Archive for the tag 'mariposa arlequin'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Mariposa arlequín

Andrés Rodríguez González Abril 15th, 2017

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Colección Mariposas, con José María Canca Guerra

Mariposa arlequín
Mariposa de la familia Papilionidae, representada por tres especies de colores muy llamativos. La Arlequín, la Chupaleche y la Macaon.
Su distribución es exclusiva del noroeste de África, sur de Francia y península ibérica. Muy abundante en la Serranía de Ronda.
Las mariposas suelen ser uno insectos llamativos por sus grandes alas. Si a nosotros nos resultan bonitas, para los pájaros aún más, pues se alimentan de ellas todo lo que pueden. Y si el insecto adulto les resulta apetitoso, mucho más una jugosa oruga. Muchas mariposas han adoptado formas y colores crípticos, o se han  vuelto nocturnas, para evitar a los pájaros. En las orugas ocurre otro tanto. Sin embargo, existe la estrategia totalmente contraria. Es decir, algunas especies no se esconden, sino que se muestran a plena luz del día sin ningún temor. Tanto en mariposas como en orugas. El caso de hoy es especialmente llamativo por su rico colorido, de ahí el nombre de “Arlequín”.
Esta mariposa tiene un colorido muy llamativo formado por una rica combinación de manchas negras y rojas sobre fondo blanco. Ello es porque la mariposa tiene en su cuerpo toxinas que le dan muy mal sabor (incluso puede provocar daños en el hígado de los pájaros). De esta manera, se puede pasear  entre planta y planta, segura de que ningún pájaro se va a atrever a comérsela. Es posible que algún que otro pájaro novato e incauto decida probarla, pero pronto aprenderá que no es comestible. Y dado el llamativo colorido, no le costará recordar cuáles mariposas se pueden comer y cuáles no.

La mariposa arlequín posee un colorido llamativo para avisar de que es venenosa. Esta estrategia se denomina aposematismo o mimetismo mulleriano. Los coloridos de alarma, como éste de la mariposa arlequín, o como el de las avispas, se denominan aposemáticos (sema=significado), y la forma de mimetismo con colorido aposemático se denomina mimetismo mulleriano.
¿De dónde sacan las toxinas las mariposas? Puede que lo sinteticen ellas mismas, pero en muchos casos necesitan de compuestos orgánicos que le sirvan de materia prima. Durante la fase de oruga, el animal se alimenta de plantas que tienen esas toxinas, las cuales el bicho acumula en su cuerpo. ¿Curioso, verdad?. ¿Y cómo sabe el animal que la planta tiene toxinas o no?. Pues por el olor. Sí, efectivamente, por el olor. Los adultos perciben ligerísimos aromas de las plantas que les indican cuáles tienen esas toxinas y cuáles no. Luego, la hembra, una vez localizada la planta, va poniendo los huevos en lugares escondidos para que las orugas se alimenten de esa planta.
En nuestras latitudes andaluzas una planta muy común con esa toxina es Heliotropium , una bonita hierba de florecillas blancas (ya, incluso, ornamental) que crece en cualquier campo, solar y cuneta. La oruga se puede alimentar de otras plantas tóxicas pero Heliotropium es extremadamente común.
La mariposa arlequín vuela entre febrero a junio, en una sola generación anual aunque puede aparecer una segunda generación en verano-otoño.
Sus orugas se alimentan de plantas de Aristolochia spp entre otras de A. baetica.

Bibliografía
Atlas de distribución de las Mariposas Diurnas de la provincia de Málaga. Jose Manuel Moreno-Benitez. Editorial La Serranía, 2015

Mariposa Arlequin

Andrés Rodríguez González Diciembre 20th, 2009

FAUNA DE LA SERRANÍA
Andrés Rodríguez González
www.laserranianatural.com
Mariposa Arlequin o de las Aristoloquias.
La mariposa arlequín (Zerynthia rumina) es una mariposa, su nombre hace referencia a los colores y motivos de las alas que recuerdan a un arlequín. También se la denomina como la mariposa de las Aristoloquias, por utilizar a estas plantas para la alimentación de sus larvas.
Es una mariposa de tamaño mediano a grande, que alcanza hasta 5 centimetros de envergadura alar. Las alas presentan, en su cara superior, un ajedrezado amarillo, negro y rojo inmediatamente reconocible y único, no es posible confundirla con ninguna otra mariposa española, en el sur de Francia existe otra especie muy parecida emparentada con la Arlequin. Vive solo en el Suroeste de  Europa y el Norte de  África. En Europa, únicamente se observa en la Península Ibérica y en el Sureste de Francia.
En gran parte de su área de extensión, tan solo se observa una única generación que vuela de febrero a mayo. Cuanto más al norte es mar tardía esa única generación. Pero en el sur de la Península Ibérica y Norte de África aparece una segunda generación en septiembre.
Su ciclo de vida es el siguiente. Pone huevos que son esféricos normalmente en mayo de los que salen unas orugas cilíndricas y gruesas de color ocre amarillento o rosado una o dos semanas después, esas larvas tienen unas excrecencias espinosas y seis filas de pequeños trazos longitudinales marrones. Entre junio y julio la oruga se transforma en crisálida que tiene un aspecto rugoso y similar a una astilla de madera. Las larvas u orugas se alimentan de diferentes especies del género Aristolochia, los alcaloides tóxicos que contienen estas plantas son tomados por las larvas pero no son digeridos sino que son almacenados en el cuerpo y les confieren defensa contra posibles depredadores. Pasa el invierno como en forma de capullo o crisálida. Eclosiona en abril y revolotea hasta junio en las laderas de los cerros soleados a las horas de mayor calor. De adulta, sus intensos colores rojos y amarillos advertirán a sus posibles predadores sobre su toxicidad.
Es una mariposa típicamente mediterránea, habita en cerros de clima seco, con espacios abiertos y soleados. Viven en colonias muy localizadas y aisladas entre sí. En España se encuentra en ambas mesetas, la depresión del Ebro, el área mediterránea y el sur peninsular, siguiendo siempre la misma distribución que las Aristoloquiáceas. En Ronda y alrededores es especialmente abundante en la ladera de la Cueva del Gato.
La principal amenaza es la alteración de su hábitat. También le afectan las repoblaciones forestales  ya que eliminan los espacios abiertos donde se desarrollan las Aristoloquias, también es muy sensible a los insecticidas y el ganado caprino que tiene tendencia al consumo de su planta nutricia.
Es una verdadera preciosidad, por eso ha sido muy castigada por los coleccionistas y algunas Comunidades Autónomas la incluyen en su Catálogo Regional de Especies Silvestres Amenazadas.


La fotografía es de una postal editada hace 25 años por la Sociedad Portuguesa de Entomología.