Archive for the tag 'plantas de la Serranía de Ronda'

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA: Estepa o jara blanca.

Andrés Rodríguez González Mayo 16th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Estepa o jara blanca. Cistus albidus

Una de las jaras más abundantes, quizás la que más, de la Serranía de Ronda.
Posee unas flores de grandes; vistosos y frágiles pétalos, arrugados, son los que anuncian la llegada de la primavera y el alargamiento de las horas de luz.
El nombre del género “Cistus”, procede del nombre griego que una vez latinizado se convierte en “cisthos”. También se puede realacionar con la palabra griega “Kiste”  que significa caja o cesta, por la forma de sus frutos. El nombre de la especie “albidus” así como el topónimo “jara blanca”, le viene dado por el vellosidad blanquecina que recubre sus hojas.
El nombre popular de “Jara”, viene del término árabe “Xara” que significa “matorral”.
El color de la flor tiene ligeras variaciones, suelen ser rosa palido pero algunas plantas tienen sus flores blancas.
La jara blanca,  tiene porte arbustivo pudiendo alcanzar de 1 m. a 1,5 m. de altura. Es una planta muy termófila, perteneciente al ámbito del mediterráneo occidental.  Es propia de matorrales seriales, compartiendo paisaje con romeros, coscojas, aliagas, lentiscos etc. Especialmente abundante en zonas repetidamente incendiadas. Vive en todo tipo de terrenos, pero especialmente calizos.

Sus hojas son suaves, rugosas y a nivel popular se han empleado, hojas y tallos como estropajo para limpiar las sartenes, cacerolas y platos y como sustituto del tabaco, secando sus hojas, moliéndolas y liándolas en forma de cigarrillos. También sus hojas empleadas en forma de infusión han servido para problemas digestivos y para aliviar afecciones bronquiales y resfriados, así como para desinfectar heridas.
En el norte de África, los árabes elaboran un té con sus hojas que emplean como aperitivo, es decir, para estimular el apetito, así como para tratar dolores digestivos y jaquecas.
Sus muy variados topónimos nos pueden recordar algunos de sus usos populares: hierba para fumar, quiebraollas, revientaollas, estepa blanca, estopa, jaguarzo blanco etc.
Es un arbusto de una gran belleza, muy interesante para introducir en el diseño de jardines mediterráneos con pocas necesidades de agua, es decir, jardines xerófitos. Se pueden recolectar sus semillas en otoño y tras un leve raspado con un papel de lija fina sembrarlas en sustrato o en suelo directo, es muy frecuente que germinen dando un arbusto muy rústico y resistente para el jardín. Aunque sus flores son muy efímeras, apenas duran un día, la disfrutaremos en flor desde marzo hasta junio según las zonas.

Bibliografía
http://www.etnobotanica.net

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Falsa acacia, robinia, robinia negra, acacia de flor blanca.

Andrés Rodríguez González Mayo 3rd, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Falsa acacia, robinia,  robinia negra, acacia de flor blanca Robinia pseudoacacia

Se denomina como falsa acacia porque no pertenece, al género “Acacia”.
Se trata de un árbol no autóctono que puede alcanzar entre 20 y 25 metros de altura, procede del Este de los Estados Unidos pero se ha introducido de tal manera que muchas personas creen que es originario de nuestras latitudes.
Bastante popular por sus vistosas flores blancas que son consumidas como golosina con el nombre de “pan y quesito”.
Es de la familia de las Leguminosas. Es un árbol de rápido crecimiento, de corteza gris y agrietada, que puede alcanzar los 25 m. Son árboles que pueden llegar a vivir unos 200 años.

