Archive for the 'setas' Category

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Gymnopilus suberis

Andrés Rodríguez González Enero 3rd, 2021

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Con Gonzalo Astete

Gymnopilus suberis

 

 

Fácil de identificar por su bonito color amarillo vivo y por crecer casi exclusivamente en alcornoques.

Poseen un Sombrero de entre dos a seis cm de diámetro, de carácter carnoso, al principio de su crecimiento es de forma semiesférico, después convexo-aplanado; margen enrollado. Cutícula  cubierta por fibrillas escamosas que de joven le dan un aspecto tomentoso y cuarteado formando placas escamosas en tiempo seco,  color amarillo anaranjado vivo, que después pasa a ocre amarillento-anaranjado.

Las Láminas son numerosas, apretadas, de color amarillo-anaranjado vivo, después ocre rojizo, oscurecen a la presión. 

El Pie es corto con relación al sombrero, cilíndrico, curvado, estrechado en la base que penetra en el sustrato, blanco amarillento. Poseen un Anillo muy alto, membranoso, de color más oscuro que el pie.

Su Carne es dura, amarillenta, sabor amargo y olor a hongo. No tienen valor como comestible, por su parecido como especie con G. spectabilis se le considera sospechoso de toxicidad.

Suele aparecer en otoño crece aislado aunque es más frecuente que lo haga en grupos sobre tocones y ramas caídas de alcornoque y, a veces, sobre otros Quercus.

Bibliografia

https://micoex.org/

https://granadanatural.com/

 

SETAS DE LA SERRANÍA: MAZA DE MORTERO TRUNCADA, CHUPETIN

Andrés Rodríguez González Diciembre 31st, 2020

SETAS DE LA SERRANÍA: MAZA DE MORTERO TRUNCADA, CHUPETIN

Con Gonzalo Astete

Nombre científico Clavaridelphus truncatus

También llamada Clavaria truncata

Su nombre “truncatus”, proviene del latín y quiere decir truncado, en relación a su aspecto.

Seta con un aspecto muy característico, tiene forma de clavo o maza con el extremo obtuso o algo hundido. Habitualmente su longitud no pasa de los 15 cm. con un diámetro de 3 a 4 cm. en su zona más ancha. Tienen color amarillento casi naranja en su parte superior, la obtusa, que se diferencia ligeramente del resto de la parte aérea que es más clara. Por esa forma tan curiosa se le da el nombre de Maza de Mortero Truncada.

El pie de esta seta es rugoso, tanto vertical como horizontalmente, es frecuente que aparezca sinuoso aunque también pueden ser rectos y más estrecho en la base. Su color es más claro que la parte superior obtusa de la seta, pero sin diferencias morfológicas, formando un conjunto uniforme.

Otra curiosidad de la seta es que el “himenio”, la parte fértil, recubre toda su superficie. Su carne es consistente, fibrosa, algo esponjosa, de sabor bastante dulce y olor a hongo, por ese sabor dulzón y agradable se le introducía a los niños pequeños en la boca a modo de chupete, de ahí el nombre popular de Chupetín. Cambia ligeramente al marrón cuando se corta.

Produce esporas amarillentas.

Es una especie que vive asociada a raíces de  coníferas aunque también aparece en robledales. Aparece, a veces, con profusión, en verano y otoño en pinares y entre los pinsapos de la Sierra de las Nieves. Suele verse en ramilletes, en forma de corros de brujas, pero también en solitario.

Tiene un sabor muy dulce que es apreciado en algunas zonas. El problema es que su textura un poco desagradable, motivo por el cual se utiliza molido o batido para confeccionar postres. Contiene manitol, sustancia que le da dulzor y la hace algo laxante por lo que se debe de moderar su consumo.

Como en otras setas, tiene propiedades anticancerígenas por su contenido en ácido clavárico, actualmente está siendo motivo de estudio para su aplicación en procesos tumorales.

Bibliografía

http://www.amanitacesarea.com/

https://ginaspieceofcake.co/

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Hifoloma de láminas verdes.

