Archive for Septiembre, 2018

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA Planorbarius metidjensis

Andrés Rodríguez González Septiembre 18th, 2018

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA

Planorbarius metidjensis

Se trata de un caracol que habita siempre en agua dulce.

Como el resto de caracoles terrestres, los marinos y babosas pertenece a los Gasterópodos, la Clase más extensa del Filum de los Moluscos. Todos se caracterizan por poseer un órgano musculado, llamado Pie, que les permite su desplazamiento arrastrándose sobre él. En el caso de los gasterópodos terrestres, los conocidos caracoles y las babosas, en el Pie poseen unas glándulas que elaboran una sustancia gelatinosa que facilita el desplazamiento. Esa sustancia es conocida popularmente como “Baba”.

Los individuos de la especie Planorbarius metidjensis, se distribuyen por el sur de Europa y el Magreb desde Marruecos hasta Argelia.

Se sospecha que son utilizados para hospedar a determinados parásitos, como ocurre con otros muchos caracoles, pero se desconoce que especies son las que los parasitan ya que no se ha estudiado este tema aún.

Vive entre la vegetación en aguas dulces que no sean bravas, en zonas de remansos de ríos y arroyos de cursos de agua lentos.

Una característica peculiar de esta especie es que, al contrario de otros caracoles acuáticos de aguas dulces, es que puede soportar cierto grado de contaminación de las aguas. También pueden vivir en zanjas de drenaje artificiales.

En el caso de la fotografía, el arroyo sobre el que estos animales estaban es el arroyo Sijuela que a pesar de su aspecto de aguas limpias mantiene un cierto grado de contaminación ya que en su cabecera estuvo instalado durante muchos años el vertedero incontrolado de Ronda.

La foto es de José María Canca Guerra a quien agradezco que me haya permitido usarla.

 

Bibliografía

www.iucuredlist.org

 

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA Seta de Chopo Agrocybe aegerita

Andrés Rodríguez González Septiembre 16th, 2018

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Seta de Chopo Agrocybe aegerita

Aparece en grupos de varios ejemplares, compactos y apretados, sobre los tocones, raíces y troncos viejos de olmos, álamos y chopos y, a veces, en las mimbreras.

El sombrero mide de 2 a 10 cm de diámetro, primero semiesférico y marrón oscuro y más adelante aplanado y blanquecino. Las láminas son al principio de color blanquecino y después se oscurecen y toman un color tabaco con olor a fruta pasada o avinagrada. El pie es largo y esbelto de hasta 15 cm de longitud de color blanquecino o parduzco. Está provisto de un anillo membranoso. Las esporas son de color ocre o tabaco.

Se encuentra distribuida en los lugares donde aparezcan sus árboles nutricios,  sotos, riberas de río y arroyos. Siempre crece ligada a zonas de ribera, lugares aprovechados a menudo para cultivar huertas, por lo que puede ser recolectada en temporadas más amplias, fuera de las tradicionales excursiones otoñales a buscar setas, ya que los hortelanos que cuidan sus huertos las recogen, también algunos expertos, pero no es una seta de consumo popular en la Serranía de Ronda. El árbol más productor es el chopo lombardo (Populus nigra var. italica). Es al año siguiente de cortar los chopos cuando se produce la mayor cantidad de setas, manteniéndose la producción durante los diez años siguientes.

En algunos lugares especie muy apreciada como en la zona de la Ribera de Navarra.

Su recolección resulta muy agradecida, pues en un mismo tronco de chopo se desarrollan numerosos ejemplares densamente agrupados.

Como medidas convenientes para promocionar y conservar la producción de estas setas, en los lugares donde antaño eran abundantes se puede plantar chopo lombardo en las zonas donde se vayan a implantar choperas clónicas, mantener una serie de pies adultos sin apear, favorecer la entrada del ganado para evitar la presencia de vegetación competidora y mantener los tocones tras la corta durante un mínimo de diez años.

