Archive for the tag 'plantas de la Serranía de Ronda'

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA CIRUELO SILVESTRE

Andrés Rodríguez González Septiembre 20th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

CIRUELO SILVESTRE Prunus insititia

 

Prunus era el nombre romano del ciruelo y el que se dio después también a las especies de frutos semejantes con un hueso; insititia deriva de insititius, que quiere decir ‘injertado’, aludiendo a que se usa mucho como patrón de injerto. Sus frutos son laxantes.

Arbolillo caducifolio o arbusto de hasta 5 m, muy similar a Prunus domestica, del que no es fácil de diferenciar. A veces provisto de espinas, con ramas grisáceas o algo rojizas y pelosas de jóvenes. Hojas más o menos elípticas, alternas, caducas, de margen aserrado con dientes finalizados en glándulas, con pelos en el envés de las hojas, especialmente en los nervios. Tienen algo de pilosidad en los nervios y el rabillo, que mide aproximadamente 1 cm y carece de glándulas. Flores blancas en grupos de 2-3 que surgen a la vez que las hojas, sujetas por pedúnculos pelosos; pétalos blancos. Fruto de 2 a 5 cm de longitud, con forma de pequeña ciruela de 2-3 cm de diámetro y de color verde o violeta, cubierta de una capa que parece polvillo (una materia denominada pruina). Color variable en color aunque predominantemente violáceo a purpúreo. Su sabor es áspero, entre ácido y amargo. Puede tener algunas ramas con espinas, pero normalmente es inerme, es decir, sin espinas. Es un árbol monoico con flores hermafroditas (en el mismo ejemplar hay flores con ambos sexos). La polinización es entomófila, es decir, la llevan a cabo los insectos, sobre todo abejas y mariposas. El fruto es muy apetitoso para determinadas especies de aves u otros animales que los ingieren y favorecen su dispersión. Florece entre abril y mayo y fructifica entre septiembre y octubre.

Este arbolito suele ser acompañante de los bosques de hoja caduca o persistente, suele vivir asociado a zonas frescas y con cierta humedad, en cursos de agua, valles, barrancos o vaguadas. Se da en claros, orlas arbustivas y crece desde los 500 hasta los 1500 m de altitud.

Aunque es originario de la Europa del centro y sur, también se distribuye por todo el norte de África y el suroeste de Asia. Falta en Baleares y en la Península Ibérica se halla muy disperso e hibrida con otras especies del género, pero es más abundante en su mitad septentrional y principalmente en el cuadrante noreste. En la comarca de la Serranía de Ronda vive exclusivamente en la Sierra de las Nieves. El ciruelo silvestre aparece en los catálogos de flora amenazada y protegida de Andalucía, por lo que no está permitido la recogida de sus frutos.

Con sus frutos se elaboran mermeladas y licores, pues crudos no son muy agradables al paladar. Es muy valorado para la fabricación del pacharán, para el que se utiliza el fruto del endrino, un arbusto muy parecido pero más espinoso y de ciruelas más pequeñas. El pacharán se prepara dejando las ciruelas en maceración con anís durante unos meses. Es conveniente después sacar los frutos porque con el tiempo amargan la bebida. Se puede aromatizar con granos de café, corteza de canela o cáscara de limón. La aspereza de la ciruela se compensa con el dulzor del anís, que suele ser de baja graduación alcohólica para suavizar su sabor.

Se puede confundir con otras especies del género Prunus (almendro, cerezo, melocotonero…) ya que todas se parecen bastante. La única forma de diferenciar esta especie de las otras es por su fruto más pequeño y amargo, así como por su porte casi arbóreo. Además, sólo se localiza en la Sierra de las Nieves.

Bibliografía

https://www.arbolapp.es/

https://www.arbolesibericos.es/

https://www.malaga.es/

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA ÑORA

Andrés Rodríguez González Septiembre 18th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

ÑORA  Capsicum annuum

Se trata de una variedad de pimiento rojo del género Capsicum.

 

Pertenece a conocida familia de las Solanaceae, como las también cultivadas Tomate (Solanum licopersicum) Berenjena (Solanum melongena) Chile (Capsicum frutescens) Pimiento (Capsicum annuum) Patata (Solanum tuberosum) Bayas de Goji (Lycium barbarum).

La ñora es un tesoro gastronómico desconocido por muchos, pero apreciado por los amantes de la cocina. Para los defensores de la diet a mediterránea es una aportación esencial. Es básica en los grandes platos como la paella, los calçots, la caldereta de cordero y otros.

De todas las variedades, la tipo “Bola” es la más frecuente. Tiene una anatomía redonda, de tamaño pequeño, no excesivamente carnoso, muy poblado de semillas y posee un color rojo brillante.

Su sabor es muy característico pues por su gran intensidad y dulzor. Además de carecer de capsaicina, lo que significa que no pica. Tanto su aspecto, como el proceso de secado, hacen de la ñora un ingrediente muy similar al pimiento choricero por lo que muchas veces suelen confundirse. Sin embargo, este último es alargado. Ambos tienen sabores, cualidades y usos muy diferentes. Asimismo, el pimiento choricero se utiliza en el norte de la península, muy apreciado por los vascos que lo emplean en el marmitako, el bacalao a la vizcaína, el sukalki. las patatas a la riojana y otros.

