al atardecer, es fácil que sea atraído por farolas y focos de luz.

Bibliografía

Wikipedia

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Lagartija andaluza.

Andrés Rodríguez González Junio 24th, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Lagartija andaluza. Podarcis vaucheri

Es un reptil del grupo de los saurios que llega a alcanzar 60 mm de longitud de cabeza y cuerpo.

Es característica su cabeza algo deprimida. Parietales relativamente cortos. Las escamas dorsales son granulares y en forma de quilla. Su parte dorsal es gris oliváceo o de color verde con pequeñas manchas negras o reticulado. Tiene una banda lateral oscura más o menos definida, bordeada por encima con una banda blanca o una serie de puntos blancos. Parte superior de la cabeza con manchas negras. Vientre blanco o naranja pálido, con algunas manchas negras en las ventrales externas. Garganta con pequeñas manchas negras. Está catalogada por la  IUCN en 2008 como “Preocupación Menor”. Especie no catalogada en España.

Se distribuye por Andalucía occidental y el norte de África.

Existen pocos datos sobre alimentación de esta especie, por la bibliografía sabemos que come insectos de diversas especies de grupos como homópteros, coleópteros, dípteros, , himenópteros, ácaros, quilópodos, ortópteros, heterópteros, lepidópteros, hormigas y larvas.  También arañas. En el pinsapar de la Sierra de las Nieves las he visto capturar pequeñas avispas.

En Doñana P. vaucheri ocupa las construcciones.

La puesta consta de 2 – 4 huevos que miden unos 11 x 6 mm. Se han observado hembras grávidas entre finales de marzo y mediados de junio.

Es depredada por culebras como Coronella girondica, Hemorrhois hippocrepis, Macroprotodon brevis, Malpolon monspessulanus y Vipera latastei. En algunos lugares hasta el 60% de los individuos encontrados tenían la cola regenerada.

Solamente se la ve activa cuando las temperaturas están entre los 10 y los 25 grados centígrados.

Bibliografía

http://www.vertebradosibericos.org/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Araña Napoleón.

Andrés Rodríguez González Junio 16th, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Araña Napoleón. Synema globosum. 

Pertenece a la familia de los Tomísidos, popularmente llamados arañas cangrejo. Es una muy abundante en la Península Ibérica, aunque menos habitual que Thomisus onustus, la más abundante de las arañas cangrejo.

El nombre de Napoleón es por el parecido con la silueta del emperador francés que tiene el dibujo negro de su abdomen. Aunque es necesario echarle un mucho de imaginación. Quizá podamos encontrar un símil con el sombrero de dos puntas de Napoleón que se colocaba de forma frontal para distinguirse del resto de los soldados que también lo llevaban.

Synema globosum puede presentar un color rojo anaranjado, amarillo o blanco. Las hembras son más grandes que los machos, la hembra mide unos 8 mm, frente a los 2 o a lo sumo 4 mm de los machos.

Los dos pares de las patas delanteras las utiliza para la caza de los insectos que se alimentan de flores, están más desarrolladas que las traseras que utilizan para desplazarse principalmente.

La araña Napoleón caza situándose encima de las flores o escondida en la parte inferior de las mismas. Abre sus robustas patas delanteras como un cangrejo y espera que algún despistado insecto se pose en la flor para lanzarse sobre el mismo y propinarle un venenoso mordisco con sus quelíceros. Su veneno de es muy potente y llega a matar insectos mucho más grandes que ella, como abejas o moscas de gran tamaño. No necesita seda, ni hace trampas para la captura de sus presas, utiliza sus patas y su veneno.

Esta especie está presente en la mayoría de los países de Europa. Es especialmente común en toda la región Mediterránea.

Bibliografía

https://guadarramistas.com/

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA: CURITA, Aceitera.

Andrés Rodríguez González Junio 10th, 2020

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA

CURITA. Aceitera ibérica, Curilla. Berberomeloe majalis.