Se la puede confundir con  Pleurotus ostreatus, especie típicamente lignícola que fructifica en troncos y tocones de diversos árboles, similar en su morfología a la seta cultivada, pero de sabor más marcado y que se diferencia de Agrocbe aegerita claramente, por sus láminas blancas, bien decurrentes, y pie excéntrico carente de anillos.

Foto de Gonzalo Astete

Bibliografía

https://www.valdorba.org

 

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Mariposa arlequín

Andrés Rodríguez González Septiembre 13th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Mariposa arlequín


Mariposa de la familia Papilionidae, representada por tres especies de colores muy llamativos. La Arlequín, la Chupaleche y la Macaon.
Su distribución es exclusiva del noroeste de África, sur de Francia y península ibérica. Muy abundante en la Serranía de Ronda.
Las mariposas suelen ser uno insectos llamativos por sus grandes alas. Si a nosotros nos resultan bonitas, para los pájaros aún más, pues se alimentan de ellas todo lo que pueden. Y si el insecto adulto les resulta apetitoso, mucho más una jugosa oruga. Muchas mariposas han adoptado formas y colores crípticos, o se han  vuelto nocturnas, para evitar a los pájaros. En las orugas ocurre otro tanto. Sin embargo, existe la estrategia totalmente contraria. Es decir, algunas especies no se esconden, sino que se muestran a plena luz del día sin ningún temor. Tanto en mariposas como en orugas. El caso de hoy es especialmente llamativo por su rico colorido, de ahí el nombre de “Arlequín”.
Esta mariposa tiene un colorido muy llamativo formado por una rica combinación de manchas negras y rojas sobre fondo blanco. Ello es porque la mariposa tiene en su cuerpo toxinas que le dan muy mal sabor (incluso puede provocar daños en el hígado de los pájaros). De esta manera, se puede pasear  entre planta y planta, segura de que ningún pájaro se va a atrever a comérsela. Es posible que algún que otro pájaro novato e incauto decida probarla, pero pronto aprenderá que no es comestible. Y dado el llamativo colorido, no le costará recordar cuáles mariposas se pueden comer y cuáles no.

La mariposa arlequín posee un colorido llamativo para avisar de que es venenosa. Esta estrategia se denomina aposematismo o mimetismo mulleriano. Los coloridos de alarma, como éste de la mariposa arlequín, o como el de las avispas, se denominan aposemáticos (sema=significado), y la forma de mimetismo con colorido aposemático se denomina mimetismo mulleriano.
¿De dónde sacan las toxinas las mariposas? Puede que lo sinteticen ellas mismas, pero en muchos casos necesitan de compuestos orgánicos que le sirvan de materia prima. Durante la fase de oruga, el animal se alimenta de plantas que tienen esas toxinas, las cuales el bicho acumula en su cuerpo. ¿Curioso, verdad?. ¿Y cómo sabe el animal que la planta tiene toxinas o no?. Pues por el olor. Sí, efectivamente, por el olor. Los adultos perciben ligerísimos aromas de las plantas que les indican cuáles tienen esas toxinas y cuáles no. Luego, la hembra, una vez localizada la planta, va poniendo los huevos en lugares escondidos para que las orugas se alimenten de esa planta.
En nuestras latitudes andaluzas una planta muy común con esa toxina es Heliotropium , una bonita hierba de florecillas blancas (ya, incluso, ornamental) que crece en cualquier campo, solar y cuneta. La oruga se puede alimentar de otras plantas tóxicas pero Heliotropium es extremadamente común.
La mariposa arlequín vuela entre febrero a junio, en una sola generación anual aunque puede aparecer una segunda generación en verano-otoño.
Sus orugas se alimentan de plantas de Aristolochia spp entre otras de A. baetica.

Bibliografía
Atlas de distribución de las Mariposas Diurnas de la provincia de Málaga. Jose Manuel Moreno-Benitez. Editorial La Serranía, 2015

 

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Aguila Calzada

Andrés Rodríguez González Septiembre 11th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Aguila Calzada Hieraaetus pennatus

Rapaz de tamaño medio con una longitud de 42-51 cm y envergadura de 110-135 cm, posée una forma formas estilizada,con alas largas y estrechas, tarsos completamente emplumados y vuelo ágil.

