Archive for the tag 'plantas de la Serranía de Ronda'

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Labiérnago, agracejo

Andrés Rodríguez González Octubre 10th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Labiérnago, agracejo Phillyrea latifolia

Matorral que a veces alcanza tamaño de un pequeño árbol de hasta ocho metros de altura.
Es perennifolio, es decir que sus hojas siempre están presentes. Posee hojas simples, opuestas, lanceoladas o elípticas, lampiñas (sin pelillos) por ambas caras y de borde levemente aserrado.
Sus flores son pequeñas, poco vistosas, amarillentas, semejantes a las del olivo, en pequeños grupos que nacen de las axilas de las hojas. El fruto asemeja una aceituna esferoidal menor de 7 mm, de color negro en la madurez.
Vive por todo el sur de Europa, suroeste de Asia y noroeste de África. En la Península aparece en condiciones de clima mediterráneo algo suavizado: litoral levantino, costa atlántica portuguesa, Andalucía, Cantabria y País Vasco. En la comarca aparece en laderas con mucho matorral orientadas al sur sobre todo en la parte oeste y en el Valle del Genal. Tolera bien la sequía siempre que la temperatura veraniega no suba en exceso, huye de los fríos invernales y es indiferente al tipo de sustrato. Aparece mezclado con encinar y con alcornocal.
Es muy apreciada por el ganado y los cérvidos que suelen comer sus hojas y tallos tiernos por lo que a veces, los ejemplares se encuentran muy ramoneados en sus partes bajas.
La madera es dura, de color blanco a amarillento, aunque escasamente utilizada porque los ejemplares de porte elevado son escasos.
La Phillyrea angustifolia es llamada popularmente “olivilla”. Dificilmente se encuentra ejemplares de más de 3 m de altura y  casi siempre la vemos de porte arbustivo. El ejemplar fotografiado llama la atención precisamente por su altura y porte que le hacen parecer un árbol.
Bibliografía
www.arbolesibericos.es

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Narcissus cavanillesii

Andrés Rodríguez González Octubre 3rd, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Narcissus cavanillesii

Narcissus nombre genérico que hace referencia del joven narcisista de la mitología griega Narkissos hijo del dios río Cephissus y de la ninfa Leiriope; que se distinguía por su belleza, cavanillesii: epíteto otorgado en honor del botánico español Antonio José de Cavanilles.
El nombre deriva de una palabra griega que significa narcótico y se refiere al olor penetrante y embriagante de las flores de algunas especies. Para algunos investigadores proviene de una palabra persa que se pronuncia Nargis, que indica que esta planta es embriagadora.
Planta bulbosa perteneciente a la familia de las amarilidáceas y el único miembro del género Narcissus de la sección Tapeinanthus. Es originaria del sur de la Península Ibérica y Norte de África.
Tiene flores amarillas que se producen en otoño. La corona está casi completamente ausente, por lo que durante mucho tiempo a esta especie se le asignó a un género diferente.
Narcissus cavanillesii fue descrita por Barra & G.López y publicado en Anales del Jardín Botánico de Madrid 41: 202, en el año 1984.
Número de cromosomas de Narcissus cavanillesii es de 2n=283
Puede ser considerado en nuestra zona como el primero de los Narcisos que anuncia la temporada de los representantes de este género en la comarca, su presencia es fíel a la llegada del otoño pero esta temporada por la sequía son mucho menos abundantes que años anteriores.
Suele darse en prados y bordes de bosques.
La foto es de Gonzalo Astete a quien agradezco que me haya permitido usarla.

Bibligrafía
Wikipedia

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Azucena amarilla, Azafrán dorado Sternbergia lutea

Andrés Rodríguez González Septiembre 30th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Azucena amarilla, Azafrán dorado
Sternbergia lutea

Bulbo de la Familia Amarilidáceas, que tiene su origen en la Región Mediterránea. Pequeña planta herbácea bulbosa de un palmo de altura como máximo. Crece en determinados lugares de la zona de Grazalema aunque se naturaliza fácilmente en jardines formando pequeñas orlas de color amarillo vivo de gran belleza. A menudo confundida con un crocus amarillo de otoño.