Sus hojas son caducas, alternas y compuestas por 3-11 hojuelas, siempre en número impar y no dentados Estas son de margen entero, ovaladas o redondeadas, a menudo con el ápice escotado y con el haz de un verde algo azulado. En la base de la hoja completa se observan a veces dos espinas que se disponen a ambos lados del rabillo. Las flores salen al final de la primavera en racimos numerosos, blancos, aromáticos y colgantes. Los frutos son legumbres de 3-12 cm de largo por 1-1,5 cm de ancho, mates y más o menos aplanadas, que cuelgan al final de las ramas.
Se suele utilizar como árbol de jardinería y ornamental, también se ha usado mucho para poner en las aceras pero este uso no es adecuado ya que tiene tendencia a levantar el suelo. Como planta asilvestrada la podemos encontrar en taludes, bordes de caminos, cunetas, descampados y bosques frescos y húmedos. Crece desde el nivel del mar hasta los 1600 m y es indiferente al tipo de suelo. A menudo se observa en verano cómo muchos ejemplares son atacados por pulgones que chupan sus jugos y generan un líquido viscoso que salpica las inmediaciones.
En la Península su uso más habitual es como ornamental, por su rápido crecimiento y vistosa floración. En sus lugares de origen la madera se usó en pequeñas piezas como mangos y, donde era muy abundante, en estructuras de edificios.
Por otro lado, sus semillas son tóxicas y hay que tener cuidado de que no sean consumidas por el ganado. Una especie con la que a menudo se confunde es con la acacia del Japón (Sophora japonica L.), oriunda del este de Asia, que se diferencia por carecer de espinas, tener las hojuelas de punta aguda y las legumbres globosas y con estrechamientos.
El nombre de Robinia está dedicado al jardinero francés Jean Robin, que fue el primero en cultivar este árbol en Europa.

Son árboles muy resistentes al frío.

Bibliografia
http://www.arbolapp.es
http://arboles-con-alma.blogspot.com.es

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA DURILLO Viburnum tinus

Andrés Rodríguez González Abril 16th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

DURILLO Viburnum tinus

Es un arbusto perennifolio de tamaño medio, que puede alcanzar hasta los 3 metros de altura, con abundante floración y frutos decorativos. Es muy duro y resistente, de ahí le viene el nombre.

Es perfecto para cualquier tipo de jardín, ya sea como ejemplar aislado o formando parte de un parterre, como seto informal o como cortavientos y si queremos un jardín de fácil mantenimiento el Durillo es una planta ideal.
Sus hojas son de color verde oscuro, se mantiene igual todo el año.
Florece en otoño e invierno, cuando casi todas las plantas se toman un descanso. Sus flores, de color rosa en capullo, blancas cuando se abren, ligeramente fragantes, son muy abundantes y resistentes. Sus frutos que son del tipo “drupa”, son de color azul oscuro, casi negro, permanecen hasta la primavera y son también muy decorativas.
Se desarrolla bien en posición soleada pero también en semisombra e incluso en la sombra siempre que no sea muy profunda. Se adapta a cualquier tipo de suelo, incluso los alcalinos aunque los prefiere ligeramente ácidos. Solo pide que esté bien drenado y no se encharque. Es muy resistente a las heladas y los climas fríos. También se adapta a las zonas costeras. Soporta los vientos fuertes como pocos por lo que puede instalarse en los lugares más expuestos del jardín y servir de protección a otras plantas más delicadas.
Los cuidados que necesita son mínimos. Apenas unas labores de poda que son las siguientes: Al plantarlo, conviene podar todas las ramas por la mitad para provocar una brotación abundante y nueva. Repetiremos la misma operación al año siguiente. Después, la poda de mantenimiento será ligera. La llevaremos a cabo en primavera y consistirá en recortar las ramas demasiado altas que estropean la armonía de la copa y suprimir madera muerta o dañada o cabezuelas muertas.

Cuando adquiera un tamaño excesivo, podremos realizar una poda intensa, cortando a unos cuantos centímetros del suelo aunque sabiendo que luego puede tardar un par de años en volver a florecer.

Si queremos reproducirlo es fácil, plantaremos estacas de tallo semileñoso en verano.

Bibliografía

https://disfrutarconelhuertoyeljardin.blogspot.com.es

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA: ÁRBOL DEL AMOR.

