Archive for the tag 'La Fuenfría'

Actividad en el Bosque Eterno el día 2 de mayo 2021

Andrés Rodríguez González Abril 29th, 2021

Nota Informativa

Actividad en el Bosque Eterno el día 2 de mayo 2021

La Asociación El Glaucal de La Nava, entidad sin ánimo de lucro,cuyos fines principales son: conservar, mantener y mejorar el pinsapar, sensibilizar ante el riesgo, peligro y daño de los incendios forestales, fomentar la biodiversidad, generar un entorno en el que puedan desarrollarse actividades lucrativas y educativas relacionadas con el medio ambiente, etc.

Tiene previsto realizar un voluntariado el día 2 de mayo que tiene como objetivo dar a conocer un proyecto que ya es una realidad:

“El Bosque Eterno”

Está ubicado en LaFuenfría, en terrenos pertenecientes a la finca privada Las Navas de los Pinsapos, dentro del P.N. Sierra de las Nieves.

En el Bosque Eterno se está creando un pinsapar en un sustrato geológico poco frecuente pero muy interesante, las rocas Peridotíticas, una rareza de la Serranía de Ronda muy  poco conocida, hasta el punto que la mayoría de personas desconoce que es el mayor afloramiento de estas raras rocas del mundo.

En un entorno privilegiado, entre la Fuenfría Baja y la Alta, en la parte baja,  de la ladera del Cerro de la Mesa, a través de apadrinamientos de plántulas de entre 5 y 7 sabias se viene desarrollando ese bosque de pinsapos, que además alberga otras especies como alcornoques, encinas, pinos, majuelos, genistas, etc., especies arbóreas que ya existen y sobre las que se están realizando labores de realzado, arbustos interesantes y gran cantidad de plantas herbáceas, algunas de las cuales son auténticas joyas botánicas. Además de restos de actividades humanas como chozos, caleras y caminos.

Los pinsapos que allí se están poniendo han sido plantados, seleccionados y cuidados en zonas aviveradas al menos durante dos años, para que los miembros de la Asociación y cualquiera que tenga interés en el tema puedaapadrinarsu pinsapo en el Bosque Eterno. Un lugar donde sentirse en conexión con la Naturaleza y encontrar el bienestar reconfortante que los bosques dan a quienes soncapaces de percibirlo. El Bosque Eterno será parte de nuestra casa y de nuestra vida. Empieza a ser una realidad que se mostrará, tanto a miembros de la Asociación El Glaucal de La Nava, a la prensa y al público interesado.

Las personas que deseen asistir, por cuestiones organizativas, es conveniente que envíen un WhatsAppa Juanfran o a Clara630842021/600386393,  fundadores de la Asociación El Glaucal de La Nava e integrantes del equipo Actividades en la Sierra de las Nieves.

Recordar, día 02 de mayo, domingo, a las 11 h. en los llanos de la Fuenfría Baja.

El Bosque eterno, primero pinsapos sembrados.

Andrés Rodríguez González Marzo 9th, 2021

El Bosque Eterno, primeros pinsapos sembrados.

Con ese nombre se ha designado a un proyecto puesto en marcha por la Asociación El Glaucal de la La Nava en la parte de La Fuenfría propiedad de la finca La Nava de los Pinsapos, dentro del PN Sierra de las Nieves. Aunque son terrenos con rocas peridotítas no lejos se encuentra el calizo Cerro Alcor o Alcojona.

En un pinar quemado en el terrible incendio del año 1991, han sembrado los primeros pinsapos de lo que esperamos con el tiempo sea con el tiempo un pinsapar mixto con pinos, encinas, alcornoques, espino majoleto, rosal silvestre y otros árboles y arbustos propios de la zona.

La altitud de unos 1.100 m. , la orientación norte de la ladera, el suelo peridotítico, la climatología y los cuidados de mantenimiento son sin duda idóneos para el desarrollo del bosque.

EL BOSQUE ETERNO Y LA REUNIÓN ANUAL DE LA ASOCIACIÓN EL GLAUCAL DE LA NAVA.

Andrés Rodríguez González Enero 6th, 2021

EL BOSQUE ETERNO Y LA REUNIÓN ANUAL DE LA ASOCIACIÓN EL GLAUCAL DE LA NAVA.

