Archive for the tag 'plantas bulbosas'

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: GLADIOLO CAMPESTRE

Andrés Rodríguez González Junio 12th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

GLADIOLO CAMPESTRE. Gladiolus illyricus

También recibe los nombres de Estoque, Genciana, Gladiolo menor, Gladiolo silvestre, Pendientes de la reina, Vareta, Varita de San José.

Fue descrita por Johann Friedrich Wilhelm Koch en 1837.

Es originario de los alrededores del Mediterráneo, desde el sureste de la Península Ibérica, Francia, Italia, Grecia, Turquía y Rumanía.

Es una planta herbácea y vivaz, una hierba de la familia iridáceas, la de los lirios, como todos ellos de floración espectacular. Posee un bulbo en la base que asegura la continuidad de un año a otro. Las hojas nacen en la base o poco más arriba del tallo al que abrazan. Tiene hojas alternas, en forma de sable, estrechas. Flores de rosadas a púrpuras, en espiga unilateral, cada una formada por seis tépalos soldados inferiormente en un tubo corto, con tres estambres y fruto en cápsula con semilla alada. La roseta de flores puede llegar a medir hasta 60 cm de altura. Las flores son grandes, reunidas en espigas de entre 3 a 8 flores dispuestas unilateralmente. Florece de mayo a Julio.

Contiene esencias que han sido utilizadas en perfumería. También ha sido utilizado como ornamental arrancados de las poblaciones silvestres para decorar los ramos. Es bien comido por el ganado.

La principal amenaza deriva de su recolección como ornamental ya que suelen presentarse en los bordes de caminos, algunos con afluencia de personas.

Se suelen cultivar plantándolos entre marzo y junio, según el clima, en tierra normal de jardín mezclada con 1/3 de turba y 1/3 de arena a una profundidad de 6-8 cm. Es recomendable plantarlos a intervalos de 15 días para conseguir una floración escalonada.

Los riegos deben ser abundantes, añadiéndoles cada 10/12 días un abono mineral con el riego. Esta operación tiene principio cuando la planta tenga unos 15 cm de altura y se continuará hasta finales de verano.

Son propensos a todo tipo de enfermedades, por lo que antes de la plantación es conveniente sumergir los bulbos en un buen fungicida. Pulverizar las hojas cuando empiecen a salir, cada 15 días con un fungicida como medida preventiva.

Los síntomas se manifiestan en todos y cada uno de los órganos de la planta, las plantas enfermas presentan sobre las hojas un amarillamiento, se reduce considerablemente el número de flores.

Bibliografía

https://hablemosdeflores.com/

https://amp.es.autograndad.com/

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: ARLEQUINA

Andrés Rodríguez González Abril 14th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

ARLEQUINA, Esparaxis, Flor de arlequín. Sparaxis tricolor

 

Son pequeñas plantas bulbosas perennes muy valoradas en jardines por su preciosa floración.

Pertenecen a la familia Iridaceae, el género Sparaxis compuesto por unas 12 especies de bulbos originarios de Sudáfrica. Algunas de las especies más conocidas son Sparaxis tricolor, Sparaxis grandiflora, Sparaxis bulbifera, Sparaxis variegata, Sparaxis villosa. Son numerosos los híbridos.

Se caracterizan por sus hojas acintadas de color verde intenso y por sus flores de seis pétalos estriados con tres colores de los cuales el del centro es siempre amarillo rodeado por una mancha oscura alrededor, el resto de la flor puede ser rojas, púrpura, blancas, amarillas o salmón.  Cada espiga puede tener de tres a seis flores agrupadas. Su abundante floración es en primavera.
Normalmente en el mercado, encontraremos los bulbos de esta planta en colores mezclados. Tienen unas hojas,  forma lineal y planas. 