Andrés Rodríguez González Abril 9th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
ÁRBOL DEL AMOR, ÁRBOL DE JUDEA, ÁRBOL DE JUDAS, ALGARROBO LOCO
Cercis siliquastrum

Árbol de la familia Cesalpináceas. Oriundo del Mediterráneo oriental (Persia), fue introducido por los cruzados desde Israel al sur de Francia, aproximadamente en el año 1200. Después se difundió por todo el centro y sur de Europa. En España se ha encontrado asilvestrado en varios puntos de Valencia y Andalucía, aunque lo normal es verlo cultivado en jardines.
Es caducifolio, de forma irregular, que alcanza de 5 a 10m. de altura. Ramas de corteza lisa. En las más jóvenes toma una coloración rojiza. Es de forma bastante irregular, generalmente retorcido, corteza rugosa, de color pardo oscuro, casi negra en los ejemplares viejos.
Sus hojas son simples, de forma reniforme (acorazonada), que crecen alternativamente en las ramillas. Estípulas pequeñas, fácilmente caedizas. El periodo de foliación abarca desde el principio de primavera al principio del otoño.
Produce flores muy precoces, aparecen antes que las hojas y en gran cantidad, de color rosa. Aparecen agrupadas en ramillos sobre las ramas o a veces sobre el mismo tronco, tienen la forma amariposada típica de esta familia. Una vez secas permanecen en el árbol largo tiempo. Son hermafroditas, dotadas de estambres y pistilos. Florece en Abril o Mayo.
En forma legumbre colgante y aplastada, de 6-10 cm. de largo, color pardo rojiza, en su interior poseen de 10 a 14 semillas negruzcas. Maduran en otoño, permaneciendo durante el invierno en el árbol.
Alcanza su máximo desarrollo entre los 15 y 25 años. Es bastante indiferente respecto al suelo pero no gusta de heladas prolongadas. Resiste bien la sequía y el frío, así como la contaminación atmosférica de la ciudad. Necesita sol. Para su buen crecimiento necesita de poda. Se reproduce mediante semillas o por retoños basales; en este caso hay que transplantarlos pronto, pues no agarran cuando tienen cierta edad. Suelen florecer a partir del tercer año.
El nombre científico de este árbol deriva del griego “Cercis” (navecilla), aludiendo probablemente a la forma del fruto y de la flor; “siliquastrum” está formado por la voz latina “silique” (algarrobo) y el sufijo “astrum” (parecido imperfecto). El nombre castellano de “árbol del amor” se debe al color rosa de sus flores y a la forma acorazonada de sus hojas. También se le conoce como “árbol de Judea o de Judas” por su origen. Según cuenta la leyenda Judas Iscariote se suicidó ahorcándose en uno de ellos.

Su madera no es de buena calidad, pues se tuerce con facilidad y se descompone pronto a la interperie. Los frutos se utilizaron en medicina popular como astringentes. En algunos sitios se comen las flores tiernas en ensaladas y se escabechan en vinagre, sin embargo el principal uso de este árbol es el ornamental, debido a sus abundantísimas flores en primavera y a su bonito follaje, siempre en buen estado por no sufrir ataque de insectos.
Bibliografía
http://www.zoobotanicojerez.com

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Escoba de Bruja

Andrés Rodríguez González Febrero 23rd, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Escoba de Bruja

