Archive for the tag 'La Fuenfría'

Paisajes de la Serranía de Ronda: Cortijo de la Viborilla.

Andrés Rodríguez González Enero 19th, 2017

Paisajes de la Serranía de Ronda
Cortijo de la Viborilla.

Entre la Sierra Hidalga y la Sierra de Las Nieves existen una serie de “cortijos” que son impresionantes. No por parecerse a los cortijos andaluces del Valle del Guadalquivir, sino por todo lo contrario. Estos no están rodeados de fértiles tierras sino de esterilidad y rocas desnudas. Cortijos son el nombre con el que se les conoce, pero son actualmente una ruina con cuatro paredes que apenas se levantan del suelo, al lado suelen tener una menguada fuente, algún moribundo o fallecido árbol y una pequeña “era”, testimonio de que los escasísimos suelos con poca pendiente entre rocas eran cultivados. Cuando estaban habitados, sus condiciones no debían ser mucho mejores, la dureza del clima con frecuentes y duras nevadas, la incomunicación a la que estaban sometidos sus habitantes, con veredas maltrechas y empinadas, la escasez de agua con menguados nacimientos  y, a veces, alejadas fuentes, debían hacer muy duras las condiciones de vida. La pobreza de estos terrenos áridos, de calizas y margocalizas, con fuertes pendientes, contrasta con los suelos de la otra ladera de Sierra Hidalga, la que mira a Ronda, de suelos fértiles y con horizontes bien desarrollados. En los terrenos que hoy nos ocupan la mayoría de la superficie está cubierta por piedras y rocas que carecen de suelos, entre los escarpes rocosos serpentean pequeños torrentes que vierten sus escasas aguas hacia la cabecera del río Guadalevín o su principal valedor, el arroyo Carboneras que recoje aguas de las Cañadas del Cuerno y de Enmedio del Pinsapar de Ronda y de La Fuenfría.

El agua está presente en épocas de lluvias pero en verano, gran parte de la primavera y bien avanzado el otoño, aquellos terrenos bien pueden confundirse con una zona desértica o un predesierto de Almería. En determinados lugares, el agua filtrada en el suelo o la caída en forma de nieve, aflora al exterior cuando las arcillas impermeabilizan el terreno, y lo hace en forma de escasas fuentes; cerca de ellas, si el escaso suelo lo permitía, a veces existen restos de pequeñas albercas y lo que debieron ser pequeños huertos. Y entre los minúsculos llanos con un poco de tomo de suelo, se adivina, con mucha imaginación, que eran los dedicados a los cultivos de cereales, cultivos casi artesanales que debían hacerse con arado romano y mulo o burro como toda ayuda, en un intento de arañar algo productivo a la tierra esteril.
Siempre que visito estos cortijos, la Sardina Baja y Alta, el Hoyoncillo, Malillo, Cobatillas, Colmenarejo… tanto si entro por Manaderos como si lo hago por Lifa o por el arroyo Carboneras junto al Refugio de Quejigales, pienso en la dureza de la vida de los aparceros que por aquí sobrevivían.  Y digo bien, sobrevivir, por que vivir aquí no es vivir. Veo a los pastores cuidando rebaños de los señoritos de Ronda, pensando cómo justificar ante ellos no poder pagar la aparcería por la sequía, la enfermedad o la espantá de los rebaños por los truenos y tormentas, veo a los muchachos mal vestidos y peor calzados, ocupados todo el santo día en buscar la oveja o la cabra “paria” que no aparece, en evitar que las cabras invadan el huerto o se coman los cultivos de cereales; pienso en las muchachas ayudando a la madre en sus múltiples obligaciones, tal vez soñando con un hombre que les saque de allí para llevarles a una vida mejor; pero sobretodo, pienso en las mujeres que aquí vivieron, aquí parieron, lloraron a sus hijos muertos al nacer o picados por víboras, despeñados en algún tajo; tal vez soñando con que alguno de sus hijos pudiera irse a Ronda como “aprendiz” de algún oficio o alguna de sus hijas a casa de los señoritos a “servir”. Imagino mujeres duras, descalzas por darles sus zapatillas a las hijas, temerosas por el futuro de sus hijos y a la vez valientes para vivir el día a día. Y sobre todo pienso en las mujeres que vivieron en el cortijo de La Viborilla. ¿Y por qué en éste? Porque desde aquí se ve Ronda, que representaría el paraíso prometido, el lugar donde se iba un par de veces al año. Donde vivían parientes y quizás, algún novio que trabajaba en una tienda de la calle La Bola, un mozo que le prometío una vida mejor cuando viniera de “la mili”, y que no pudo cumplir su promesa porque antes el amor fue truncado por una suegra que le arreglo el matrimonio con alguna vecina, una “casi suegra” que le jodio la vida y, a la vez, le dio los sueños de la vida que nunca vivirá.