Se utilizan en jardineras para terrazas y balcones, como flor cortada (por su larga duración) y para rocallas y bordillos. Esta planta bulbosa puede usarse perfectamente en macetas y jardineras normales de las que se usan para los geranios, se pueden plantar unos 12 bulbos en cada una, dejando un pequeño espacio de separación entre cada uno, más o menos 5 cm, se deben enterrar a 8 o 10 cm de profundidad

La exposición puede ser de pleno sol y de semisombra. No le convienen las heladas pero pueden resistir alguna esporádica y de baja intensidad.

Es muy importante que el suelo drene muy bien para lo cual podemos hacer una mezcla de tierra normal de jardín a la que se añadirá un cuarto de arena y otro cuarto de turba.

El riego será moderado a razón de un vaso de agua por planta cada 2 días. Es mejor quedarse corto que excederse con el agua.

Abonar en invierno con turba y estiércol creando una capa superficial que protegerá los bulbos del frío y asegurará una buena floración. Cuando se marchiten las flores añadir abono orgánico en polvo cada 15 días hasta que las hojas se pongan amarillas.

Eliminar las flores marchitas; por lo demás no precisan de poda.

El mayor peligro para estas plantas bulbosas es el exceso de agua que puede pudrir los bulbos.

Se propagan muy bien por división de los bulbos. Los bulbos se plantan en otoño a una distancia de 5 cm entre ellos y a una profundidad de 8 cm.

Aunque es habitual sacar los bulbos del suelo en invierno para que no se estropeen con las heladas, en el caso de los Esparaxis, personalmente no los saco, sus bulbos son pequeños y delicados, eso unido a los lugares elegidos en el jardín son a pleno sol y en rocallas y dado que florecen cada año con más vigor, no me arriesgo a sacarlas.

Por último decir que las Esparaxis son buenas flores de corte para el jarrón ya que duran bastante tiempo.

Bibliografía

http://www.consultaplantas.com/

https://www.eljardinerourbano.com/

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA FRESIA. Genero Freesia

Andrés Rodríguez González Abril 11th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

FRESIA. Genero Freesia

Son varias las plantas de estas Bulbosas que se cultivan como plantas de jardín. Las fresias son originarias de África, donde se pueden encontrar unas 15 especies nativas. Su mayor concentración la tenemos en Sudáfrica, con 12 especies diferentes. Su perfume fresco y dulce, se utiliza profusamente en perfumería y en cosmética, pero no como perfume principal, sino como modificador de otras fragancias más profundas.

Son plantas de un color verde oscuro, que llegan a alcanzar una altura de unos 80 centímetros en condiciones de buena fertilidad.

La fresia es una planta herbácea que se desarrolla a partir de un grupo de una estructura pequeña como un tallito llamada “Cormo” del que emergen unas hojas envainadas dispuestas en abanico. De entre las hojas aparecerán los tallos florales llamados raquis y las hojas principales del follaje. Sus flores aparecen dispuestas en espigas unilaterales, en cada una de las espigas puede tener entre 5 y 8 flores simples o dobles. Poseen forma de campana irregular y tienen unos 3 o 4 centímetros de diámetro. Son flores delicadas, elegantes y sutilmente perfumadas, muy apreciadas como flor cortada, aunque también se utiliza en la industria de las esencias, tanto para fabricar perfumes, como para cualquier otro producto de cosmética. Cada plantita tiene una vara floral principal y dos o más varas laterales en posición inferior.

Por todo ello es una planta muy valorada, tanto por su floración temprana como por la belleza y gran cantidad de flores perfumadas, que parece querer anunciar el comienzo de la primavera.

Si al cultivarlas queremos tener varas florales verticales, debemos entutorar la fresia, ya que tiende a tumbarse cuando aparecen las flores. Cuando se cultivan muchas Fresias es conveniente proporcionarles un entutorado para facilitar la circulación de aire entre las plantas, y evitar la aparición de hongos.