En uno de los últimos días del año pasado se celebró la reunión anual de la asociación El Glaucal de la Nava.

El acto consistió en dar a conocer a los asociados la creación de un proyecto de bosque de pinsapos en la zona de La Fuenfría, concretamante en la Cañada existente entre los Llanos de la Fuenfría Baja, la Fuenfría Alta y la ladera del Cerro Alcojona. Sobre un terreno de rocas peridotíticas cerca del contacto con las calizas del Cerro Alcor o Alcojona, se están desarrollado una serie de actuaciones con las que se pretende conseguir en el futuro trasformar un pinar en un bosque de pinsapos en un paraje de suma belleza y del que brota paz interior, rodeado de las poderosas alturas del Cerro de La Tala, el Alcojona y el Abanto.

El Pinsapo es bastante indiferente al tipo de roca, existe un bosque en Sierra Bermeja de Estepona, pero las industrias del Campo de Gibraltar, relativamente cercanas y los incendios forestales han perjudicado considerablemente a ese bosque. También el terrible incendio del año 1991 destruyó gran cantidad de pinsapos en la Fuenfría y otros terrenos peridotíticos.

Por esas razones se pretende crear un nuevo bosque y recuperar extensión en unas tierras qu alguna vez debieron estar ocupados por esa especie. La Asociación El Glaucal de la Nava, en terrenos propiedad de la finca La Nava ha comenzado a repoblar con alcornoques, ha creado un pequeño sendero que unirá la Fuenfría Baja y Alta y creará también un Bosque de Pinsapos en recuerdo de las personas que tanto se han preocupado por esta especie.

Una tarde lluviosa, con niebla y fría, el secretario de la asociación nos mostró lo realizado hasta ahora sobre el terrenos del futuro Bosque de los Recuerdos y el sendero que accederá hasta él. Después nos desplazamos hasta la Morada del Pinsapo donde se realizó la reunión anual de la Asociación El Glaucal de la Nava. Allí Clara contó las actuaciones realizadas, el estado de cuentas y los nuevos proyectos que tenemos en realización.

Con una infusión de hierbas autóctonas y la degustación de una magnífica tarta terminó el acto en una animada charla entre los asistentes, con la ilusión de seguir defendiendo los bosques de pinsapos en el futuro. En el acto se acordó la entrega a Juan Terroba de un Diploma de Reconocimiento a su la bor de defensa de la Naturaleza en la Serranía de Ronda y de los Bosques de pinsapos, entrega que se hizo efectiva unos días después en en Centrto de Educación Ambiental La Algaba de Ronda.

Paisajes de la Serranía de Ronda: Cortijo de la Viborilla.

Andrés Rodríguez González Enero 19th, 2017

Paisajes de la Serranía de Ronda
Cortijo de la Viborilla.

Entre la Sierra Hidalga y la Sierra de Las Nieves existen una serie de “cortijos” que son impresionantes. No por parecerse a los cortijos andaluces del Valle del Guadalquivir, sino por todo lo contrario. Estos no están rodeados de fértiles tierras sino de esterilidad y rocas desnudas. Cortijos son el nombre con el que se les conoce, pero son actualmente una ruina con cuatro paredes que apenas se levantan del suelo, al lado suelen tener una menguada fuente, algún moribundo o fallecido árbol y una pequeña “era”, testimonio de que los escasísimos suelos con poca pendiente entre rocas eran cultivados. Cuando estaban habitados, sus condiciones no debían ser mucho mejores, la dureza del clima con frecuentes y duras nevadas, la incomunicación a la que estaban sometidos sus habitantes, con veredas maltrechas y empinadas, la escasez de agua con menguados nacimientos  y, a veces, alejadas fuentes, debían hacer muy duras las condiciones de vida. La pobreza de estos terrenos áridos, de calizas y margocalizas, con fuertes pendientes, contrasta con los suelos de la otra ladera de Sierra Hidalga, la que mira a Ronda, de suelos fértiles y con horizontes bien desarrollados. En los terrenos que hoy nos ocupan la mayoría de la superficie está cubierta por piedras y rocas que carecen de suelos, entre los escarpes rocosos serpentean pequeños torrentes que vierten sus escasas aguas hacia la cabecera del río Guadalevín o su principal valedor, el arroyo Carboneras que recoje aguas de las Cañadas del Cuerno y de Enmedio del Pinsapar de Ronda y de La Fuenfría.