Imagen de Josep Cuatrecasas del año 1930, cuando vino a realizar una visita a los pinsapos.

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Roble Melojo, rebollo.

Andrés Rodríguez González Junio 5th, 2016

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Roble Melojo, rebollo.
Quercus pyrenaica

Árbol caducifolio de hasta 25 m de altura, con follaje de color verde claro en verano y pardo en el invierno. Es fácil de distinguir por su tonalidad y sobre todo por las hojas. Suele estar mezclado con encinas en las partes más bajas de su distribución y con pinares o matorrales de alta montaña en la parte superior de las montañas ibéricas donde habita. Cuando llega el otoño su típico color de primavera y verano, se torna pardo amarillento.
Las hojas son caducas, grandes, con lóbulos profundos cuyas incisiones en muchos ejemplares casi alcanzan el nervio central. Son pelosas por ambas caras, aunque se aprecia mejor este carácter por el envés, que muestra un tono verde más claro; esto es importante para diferenciar esta especie de los verdaderos robles. Cuando comienzan a brotar, muestran un tono algo rosado que cambia bruscamente al verde claro, y llegado el otoño se tornan pardo-amarillentas al secarse.
En las ramas es posible encontrar unas agallas muy características, provocadas por la picadura de una pequeña avispa, que pone sus huevecillos en los tejidos de la rama. Dichas agallas son de aspecto globoso y color pardo, con unos piquitos a modo de corona en la parte superior y, sobre todo en las que se encuentran en el suelo, un pequeño agujerito por donde ha surgido el individuo adulto derivado de la larva que se había alimentado de la agalla. Las agallas son mecanismos de defensa de la planta ante el ataque del insecto.

El rebollo es de los más extendidos representantes del género en la flora ibérica, ya que en nuestro territorio se encuentra el máximo de su distribución. Se extiende por las montañas que bordean la meseta del Duero, es decir, Cordillera Cantábrica, Sistema Central, Sistema Ibérico y las montañas del NE de Portugal. Además se encuentra en algunas zonas de Montes de Toledo, Sierra Morena y algunas sierras béticas, como Sierra Nevada. Fuera de la Península aparece en el sudoeste de Francia y en Marruecos, cubriendo además un amplio margen de altitudes, desde cerca del nivel del mar hasta más de 1700 m.
En la Serranía de Ronda son poco abundantes, probablemente por haber sido talados, en la Sierra de Las Nieves tan solo se conservan dos árboles en el Puerto del Robledal, cerca de la Fuenfría. El nombre del lugar, Puerto del Robledal, sin duda hace referencia a la presencia de estos árboles en número elevado, pero, tal vez por el pastoreo excesivo, quizás para obtención de madera, vigas para apuntalar galerías de minas, por incendios forestales o por todas esas causas a la vez está casi desaparecido. Aunque hace pocos años se ha realizado una repoblación importante en la zona. También existen en poca cantidad en Sierra Bermeja  y en los picos de Los Alcornocales como el Aljibe. (Gracias Carlos Guerrero Barragan por la información)
Curiosamente, a pesar del epíteto específico “pyrenaica” que indicaría su presencia en esta cordillera, realmente solo se encuentra en algunos puntos del Pirineo navarro. Ecológicamente desempeña un papel intermedio entre las especies más claramente xerófitas (encinas y quejigos) y los verdaderos robles. Se desarrolla principalmente sobre suelos silíceos (granitos, gneises, pizarras), muy raramente en calizas; deben ser húmedos, aunque en menor medida que para los robles por antonomasia. Soporta climas continentales, con fuertes heladas en invierno y un cierto grado de sequía veraniega, entre algo menos de 400 y hasta casi 2000 m como altitudes extremas. Puede formar masas puras (melojares o rebollares, localmente extensos en las montañas castellanas o en el Sistema Central) en que se encuentran arbustos como genistas o piornos y plantas herbáceas como las peonías o el helecho común. Puede también mezclarse con la encina y el quejigo en las altitudes inferiores, con el haya en las zonas más húmedas o con pinos de montaña a mayores altitudes.