Las flores de las fresias destacan por ser una de las diez flores más perfumadas, compitiendo con la madreselva, la gardenia, el jacinto o el jazmín. Las flores, que pueden ser dobles o simples tienen gran cantidad de colores, desde blanco puro, amarillo, rosa, naranja, rojo, azul… siendo las fresias blancas y amarillas las más perfumadas.

La floración comienza entre 10 y 12 semanas después de su plantación. Podemos prolongar la floración durante varias semanas, si escalonamos la siembra.

El éxito de la fresia como flor cortada se debe a que duran mucho tiempo y que perfuman cualquier estancia en las que las pongas. Para que las flores cortadas duren más, se deben cortar por la mañana temprano, antes de que comience a hacer calor, se conservan mucho más tiempo y no pierden frescura. Se corta la espiga desde su nacimiento, cuando la flor inferior de la espiga esta semi abierta, el resto de las flores se irán abriendo paulatinamente.

Cada día corta un poco el tallo de la espiga floral, con una ligera inclinación para que la superficie de absorción del agua se mayor. Cortar a diario tiene una explicación, los cortes tienden a cicatrizarse, impidiendo que la vara floral absorba todo el agua que la flor necesita. Añadir un conservante de flores al agua. Contienen desinfectantes y alimentos que ayudarán a eliminar cualquier parásito y duranrán mucho más tiempo. Una opción (aunque no es tan eficaz) es añadir un par de aspirinas disueltas al agua. Si no utilizas conservantes, cambia el agua a diario.

En Sudáfrica la fresia se planta en otoño, produciendo flores invernales a temperaturas que rondan los 10ºC. En la Serranía comienzan a aparecer como uno de los primeros bulbos a finales del invierno o comienzo de la primavera.

Las fresias no soportan las heladas. En la Serranía es conveniente sembrar los cormos en macetas y pasarlos al interior, o plantar en el jardín directamente al finalizar el invierno.

La más cultivada en los jardines es la freesia hybrida, obtenida a base de cruces entre la freesia refracta, freesia leictlinii, freesia corymbosa y otra serie de fresias más, a partir de las que se han obtenido los cultivares comerciales que utilizamos en el jardín.

El éxito con el cultivo de la fresia tiene mucho que ver con su plantación. La profundidad de cultivo de la fresia son unos 5 centímetros, ya que el cormo de la fresia es realmente pequeño. Entre bulbo y bulbo tendrías que dejar unos 7 centímetros, aunque pueden estar algo más juntas, si los bulbos no son muy grandes. Antes de colocar los bulbos en su lugar definitivo, hazte un pequeño planteamiento de la plantación. Busca plantar pequeños grupos de cormos, para que el resultado final tenga un ambiente silvestre. Los tallos de las fresias son propensos a tumbarse por el peso de las flores. Coloca tutores para sujetar las varas florales. Cuidado cuando coloques los bulbos en sus agujeros, la yema tiene que estar apuntando hacia la superficie.

Aunque es muy importante el proceso de sembrado para la fresia, no es menos importante la preparación del terreno, elegir la ubicación, el riego etc. pero sobre todo debes recordar que no soportan el frío, de modo que hay que elegir muy bien el momento de la plantación.

Las fresias prefieren suelos sueltos, ligeramente ácidos y con una gran cantidad de materia orgánica. Como todos los bulbos no quieren estiércol fresco.

Como las fresias en nuestro clima se desarrollan a finales de invierno y en primavera pueden estar perfectamente a pleno sol, pero si las temperaturas fueran muy altas son altas la mejor ubicación de la fresia es a semi sombra, donde las flores aguantaran mucho más tiempo.

En cualquier caso, se debe evitar que reciba el sol de medio día, que puede ser el más perjudicial.

En cuanto al riego, la fresia no gusta de suelos encharcados, donde sus cormos pueden sufrir, sin embargo, si necesitan que el suelo conserve la humedad durante su crecimiento y floración. Una vez que ha florecido y las plantas pierden sus hojas, debemos suspender el riego.