Tiene hojas estrechas y obtusas, canaliculadas y presentes a la vez que las flores, con un escapo erecto sosteniendo una flor única solitaria de color amarillo oro en forma de embudo. Florece a finales del verano o principio de otoño. Cuando se las ve en las laderas soleadas de los alrededores del pueblo de Grazalema es el anuncio de que el otoño está muy cercano.
Se pueden plantar los bulbos apenas cubiertos de tierra, antes de las primeras lluvias de otoño, en un lugar caluroso y siempre soleado ya que no florecen a la sombra. No requiere un suelo especial; puede crecer incluso sobre una pared seca, que le da el drenaje perfecto que necesita. Las hojas se secan en verano. Si crece en grupos demasiado apiñados se pueden dividir sin problemas pero siempre que estén en fase de bulbos. Puede que no aparezcan flores el primer año. También se pueden cultivar desde semillas pero es más complicado y florecen más tarde.

Bibliografía
http://fichas.infojardin.com
Experiencia personal

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Almendras

Andrés Rodríguez González Septiembre 8th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Almendras

Las almendras son las semillas del árbol llamado almendro, una planta del importante grupo de las Rosáceas al igual que los albaricoques, los melocotones o las cerezas. Junto con las nueces, son un fruto seco imprescindible que puede proporcionarnos numerosos beneficios para la salud. Hay dos clases de almendras: las dulces, muy apreciadas por sus numerosas propiedades nutricionales; y las amargas, que no deben consumirse, ya que contienen ácido prúsico, un componente muy tóxico.
Las almendras, además de ser una magnífica fuente de energía, contienen muy poca agua y todos sus componentes están muy concentrados, por lo que disponen de cantidades importantes de los principales nutrientes:
Las almendras son excepcionalmente ricas en proteína. De hecho, contienen más proteína que la carne a igual cantidad de alimento ingerido. El problema es que nunca comemos tanta cantidad de almendras como de carne o huevos (de hecho, serían indigestas) pero son una fuente importante de proteínas en cualquier caso que no debemos descuidar, sobre todo si seguimos una dieta vegetariana. Recuerda, no obstante, que la proteína vegetal es de bajo valor biológico, es decir, cada vegetal de manera independiente no contiene todos los aminoácidos esenciales y por eso es necesario combinar distintos tipos de vegetales (legumbres, cereales, frutos secos y semillas) para obtener así todos los aminoácidos que le hacen falta a nuestro organismo.
Las almendras son muy ricas en ácidos grasos esenciales muy beneficiosos para la salud. Contienen un alto porcentaje de grasas monoinsaturadas, protectores del sistema cardiovascular, y poliinsaturadas, que son aquellos ácidos grasos que el organismo no puede sintetizar a partir de otras sustancias y que debemos ingerir necesariamente a partir de la dieta. Por último, una mínima parte (alrededor del 3%) de sus grasas está compuesta de ácidos grasos saturados. El consumo regular de almendras crudas está relacionado con una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares o del corazón como arteriosclerosis, infarto de miocardio, angina de pecho, hipertensión, etc.
La almendra es también un fruto seco rico en hidratos de carbono, la mayor parte de los cuales son de absorción lenta, es decir, aquellos que el cuerpo puede almacenar y utilizar cuando necesite sin desequilibrar los niveles de azúcar, al contrario de lo que ocurre con los alimentos ricos en azúcares simples (como la miel, la fruta, la bollería industrial, etc). Por eso las almendras son especialmente aconsejables para personas diabéticas, ya que suponen una importante fuente de energía pero contienen un índice glucémico bajo. Las almendras aportan, además, una buena cantidad de fibra soluble, imprescindible para mantener una buena salud del intestino y colon.
La almendra contiene cantidades significativas de vitaminas del grupo B, pero donde resalta especialmente es en su aporte de vitamina E, convirtiéndola en un poderoso aliado antioxidante para combatir el efecto de los radicales libres.
Algunos de los minerales que encontramos en las almendras son zinc, fósforo, sodio, potasio, magnesio y hierro. Pero donde destaca especialmente la almendra es en su aporte de calcio. La almendra es una de las principales fuentes de calcio que podemos encontrar en el reino vegetal, junto con las semillas de sésamo. No obstante, debemos tratar de buscar distintas fuentes de calcio variadas en la dieta, ya que los distintos minerales incluidos en los alimentos se contrarrestan o equilibran entre sí.
La mayoría de los expertos y estudios epidemiológicos coinciden en señalar que un consumo regular de entre 7 a 15 almendras al día puede desarrollar gran cantidad de beneficios en organismo como los que aportan sus grasas poliinsaturadas al equilibrio entre colesterol DHL y LHL y a una menor oxidación del colesterol LHL. Estas grasas benefician enormemente la salud de las arterias y previenen todo tipo de afecciones relacionadas con el corazón. Se sabe desde hace tiempo que las poblaciones que comen habitualmente frutos secos tienen menos riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. El consumo regular de almendras se asocia a una menor incidencia de sobrepeso u obesidad. Es más, la Revista Internacional de Obesidad o la revista Obesity aseguran que las almendras, de hecho, ayudan a bajar de peso.
Numerosos estudios, como el realizado por el Colegio Americano de Nutrición, señalan que el consumo regular de almendras previene y mejora la diabetes tipo II fundamentalmente porque regula la sensibilidad de los enfermos a la insulina, necesaria para equilibrar los niveles de glucosa.
Para aprovechar los muchos beneficios del consumo regular de almendras, te ofrecemos unos consejos que puedes llevar cabo fácilmente:
Las almendras deben ser consumidas crudas y con piel, ya que conservan mejor sus propiedades. Además, las que vienen peladas suelen estar tratadas con elementos químicos y aditivos para que se conserven más tiempo.
Procura consumirlas biológicas para evitar pesticidas que hayan sido utilizados en su cultivo. Evita por completo las almendras amargas, ya que son tóxicas. Incluye unas cuantas almendras en el desayuno (con el muesli, por ejemplo) y en la comida (en cualquier guiso o ensalada). Las almendras ofrecerán una deliciosa textura y un sabor muy agradable a todos tus platos. Además, este versátil fruto seco combina bien con platos tanto dulces como salados. Otra forma de beneficiarnos de las propiedades de las almendras es haciendo leche de almendras casera. Simplemente bate unas almendras con agua, cuela la mezcla y añade un poco de sirope de ágave o azúcar integral de caña, canela y una ramita de vainilla.