En uno de los pinos en la ruta de la Cañada del Cuerno, en el Parque Natural Sierra de Las Nieves, encontramos un crecimiento tumoral en una de las ramas. Es conocido popularmente como “Escoba de brujas”,  una enfermedad causada, según José Mayorga, por un Phytoplasma, una forma intermedia entre Virus y Bacterias.
Hasta hace poco no se sabían las causas que producían estas malformaciones o hipertrofias. Se pensaba que podían ser hongos, virus o bacterias. Ahora se sabe que son bacterias, antiguamente llamadas micoplasmas, hoy se las conoce como fitoplasmas. En el presente el nombre de fitoplasmas ha sido aceptado para describir estos patógenos.
Son grupo de bacterias pequeñas y carentes de pared celular que viven en el sistema vascular de una planta y que pueden causar enfermedades. Los síntomas son: amarillez en las hojas, hojas pequeñas, internudos cortos y enanismo, excesiva proliferación de brotes laterales y en el caso de los pinos, las piñas que se desarrollan son enanas. Los agentes causales de este tipo de enfermedades carecen de cualquier posibilidad de dispersión activa, ya que requieren de una herida en el tejido vegetal para infectar y establecerse. Sin embargo, ellos son transmitidos de planta a planta de varias formas, como propagación vegetativa, mecánica, por contacto de hojas o raíces, y mediante la semilla, polen, insectos, ácaros, nemátodos, cuscuta y hongos.
Los fitoplasmas son similares a bacterias pero desprovistos de pared celular. Són organismos muy pequeños (de 0.1 - 1 milimicras), sus genomas son tambien muy pequeños (1/6 de el de E.coli), esto les da gran plasticidad.
En los últimos años se ha estudiado bastante sobre fitoplasmas, són conocidas enfermedades como la flavescencia dorada de la vid, aster yellows… producidas por fitoplasmas. Lo que no se habia detectado hasta hace poco es su presencia en gimnospermas, como es el caso del pino. Se detectó por primera vez, casi simultaniamente en Tarragona y en Alemania por E. Torres y B. Schneider. Ahora muy recientemente tambien en Murcia. Se ha detectado en Pinus halepensis y en Pinus silvestris.
Hace más de diez años, lo observe por primera vez en un pinsapo en el Parque Nacional de Talasamtam, en Marruecos. Se ha sequenciado su ADN, se ha comparado con las especies de fitoplasmas existentes y la diferencia ha sido suficiente como para concluir que estamos tratando con una nueva especie. El nuevo taxon se ha nombrado “Candidatus Phytoplasma pini“. Por el momento no se conoce aún el insecto vector.

Bibliografía
http://archivo.infojardin.com
Bernd Schneider, Ester Torres, 2005. “Candidatus Phytoplasma pini, a novel taxon from Pinus silvestris and Pinus halepensis”

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Aján

Andrés Rodríguez González Febrero 19th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Aján, vidriera, hierba muermera, plumajes andaluces, enredadera andaluza, cola de ardilla o clemátide de Virginia. Clematis cirrhosa

Es una planta leñosa trepadora del género de las clemátides. Se distribuye por todo el Mediterráneo, preferentemente sobre matorrales o bosquetes de suelos arcillosos o margosos. Más abundante en Andalucía, Cataluña y Baleares aunque menos frecuente que otra especie trepadora muy relacionada y de similares características, la Clematis vitalba.
Este arbusto trepador posee zarcillos, de hasta 4 m o más de altura. Hojas reunidas en fascículos, pecioladas, muy variables en formas. Flores hermafroditas, en forma de campana, y colgantes, solitarias o en grupos de 2 ó 3, con olor a miel, grandes, con un largo pedicelo, el cual lleva en su parte final 2 brácteas soldadas; 4 tépalos blanco-amarillentos, vellosos por sus caras externas, de 2,5 a 3,5 cm. Los frutos son aquenios, con los estilos largos y plumosos. Florece en invierno y primavera.
Clematis cirrhosa fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum 1: 544, en el año 1753.
El nombre del género deriva del griego “Klema” que significa “Sarmiento” que alude a los tallos trepadores de estas plantas y “cirrhosa”, epíteto latino que significa “muchos rizos o zarcillos”.
El nombre popular de “Hierba de los pordioseros” hace referencia a que la utilizaban antiguamente los mendigos para formarse llagas en brazos y piernas con objeto de provocar lástima y compasión a los incautos y obtener. Así, más limosnas, según Quer podían curarlas a voluntad aplicándose hojas de acelga. También se usó para curar el muermo de los caballos y asnos. Para ello se les metía la cabeza en un morral con clemátide  seca y pulverizada que introduciéndose por las narices les hacían estornudar fuertemente.

Bibliografía
Wikipedia
www.asturnatura.com
Guía del Incafo de los árboles y Arbustos  de la Península Ibérica.