Aunque las bellotas se pueden aprovechar para montanera, la producción es baja e irregular en comparación con la de la encina o el alcornoque.
La madera, muy fibrosa y de difícil secado, se ha empleado para hacer vigas, traviesas de tren y en minería. Se ha utilizado sobre todo para la producción de leña y carbón vegetal.

Bibliografía
http://www.arbolesibericos.es/

Serranía de Ronda. Sierra de Las Nieves: La Fuenfría

Andrés Rodríguez González Enero 23rd, 2015

Alcojona,

Torrecilla,

Cerro Abanto,

Arroyo de la Fuenfría,

 

Fuenfría Baja y Pinar,

Fuenfría Alta,

Pinsapar,

Cerro de La Tala,

ladera Cerro de La Tala

Ruta Visita al pinsapo de la Escalereta y Subida al Alcojona

Andrés Rodríguez González Mayo 20th, 2013

Rutas de ARACA

Visita al pinsapo de la Escalereta y Subida al Alcojona .

Desde la Carretera de Ronda a S. Pedro de Alcantara, a la derecha, una vez pasado la Venta del Navasillo, se inicia el camino de Conejeras, entrada el Parque Natural de la Sierra de Las Nieves. Cuando cae nieve el carril presenta un marco incomparable tapizado con un telón de fondo blanco las alturas de las sierras. Aún no hemos hecho 2 km. cuando llegamos al carril de La Fuenfría que se inicia por la derecha. Continuamos la marcha entre un  espeso encinar y dejamos atrás La Nava, disfrutamos de espectaculares vistas, después de ascender duras rampas de subida llegamos a un carril que por la derecha se dirige al Puerto de Las Golondrinas, es nuestro camino, hemos recorrido casi 7 Km. desde el inicio.

Si hubiéramos continuado el carril en ascenso que traiamos hubiéramos llegado al cortijo de Quejigales. El camino, con las preciosas vistas de La Nava y el Alcojona a nuestra derecha desciende casi 2 Km. hasta dar con el Llano de La Laguna. Este punto es fácil de identificar, el carril casi rodea a un pinsapo piramidal solitario en un pequeño llano, a la derecha parte el sendero al Pinsapo de La Escalereta, que tomamos. Esta indicado con un panel. Podemos observar una gran riqueza en árboles, alternan los pinsapos con encinas, quejigos y pinos de repoblación, cuando llegamos a un nuevo llano, justo detrás de la finca de la Nava y muy próximo a su alambrada, encontramos por la izquierda un sendero que seguimos hasta el Pinsapo de la Escalereta, un Monumento Natural de Andalucía que desgraciadamente parece que llega al final de sus días. Presenta varias ramas ya secas incluso alguna ha empezado a descortezarse, signo inequívoco de que esas ramas se han muerto. Era un árbol espléndido que hemos en nuestra sección de “Paisajes de la Serranía”. Las hermosas flores de las peonias y las preciosas orquídeas dan una nota de color en medio del verde de la primavera que domina por todas partes.

Continuamos el sendero, en poco disminuye hasta desaparecer los árboles y se abre una espléndida vista de la cabecera de Río Verde. Estamos en el comienzo de una senda que desciende haciendo zigzag y se llama Cuesta de Las Lajas, era parte del camino entre Ronda e Istán. No descendemos, nos vamos hacia la derecha en dirección a un hermoso y solitario pinsapo, el llamado “De la Falsa Escalereta”. Estamos en el Puntal de la Mesa, hasta aquí llegó el terrible incendio del año 1991. Una senda inicia un ascenso que va por el filar de rocas y pasa cerca de una sima, continuamos el suave pero continuo ascenso ppor el filar de rocas, a nuestra derecha tenemos un hermoso pinsapar, a la izquierda las Sierras Bermejas, con su característico color rojizo de sus interesantes rocas, las Peridotitas. Ascendemos hasta un primer pico, después una leva bajada y un nuevo ascenso hasta el vértice del Alcojona o cerro Alcor. Son muy hermosas las vistas que de las que se puede disfrutar, la finca de La Nava con el pinsapar entre ella y la ladera norte, el bosque mixto de pinsapos y encinas entre La Nava y el camino a la Fuenfría, el Torrecilla y su ladera sur que cae bruscamente hasta el Cambuyón de Velez, hacia el sur, la costa y nuestro próximo objetivo, el puerto de Capuchín o Capuchino que nos separa el cerro calizo del Alcojona del peridotitico del Abanto. En la unión de los dos materiales se inicia un torrente que se muestra muy bravo cuando llueve con intensidad, es el arroyo de los Caballos que junto al Cambuyón de Velez son la cabecera de Río Verde, en Puerto Capuchín un camino parte a la izquierda en descenso, a media ladera y siempre andando hacia media ladera del Alcojona nos permite regresar hacia el Puntal de la Mesa y el pinsapo de la Falsa Escalereta. El camino, que se encuentra perfectamente limpio, est rodeado en toda la ladera por abundante matorral de aulaga con sus características flores amarillas.