Andrés Rodríguez González Diciembre 9th, 2020

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Con Gonzalo Astete

SETA FASCICULADA. Hifoloma de láminas verdes. Hypholoma fasciculare

Se trata de una seta venenosa que puede originar fuertes trastornos intestinales.

Es una seta bastante común que se puede encontrar en primavera e invierno pero más abundante en otoño. Esta seta crece formando ramilletes unidos por la base del pie.

Siempre la vamos a encontrar en madera muerta, ya sea de coníferas como de otros árboles frondosos. Se puede asegurar aunque de la impresión de que se desarrolla sobre el suelo, bajo ella se encuentran restos de maderas enterrados o raíces de árboles o matorrales.

Tiene un Sombrero de entre 2 y 8 cm de diámetro, en la primera etapa de su crecimiento es globoso, pronto adopta forma convexa y finalmente se va aplanando hasta llegar en ejemplares viejos a ser plano totalmente.

La cutícula tiene color ocre amarillento en su zona central, según va creciendo se va volviendo ocre anaranjada desde el centro. El margen de curvado a liso, bastante regular, los ejemplares jóvenes a veces restos de la cortina o velo, pero por la lluvia desaparece rápidamente.

Las láminas son numerosas, desiguales, adherentes o algo escotadas, de color pálido en su primera etapa, pero terminan verdeando y finalmente adoptan color verde púrpura cuando llega la producción de esporas que tienen color negro violáceo.

El pie cilíndrico que puede alargarse bastante. Es fibroso, esbelto y hueco, de un color amarillo que suele volverse anaranjado hacia la base y se oscurece con la edad. Suele tener fibrillas más oscuras.

Su carne es poco elástica de color amarillo sobre todo en el pie que por ello, es muy flexible. Su olor es desagradable y su sabor muy amargo, incluso después de una larga e hipotética cocción. Es muy difícil que se produzca una intoxicación por ser muy amarga y pestilente.

Pude confundirse con Hypholoma capnoides que también crece en grupos pero es de carne dulce y blanca, sus láminas son de color grisáceas.

Bibliografía

https://www.fungipedia.org/

https://www.vivelanaturaleza.com/

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA Con Gonzalo Astete ORONJA LIMÓN Amanita citrina

Andrés Rodríguez González Diciembre 7th, 2020

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Con Gonzalo Astete

ORONJA LIMÓNAmanita citrina

También conocida como  Amanita color limón.

Aunque inspira temor por ser una Amanita es una seta comestible pero de muy  baja calidad por su sabor amargo y desagradable. Hay quien la cocina mezclada con especies picantes. Se recomienda no cogerla por qué es posible confundirla con la mortal Amanita Phalloides que es más verdosa y menos amarilla. También se puede confundir con Amanita junquillea y con Amanita gemmata.

Tiene Sombrero carnoso que va pasando de globoso a plano convexo y que se rompe con facilidad, de un diámetro que varía entre los cuatro y los doce cm. en ejemplares desarrollados. Es carnoso, frágil, consistente y con la edad vuelve algo más blando. El margen incurvado evoluciona a plano, no estriado, y suele estar decorado con restos de velo universal a modo de pequeñas puntillas.

Su superficie lisa y uniforme. Cutícula es de un color limón, con mucha variación de intensidad, desde el casi blanco al amarillo limón, a veces con tonos verdosos. Verrugas planas y blancas que el final de si vida tornan a pardas. Láminas blanquecinas con reflejos amarillentos, libres y apretadas.

El Pie es cilíndrico, de color blanco a amarillo muy claro, recto, de unos 5 a 15 cm. de altura por de 1 a 2 cm. de diámetro. Se presenta lleno en un principio, al crecer su centro se deshace volviéndose casi hueco. Tiene un anillo colgante, alto, del mismo color que el pie, amplio, algo granuloso en su borde y estriado en la parte superior. Su base se ensancha un bulbo esférico rodeado de una volva blanca. Si lo cortamos, su color no varía en ejemplares jóvenes, pero a medida que crece la parte central se va enrojeciendo levemente.