La ñora es un producto que trajeron los conquistadores de América en el siglo XV, hay quien dice que fue uno de los productos que trajo Colón para regalarlo personalmente a los Reyes Católicos. Sea como fuere, este pimiento se aclimató por Murcia un siglo después. Desde aquí, se extendió a la región velenciana, a Cataluña y resto de España.

Se dice que el nombre de “la ñora” se debe a que era cultivada inicialmente en Murcia por los monjes de la Orden de los Jerónimos, en una pequeña población llamada “Ñora”. Una pedanía de la comarca de la Huerta de Murcia que recibe su designación del término medieval “añora“, que hace referencia a una “rueda que funciona por agua“, una noria o molino destinado a elevar el agua para facilitar el riego a las tierras. Estos frailes se establecieron en ese territorio huertano alrededor del siglo XVI. Sin embargo, se cree que inicialmente el pimiento era muy distinto ya que poseía punta y picor. Poco a poco, mediante selección natural, nada de mutaciones genéticas como comprenderéis, se obtuvo la hortaliza que hoy utilizamos.

El modo tradicional de secado de la ñora se realiza al sol, depende de su intensidad y viene a durar de 8 a 20 días. Todo depende de las nubes y el factor solar de protección que se le aplique, mientras la piel se va oscureciendo.

El “pimentón de hojilla” se obtiene mediante la trituración de ñora (a este proceso se le llama “molturación”). Pero sin llegar a una molienda completa, por lo que presenta una textura más gruesa que el de la Vera o el de la Mancha y no se ahúma, por lo que carece de los aromas y sabores típicos de estas otras regiones. Esta especia recuerda a la paprika que se fabrica en Hungría. La gran diferencia es que esta última es picante, mientras que la nuestra tiene un carácter más afable, es dulce. El nombre de esta variedad proviene del proceso de triturado, que deja las ñoras reducidas a pequeñas láminas de apenas un par de milímetros, como pequeñas “hojitas”.

 

Bibliografía

https://koketo.es/nora

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Celosía

Andrés Rodríguez González Septiembre 11th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Celosía, Amaranto plumoso

Celosia argentea 

Planta herbácea anual cultivada de la familia Amarantáceas. El género Celosia incluye 50 especies de plantas anuales originarias de regiones cálidas de América, Asia y Africa. Existen muchos híbridos cultivadas, se pueden encontrar variedades enanas y otras que alcanzan hasta 80 cm de altura.

Son plantas herbáceas anuales de tallo erecto que alcanzan 120 cm de altura. Tienen hojas alternas, lanceoladas y de color verde claro, rojizo o violeta. Las vistosas flores pueden ser de color amarillo, naranja, rosa, rojo o blanco. Florecen desde desde finales de primavera hasta inicios de otoño. Lo más característico de ella es que presenta una inflorescencia muy peculiar, es erecta, densa y plumosa, elevada sobre el follaje de hojas largas, lanceoladas y con nervadura bien marcada. Las flores pueden ser rojas, rosadas, anaranjadas o amarillas, entre otros colores; comienzan a aparecer en la primavera y mantienen su colorido después de secarse.

Su época de floración es en verano y otoño, se usa en jardines para macizos y macetas, también como flores para cortar frescas o secas.

Necesita luz para desarrollarse, a pleno sol florecerá más abundante y sus frlores serán más exuberantes y llamativas. Para cultivarla es necesario tener en cuenta que es muy sensible a las bajas temperaturas y es conveniente mantener el suelo y el ambiente húmedos con un buen drenaje. Necesita riego abundante pero sin encharcamientos que puede originar Clorosis, en pleno verano con mucho calor a diario, con menos calor se puede espaciar cada 2-3 días. Pero debemos evitar el anegamiento de las raíces y las plantaciones demasiadas densas. El abonado debe ser regular con abono para plantas de flor. Deben despuntarse los ejemplares jóvenes para propiciar el crecimiento de las ramillas laterales y una mayor cantidad de flores.

La floración también se incrementa al sacar las flores marchitas. Sufre con frecuencia el ataque de ácaros y del hongos, es especialmente peligroso el oídio, que es díficil de erradicar.

Se reproduce mediante semillas en vivero protegido desde fines del invierno. Se pueden sembrar en ambientes interiores unas seis semanas antes de las últimas heladas, después, cuando las temperaturas se estabilizan, se trasplantan. Las flores surgen a las 10 o 12 semanas después de la siembra. Si se compran las plantas ya crecidas, los mejores ejemplares son aquellos que no han florecido aún.

Bibliografía

https://fichas.infojardin.com/

http://www.consultaplantas.com/

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Heliotropio común

Andrés Rodríguez González Septiembre 6th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA

Heliotropio común, heliotropo, hierba verruguera, verrucaria, tornasol, hierba de las verrugas o cola de escorpión. Heliotropium europaeum.

Planta herbácea perteneciente a la familia de las boragináceas, puede alcanzar los 30 cm de altura. Sus tallos no se mantienen erectos y suelen tenderse aunque intentan mantenerse en ascenso. La floración va desde mayo a noviembre. La distribución del heliotropio común por la península Ibérica es muy amplia. Su hábitat más frecuente es en escombreras, barbechos y rastrojos junto a las carreteras y zonas rocosas, en campos de cultivo, terrenos secos, bordes de caminos y en general en jardines. Florece entre los meses de junio y octubre.

Cuenta con pelos de color grisáceo y un olor desagradable bastante característico.