Bibliografía
http://www.vidanaturalia.com

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Ciruelo silvestre

Andrés Rodríguez González Septiembre 3rd, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Ciruelo silvestre Prunus insititia

Prunus era el nombre romano del ciruelo y el que se dio después también a las especies de frutos semejantes con un hueso; insititia deriva de insititius, que quiere decir ‘injertado’, aludiendo a que se usa mucho como patrón de injerto.

Es un Arbusto muy ramoso que alcanza el porte de un árbol de hasta 6 m. Puede tener algunas ramas espinosas, pero normalmente es sin espinas. Las hojas son caducas, simples, alternas, más o menos elípticas u obovadas, finamente serradas, de 3-6 cm de largo por 1-4 cm de ancho. Son pelosillas en los nervios y el rabillo, que mide aproximadamente 1 cm y carece de glándulas. Las flores son blancas y nacen solitarias, y el fruto es una pequeña ciruela de 2-3 cm de diámetro y de color verde o violeta, cubierta de una capa que parece polvillo (pruina). Su sabor es áspero, entre ácido y amargo.


Foto de Gonzalo Astete

Este arbolito suele ser acompañante de los bosques de hoja caduca o persistente, en cuyo caso aparece en zonas frescas y con cierta humedad, asociado a cursos de agua, valles, barrancos o vaguadas. Se da en claros, en los bordes de los bosques. Crece desde los 500 hasta los 1500 m de altitud.

Aunque es originario de la Europa del centro y sur, también se distribuye por todo el norte de África y el suroeste de Asia. Falta en Baleares y en la Península Ibérica se halla muy disperso e hibrida con otras especies del género, pero es más abundante en su mitad septentrional y principalmente en el cuadrante noreste.
Su principal uso es como patrón de injerto de otros frutales de hueso.

Con sus frutos se elaboran mermeladas y licores, pues crudos no son muy agradables al paladar.
Al igual que el pacharán que se elabora con el fruto del endrino (Prunus spinosa L.), del que a veces es difícil distinguir, aunque éste es más arbustivo, se prepara un licor muy semejante dejando las ciruelas en maceración con anís durante unos meses. Es conveniente después sacar los frutos porque con el tiempo amargan la bebida. Se puede aromatizar con granos de café, corteza de canela o cáscara de limón. La aspereza de la ciruela se compensa con el dulzor del anís, que suele ser de baja graduación alcohólica para suavizar su sabor.
El ciruelo silvestre aparece en los catálogos de flora amenazada y protegida de Andalucía.