Presenta dos plumajes completamente diferentes: uno claro, mucho más frecuente, y otro oscuro, además de coloraciones intermedias entre ambos. Esta característica nada tiene que ver con el sexo o la edad del ave. Los ejemplares con plumaje clarolucen una tonalidad casi blanca en las partes ventrales, aunque la zona de la garganta y el pecho aparece variablemente listada, a excepción de las rémiges, que son casi negras, y la cola, de tonalidad grisácea. En el plumaje oscuro dominan los tonos acastañados de diferente intensidad en las regiones ventrales, lo que, dado el tamaño del ave, puede llevar a confundirla con rapaces de coloración y porte parecidos, como el milano negro o la hembra de aguilucho lagunero. El plumaje intermedio es similar al pálido, pero rojizo o parduzco, en lugar de blanquecino. Dorsalmente, todas las fases de color son idénticas, con el obispillo pálido, llamativas plumas escapulares de color blanco y un característico diseño de plumas doradas, parduzcas y marrones. El joven, por su parte, presenta las coberteras alares con bordes pálidos, en tanto que el pecho y la garganta aparecen más listados que en los adultos. En vuelo, las alas y la cola revelan un fino borde posterior pálido. En las regiones dorsales, las coberteras alares dibujan un panel longitudinal de color muy claro, más evidente que en el adulto. Otro carácter distintivo de la edad es que los inmaduros tienen las alas más estrechas que el adulto.

En la Serranía de Ronda se las ve con cierta frecuencia desde abril a septiembre.

La foto es de Gonzalo Astete a quien doy las gracias por permitirme usarla.

Su sonido más característico es un grito estridente y aflautado.

 

Bibliografía

www.seo.es

 

Andrés Rodríguez González Septiembre 11th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Mariposa del madroño. Mariposa Cuatro Colas. Charaxes jasius

Es, sin duda, la mariposa que tiene un reverso más bello de las que vuelan en la Serranía.  La mariposa del madroño, es la mariposa diurna mayor que se encuentra en Europa.  Por su gran tamaño pudiera parecer un pipilionáceo, sin embargo, es de familia nimfálidos.

Posee una envergadura alar de 65-75 mm, en los machos y de 75-90 mm en las hembras. Existe dimorfismo sexual en cuanto al tamaño, siendo las hembras  algo mayores que los machos. El anverso  se caracteriza por tener un color marrón adornado con una banda marginal naranja que recorre tanto las alas anteriores como las posteriores. En las alas posteriores existen unas manchas azuladas en zona submarginal. El reverso muestra una serie de manchas gris-marrón, sobre fondo granate, bordeadas de blanco desde el área basal hasta la discal.  A partir de este punto existen diferencias entre las alas anteriores y posteriores. En las alas posteriores sigue una banda blanca, otra compleja con manchas granates y fondo gris en cuyo borde pueden verse lúnulas de color azul metálico que aumentan su tamaño desde la costa hasta el margen interno, finalmente aparece una banda de color naranja pálido. Posee dos colas bien marcadas en cada ala, de ahí el otro nombre vulgar con el que se la conoce.

Las orugas son verdes con dos línea amarillas brillantes que recorren  el lateral de todo el animal. Son fácilmente identificables por poseer dos pares de apéndices en la cabeza, a modo de pequeños cuernos, que se proyectan hacia atrás, en los que la línea amarilla se torna rojiza. También en la zona anal posee un par de apéndices, similares, pero algo más cortos que los de la cabeza.

Especie con muy amplia distribución. Esta es una especie del Centro y el Norte de África, que debió penetrar en las costas mediterráneas europeas. Actualmente se encuentra en colonias aisladas en la Península Ibérica, Islas occidentales del Mediterráneo, Sur de Italia y Francia.