Aunque su uso como planta medicinal está recogido de forma habitual en libros y tratados a lo largo de la historia, hay que tener en cuenta que esta planta posee un alcaloide muy tóxico, la cinoglosina. Esta sustancia afecta al sistema nervioso produciendo parálisis, aunque los mayores daños son los que puede causar al hígado, especialmente si se ingiere frecuentemente.

Sus florecillas blancas se agrupan formando una especie de cola de escorpión, lo que además de suponer para la planta otro de sus nombres comunes, hizo que se atribuyera al heliotropo la facultad de combatir los efectos de las picaduras de algunos animales, entre otros, las del escorpión. Lo cierto es que los emplastos a base de heliotropo tienen algunas propiedades, la más conocida es la de eliminar las verrugas. Por lo que respecta a las picaduras de escorpión, no parece que sus bondades vayan más allá de algún poder antiséptico.

El heliotropo es uno de los caso frecuentes de ser considerado como planta curativa por su aspecto y por la cualidad que poseen los racimos florales de girar hacia donde se encuentra situado el sol, de forma similar a como lo hacen los girasoles, esa facultad le permite a la planta obtener la mayor insolación posible, pero de ello no pueden derivarse más consecuencias, y menos aún la atribución de algunos poderes que entran en el mundo de lo mágico y las creencias populares poco científicas.

Actualmente el concepto de “malas hierbas” está superado con lo que esta y otras plantas han adquirido una función muy importante, la de decorar nuestro jardín.

Pero también cuenta con cuenta con principios activos que pueden utilizarse con fines medicinales. De esta planta sirve en la raíz, flores y las hojas.

Entre sus propiedades medicinales vemos que tiene capacidad de febrífugo, colerético, cicatrizante y desinflamatorio, entre otros. Principalmente se utiliza para tratar afecciones como lo son las verrugas, de ahí su nombre, estimular la secreción biliar y provocar la menstruación a la vez que su regulación. Ayuda también colas picaduras de algunos insectos, con la gota, las inflamaciones particulares y ayuda a bajar la fiebre.

Dado que esta planta tiene algunas sustancias que son tóxicas para el organismo no se debe consumir vía oral por mucho tiempo ya que el principal órgano dañando es el hígado. La dosis y el tratamiento que se le da a una persona con esta planta medicinal tan sólo debe ser descrita por el médico para evitar efectos negativos en la salud. No es para nada conveniente automedicarse con el heliotropo como si fuera un remedio natural ya que puede dañar nuestra salud especialmente en niños, mujeres embarazadas, lactantes y personas con problemas crónicos de salud que suelen consumir alimentos por su cuenta. Por lo tanto lo mejor es utilizar la planta en emplastos exteriores y nunca ingerirla.

Se puede aprovechar las propiedades de esta planta generando un emplasto. Este emplastos se realiza cogiendo las hojas del Heliotropio común cortando y colocando su jugo sobre la zona afectada durante unos minutos para que pueda penetrar y aliviar la dolencia. Si queremos utilizar sus propiedades antisépticas y cicatrizantes, algo bastante útil para curar heridas, en llagas y úlceras varicosas, haremos una decocción con 50 gramos de las hojas frescas por cada litro de agua que emplearemos. Dejamos hervir unos 7 minutos y dejamos reposar otros 30 minutos. Una vez ha reposado empapar hemos compresas con la mezcla y aplicaremos en la zona que se pretende curar. Es conveniente sujetarla compresa con alguna venda que cambiaremos un par de veces al día a cuando ya esté demasiado húmeda. De esta forma, podemos tratar algunas heridas, llagas y úlceras.

Bibliografía

https://guadarramistas.com/

https://www.jardineriaon.com/

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Amaranto

Andrés Rodríguez González Agosto 24th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA

Amaranto, Género Amaranthus.

Una planta útil y ornamental para jardín.

El amaranto es una planta herbácea anual perteneciente a la familia de las amarantáceas (Amaranthaceae) y al género Amaranthus, con 95 especies, de las cuales la mayoría son nativas de América y sólo 15 especies provienen de Europa, Asia, África y Australia.

Presenta unos esplendidos penachos de flores a modo de plumas erguidas, que también pueden parecer borlas largas y péndulas de pequeñas flores. Su la apariencia exótica, junto a un fácil cultivo y mantenimiento aporta un valor ornamental en el jardín siempre que sea un lugar soleado. Son plantas vigorosas con una apariencia exótica, que proporcionan un impresionante follaje de color rojo y espectaculares plumas o borlas de flores que tienen un gran impacto en jardines comestibles, en camas de anuales altas, como los girasoles, en borduras mixtas; y en macetas o contenedores. Además, las flores de amaranto son también muy apreciadas como flor de corte para los floristas, ya sea frescas o secas, resultando especialmente vistosas las borlas de A. caudatus.

Menos conocido en occidente es la realidad de que el amaranto también es uno de los cultivos de cereales más antiguos, que fue domesticado hace más de 4.000 años por culturas precolombinas y de allí se difundió a otras partes del mundo. Los amarantos eran un alimento básico de los aztecas e incas y las plantas todavía se cultivan hoy como fuente de alimento en América del Sur, África, China, India, Nepal, Pakistán y el Tíbet. Actualmente, el amaranto se usa más comúnmente como harina alta en proteínas sin gluten en panes y cereales.