La especie Berberomeloe majalis fue originalmente descrita por Linneo como Meloe majalis en 1758 pero estudios posteriores obligaron a la creación del género Berberomeloe, que comparte exclusivamente con el endemismo del sureste español y especie hermana Berberomeloe insignis, que actualmente se encuentra incluida en el Libro Rojo de Invertebrados de Andalucía catalogada como “Vulnerable” .

El “Curita” es un coleóptero o escarabajo que no vuela, voluminoso, grande de tamaño de alargado abdomen y coloración característica negra pero dotado de una bandas anaranjadas o rojizas.

La aceitera común pertenece a la familia de los Meloidos, un grupo de insectos que para defenderse fabrican un compuesto químico llamado “cantaridina”, que posee un efecto tóxico en los riñones, cuando es ingerida, la dosis letal en el ser humano se estima en 10-60 miligramos. En el caso de contacto cutáneo la cantaridina causa gran irritación de la piel y vesículas dolorosas que pueden persistir semanas mientras que si la sustancia entra en contacto con los ojos puede causar intensas conjuntivitis. En los Meloidos esta sustancia es sintetizada por el macho y donada a la hembra en la cópula, ya que la hembra es incapaz de producirla y la utiliza para embardunar las puestas de huevos para protegerlas. La especie más rica en cantaridina es la “mosca española”, pero también está presente en los “curitas”. Se uso en la Edad Media como sustancia afrodisiaca ya que produce erecciones intensas (aunque muy dolorosas). Por eso es uno de los escarabajos más populares, por su reputación como afrodisiaco. Esa sustancia ha sido utilizada al menos por 2000 años como medicina, como veneno o afrodisiaco. Actualmente es aplicada en el tratamiento contra verrugas plantares, molluscum y está siendo estudiada como posible anticancerígeno. Concretamente para la provincia de Cádiz cabe destacar el uso de la hemolinfa de aceitera común y por tanto de la cantaridina que ésta contiene, como remedio en veterinaria popular contra dolencias en los animales de carga.

La aceitera común o ibérica es un insecto muy conocido en ambientes rurales, de hecho esta especie tiene más de 40 nombres vernáculos conocidos en la península Ibérica. Además de ser usado en remedios populares trasmitidos oralmente de generación en generación. Otra de las características peculiares del los curitas es su comportamiento cuando se siente amenazado, practican la autohemorragia por las articulaciones de las patas, expulsan sus propios fluidos (hemolinga) en cantidades considerables. Este comportamiento defensivo es complementado con otro, hacerse el muerto, llamado en zoología tanatosis.

Los escarabajos de la familia Meloidae están integrados por especies terrestres que se alimentan de plantas y que porque las larvas tienen desarrollo muy complejo, con unas transformaciones muy acusadas, mientras que las larvas son parásitos de otros insectos como las abejas solitarias y los saltamontes, los adultos se alimentan de plantas.

En el medio rural se conocen dos “aceiteras” uno con rayas y otro tipo que no tiene. En realidad el tipo totalmente negro de la aceitera común, se refiere a la especie Meloe tuccia. Se diferencian en tener un abdomen también voluminoso pero menos alargado que en el caso de la aceitera común y la textura rugosa que presenta ésta en algunos lugares de su anatomía como son la cabeza, el tórax y los élitros, característica también presente en otras especies de su género y que sin embargo la aceitera común no comparte. A veces se ve en los campos a principios de primavera, a individuos completamente negros, cuyos élitros tapan un abdomen poco alargado en el que no se ven rayas y no tienen textura rugosa, nos encontramos ante una aceitera común recién llegada a la fase adulta desde la fase larvaria que aún no se ha desarrollado por completo y no de un ejemplar de Meloe tuccia. Posteriormente, el abdomen se alargará, aparecerá el rayado y durante un breve tiempo, manchas anaranjadas o rojizas también a los lados.

Bibliografía

Fernando Cortés-Fossati. Meloidos, “curitas” y Cantaridina. Apuntes sobre Berberomeloe majalis, un coleóptero peculiar. Sociedad Gaditana de Historia Natural. Volumen 6. 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Abejorro carpintero. Xylocopa violácea

Andrés Rodríguez González Junio 4th, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Abejorro carpintero.  Xylocopa violacea

El gran tamaño y el color violáceo claramente definen a este himenóptero que se distribuye por todo el hemisferio norte.

