Archive for the tag 'libélulas'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Libélulas: Zigoptero, Lestes macrostigma

Andrés Rodríguez González Julio 2nd, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Libélulas: Zigoptero, Lestes macrostigma

Las libélulas u Odonatos son un grupo de insectos que, a su vez, se subdivide en dos: Libélulas (propiamente dichas), en lenguaje científico Anisopteros y los Caballitos del Diablo, científicamente Zigopteros.

Son insectos siempre ligados a medios acuáticos, sus larvas se desarrollan en el agua y son unos buenos indicadores de la calidad ambiental del agua ya que sólo se desarrollan si no presenta contaminación.

Tienen, como todos los insectos, el cuerpo dividido en Cabeza, Torax y Abdomen. En la Cabeza destacan dos enormes ojos compuestos que le permiten una visión sumamente perfecta en prácticamente 360 grados. Además tienen tres ojos simples también llamados Ocelos. El aparato bucal es masticatorio con fuertes mandíbulas. Poseen también en la cabeza unas pequeñas antenas. El Torax está dividido en dos partes. De él parten cuatro alas con fuertes músculos que no se pliegan. En los caballitos del diablo están dispuestas verticalmente y el las libélulas horizontalmente. Es importante la presencia de una celdilla opaca situada en el extremo del ala llamada Pterostigma que les sirve para reforzar el ala. En el torax tienen también seis patas finas y poco desarrolladas para andar pero que les permiten agarrar a las presas en vuelo, agarrarse a los vegetales acuáticos e incluso trepar por ellos. El abdomen es largo, cilíndrico o aplanado. Está formado por diez segmentos cada uno con sus aperturas laterales para respirar. Los machos tienen la apertura genital en el segmento IX y el órgano copulador en los segmentos II y III. La hembra tiene el abdomen más corto, con la apertura genital en los segmentos VIII y IX En el abdomen tienen también unas estructuras que sirven en los machos para retener a las hembras durante la cópula, además, al ser específicos dificultan la cópula entre individuos de diferentes especies.

Las larvas son acuáticas, su morfología y vida es muy diferente a los adultos. Son depredadores de pequeños seres que habitan en las charcas y embalses, se han visto casos en que han atrapado grandes renacuajos.

Entre la larva acuática y el adulto aéreo no existe una fase de Pupa como en otros insectos, los odonatos tienen una metamorfosis bastante incompleta, en la fase larvaría ya se comienzan a desarrollar las estructuras de los adultos.

Para los no expertos es increíble que de un animal acuático francamente de aspecto bastante horrible pueda salir un animal tan estilizado y elegante como las libélulas y con esa capacidad de volar tan increíble.

Lestes macrostigma es la especie del género Lestes que alcanza el mayor tamaño. Tiene un cuerpo de color verde oscuro con reflejos metálicos que se recubren de una tonalidad azul en los individuos maduros. La parte postero-inferior de la cabeza es verde bronceado o azul. Las alas son más redondeadas que en otras especies, con reflejos metálicos de colores azulados y violáceos. El pterostigma, de color negro, es grande y rectangular, extendiéndose sobre 3 o 4 celdillas.

Su distribución es por Europa Meridional.

Su nivel de conservación es vulnerable.

La foto que acompaña es de Gonzalo Astete a quien agradezco su cesión para ser publicada.

 

 

Bibliografía

http://iberianodonataucm.myspecies.info

https://www.asturnatura.com//

 

REPRODUCCIÓN DE LAS LIBELULAS

Andrés Rodríguez González Junio 26th, 2018

REPRODUCCIÓN DE LAS LIBELULAS

Las libélulas, también llamados Odonatos, tienen rituales complicados de cortejo previos al acto reproductivo que, sin duda, sirven para preparar a los protagonistas ante el importante acto que van a realizar.

En la mayoría de las especies, anterior al acto reproductivo, se ha observado la realización de una parada nupcial mediante la cual los machos pretenden atraer a las hembras. Para ello, llevan a cabo determinados movimientos y actividades, en otras especies, simplemente se ayudan del colorido de su cuerpo y alas. 

Después llega el vuelo nupcial que terminará con el macho posándose sobre la hembra. Esto es lo que se conoce como tándem, o sujeción de la hembra mediante los apéndices anales del macho. Podemos encontrar casos en los que el macho no realiza ni parada ni vuelo nupcial, y directamente agarra a la hembra en esta posición. En uno de los grupos de libélulas, los zygópteros, el enganche se produce por el protórax, mientras que en el otro, los anisópteros, es en la cabeza. También encontramos algún caso, como en Aeshnidae, en el que el macho sujeta a la hembra por ambas partes.