En cuanto a su clasificación existen discrepancias y alguna confusión debido a la semejanza entre muchas de las especies, así como a la amplia dispersión y distribución geográfica de este género. En la Península Ibérica y Baleares se citan varias especies, la mayoría introducidas y naturalizadas, habituales en campos de cultivo, bordes de caminos y lugares alterados. Algunas de ellas están incluidas en el Atlas de las Plantas Alóctonas Invasoras, pero en esa lista no está incluida A. cruentus, una de las especies más utilizadas para cultivo ornamental.

Estas hierbas de aspecto tupido y erguidao pueden alcanzar una altura de  entre 90 a 130 cm de altura, pero también hay algunas especies con aspecto menos espbelto. Su raíz es pivotante, con abundante ramificación y múltiples raicillas delgadas que se extienden rápidamente. El tallo es cilíndrico y anguloso con gruesas estrías longitudinales que le dan una apariencia acanalada. Las hojas son pecioladas, opuestas o alternas con nervaduras prominentes en el envés. La inflorescencia del amaranto corresponde a espigas muy vistosas, terminales o axilares, que pueden variar de totalmente erectas hasta inclinadas, con tonalidades que van del amarillo, anaranjado, café, rojo, rosado hasta el púrpura. Florecen desde junio hasta mediados de otoño.

El valor ornamental del amaranto se queda pequeño, si lo comparamos con su valor como planta comestible y su interés etnobotánico.

El amaranto de grano fue domesticado en América por culturas precolombinas hace más de 4.000 años y de allí posiblemente se difundió a otras partes del mundo. Se cultivó junto al maíz, frijol y calabaza por los Aztecas en el valle de México; por los Mayas en Guatemala y por los Incas en Sudamérica, tanto en Perú y Bolivia como en Ecuador junto a la papa, maíz y quinua. En la actualidad, solo se utilizan tres especies de amaranto para la producción de grano: A. cruentus, A. caudatus y A. hypochondriacus.

Los amarantos también son comidos como verdura de hoja fueron utilizados en América y en otras partes del mundo desde la prehistoria.

Poseen también cualidades como tintura como colorante alimentario y textil.

Sin embargo en occidente son muy valorados como plantas ornamentales.

El amaranto es muy fácil de cultivar y mantener. Crece mejor si se sitúa a pleno sol. Prefiere suelos moderadamente fértiles y bien drenados, sólo la especie A. caudatus puede tolerar suelos pobres. No le gusta el riego excesivo, de hecho, el amaranto es tolerante a la sequía, pero durante el verano es conveniente regar regularmente si queremos prolongar la floración.

Puesto que los amarantos son plantas anuales, generalmente se cultivan a partir de semillas a principios de primavera. Al ser plantas originarias de climas cálidos, en regiones frías es mejor sembrarlas en interiores, alrededor de seis a ocho semanas antes de las últimas heladas, para poder plantarlas sin problema. También se pueden sembrar directamente en el jardín, pero hay que hacerlo cuando el suelo haya comenzado a calentarse en primavera. Se dejan unos 20-30 cm entre semillas o plantas una vez que estén listas para salir después de endurecerse. Una vez establecidas, los amarantos se auto-siembran con facilidad.

Son fácilmente atacados por los pulgones.

Los amarantos se suelen dividir en dos grandes grupos en función de su inflorescencia, unos la tienen con forma de penacho, en este grupo se incluye la especie Amaranthus cruentus, con hojas verdes o rojas y un penacho de flores de color rosa oscuro. De esta especie se han obtenido numerosas variedades.  Y otro, quizás más conocido, con especies como Amaranthus caudatus, con largas y caídas borlas de pequeñas flores, a menudo en tonos de rojo oscuro.

Los amarantos ornamentales para uso en jardinería y floristerías, obtenidos principalmente de especies como A. cruentus, A. caudatus y A. tricolor, ofrecen una interesante gama de tonalidades en hojas y flores que las convierten en plantas muy hermosas.

Bibliografía.

https://www.hogarmania.com/

https://www.elblogdelatabla.com/

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA OIDIO

Andrés Rodríguez González Julio 28th, 2021

 

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA

OIDIO. Uncinula necator

El oídio de la vid es una enfermedad causada por un hongo de nombre Uncinula necátor. Es muy común en la península. Es igual que el  mildiu, está causado por un hongo que ataca todos los órganos verdes de la vid, las hojas, yemas, cortezas y sarmientos. Son enfermedades llamadas fúngicas, es decir causadas por hongos.

El oídio llegó a Europa, en concreto a Francia y Gran Bretaña, procedente de Estados Unidos en el año 1845.

El hongo causante del oídio pertenece a la clase de los ascomicetos, un tipo de organismo que necesita tejido vegetal vivo para sobrevivir y que lo hace cubriendo la superficie de este tejido vegetal que parasitan. A diferencia del mildiu que penetra en las estructuras vegetales del tejido, el hongo del oídio es un ectoparásito por lo que su micelio solo cubre la parte externa del tejido vegetal en el que parasita.

Tanto uno como otro pueden provocar grandes daños en la cepa que infecta que puede hacer que pierda todo o parte del follaje así como el fruto. El ataque del oídio en las hojas lo podemos observar tanto en el haz como en el envés. Se produce una especie de polvillo blanco, como ceniza, que puede llegar a cubrir toda la zona. En algunas ocasiones podemos ver, al comienzo del ataque, como unas manchas de aceite en el haz que suelen ser más pequeñas que las del mildiu y no tienen pelusilla blanca en el envés. La presencia del oídio en los brotes y sarmientos se manifiesta por algunas manchas difusas de color verde oscuro, que van aumentando en intensidad hasta llegar a ser de color negro según aumenta la lignificación de la viña. Podemos detectar el oídio en los racimos porque aparece en ellos una especie de polvo blanco que recubre en muy poco tiempo el grano. Los daños más importantes que produce el oídio los podemos localizar en los racimos, y es que el hongo del oídio detiene el crecimiento de la piel y provoca que se agriete, provocando daños directos en la cantidad y la calidad de la cosecha.

