Archive for the tag 'Aguacate'

Plnatas de la Serranía de Ronda: Aguacate

Andrés Rodríguez González Diciembre 3rd, 2014

Aguacate

Persea americana es un árbol originario de América Central, perteneciente a la familia de las lauráceas. Tanto su fruto, comestible, como el árbol, se conocen como aguacate, palta, cura, avocado o abacate, según la región.

Es un árbol de hoja perenne que puede llegar a tener casi 20 m de altura, aunque su tamaño normal se queda en una decena de metros, con corteza gris-verdoso, longitudinalmente fisurada. Las hojas, alternas, con peciolo de 2-5 cm y limbo generalmente glauco por el envés, estrechamente elípticos, ovados u obovados, de 8-20 por 5-12 cm, coriáceos, de color verde y escasamente pubescentes en la haz pero muy densamente por el envés que es de color marrón amarillento y donde resalta el nervio central; tiene base cuneiforme y ápice agudo, los márgenes enteros y algo ondulados.

El fruto es tipo drupa de color amarillo-verde o marrón rojizo, grande, generalmente en forma de pera, a veces ovoide o globoso, de  hasta 18 cm de tamaño. Rodea a una semilla globular de unos 5 cm de tamaño.

Esta especie procede del centro sur de México y norte de Guatemala. Se data en algún momento entre el año 7000 y 5000 a. C., varios milenios antes de que esta variedad silvestre fuera cultivada. Los arqueólogos encontraron semillas de Persea en Perú que fueron enterradas con momias incas que datan hasta del año 750 a. C. y hay evidencias de que se cultivó en México tan temprano como en el 1.500 a. C. Después de la llegada de los españoles y de la conquista de América, la especie se diseminó a otros lugares del mundo. Antes de la llegada de los europeos se cultivaba desde el río Bravo (norte de México) hasta Guatemala.

Existen tres razas: mexicana, guatemalteca y antillana.  Con infinidad de hibridaciones entre ellas. Los ejemplares de Aguacate originados en las zonas altas del centro y este de México generan la raza mexicana. Los de las zonas altas de Guatemala generan la raza guatemalteca, y la raza antillana proviene de las primeras plantas encontradas en las Antillas. Con respecto al origen de la raza antillana, existen discrepancias puesto que cabe la posibilidad de que los primeros ejemplares de esta especie, existentes en Las Antillas, hayan sido introducidos desde México por los españoles o los ingleses durante la colonización.

A partir de principios del siglo pasado  se comenzaron a seleccionar ejemplares de Persea de excelentes atributos para ganar mercados consumidores, dando origen a los distintos cultivos que durante décadas lideraron los mercados mundiales. Todas estas nuevas variedades funcionaron bien hasta que en el año 1935 se patentó en Estados Unidos una nueva variedad llamada Hass, de progenitores desconocidos, originado en La Habrá, un lugar de California, donde Rudolph Gay Hass la detectó entre los árboles de su huerto.

La palabra aguacate viene del náhuatl ahuácatl, ‘testículo’. Los españoles hicieron el léxico de ahuácatl, creando los aguacata y avocado, esta última una palabra ya conocida, que designaba antiguamente a los abogados. En portugués se conoce como abacate, en alemán se conoció como “fruta de mantequilla”. La palabra guacamole proviene del náhuatl ahuacamolli, ‘salsa de aguacate’. También es conocida como aguaco o ahuaca.

Los escritos españoles mencionaron esta fruta por primera vez en 1519.

El árbol del aguacate requiere para su mejor sanidad y desarrollo radicular, un suelo permeable y profundo, franco-arenoso, en lo posible sin presencia de calcáreos ni cloruros. La siembra se debe realizar en zonas no inundables ni propensas a encharcamientos puesto que el exceso de humedad le afecta negativamente. Con respecto al clima, se deben evitar zonas de heladas ya que estas afectan la floración y si son muy intensas pueden llegar a perjudicar a las plantas.

La principal y más importante enfermedad de P. americana es la “podredumbre de la raíz”, producida por el hongo Phytophthora cinnamomi. Esta enfermedad está presente en casi todas las zonas productoras del mundo. Los sistemas actuales para controlar esta afección incluyen por una parte lograr una “resistencia genética” a través del uso de portainjertos tolerantes a Phytophthora y por la otra incorporar un programa de tratamientos fitosanitarios con la aplicación de distintos funguicidas en aplicaciones foliares y al suelo, combinadas con pinturas al tronco cuando la planta es joven, de allí en adelante se requiere del uso de distintas mezclas químicas ácidas que, mediante inyecciones al tronco se las incorpora a los vasos internos de conducción. El conjunto de estas técnicas bien aplicadas está permitiendo un buen nivel de control de esta enfermedad.

Posee un alto contenido en aceites vegetales, por lo que se le considera un excelente alimento en cuanto a nutrición en proporciones moderadas, ya que posee un gran contenido calórico y graso. Además se ha descubierto que el aceite de aguacate posee propiedades antioxidantes. Es rico en grasa vegetal que aporta beneficios al organismo y en vitaminas E, A, B1, B2, B3, ácidos grasos, proteínas, minerales.

