Archive for the tag 'odonatos'

LIBÉLULAS DE LA SERRANIA DE RONDA Sympetrum fonscolombii

Andrés Rodríguez González Julio 13th, 2017

LIBÉLULAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Sympetrum fonscolombii
Con Gonzalo Astete

Se trata de una libélula (u Odonato) de unos cuatro centímetros de longitud y unos seis de envergadura alar, con un color marcado por el dimorfismo sexual; los machos presentan tórax y abdomen de color rojo anaranjado mientras que en las hembras dominan los colores amarillo y marrón.

El abdomen del macho es predominantemente rojo, con sólo las marcas negras de los segmentos 8 y 9 que caracterizan al género, aurículas en el segmento 2 y un único apéndice anal. Mientras que las hembras presentan dos líneas negras en el lateral del abdomen, los machos sólo presentan una; de esta forma es posible separar los machos inmaduros de las hembras.

En las alas los pterostigmas (narcvas de color bien visibles) son de color blanco o amarillo claro delimitados por una línea negra, las patas son negras con una franja longitudinal amarilla y la venación de las alas amarilla o rojiza con una mancha amarillenta en la base, más o menos extensa en las alas posteriores, que puede estar reducida o ausente en las anteriores.

Es una especie oportunista que habita en una gran variedad de hábitats; desde pantanos y lagunas con vegetación espesa, a estanques, que incluso pueden resecarse parcialmente.

Las larvas pueden tolerar aguas con composición química diferentes, no necesitan requisitos especiales; en particular, su tolerancia a la sal es muy amplia, lo que les permite su desarrollo en las lagunas salobres. Prefiere aguas estancadas o con poco movimiento y pobres en oxígeno.

En zonas cálidas es posible observar imagos durante todo el año si bien es más frecuente verlos de Mayo a Octubre. Los huevos y las larvas se desarrollan rápidamente. Esta especie, a diferencia de la mayoría de las otras libélulas de Europa, tiene más de una generación al año.

Esta especie, como los demás odonatos, pasa un gran porcentaje de su vida como ninfa en medio acuático, la cual sufre varias mudas a lo largo de su desarrollo; la última se efectúa al aire libre y de ella surge el adulto. Las ninfas son depredadoras de pequeños animales acuáticos. Los adultos, también carnívoros, se alimentan de pequeños insectos que capturan al vuelo. Cuando están posadas lo hacen con las alas completamente desplegadas.

Es una especie muy extendida y común que se encuentra desde el sur hasta el norte de África, incluyendo Madagascar, el sur de Europa y hacia el este hasta el Medio Oriente, Asia Central, el subcontinente indio y las islas del Océano Índico. La especie se hace más escasa hacia el norte, pero ha ampliado su gama considerablemente en las últimas décadas y ahora es común en gran parte de Europa Central. Tiene un comportamiento nómada y muestra una fuerte tendencia a migrar, es probable que el cambio climático promoverá una expansión hacia más al norte en el futuro. Es la única especie de la Familia Libellulidae presente en las Azores, Canarias y Madeira, consecuencia de su gran capacidad para dispersarse.

Ampliamente distribuida por la Península Ibérica y por la Serranía de Ronda.

Bibliografía
www.asturnatura.com

LIBÉLULAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Libélula de anillos de oro

Andrés Rodríguez González Mayo 17th, 2017

LIBÉLULAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Libélula de anillos de oro Cordulegaster boltonii

Colección elaborada con Gonzalo Astete

Las libélulas son insectos pertenecientes al orden Odonatos, y dentro de éste, al suborden Anisópteros. Al otro suborden dentro de esta familia, Zygópteros pertenecen los conocidos como Caballitos del diablo. Las libélulas son considerablemente más robustas  que lo caballitos del diablo y son voladores mucho más potentes y rápidos.

Dentro de los insectos, son el orden más antiguo que se ha mantenido a lo largo de la existencia de nuestro planeta.