Bibliografía
www.arbolapp.es

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Tilo

Andrés Rodríguez González Septiembre 1st, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Tilo Tilia platyphyllos

Se trata de uno de los árboles más majestuosos que existen, pertenece a la familia Tilaceae.
Los romanos lo denominaban, tilia y los griegos lo llaman philyra, nombre de la hija del océano convertida en tilo por Rea.
Su origen es Europa y SO de Asia, vive de forma natural en desfiladeros húmedos y calcáreos formando bosques mixtos donde en ocasiones se hace dominante. En España por las montañas del norte y centro-este, sistemas pirenáico-cantábrico e ibérico (Asturias hasta Cataluña), su límite meridional es la serranía de Cuenca.
En la Serranía de Ronda existen algunos hermosos ejemplares en jardines, como los dos tilos gigantescos situados en la puerta de la finca de Antonio Ordoñez en la carretera de Campillos, entre ambos se encuentra un pozo donde están depositadas las cenizas de Orson Welles. Al ser una propiedad privada es necesario permiso para acceder pero el enorme porte de los dos Tilos se aprecia desde fuera de la propiedad.
Es un árbol caduco (es decir se le caen las hojas en invierno) de unos 20m-25m de altura, de porte ovoide a cónico, proyección máxima de copa en el suelo de 12-15 m de diámetro pero en zonas húmedas puede llegar hasta los 14-18m, posee un tronco único y recto del que surgen las ramas ligeramente verticales, corteza grisácea y lisa con grietas longitudinales suaves. Sus hojas son caducas, alternas, orbiculares, asimétricas en la base, de 5-12 cm, bordes dentados. De color verde intenso y ligeramente velloso blanquecino en el haz y pálido y densamente pubescente en el envés. En otoño las hojas adquieren tomo amarillento. Pedúnculo de 2,5 cm igualmente pubescente. Floración axilar en cimas colgantes de flores amarillentas y olorosas de 2-2.5 cm y cimas de 7-10cm. Fructificación en carcérulo seco indehiscente, ovoide, de color marrón, de 5-8 mm y con 1-3 semillas. El fruto permanece en el árbol durante todo el invierno.
Tiene un tamaño medio a grande. Muy apreciado por su sombre que es buena e intensa, si el clima le es favorable. Su uso paisajístico es importante por su coloración amarillenta otoñal que es francamente espectacular, su floración amarillenta y olorosa, sus frutos que permanecen en el árbol durante todo el invierno y por el color de su tronco durante el invierno siempre y cuando se use con contraste en el jardín.
Se puede emplear hasta en las zonas suavemente húmedas, en las zonas de la costa mediterránea se queman sus hojas por la sal y por el aire seco del poniente. Es un adecuado árbol de alineación para calles medianas y de sombra, procurar orientaciones de calles al Este y al Norte.
En Francia y Alemania se emplea para realizar podas arquitectónicas, acortando, por tanto, su vida. En jardines es conveniente plantarlo en la parte interna, protegido por otros árboles que tamicen el calor estival. En jardines de nuevo trazado, debe asociarse asociado a otros árboles pioneros y de crecimiento rápido que le creen el microclima que precisan.
Sus flores son olorosas, la corteza interna era empleada como pergamino por los romanos. Muy empleado en medicina. Madera blanda y fácilmente putrescible. Planta melífera. El tilo es el árbol sagrado de las poblaciones germánicas. El cultivo es parecido al del haya. En el S. XVII fue profusamente plantado por los jardineros de la época. Se plantaba en patios, mercados, cementerios y ermitas dedicadas a la Virgen María. No se podían hacer juicios debajo de los tilos antiguos y sagrados.
También el tilo es el árbol de la mala suerte. En los mitos germánicos y nórdicos se le tenía como el árbol de la resurrección. El tilo es símbolo del poder divino, de valor y de victoria. Los antiguos griegos y los eslavos lo tenían como morada de su diosa del amor, y en Alemania era el habitáculo de enanos, hadas y dragones. Es muy usada como planta medicinal por sus propiedades sedantes, diuréticas, y emolientes. De la savia se obtiene azúcar. Virgilio menciona esta madera y la del boj para tallar con cuchillos. Su madera es blanda, se usa para tallas.

Bibliografía
http://www.rjb.csic.es

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA: Esparto.

Andrés Rodríguez González Agosto 30th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Esparto, atocha, atochin, alfa, ariza, atochón, espartera, limpiasantos.

Macrochloa tenacissima

Es un endemismo ibero-norteafricano.

