Archive for the tag 'insectos serranía de Ronda'

LIBÉLULAS DE LA SERRANIA DE RONDA Sympetrum striolatum

Andrés Rodríguez González Octubre 20th, 2016

LIBÉLULAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Coleción realizada con Gonzalo Astete

Sympetrum striolatum

Es un insecto Odonato, una Libélula de las más comunes de Europa.
Su tamaño es de 38 a 43 mm de longitud, de color generalmente de amarillenta a pardo verdosa en las hembras y machos jóvenes.
La cabeza es globosa y tiene la cara de amarilla a pardo rojiza y la frente por delante los ojos presenta una banda negra poco extensa.
Tórax con suturas bien marcadas de negro sobre un fondo de color verdoso, amarillento o rojizo. Las patas son negras y presentan líneas amarillentas longitudinales en la cara exterior. Alas hialinas con venación negruzca, con una mancha pequeña amarilla más o menos visible en su base y un pterostigma de color amarillo oscuro a pardo rojizo.
Abdomen anaranjado o rojizo en el macho y verdoso en la hembra, con algunas marcas negras pequeñas laterales en la parte posterior de los segmentos, que se bordean de amarillo en el macho. Las hembras viejas pueden presentar alguna coloración roja en torno a la línea media dorsal.
Los adultos pueden observarse durante todo el año en el sur de Europa, pero tan sólo de junio a noviembre en zonas más nórdicas. Puede contemplarse en una gran variedad de hábitats, como lagos, charcas, canales y ríos con poco movimiento.
Es un depredador que caza en emboscada, esperando un reposadero prominente hasta que una presa pasa volando; entonces levantan el vuelo y la persiguen hasta que la atrapan. Son territoriales en aguas de cría pero no en zonas alejadas del agua, donde suelen cazar.
La hembra no deposita los huevos en el agua, sino que los lanza al agua mientras está en tandem con el macho.
Aparece en Europa, el norte de África y en Asia.

Bibliografía

www.asturnatura.com

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA CHICHARRA

Andrés Rodríguez González Agosto 19th, 2015

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
CHICHARRA
Los cicádidos, conocidos vulgarmente como cigarras o chicharras, son una familia de insectos del orden Homoptera (actualmente Hemipteros) que viven tanto en climas templados como tropicales.
Su ciclo de vida completo que dura de 2 a 17 años, según la especie. Las ninfas viven enterradas mientras que los adultos viven sobre vegetales, alimentándose de su savia. La frecuencia de la vibración o canto que emite una chicharra puede llegar a los 86 hercios
Miden entre 15 y 65 milímetros de largo. Poseen un aparato bucal que les permite alimentarse de savia de los árboles y otras plantas. Tienen una cabeza hipognata, pronoto pequeño y mesonoto desarrollado, tarsos de 1 a 3 artejos, poseen 2 pares de alas homogéneas y membranosas que se pueden reproducir adquiriendo tonos transparentes o coloreados, y que en reposo se disponen en forma de tejadillo.
El conocido canto de chicharra es entonado por los machos para atraer a las hembras, está producido por un aparato estridulatorio situado en los costados del abdomen, consta de membranas quitinosas llamadas timbales y de sacos con aire que funcionan como cajas de resonancia, emitiendo cada especie un sonido propio característico. Los órganos auditivos están ubicados en el tórax. Aunque el sonido es emitido a cualquier hora del día, es muy frecuente cuando el sol empieza a calentar y al anochecer.
Las hembras ponen sus huevos y mueren poco después, los insectos jóvenes o ninfas caen al suelo y penetran en la tierra donde viven entre 2 y 17 años (dependiendo de la especie) alimentándose de la savia de las raíces, después, cavan túneles, suben a los árboles y sufren una muda, transformándose en adultos con alas y genitales desarrollados listos para el apareamiento que tiene lugar generalmente durante los meses cálidos, aunque la época varía según la especie y la región. Varias especies se aparean en una misma época lo que produce un fenómeno sonoro peculiar, durante unas dos semanas de cantos ensordecedores, apareamientos y puesta de huevos.
Los machos pueden llegar a morir debido a la diferencia de presión sonora producida por su aparato estridulatorio
Hay miles las especies de cigarras de la familia Cicadidae presentes en todos los continentes, con excepción del antártico. Los entomólogos no se ponen de acuerdo en su clasificación ya que algunos proponen que se haga por los sonidos que emiten al haber escasas diferencias físicas entre las diferentes especies.

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Mantis Religiosa

Andrés Rodríguez González Diciembre 15th, 2011

Mantis religiosa, Santateresa.
En otoños de temperaturas relativamente suaves como el que tenemos este año, a veces, se aprecia la presencia de seres vivos que no “cuadran” con la época de año, que son más propios de verano que de un periodo cercano al duro invierno rondeño. Es el caso de algunos insectos, como la Mantis religiosa.
Es uno de los insectos que más llama la atención y al que más se respeta. Quizás por esa actitud agresiva que adopta ante la presencia de cualquier animal por muy grande que éste sea.
La mantis religiosa debe su nombre a sus potentes patas delanteras, que están dobladas y juntas en un ángulo que recuerda a la posición de orar. De ahí su nombre “religiosa”. El primer nombre, Mantis, hace referencia al género de estos animales, otro nivel de clasificación, al que solo pertenecen ciertas especies, aunque con el nombre vulgar de Mantis religiosa se designan muchas otras especies. Pero la verdadera Mantis religiosa es un insecto de cierto tamaño, del Orden Mantodea. Son artrópodos, es decir animales de patas articuladas, recubiertos por un caparazón externo a modo de armadura. Por supuesto son invertebrados.
A pesar de su nombre, estos insectos son unos fabulosos depredadores. Su cabeza triangular se alza en lo alto de un estirado cuello, que continua con un tórax alargado. Los mántidos pueden girar la cabeza 180 grados para buscar presas en los alrededores con sus dos grandes ojos compuestos y tres simples situados entre ellos. Poseen cuatro alas y seis patas como casi todos los insectos.
La mantis suelen ser de color verde o pardo, viven camufladas muy bien entre las plantas acechando pacientemente a sus presas. Usan sus patas delanteras para atrapar a sus víctima con una velocidad tan grande que resulta muy dificil de ver a simple vista. Existe un arte marcial inspirado en sus movimientos de ataque. Sus patas presentan unas largas y potentes púas con las que atrapan, inmovilizan y matan a las presas que suelen ser mariposas, grillos, saltamontes, moscas y muchos otros insectos. Pero existen referencias e imágenes espectaculares de ataques a pequeñas aves como colibrís, a lagartijas y camaleones, animales que les superan ampliamente en tamaño. Es pues, un animal osado y valiente.
Es un depredador implacable que no duda en comerse a otros congéneres, incluso de su propia especie. La leyenda sobre la terrible conducta amatoria de la hembra adulta que dice que se come al macho después del apareamiento es cierta, si el macho se descuida lo más mínimo y no se retira deprisa después de consumar el acto sexual, es devorado. Se han citado casos de que, en ocasiones, se come a su pareja durante el apareamiento. A pesar del peligro el deseo puede más y los machos no rehuyen la oportunidad de reproducirse.

Las hembras ponen cientos de huevos en una pequeña bolsa, de la que las larvas emergerán con un aspecto muy similar al de sus progenitores a escala diminuta. Es decir estos insectos no tienen una metamorfosis compleja.