 

Los testículos de la libélula macho se localizan detrás de sus patas, en el extremo del abdomen, cerca de los testículos está el pene y la bolsa que almacena el esperma. Antes del apareamiento se lleva a cabo una autocopulación, el macho usa sus patas delanteras para mover el esperma de sus testículos a la bolsa de almacenaje  y después a su pene.

En la posición de Tandem, comienza el apareamiento, es fácil de distinguir por que la pareja crea una forma de corazón al doblar la hembra su cuerpo hacia el macho. Muchas especies de libélulas son muy agresivas antes y durante el proceso de apareamiento, lo que puede herir e incluso matar a la hembra. La hembra curva su abdomen hacía el macho para que su aparato sexual entre en contacto con el pene del macho. A veces lo hacen posados pero otras especies pueden hacerlo en pleno vuelo.

Algunas especies mantienen la forma del tándem tras la cópula, ya sea para defender a la hembra de la inseminación de otros machos, o para defenderla de cualquier peligro hasta que realice la puesta y se garantice que la misma ha sido realizada con éxito.

Los machos suelen ser muy agresivos antes y después de la cópula. Algunos machos que no intervienen en la cópula que se está  realizando pueden golpear al “tándem” hasta conseguir que se separen y, así, poder acoplarse a la hembra que antes estaba copulando con otro. A veces agarraran con tanta fuerza a la hembra que le pueden deteriorar el exoesqueleto. Otras veces ahogan a las hembras en la cópula al hacerla cerca del agua.

Tras la cópula, el macho suelta a la hembra para que esta pueda liberar los huevos en el agua, ya que las larvas son de vida acuática. Vivirán en el agua como depredadores capturando todo tipo de pequeñas larvas y renacuajos hasta que, tras un complicado proceso de metamorfosis se transformaran en adultos pertenecientes a uno de los grupos de insectos de vuelo más poderoso y llamativo.

La foto de la cópula es de Onychogomphus uncatus es de Gonzalo Astete a quien agradezco que me haya permitido  usarla.

 

Bibliografía

iberianodonataucm.myspecies.info/

https://www.geniolandia.com

 

 

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA: Libélula tigre.

Andrés Rodríguez González Septiembre 10th, 2016

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA

Colección Libélulas

Con Gonzalo Astete

Libélula tigre Onychogomphus forcipatus

Es un insecto del orden de los Odonatos que pertenece a la familia Gomphidae.    En su cuerpo predominan el amarillo y el negro, de ahí el nombre de “libélula tigre”.

El cuerpo suele medir unos 5 cm. de largo, muy similar a Onychogomphus uncatus, con la que se suele confundir. Para diferenciarlas observamos el triángulo anal de las alas posteriores en los machos. En O.uncatus, encontraremos que el triángulo anal está formado por 3 celdillas, mientras en O. forcipatus está formado por 4 celdillas.

La cabeza presenta la cara jaspeada de negro y amarillo. El tórax es amarillo con unas líneas anchas y sinuosas en los costados. Las patas tienen las tibias negras y los fémures negros y amarillos. Las alas totalmente hialinas tienen un pterostigma negro alargado. El abdomen es negro con manchas dorsales amarillas, que son aproximadamente triangulares y constreñidas en el centro de los segmentos del 2º al 7º, y en el macho es fino en la base y netamente dilatado en los segmentos del 7º al 10º, mientras que en la hembra es cilíndrico y paralelo.    Una de las características principales es el color azul de los ojos en el área mediterránea, siendo verdosos en el norte de Europa.

Se distribuye por Europa, excepto Gran Bretaña. También por el Norte y Este de África.

En la Península aparentemente ausente en la cornisa cantábrica y Galicia. En la Serranía de Ronda vuela de mayo a septiembre, en arroyos y torrentes de aguas limpias.

Está considerada una especie “vulnerable” en España.

 

Bibliografía

iberianodonataucm.myspecies.info/

www.redjaen.es

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Bella Dama. Caballito del diablo de alas azules.