Las fresias no son plantas que suelan sufrir muchos ataques, aunque siempre pueden estar expuestas a lashabituales plagas del jardín como araña roja, pulgones, caracoles y babosas, pero lo más peligroso para ellas son los hongos, se detectan si observamos hojas manchadas o rayadas.

Araña roja. Aparecen por un ambiente excesivamente seco, y es más frecuente en la fresia cultivada en invernadero. Para prevenir su aparición conviene mantener la humedad ambiental.

Pulgones. Pulgones jardín y primavera se conjugan solos, es muy difícil no tener algún ataque de áfidos. Si los pillamos en un primer estadio, con un manguerazo nos deshacemos de ellos, pero si ya hablamos de plaga hay que utilizar fungicidas adecuados.

Caracoles y babosas. Son amantes de los brotes tiernos, y también es difícil evitar que aparezcan en el jardín…pero podemos evitar que se coman las plantas, colocando trampas de cerveza o añadiendo ceniza de madera alrededor de las plantas.

Las fresias se pueden reproducir por multiplicación de sus cormos o por semillas.

La multiplicación a partir de cormos es la más habitual en el jardín. Por semillas es muy difícil. Los expertos recomiendan sacar los bulbos en verano y conservarlos envueltos en papel de estraza en lugar seco a la sombra, pero yo particularmente no las saco del suelo y cada año rivalizan en vitalidad y belleza con el anterior.

Bibliografía

https://bulbos.net/

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Azafran falso

Andrés Rodríguez González Marzo 22nd, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Azafran falso

Azafrán portugués montesino, cebollina, romulea. Romulea bulbocodium

El nombre del género Romulea proviene de Rómulo, por la presencia de estas plantas en los alrededores de la ciudad de Roma, bulbocodium significa bulbo lanoso, por el aspecto del pequeño bulbo de la planta.

Se trata de una planta perenne, pierde la parte aérea en verano, y sobrevive en forma de bulbo hasta el año siguiente. Esta vistosa planta bulbosa florece a partir del final del invierno, se localiza habitualmente en pastos frescos y claros de encinar. Es una de las primeras flores en aparecer cuando la primavera empieza a despuntar, por el mes de marzo, anunciando la inminente explosión de flores que se avecina. Su temprana floración le permite partir con ventaja y ser polinizada antes de que la primavera traiga más competencia.

El azafrán falso es una planta perenne, desprovista de pelos y con bulbo subterráneo algo aplanado y con pelos. El tallo es muy corto, tiene dos hojas basales y hasta cinco caulinares que sobrepasan largamente al tallo, las caulinares son más cortas que las basales y adoptan una posición de erecta y ascendentes a curvadas. Las flores pueden aparecer en número de 1 a 6 por planta, tienen 6 tépalos violáceos o pardo violáceas, con la garganta amarillenta, los estigmas sobrepasan a los estambres. Los frutos en cápsulas oblongas con tres cavidades en la que se hallan las semillas que son globosas, lisas y pardas.

Prefiere los suelos ácidos, es más frecuente en la mitad occidental de la Península, a lo que se debe uno de sus nombres vulgares, el de azafrán portugués montesino.

Puede llegar aparecer con floraciones muy abundantes y espectaculares en algunas zonas de pastos entre encinares más bien húmedos frecuentados por ganado.

Parece ser que este bulbo fue consumido en la antigüedad por los pastores.

La foto es de Gonzalo Astete a quien agradezco su cesión.

Bibliografía

https://delmanzanaresalguadarrama.files.wordpress.com/

http://acorral.es/malpiweb/florayfauna

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Ajo de Cigüeña

Andrés Rodríguez González Julio 10th, 2020

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Ajo de Cigüeña. Ajestrino. Allium sphaerocephaton

Es una planta herbácea perenne originaria de Europa, aparece sobre todo en la región mediterránea, Europa Central y zonas de Asia Menor, crece de forma natural en muchas zonas de la Península Ibérica y las islas Baleares. Es característico que sus hojas y bulbos desprenden olor a ajo.