Normalmente ligadas a zonas de aguas estancadas o de poca corriente, son muy territoriales. Muchas especies tienen un vuelo peculiar con ritmo, subiendo y bajando. Sus alas rígidas producen al volar un zumbido característico.
Son animales inofensivos para los humanos , hacen mucho bien manteniendo poblaciones de mosquitos y moscas que constituyen el grueso de su alimentación. Los colores tan llamativos que poseen las libélulas son producidos por pigmentos y por efectos estructurales. Los ejemplares más adultos tiene un color más vivo que los jóvenes. Las ninfas son acuáticas y muy depredadoras, son carnívoras de todo lo que hay en “su” charca.

En la extraordinaria foto de Gonzalo Astete observamos una de las libélulas más llamativas de la Serranía de Ronda, la Libélula de anillos de oro Cordulegaster boltonii que se distingue fácilmente porque tiene un triángulo amarillo justo detrás de los ojos muy pequeñito.  Tiene los ojos de color verde grisáceo. El tórax está marcado en los costados por tres bandas amarillas bastante anchas y otra banda amarilla estrecha e incompleta. Membránula blanquecina. El abdomen es negro con anillos amarillos. El primer segmento abdominal presenta lateralmente una marca amarilla en forma de c o triangular. Se distribuye por Europa y Norte de África.
Existe mucha mitología asociada  a las libélulas, solo con mirar un poco en internet encontramos distintas explicaciones.

Bibliografia

http://iberianodonataucm.myspecies.info

naturaleza-de-siero.blogspot.com

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA: Libélula tigre.

Andrés Rodríguez González Septiembre 10th, 2016

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA

Colección Libélulas

Con Gonzalo Astete

Libélula tigre Onychogomphus forcipatus

Es un insecto del orden de los Odonatos que pertenece a la familia Gomphidae.    En su cuerpo predominan el amarillo y el negro, de ahí el nombre de “libélula tigre”.

El cuerpo suele medir unos 5 cm. de largo, muy similar a Onychogomphus uncatus, con la que se suele confundir. Para diferenciarlas observamos el triángulo anal de las alas posteriores en los machos. En O.uncatus, encontraremos que el triángulo anal está formado por 3 celdillas, mientras en O. forcipatus está formado por 4 celdillas.

La cabeza presenta la cara jaspeada de negro y amarillo. El tórax es amarillo con unas líneas anchas y sinuosas en los costados. Las patas tienen las tibias negras y los fémures negros y amarillos. Las alas totalmente hialinas tienen un pterostigma negro alargado. El abdomen es negro con manchas dorsales amarillas, que son aproximadamente triangulares y constreñidas en el centro de los segmentos del 2º al 7º, y en el macho es fino en la base y netamente dilatado en los segmentos del 7º al 10º, mientras que en la hembra es cilíndrico y paralelo.    Una de las características principales es el color azul de los ojos en el área mediterránea, siendo verdosos en el norte de Europa.

Se distribuye por Europa, excepto Gran Bretaña. También por el Norte y Este de África.

En la Península aparentemente ausente en la cornisa cantábrica y Galicia. En la Serranía de Ronda vuela de mayo a septiembre, en arroyos y torrentes de aguas limpias.

Está considerada una especie “vulnerable” en España.

 

Bibliografía

iberianodonataucm.myspecies.info/

www.redjaen.es

LIBÉLULAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Con Gonzalo Astete. Calopteryx haemorrhoidalis Caballito del Diablo de alas negras

Andrés Rodríguez González Agosto 10th, 2016

LIBÉLULAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Con Gonzalo Astete.

Caballito del Diablo de alas negras
Con el Caballito del Diablo de alas negras, Gonzalo Astete y yo iniciamos una nueva colección de Odonatos de la Serranía de Ronda.