Andrés Rodríguez González Agosto 19th, 2016

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Bella Dama. Caballito del diablo de alas azules.  Calopteryx virgo
Quizás sean una de las Libélulas más bellas y atractivas. Al contrario de sus primas “los caballitos del diablo de alas negras”, estos caballitos son sumamente escasos y habitantes de lugares muy escondidos y húmedos. Vive principalmente en arroyos de pequeño y medio tamaño en zonas con arbolado cercano y aguas muy limpias, de poca profundidad y con corriente durante todo el año. Las aguas deben ser lo suficientemente frías en verano. Su desarrollo se favorece si el suelo es ácido y el agua bien oxigenada. La presencia de esta especie es indicadora de una gran calidad de las aguas. Siempre se encuentran en la vegetación cercana a la corriente de agua, rara vez se alejan.
Caballito del diablo de hasta 45 mm de tamaño, de color azul metálico, con los tres últimos segmentos abdominales de color rosa claro en la parte ventral en el macho, pero de color verde brillante en el caso de la hembra. Los colores de tonos metálicos verdes y azules de los machos adultos les hacen muy llamativos, tanto en reposo como en vuelo, que, recuerda más al de las mariposas que el de las libélulas.
Sus cuatro alas son más anchas que en otras especies del mismo género; de color azul violáceo en el macho, oscuro brillante desde muy por delante del nodo y en ocasiones ya desde la base y en ocasiones el ápice es hialino; las hembras tienen las alas de un tono más o menos rojizo o ahumado, dependiendo de su edad, y además su pterostigma aparece bastante alejado del extremo del ala.

Su actividad comienza a finales de Mayo hasta mediados de Agosto y el periodo de maduración dura unos 10 días, en los cuales los machos irán cambiando su coloración paulatinamente. La vida de los adultos se reduce a unos 40 días. Apenas cinco semanas en el caso de los machos. Los machos jóvenes, o inmaduros, suelen vivir aparte su periodo de maduración sexual que se alcanza a la  temprana  edad de nueve o diez días. Las hembras adultas tienen una vida algo más corta que los machos y unos colores bastante diferentes de los de aquellos.  Destacan en ellas, por el tamaño y  por el color, las alas de tono acaramelado que parecen hacer juego con el color superior de sus ojos bicolores, mientras la vena del borde de sus alas, la costal,  de color verde claro, contrasta con el tono ambar que tinta sus alas, donde se aprecian unos pteroestigmas blancos, ausentes en los machos, otra rareza en las alas de este género de libélulas. Al parecer, esta belleza de sus alas no solo atrae a las hembras de su especie sino que también lo hace con hembras de otra especie similar, la Calopteryx splendens, que vuela por territorio francés, más allá de los Pirineos, donde también existye la C. virgo. Hay publicaciones recientes que afirman la existencia de una apreciable hibridación entre las especies de Calopteryx, particularmente entre la C. splendens y la C. virgo.  Parece que una de las causas de hibridación es una reducida capacidad de reconocimiento por parte de ambos cooperantes a la hora de distinguir entre individuos conespecíficos, o sea, de la misma especie, y heteroespecíficos, es decir, de la especie a la que confunden con la suya.

Tras la cópula, que dura relativamente poco tiempo, la hembra deposita numerosos huevos en los tallos y hojas de las plantas acuáticas del arroyo en el que vive y que sobresalen ligeramente de la superficie del agua, si bien es capaz de realizar la puesta completamente sumergida, llegando a aguantar hasta 90 minutos dentro del agua. Mientras ella realiza la puesta, el macho se mantiene en un lugar cercano o sobrevolando la zona para protegerla. Los huevos, que miden poco más de un milímetro, tardan hasta un mes en eclosionar y la larva que surge sufre hasta 12 mudas antes de alcanzar el estado adulto; durante es periodo, se necesita que el agua mantenga su temperatura entre los 13 y los 18 ºC.
Aparece en el Europa, excepto en el extremo norte, en África del Norte, Oriente Próximo y la parte norte de Asia, alcanzando Japón.
En la Serranía tan sólo conozco un lugar se pueden ver.
Las fotos son de Gonzalo Astete a quien agradezco su permiso para usarlas.

Bibliografía
https://bishoverde.wordpress.com/
www.asturnatura.com/

LIBÉLULAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Con Gonzalo Astete. Calopteryx haemorrhoidalis Caballito del Diablo de alas negras

Andrés Rodríguez González Agosto 10th, 2016

LIBÉLULAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Con Gonzalo Astete.

Caballito del Diablo de alas negras
Con el Caballito del Diablo de alas negras, Gonzalo Astete y yo iniciamos una nueva colección de Odonatos de la Serranía de Ronda.

