Archive for the tag 'Messor barbarus'

Aluas

Andrés Rodríguez González Octubre 27th, 2017

Las Aluas


Aluas y aluillos en hormiguero de Messor barbarus

Según el entomólogo británico C.B. Williams, el número de insectos vivos en la tierra en un determinado momento es de un millón de billones. Y una buena parte de ellos son hormigas.
Estos insectos forman sociedades con castas perfectamente diferenciadas en formas y funciones. Las obreras son de género femenino pero estériles, se encargan de recoger comida, defensa del hormiguero y cuidado de larvas y reina. Los sexuados son la reina que pone exclusivamente huevos de los que saldrán las futuras obreras y los machos que su función es puramente reproductora y vivien durante muy poco tiempo.
Las “Aluas” son los machos y hembras de las hormigas, los individuos con sexo. Concretamente las hembras son denominadas con ese popular nombre. Los machos son de menor tamaño, se les suele denominar “Aluillos”. Se suele dar esos nombres a los sexuados de las hormigas granívoras mediterráneas, del Género Messor.


Alua fecundada que ya se ha desprendido de sus alas.


Macho (aluillos) después del vuelo nupcial

Pero hormigas hay muchas, unas 13.000 especies en todo el mundo, la diferencia de tamaño va de las que miden un milímetro a las de 30. En realidad nadie sabe bien cuántas hormigas hay.
También el tamaño y el peso de las hormigas es muy diverso, Edward O. Wilson, de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), y el biólogo alemán Bert Hoelldobler en su libro de 1994 “Viaje a las hormigas” dan la cifra de todas las hormigas del mundo pesarían tanto como todos los seres humanos. Hay hormigas de hasta 60 mg, pero la media es mucho menor.  “Si, para tomar una cifra conservadora, el uno por ciento de eso son hormigas, la población total sería de 10.000 billones”, escribieron Wilson y Hoelldobler. Todas las hormigas juntas pesan juntas tanto como todos los seres humanos”. Es muy fácil pesar una hormiga, se hacen un pequeño peso electrónico, se pone una hormiga, pero lo mejor es refrigerar el peso antes para evitar que la hormiga salga corriendo. También se puede refrigerar ligeramente la hormiga que queremos pesar para limitarle el movimiento. Una hormiga trabajadora puede pesar una media de entre uno y cinco miligramos, dependiendo de la especie.
En otoño, con las primera lluvias, los hormigueros entran en una actividad frenética, los machos y hembras (sexuados y con alas) salen masivamente y vuelan, algunos machos, en vuelo, se acoplan a las hembras y las fertilizan. Solo algún os machos tienen suerte de poder dejar descendencia, pero tanto esos como los que no han fertilizado mueren inevitablemente a las pocas horas de salir del hormiguero. Tanto en el aire como en tierra son devorados por pájaros, arañas y otros insectos como hormigas.  Las hembras fertilizadas en el “vuelo nupcial” caen al suelo, se desprenden de sus alas y buscan un lugar para esconderse, un lugar que puede ser bajo una piedra o en un pequeño agujero. En el suelo también son atacadas por infinidad de enemigos. En el hueco elegido, pasan el invierno en inactividad, en primavera ponen los primeros huevos de los que saldrán las primera hormigas obreras que serán las encargadas de trabajar y garantizar la seguridad de la reina y del nuevo hormiguero. La reina vivirá varios años y ya siempre permanecerá en el hormiguero si salir, haciendo su función, poner nuevos huevos para que la colonia aumente y progrese.

Bibliografía
“Viaje a las hormigas”. Edward O. Wilson y Bert Hoelldobler. Publica Universidad de Harvard. 1994.

Fauna de la Serranía de Ronda: Messor barbarus. Hormiga granívora de cabeza rojiza.