El agua está presente en épocas de lluvias pero en verano, gran parte de la primavera y bien avanzado el otoño, aquellos terrenos bien pueden confundirse con una zona desértica o un predesierto de Almería. En determinados lugares, el agua filtrada en el suelo o la caída en forma de nieve, aflora al exterior cuando las arcillas impermeabilizan el terreno, y lo hace en forma de escasas fuentes; cerca de ellas, si el escaso suelo lo permitía, a veces existen restos de pequeñas albercas y lo que debieron ser pequeños huertos. Y entre los minúsculos llanos con un poco de tomo de suelo, se adivina, con mucha imaginación, que eran los dedicados a los cultivos de cereales, cultivos casi artesanales que debían hacerse con arado romano y mulo o burro como toda ayuda, en un intento de arañar algo productivo a la tierra esteril.
Siempre que visito estos cortijos, la Sardina Baja y Alta, el Hoyoncillo, Malillo, Cobatillas, Colmenarejo… tanto si entro por Manaderos como si lo hago por Lifa o por el arroyo Carboneras junto al Refugio de Quejigales, pienso en la dureza de la vida de los aparceros que por aquí sobrevivían.  Y digo bien, sobrevivir, por que vivir aquí no es vivir. Veo a los pastores cuidando rebaños de los señoritos de Ronda, pensando cómo justificar ante ellos no poder pagar la aparcería por la sequía, la enfermedad o la espantá de los rebaños por los truenos y tormentas, veo a los muchachos mal vestidos y peor calzados, ocupados todo el santo día en buscar la oveja o la cabra “paria” que no aparece, en evitar que las cabras invadan el huerto o se coman los cultivos de cereales; pienso en las muchachas ayudando a la madre en sus múltiples obligaciones, tal vez soñando con un hombre que les saque de allí para llevarles a una vida mejor; pero sobretodo, pienso en las mujeres que aquí vivieron, aquí parieron, lloraron a sus hijos muertos al nacer o picados por víboras, despeñados en algún tajo; tal vez soñando con que alguno de sus hijos pudiera irse a Ronda como “aprendiz” de algún oficio o alguna de sus hijas a casa de los señoritos a “servir”. Imagino mujeres duras, descalzas por darles sus zapatillas a las hijas, temerosas por el futuro de sus hijos y a la vez valientes para vivir el día a día. Y sobre todo pienso en las mujeres que vivieron en el cortijo de La Viborilla. ¿Y por qué en éste? Porque desde aquí se ve Ronda, que representaría el paraíso prometido, el lugar donde se iba un par de veces al año. Donde vivían parientes y quizás, algún novio que trabajaba en una tienda de la calle La Bola, un mozo que le prometío una vida mejor cuando viniera de “la mili”, y que no pudo cumplir su promesa porque antes el amor fue truncado por una suegra que le arreglo el matrimonio con alguna vecina, una “casi suegra” que le jodio la vida y, a la vez, le dio los sueños de la vida que nunca vivirá.


Imagen de Josep Cuatrecasas del año 1930, cuando vino a realizar una visita a los pinsapos.

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA Roble Melojo, rebollo.