Produce esporas blancas.

Esta seta tiene un olor característico y desagradable como a rábano o patata podrida.

Vive en bosques caducifolios, pero también encinares e incluso pinares. También la hemos encontrado en el pinsapar de la Nava de los Pinsapos.

Se encuentra a finales de verano  y en otoño.  No suele aparecer en pocos sitios, pero donde lo hace es abundante.

Bibliografía

http://www.fichasmicologicas.com/

http://www.amanitacesarea.com/

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA: PARASOL

Andrés Rodríguez González Diciembre 6th, 2020

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA: PARASOL. Matacandelas, apagador.  Macrolepiota procera

Con Gonzalo Astete

Sus nombres populares atienden a sus formas características. Cuando son jóvenes, al estar el sombrero cerrado, parecen baquetas de tambor y cuando son adultas, a sombrillas.

Su nombre científico proviene del latín “procer”, alto, por su gran porte. Su aspecto elegante, pero con colores discretos y apagados, llevó a la errónea idea de que era tóxica.

Es una especia muy común, fructifica en casi todos los hábitats, fundamentalmente en claros de bosques, pastizales y bordes de caminos. Aparece individualmente o en grupos, a veces numerosos.

Al principio, el sombrero tiene una forma muy característica, de ovoide, pasa a campaniforme y finalmente aplanado muy extendido. De gran tamaño, puede llegar a 30 cm. de diámetro en su madurez. Posee una cutícula fibrosa, de fondo blanco grisáceo, seca y agrietada en gruesas escamas marrones, dispuestas en círculos concéntricos sucio y con escamas dispuestas radialmente, más numerosas y apretadas en el centro y de color marrón grisáceo. Esta cutícula, se separa de la carne fácilmente. Su margen es festoneado, roto y fibroso.

El tallo es esbelto, elegante, recto, atigrado, hueco y fibroso, bulboso en la base y recubierto de escamillas marrones. Anillo doble en la parte superior, movible sin dejar huella, color oscuro. Carne elástica blanca, al corte se tuesta ligeramente con tintes rosados.

Es característico su olor a harina.

Son excelentes comestibles, poseen un sabor excelente.  Se considera una “Carne vegetal”, perfecta para cocinarla empanada, se corta en cuatro trozos, empaparlos en leche, pasar por harina y huevo y freír. Desechar el fibroso pie. También se consume a la plancha y como guarnición de carnes rojas. Con otras verduras y embutidos se come ala horno como si fuera una base de pizza. Se recomienda no cocinar los parasoles de sombrero inferior a 10 cms. diámetro.

Es necesario tener especial cuidado, nunca se deben coger parasoles de cunetas de carreteras ni cerca de pistas forestales con cierto tráfico ya que absorben los metales pesados de tubos de escape de los vehículos.

Para distinguirla de otras parecidas que pueden no ser comestibles debemos fijarnos en tres cosas, que su anillo sea móvil, el tallo fibroso al romperlo y el sombrero con placas de cutícula dispuestas en círculos concéntricos.

Se puede confundir con otras Macrolepiotas de comestibilidad dudosa como M. mastoidea (que tiene anillo simple), M. rhacodes (más baja) y otras dudosas como M. venata (con simetría radial y no concéntrica en el sombrero). También hay que comentar su parecido con Lepiotas tóxicas, todas ellas mucho más pequeñas, como la Lepiota clypeolaria, o la Lepiota cristata , que parecen una reproducción en miniatura de la Macrolepiota procera. Difícilmente se podría confundir con la tóxica Amanita pantherina , de color marrón, con escamas blancas y anillo membranoso.

En nuestra zona aparece en otoño siempre que sean lluviosos.

Bibliografía

http://www.fichasmicologicas.com/

http://www.amanitacesarea.com/

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Con Gonzalo Astete

PARASOL. Matacandelas, apagador.  Macrolepiota procera

Sus nombres populares atienden a sus formas características. Cuando son jóvenes, al estar el sombrero cerrado, parecen baquetas de tambor y cuando son adultas, a sombrillas.