El  color del cuerpo es negro con reflejos azul-metálico y posee abundante vello. Las alas son membranosas y translúcidas con tono marrón-violáceo. Es fácil encontrar en plantas con flores, sobre todo de la familia de las Compuestas.

Los adultos y las larvas se alimentan de polen y néctar. Los adultos se comportan como verdaderos ladrones de néctar, suelen perforar con sus fuertes mandíbulas el tubo de la corola las flores extrayendo así este nutritivo alimento. Poseen un vuelo muy poderoso. Los machos se distinguen de las hembras por poseer dos segmentos rojizos en las antenas, que son negras.

Los adultos aparecen a finales de Mayo teniendo su máximo en los meses estivales. En realidad son abejas solitarias que vuelan de flor en flor permaneciendo poco tiempo, salvo que se traten de flores compuestas, pues estas requieren más tiempo para robar el néctar. Los machos suelen ser territoriales y permanecen al acecho de hembras para copular con ellas.

Aunque no son xilófagos, es decir comedores de madera, estos insectos de fuertes mandíbulas, perforan sus nidos en troncos y ramas de árboles muertos, de cualquier tipo de madera. Es frecuente que lo haga en vigas, vallas y postes de madera. El nido se aloja al final de un conducto que se ensancha en una cavidad donde se alojarán una docena los huevos, separados entre sí por celdillas.  Las larvas, de color lechoso, poseen un tamaño grande de 2-3 cm.  Gran parte de la actividad de las hembras está destinada a la construcción de este nido con una única entrada y al aprovisionamiento de una mezcla de polen y néctar. Una vez terminado el trabajo, la galería queda sellada con madera masticada. Tras el proceso de metamorfosis estas larvas se transformarán en  abejorros carpinteros adultos.

Bibliografía

https://granadanatural.com/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Babosas

Andrés Rodríguez González Junio 1st, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Babosas

Son moluscos del grupo de los gasterópodos, como los caracoles, pero sin concha. Muy perjudiciales para los cultivos de hortalizas, plantas ornamentales y frutales. Se alimentan del tejido de la planta que hay tanto en la superficie del suelo como del tejido subterráneo y son capaces de devorar el equivalente a la mitad de su peso corporal en un día.

Los mayores daños se producen cuando hace calor y tienen humedad suficiente, esas dos son las condiciones idóneas para la actividad de las babosas.

Las babosas tienen cuerpos alargados, viscosos, sin concha y de un color que puede variar del marrón al negro. Tienen dos pares de tentáculos en la cabeza y una zona dorsal que se llama “Manto”. Aunque depende de la especie, los adultos pueden llegar a los 15 cm de largo. Cuando se mueven dejan un rastro de baba característico detrás.

Su vida discurre en ambientes húmedos, es ahí donde se alimentan y se reproducen. Suelen vivir en el suelo. La mayoría de las babosas son hermafroditas, es decir en un solo individuo están presentes los dos órganos reproductores, tanto el masculino como el femenino. Una vez que dos babosas se han apareado, ponen huevos en el suelo o bajo los restos vegetales en grupos de 15  a 50. Generalmente tienen dos generaciones al año, en un verano húmedo puede haber más generaciones. En condiciones desfavorables pueden sobrevivir durante un largo periodo de tiempo.

Las especies más comunes son la babosa gris pequeña (Deroceras laeve), la babosa gris grande (Deroceras reticulatum) y la babosa negra (Arion hortensis).

Bibliografía

https://www.biobestgroup.com/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: ESLIZÓN TRIDÁCTILO IBÉRICO.

Andrés Rodríguez González Mayo 19th, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

ESLIZÓN TRIDÁCTILO IBÉRICO. Chalcides striatus

Es un animal tan olvidado y a la vez, maltratado, que podríamos catalogarlo respecto a su protección en el apartado de “Datos insuficientes”

Debido a su parecido morfológico con las serpientes y a la creencia popular de que son venenosos, en numerosas comarcas del centro y norte peninsular los eslizones sufren la persecución directa del hombre. Por otra parte la pérdida y alteración de los hábitats favorables en unos casos por el excesivo desarrollo del matorral y en otros por las quemas de rastrojos, lindes y riberas de arroyos afectan muy negativamente a la especie.