Además, si los ataques son fuertes, también pueden provocar el agostamiento del propio sarmiento lo que hace que haya una considerable disminución de la acumulación de reservas en las yemas. Las hojas infectadas se secan y con el tiempo se caen, dejando a los racimos y sarmientos a merced del tiempo. El oídio se encuentra en la cepa durante todo el año, está en el interior de las yemas y de los sarmientos durante todo el invierno. Cuando comienza la planta a brotar y se dan las condiciones ambientales favorecedoras el hongo tiende a salir al exterior y empieza su desarrollo.

Cuando el hongo alcanza la madurez, comienza la reproducción asexual con la formación de una cantidad considerable de conidias, que ayudadas por el viento se propagan por las zonas verdes de las cepas para atacarlas.

Podríamos decir que ese es el foco primario, que a su vez puede tener varias contaminaciones si se dan las condiciones climatológicas adecuadas durante el desarrollo vegetativo de la vid.

Al final del proceso de desarrollo del hongo del oídio hace un parón y se detiene para pasar el invierno en forma de micelio (fase asexuada) en el interior de las yemas o también puede quedar en forma de peritecas (fase sexuada) en los sarmientos de la planta.

La temperatura, la humedad y en menor medida la insolación son algunos de los factores del clima que pueden condicionar el desarrollo correcto del hongo.

Las mejores condiciones de temperatura para el desarrollo del hongo del oídio son las siguientes: A partir de 15ºC: es una temperatura favorable para comenzar su desarrollo. Entre 25º-28º es el mejor rango de temperatura para su desarrollo. A partir de 35º: el hongo detiene su desarrollo. Más de 40º: las temperaturas altas son letales para el oídio.

Además de la temperatura, la humedad es otro factor favorable e influyente para el desarrollo del hongo. Al contrario que el mildiu, si hay lluvias abundantes el desarrollo de la enfermedad se frena.

El oídio puede ser una enfermedad muy grave que nos puede dejar sin cosecha en poco tiempo, por eso, el mejor remedio para evitar el oídio es la prevención. Como en la mayoría de los casos podemos diferenciar dos tratamientos complementarios que serían el tratamiento ecológico y el químico.

En la prevención ecológica es recomendable hacer las plantaciones en la dirección del viento dominante. Cuando sea el momento del abono, realizarlo correctamente evitando el exceso de nitrógeno ya que éste favorece el desarrollo del oídio. Hacer correctamente las podas de las cepas y el deshojado para así facilitar que el aire, el sol y la luz circulen con facilidad evitando un microclima que favorece el desarrollo del hongo.

En el tratamiento químico se recomienda hacer los tratamientos fitosanitarios al inicio de la producción de briotes cuando los sarmientos de la cepa lleguen a los 15-20 centímetros es recomendable hacer el primer tratamientos para evitar que el hongo se propague por la planta. Después del comienzo de la floración, con productos que se aplican de forma líquida. También cuando los granos sean como un guisante y al comienzo del envero, es decir, cuando los granos están cambiando de color.

Se recomienda utilizar azufre en polvo siempre, ya que esto ayuda a evitar la aparición de algún tipo de resistencias a los productos antioídio sistémicos.

Se recomienda en general que el ochenta por ciento de los productos aplicados deben ser sistémicos y el veinte por ciento restante, azufre en polvo.

Y realizar varios tratamientos en pulverización con productos sistémicos empleando un volumen de agua suficiente según la vegetación, cambiando la familia química del producto. Complementarlo con un espolvoreo de azufre con máquina en floración.

 

Bibliografía

https://www.viverosmacaya.com/

https://www.bodegaslaaurora.com/

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: CALABACIN

Andrés Rodríguez González Julio 25th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

CALABACIN Cucurbita Pepo

El calabacín, como el tomate y otras tantas verduras, proviene de América y fue introducido en Europa en el siglo XVI.

La planta del calabacín es una planta herbácea anual rastrera. Su tallo es pentagonal y no posee espinas. Las plantas pueden llegar a medir hasta 4 metros pero con una altura inferior al metro.  Su aspecto es frondoso.

Existen Calabacines y Calabazas. Ambos pertenecen a la familia de las curcubitáceas. Se consumen sus frutos cuando están tiernos y cuando aún las semillas no se han desarrollado. Las calabazas se dejan madurar y suelen adquirir grandes dimensiones.

Las hojas tienen manchas blancas entre las nervaduras. Sus flores masculinas se consumen fritas cuando se hallan todavía en forma de capullo. Las flores son relativamente grandes y de color amarillo. La corola presenta grandes lóbulos, tiene forma lanceolada y es de color amarillo. Los sépalos de las flores hembras tienen hojas de forma lobuladas. Su fruto tiene forma apepinada aunque puede haber variedades muy diversas. El pedúnculo, pentagonal, está unido al fruto, y en parte, forma muy engrosado la base del tallo.