Desde la Falsa Escalereta el regreso al coche es un escaso paseo que completa esta cómoda y bella ruta de 9 Kms.

Paisaje de la Serranía: La Fuenfría

Andrés Rodríguez González Marzo 11th, 2013

PAISAJES DE LA SERRANÍA: La Fuenfría

Con Vicente Astete

El nombre se debe a la presencia de varias fuentes de frías aguas. Está situada en el Parque  Natural Sierra de Las Nieves. Por allí pasa el Cordel de los Pescaeros que comunica Ronda con la Costa del Sol, muy cerca se encuentra el Puerto del Robledal desde donde se divisa toda la costa mediterránea desde Gibraltar hasta Málaga capital y en días claros la costa marroquí. Es un lugar muy interesante geológicamente ya que coinciden terrenos de dos grandes unidades de Paisaje de la Serranía: Las rocas Peridotitas, de origen Magmático con las rocas Calizas de origen Sedimentario. También existen unas ruinas de construcciones dedicadas a albergue de mineros de las minas de magnétita La Colosal, cuya boca se encuentra también muy cercana. Esta zona fue testigo de unos terribles crímenes que ocurrieron antes de la Guerra Civil. La foto fue realizada por Vicente Astete el dia 1-12-12 después de la nevada. Las Coordenadas son 36º 38´25.91´´ N  5º 03´21.48´´ O Altitud de 1.175 m.

80 aniversario de la muerte de Flores Arrocha, el último bandolero de la Serranía

Andrés Rodríguez González Enero 9th, 2013

Un 31 de diciembre de hace 80 años, murió tiroteado por la guardia civil el famoso Francisco Flores Arrocha, considerado el último bandolero de la Serranía. La gente del pueblo justificó los asesinatos que, al parecer, cometió ya que tenía derecho de tanteo como vecino que era, sobre las tierras de la Fuenfría que su suegro no quiso venderle. Así lo cantaba una coplilla que me ha contado mi amigo Felipe Canca que entonces tenía cuatro años y vivía en unas chozas situadas en la Majadilla de la Encina, muy cerca del Arroyo Hondo, donde mataron a Flores. De esa coplilla popular Felipe recuerda alguna estrofa:

Un 31 de diciembre fue el día

que mataron a Flores Arrocha por una tierra 

que por ley le correspondia

Fue el último bandolero de la Serranía, si bien a Pasos Largos lo mataron dos años después, en 1934, era ya un anciano con 64 años, sin causas pendientes con la justicia al que unos desalmados mataron en la covacha de solpalmito para hacer méritos ante la guardia civil para que les permitieran seguir furtiveando.

20 años incendio de Monte Prieto

Andrés Rodríguez González Septiembre 11th, 2012

Efemérides septiembre 2012

Sobre Incendios.

En agosto de1991 ocurrió un devastador incendio en el Parque Natural de la Sierra de Las Nieves. El día 12 de agosto se inicio en la zona de la Fuenfría y durante cinco largos días devasto más de 10.000 hectáreas de la sierra y su arboleda. Ocasionó la pérdida de vidas humanas y gran cantidad de vegetación, se quemaron pinsapos, pinos, alcornoques, encinas y matorral diverso.