Su área de distribución se extiende por la Península Ibérica, sur de Francia y Liguria (en Italia)

El eslizón tridáctilo ibérico se distribuye ampliamente por gran parte de la Península Ibérica, exceptuando las comunidades de Murcia, Comunidad Valenciana, oeste de Castilla-La Mancha y sur de Aragón. Existen poblaciones insulares en las islas costeras atlánticas de Galicia. Presente desde el nivel del mar hasta los 1.780 m de altitud.

Es una especie característica de vegetación herbácea, se encuentra tanto en la región Eurosiberiana como en la Mediterránea, si bien en esta última es más frecuente en zonas de elevada humedad, generalmente áreas de montaña del interior peninsular, falta o es muy escaso en territorios con precipitaciones inferiores a los 500 mm.

Se alimenta de diversos grupos de artrópodos, entre los que destacan los arácnidos, coleópteros y hemípteros. Los juveniles sustituyen parcialmente los arácnidos y gasterópodos por insectos y crustáceos. La talla de las presas oscila entre 1 y 36 mm, con un tamaño medio variable. Machos y hembras tienen tamaños de presas diferentes, mayores en las hembras. La talla media varia estacionalmente, incrementándose de marzo a junio y disminuyendo de julio a septiembre.

La madurez sexual no se sabe bien cuando se alcanza, posiblemente al tercer o cuarto año de vida. Especie vivípara, como las víboras, se reproduce anualmente y las hembras tienen un solo parto; los huevos tienen un diámetro pequeño, menor cantidad de vitelo y un reducido peso comparado con el otro eslizón. Las hembras tienen una placenta que permite la alimentación materna de los embriones, pariendo una media de 4,5 crías por parto. El periodo de celo comienza poco después del reposo invernal, el periodo de gestación es largo, dura entre 58 y 86 días y el parto se produce a los 29-63 días después de la última cópula. Los partos tienen lugar entre junio y agosto, dependiendo de las diferentes áreas geográficas. El número de crías por parto varía, existiendo correlación entre el tamaño de las hembras y el número de crías alumbradas.

Entre los depredadores estás varias especies de culebras como la culebra de escalera, la de collar y la víbora. También varias especies de aves y mamíferos como el zorro, la gineta, erizos y el meloncillo.ortamiento

El es una especie que se desplaza con gran rapidez y agilidad entre la vegetación cuando alcanza la temperatura óptima de actividad, refugiándose a la menor señal de alarma en las zonas más frondosas, debajo de grandes piedras o en galerías u oquedades del terreno. Especie diurna, la actividad de esta especie puede extenderse de febrero a noviembre, con un máximo entre abril y junio, sin embargo, en la mitad norte peninsular la actividad se acorta temporalmente entre marzo y septiembre. En cuanto a la actividad horaria, el mayor número de individuos suele observarse en las horas centrales del día, si bien en los meses más calurosos su número aumenta a primeras y últimas horas.

Bibliografía

http://www.vertebradosibericos.org/

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Sapo corredor

Andrés Rodríguez González Abril 29th, 2020

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Sapo corredor Epidalea calamita

Anfibio de mediana talla, pero con oscilación de tamaño que puede ir desde los 31,3 - 71 mm en machos a 38,8 - 98 mm en hembras.