Su nombre científico es Calopteryx haemorrhoidalis. 
Insectos, del orden Odonatos, vulgarmente llamados Libélulas y Caballitos del Diablo.
La familia Calopterygidae se distingue por la bella coloración de ahí la etimología del nombre, “kalós  pterón” que significa de alas bellas.
Este Caballito del Diablo posee un tamaño mediano, entorno a los 50 mm y una envergadura alar superior a los 60 mm.
En la cabeza poseen un par de ojos globosos, laterales y bastante separados. La característica que mejor identifica a la especie es la presencia de un color negro en las alas de los machos, mientras las hembras sólo presentan esta coloración más intensa en el ápice de las alas posteriores, siendo un tono ahumado el dominante. Los machos maduros presentan una coloración roja-rosada en la parte inferior de los últimos tres segmentos, causa del nombre de la especie. El Pterostigma  que es la celdilla opaca y densa cercana a la punta del ala, está ausente en los machos, mientras en las hembras presenta color blanco. Existe pues, un notable dimorfismo sexual, es decir que el macho y la hembra son muy diferentes.

Los individuos inmaduros presentan colores verdes, anaranjados y con brillos metálicos. Otra particularidad que presentan es la tonalidad cobriza de las tibias. En su madurez la especie pierde los tonos verdes metálicos, transformándose en cobrizos, chocolate e incluso negro-violáceo.
Es una especie abundante en todo el Mediterráneo occidental. Como la mayoría de las libélulas y caballitos del diablo, es una especie exigente con la calidad del agua. Siempre aparece en ríos  de poca profundidad y arroyos con corriente de agua durante todo el año. Prefiere orillas con abundante vegetación y bien soleadas. A veces se le localiza en canales y acequias de riego, siempre que el agua esté limpia.
En la Serranía de Ronda, la actividad de los imagos (adultos) depende mucho del tiempo reinante, pero suele comienzar durante la segunda quincena de Marzo y termina en Setiembre o principios de Octubre.
Los machos maduros son fuertemente territoriales, por lo que tienden a permanecer en área muy restringida del curso de agua, por  lo que conforme avanza la temporada, los machos inmaduros se ven obligados a migrar río arriba buscando su propio territorio. La defensa de este territorio tiene como objetivo permitir que sólo ovipositen  las hembras que han copulado con el macho “propietario” del territorio. Cuando hay una alta densidad de machos, algunos de ellos muestran un carácter no territorial, vagando a todo lo largo del curso de agua, pero con escaso éxito reproductivo. Aunque las hembras muestran está marcada territorialidad, sí que muestran preferencia por determinadas áreas del río, más favorables para el desarrollo de las ninfas.
Las hembras y machos alcanzan su estado maduro a los 9 días de la eclosión, la vida media de un adulto es de sólo 10-16 días, la duración de la cópula es breve, de unos 2,5 minutos y un macho puede fecundar a varias hembras en una sola hora.

Curiosamente, esta especie posee dos estrategias muy sofisticadas para asegurar que la descendencia lleve los genes del macho que ha copulado en último lugar. Las hembras almacenan el esperma en una bolsa copuladora y en dos órganos llamados “espermatecas”, ubicados en el abdomen. Cuando los machos se aparean vacían de esperma de la bolsa, atrapándolo con una serie de espinas que poseen en el órgano copulador, llamado “edeago”. A veces las espermatecas son más estrechas que el edeago, por lo que el macho no puede extraer directamente el esperma. Sin embargo el macho puede usar el edeago de una forma diferente: estimula a la hembra de la misma manera que lo haría un huevo en el momento de la puesta, induciendo de esta forma la expulsión del esperma de las espermatecas.
La fase de huevo transcurre durante el verano, hay ninfas pequeñas en otoño y principio del invierno, las ninfas comienzan a alcanzar el último estado a partir de Abril, y son observables los primeros signos metamórficos a principios de Mayo el periodo principal de emergencia de adultos tiene lugar desde finales de Mayo hasta mitad de Septiembre. Los registros máximos de presencia de adultos corresponden al periodo que va desde final de Julio a final de Agosto. Algunos individuos de la población parecen necesitar dos años para completar su ciclo “semivoltinismo” se llama, y podrían emerger en una época más temprana que el resto de ninfas, en relación con esto último parecen estar las observaciones de adultos realizadas a mitad de Mayo.
Presente en la Serranía de este mismo género tenemos el Calopterix virgo pero mucho menos abundante y también existen citas antiguas de la presencia de Caploterix Xanthostoma pero están por confirmar.