Su nombre científico es Calopteryx haemorrhoidalis. 
Insectos, del orden Odonatos, vulgarmente llamados Libélulas y Caballitos del Diablo.
La familia Calopterygidae se distingue por la bella coloración de ahí la etimología del nombre, “kalós  pterón” que significa de alas bellas.
Este Caballito del Diablo posee un tamaño mediano, entorno a los 50 mm y una envergadura alar superior a los 60 mm.
En la cabeza poseen un par de ojos globosos, laterales y bastante separados. La característica que mejor identifica a la especie es la presencia de un color negro en las alas de los machos, mientras las hembras sólo presentan esta coloración más intensa en el ápice de las alas posteriores, siendo un tono ahumado el dominante. Los machos maduros presentan una coloración roja-rosada en la parte inferior de los últimos tres segmentos, causa del nombre de la especie. El Pterostigma  que es la celdilla opaca y densa cercana a la punta del ala, está ausente en los machos, mientras en las hembras presenta color blanco. Existe pues, un notable dimorfismo sexual, es decir que el macho y la hembra son muy diferentes.

Los individuos inmaduros presentan colores verdes, anaranjados y con brillos metálicos. Otra particularidad que presentan es la tonalidad cobriza de las tibias. En su madurez la especie pierde los tonos verdes metálicos, transformándose en cobrizos, chocolate e incluso negro-violáceo.
Es una especie abundante en todo el Mediterráneo occidental. Como la mayoría de las libélulas y caballitos del diablo, es una especie exigente con la calidad del agua. Siempre aparece en ríos  de poca profundidad y arroyos con corriente de agua durante todo el año. Prefiere orillas con abundante vegetación y bien soleadas. A veces se le localiza en canales y acequias de riego, siempre que el agua esté limpia.
En la Serranía de Ronda, la actividad de los imagos (adultos) depende mucho del tiempo reinante, pero suele comienzar durante la segunda quincena de Marzo y termina en Setiembre o principios de Octubre.
Los machos maduros son fuertemente territoriales, por lo que tienden a permanecer en área muy restringida del curso de agua, por  lo que conforme avanza la temporada, los machos inmaduros se ven obligados a migrar río arriba buscando su propio territorio. La defensa de este territorio tiene como objetivo permitir que sólo ovipositen  las hembras que han copulado con el macho “propietario” del territorio. Cuando hay una alta densidad de machos, algunos de ellos muestran un carácter no territorial, vagando a todo lo largo del curso de agua, pero con escaso éxito reproductivo. Aunque las hembras muestran está marcada territorialidad, sí que muestran preferencia por determinadas áreas del río, más favorables para el desarrollo de las ninfas.
Las hembras y machos alcanzan su estado maduro a los 9 días de la eclosión, la vida media de un adulto es de sólo 10-16 días, la duración de la cópula es breve, de unos 2,5 minutos y un macho puede fecundar a varias hembras en una sola hora.

Curiosamente, esta especie posee dos estrategias muy sofisticadas para asegurar que la descendencia lleve los genes del macho que ha copulado en último lugar. Las hembras almacenan el esperma en una bolsa copuladora y en dos órganos llamados “espermatecas”, ubicados en el abdomen. Cuando los machos se aparean vacían de esperma de la bolsa, atrapándolo con una serie de espinas que poseen en el órgano copulador, llamado “edeago”. A veces las espermatecas son más estrechas que el edeago, por lo que el macho no puede extraer directamente el esperma. Sin embargo el macho puede usar el edeago de una forma diferente: estimula a la hembra de la misma manera que lo haría un huevo en el momento de la puesta, induciendo de esta forma la expulsión del esperma de las espermatecas.
La fase de huevo transcurre durante el verano, hay ninfas pequeñas en otoño y principio del invierno, las ninfas comienzan a alcanzar el último estado a partir de Abril, y son observables los primeros signos metamórficos a principios de Mayo el periodo principal de emergencia de adultos tiene lugar desde finales de Mayo hasta mitad de Septiembre. Los registros máximos de presencia de adultos corresponden al periodo que va desde final de Julio a final de Agosto. Algunos individuos de la población parecen necesitar dos años para completar su ciclo “semivoltinismo” se llama, y podrían emerger en una época más temprana que el resto de ninfas, en relación con esto último parecen estar las observaciones de adultos realizadas a mitad de Mayo.
Presente en la Serranía de este mismo género tenemos el Calopterix virgo pero mucho menos abundante y también existen citas antiguas de la presencia de Caploterix Xanthostoma pero están por confirmar.