Se puede describir como un animal de aspecto robusto y de extremidades relativamente cortas, tiene la cabeza más ancha que larga y el hocico corto y redondeado. Las glándulas parótidas son grandes, dispuestas a continuación de unos ojos prominentes con pupila horizontal e iris amarillo metálico con vetas negras. El tímpano apenas se aprecia y mide la mitad del diámetro del ojo. Los dedos son cortos, con tubérculos subarticulares pares y dos tubérculos palmares. La piel dorsal es muy verrugosa, con las verrugas de tamaños muy dispares y dispuestas irregularmente, a menudo de color rojizo especialmente en las hembras. La coloración dorsal es muy variable, pero generalmente verde grisáceo a marrón, alternada con manchas más claras de distinto tamaño, que pueden presentarse bien definidas o difusas. Una característica línea media dorsal amarilla clara suele recorrer longitudinalmente el cuerpo desde la base de los ojos hasta la cloaca, pero esta línea puede estar ausente. La región ventral es de color crema y de aspecto granulado, especialmente en las patas traseras.

Categoría global de conservación para la IUCN en 2006, como “Preocupación menor”. Igual catalogación para España.

Esta especie está ampliamente distribuida en Europa desde la Península Ibérica hasta Bielorrusia y el oeste de Ucrania. Está presente en el Reino Unido y el suroeste de Irlanda, llegando al sur de Suecia, mientras que el borde sur llega a pies de los Alpes y el norte de Austria y Eslovaquia. Presente en la mayor parte de la Península, y en todas las provincias españolas, no se conoce su distribución en la zona cantábrica ni en algunas áreas del interior. Puede ocupar multitud de hábitats, desde zonas costeras o zonas áridas hasta zonas húmedas y montañosas hasta por encima de los 2.500 m de altitud. También vive en áreas con fuerte influencia humana como cultivos y graveras.

El período reproductor no es continuo y está muy asociado con los episodios de lluvia, pero existe variación latitudinal y altitudinal en la fenología reproductiva de esta especie. Tras episodios de lluvia, los machos acuden a las charcas con rapidez y en un par de días pueden formarse grandes coros de machos cantando. Los coros alcanzan el pico de actividad de 2 a 3 horas tras la puesta de sol y se alargan hasta 2 – 3 horas antes de amanecer, en función de las condiciones ambientales. Los machos cantan desde la orilla o en zonas someras, en postura erguida. El canto es recuerda al de un grillo pero más prolongado. En el sur peninsular, las primeras puestas pueden encontrarse a continuación de las primeras lluvias de otoño, o al comienzo del invierno, frecuentemente con un pico de reproducción entre enero y comienzos de marzo. Con el incremento en latitud o altitud la fecha de puesta se retrasa hasta bien entrada la primavera o incluso al comienzo del verano. Los machos defienden territorios a base de cantos durante la reproducción, el área defendida es mayor cuanto mayor tamaño tiene el macho. Es frecuente observar peleas entre machos, y la incidencia de éstas depende de la razón de sexos operativa. Algunos machos jóvenes adoptan estrategia de permanecer en silencio junto a machos cantando e intentando así obtener copulas con las hembras que se aproximen atraídas por el canto.

Su reducido periodo larvario le permite explotar charcas temporales someras de muy distinto tamaño, desde grandes praderas de inundación hasta cuerpos de agua efímeros formados en las cunetas de los caminos. Cría preferentemente en cuerpos de agua dulce pero soporta condiciones salobres. Las larvas toleran también un amplio rango de temperaturas  entre los 6 a 43 ˚C  y de amplio margen para el pH  de 5 a 9.

Los adultos son carnívoros y se alimentan de fundamentalmente de artrópodos como hormigas, escarabajos, larvas de varios insectos, saltamontes, ciempies y escorpiones. Los renacuajos son predominantemente herbívoros, comiendo algas y detritos, con escasa presencia de plantas en su dieta. No obstante, los renacuajos pueden comerse a otros renacuajos muertos, tanto de su especie como de otras especies.

En su fase embrionaria y larvaria sufren depredación tanto por vertebrados como por invertebrados acuáticos, principalmente escarabajos, larvas de libélula y otros anfibios. Ocasionalmente otros vertebrados como culebras de agua, aves y galápagos pueden depredar activamente sobre estos renacuajos. La gelatina que envuelve a los huevos puede constituir una barrera protectora eficaz frente a algunos depredadores invertebrados.

El Sapo corredor sufre la competencia con Bufo bufo y Rana temporaria.

Bibliografia

www.vertebradosibericos.org/

Next »