Archive for the tag 'Fresia'

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA FRESIA. Genero Freesia

Andrés Rodríguez González Abril 11th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

FRESIA. Genero Freesia

Son varias las plantas de estas Bulbosas que se cultivan como plantas de jardín. Las fresias son originarias de África, donde se pueden encontrar unas 15 especies nativas. Su mayor concentración la tenemos en Sudáfrica, con 12 especies diferentes. Su perfume fresco y dulce, se utiliza profusamente en perfumería y en cosmética, pero no como perfume principal, sino como modificador de otras fragancias más profundas.

Son plantas de un color verde oscuro, que llegan a alcanzar una altura de unos 80 centímetros en condiciones de buena fertilidad.

La fresia es una planta herbácea que se desarrolla a partir de un grupo de una estructura pequeña como un tallito llamada “Cormo” del que emergen unas hojas envainadas dispuestas en abanico. De entre las hojas aparecerán los tallos florales llamados raquis y las hojas principales del follaje. Sus flores aparecen dispuestas en espigas unilaterales, en cada una de las espigas puede tener entre 5 y 8 flores simples o dobles. Poseen forma de campana irregular y tienen unos 3 o 4 centímetros de diámetro. Son flores delicadas, elegantes y sutilmente perfumadas, muy apreciadas como flor cortada, aunque también se utiliza en la industria de las esencias, tanto para fabricar perfumes, como para cualquier otro producto de cosmética. Cada plantita tiene una vara floral principal y dos o más varas laterales en posición inferior.

Por todo ello es una planta muy valorada, tanto por su floración temprana como por la belleza y gran cantidad de flores perfumadas, que parece querer anunciar el comienzo de la primavera.

Si al cultivarlas queremos tener varas florales verticales, debemos entutorar la fresia, ya que tiende a tumbarse cuando aparecen las flores. Cuando se cultivan muchas Fresias es conveniente proporcionarles un entutorado para facilitar la circulación de aire entre las plantas, y evitar la aparición de hongos.

Las flores de las fresias destacan por ser una de las diez flores más perfumadas, compitiendo con la madreselva, la gardenia, el jacinto o el jazmín. Las flores, que pueden ser dobles o simples tienen gran cantidad de colores, desde blanco puro, amarillo, rosa, naranja, rojo, azul… siendo las fresias blancas y amarillas las más perfumadas.

La floración comienza entre 10 y 12 semanas después de su plantación. Podemos prolongar la floración durante varias semanas, si escalonamos la siembra.

El éxito de la fresia como flor cortada se debe a que duran mucho tiempo y que perfuman cualquier estancia en las que las pongas. Para que las flores cortadas duren más, se deben cortar por la mañana temprano, antes de que comience a hacer calor, se conservan mucho más tiempo y no pierden frescura. Se corta la espiga desde su nacimiento, cuando la flor inferior de la espiga esta semi abierta, el resto de las flores se irán abriendo paulatinamente.

Cada día corta un poco el tallo de la espiga floral, con una ligera inclinación para que la superficie de absorción del agua se mayor. Cortar a diario tiene una explicación, los cortes tienden a cicatrizarse, impidiendo que la vara floral absorba todo el agua que la flor necesita. Añadir un conservante de flores al agua. Contienen desinfectantes y alimentos que ayudarán a eliminar cualquier parásito y duranrán mucho más tiempo. Una opción (aunque no es tan eficaz) es añadir un par de aspirinas disueltas al agua. Si no utilizas conservantes, cambia el agua a diario.

En Sudáfrica la fresia se planta en otoño, produciendo flores invernales a temperaturas que rondan los 10ºC. En la Serranía comienzan a aparecer como uno de los primeros bulbos a finales del invierno o comienzo de la primavera.

Las fresias no soportan las heladas. En la Serranía es conveniente sembrar los cormos en macetas y pasarlos al interior, o plantar en el jardín directamente al finalizar el invierno.

La más cultivada en los jardines es la freesia hybrida, obtenida a base de cruces entre la freesia refracta, freesia leictlinii, freesia corymbosa y otra serie de fresias más, a partir de las que se han obtenido los cultivares comerciales que utilizamos en el jardín.

El éxito con el cultivo de la fresia tiene mucho que ver con su plantación. La profundidad de cultivo de la fresia son unos 5 centímetros, ya que el cormo de la fresia es realmente pequeño. Entre bulbo y bulbo tendrías que dejar unos 7 centímetros, aunque pueden estar algo más juntas, si los bulbos no son muy grandes. Antes de colocar los bulbos en su lugar definitivo, hazte un pequeño planteamiento de la plantación. Busca plantar pequeños grupos de cormos, para que el resultado final tenga un ambiente silvestre. Los tallos de las fresias son propensos a tumbarse por el peso de las flores. Coloca tutores para sujetar las varas florales. Cuidado cuando coloques los bulbos en sus agujeros, la yema tiene que estar apuntando hacia la superficie.

Aunque es muy importante el proceso de sembrado para la fresia, no es menos importante la preparación del terreno, elegir la ubicación, el riego etc. pero sobre todo debes recordar que no soportan el frío, de modo que hay que elegir muy bien el momento de la plantación.

Las fresias prefieren suelos sueltos, ligeramente ácidos y con una gran cantidad de materia orgánica. Como todos los bulbos no quieren estiércol fresco.

Como las fresias en nuestro clima se desarrollan a finales de invierno y en primavera pueden estar perfectamente a pleno sol, pero si las temperaturas fueran muy altas son altas la mejor ubicación de la fresia es a semi sombra, donde las flores aguantaran mucho más tiempo.

En cualquier caso, se debe evitar que reciba el sol de medio día, que puede ser el más perjudicial.