Planta herbácea, del grupo de las Gramíneas, perenne, que forma un penacho de hojas muy denso. Tiene hojas envainadas, con vaina recia y dura que presenta frecuentemente margen algodonoso, ásperas por el envés a causa de la gran cantidad de sílice presente en su epidermis, estrechas y largas pudiendo llegar a alcanzar más de un metro de largo. Se enrollan sobre sí mismas.

Tallos floridos fuertes y rígidos de hasta 1.5m. Las espigas son de entre 15-60 cm de largas, densas, a veces con fascículos de pelos en los nudos del raquis, con numerosas espiguillas de hasta 8 cm, con pedúnculos tomentosos y gruesos de hasta 10 mm de longitud, formadas por una sola flor.
Fruto de hasta 10 mm, de forma alargada, cuyo peso oscila entre 3-4 mg.

Florece y fructifica de marzo a mayo.

Vive en terrenos secos sobre suelos pobres, calcáreos, de media y baja montaña desde nivel del mar hasta los 1500 m  que se denominan espartales y atochares. Posee una amplia tolerancia a la sequía y a las elevadas temperaturas. Abundante en zonas semiáridas donde la precipitación anual es inferior a 350 mm. No soporta el excesivo riego y los terrenos encharcados.
Pocas veces se habla de los cultivos no destinados al consumo directo como alimento, pero hay unos cuantos como el algodón, tabaco, cáñamo, lino… esparto. Un cultivo que en España gozó de un momento relativamente bueno, pero desde la mitad del siglo XX, su uso ha ido decayendo por la incorporación de nuevos materiales de fibras plásticas.
Se ha usado desde hace más de 5000 años según restos arqueológicos, sus hojas han sido tejidas para elaborar todo tipo de cordelería y cestería: esteras, cestos, cinchos para elaboración del queso, cubiertas de garrafas (para mantener el agua fresca), alforjas, espuertas, serones, cuerdas, hiscales y las tradicionales alpargatas.  Hay lugares de España como Murcia, donde se llaman “esparteñas”. La cuerda de esparto es otro de los usos que siguen vigentes hoy.  Gracias a la resistencia de sus fibras, se ha utilizado desde la popular escoba para barrer hasta en cordelería naval. Un uso curioso en España hasta la aparición de materiales más modernos fue en las bateas mejilloneras en las costas gallegas. También sus hojas han sido usadas en la industria papelera. La dureza de su fibra le viene de su rusticidad, ya que se adapta para limitar su consumo de agua hasta épocas del año más lluviosas. Consigue reabsorber todos los pigmentos fotosintéticos, sus hojas se enrrollan, protegiéndose de la alta radiación y reduciendo su evaporación al máximo. También influye en este proceso que todas sus hojas nacen de un único punto  o pie ayudando a la planta a conservar mejor la poca humedad existente en la base.
La recolección se realiza durante prácticamente los últimos 4 meses del año, preferiblemente cuando no haya lluvias. Recolectarlo es duro y requiere de útiles adecuados y manos expertas. Para la extracción de las hojas de esparto se usaba un palo en el que se enrollaban las hojas y, al tirar, se sacaban las más tiernas de toda la mata, pero no suelen obtenerse muchas así. También se hacía arrancando las hojas del pie, respetando así el tallo de la planta en el que volverán a salir hojas. Este ciclo puede estar en producción durante 40 años. Después se podía trabajar verde o seco, aunque los elementos realizados con las hojas verdes eran de peor calidad. Para utilizar el esparto seco se debía dejar reposar en agua durante 15 días y después se podía machacar o no, con un mazo redondo. El esparto machacado era de mayor calidad
El secado se hacía naturalmente al sol y dependiendo del color final del mismo, había que dejarlo desde unos días, hasta 3 o 4 semanas con el fin de blanquearlo. Otra forma era el esparto cocido. Se dejaba en agua macerando durante 2 o 3 semanas y posteriormente se procedía al secado anteriormente citado. De esta última forma se conseguía separar la fibra para poder hilarlo posteriormente.