Andrés Rodríguez González Junio 5th, 2016

PLANTAS DE LA SERRANÍA DE RONDA
Roble Melojo, rebollo.
Quercus pyrenaica

Árbol caducifolio de hasta 25 m de altura, con follaje de color verde claro en verano y pardo en el invierno. Es fácil de distinguir por su tonalidad y sobre todo por las hojas. Suele estar mezclado con encinas en las partes más bajas de su distribución y con pinares o matorrales de alta montaña en la parte superior de las montañas ibéricas donde habita. Cuando llega el otoño su típico color de primavera y verano, se torna pardo amarillento.
Las hojas son caducas, grandes, con lóbulos profundos cuyas incisiones en muchos ejemplares casi alcanzan el nervio central. Son pelosas por ambas caras, aunque se aprecia mejor este carácter por el envés, que muestra un tono verde más claro; esto es importante para diferenciar esta especie de los verdaderos robles. Cuando comienzan a brotar, muestran un tono algo rosado que cambia bruscamente al verde claro, y llegado el otoño se tornan pardo-amarillentas al secarse.
En las ramas es posible encontrar unas agallas muy características, provocadas por la picadura de una pequeña avispa, que pone sus huevecillos en los tejidos de la rama. Dichas agallas son de aspecto globoso y color pardo, con unos piquitos a modo de corona en la parte superior y, sobre todo en las que se encuentran en el suelo, un pequeño agujerito por donde ha surgido el individuo adulto derivado de la larva que se había alimentado de la agalla. Las agallas son mecanismos de defensa de la planta ante el ataque del insecto.

El rebollo es de los más extendidos representantes del género en la flora ibérica, ya que en nuestro territorio se encuentra el máximo de su distribución. Se extiende por las montañas que bordean la meseta del Duero, es decir, Cordillera Cantábrica, Sistema Central, Sistema Ibérico y las montañas del NE de Portugal. Además se encuentra en algunas zonas de Montes de Toledo, Sierra Morena y algunas sierras béticas, como Sierra Nevada. Fuera de la Península aparece en el sudoeste de Francia y en Marruecos, cubriendo además un amplio margen de altitudes, desde cerca del nivel del mar hasta más de 1700 m.
En la Serranía de Ronda son poco abundantes, probablemente por haber sido talados, en la Sierra de Las Nieves tan solo se conservan dos árboles en el Puerto del Robledal, cerca de la Fuenfría. El nombre del lugar, Puerto del Robledal, sin duda hace referencia a la presencia de estos árboles en número elevado, pero, tal vez por el pastoreo excesivo, quizás para obtención de madera, vigas para apuntalar galerías de minas, por incendios forestales o por todas esas causas a la vez está casi desaparecido. Aunque hace pocos años se ha realizado una repoblación importante en la zona. También existen en poca cantidad en Sierra Bermeja  y en los picos de Los Alcornocales como el Aljibe. (Gracias Carlos Guerrero Barragan por la información)
Curiosamente, a pesar del epíteto específico “pyrenaica” que indicaría su presencia en esta cordillera, realmente solo se encuentra en algunos puntos del Pirineo navarro. Ecológicamente desempeña un papel intermedio entre las especies más claramente xerófitas (encinas y quejigos) y los verdaderos robles. Se desarrolla principalmente sobre suelos silíceos (granitos, gneises, pizarras), muy raramente en calizas; deben ser húmedos, aunque en menor medida que para los robles por antonomasia. Soporta climas continentales, con fuertes heladas en invierno y un cierto grado de sequía veraniega, entre algo menos de 400 y hasta casi 2000 m como altitudes extremas. Puede formar masas puras (melojares o rebollares, localmente extensos en las montañas castellanas o en el Sistema Central) en que se encuentran arbustos como genistas o piornos y plantas herbáceas como las peonías o el helecho común. Puede también mezclarse con la encina y el quejigo en las altitudes inferiores, con el haya en las zonas más húmedas o con pinos de montaña a mayores altitudes.

Aunque las bellotas se pueden aprovechar para montanera, la producción es baja e irregular en comparación con la de la encina o el alcornoque.
La madera, muy fibrosa y de difícil secado, se ha empleado para hacer vigas, traviesas de tren y en minería. Se ha utilizado sobre todo para la producción de leña y carbón vegetal.

Bibliografía
http://www.arbolesibericos.es/

Serranía de Ronda. Sierra de Las Nieves: La Fuenfría

Andrés Rodríguez González Enero 23rd, 2015

Alcojona,

Torrecilla,

Cerro Abanto,

Arroyo de la Fuenfría,

 

Fuenfría Baja y Pinar,

Fuenfría Alta,

Pinsapar,

Cerro de La Tala,

ladera Cerro de La Tala

Ruta Visita al pinsapo de la Escalereta y Subida al Alcojona

Andrés Rodríguez González Mayo 20th, 2013

Rutas de ARACA

Visita al pinsapo de la Escalereta y Subida al Alcojona .