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Almendro

Andrés Rodríguez González Febrero 5th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Almendro
Prunus dulcis

El almendro es el árbol que produce las almendras. Pertenece a la Familia de las Rosaceas, como melocotón,  cereza, ciruela y las rosas. Y dentro de ella al género Prunus
Una especie de importante valor comercial y cultural. Está emparentado con los árboles de; en algunas regiones es más apreciado por sus bellas flores. El árbol donde crecen las almendras es una especie de hojas caducas, cuya altura es de 4 a 10 metros y de hasta 30 centímetros de diámetro del tronco, así que se trata de un árbol de mediana envergadura. A partir de las ramas delgadas crecen hojas lanceoladas con márgenes ligeramente dentados, de 7.6 a 12.7 centímetros de longitud y unos 4-5 centímetros de ancho.
Las flores son blancas o rosadas y crecen de forma unitaria o en pares. Miden 3-5 centímetros de diámetro y cada una posee 5 pétalos. Por otra parte, los frutos redondos semejan pequeños duraznos verdes, pero en su interior guardan 1 o 2 semillas cubiertas por una cáscara. Los frutos miden alrededor de 3.5-6 centímetros de longitud.
Esta planta es nativa del suroeste asiático, específicamente de una región del este del Medio Oriente, hacia el río Indo, caracterizada por un clima mediterráneo. Con el tiempo se extendió hasta el norte de África y el sur de Europa y más tarde llegó hasta América. En la actualidad es un árbol que puede crecer en muchas partes del mundo pero curiosamente California, un estado norteamericano de donde el almendro no es nativo, es ahora el mayor productor mundial de almendras, mientras que la zona mediterránea está en segundo lugar.
La historia del cultivo del almendro es muy larga. Desde el siglo X a. C. China ya conocía el árbol y en el siglo V a. C. los griegos lo valoraban sobre todo por la propiedad para prevenir la intoxicación. Los faraones del Antiguo Egipto eran obsequiados con panes que tenían almendras, los romanos las arrojaban sobre los recién casados e incluso en la Biblia se les menciona como símbolo de esperanza.
Esta especie es monoica, a saber, posee flores masculinas y femeninas en la misma planta. El problema es que la mayoría de los almendros no son compatibles entre sí  al ser  autoestériles, por lo que es importante que existan otros árboles cerca para que se logre la polinización y fecundación, y así los frutos se desarrollen.
La polinización natural es favorecida por acción de abejas y otros insectos, y unos 7 u 8 meses después de la floración, los frutos maduran. Por lo general estos crecen sobre las ramas laterales. Los almendros cultivados tardan cerca de 3 o 4 años en producir frutos y su mejor período de producción suele ser a los 6-7 años.

Existen 2 variedades principales: una de almendras dulces (Prunus dulcis variedad dulcis), y otra de almendras amargas (Prunus dulcis variedad amara), siendo las primeras las preferidas por su sabor agradable y sus múltiples usos. La variedad amarga es de amargo sabor y puede ser muy peligrosa si el cianuro que contiene no es eliminado antes de consumirlo. Existen muchas variedades de cultivo.
Del almendro se utilizan las semillas, que a su vez producen un fino aceite con múltiples utilidades, es dulce, emoliente y con propiedades laxantes, comúnmente agregado a cremas hidratantes y de otros tipos de la industria cosmética. Con él se elaboran emulsiones para medicamentos, aceites de masaje y varios preparados para la piel. Es un efectivo tratamiento para la piel seca. El aceite amargo es usado en la cocina como aromatizante comercial de alimentos como pasteles, dulces y helados. Al aceite se atribuyen propiedades para tratar cálculos renales y biliares, así como estreñimiento. Algunos estudios indican que combate el colesterol y previene enfermedades cardíacas.
Las semillas dulces tienen buen sabor y pueden consumirse tostadas como crudas. Se les suele añadir a postres y a guisos diversos, con ellas se elaboran los mazapanes. Son muy nutritivas: contienen grasas poliinsaturadas Omega 6 así como aceite Omega 3 y son ricas en manganeso, fósforo, potasio, calcio, vitamina E, tiamina y niacina.
Los cultivos de almendro son altamente vulnerables a numerosas plagas y enfermedades causadas por hongos y bacterias. Entre estos padecimientos se puede mencionar la roya, la podredumbre marrón, el enrollamiento de hoja, el tumor de cuello, el cancro bacteriano y la hoja plateada. Todo esto afecta el crecimiento, la producción y la supervivencia de la planta, lo que conlleva pérdidas económicas. No obstante, no se le considera una especie en peligro de extinción. Si bien su cultivo ha descendido en nuestra zona de manera drástica.
Cada año se puede apreciar cómo van floreciendo más pronto, concretamente,éste año se pudieron ver los primeros en flor a finales de diciembre pasado, si bien después de las nevadas es cuando se ha producido una espectacular eclosión de flores.