Es posible encontrarla zonas arbustivas y de matorrales altos en los que exista la planta nutricia, el Madroño (Arbutus unedo). Durante la fase de adultos es posible verla en áreas de frutales, relativamente alejadas de las áreas de distribución de los madroños y en la zona costera se ha descrito sobre la planta de la Chirimoya (Annona cherimola). Desde 50 a 1.700 msnm.

Vuela en dos generaciones bien definidas: la primaveral de Mayo a Junio y la de verano de Agosto a Septiembre.

La hembra pone los huevos por separado, de uno en uno sobre el envés de las hojas de la planta nutricia. Esto evita la presencia excesivas orugas sobre una misma planta. El primer alimento que comerá la oruga es la envoltura del propio huevo, que es de color verde amarillento.

Las orugas se alimentan básicamente del madroño, recientes estudios han demostrado que puede hacerlo de otras especies de plantas el Chirimoyo, laurel (Laurus nobilis), arándano (Vaccinium x corymbosum), naranjos (Citrus sinensis), melocotoneros (Prunus persica) entre otras. Tienen color verde fluorescente, surcado por una línea lateral amarilla desde la cabeza hasta las dos puntas del final del abdomen. La cabeza de estas orugas es rara, con cuatro cuernos dirigidos atrás. Cuando la oruga ha crecido lo suficiente, esta se cuelga debajo de una hoja, para formar una crisálida de color verde pálido y queda unida, a la hoja, por un conjunto de hilos de seda para tejer un punto de unión denominado cremáster. Esta mariposa pasa el invierno en estado de oruga. Para ello esta elige una hoja bien orientada y se une a ella mediante un cojín de seda poco denso.

Los imagos o adultos son de hábitos diurnos y costumbres no muy diferentes de otras mariposas. Comienzan la mañana exponiendo sus alas al sol para alcanzar la temperatura corporal para iniciar el vuelo. Al atardecer buscan posadero donde pasar la noche, normalmente buscan la protección de arbustos.

La especie tiene un marcado carácter mediterráneo, pues si bien la planta nutricia es capaz de resistir heladas de hasta -15ºC, la oruga y los huevos no son capaces de sobrevivir a estas bajas temperaturas. Es por ello que su distribución queda reducida a lugares en donde las heladas sean escasas y de baja intensidad

Los adultos machos son territoriales y revolotean continuamente alrededor de los madroños que han elegido para patrullar y defienden este territorio contra cualquier intruso. Las hembras se ven sobre la parte central y alta de los madroños, buscando un lugar donde depositar los huevos. Las mariposas gustan de libar frutas en descomposición, excrementos e incluso de fluidos corporales de animales muertos.

Se distribuyen por la península, y en general en todo el litoral e islas mediterráneas. En la Serranía se las puede ver en zonas donde existan madroños y también en otras más alejadas donde no existe su planta nutricia.

 La foto del adulto es Gonzalo Astete a quien agradezco que me permita usarla.

 

Bibliografía

www.granadanatural.com

naturalezaymediorural.blogspot.com

http://es.wikipedia.org/wiki/Charaxes_jasius

http://ichn.iec.cat/bages/arbusts/Imatges%20Grans/cCharaxes%20jasius.htm

http://www.sea-entomologia.org/PDF/BOLETIN_33/B33-040-275.pdf

elviejoforestal.blogspot.com

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Azufaifo

Andrés Rodríguez González Septiembre 7th, 2018

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Azufaifo. Jinjolero. (Zizyphus jujuba).