La planta tiene los dos tipos de flor, la masculina y la femenina, que se parecen mucho pero tienen ciertas diferencias en su interior, así las flores femeninas tienen el pistilo muy visible y el ovario en forma de pequeño calabacín. Las flores masculinas tienen el tallo más largo y delgado, y dentro, solo hay un bulto en el que está el polen.

El calabacín es un cultivo bastante rústico y de rápido desarrollo, por lo que se puede cultivar en diferentes épocas del año en la mayor parte de las regiones españolas. Es muy sensible a las heladas y a las bajas temperaturas, por lo que el cultivo al aire libre sólo se puede realizar una vez pasada la época de posibles heladas. Se reproduce con sus propias semillas, similares en forma a las de la calabaza. Cuando están tiernos, con unos 20 cm es el momento ideal para recogerlos. Además, al ir recogiendo fruto, la planta produce más que si dejamos que el calabacín crezca totalmente.

La temperatura óptima de germinación de la semilla es de 20-25ºC. Para el desarrollo vegetativo ésta se encuentra entre los 25 y 35ºC. Para la floración se requieren unos 20ºC por la noche y unos 25ºC durante el día. Por debajo de los 10ºC pueden producirse deformaciones en los frutos. Se suele desarrollar bien en humedades relativas que oscilen entre el 65 y 80%. La floración del calabacín no es sensible al fotoperiodo, por lo que no suelen existir problemas de floración debidos a la duración del día, pudiendo cultivarse en invernadero en cualquier época del año.

La característica más destacada del calabacín es su gran poder digestivo. Su uso continuado es muy recomendable para desintoxicar el organismo y proteger la salud intestinal. Está compuesto por hidratos de carbono en cantidades considerables y en una baja proporción de lípidos y proteínas. El consumo de calabacín supone un aporte de fibra. Las semillas tienen un contenido en aceite del 35%. El fruto del calabacín se recolecta tierno. Es muy interesante su contenido en minerales y vitaminas, pudiendo llegar a los 400 U.I. de vitamina A y a los 20 mg de vitamina C por cada 100 g de fruto.

Existen muchas variedades diferentes, los que más abundan son los de color verde, aunque también los hay amarillos o blancos. Existe también el calabacín mini el cual es cosechado aún más tierno que el normal. El color exterior del fruto varía según la variedad de calabacín, desde verdes oscuros hasta amarillos.

Una variedad que está tomando mucha fuerza es la calabaza Patisson o Bonetera, más frecuentemente se les denomina calazabas Peter Pan. Son aplastadas, con forma de estrella o de platillo volador y campana de iglesia. Es de la especie Cucurbita pepo var. ovifera. Las hay blancas, verdosas, granates y casi negras. En la Serranía de Ronda se cultivan aunque aún escasamente, las de color blanco.

Se producen entre primavera y verano. Son pocos los productores que todavía cultivan este calabacín, es una variedad poco productivas, de ahí que sean escasas e incluso raras y no sean facil de adquirir. Su precio sea más elevado que el de los calabacines. Son muy apreciada por los gourmets, por sus cualidades gustativas (recuerda al puré de castañas). Su carne es muy fina y firme, fácil de digerir. Sin calorías y muy rica en vitaminas (contienen vitamina C, B1, B2, PP, calcio, fósforo, hierro, magnesio, caroteno). Resulta ideal para usar en dietas de bebes y niños, además de ser perfecta para las personas con sobrepeso e hipertensión.

En Francia es muy apreciada en la cocina, quizá porque se considera una variedad francesa. En España en cambio no lo es tanto, a pesar de que es muy saludable.

Se puede preparar de muchas maneras diferentes. Los frutos pequeños tienen la piel suave, que no necesita de pelarse. Cosechados jóvenes se pueden cocinar como los calabacines, los grandes si se necesitan pelar. Puede añadirse a sus guisos de carne o comer fritos y rellenos.

Para hacer rellenos a los frutos pequeños se les corta la parte superior, donde se encuentra el péndulo. Se vacían, se cocina la pulpa con los ingredientes que se desee (setas y la carne o de pimientos y frijoles rojos) y se rellena.

Hay quienes aconsejan dejarla orear durante unos días para que disminuyan los nitratos de su pulpa y aumenten los azucares y las proteínas, para que sean más dulces, sabrosas y nutritivas. También se pueden cocinar en puré, a la plancha y en crema.

Cuando el calabacín, u otras plantas de huerto, se plantan en terrazas de ciudad, hay que tener en cuenta la necesidad de tener insectos voladores como las abejas, para polinizar las flores. Si no hay abejas hay que hacer la polinización con un pincel por ejemplo, transportando el polen de la flor macho a la hembra.

Bibliografía

https://www.vidaenlatierra.com/

https://www.frutas-hortalizas.com/

https://www.diariosur.es/

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Correquetepillo

Andrés Rodríguez González Julio 8th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Correquetepillo, Enredadera rusa, Viña del Tíbet. Fallopia aubertii, Fallopia baldschuanicum.

Dentro de la familia Poligonáceas se encuentra el género Fallopia. Está formado por unas 14 especies de arbustos trepadores y plantas herbáceas originarias de zonas templadas y subtropicales del Hemisferio Norte. Anteriormente estaban incluidas en el género Polygonum.

Fallopia Baldschuanica es una planta trepadora originaria de Asia. Son arbustos trepadores de finos tallos muy ramificados y muy largos. La planta crece rápidamente pudiendo alcanzar hasta quince metros de longitud y alrededor de cinco metros en un solo año.