Bibliografía
www.bioenciclopedia.com

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA, Orquídea gigante.

Andrés Rodríguez González Febrero 4th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Orquídea gigante. Himantoglossum robertianum

Su presencia inicia la temporada de orquídeas en la Serranía, suele ser la primera que se ve. Aparece a primeros de febrero y algunos años incluso en enero.
Se trata de una orquídea de gran tamaño y llamativa,  de ahí en nombre popular de orquídea gigante, puede alcanzar hasta un metro de altura, con tallos gruesos y hojas anchas, carnosas y de color verde brillante. Las inferiores, que se disponen formando una roseta basal más o menos definida, alcanzan hasta 30-35 cm de longitud. Las medianas y superiores van siendo más pequeñas, envuelven al tallo y acaban tomando aspecto de grácteas. Inflorescencia nutrida, de aspecto entre cilíndrico y cónico. Flores de tonos púrpureos a rosado-verdosos. Labelo con 3 lóbulos y margen ondulado.
Habitualmente, se ha venido nombrando como Barlia robertiana, sin embargo, por análisis científicos la han incluido en Himantoglossum, y nuestros estudios sobre semillas han refrendado esta opinión.
Especie del centro y oeste del Mediterráneo, en la Península Ibérica se distribuye por el cuadrante sudoccidental, vertiente mediterránea, islas Baleares y vertiente norte de la Cordillera Cantábrica. Dispersa por algunos puntos del interior.
Se comporta como indiferente edáfica, aunque es más frecuente encontrarla sobre substratos básicos. Habita en zonas aclaradas y matorrales en el ámbito de los encinares y pinares, hasta unos 1000 m.

Las fotografías nuestran la planta y un detalle del polinizador. Son de Gonzalo Astete a quien agradezco que me ha ya permitido usarlas.

Bibliografía
www.orquideasibericas.info

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA: Pino resinero y pino carrasco.

Andrés Rodríguez González Enero 30th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA.
El pino resinero y el pino carrasco son dos de los pinos más utilizados en las repoblaciones, por lo tanto suelen aparecer juntos pero es fácil identificarlos. Ambos pueden verse en la repoblación del comienzo de carril de Quejigales. En general el resinero suele tener muchas piñas que son de pedúnculo (unión con el tallo) corto de forma piramidal largas o muy largas, el carrasco tiene un pedúnculo largo y grueso. Veamos algunas características más de ellos.