Bibliografia
www.granadanatural.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA. Caballito del Diablo de alas negras

Andrés Rodríguez González Junio 10th, 2016

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA.
Caballito del Diablo de alas negras. Calopterix haemorrhoidalis.
Dentro del grupo de insectos llamados Odonatos tenemos dos grandes subgrupos, las libélulas y los caballitos del diablo.
Ambos tienen dos pares de alas, las delanteras y traseras. En los caballitos del diablo, las alas son similares en tamaño y forma, aunque las alas posteriores son un poco más cortas en algunas especies. Las alas posteriores de las libélulas son más amplias y tienen una forma diferente a las alas anteriores.
Las alas de un odonato están apoyadas sobre fuertes músculos que las convierten en ágiles voladoras, capaces de recorrer largas distancias e incluso migrar a otros lugares. Los caballitos del diablo son voladores mucho más débiles.
Dentro de los caballitos del diablo, la familia Calopterygidae se distingue por la bonita y llamativa coloración de ahí la etimología del nombre, kalós  pterón: alas bellas.
El caballito del diablo de alas negras posee un tamaño mediano, entorno a los 50 mm y una envergadura alar superior a los 60 mm.  En la cabeza poseen un par de ojos globosos, laterales y bastante separados.
La característica que mejor identifica a la especie es la presencia de un color negro en las alas de los machos, mientras las hembras sólo presentan esta coloración más intensa en el ápice de las alas posteriores, siendo un tono ahumado el dominante. Los machos maduros presentan una coloración roja-rosada en la parte inferior de los últimos tres segmentos, causa del nombre de la especie. El Pterostigma (celdilla opaca y densa cercana al ápice del ala) está ausente en los machos, mientras en las hembras presenta color blanco. Existe una bien marcada diferencia sexual entre machos y hembras, es lo que se llama dimorfismo sexual.
Los individuos inmaduros presentan colores verdes, anaranjados y con brillos metálicos. Otra particularidad que presentan es la tonalidad cobriza de las tibias.
Se puede encontrar por toda la zona mediterránea occidental
Es una especie que necesita para vivir un agua con calidad. Siempre en ríos  y arroyos de poca profundidad pero con corriente de agua durante todo el año. Prefiere orillas con abundante vegetación y bien soleadas. A veces vive en canales y acequias de riego.
La actividad de los adultos comienza durante la segunda quincena de Marzo y termina a principios de Noviembre. Los machos maduros son fuertemente territoriales, por lo que tienden a permanecer en área muy restringida del curso de agua, por  lo que conforme avanza la temporada, los machos inmaduros se ven obligados a migrar río arriba buscando su propio territorio.

La defensa de este territorio tiene como objetivo permitir que sólo pongan huevos  las hembras que han copulado con el macho “propietario” del territorio. Cuando hay una alta densidad de machos, algunos de ellos muestran un carácter no territorial, vagando a todo lo largo del curso de agua, pero con escaso éxito reproductivo.
Las hembras y machos alcanzan su estado maduro a los 9 días de la eclosión, teniendo en cuenta que la vida media de un adulto es de sólo 10-16 días, tenemos que la vida media de una adulto maduro es de tan sólo 1-7 días. No obstante, la duración de la cópula es breve, de unos 2,5 minutos y un macho puede fecundar a varias hembras en una sola hora.
Curiosamente, esta especie posee dos estrategias muy perfeccionadas para asegurar que la descendencia lleve los genes del macho que ha copulado en último lugar. Las hembras almacenan el esperma en una bolsa copuladora y en dos órganos llamados espermatecas, ubicados en el abdomen. Cuando los machos se aparean vacían de esperma de la bolsa, atrapándolo con una serie de espinas que poseen en el órgano copulador, llamado edeago. A veces las espermatecas son más estrechas que el edeago, por lo que el macho no puede extraer directamente el esperma. Sin embargo el macho puede usar el edeago de una forma diferente: estimula a la hembra de la misma manera que lo haría un huevo en el momento de la puesta, induciendo de esta forma la expulsión del esperma de las espermatecas.
La fase de huevo transcurre durante el verano, hay ninfas pequeñas en otoño y principio del invierno, las ninfas comienzan a alcanzar el último estado a partir de Abril, y son observables los primeros signos metamórficos a principios de Mayo el periodo principal de emergencia de adultos tiene lugar desde finales de Mayo hasta mitad de Septiembre. Los registros máximos de presencia de adultos corresponden al periodo que va desde final de Julio a final de Agosto. Algunos individuos de la población parecen necesitar dos años para completar su ciclo, y podrían emerger en una época más temprana que el resto de ninfas, en relación con esto último parecen estar las observaciones de adultos realizadas a mitad de Mayo.