El 6 de septiembre se cumplen veinte años del inicio de un incendio en Monte Prieto, en el Parque Natural Sierra de Grazalema, que provocó una auténtica catástrofe humana y ecológica. Un fuego intencionado del que nunca se descubrieron sus autores, arrasó 824 hectáreas de este monte público, entre los términos municipales de Grazalema y Zahara de la Sierra, colindante con el famoso Pinsapar de Grazalema, ocasionando una irreparable pérdida de vidas humanas, pues murieron calcinados cinco trabajadores de un retén contraincendios.

Tras el incendio, Ecologistas en Acción puso en marcha un proyecto pionero para regenerar parte del monte incendiado con el trabajo de voluntarios que se llevó a cabo con un rotundo éxito, arrojando resultados muy positivos tanto en lo referido a la regeneración de la cubierta vegetal como en la participación pública.

El proyecto se desarrolló durante 11 años, con la participación de 5.783 voluntarios, consiguiendo la regeneración de un bosque mediterráneo diversificado en una amplia parcela de 35 hectáreas junto al Puerto de los Acebuches, convirtiéndose así en el proyecto de mayor amplitud por el número de participantes y por la superficie reforestada de los realizados en Andalucía.

Opinión: Zulueta, premio Nacional de Medio Ambiente

Andrés Rodríguez González Agosto 7th, 2010

Reconocimiento nacional, ignorancia local.

El título de esta sección hace referencia al reconocimiento a  nivel nacional que se ha realizado en la persona de D. Julián de Zulueta con la concesión del Permio Nacional de Medioambiente. Mis felicitaciones por este merecido premio, espero que no sea el último y para otro en que suena desde hace un tiempo pero que por diversas cuestiones no se le ha otorgado aún, espero que también le sea concedido en breve. D. Julián es uno de esos escasos maestros que saben de todo y que tienen la suficiente experiencia como para poder opinar de todo con soltura y acierto. Con él viví interesantes experiencias como aquella en que pagó de su bolsillo la liberación de un cepo en el coche de un desconocido que no tenía dinero. Con él conocí y aprendí a amar la Sierra de Las Nieves y el pinsapo, me enseño La Nava de S. Luis, el Pinsapo de La Escalereta, La Caina, la Cañada de Las Ánimas, la Meseta de Quejigales, el arroyo Carboneras, La Fuenfría, Los Sauces, La Fuensanta, entre otras muchas zonas; en silencio junto a  él, aprendi a andar de noche, como se luchaba contra el paludismo hace medio siglo o de que murío el gran emperador Carlos V o como descubrió y puso al alcance el gobierno español que un galeón hundido por los ingleses frente a las costas portuguesas y su tesoro pertenece a todos los españoles y no a los cazatesoros americanos, con su experiencia me indicó con acierto que Afganistan sería la tumba del comunismo soviético. Una lástima que sus experiencias, como todas las de las personas mayores, no sean tomadas en cuenta, si se le escuchara, sin duda que sería muy positivo y nos ahorraría dinero a todos y hasta vidas. En Ronda se le recuerda por haber cerrado la depuradora. Voy a repetirlo una vez más, aunque no sirva de mucho, (ya se lo digo a mis alumnos, es imposible explicar nada y hacer comprender algo a alguien que no quiere aprender o enterarse), y aquí no quieren enterarse que una depuradora que depura la mitad del agua que le llega no sirve de nada, porqué inmediatamente, en cuestión de minutos, toda el agua vuelve a estar igual de contaminada que antes de ser depurada. Zulueta ha dado más a Ronda que Ronda a él, ahora, aprovechando la concesión del Premio Nacional de Medioambiente a su persona, se podría realizar algún homenaje a tan insigne vecino.

A la derecha pinsapar del Alcojona, detras del llano bosque mixto de pinsapos y encinas, al fondo a la izquierda, el Torrecilla.

A otra persona a quien se le debería reconocer de alguna manera, nombrarle rondeño del año a algo parecido, es al hombre del tiempo de la cadena 1 de TVE, casi en todos los telediarios de la noche nombra a Ronda. Propaganda gratuita como cuando Cuevas del Becerro salió en portada del diario El País con motivo de la huelga general contra Los Merinos Norte y su proceso de especulación urbanística que llevaba aparejado la desecación del acuífero.

Ruta Ronda a S. Pedro por el Castaño Santo

Andrés Rodríguez González Octubre 31st, 2008

Ruta Desde Conejeras a San Pedro por el Castaño Santo

Recorrido: Unos 33 Kms. desde el Área Recreativa de Conejeras.
Dificultad: Media por la distancia.
Tiempo: 9 horas.
Época recomendada: Primavera y Otoño.