Las hojas son alargadas y anchas de color verde intenso, grandes de bordes irregulares, crecen de forma alterna sobre los tallos, presentan una nerviación longitudinal muy marcada. Son caducas se vuelven rojizas en otoño, se secan y caen con la bajada de temperaturas de finales de otoño o principios de invierno, en primavera brotan de nuevo y cubren la planta casi por completo. En lugares protegidos del frío las hojas pueden ser perennes o parcialmente perennes.

Las abundantes y pequeñas flores blancas surgen en panículas alargadas muy vistosas y decorativas. Empieza a florecer en verano y continua hasta el otoño.

Se cultiva por su rápido crecimiento y por la belleza y elegancia de sus flores, la planta cubre rápidamente verjas y estructuras cercanas a ella creando un precioso telón de fondo cuando está en floración. Necesita mucho espacio debido a su rápido crecimiento, es adecuada para jardines silvestres y para cubrir muros y celosías.

Prefiere una exposición totalmente soleada donde florecera espectacularmente, puede admitir una situación parcialmente sombreada pero su floración será menor. Se debe plantar en primavera cuando las temperaturas empiezan a subir.

Se cultiva generalmente en el suelo del jardín, pero también puede mantenerse en macetas amplias para que pueda desarrollarse y florecer correctamente. Prefiere un suelo rico en materia orgánica y bien drenado. En plantas cultivadas en macetas aplicaremos un poco de abono mineral liquido, especial para plantas de flor, rico en potasio para favorecer la floración en primavera y verano. Las plantas cultivadas en jardín necesitan un aporte anual de materia orgánica anualmente a principios de primavera.

Estas plantas necesitan riegos frecuentes, manteniendo la tierra ligeramente húmeda, especialmente las plantas jóvenes y recién trasplantadas, es imprescindible evitar los encharcamientos asegurando un perfecto drenaje. Si la tierra se seca las hojas caen, en verano es recomendable acolchar el terreno para mantener a humedad. Es recomendable colocar una capa de materia orgánica para proteger las raíces del frió si las temperaturas son muy frías. Acolchar el terreno, colocar una capa de compost, sustrato o corteza de pino alrededor de la base de la planta. Disminuir los riegos en invierno. .

Resiste bajas temperaturas pudiendo sobrevivir a inviernos con temperaturas de algunos grados bajo cero.

Cuando finalice la floración de otoño es recomendable podar el extremo de sus tallos, especialmente de los tallos excesivamente largos, así controlaremos sus dimensiones y conseguiremos plantas más tupidas y decorativas, evitando que invadan a otras plantas cercanas a ellas. A principios de primavera efectuaremos podas de limpieza eliminando tallos secos y estropeados, en otoño se debe podar intensamente para controlar su crecimiento pues tienen tendencia a convertirse en invasoras. Crece muy rapidamente por lo que en ocasiones se comporta como una planta invasiva, por eso está prohibida su venta en algunos países.

Se reproducen por esquejes, podemos aprovechar los restos de poda de primavera para obtener esquejes. En verano utilizaremos esquejes parcialmente maduros para su reproducción. Colocaremos las macetas con los esquejes en un emplazamiento parcialmente sombreado manteniendo la tierra ligeramente húmeda.

Es una planta muy resistente a las enfermedades y plagas frecuentes en el jardín.

Bibliografía

https://paramijardin.com/

http://www.consultaplantas.com/

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Jara del diablo

Andrés Rodríguez González Julio 4th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Jara del diablo, Jara blanca,  jaguarzo blanco Halimium atriplicifolium

Es un arbusto de la familia de las Cistáceas, las conocidas popularmente como Jaras. Se considera como Especie amenazada y está incluida en la Lista Roja de la Flora Vascular de Andalucía.

El nombre “halimium” procede del griego “halimon” pero se ha latinizado. Dioscórides aplica ese nombre  una planta botánicamente muy distinta, el  Atriplex halimus , la orzaga. “Als” significa sal y de ahí halimos, salino, porque efectivamente los Atriplex a los que se refería el gran médico y botánico Dioscorides, son de ambiente salobre. La denominación ha pasado por muchas visicitudes. El hecho de que halimium pasara a ser nombre de género ha tenido sus inconvenientes. Clusio, el gran descubridor de las plantas de la Península en el s.XVI, denominó Cistus folio halimi a una cistácea “con hojas parecidas a la orzaga”. Dunal consideró que esta especie y otras debían formar género aparte dentro de las cistáceas y eligió Halimium, con lo que hoy la planta de Clusio se denomina Halimium halimifolium y el nombre de la que nos ocupa, H. atriplicifolium, significa literalmente “halimio (orzaga) con hojas de atriplex (orzaga),  y el de la anterior es “halimio con hojas de halimio”. Las hojas de Halilmium atriplicifolium y halimifolium guardan bastante parecido entre sí, de ahí que existan problemas de confusión entre las dos especies, el color plateado hace que también se pueda confundir con las Atriplex.

El jaguarzo blanco es un arbusto muy ramoso, derecho y compacto de metro-metro y medio de alto, de hojas opuestas y de forma variable, las de las ramas estériles con un pecíolo corto y las de las floridas sentadas, todas cubiertas por ambas caras de unas escamitas blanquecinas que le dan ese aspecto plateado y que al refractar la luz del verano ayudan a la planta a sobrevivir la sequía mediterránea. Tiene ramillas floridas laterales sin hojas en tramos largos de la parte apical cubiertas de largos pelos rojizos perpendiculares viscosos, que aparecen también en los cálices y son un elemento que permite reconocer fácilmente la especie.

