Archive for the tag 'Scarabaeus laticollis'

Escarabajo Pelotero.

Andrés Rodríguez González Octubre 11th, 2012

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Escarabajo Pelotero.  

“Una vida de mierda al servicio de los ecosistemas”

El nombre científico del “Pelotero” que presentó hoy es Scarabaeus laticollis. Es uno de los más conocidos y frecuentes de la Serranía aunque no es el único ni el de mayor tamaño.

Los escarabajos peloteros  son insectos coleópteros que se alimentan de excrementos. Aquellos coleópteros o escarabajos que se relacionan o viven en excrementos se les denomina científicamente “Coprófagos”. Existen varios escarabajos a los que se les designa popularmente como “Peloteros”.

Aunque la mayoría de las especies son coprófagas, también existen algunas que consumen carroña, hongos, fruta podrida y otro material en descomposición. Los machos de algunas especies tienen grandes cuernos en la cabeza y otras protuberancias de adorno en el tórax. Algunos de los miembros más conocidos de este grupo de escarabajos son el género Scarabaeus, Sisyphus, y Phanaeus.

Algunos de ellos como el Scarabaeus laticollis hace una bola de estiércol o excremento que transportan por rodamiento a cierta distancia para enterrarla, alimentarse y depositar allí sus huevos. Pero no todos los Coprófagos tienen este comportamiento, algunos no transportan el estiércol sino que entierran sus provisiones bajo la masa principal; otros sí lo transportan, pero no rodando la masa de heces.

La actividad del Scarabeus es la siguiente: desgajan una porción del excremento, hacen con él una bola y la transportan a cierta distancia de la masa principal por rodamiento hacia atrás utilizando las dos patas posteriores a modo de eje, es digno de mención la velocidad que alcanzan con la bola y marcha atrás, después la entierran en el suelo para alimentarse o construyen un nido subterráneo donde entierran su bola de estiércol en la que depositan uno o dos huevos por bola; las larvas comen de la materia fecal hasta su completo desarrollo y conversión en adultos.

Son de tamaño medio a pequeño, de color negro mate con rayas poco marcadas en los élitros que cubren el abdomen, sus patas son fuertes, tienen antenas lameladas, formadas por once artejos, de los cuales los tres últimos forman una masa laminar o arrosetada. Cuerpo redondeado, con cabeza en forma de rombo. Sus patas son de tipo caminador y excavador.

El escarabajo pelotero tiene una función muy importante para el medio ambiente y la agricultura ya que recicla los excrementos, los entierra y, a la vez que los usa para desarrollar sus huevos, pone a disposición de las raíces de las plantas estiércol para su desarrollo y crecimiento. Es decir, su acción de desgajar, repartir y entierrar las heces, acelera extraordinariamente el proceso de reciclaje, a la vez que fertiliza el suelo. Sin su actuación, la acumulación de los excrementos sería insoportable para los ecosistemas. Se ha calculado que los coprófagos entierran 1,5 toneladas de excrementos por hectárea y al año.

Son bastante menos frecuentes que en épocas pasadas, es muy posible que la razón sea que los campos se abonan con productos químicos que son muy perjudiciales para estos insectos. Se puede considerar un indicador de que un ecosistema está bien conservado y sano ecológicamente hablando aquel que presenta abundantes escarabajos coprófagos. Un ejemplo de ecosistema sano y sin productos químicos es La Algaba de Ronda, en sus campos se han realizado estas fotografías.

La importancia de la comunidad de escarabajos coprófagos radica también en la función de dispersión de semillas y el reciclaje de nutrientes, en sistemas agrícolas incrementan la productividad primaria y suprimen los parásitos y las moscas del ganado.

Después de la puesta de sol, los escarabajos peloteros llegan volando en grandes enjambres. Se han estudiado casos en los que en las cercanías de un elefante se pueden reunir en quince minutos más de 4.000 escarabajos, que de inmediato comienzan a excavar galerías y en media hora reducen sus excrementos a una extendida alfombra cubierta por una sutil capa de fibra formada por los restos vegetales no digeridos.

Otros peloteros utilizan los excrementos de dos maneras diferentes, se alimentan del líquido rico en microorganismos que se encuentra en el excremento de los mamíferos y usan el material más fibroso para criar a sus larvas.

En algunos casos se han llegado a pesar bolas que son hasta 200 veces el peso del escarabajo.

Como curiosidad arqueológica se puede contar que el escarabajo pelotero tuvo en el antiguo Egipto un papel simbólico muy destacado como animal de protección, ya que representaba la inmortalidad del alma a través de los ciclos de reencarnaciones.


Podríamos decir que tienen “una vida de mierda”, ya que para este coleóptero las heces son su sustento, su trabajo y la casa donde crían a sus descendientes.