Desde la Carretera de Ronda a S. Pedro de Alcantara, a la derecha, una vez pasado la Venta del Navasillo, se inicia el camino de Conejeras, entrada el Parque Natural de la Sierra de Las Nieves. Cuando cae nieve el carril presenta un marco incomparable tapizado con un telón de fondo blanco las alturas de las sierras. Aún no hemos hecho 2 km. cuando llegamos al carril de La Fuenfría que se inicia por la derecha. Continuamos la marcha entre un  espeso encinar y dejamos atrás La Nava, disfrutamos de espectaculares vistas, después de ascender duras rampas de subida llegamos a un carril que por la derecha se dirige al Puerto de Las Golondrinas, es nuestro camino, hemos recorrido casi 7 Km. desde el inicio.

Si hubiéramos continuado el carril en ascenso que traiamos hubiéramos llegado al cortijo de Quejigales. El camino, con las preciosas vistas de La Nava y el Alcojona a nuestra derecha desciende casi 2 Km. hasta dar con el Llano de La Laguna. Este punto es fácil de identificar, el carril casi rodea a un pinsapo piramidal solitario en un pequeño llano, a la derecha parte el sendero al Pinsapo de La Escalereta, que tomamos. Esta indicado con un panel. Podemos observar una gran riqueza en árboles, alternan los pinsapos con encinas, quejigos y pinos de repoblación, cuando llegamos a un nuevo llano, justo detrás de la finca de la Nava y muy próximo a su alambrada, encontramos por la izquierda un sendero que seguimos hasta el Pinsapo de la Escalereta, un Monumento Natural de Andalucía que desgraciadamente parece que llega al final de sus días. Presenta varias ramas ya secas incluso alguna ha empezado a descortezarse, signo inequívoco de que esas ramas se han muerto. Era un árbol espléndido que hemos en nuestra sección de “Paisajes de la Serranía”. Las hermosas flores de las peonias y las preciosas orquídeas dan una nota de color en medio del verde de la primavera que domina por todas partes.

Continuamos el sendero, en poco disminuye hasta desaparecer los árboles y se abre una espléndida vista de la cabecera de Río Verde. Estamos en el comienzo de una senda que desciende haciendo zigzag y se llama Cuesta de Las Lajas, era parte del camino entre Ronda e Istán. No descendemos, nos vamos hacia la derecha en dirección a un hermoso y solitario pinsapo, el llamado “De la Falsa Escalereta”. Estamos en el Puntal de la Mesa, hasta aquí llegó el terrible incendio del año 1991. Una senda inicia un ascenso que va por el filar de rocas y pasa cerca de una sima, continuamos el suave pero continuo ascenso ppor el filar de rocas, a nuestra derecha tenemos un hermoso pinsapar, a la izquierda las Sierras Bermejas, con su característico color rojizo de sus interesantes rocas, las Peridotitas. Ascendemos hasta un primer pico, después una leva bajada y un nuevo ascenso hasta el vértice del Alcojona o cerro Alcor. Son muy hermosas las vistas que de las que se puede disfrutar, la finca de La Nava con el pinsapar entre ella y la ladera norte, el bosque mixto de pinsapos y encinas entre La Nava y el camino a la Fuenfría, el Torrecilla y su ladera sur que cae bruscamente hasta el Cambuyón de Velez, hacia el sur, la costa y nuestro próximo objetivo, el puerto de Capuchín o Capuchino que nos separa el cerro calizo del Alcojona del peridotitico del Abanto. En la unión de los dos materiales se inicia un torrente que se muestra muy bravo cuando llueve con intensidad, es el arroyo de los Caballos que junto al Cambuyón de Velez son la cabecera de Río Verde, en Puerto Capuchín un camino parte a la izquierda en descenso, a media ladera y siempre andando hacia media ladera del Alcojona nos permite regresar hacia el Puntal de la Mesa y el pinsapo de la Falsa Escalereta. El camino, que se encuentra perfectamente limpio, est rodeado en toda la ladera por abundante matorral de aulaga con sus características flores amarillas.

Desde la Falsa Escalereta el regreso al coche es un escaso paseo que completa esta cómoda y bella ruta de 9 Kms.