En cuanto al riego, la fresia no gusta de suelos encharcados, donde sus cormos pueden sufrir, sin embargo, si necesitan que el suelo conserve la humedad durante su crecimiento y floración. Una vez que ha florecido y las plantas pierden sus hojas, debemos suspender el riego.

Las fresias no son plantas que suelan sufrir muchos ataques, aunque siempre pueden estar expuestas a lashabituales plagas del jardín como araña roja, pulgones, caracoles y babosas, pero lo más peligroso para ellas son los hongos, se detectan si observamos hojas manchadas o rayadas.

Araña roja. Aparecen por un ambiente excesivamente seco, y es más frecuente en la fresia cultivada en invernadero. Para prevenir su aparición conviene mantener la humedad ambiental.

Pulgones. Pulgones jardín y primavera se conjugan solos, es muy difícil no tener algún ataque de áfidos. Si los pillamos en un primer estadio, con un manguerazo nos deshacemos de ellos, pero si ya hablamos de plaga hay que utilizar fungicidas adecuados.

Caracoles y babosas. Son amantes de los brotes tiernos, y también es difícil evitar que aparezcan en el jardín…pero podemos evitar que se coman las plantas, colocando trampas de cerveza o añadiendo ceniza de madera alrededor de las plantas.

Las fresias se pueden reproducir por multiplicación de sus cormos o por semillas.

La multiplicación a partir de cormos es la más habitual en el jardín. Por semillas es muy difícil. Los expertos recomiendan sacar los bulbos en verano y conservarlos envueltos en papel de estraza en lugar seco a la sombra, pero yo particularmente no las saco del suelo y cada año rivalizan en vitalidad y belleza con el anterior.

Bibliografía

https://bulbos.net/

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Fresia

Andrés Rodríguez González Marzo 11th, 2020

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Fresia, Fresias, Fresilla

Su nombre científico es Freesia x hybrida

Una planta que se caracteriza por su elegancia, delicadeza y fragancia. Su original forma acampanada, su estructura limpia y esbelta, hace que sean muy utilizadas por diseñadores e interioristas.

La variedad de colores que nos ofrece esta variedad floral es, además, otro de sus grandes atractivos a la hora de elaborar ramos maravillosos y alegres.

Si bien el color original de la especie es amarillo- anaranjado, podemos encontrar Fresias en tonos blanco, azul, lavanda, rosa, rojo, amarillo, malva, crema  e incluso bicolores. Además la Fresia cuenta con uno de los aromas más cotizados que la han encumbrado hasta lo más alto de la alta perfumería. Junto a la Gardenia, el Jacinto, el Jazmín o la Lila, es una de las 10 flores más fragantes. Por ello es ampliamente utilizada en perfumería y en cosmética. Dentro de la propia especie, y según sea el color de las flores, el aroma que desprenden es diferente. Las rosas no huelen igual que las rojas ni éstas lo hacen igual que las moradas. Las fresias blancas y las amarillas son las más fragantes. En perfumería, la nota Fresia actúa como un modificador. Esto significa que se utiliza para influir en la composición de las fragancias y que, en raras ocasiones, tiene un papel predominante. Su carácter dulce cítrico, limpio y con una ligera faceta jabonosa, es ideal para que estas flores se utilicen para la elaboración de jabones, champús, velas, inciensos y los aceites que están aromatizados gracias a la presencia de la Freesia.

Son plantas bulbosas de origen africano meridional de la familia Iridaceas.

El nombre procede del naturalista del siglo XIX T. Freese. A diferencia de otras flores que tienen una larga historia a sus espaldas, las Fresias, por ser descubiertas en la primera mitad del siglo XIX, la tienen mucho más corta, se encontraron por primera vez en el Cabo Buena Esperanza y llegaron a Europa en la segunda mitad del siglo XIX.

Puede alcanzar una altura de hasta 30 cm, tienen hojas estrechas, de color verde oscuro, con una longitud de unos 15 cm, lo más llamativo de esta planta son sus flores en forma acampanada de 3-4 cm de largo, que se reúnen en inflorescencias en forma de espiga. Florece en primavera

También es una planta muy usada en jardín, en rocallas, en macetas, para flor cortada y como planta de interior. Como flor cortada dura mucho tiempo, inundando su delicioso aroma por el ambiente.

Necesita sol pero es mejor ponerla en semisombra que a sol pleno, ya quelas flores se deterioran antes, especialmente en climas calurosos.

No resiste las heladas.

Necesitan suelo ligeramente ácido y con abundante materia orgánica.

Los bulbos es mejor plantarlos en otoño, a una profundidad de alrededor de 5-8 cm y con una separación de 10 cm. Y más vistosos si se plantan en grupo.

Se riegan cada 2 ó 3 días durante la brotación y la floración, después se suspende el agua.

Se debe aportar un poco de abono complejo algunas semanas antes de la floración.

Una vez que se secan las hojas, se desentierran los bulbos y se conserva en ambiente seco, pero fresco, hasta el otoño, en que volverán nuevamente a ser plantados. Es frecuente no aprovecharlos de un año para otro y se tiran, ya que la floración decae. Hasta que los vayamos a plantar, hay que guardarlos en un lugar fresco dentro de una bolsa de papel.

Multiplicación por división de los bulbos, mediante semillas.

En el lenguaje de las flores, la Freesia simboliza la inocencia, la reflexión y el triunfo de la perseverancia. Regalar esta flor es una manera de expresar amistad.

Si hemos comprado los bulbos empaquetados, es posible que estén deshidratados. En este caso, es recomendable que los remojemos en agua durante 30 minutos antes de la siembra.

Bibliografía

http://fichas.infojardin.com/

https://www.floresfrescas.com/