Bibliografia
www.granadanatural.com
www.ehowenespanol.com

Libélula

Andrés Rodríguez González Agosto 13th, 2008

Estos insectos pertenecen al Ordén Odonatos. Existen aproximadamente 4.900 especies de libélulas. Su alimento principal son  mosquitos, moscas, abejas, mariposas e incluso comen insectos voladores de su misma especie, las atrapan en el aire, haciendo gala de una visión excelente, gracias a la peculiar estructura de sus ojos con alrededor de 30.000 facetas dispuestas de tal forma que le permiten aproximadamente 360º de campo visual. Su presencia Indica siempre agua cercana, como ríos, lagos, estanques e incluso charcos, pues es ahí donde la hembra deposita sus huevos, sus ninfas se desarrollan en el agua.
Poseen dos pares de alas que actúan por separado, cuando necesitan volar lento, el primer par bate un poco antes que el segundo; cuando quieren volar ligero y planeado, los dos pares de alas baten al mismo tiempo.
Realizan grandes emigraciones pero si su ruta pasa por algún gran espacio de agua (lagos o mar), buscarán una alternativa, pues jamás corren el riesgo de pasar largas jornadas volando sobre una zona en la que se pueden perder. Recientemente un grupo de científicos de Estados Unidos estudió la migración de las libélulas adosándoles microtrasmisores y pudo así revelar detalles de ésta. El equipo encontró que los insectos pueden viajar hasta 137 kilómetros en un día. De acuerdo a los expertos, los insectos han estado presentes en esta tierra por mucho más tiempo que los pájaros, de modo que se podría sospechar que han estado migrando por mucho más tiempo que las aves.
La libélula común, Anax junius, es una de las mayores y más rápidas, alcanzando una velocidad de hasta 85 km. por hora.
El ciclo de vida de las libélulas, desde la fase de huevo hasta la muerte en edad adulta, abarca entre seis meses hasta seis o siete años. Pasan la mayor parte de su vida como larvas bajo el agua respirando a través de agallas, se alimentan de otros invertebrados o incluso de vertebrados, como renacuajos o peces. En la fase adulta (voladoras) las especies mayores pueden llegar a vivir hasta cuatro meses.


Las libélulas no pican nunca a los seres humanos.
Se ha descubierto recientemente que las libélulas emplean la ilusión óptica para acechar a otros insectos que invaden su territorio. Se pueden mover de tal forma que se proyectan a sí mismas como un objeto estático mientras atacan con rapidez a sus víctimas.
En el pasado existieron especies mucho mayores. De hecho, la mayor - encontrada como fósil  de nombre científico Meganeura monyi , data del Carbonífero, tenía una envergadura de alas de entre 70-75 cm.
Los caballitos del diablo también llamados señoritas (del suborden Zygoptera), son a menudo confundidos con las libélulas. Sin embargo, ambos insectos son diferentes: éstos mantienen las alas juntas, pegadas al cuerpo, cuando están en reposo, mientras que las libélulas las mantienen separadas horizontalmente o ligeramente inclinadas hacia abajo y hacia adelante. Sus ojos también difieren, mientras que los de los caballitos del diablo están separados, los de las libélulas están prácticamente juntos. Ambos son miembros del orden Odonata y poseen ciclos vitales similares.

La libélula fotografiada buscaba, como yo, la frescura bajo un pinsapo una calurosa tarde de verano.