Su nombre científico proviene del latín “procer”, alto, por su gran porte. Su aspecto elegante, pero con colores discretos y apagados, llevó a la errónea idea de que era tóxica.

Es una especia muy común, fructifica en casi todos los hábitats, fundamentalmente en claros de bosques, pastizales y bordes de caminos. Aparece individualmente o en grupos, a veces numerosos.

Al principio, el sombrero tiene una forma muy característica, de ovoide, pasa a campaniforme y finalmente aplanado muy extendido. De gran tamaño, puede llegar a 30 cm. de diámetro en su madurez. Posee una cutícula fibrosa, de fondo blanco grisáceo, seca y agrietada en gruesas escamas marrones, dispuestas en círculos concéntricos sucio y con escamas dispuestas radialmente, más numerosas y apretadas en el centro y de color marrón grisáceo. Esta cutícula, se separa de la carne fácilmente. Su margen es festoneado, roto y fibroso.

El tallo es esbelto, elegante, recto, atigrado, hueco y fibroso, bulboso en la base y recubierto de escamillas marrones. Anillo doble en la parte superior, movible sin dejar huella, color oscuro. Carne elástica blanca, al corte se tuesta ligeramente con tintes rosados.

Es característico su olor a harina.

Son excelentes comestibles, poseen un sabor excelente.  Se considera una “Carne vegetal”, perfecta para cocinarla empanada, se corta en cuatro trozos, empaparlos en leche, pasar por harina y huevo y freír. Desechar el fibroso pie. También se consume a la plancha y como guarnición de carnes rojas. Con otras verduras y embutidos se come ala horno como si fuera una base de pizza. Se recomienda no cocinar los parasoles de sombrero inferior a 10 cms. diámetro.

Es necesario tener especial cuidado, nunca se deben coger parasoles de cunetas de carreteras ni cerca de pistas forestales con cierto tráfico ya que absorben los metales pesados de tubos de escape de los vehículos.

Para distinguirla de otras parecidas que pueden no ser comestibles debemos fijarnos en tres cosas, que su anillo sea móvil, el tallo fibroso al romperlo y el sombrero con placas de cutícula dispuestas en círculos concéntricos.

Se puede confundir con otras Macrolepiotas de comestibilidad dudosa como M. mastoidea (que tiene anillo simple), M. rhacodes (más baja) y otras dudosas como M. venata (con simetría radial y no concéntrica en el sombrero). También hay que comentar su parecido con Lepiotas tóxicas, todas ellas mucho más pequeñas, como la Lepiota clypeolaria, o la Lepiota cristata , que parecen una reproducción en miniatura de la Macrolepiota procera. Difícilmente se podría confundir con la tóxica Amanita pantherina , de color marrón, con escamas blancas y anillo membranoso.

En nuestra zona aparece en otoño siempre que sean lluviosos.

Bibliografía

http://www.fichasmicologicas.com/

http://www.amanitacesarea.com/

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA: PIE DE GALLO.

Andrés Rodríguez González Diciembre 2nd, 2020

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Con Gonzalo Astete

PIE DE GALLO. Ramaria amarilla, Barbas de chivo, Patita de rata. Ramaria flavescens

Seta del grupo de los Basidiomicetos.

Es característica su parte aérea que parece un coral o coliflor de hasta diez a 15 cm de alto y entre 10 y 25 cm de ancho, puede llegar a alcanzar más de un palmo de diámetro. Posee un solo tronco de color blanco que al aflorar a superficie se pone amarillo o base sólida y espesa. El tronco hace las veces de pie, de él salen sucesivas ramificaciones que terminan en pequeñas puntas en forma de U o de V amarillas que con la edad van pasando a amarillo-ocráceo por las esporas amarillo-pálido a amarillo-rosado o albaricoque.

La carne es consistente en el tronco y frágil en las ramificaciones, blanca y sin sabor ni olor especial, blanda y veteada. Olor y sabor agradables. Produce esporas amarillas, de forma elíptica, verrugosas.