Se desarrolla desde el nivel del mar hasta los dos mil metros de altura, crece en zonas secas, en terrenos áridos, en praderas, caminos, entre piedras y rocas.

Es una planta bulbosa con hojas semicilíndricas o tubulares, de color verde, erectas o ligeramente inclinadas, son finas y huecas de veinte a cuarenta centímetros de altura. La planta desarrolla pequeños bulbos que van engordando en su base. Las plantas pueden medir de veinte a setenta o ochenta centímetros de altura cuando están en floración. Las hojas son caducas desaparecen durante en invierno. Los bulbos son pequeños y ovales.

Florece en primavera verano, las inflorescencias son muy bonitas y decorativas, crecen en el extremo de largos tallos cilíndricos que sobresalen por encima de las hojas, tienen forma redondeada ligeramente ovalada y están compuestas de multitud de flores muy pequeñas de color purpura. Las flores tienen pétalos ovales y estrechos, están casi cerradas y de la pequeña apertura surgen sus largos estambres, atraen a las abejas, mariposas y demás insectos polinizadores. El fruto es pequeño en forma de capsula y contiene una o dos semillas en cada cavidad.

Necesita una situación totalmente soleada para crecer, desarrollarse y florecer adecuadamente. Se adapta a distintos tipos de suelo siempre que estén bien drenados, es una planta adecuada para rocallas y para zonas del jardín poco profundas y pedregosas. Queda perfecta combinada con otras plantas y arbustos mediterráneos.

Es aconsejable regar de vez en cuando en primavera y verano, especialmente cuando la planta está en floración, en invierno la parte aérea desaparece por lo que no necesita apenas riegos. No necesitan demasiada humedad ya que están acostumbradas a climas secos y calurosos. Resisten periodos de sequía, especialmente los ejemplares bien enraizados sobre el terreno. Es pues, una planta de poco mantenimiento, es aconsejable ir cortando las flores secas a medida que se estropeen para mantener la planta saludable. Es recomendable retirar las hojas secas cuando la vegetación decae. Debemos tener cuidado con la posición de los bulbos subterráneos para que vuelvan a flores el año próximo, lo mejor es señalizarlos o sacarlos y conservarlos para próximas plantaciones.

Resiste temperaturas bajas y altas, incluso puede resistir algunas heladas esporádicas ya que su parte aérea muere durante el invierno, las hojas brotan de nuevo en primavera con la subida de las temperaturas. Es muy resistente al calor.

Se reproduce fácilmente por semillas y por separación de bulbos. La planta es hermafrodita, no son necesarias dos plantas para que las semillas se formen, los insectos polinizadores contribuyen a la polinizacion trasportando el polen de unas flores a otras, las flores de esta planta atraen a estos insectos polinizadores, abejas, abejorros y mariposas.

Es una planta perfecta para jardines de nuestra zona por su bajo mantenimiento y facilidad de cultivo, además es muy resistente a enfermedades. Su principal enemigo es el exceso de agua y un drenaje insuficiente o inadecuado que ocasiona la pudrición de los bulbos.

Bibliografía

https://paramijardin.com/

Plantas de la Serranía de Ronda. Jacinto del Perú

Andrés Rodríguez González Marzo 15th, 2020

Plantas de la Serranía de Ronda.

Jacinto del Perú, Escila del Perú, Flor de la corona, Esquila portuguesa. Scilla peruviana

Planta bulbosa, es decir de la familia de las Liliáceas que tiene su origen en la Europa mediterránea y norte de África. Es cultivada como planta ornamental por sus bellas flores. Se ha naturalizado en muchos lugares.

Fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum.

El nombre de la especie “peruviana” es el resultado de una confusión cuando fue descrita por C. Linneo en 1753, ya que llegó en un barco de España llamado Perú.