Andrés Rodríguez González Octubre 18th, 2015

Fauna de la Serranía de Ronda
Messor barbarus. Hormiga granívora de cabeza rojiza.
Es la conocida hormiga que en verano forma largos caminos y parece trabajar sin descanso recogiendo semillas. En otoño es reconocible por ser la época en que produce los alados, que son las hormigas sexuadas, popularmente conocidas como “aluas”, en el caso de las hembras y “aluillos” los machos de menor tamaño.
Estas hormigas son relacionadas con el transporte de pulgones a los rosales y con molestias en las casas, nada más lejos de la realidad, las que manejan pulgones como si fuera su ganadería son otras especies, la M. barbarus vive en el campo y no en las casas y prácticamente sólo comen granos y algo de alimentos dulces. Ha sido y es odiada por los agricultores y ganaderos ya que su alimentación se pensaba que era casi exclusivamente de granos de cereal, sin embargo es un animal beneficioso ya que en estudios realizados con esta especie, en determinadas condiciones, puede llegar a comer hasta un 72% de la producción de semillas de malas hierbas. Es pues un animal tan beneficioso para la agricultura como otros colaboradores naturales que actúan como herbicidas, los jilgueros y otras aves granívoras,  los ratoncillos y los escarabajos.


Foto de Messor barbarus cortando una espiga de trigo en La Algaba Ronda.

La especie de hormiga Messor barbarus, vive en bordes de cultivos de cereales, prados, barbechos y dehesas. Sus hormigueros son numerosos en algunos casos puede llegar a haber hasta 900 hormigueros por hectárea. Para conseguir reducir el número es fundamental que al arar el campo se haga de forma intensiva y profunda, así se destruyen sus hormigueros, provocando su huida del cultivo.
Todas las hormigas del mismo hormiguero son hermanas, proceden de una única reina que vive en la zona más profunda del hormiguero con la única misión de poner huevos, allí es alimentada sin parar por las obreras.  Cuando era joven salió al exterior desde otro hormiguero con las primeras lluvias de otoño, se unió con un macho copulando en vuelo para a continuación baja al suelo y buscar refugio inmediatamente en cualquier hueco del suelo o bajo una piedra, ella misma se arranca unas alas que ya nunca le van a servir y vive el primer invierno con la energía que le proporcionan sus músculos alares que ya nunca utilizará. El macho, una vez cumplida la misión, copular aquellos que pueden hacerlo (la mayoría son víctimas de los pájaros y de otros insectos), muere inevitablemente. La hembra pasa el invierno en su agujero y pone en primavera los primeros huevos de los que salen las primeras obreras  (son todas estériles) que amplian el hormiguero, buscan comida y alimentan a la reina y a sus hermanas que van naciendo de los huevos que pone la reina. Cuando el hormiguero tienen mucha población se diferencias “castas”, obreras de mayor tamaño que tienen la cabeza desde un poco a muy roja y otras de menor tamaño.  Sólo cuando el hormiguero tiene muchas obreras, la reina voluntariamente abre o cierra una especie de válvula dejando pasar los espermatozoides masculinos, de esos óvulos fecundados nacerán los futuros machos y hembras que en el otoño siguiente  producirán las “aluas” y los “aluillos” que harán sus vuelos nupciales para fundar nuevos hormigueros.
Cada hormiguero es independiente de los demás de la misma especie, a veces se inician luchas a muerte por los territorios de las semillas o por la proximidad de unos hormigueros con otros.
Esta especie es típicamente mediterránea abundando en todos los terrenos con ese tipo de clima, se parece mucho a la Messor capitatus pero se distinguen en campo fácilmente, la M. capitatus nunca tiene obreras con cabeza rojiza.


Se presenta una foto de M. capitatus trabajando.


Como la anterior, ésta magnífica foto de la Messor barbarus es de Vicente Astete, es digno de resaltar lo excepcionalmente roja que es esa cabeza de hormiga.