Además, en la actualidad, se utiliza más como restauradora de ambientes alterados y degradados y como especie ornamental en el diseño de parques y jardines, debido a que sus escasos requerimientos y amplia tolerancia a sequías y a elevadas temperaturas. Se adapta para vivir en condiciones extremas de temperatura, desde los -15ºC (las plantas jóvenes son más susceptibles a las heladas) hasta calores dignos de desierto. Crece a pleno sol.
Las semillas suelen tener un poder germinativo no muy alto. No más de la mitad de las semillas germinan y posteriormente, de las que germinan, en campo tampoco aguantan un alto porcentaje, debido principalmente a que las durísimas condiciones de clima a las que son sometidas las aguantan bien las plantas adultas. Las jóvenes son mucho más sensibles y llegan a buen término muy pocas. Una vez establecida, se puede recolectar esparto durante decenios. Es una planta muy longeva que puede estar en “producción” más de 40 años.
Ahora mismo con la quema de residuos agrícolas y forestales cada vez más en duda y controlado resultaría difícil quemar un campo de esparto, pero sí es cierto que quemándola al final de su ciclo, la planta rebrota de sus cenizas y volvería a entrar en otro ciclo de producción renovado.
La madrileña estación de Atocha, debe su nombre a la virgen del mismo nombre y esta, a su vez, a encontrarse en una ermita en el Prado de Atocha, es decir en un terreno donde la especie dominante era la planta Esparto.

Bibliografía
www.agromatica.es
www.asturnatura.com

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: OREGANO, mejorana silvestre.

Andrés Rodríguez González Julio 24th, 2017

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

OREGANO, mejorana silvestre Origanum vulgare.

 

El orégano es también conocido con los nombres orenga y mejorana silvestre, es una planta aromática perenne ramificada de la familia de las Lamiaceae con hojas verde oscuro, ovaladas, pecioladas y con pequeños pelillos. Puede alcanzar 1 metro de altura.

Florece en verano con flores en racimos que suelen tener tonos lilas y rosáceos. 

La planta del orégano tiene un olor característico muy agradable. El orégano se puede plantar sin problemas en la huerta, en el jardín y también en interiores en macetas, siempre y cuando se le proporcionen las condiciones idóneas para su desarrollo.

La planta del orégano se usa en muchas recetas de cocina, se puede elaborar preparados medicinales con ella y también tiene cualidad ornamental, ya que, puede ser muy bonita y al ser una planta aromática desprende un aroma muy grato.

Se pueden sembrar las semillas de orégano directamente en el suelo o en macetas. Al sembrarlas se deben enterrar muy superficiales. Las semillas deben estar a no menos de 20 ºC para que germinen en unos 10 días.  La siembra se hace en primavera y en otoño. Otra forma de empezar a cultivarlo es adquiriendo los plantones que son pequeñas plantitas de orégano que ya miden unos 5 a 10 cm de altura. Es más fácil seguir con las plántulas que conseguir que todas las semillas germinen. También se puede empezar a cultivar por medio de esquejes, que son pequeñas ramas de la planta madre que dejamos en un frasco con agua hasta que van saliendo las raíces, después se planta en el suelo o maceta. Puede ser también más sencillo que la opción de las semillas.

Para que crezca la planta necesita un suelo que tenga muy buen drenaje para impedir que se acumule el agua. Si hay un exceso de humedad podrían aparecer hongos. Dos veces al año aporta una capa de 2cm de humus de lombriz o cualquier otro abono orgánico. Prefiere suelos con un pH entre 5 y 8 y con poco nitrógeno.

Para su desarrollo las plantas de orégano necesitan recibir varias horas de sol al día. Aunque prefieren estar a pleno sol, la planta del orégano también se puede adaptar a zonas en semisombra, aunque el desarrollo será menor.

El orégano es una planta resistente a las bajas temperaturas, incluso puede resistir alguna helada. Pero su temperatura óptima está entre los 20 y los 30 ºC.

En cuanto a riego no necesita mucha agua y prefiere los suelos más bien secos. En general, con un riego por semana suele ser más que suficiente para mantener la planta en buenas condiciones. Durante el verano se puede llegar a regar dos veces por semana. Lo mejor es usar el riego por goteo para aprovechar mejor el agua y regar a última hora de la tarde.

Una vez ha crecido la planta hasta convertirse en adulta, se puede obtener más plantas a partir de ésta de varias formas. Una de ellas es mediante la división de la planta madre que se realiza principalmente en primavera y otoño, es más fácil cuando la tierra está ligeramente húmeda y con cuidado, separa algunas ramas asegurándote de que se recoge también la porción de raíces que les corresponde y se plantan en una maceta o directamente en el suelo.  Otra manera de multiplicar o reproducir las plantas de orégano es mediante semillas. En cuanto a los esquejes, el mejor momento para realizarlos suele ser también la primavera y el otoño y suelen ser muy sencillos de realizar.

