Archive for the tag 'Mariposa diurna'

Chupaleches o Podalirios.

Andrés Rodríguez González Agosto 13th, 2008

Chupaleches, Podalirio. En latín Iphiclides podalirius

Las mariposas se dividen en dos grandes grupos, las diurnas, llamadas Ropaloceros, que evolucionaron a partir de las nocturnas (Heteroceros), las diurnas aparecieron hace unos 40 millones de años, las nocturnas existían hace 140.000 millones de años, es decir convivieron con los dinosaurios. Han colonizado todo tipo de Hábitats, desde los desiertos hasta altitudes de nieves perpetuas. Han logrado colonizar también ambientes urbanos. Las mariposas diurnas necesitan la insolación directa, aunque no todas las especies en igual medida, algunas viven en bosques umbríos.Su tamaño es muy variable, puede oscilar entre tres milímetros en las más pequeñas y llegan hasta 30 centímetros las grandes mariposas tropicales. Tienen, en general, efectos beneficiosos sobre los ecosistemas, ya que intervienen en la polinización de las flores y son un eslabón importantísimo en la cadena trófica. Sin ellas se produciría un grave desequilibrio ecológico, pero, a veces, pueden convertirse en plagas. También son consumidas en algunas zonas por el hombre. En Mexico se consumen los exquisitos “Gusanos de Maguey” y en otros países tropicales se comen, de forma habitual, crisalidas. Sin olvidar a los gusanos de seda que han sido fuente de ingresos durante décadas. Las mariposas no son gregarias, vuelan en solitario, si bien existen determinadas especies que para emigrar se agrupan en millones de individuos, el caso más llamativo en la mariposa “Monarca”. Algunas especies presentan un dimorfismo sexual muy acentuado (machos y hembras muy diferentes). El ciclo vital está compuesto por 4 etapas: huevo, oruga, crisalida y adulto. La duracion de este ciclo varia segun las especies y las condiciones del entorno. Tiene rituales de cortejo muy complicados. Tanto los machos como las hembras, pueden secretar feromonas, unas sustancias que ayudan a la atracción de los sexos. El apareamiento puede durar 20 minutos o varias horas. Utilizan siempre las mismas especies de plantas para la puesta de huevos, esas plantas servirán como plantas nutricias de las orugas. Hay especies que pueden alimentarse de varios tipos de plantas y otras que son muy exclusivas utilizando una solo planta nutricia. El numero de huevos de cada puesta varía según la especie. Pueden ser hasta 1.000, aunque muy pocos llegarán a adultos. Las orugas cambian profundamente su aspecto varias veces durante su vida (metamorfosis) por lo que necesitan gran cantidad de alimento. Lo más difícil, sin embargo, es sobrevivir a los depredadores. Por ello, las orugas han desarrollado mecanismos de “camuflaje” con coloridos y formas similares a los entornos que habitan. Pueden imitar hojas, ramitas, o incluso excrementos de ave. También pueden cubrirse de pelos o espinas. Hay especies tropicales que se alimentan de plantas que son venenosas para los posibles depredadores. Otras veces el sabor no es agradable, o bien pueden enrrollarse sobre si mismo y dejarse rodar al suelo como si fuesen objetos inertes.

La Chupaleches o Podalirios es una preciosa mariposa que vive en toda la Península Ibérica. Dentro de las mariposas pertenece al grupo de los Ropalóceros. Vuela desde Abril hasta Setiembre, en nuestra comarca es frecuente verla en Julio.
La distribución de las mariposas en las distintas áreas geograficas está influida por tres factores principales que son la vegetación, el clima y la altitud. Según la bibliografía prefiere las laderas de colinas y espacios abiertos con árboles. En Sierra Nevada vuela la subespecie feisthameli. Se la encuentra desde poca altura hasta los cerca de dos mil metros sobre el nivel del mar.
Su oruga  puede proyectar un órgano bifurcado detrás de la cabeza, si se le molesta y además produce un olor característico.

Como otros muchos ropaloceros tiene unos mecanismos de defensa muy interesantes. Algunos utilizan la vistosidad de los colores y la presencia de ocelos (unos círculos de color en las alas) para atraer la atención de sus depredadores, sobre todo pájaros, para que centren sus ataques en esos puntos, que no son básicos para la supervivencia de la mariposa. Una pérdida de esa parte de las alas no les impediría volar con normalidad. Es frecuente ver Podalirios con las proyecciones traseras de las alas destruidos por el ataque de pájaros, aún perdiendo parte de las alas no se le impide volar con normalidad.
Eso le ocurre al ejemplar fotografiado que confiadamente recorría las flores de “Lavanda” en el jardín