Esta interesante ruta la hemos organizado entre el Patronato Deportivo Municipal de Ronda y la Asociación Rondeña de Amigos de los Caminos Andaluces. El PDMR  ha patrocinado el desplazamiento en autobús y también ha elaborado el listado de personas que se inscribieron para realizar la ruta.
Fue el día 25 de octubre, a las 8 horas 30 minutos, partimos de Ronda por carretera en dirección a S. Pedro. Entre el cruce de Parauta y el de Igualeja se encuentra una gasolinera. Seguimos hacia S. Pedro, a 2 Kms. de la gasolinera se abre por la izquierda el carril de Quejigales marcado con señales que indican que entramos en el Parque Natural Sierra de Las Nieves; estamos en Conejeras, encontramos el Área Recreativa, un carril nuevo que es el rehabilitado Cordel de Los Pescaeros que lleva hasta Ronda.. Muy cerca del comienzo del recorrido del Cordel, existe un monumento con un aguila de bronce, poco más adelante el camping de Conejeras queda a nuestra izquierda. Tomamos como punto de inicio la entrada al Camping.
Podríamos seguir el carril principal hasta encontrar el arroyo de la Fuenfría pero la ruta que hicimos es una buena alternativa, por ser bastante más atractiva y sobre todo evita el carril que cada día es más transitado por vehículos que suben al Refugio de Quejigales.
Cuando hemos recorrido casi 1 Km. del carril principal que conduce al Refugio de Quejigales, junto a un llano, encontramos una señal que indica “Sendero de Conejeras”, abandonamos el carril y nos internamos en un camino que discurre por un encinar joven en plena expansión, un poco más y llegamos a una balsa antincendios situada a 1,5 Kms del inicio. Como un Kilómetro más adelante, desembocamos en el carril de la Fuenfría al que nos incorporamos siguiendo hacia la derecha, el camino discurre cerca y, a veces, por el cauce del arroyo, a la izquierda queda la alambrada de la finca de La Nava poblada de encinas y grandes matorrales entre los que sobresalen enormes pinsapos, el camino nos deja, en apenas 2 Kms más en el llano de la Fuenfría Baja donde existen varias casas.
Todavía se aprecian algunos restos de troncos quemados que fueron acumulados en el llano, el camino inicia una suave subida hasta llegar a poco más 6 Kms. del inicio llegamos a una fuente cerca de unas ruinas de instalaciones de las antiguas minas de El Robledal que están muy próximas, en los alrededores se encuentran los bancales de antiguos cultivos donde se recolectaban las mejores patatas de la comarca, los terrenos que atravesamos se hicieron famosos por que en ellos ocurrieron los asesinatos que fueron imputados a Flores Arrocha.
Continuamos el carril principal que asciende entre bancales con enormes cedros, durante casi un kilómetro hasta llegar al Puerto del Robledal, desde aquí se ve la línea las urbanizaciones costeras, si el día es claro podemos observar Gibraltar y las montañas del Atlas africano. El día de la excursión la niebla nos impide la visión que he descrito pero la belleza del paisaje que se divisa sigue siendo extraordinaria.
El camino principal siempre se encuentra bien marcado y ha sido recientemente arreglado, es frecuente que de él partan caminos secundarios como el que se dirige, al final de un falso llano denominado la Oreja del Burro, por la derecha, a “Las Chozas del Canca” el lugar donde murio Francisco Flores Arrocha en un enfrentamiento a tiros con la guardia civil el último día del año 1.933. Estamos a unos 11 Kms. del inicio.
Seguimos en descenso por terrenos de rocas peridotíticas que se distinguen fácilmente por su color rojizo. La belleza del paisaje es notable, grandes precipicios y generosos arroyos en épocas de lluvias presididos, a la izquierda, por la impresionante mole caliza y blanca del Torrecilla, a la derecha los terrenos rojizos de Sierra Real, el camino, siempre en descenso zizaguea entre pequeños pinos que tapizan los suelos quemados por el espantoso incendio del año 1.991.
En los cortados rocosos de los caminos han vallado algunos trozos de terreno donde crecen pequeñas poblaciones de una pequeña y elegante Margarita, algunas chorreras han servido para proporcionar agua a algunos pilones que sofocan la sed de los senderistas, también se ha construido un mirador desde donde podemos observar buenas vistas del Torrecilla. A unos 12,5 Kms. del inicio encontramos un cambio brusco del paisaje, la monotonía de la vegetación típica de las peridotitas deja lugar a suelos de esquistos metamórficos donde crecen muchos y variados vegetales como brezos y diversas especies de jaras; de entre todos ellos destacan los alcornoques, muchos se quemaron también en el incendio pero consuela ver como unos se han recuperado y otros han vuelto a brotar desde la base, no ha ocurrido igual con los pinsapos que en las cañadas más húmedas habitaban, cerca del camino hemos pasado junto algunos esqueletos calcinados de gigantescos ejemplares. Unos 500 metros más delante de los primeros alcornoques encontramos un cruce de tres caminos, es el Puerto de La Refriega, tomamos el camino más a la derecha que bien pronto es cruzado por el arroyo de El Bote que cuando trae agua en época de lluvias es espectacular por sus preciosas chorreras. Los llamativos nombres de la zona como Plaza de Armas o Puerto de la Refriega hacen referencia a la sublevación de los moriscos que se hicieron fuertes en estos difíciles terrenos.