Pino resinero, pino rodeno, pino negral, pino marítimo. Pinus pinaster
Árbol de hasta 25 m, ocasionalmente mayor. Cuando vegeta en suelos pobres o muy erosionados no suele pasar de los 10 o 12 m. En los troncos gruesos la corteza es variable; en los ejemplares que viven en ambiente de fuerte aridez tienen una corteza gruesa, con profundas grietas longitudinales y placas espesas de color pardo-negruzco, frente a los que vegetan en zonas de clima húmedo, que tienen la corteza menos gruesa, con grietas poco profundas y placas más pequeñas y más grisáceas. En cualquier caso, desde una cierta distancia, la corteza de los troncos se ve negruzca. Las acículas se disponen en parejas; en general son largas, de 12 a 25 cm de longitud, gruesas, las más anchas, rígidas y punzantes entre nuestros pinos.
Las flores o conos se producen a comienzos de primavera. Los masculinos se reúnen en grupos numerosos; tienen aproximadamente de 1,2 a 2 cm de longitud, son amarillos y muy vistosos. Los conos femeninos, tienen aspecto de piñas diminutas, de alrededor de 6 mm, poco evidentes, y de color violáceo.
Las piñas tienen un pedúnculo corto y poco apreciable, algo torcido. Son grandes, de entre 8 y 24 cm de longitud; cuando están cerradas se ven claramente alargadas, simétricas, con las apófisis elevadas, piramidales y los ombligos salientes y pinchudos; cuando se abren, además de estos caracteres, se puede apreciar el interior de las escamas, en su cara dorsal, de color pardo muy oscuro, casi negro. Tardan dos años en completar su desarrollo y dispersan las semillas a lo largo de varios meses, entre el final del otoño y la primavera del tercer año.
Es natural del Oeste de la región mediterránea, desde Francia, España, Portugal, Marruecos, Argelia y Túnez. Se ha utilizado mucho por el hombre desde comienzos del siglo XX y su área natural ha quedado desdibujada y superpuesta con repoblaciones forestales. En la Península Ibérica ocupa de forma natural los sistemas Central, Ibérico, sierras béticas y sierras costeras del Mediterráneo. Se encuentra en altitudes que van desde el nivel de mar, como los pequeños restos que quedan en las proximidades de Marbella, hasta casi los 2000 m en Sierra Nevada.
Es una especie adaptada al clima mediterráneo, siempre que no sean muy intensos ni los fríos invernales ni la sequía del verano. Puede vivir tanto en suelos fértiles como en los muy pobres, aunque en este último caso pueden quedar con tallas de 2 ó 3 m, como en algunas sierras dolomíticas de la Serranía de Ronda.
Sus principales intereses fueron la obtención de resina, de pez y la producción de madera. De la resina se extraen dos productos principales: el aguarrás y la colofonia. Los procedimientos para la obtención de resina han cambiado a lo largo de los tiempos, desde los primitivos sistemas que terminaban con la muerte del pino, hasta los de hoy en día, menos agresivos. Todavía hoy se ven pinos en los que se abrieron caras de resinación por el método Hugues, - cortes longitudinales de unos 15 cm de ancho - muy extendido a lo largo del siglo XX. La pez es una brea que se ha utilizado para impermeabilizar cascos de barcos, redes de pesca, ánforas y toneles, pellejos y botas de vino, etc. En la actualidad la producción de pez casi ha desaparecido y la de resina está en crisis.
La madera tiene una valoración entre media y alta según los crecimientos. Se emplea sobre todo para la fabricación de cajas de embalar, palets, postes. En el pasado se utilizó para hacer vigas.