Paisaje de la Serranía: La Fuenfría

Andrés Rodríguez González Marzo 11th, 2013

PAISAJES DE LA SERRANÍA: La Fuenfría

Con Vicente Astete

El nombre se debe a la presencia de varias fuentes de frías aguas. Está situada en el Parque  Natural Sierra de Las Nieves. Por allí pasa el Cordel de los Pescaeros que comunica Ronda con la Costa del Sol, muy cerca se encuentra el Puerto del Robledal desde donde se divisa toda la costa mediterránea desde Gibraltar hasta Málaga capital y en días claros la costa marroquí. Es un lugar muy interesante geológicamente ya que coinciden terrenos de dos grandes unidades de Paisaje de la Serranía: Las rocas Peridotitas, de origen Magmático con las rocas Calizas de origen Sedimentario. También existen unas ruinas de construcciones dedicadas a albergue de mineros de las minas de magnétita La Colosal, cuya boca se encuentra también muy cercana. Esta zona fue testigo de unos terribles crímenes que ocurrieron antes de la Guerra Civil. La foto fue realizada por Vicente Astete el dia 1-12-12 después de la nevada. Las Coordenadas son 36º 38´25.91´´ N  5º 03´21.48´´ O Altitud de 1.175 m.

80 aniversario de la muerte de Flores Arrocha, el último bandolero de la Serranía

Andrés Rodríguez González Enero 9th, 2013

Un 31 de diciembre de hace 80 años, murió tiroteado por la guardia civil el famoso Francisco Flores Arrocha, considerado el último bandolero de la Serranía. La gente del pueblo justificó los asesinatos que, al parecer, cometió ya que tenía derecho de tanteo como vecino que era, sobre las tierras de la Fuenfría que su suegro no quiso venderle. Así lo cantaba una coplilla que me ha contado mi amigo Felipe Canca que entonces tenía cuatro años y vivía en unas chozas situadas en la Majadilla de la Encina, muy cerca del Arroyo Hondo, donde mataron a Flores. De esa coplilla popular Felipe recuerda alguna estrofa:

Un 31 de diciembre fue el día

que mataron a Flores Arrocha por una tierra 

que por ley le correspondia

Fue el último bandolero de la Serranía, si bien a Pasos Largos lo mataron dos años después, en 1934, era ya un anciano con 64 años, sin causas pendientes con la justicia al que unos desalmados mataron en la covacha de solpalmito para hacer méritos ante la guardia civil para que les permitieran seguir furtiveando.

20 años incendio de Monte Prieto

Andrés Rodríguez González Septiembre 11th, 2012

Efemérides septiembre 2012

Sobre Incendios.

En agosto de1991 ocurrió un devastador incendio en el Parque Natural de la Sierra de Las Nieves. El día 12 de agosto se inicio en la zona de la Fuenfría y durante cinco largos días devasto más de 10.000 hectáreas de la sierra y su arboleda. Ocasionó la pérdida de vidas humanas y gran cantidad de vegetación, se quemaron pinsapos, pinos, alcornoques, encinas y matorral diverso.

El 6 de septiembre se cumplen veinte años del inicio de un incendio en Monte Prieto, en el Parque Natural Sierra de Grazalema, que provocó una auténtica catástrofe humana y ecológica. Un fuego intencionado del que nunca se descubrieron sus autores, arrasó 824 hectáreas de este monte público, entre los términos municipales de Grazalema y Zahara de la Sierra, colindante con el famoso Pinsapar de Grazalema, ocasionando una irreparable pérdida de vidas humanas, pues murieron calcinados cinco trabajadores de un retén contraincendios.

Tras el incendio, Ecologistas en Acción puso en marcha un proyecto pionero para regenerar parte del monte incendiado con el trabajo de voluntarios que se llevó a cabo con un rotundo éxito, arrojando resultados muy positivos tanto en lo referido a la regeneración de la cubierta vegetal como en la participación pública.

El proyecto se desarrolló durante 11 años, con la participación de 5.783 voluntarios, consiguiendo la regeneración de un bosque mediterráneo diversificado en una amplia parcela de 35 hectáreas junto al Puerto de los Acebuches, convirtiéndose así en el proyecto de mayor amplitud por el número de participantes y por la superficie reforestada de los realizados en Andalucía.

Next »