Se recoge cortando ramitas con las hojas y dejándolas secar en un lugar oscuro, con buena aireación  y sin humedad. Así las podrás utilizar durante todo el año.

En cuanto a usos medicinales, son las hojas secas o frescas que se pueden preparar en infusión, en tintura, cataplasma y otras. El orégano tiene acción expectorante, digestiva, antiséptica, tónica, analgésica, carminativa, antifúngica y antiespasmódica. Tomada en infusión esta planta es beneficiosa para los gases, malas digestiones, aliviar el asma, la tos, dolor de garganta, laringitis y resfriados. La infusión se puede usar también como enjuague bucal y para curar heridas. Puedes hacer una cataplasma para los casos de dolores de regla, trastornos gastrointestinales, cólicos y dolores musculares. Aplicando la tintura o el aceite infusionado de orégano se pueden eliminar hongos de las uñas, entre muchos otros remedios caseros.

En la cocina el orégano es una especia que queda muy bien con el tomate. Se puede añadir a platos italianos como pastas, pizzas y lasañas. Esta planta aromática también se incluye en sopas y guisos, arroces, platos preparados al horno, para hacer adobos, para aliñar aceitunas, condimentar ensaladas y otros platos fríos.

Bibliografía

http://www.ecoagricultor.com

.

 

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA ALCACHOFA, alcachofera . Cynara scolymus

Andrés Rodríguez González Julio 23rd, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
ALCACHOFA, alcachofera . Cynara scolymus

La alcachofa es una planta robusta, de la familia de las compuestas. Es una bianual, presenta un rosetón de enormes hojas, de hasta un metro de largo, muy segmentadas, duras y espinosas, recubiertas de hebrillas blancas por su parte posterior. Del centro del rosetón de hojas, se desarrollan tallos gruesos, acanalados, que culminan en enormes flores, recubiertas de escamas imbricadas, con la base carnosa, que es la parte comestible de las alcachofas. El fruto es una cápsula rígida o “aquenio”, que no se abre por su mitad central y que contiene una única semilla en su interior, que es dispersada por el viento con la ayuda del típico plumón de las compuestas, conocido como “vilano”. La alcachofa puede alcanzar los 150 cm de alto.
La alcachofera es una planta de cultivo, emparentada con los cardos, de los cuales deriva, como producto de la acción humana. La especie original procede probablemente del este de África, extendiéndose su cultivo por el Mediterráneo oriental y por los demás países de Europa con un clima templado. Se cree que la especie en concreto de la que procede pueda ser el cardo silvestre Cynara cardunculus, que en Europa podemos encontrar en descampados y escombreras y que destaca por su imponente presencia. A partir de diferentes cruzamientos entre ésta y otras especies de cardos se debió llegar, por selección y mejora genética, a la creación de esta especie hortícola, que hoy se cultiva en el mundo entero.
Se conocen vestigios antiguos que dan fe del cultivo de la alcachofa en la antigua Grecia, y se sabe que en la Roma clásica ya era un alimento habitual de la dieta de la población. Hoy día se cultiva en países de clima templado o cálido, con inviernos suaves, pues resiste mal las heladas. La cuenca mediterránea, con Italia y España como principales productores, incluye también a Francia, Grecia y Marruecos, supone el 90% de la producción mundial de este producto. Otros países productores son Egipto, Argelia, Israel, los Estados Unidos (California), China y en América del sur, México, Perú, Chile y sobre todo Argentina.
Desde hace mucho tiempo se sabe que la alcachofa un alimento sano y depurativo, pero estudios recientes han demostrado que, además, es un recurso natural ideal para prevenir y tratar diferentes afecciones metabólicas, como el colesterol alto o la hipertensión. La Alcachofa o alcachofera está especialmente indicada para combatir el colesterol que es el primer causante de accidentes cardiovasculares. Aproximadamente la mitad de la población española tiene el colesterol alto.
Con fines medicinales se aprovechan en primer lugar las hojas jóvenes, del primer año, y en menor medida las flores, con sus brácteas tiernas  que son las piezas escamosas que abrazan los capullos florales de la alcachofa.
Las hojas jóvenes de la alcachofera contienen: Cinarina (con efectos sobre el colesterol). Ácidos caféico y clorogénico. Principios amargos, como la cinaropricina, responsable de su sabor amargo. Flavonoides como la luteolina. Inulina, un glucósido, presente sobre todo en la raíz.
Por su parte las flores destacan por su contenido en: vitamina C (ácido ascórbico), fibra, sales minerales (calcio, sodio y potasio, principalmente), cinarina, con efectos sobre el colesterol y flavonoides.
Nutricionalmente contiene calorias, fibra, proteínas, Glúcidos, Grasas, Calcio, magnesio, sodio, potasio, fósforo, vitamina A, Vitamina C, Vitamina B1 y agua.