Pino carrasco, pino de Alepo. Pinus halepensis
Esta especie arbórea llega a alcanzar los 12 m cuando habita en la zonas  semiáridas, hasta algo más de 20 en las estaciones algo más húmedos. Su fisonomía general es muy variable según las condiciones de desarrollo, pero el porte más característico es el de un árbol de copa ancha, baja, con muchas ramas y con el follaje poco denso y de color verde claro. La corteza de los troncos gruesos suele ser de color oscuro y agrietada y la de las ramas de aspecto liso y color gris claro, a veces brillante. Las acículas se reunen en parejas, son comparativamente cortas  de 6-8 cm de longitud, finas, flexibles y de color verde claro. Los conos maduran en primavera y se encuentran distribuidos por toda la copa. Los masculinos miden 1-1,5 cm, son amarillos y se reúnen en grupos numerosos y llamativos. En cambio, los femeninos son más difíciles de ver, tienen aspecto de piñas diminutas, de alrededor de 6 mm de longitud y color púrpura oscuro antes de la polinización. Luego, después de recibir el polen, se alargan un poco y toman colores pardos.
Las piñas maduran en el otoño del año siguiente a la floración. Están unidas a la ramilla por un pedúnculo que, en comparación con el de otros pinos, es largo sobre 1 cm de longitud, grueso y algo curvado. Cuando están cerradas tienen forma cónica y alargada, entre 6 a 12 cm de longitud, y con las caras exteriores casi lisas. Las piñas abiertas tienen un aspecto globoso, y se aprecia la parte interior de las escamas de color castaño. Al llegar a la maduración van cambiando de color, desde el pardo-amarillento al castaño oscuro. Las piñas, ya sean abiertas o cerradas, permanecen muchos años en el árbol y se van tornando grises.
Es natural de la región mediterránea, más abundante en la parte occidental, especialmente en la Península Ibérica, Marruecos y Argelia, y más raro desde el sur de Francia e Italia y hacia el extremo oriental del Mediterráneo.
En la Península crece de modo natural en las mitades este y sur, en altitudes que van desde el nivel del mar hasta los 1000 (llegando a 1600) m. Es especialmente abundante en Cataluña y Levante.
Se desarrolla en territorios con clima mediterráneo, especialmente en los que se presenta un periodo de aridez prolongado e intenso. Crece mejor en regiones de temperaturas invernales suaves, con heladas leves o sin ellas, como ocurre en las cercanías del mar, pero puede soportar fríos como los del centro del valle del Ebro o la comarca de Baza, en Granada. Aparece con más frecuencia en suelos calizos; pero también se encuentra en los silíceos e incluso en los yesosos. También puede vivir en los sustratos pobres, someros y pedregosos, donde otras especies crecerían poco y mal.
Tiene una producción de piñas muy regular y presenta un significativo porcentaje de piñas serotinas, lo que le confiere una buena capacidad de regeneración de la especie tras los incendios.
La madera del pino carrasco es de un color blanco amarillento, a veces con la parte central pardo oscura. Está muy poco considerada por varias razones: por un lado, la dificultad de encontrar árboles con el tronco recto y bien desarrollado, con pocas ramas gruesas; y por otro la abundancia de resina que la hace dificultosa para trabajar. Se ha empleado con mucha frecuencia para hacer cajas, estacas y palets, pero sobre todo para leña. Antiguamente se utilizó para traviesas de ferrocarril. En los tiempos en los que la resina era un producto valioso, también se obtenía de esta especie. El principal valor en la actualidad es su carácter protector frente a la erosión, y su papel regulador de avenidas en zonas de altitudes medias y bajas, en ambientes de clima mediterráneo, donde es característica la torrencialidad de las precipitaciones.

Bibliografía.
www.arbolesibericos.es

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Muscari, Muscaris, Nazarenos.

Andrés Rodríguez González Enero 29th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Muscari, Muscaris, Nazarenos.
Nombre científico o latino: Muscari (género)

Planta de la familia de las Liliáceas. Bulbos muy frecuentes en el campo, en terrenos rocosos y herbosos de toda la región mediterránea, tanto en barbechos, bordes de carreteras, prados donde puede llegar a considerarse en ocasiones como mala hierba, y en jardines por su facilidad de crecimiento y bonitos colores. Es una de las especies de bulbo más rústicas y fáciles de cultivar.
Son de pequeño tamaño, unos 15-20 cm.
Tienen su origen en Europa meridional, África del Norte y Asia occidental.
Tiene unas flores azules en la primera mitad de la primavera. Hay variedades con flores blancas. Muchos tienen un olor agradable y suave.
Se suele cultivar en grupos, bajo o delante de los arbustos o, como matas en una bordura o un jardín de rocalla. También en macetas, siempre que se pongan al sol o en sombra parcial.Necesita una temperatura fría antes de la floración y cálida mientras despliega sus flores, por ello se da bien en los climas templados, con temperaturas entre 10º y 25 ºC, en primavera o finales de invierno. En verano y cuando el calor de la primavera es grande se secan ya que necesitan agua moderadamente, pero no en exceso que puede pudrir los bulbos.
Los muscaris se multiplican abundantemente por medio de bulbillos producidos junto al bulbo principal. Por ello se suelen extender con facilidad.

Bibliografía.
http://fichas.infojardin.com

Next »