El fruto de P. americana ha sido utilizado principalmente como alimento. El aguacate se produce aproximadamente en 46 países. Los líderes del comercio internacional son Israel, Sudáfrica y España, países que fueron los principales exportadores desde 1993.  El aguacate tiene muchas propiedades. En primer lugar, es conveniente recalcar que la grasa que contiene el aguacate no es perjudicial como algunos suelen pensar. Los aguacates son uno de los mejores alimentos que un deportista puede consumir, porque les aporta una gran cantidad de energía, también para personas que realicen cualquier trabajo, los niños, los ancianos, las mujeres embarazadas, todos en general. El aguacate ayuda a mejorar los niveles de colesterol y a la vez a estabilizar el ritmo cardíaco. A su vez, ayuda en el crecimiento y la reparación de la masa muscular por contener una buena cantidad de proteínas, potasio y zinc, más que los plátanos. Su aporte en grasas “buenas” hará mejorar los niveles de testosterona de manera natural. También disminuyen la inflamación de las articulaciones (está recomendado para los casos de artritis) y ayudan a reparar los cartílagos gracias a los ácidos grasos esenciales y las vitaminas del grupo E. Permiten sentirnos saciados por más tiempo por su aporte de fibras solubles e insolubles, ralentizando la descomposición de los carbohidratos. La gran cantidad de ácido oleico activa las zonas del cerebro que nos hacen sentir “satisfechos”.

Como si fuera poco, el aguacate mejora el sistema inmunológico gracias a su alto contenido de carotenoides. La luteína, otro de sus compuestos, actúa como un antioxidante y protege las enfermedades de la vista. Lo bueno es que esta fruta se puede consumir cruda con ensalada, con vegetales, sola, con tostadas, etc.

Como se decía anteriormente, es bueno para las embarazadas. Y al ser rico en ácido fólico, es un suplemento vital para este período, evitando consumirlo como medicamento o químico. Los pacientes que padecen colesterol pueden aprovechar las ventajas de este delicioso alimento para reducir los índices de LDL (el malo) y subir los de HDL (el bueno), algo sin dudas de gran importancia para prevenir problemas cardiovasculares, como es el caso del ACV, cada vez más frecuente.

Gracias a su consistencia cremosa puede ser usado como reemplazo para la mantequilla o la mayonesa. Es una buena idea para hacer tortas, pan de banana, brownies, sandwiches, tostadas para la merienda, aderezar ensaladas, etc.

En la medicina tradicional se le aplican varias propiedades a los aguacates, sobre todo, afrodisíaco y antidiarreico. Se utilizan para estos casos las semillas, las hojas y hasta la corteza. Pero no sólo para estos dos objetivos, sino también para aliviar la disentería y evitar la calvicie.

Además de la pulpa, se pueden consumir otras partes del aguacate, como ser la semilla. Aunque pueda parecer un poco extraño ya que es de gran tamaño, lo cierto es que se consume molida ya que la gran mayoría de los aminoácidos de esta fruta se encuentran en la semilla, su aceite permite reducir el colesterol y defiende al organismo de enfermedades cardiovasculares o infartos. Los estudios han comprobado que tiene más fibra soluble que cualquier alimento que conozcamos. Además, es un excelente aliado para combatir la diarrea o las inflamaciones en el tracto gastrointestinal. Se usa en varios países para tratar infecciones o problemas digestivos.

La semilla del aguacate contiene compuestos fenólicos que sirven para prevenir úlceras intestinales y también infecciones bacterianas o virales. Al contener flavonol, no permite el crecimiento de los tumores. También sirve para fortalecer el sistema inmune y evitar las enfermedades debilitantes, así como el envejecimiento prematuro. Los que sufren artritis y otras dolencias similares han encontrado en la semilla de este fruto un gran aliado para sus dolores. Su aceite le brindará un brillo superior al cabello y también servirá para curar y tratar la caspa. También tiene un efecto rejuvenecedor, aumentando el colágeno de la piel, para una apariencia más tersa y sin arrugas.

El aguacate, el ingrediente de moda en el mundo de la belleza. Previnie el envejecimiento de la piel y protegiendo tu cabello. Se puede aplicar como si fuera una mascarilla en el rostro, para mejorar las lesiones por quemaduras de sol y también para atenuar las arrugas. En Estados Unidos, este ingrediente puro está patentado como tratamiento para algunas formas de dermatitis, artritis y eczema.

Receta para una mascarilla casera. Con el aguacate maduro se empieza igual que si fuéramos a hacer un guacamole, una vez hecha la papilla, se aplica  sobre el cabello. Se deja actuar entre 15 y 20 minutos (más puede acabar engrasándolo) y adiós a los cabellos secos y desnutridos. De paso, también a ese cuero cabelludo sensible y propenso a descamarse. Las mascarillas faciales caseras, requieren otros ingredientes más de la lista de la compra. Yogur, limón, yema de huevo, miel, aceite de oliva o de almendras suelen ser los acompañantes más frecuentes. Al no llevar conservantes, hay que usarla nada más prepararlos o corremos el riesgo de que la mezcla se corrompa y acabe provocando alteraciones en la piel. Y, nada de ponerse la mascarilla y sentarse en la terraza al sol si la mezcla lleva limón o corremos el riesgo de acabar con manchas en la piel.

El clima frío de la Serranía de Ronda no permite el cultivo de tan interesante planta, solo he visto aguacates en lugares muy abrigados del viento del norte, en la Bodega de Los Descalzos Viejos.

Bibliografia:

es.wikipedia.org

mejorconsalud.com

www.botanical-online.com

El País.com