Tiene flores al final de los tallos con tres sépalos ovado-lanceolados, cubiertos de pelusa blanquecina con numerosas cerdas purpúreas. Sus pétalos caen muy pronto, son amarillo-dorados, a veces presentan una mancha parduzca en la base. El Pistilo es muy peloso con estilo bien desarrollado. Fruto en cápsula, de 1cm, ovoide, que se abre por tres valvas.

Vive en suelos ácidos y necesita altas temperaturas para sobrevivir. Forma el llamado monte blanco, junto con jaras, cantuesos y otras matas en claros de alcornocales, quejigares y pinares. Habita en el centro-sur de la Península, donde sube hasta los 1500m,  y en el Norte de África. Florece de marzo a junio, a veces hasta dos meses más tarde según venga la temporada.

El ejemplar de la foto se encuentra en el Valle del Genal, entre bosques de alcornoques y cultivos de castaños.

Tiene un ritmo de crecimiento medio, ni rápido ni lento. Si las condiciones de cultivo son las adecuadas puedes ver que crece unos 10-20cm por año

La especie Halimium halimifolium se suele cultivar por sus bellas flores, pero siempre a pleno sol, en suelos silíceos y con buen drenaje. No necesita especiales cuidados y es resistente a las heladas.

Bibliografía

https://www.jardineriaon.com/

https://wastemagazine.es/

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Tagarnina

Andrés Rodríguez González Julio 3rd, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Tagarnina. Cardillo. Scolymus hispanicus

Su nombre deriva del griego “Skolymos” que significa “espina” Y del epíteto latino “hispanicus” por su localización.

Es una hierba perenne, uno de los popularmente conocidos como cardos, familia de las Compuestas. Como en el caso de los demás cardos, lo que llamamos ‘flor’ es en realidad un capítulo o agrupación de flores diminutas, que en el caso de los cardillos poseen un intenso color amarillo. El cardillo recibe su nombre por su tamaño, menor que el de la mayoría de especies de cardos.

La planta suele vivir sólo un año, muere cada verano, pero permanece bajo el suelo en forma de yema, envuelta en restos de la base de las hojas del año anterior. Tras el paso del invierno emerge de la tierra una roseta de hojas espinosas, pegadas al suelo, con nervio rojizo y limbo de color verde vivo. Al final de la primavera, la roseta emite un tallo con hojas menores, también espinosas, en sus axilas se sitúan fascículos de uno o pocos capítulos amarillentos. Las semillas poseen una corona de pelos, ásperos al tacto. Los tallos son erectos, alados, generalmente ramificados desde la base y a veces simples. Las flores son amarillas y hermafroditas, es decir tienen oirganos masculinos y femeninos. El fruto es de forma oval coronadas por un vilano con una corona corta y varios pelos.

Conviviendo con el cardillo común, puede encontrarse otra especie de menor tamaño, con tallos marcadamente alados y cuyas flores están cubiertas por abundantes brácteas espinosas; es la denominada Scolymus maculatus. Se distingue del cardillo común porque posee semillas sin corona y al abrir los capítulos se observa que las florecillas que los componen poseen pelos negruzcos en la base.

El cardillo habita en pastizales, prados incultos y eriales, sobre todo en terrenos no demasiado compactos, cerca de los arroyos. La planta tampoco es rara en las cunetas y linderos, donde a menudo pasa inadvertida por la espesura del resto de la vegetación. El aspecto de la roseta, con hojas aplicadas al suelo, ayuda a defenderla del diente del ganado.

El cardillo es uno de los alimentos naturales más tradicionales del centro y Sur de España. Se recoge cuando aún no ha emitodo el tallo y está en forma de roseta de hojas pegado al suelo. Se una una la azadilla, con ella se da un golpe certero que parta el cuello de la raíz a unos 2 ó 3 dedos por debajo del nivel del suelo, de modo que no se desmiembren las hojas. Se consumen las pencas o nervios foliares y la parte superior del cuello de la raíz, al que se encuentran unidas; para limpiarlas, debe extraerse la parte verde de las hojas, presionando el nervio desde la base hasta su extremo. La parte verde, aunque más amarga, es más eficaz pues contiene mayor proporción de los principios medicinales. El cardillo se come habitualmente cocido, pero también es consumido en frío, a modo de picadillo, mezclado con aceite, sal, vinagre y huevo duro, en tortilla de patatas y como revuelto con huevos.

Los cardillos poseen los mismos compuestos que la mayoría de cardos y especies relacionadas, incluyendo la inulina, un azucar natural especialmente apto para los diabéticos y diversas sustancias medicinales, de virtudes similares a las de los cardos de penca. Tiene propiedades diuréticas, protectoras del hígado, evita los gases la acidez y la pesadez de la digestión. Aunque en menor cantidad, también poseen los mismos fermentos que confieren a la flor del cardo la propiedad de ‘cortar’ la leche produciendo la cuajada y el queso. A pesar de todo lo anterior, su utilización se ha restringido tradicionalmente al uso culinario, como planta alimenticia.

Muy apreciado en la Serranía de Ronda como planta culinaria.

Bibliografía

http://acorral.es/malpiweb/

https://cocina-casera.com/

Next »