Se puede confundir con Ramaria flava, pero es color amarillo-azufre, presenta diferencias microscópicas. Tambien con Ramaria aurea, de color amarillo-ocre y con Ramaria formosa, que es tóxica, de color rosa-salmón.

Es una seta típicamente de otoño, con un período de fructificación que va de septiembre a noviembre con octubre (si hay lluvias)como mes de máxima producción.

Ha sido encontrada en el Parque Natural Sierra de Las Nieves, en el camino de Conejeras al Cortijo de Quejigales, antes de llegar a la Nava de los Pinsapos, en una zona con alcornoques, encinas y pinos. Localizada por Juan Manuel Marín Galindo a quien agradecemos que nos haya permitido usar la foto y las informaciones aportadas sobre el lugar de recogida.

Buen comestible de joven.

Bibliografía

http://www.fichasmicologicas.com/

http://guiahongosnavarra1garciabona.blogspot.com/

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA: OREJA DE JUDAS

Andrés Rodríguez González Diciembre 1st, 2020

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Con GONZALO ASTETE

OREJA DE JUDAS Auricularia auricula-judae.

Una curiosa seta nace en forma de concha o copa ondulada, de 3 a 10 cm de diámetro y 4 de anchura, con curvas que recuerda a una oreja, de aquí su nombre popular.

Tiene forma redondeada muy irregular, se estrecha por uno de los lados, con el borde muy ondulado. Himenio arrugado de color pardo oscuro, con la parte externa más clara y escamosa. Es de color pardo, de consistencia elástica, traslúcida, aspecto gelatinoso, se encuentra recorrida por venas ramificadas.

El Pie es lateral casi nulo o muy corto. Produce esporas blancas. Habitualmente se aparece en grupos, siempre después de las lluvias, sobre ramas y troncos de árboles. Lo más frecuente es encontrarla sobre árboles  debilitados por la edad, tanto en alcornoques, higueras, nogales, sauces y otros. En el caso de la foto que presentamos se encontraba en un tronco de encina en La Nava de los Pinsapos, Parque Natural Sierra de las Nieves.

Es difícil confundirla gracias a su característica forma de oreja, pero para el iniciado podría confundirse con la A. mesenterica, de hábitat muy similar pero con la parte superior muy pelosa y de colores diferentes.

Según algunas claves es buen comestible, aunque su carne delgada, elástica my de aspecto feo no la hacen apetecible. Puede consumirse cruda o en ensalada. Se cultiva y comercializa en China y países orientales. Resulta fácil de desecar, ensartada y colgada en lugar seco y aireado. Rehidratada, también se utiliza en sopas y cremas. Tiene propiedades medicinales antibióticas y antiinflamatorias.

Cuando el tiempo es seco se contrae y es difícil verla. Muy frecuente en toda Andalucía. En la Serranía de Ronda se encuentra en bosques espesos y zonas con mucha humedad sólo en otoños y en invierno lluviosos.

Bibliografía

http://www.juntadeandalucia.es/

http://www.fichasmicologicas.com/

SETAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Esquizófilo

Andrés Rodríguez González Abril 11th, 2020

SETAS DE LA SERRANÍA DE RONDA

Con Gonzalo Astete

Esquizófilo Schyzophyllum commune

Hongo del grupo de los Basidiomicetos.

La parte superior aérea es de pequeñas dimensiones, generalmente no supera los 3 cm en su zona más ancha, con forma de concha o de abanico. Se presenta en forma agrupada normalmente, aunque a veces desarrolla estructuras individuales. Superficie vellosa, recubierta de pelos erizados que le dan un tacto aterciopelado, de color blanquecino grisáceo. A veces está débilmente tiznado con tonos ocres, y su margen permanece sin deformar durante mucho tiempo.

La zona de láminas es de color rosa carne cuando son jóvenes, volviéndose más oscuras con la edad, casi marrones. Tienen prácticamente más pinta de pliegues que de láminas, y están dispuestas de forma radial a partir de la inserción que está en la zona próxima al sustrato. Su arista es afilada doblemente, y al secarse se retraen longitudinalmente de forma característica.