Presenta una altura de 30 cm., su bulbo es grueso de unos 4 a 7 cm. Tiene unas hermosas flores lilas que salen en primavera. Es una planta herbácea perenne con un bulbo de 6-8 cm de color blanco con señales marrones. Las hojas son lanceoladas de hasta 60 cm de largo y 4 cm de ancho y con 5-15 hojas por planta. El tallo floral es de 15-40 cm de altura con un racimo piramidal denso con 40-100 flores, las flores son de color azul con seis pétalos.

Es fácil de cultivar en maceta. Necesita sol aunque puede desarrollarse en semisombra pero nunca a la sombra completa. Necesita invernadero en invierno para evitar las heladas y un suelo que sea rico en humus, bien drenado, evitando encharcamiento. Los bulbos se deben plantar en otoño. No necesita mucho riego en jardín ya que el agua puede dañar los bulbos. Se multiplica a finales de verano por separación de bulbillos o por semillas con floración a los 2 o 3 años. Los bulbos sobreviven en tierra todo el año, pero en climas fríos y húmedos debe protegerse del frío durante el invierno.

Bibliografía:

fichas.infojardin.com

Wikipedia.

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: GALERUCA DE LOS NARCISOS.

Andrés Rodríguez González Noviembre 7th, 2019

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

GALERUCA DE LOS NARCISOS. Exosoma lusitanicum

El nombre con el que se le conoce en Asturias viene por que las larvas se alimentan de Narcisos aunque no desprecian comer otras bulbosas y Liliáceas. Su hábitat natural son zonas de monte bajo pero las larvas pueden provocan daños en cultivos de viñedos y plantas ornamentales como bulbos hasta el punto de ser consideradas como plagas. Los adultos suelen alimentarse diversas plantas silvestres.

Es un insecto del amplísimo grupo de los coleópteros o escarabajos. Familia de los Crisomélidos. Fue descrito por Linneo.

Los adultos tienen una bonita coloración naranja rojiza en el torax y élitros, negra en la cabeza, antenas, patas y vientre.

Se distribuye por el sur de Europa, norte de África y Oriente Próximo.

El ejemplar de la imagen fue fotografiado en una flor de patata de cultivo.

Bibliografía.

www.asturnatura.com

www.ideal.es

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA. Azucena bulbifera

Andrés Rodríguez González Julio 16th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Azucena bulbifera, Azucena roja, Lirio naranja. Lilium bulbiferum.

 

Según la Wikipedia, “Cuando se ofrece como un don, también significa la muerte para el destinatario”.

Planta de jardinería perteneciente a las familia de las Liliáceas. Es un bulbo originario de Europa Central y del Este que puede llegar a alcanzar un metro con veinte centímetros de altura. Destaca por sus bellas flores hermafroditas de color naranja con toques carmesí y amarillo.

La especie se desarrollará mejor en suelos con pH ácido, neutro o alcalino. Su parte subterránea crecerá con vigor en soportes con textura arenosa, franca o arcillosa, éstos se pueden mantener generalmente húmedos, pero no encharcados, por lo que, para su cultivo, deberemos adecuar el riego buscando mantener un nivel de humedad en el suelo constante teniendo en cuenta la textura de éste, exposición al sol, humedad ambiental, temperatura, etc. Y siempre teniendo en cuenta que la zona de plantación debe estar muy bien drenada.

En cuanto a sus necesidades de luz, es medianamente exigente, puede situarse en un lugar con semisombra o con exposición directa al sol indistintamente.

No gusta de temperaturas excesivamente frías y como todos los bulbos tampoco de suelos muy estercolados.

Florece en verano, en los meses de junio y sobre todo en julio. Las semillas las podemos recoger en agosto y septiembre.