Hemos recorrido cerca de 15,5 kms. cuando encontramos un camino que desciende bruscamente por la izquierda, se encuentra marcado por un hito de madera, es obligado apartarse del carril principal y continuar en descenso como medio km hasta encontrar el increible “Castaño Santo”. Es difícil de describir, lo mejor es visitarlo y contemplar de cerca este árbol, cualquier descripción no haría honores a este espectáculo que tenemos que ver para creer su existencia. Si no hemos parado mucho y hemos venido andando sin mucha prisa podemos haber tardado unas tres horas y media.
Después de volver al camino principal y continuar en descenso pasamos por una casa destruida que se llama “Venta Quemada” situada a unos 20 kms. del inicio. Poco más adelante, a unos 25 Kms del inicio, parte por la izquierda un camino hacia Istán.
Ya estamos en terrenos más transitados por excursionistas de la cercana Costa del Sol. Unos 10 kms más adelante llegamos al río Guadaiza y tras cruzar el puente encontramos el campo de golf “La Quinta”. Por carretera asfaltada recorremos 4 kms hasta llegar a la carretera de Ronda a S. Pedro muy cerca de la Autovía de la Costa del Sol. Será el final de nuestra ruta. Allí nos recogió el autobús que nos trajo de vuelta a Ronda.

Es de destacar la presencia de personas de todas las edades en la excursión y la capacidad de sufrimiento de la que hicieron gala. Sobre todo los jovencísimos Luis y Julia y la menos jovén pero animosa Carmen, siempre dispuestos a seguir a pesar de lo dura que se hace la última parte de bajada, entre el asfalto y las urbanizaciones costeras. Una alternativa en caso de no contar con transporte de regreso es utilizar el autobús de línea, pero, en este caso debemos dirigirnos por la carretera hasta el pueblo de San Pedro de Alcántara donde encontramos la Estación de Autobuses.

Zorro, zorra.

Andrés Rodríguez González Junio 27th, 2008

Categoría: Fauna de la Serranía.
Con el nombre de Zorro o Zorra se designa mamíferos pertenecientes a la familia de los Cánidos, tribu Vulpini. Las especies más comunes son el zorro rojo o zorro común Vulpes vulpes, que habita en Europa y el Vulpes fulva, de América, aunque diferentes especies se encuentran en casi todos los continentes. Otro ejemplo es el zorro polar, también conocido como zorro ártico. El zorro pertenece a la familia Canidos. Son los miembros más pequeños de esa familia, que incluye los lobos, perros y chacales.


Esta fotografía procede de Internet.