Es un arbolito de pequeño tamaño originario de China pero ha sido cultivado en las zonas templadas del Mediterráneo desde los tiempos de los romanos.
Plinio relata que fue introducido en Roma desde Siria en tiempos de Augusto. El origen del nombre es muy curioso, mientras que el nombre vulgar “Azufaifo” parece ser de raíces árabes, el científico del género “Zizyphus”, lo relacionan con una derivación griega del nombre oriental “Asafifa”. Según Desfontaines este árbol y no el Almez es el verdadero “Lotos” de los antiguos, que dio origen a los Lotógagos, un pueblo del norte de África.
Pertenece a la familia Rhamnaceas, plantas leñosas de tipo arbustivo, con pinchos curvados a modo de garfios, a veces trepadoras, sus flores son muy pequeñas y los frutos en forma de “Drupa”. De esta familia son también otras plantas abundantes en la Serranía como el Espino Negro y el Sanguino. Algunas son medicinales, otras se han usado industrialmente.
Del mismo género y muy relacionado con el Azufaifo está el “Arto” propio de zonas semidesérticas Mediterráneas, en España, de forma natural, se da en zonas cálidas de Almería y Murcia, se distingue bien, el Arto es más pinchudo y su fruto es menos sabroso que el Azufaifo. En estas provincias se suele injertar el Azufaifo sobre pies de Arto resultando una planta vigorosa y de frutos muy apreciados.

En la Serranía el Azufaifo es frecuente encontrarlo en las antiguas huertas, a veces asilvestrado en riberas de arroyos y acequias, como continuamente salen brotes de su base no es planta que se pierda fácilmente. Se reproduce con facilidad a partir de esos renuevos, se consiguen ejemplares nuevos ya que la semilla es muy difícil que germine, lo usual en la Serranía era sacar los arbolitos futuros de esos pequeños brotes. Podría ser muy interesante recuperar esta planta que, como otras muchas, ha caído en desuso hasta el punto que muchas personas desconocen su existencia. Es una de esas plantas que ya no está de moda como la higuera. Antiguamente toda casa de campo con huerta tenía uno o varios Azufaifos. Una lástima que se pierdan estás plantas que forman parte de nuestra historia.

Los frutos son ricos en mucílago, por lo tanto tienen propiedades laxantes y se han usado también como pectorales. Maduran al final del verano, pasan de un color verde claro a un intenso rojo, son de pequeño tamaño, la semilla está situada centralmente.

Se usa frecuentemente como planta de jardín por sus hojas de intenso color verde y la presencia de los pequeños frutos, de muy agradable sabor. También se puede usar como seto ya que resulta bastante impenetrable al estar armado de poderosos pinchos. Es de hoja caduca, perdiéndola con los primeros fríos del otoño.
Existen unos magníficos ejemplares en algunos jardines por la zona de la carretera de Campillos. También en zonas donde haya habido huertas.

A raíz de publicar en octubre de 2.008 una entrada sobre el Azufaifo recibí un comentario de Pedro Granado que me comunicaba que aunque el azufaifo parece relegarse históricamente al sur y sureste de la Península, más Levante y Cataluña, existe aislado desde hace siglos en el corazón de las dos Castillas concretamente en el Valle del Tiétar, en la cara sur de Gredos. En esta zona, principalmente en el pueblo de Pedro Bernardo (Ávila), existe desde hace siglos, y su fruto se consume típicamente en las fiestas del Santísismo Cristo dela Vera Cruz, a medidados de septiembre. Se pueden observar varios árboles de azufaifo de hasta 10 metros de altura, y troncos cuyo diámetro puede llegar a los 70 cm. de diámetro, con lo que podemos hacernos una idea de la antigüedad de estos, teniendo en cuenta el lentísimo crecimiento de su madera. Los más antiguos han sobrevivido gracias a que estaban en huertas del casco urbano, detrás de las casas, y no han sucumbido a incendios, talas ni abandonos. A la gente le resulta curioso que el azufaifo se dé tan bien en esta zona, al sur de la Sierra abulense de Gredos, pero lo cierto es que hay que acercarse hasta aquí para vé el azufaifo creciendo entre castaños, robles y avellanos y constatar su altísima capacidad de adaptación al clima, que en esta zona castiga en invierno con generosos abundantes.

Bibliografía.
Guía del Incafo de los Árboles y arbustos de la Península Ibérica. Gines López González.  886 páginas. Madrid 1982