El pie es practicamente inexistente o si acaso muy corto, por regla general se une lateralmente al sustrato.

Su carne es elástica y coriácea de color ocre. Olor poco definido y sabor suave.

Como indica su propio nombre es una de las setas más comunes y abundantes que hay. Fructifica sobre madera o restos leñosos de todo tipo de árboles, el de la fotografía se encuentra sobre un tronco de Acer negundo joven y es capaz de desarrollarse en cualquier época del año.

Como economías de subsistencia ha sido incluso vendida en mercados en alguna zona de recursos económicos limitados, sobre todo en Centroamérica. Lo cierto es que no tiene ningún valor desde el punto de vista culinario, ya que su carne, a pesar de ser dulce, es muy elástica y coriácea. Por sus especiales características es una seta inconfundible.

Bibliografía

https://www.fungipedia.org/

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA Seta de Chopo

Andrés Rodríguez González Octubre 8th, 2019

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Seta de Chopo Agrocybe aegerita 

Aparece en grupos compactos y apretados sobre los tocones, raíces y troncos viejos de olmos, álamos y chopos y, a veces, en las mimbreras. Se distribuye por sotos, riberas y alamedas. Siempre en lugares húmedos, a menudo usados para cultivar huertas, es la razón por la que puede ser recolectada en temporadas más amplias, fuera del tradicional otoño de búsqueda de setas.

Por su localización no ofrece muchas dudas de identificación. El árbol más productor es el chopo lombardo (Populus nigra var. italica). Es al año siguiente de cortar los chopos cuando se produce la mayor cantidad de setas, manteniéndose la producción durante los diez años siguientes.

El sombrero mide de 2 a 10 cm de diámetro, primero es semiesférico y marrón oscuro y más adelante aplanado y blanquecino. Las láminas son al principio de color blanquecino y después se oscurecen y toman un color tabaco con olor a fruta pasada o avinagrada. El pie es largo y esbelto de hasta 15 cm de longitud de color blanquecino o parduzco. Está provisto de un anillo membranoso. Las esporas son de color ocre o tabaco.

Se puede obtener  durante casi todos los meses del año, excepto los meses de invierno. La mejor época tiene lugar en agosto, septiembre y octubre tras las lluvias. Una de sus ventajas es que, en tiempo seco como el presente otoño, a veces, se convierte en la única seta comestible que puede encontrarse al fructificar a expensas de la humedad que contiene la madera, aunque se agusana antes que en el otoño. Su recolección resulta muy agradecida, pues en un mismo setal se desarrollan numerosos ejemplares, densamente agrupados.

Como medidas convenientes para promocionar y conservar la producción de estas setas, en los lugares donde antaño eran abundantes se puede plantar chopo lombardo en las zonas donde se vayan a implantar chopaledas, mantener una serie de pies adultos sin apear, favorecer la entrada del ganado para evitar la presencia de vegetación competidora y mantener los tocones tras la corta durante un mínimo de diez años.

Algunas personas también conocen como seta de chopo, a veces llamada seta de chopo gris, similar en su morfología a la seta cultivada Pleurotus ostreatus, especie típicamente lignícola que fructifica en troncos y tocones de diversos árboles, pero de sabor más marcado y que se diferencia de Agrocybe aegerita  claramente, por sus láminas blancas, bien decurrentes  y pie excéntrico carente de anillo.

Bibliografía

https://www.valdorba.org/

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA FALO HEDIONDO.

Andrés Rodríguez González Noviembre 30th, 2018

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA

FALO HEDIONDO. Phallus impudicus

Los “Phallus” son unos hongos con forma de pene. Hay quien se los come, otros afirman que su olor produce orgasmos a las mujeres y la hija de Darwin los destruía por libidinosos. Como puede leerse, son setas muy curiosas.

El 26 de abril de 2017, Oscar Cuso publicó en El País un curioso artículo sobre esta interesante y apestosa seta. De ahí he extraido algunos dastos sobre esta peculiar seta.

