Archive for the tag 'Amanita phalloides'

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA Oronja, Seta de los Césares, Amanita caesarea

Andrés Rodríguez González Noviembre 14th, 2018

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA

 

Oronja, Seta de los Césares

Amanita caesarea 

 

 

 

La estación de otoño es muy atractiva, basta contemplar el maravilloso colorido de los árboles de hoja caduca. En la Serranía tenemos la suerte de poder disfrutar de maravillosos paisajes de bellos colores, especialmente si vamos al Valle del Genal.Pero sobre todo el otoño es época de setas. Tenemos por un lado los magníficos boletus; junto a ellos, destaca el vivo color naranja de los níscalos; por otro lado, se exhiben unas atractivas setas de cardo y destacando sobre todas ellas, las majestuosas , las regias oronjas, la llamada Amanita caesarea o seta de los Césares.

La Amanita caesarea se considera como la reina de las setas o la seta de los reyes.  Cesárea, es, además de una operación mediante la cual vienen al mundo muchísimas criaturas, aquella cosa “perteneciente o relativa al imperio o a la dignidad imperial”. De hecho, eran uno de los manjares preferidos del cuarto emperador romano, el Claudio popularizado por las novelas de Robert Graves y la excelente serie de la BBC. Al parecer, Agripina, su cuarta esposa, una vez que hubo conseguido que Nerón, hijo de un matrimonio anterior, fuese designado heredero por Claudio, decidió prescindir de éste. Se cuenta, aunque no hay pruebas, que lo hizo mezclando en un plato de estas setas algunos ejemplares de otra variedad de Amanita, la mortal phalloides. Como era costumbre, Claudio fue deificado tras su muerte, lo que hizo decir a Nerón que esas setas eran “cibus deorum” manjar de dioses, pues habían sido la causa de que su tío Claudio se convirtiese en dios.En el campo y en el mercado puede aparecer cerrada, con forma de huevo (los catalanes le llaman “ou de reig”, y los italianos “ovolo buono”), de color blanquecino manchado, o abierta, con el sombrero de brillante color naranja y el pie amarillento, con o sin restos de la volva o cubierta juvenil.

En la fotografía de María Peña Márquez, del Grupo Atropa, se aprecia en primer plano una rarísima variedad de esta especie, la denominada “Hipocromática” por presentar un color bastante pálido, alejado de su aspecto naranjado habitual.

El Sombrero de esta seta es grande, de un diámetro que varía entre los 8 y 25 cm. en ejemplares desarrollados. La cutícula es de un color típicamente anaranjado, y, frecuentemente, está decorada con grandes placas blancas, restos de la volva. Es carnoso, compacto y consistente, aunque se vuelve algo esponjoso con la edad. Evoluciona de globoso a convexo y, finalmente, casi plano. La cutícula es separable, dejando ver una carne con color amarillento. Es de superficie lisa, algo viscosa con la humedad y brillante, sobre todo, de joven. El margen agudo y estriado, más apreciable en sombreros desplegados.Sus Láminas al principio son de color amarillo pálido, después amarillo dorado. Son anchas, libres, numerosas, y con su arista flocosa. Tiene abundantes laminillas intercaladas, llamadas lamélulas.El Pie es cilíndrico, algo más delgado hacia el ápice, recto, robusto y bulboso. Es de un bonito color amarillento como el de las láminas y el anillo. Es lleno, pero a medida que crece se va deshaciendo desde su centro dándole a esta zona un aspecto distinto, casi hueco. Sus medidas varían desde unos 8 a 20 cm. de altura por de 1 a 3 cm. de diámetro. Es carnoso y de adulto algo esponjoso. Tiene un anillo frágil, del mismo color amarillo que el pie, amplio, colgante, abundante, membranoso y estriado en la parte superior. Si lo cortamos, su color varía del amarillo externo al blanco central. Su base es claviforme con volva amplia, blanca o ligeramente grisácea, membranosa, con típica forma de saco. En ejemplares jóvenes, esta volva, velo universal, contiene a la seta en su conjunto con una forma de huevo, desarrollándose más adelante con pie, y sombrero.Poseé una Carne blanca, amarillenta bajo la cutícula, espesa y tierna. Es de sabor agradable que puede recordar al de la nuez y olor suave, que pasa a ser desagradable en ejemplares muy adultos.Produce unas esporas de color blanco puro. En casos ligeramente amarillenta.De forma elipsoidal, blancas o ligeramente amarillentas en masa, de 8-11 x 6-8 µm., lisas, hialinas, y no amiloides.Brota de forma aislada a gregaria en bosques de caducifolios, encinas, alcornoques, robles o castaños. Es una especie termófila, que aparece a principios de otoño  y a veces en pleno verano, pero siempre después de tormentas abundantes y repetidas. Como necesita calor para su crecimiento, según avanza el otoño desaparece en zonas de climas menos templados. 

Es excelente de comer, una seta exquisita, pudiéndose consumir de numerosas y variadas formas. Para comerla, después de limpiar la tierra que pudiera contener, sus grandes adeptos dicen que lo mejor es filetearlas a lo largo y comerlas prácticamente tal cual, si acaso ligeramente aliñadas  con sal y aceite.

Es difícil confundir esta seta con ninguna otra, con un simple y rápido examen se determina claramente. Tradicionalmente se describe su posible confusión con  la Amanita muscaria pero sus diferencias son muy evidentes. La muscariatiene volva verrugosa, no membranosa. El pie, el anillo y las láminas de color blanco, no amarillo. La cutícula es roja con numerosos restos blancos, pequeños y verrucosos, y no, naranja, lisa y estriada.Existe una variedad, la Amanita muscaria var. aureola  que en situaciones muy concretas (decoloración por sol y lluvia…) pueden tener un cierto parecido, siendo determinante el color del pie y de las láminas, y sobre todo, la forma de la volva.En Europa es de gran estima y consumo, fundamentalmente en Italia y Suiza llegando a alcanzar precios superiores a los 100 €/kilo. A pie de monte en España se paga desde los 15 €/kilo según sea su calidad y estado de formación. Las que están en su primer estado de crecimiento, forma de huevo, son mucho más apreciadas, más que por su calidad gastronómica, por disponer de más tiempo conservación antes del consumo. Actualmente en algunas reglamentaciones de recolección micológica, de algunas comunidades autónomas, está prohibido el coger setas en este estado inmaduro.

Bibliografía

www.amanitacesarea.com

www.heraldo.es