A diferencia de muchos cánidos, los zorros no son usualmente animales de manada. Son solitarios cazando su presa. Emplean una técnica de salto practicada desde una edad muy temprana. Se alimentan asimismo de salmamontes, frutas y bayas. La capacidad del zorro para incluir cualquier tipo de alimento en su dieta le permiten adaptarse a una gran diversidad de hábitats. Aunque su dieta también sufre variaciones geográficas y estacionales. Por ejemplo, durante la época de mixomatosis el zorro se alimenta en gran parte de conejos, y en otoño-invierno suele consumir una gran cantidad de frutos. En resumen, el zorro es omnívoro; se alimenta de insectos, huevos de ave, pollos, crías de diversos mamíferos, liebres, aves de hasta el tamaño de una gallina, desechos de origen humano, aunque en poblaciones naturales sobre todo se alimenta de ratones y otros micromamíferos (sobre todo en el norte peninsular), conejos (en el sur), bayas y frutos.
En España fueron descritas las subespecies Vulpes vulpes silaceus (Miller, 1907) y Vulpes vulpes crucigera (Bechstein, 1789), aunque los últimos estudios señalan que en Europa no existen subespecies concretas. Sin embargo, sí que parece evidente la diferencia morfológica, al menos en cuanto a tamaño y pelaje, entre los zorros ibéricos meridionales y los septentrionales. Se identifican fácilmente por su fino hocico y una espesa cola.
El zorro es del tamaño de un perro mediano, aunque con el cráneo alargado y con el perfil superior casi recto, hocico muy puntiagudo y las orejas grandes y triangulares. La cola es larga y está densamente cubierta de pelo, por lo general con la punta blanca. Su pelaje es suave y espeso, de coloración amarillenta-rojiza hasta pardo-rojiza en sus partes superiores y blanca en las inferiores, y lo muda una vez al año (de primavera a otoño). La parte anterior de las patas y pies son negros. Su variación de color, tanto individual como geográfica, es amplia. Posee cinco dedos en la pata delantera y cuatro en la trasera, con uñas no retráctiles en ambas, y presenta pocas glándulas sudoríparas en la piel, por lo que la regulación la realiza a través de las vías respiratorias y la lengua. El macho ladra y la hembra chilla. El zorro está presente en toda la superficie de la Península Ibérica, pero no vive en las Islas Baleares y Canarias.
Los zorros son normalmente muy precavidos hacia los humanos y no se emplean como mascotas.
En algunos países los zorros son una seria plaga. En Australia, los zorros rojos ferales son probablemente el animal invasivo más dañino, siendo responsable de más extinciones que incluso los gatos y conejos. Sin embargo, en otras partes del mundo, algunas variedades de zorros han sido declaradas en peligro de extinción.
Los zorros pueden ser muy útiles para propósitos agrícolas. Han sido empleados para controlar plagas de roedores en granjas frutícolas, dejando la fruta intacta.
En la cultura occidental, el zorro es considerado un animal muy listo y es empleado como símbolo de astucia en muchos relatos.
Su hábitat son principalmente las zonas boscosas, aunque también abunda en regiones abiertas e, incluso, en las proximidades de asentamientos humanos y basureros periurbanos, de los que se alimenta.
El zorro está activo principalmente durante el crepúsculo y la noche. Es generalmente un animal solitario, aunque también pueden vivir en parejas permanentes o en grupos de un macho y dos o tres hembras. A partir de la época de celo vive aparejado (desde comienzos a mediados de invierno). Hasta la época de cría, el macho permanece junto a la hembra (desde el inicio de la primavera), llevando alimentos para los cachorros.
Durante el día permanece oculto entre los matorrales o en sus madrigueras, excavadas en parejes secos y escondidos, a menudo entre las rocas, los barrancos herbosos y las espesuras. El apareamiento tiene lugar en enero y febrero y las crías nacen hacia abril o mayo. Los zorrillos se crían primero en la madriguera subterránea, en un nido bien guarnecido que comunica con el exterior por varios pasadizos. Estas madrigueras se agrandan y perfeccionan constantemente, y el zorro las utiliza durante años. Los zorros pasan generalmente toda su vida en el mismo territorio, y no son amigos de las incursiones lejanas. Durante el transcurso de sus expediciones nocturnas cazan pequeños roedores, pájaros e invertebrados de gran tamaño, sin despreciar los conejos y animales domésticos como gallinas. Cuando consiguen una presa grande, la llevan hasta la madriguera para disponer de una reserva.


El ejemplar de la fotografía fue localizado ya muerto por el autor de este reportaje en la zona de La Fuenfría. Había sido atrapado por el cuello en un cepo fabricado con hilo de alambre; podemos imaginar la terrible y larga agonía que sufrió el animal antes de morir. La colocación de cepos en el campo constituye un delito duramente penado por las leyes.

Next »