Su nombre científico es Phallus impudicus, en España se le conoce por falo hediondo, el nombre está del todo justificado ya que el hongo puede ser localizado perfectamente solo por su olor. Según el libro de una de las nietas de gran científico Darwin, llamada Gwen, su tía Henrietta, dotada de un excesivo puritanismo y un buen olfato, inventó la cacería del antes nombrado falo: “Armada con una canasta y un bastón puntiagudo, una capa de caza y guantes especiales, olfateaba su camino en el bosque, deteniéndose aquí y allí, su nariz se crispaba, cuando captaba al olor de su presa; entonces al final, con un ataque mortal, caía sobre su víctima y metía su cadáver putrefacto en la cesta.” Al llegar a casa, Henrietta lanzaba la recolecta al fuego del salón “con la puerta cerrada; debido a la moral de las criadas” anotaba su sobrina. La hija de Darwin tenía muy claro que los hongos fálicos debían ser exterminados; quién sabe si su forma impúdica o su olor fétido pudieran despertar libidos y pasiones. 

Las similitudes de Phallus impudicus con el miembro viril no son pocas. En su fase madura, la parte superior tiene aspecto de glande y está cubierta por una capa viscosa de color verde conocida como gleba. Al licuarse, huele a carne podrida dado que produce cadaverinas y putrescinas, sustancias similares quimicamente presentes en el semen. Este hedor aleja a los predadores, pero atrae a las moscas.

Al contrario que la mayoría de setas, las esporas no son transportadas por el aire. Después de germinar, las hifas (los filamentos que conforman el cuerpo de los hongos) se expanden en el subsuelo. Luego crece el cuerpo fructífero inmaduro que tiene forma esférica u ovalada. Su misteriosa aparición de bajo tierra condujo a la creencia generalizada de que eran los  “huevos del demonio”. Cuando la humedad es importante, de los mismos genitales diabólicos crece el falo en un proceso semejante a una erección. En ambos casos, el levantamiento es mediado por un líquido presurizado - la sangre sostiene al pene, el agua, al hongo - dentro un cuerpo hueco y poroso. Es tal la irrupción, que unos investigadores de Cambridge especularon, basándose en un modelo matemático, que con la fuerza de tres setas falo se podían levantar 300 kilos de peso. La velocidad de crecimiento es enorme; mientras muchas setas requieren varios días para completar la maduración, el falo hediondo en aproximadamente una hora puede alcanzar su altura media, unos 15 centímetros. 

El olor nauseabundo del falo hediondo es francamente desagradable. Sin embargo es comestible. Cuando el falo es inmaduro, se pueden comer partes de las capas internas, ya sean crudas o cocinadas. Aparentemente, saben a guisante y en lugares como Francia y Alemania son consideradas una delicatessen. Especies similares se consumen en China. Personalmente no conozco a nadie que los consuma. De hecho, el género Phallus se distribuye alrededor del mundo y existen varias decenas de especies, todas con la misma forma. De ahí el nombre científico que las une y su uso como afrodisíaco en diferentes culturas. En Montenegro, por ejemplo, los campesinos locales untan los cuellos de los toros con estos hongos para dotarlos de más fuerza.

Aunque el poder excitante de los Phallus parezca algo puramente simbólico y tradicional, hoy en día sus propiedades aún son motivo de controversia. En 2001 unos científicos de Hawai afirmaron en que el olor de una especie similar produce orgasmos a las mujeres. Los autores del artículo apuntaron que compuestos de esta seta “podrían tener cierta similitud con los neurotransmisores humanos liberados durante los encuentros sexuales”. El estudio está mal realizado,  la muestra es pequeña, el test no se reproduce en diferentes condiciones y no hay una evidencia clara de que los orgasmos sucedieran, además, la investigación fue financiada por una compañía farmacéutica con intereses en el mercado del sexo. Parece ser que los humanos queremos ver más allá de las analogías genitales, ya sea para atribuirles ideas pecaminosas o poderes afrodisíacos y, ya de paso, sacarles algún beneficio económico.

 

Bibliografía

https://elpais.com/2017/04/24

Next »