Bibliografía.

http://www.botanicayjardines.com/

Wikipedia

Cultivo de Narcisos

Andrés Rodríguez González Marzo 11th, 2018

Cultivo de Narcisos

Los Narcisos son unas de las plantas bulbosas más cultivadas en la primavera junto con los tulipanes. Pueden vivir en macetas de barro y son muy fáciles de que se naturalicen en jardín plantados en grupos aislados, junto a arbustos o en rocallas.
Se deben plantar en otoño y florecen en primavera, pero si se plantan tarde también florecerán tarde y se estropearán en pocos días.

Para plantarlos mejor elegir lugares soleados aunque también aguantan la semisombra.

Los bulbos se pueden comprar en dos tamaños, los grandes deben enterrarse a unos 8-12 cm., mientras que los pequeños sólo se enterrarán 6-8 cm. Para sembrarlos colocar los bulbos con la punta mirando hacia arriba o incluso con el ápice sobresaliendo ligeramente del sustrato de la maceta. En el jardín, lo habitual plantar grupos pequeños de 15 ó 20 unidades por metro cuadrado.

Su cultivo es bastante sencillo, fundamental es que el suelo tenga un buen drenaje y riqueza de materia orgánica pero no estiércol muy reciente. También es importante que no los plantemos en un suelo con exceso de agua ya que se produciría la pudrición de los bulbos.

Soporta bastante bien el frío lo que indica que se dan muy bien en la Serranía de Ronda. Un indicador de ello es también que existen abundantes narcisos naturales en nuestros campos no cultivados incluso en los bordes de carreteras. Si plantas en macetas, resguárdalos de las heladas muy fuertes en un sitio oscuro, fresco y seco. Cuando el tallo asome por encima de la tierra sácalo para que les dé el sol, pero por la noche hay que volver a guardarlos si las temperaturas son muy bajas.

Cuando crecen mucho puede ser necesario poner un tutor en el tallo con unas cañitas de bambú o con palitos para que no se incline.  Los Narcisos se pueden cultivar en el interior haciendo lo que se llama el “cultivo forzado”. Es de las bulbosas más fáciles de forzar. Para ello se deben adquirir variedades apropiadas para el forzado que son las de calibres mayores, nunca los pequeños. A continuación se plantan en una maceta de barro con turba y sin enterrar demasiado los bulbos. Se coloca la maceta en el interior de la vivienda a partir del mes de noviembre en la Serranía y a una temperatura de unos 10ºC, procurando que la maceta reciba el máximo posible de luz durante el día. Una vez que las yemas florales se han desarrollado adecuadamente, es decir, que muestran unos botones de gran desarrollo y muy compactos, deberás colocarlos en el lugar más cálido de la vivienda con abundante luz, un lugar con una temperatura comprendida entre 16 y 20ºC. Al cabo de pocas semanas los Narcisos abrirán totalmente sus flores. Conviene entonces aplicar algún fertilizante líquido y una vez que se marchiten las flores, se cortan, se abona y se sigue regando sin excesos. Al llegar los meses más cálidos, se suprime el riego totalmente y se espera que la planta se seque por completo. Al cabo de una semana se sacan saca los bulbos y se almacenan en lugar fresco y en la oscuridad hasta la plantación que se hará en el noviembre siguiente para un nuevo forzado.

Los Narcisos se naturalizan fácilmente en el jardín, mucho más fácilmente que los tulipanes y los jacintos que  tienden a perderse con los años. Al cabo de un tiempo en el jardín va formándose una colonia.  Los Narcisos naturalizarlos  se dejan enterrados para que vuelva a florecer el próximo año, aunque personalmente, prefiero sacarlos para volverlos a plantar el próximo otoño. Para ello cuando se marchiten las flores, se corta el tallo de la flor y se deja que las hojas se sequen por completo, se sacan los bulbos con cepellón de tierra, es decir, pegadas a las raíces y se ponen a la sombra para que  puedan las hojas marchitarse, después los bulbos madres se separan, se clasifican por tamaños y se almacenan sobre bandejas en lugar fresco, seco y oscuro.

Bibliografía
http://www.infojardin.com/