Bibliografía
www.webconsultas.com

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA: HIGUERA.

Andrés Rodríguez González Julio 22nd, 2017

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
HIGUERA (Ficus carica)

Brevas e Higos, dos frutos que provienen del mismo árbol, la higuera, perteneciente a la familia de las Moráceas. Desde la época de los egipcios y los griegos, es un fruto característico de las tierras mediterráneas, aunque las higueras y sus frutos pudieron venir originariamente desde Asia occidental. Hay indicios de su recolección, desde el año 9000 a.C.
Ambos poseen un alto contenido en agua e hidratos de carbono, en forma de glucosa, fructosa y sacarosa, por ese motivo también es alto en contenido calórico. También son importantes las aportaciones de calcio, magnesio y potasio, así como su contenido en fibra, lo que les hace ser un buen aliado en el buen funcionamiento del tránsito intestinal.
A la hora de su consumo, son posibilidades son innumerables. Por un lado tenemos el consumo directo que, como casi siempre en el caso de las frutas suele ser la preferida; pero además está el importante catálogo de dulces “naturales” en el que ambos ingredientes son protagonistas (en especial el higo) como por ejemplo, las compotas, el “pan de higos”, mermeladas, tartas… por no hablar de su presencia como ingrediente complementario en platos “principales”, muy habitualmente acompañando a platos y guisos elaborados con carnes de distinto origen, con caza, pero su sabor y su dulzor se han abierto camino también entre los platos salados, en combinaciones tan atrevidas como la sobrasada con higos sobre una coca salada, en ensaladas estivales, frescas, mezclando quesos y otros elementos o en tapas diversas.
La diferencia es que las brevas crecen entre junio y julio; los higos son el resultado de la segunda de las dos cosechas del mismo árbol, y tiene lugar entre agosto y septiembre, como dice nuestro refranero español: “Por San Miguel, higos a vender  y por San Juan verdes o maduras, brevas seguras”. Otro refrán relacionado es “Ni higos sin vino ni pucheros sin tocino”.
En el Hemisferio Norte, las brevas aparecen para San Juan, es decir, la entrada del verano. En el Hemisferio Sur, coinciden con la llegada de la Navidad, para los higos, nos iríamos a febrero/marzo.
Para diferenciarlos diremos que las brevas son más grandes y menos sabrosas que los higos, más pequeños y más dulces.
Uno de los errores más extendidos entre la gente es que los higos proceden de “unas” higueras y las brevas de “otras”… y en realidad no tiene porqué ser así. Como ya sabrán los más puestos, las brevas son el “falso” fruto de aquellas higueras denominadas bíferas, es decir, con dos “cosechas” a lo largo del ciclo anual: por un lado la de finales de junio o principios de julio, caracterizada por la presencia de brevas; y por el otro la de agosto o septiembre en el que, ahora sí, son los higos los protagonistas. En otras palabras un mismo árbol, dos “frutos”.
En realidad las brevas son aquellos “frutos” de la temporada anterior (higos en potencia) que no habiendo llegado a madurar en agosto-septiembre, se mantienen en una especie de estado de latencia hasta los primeros calores de la temporada siguiente… Así, en los meses de junio o julio, tradicionalmente entorno a la festividad de San Juan se recolectan las brevas, un “hijo” o higo que no fue el año anterior y que es breva en este.
Desde el punto de vista gastronómico las brevas suelen ser bastante más apreciadas que los higos, pero tal vez esta preferencia se debe más al tamaño de una y otra cosecha, indudablemente menor en el caso de las brevas. Y lo digo porque desde el punto de sus características la breva, habitualmente más grande que el higo, es menos dulce que éste aunque de carne más prieta.
Si eres de los que te gustan las mezclas como el queso con membrillo, no dejes de probar a cambiar ese membrillo por unos buenos higos, cuando lleguen, o ahora con brevas.

Bibliografía
blogs.20minutos.es
http://eltercerbrazo.com

Next »