Bibliografía
http://revistaecosistemasblog.net

Pequeños detalles para interpretar las Cabañuelas

Andrés Rodríguez González Septiembre 19th, 2012

Pequeños detalles para interpretar las Cabañuelas

Antonio es un hombre de campo natural de Serrato, un pequeño pueblo de la Serranía de Ronda. Hablando con él el otro día Salió el tema de las Cabañuelas, me dijo lo siguiente:  “Cuando se derrama en la Cabañuela de agosto (es decir llueve) va a ser un año de muy poco agua. Este agosto se ha derramao (ha caído un poco de lluvia, cuatro gotas dicho vulgarmente) en las tres Cabañuelas en que se divide en mes, por lo tanto va a ser muy seco todo el año”. Que traducido viene a ser que va a ver muy poca lluvia en el año meteorológico, que abarca desde el uno de septiembre de 2012 hasta el 31 de agosto de 2013. Ya sabeís que considero a las Cabañuelas una especie de juego que me obliga a observar la Naturaleza, obtener información del comportamiento de los animales, mirar el cielo, ver la dirección del viento, charlar con las cada vez más escasas gentes de campo y otro montón de cosas que me obligan a estar activo mentalmente y evadirme de la televisión, las mentiras que los políticos para ellos seguir viviendo muy bien, los catalanes y su segregación, la prima de riesgo y un largo etc con el que nos obligan a convivir.

Os aconsejo que apaguéis el móvil y la tele, tomar a vuestro hijo con una mano, coger al perro con la otra y salir al campo, aunque sea al primer olivar abandonado más cerca de vuestra casa, saludar a los demás paseantes y mientras el perro caga y el niño juega con al tierra del suelo, observar como la vida se extiende por vuestro alrededor. Y todo eso que yo os aconsejo que hagais ¡es gratis¡.

- También Antonio me dijo que a finales de agosta y principios de septiembre hubo un cambio de tiempo que duró hasta los días de Feria de Ronda: Cuando llueve en la Feria de Pedro Romero, se adelanta un otoño con lluvias.

- Yo había detectado ese cambio de tiempo hasta el punto que estaba convencido que iba a llover, en mis previsiones de Cabañuelas del 2011 esta descrito. También algunas personas que “sienten” la lluvia en viejas heridas, en los huesos o con dolores de cabeza, preveían lluvias a final de agosto y principios de septiembre. No llovió, mal asunto para el otoño y para todos.

- Otros detalles que se observan para la previsión de las Cabañuelas son las costumbres de los animales. A finales de agosto las hormigas granívoras  de dedicaron a formar grandes acumulaciones de restos de granos y semillas en las puertas de los hormigueros, hasta formar grandes conos. En lenguaje científico son hormigas del genero Messor , aquí en la Serranía de Ronda casi todas son de la especie Messor barbarus. El significado de esas grandes acumulaciones es el siguiente: Durante todo el verano, las hormigas se ha dedicado a acumular con prisa la máxima cantidad de granos y semillas para sus reservas de comida de invierno. Cogen los granos del suelo o de las plantas y se los llevan al hormiguero donde los acumulan en depósitos subterráneos. Si lloviera, con la humedad del suelo, las semillas acumuladas geminarían, brotarían, les destrozarían los hormigueros y ellas se quedarían sin comida. ¿Qué hacen?, quitan la Cascarilla y la parte germinativa de la semilla. Así la semilla no germina y, además, ocupa menos espacio en los graneros subterráneos. La parte germinativa (una pequeña yema que se ve muy bien en semillas grandes como la castaña , la bellota o la almendra), se la comen y la cascarilla la acumulan fuera del hormiguero formando los conos de los que hablamos antes. Parece ser que las hormigas detectan un posible cambio de tiempo, que existe inestabilidad y puede llover, entonces todas se ponen en la faena antes de que las semillas puedan germinar. Y a finales de agosto hubo una inestabilidad atmosférica,  refrescó y hubo turbulencia de vientos que duro prácticamente hasta los días de feria. Aunque las hormigas, con su comportamiento, decían que llovería, como yo, fallaron.

Otra prueba más de que es necesario recuperar el contacto con el Medioambiente, con nuestro entorno. Observar la Naturaleza es gratis. Y entretenido.

En la foto de Cristobal Benitez se puede ver una Cochinita de Humedad en la boca de un hormiguero.