Bibliografia
www.granadanatural.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA. Caballito del Diablo de alas negras

Andrés Rodríguez González Junio 10th, 2016

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA.
Caballito del Diablo de alas negras. Calopterix haemorrhoidalis.
Dentro del grupo de insectos llamados Odonatos tenemos dos grandes subgrupos, las libélulas y los caballitos del diablo.
Ambos tienen dos pares de alas, las delanteras y traseras. En los caballitos del diablo, las alas son similares en tamaño y forma, aunque las alas posteriores son un poco más cortas en algunas especies. Las alas posteriores de las libélulas son más amplias y tienen una forma diferente a las alas anteriores.
Las alas de un odonato están apoyadas sobre fuertes músculos que las convierten en ágiles voladoras, capaces de recorrer largas distancias e incluso migrar a otros lugares. Los caballitos del diablo son voladores mucho más débiles.
Dentro de los caballitos del diablo, la familia Calopterygidae se distingue por la bonita y llamativa coloración de ahí la etimología del nombre, kalós  pterón: alas bellas.
El caballito del diablo de alas negras posee un tamaño mediano, entorno a los 50 mm y una envergadura alar superior a los 60 mm.  En la cabeza poseen un par de ojos globosos, laterales y bastante separados.
La característica que mejor identifica a la especie es la presencia de un color negro en las alas de los machos, mientras las hembras sólo presentan esta coloración más intensa en el ápice de las alas posteriores, siendo un tono ahumado el dominante. Los machos maduros presentan una coloración roja-rosada en la parte inferior de los últimos tres segmentos, causa del nombre de la especie. El Pterostigma (celdilla opaca y densa cercana al ápice del ala) está ausente en los machos, mientras en las hembras presenta color blanco. Existe una bien marcada diferencia sexual entre machos y hembras, es lo que se llama dimorfismo sexual.
Los individuos inmaduros presentan colores verdes, anaranjados y con brillos metálicos. Otra particularidad que presentan es la tonalidad cobriza de las tibias.
Se puede encontrar por toda la zona mediterránea occidental
Es una especie que necesita para vivir un agua con calidad. Siempre en ríos  y arroyos de poca profundidad pero con corriente de agua durante todo el año. Prefiere orillas con abundante vegetación y bien soleadas. A veces vive en canales y acequias de riego.
La actividad de los adultos comienza durante la segunda quincena de Marzo y termina a principios de Noviembre. Los machos maduros son fuertemente territoriales, por lo que tienden a permanecer en área muy restringida del curso de agua, por  lo que conforme avanza la temporada, los machos inmaduros se ven obligados a migrar río arriba buscando su propio territorio.

La defensa de este territorio tiene como objetivo permitir que sólo pongan huevos  las hembras que han copulado con el macho “propietario” del territorio. Cuando hay una alta densidad de machos, algunos de ellos muestran un carácter no territorial, vagando a todo lo largo del curso de agua, pero con escaso éxito reproductivo.
Las hembras y machos alcanzan su estado maduro a los 9 días de la eclosión, teniendo en cuenta que la vida media de un adulto es de sólo 10-16 días, tenemos que la vida media de una adulto maduro es de tan sólo 1-7 días. No obstante, la duración de la cópula es breve, de unos 2,5 minutos y un macho puede fecundar a varias hembras en una sola hora.
Curiosamente, esta especie posee dos estrategias muy perfeccionadas para asegurar que la descendencia lleve los genes del macho que ha copulado en último lugar. Las hembras almacenan el esperma en una bolsa copuladora y en dos órganos llamados espermatecas, ubicados en el abdomen. Cuando los machos se aparean vacían de esperma de la bolsa, atrapándolo con una serie de espinas que poseen en el órgano copulador, llamado edeago. A veces las espermatecas son más estrechas que el edeago, por lo que el macho no puede extraer directamente el esperma. Sin embargo el macho puede usar el edeago de una forma diferente: estimula a la hembra de la misma manera que lo haría un huevo en el momento de la puesta, induciendo de esta forma la expulsión del esperma de las espermatecas.
La fase de huevo transcurre durante el verano, hay ninfas pequeñas en otoño y principio del invierno, las ninfas comienzan a alcanzar el último estado a partir de Abril, y son observables los primeros signos metamórficos a principios de Mayo el periodo principal de emergencia de adultos tiene lugar desde finales de Mayo hasta mitad de Septiembre. Los registros máximos de presencia de adultos corresponden al periodo que va desde final de Julio a final de Agosto. Algunos individuos de la población parecen necesitar dos años para completar su ciclo, y podrían emerger en una época más temprana que el resto de ninfas, en relación con esto último parecen estar las observaciones de adultos realizadas a mitad de Mayo.

Bibliografia
www.granadanatural.com
www.ehowenespanol.com