Archive for the tag 'himenopteros'

Abejorros. Género Bombus

Andrés Rodríguez González Agosto 18th, 2018

Abejorros. Género Bombus

Bombus es un género de himenópteros de la familia Apidae. Le puso ese nombre el entomólogo Latreille en 1802.

Los Himenopteros son unos insectos sumamente interesantes, entre ellos se encuentran las abejas y las hormigas que son considerados como animales Eusociales por tener una grado muy superior de organización social.

Los Bombus son animales robustos, normalmente de más de 2 centímetros de tamaño, generalmente de color negro, aunque recubierto de un vello sedoso que puede presentar bandas amarillas, blancas o anaranjadas. Esta cubierta constituye una capa aislante que les permite volar en condiciones climatológicas adversas e imposibles para otras especies.

Las hembras tienen unas curiosas estructuras en las patas posteriores para almacenar el polen que recolectan para las crías mientras los adultos se alimentan principalmente de néctar, utilizando su probóscide formada por varias piezas que constituyen un complejo tubo. Son excelentes polinizadores, aunque algunas especies “roban” el polen de algunas flores perforando la base del cáliz, sin polinizarlas.

Presentan grandes dimorfismos sexuales y sociales, siendo las reinas considerablemente más grandes y robustas que los zánganos y las obreras. Sólo las hembras presentan aguijón.

Tienen glándulas en el tórax que segregan una especie de saliva que mezclan con el polen y con otras sustancias para la construcción de los nidos. Otras glándulas del abdomen producen cera.

Se incluyen más de 250 especies, de distribución mundial, y son bastante frecuentes, en especial en regiones templadas.

Bibliografía

http://animalandia.educa.madrid.org

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA: Abejorro de la madera o Abejorro azul.

Andrés Rodríguez González Julio 31st, 2016

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Abejorro de la madera. Abejorro azul. Xilocopa violácea
El género Xylocopa comprende distintas especies de himenópteros difíciles de diferenciar. Los Himenopteros son las abejas, avispas, hormigas y abejorros.

Es muy fácil verlos entre las flores recolectando polen y néctar. Poseen un vuelo potente y ruidoso, no dudan en sobrevolar a nuestro alrededor o incluso intimidarnos si les resultamos molestos, a lo que ayuda el tamaño de su cuerpo, entre 2 y 3 cm, y su envergadura alar cercana a los 5 cm.
Una de las pregunta habituales es si el abejorro carpintero pica. La respuesta es que las hembras tienen aguijón y pueden emplearlo, pero son muy pacíficas si las comparamos con las avispas comunes de las que son parientes y que no dudan en picar. Por lo general, su aspecto grande y su zumbido son suficientes para alejar a personas y otros animales que pudieran molestarles. A no ser que capturemos alguna hembra con la mano, será muy raro que usen su aguijón contra nosotros. Es decir que hay que esforzarse bastante para que nos piquen.
Las xylocopas son consideradas como solitarias, es decir, no forman colmenas o enjambres como otros himenópteros, aunque los nidos de las diferentes hembras sí pueden estar muy cerca unos de otros en lugares adecuados para su construcción, lo que podrían considerarse casi como una agrupación.
En algunas especies del género Xylocopa la madre convive con las hijas y llegan a distribuirse el trabajo, unas vigilan y cuidan del nido, mientras que otras acuden a conseguir alimento, pero nunca llega a ser una estructura tan organizada como la de las abejas o avispas sociales.

Los machos del abejorro carpintero suelen tener los ojos más grandes que las hembras, algo fundamental en su constante labor de vigilancia y observación de las hembras, a las que persiguen para la cópula.
Los abejorros carpinteros hacen sus nidos en la madera, pero no se alimentan de ella. Los restos de madera que se encuentran cerca de los nidos de estos abejorros son el resultado de la excavación que practican con sus mandíbulas para elaborar galerías. En éstas depositan sus huevos, no muchos,  y almacenan el polen y el néctar para sus larvas que pueden tener 3 cm de longitud. En muchas casos los abejorros carpinteros deciden instalar su nido en alguna construcción humana de madera. Esta decisión la mayoría de los casos no reviste gravedad alguna porque las xylocopas no crean enjambres, así que no hay peligro de que lleguen a crear una gran colonia, y en segundo lugar, porque no se alimentan de madera y sus túneles suelen ser superficiales, pero también es cierto que se han citado agujeros de hasta 30 cm de profundidad en la madera por lo que sus nidos pueden originar problemas por deterioro de algunas maderas de techumbres.
Una de las especies del género es Xylocopa violacea, caracterizada por el tono violáceo o azulado de su cuerpo y alas, que reflejan unas bonitas irisaciones. Al igual que el resto de sus parientes del género son grandes polinizadoras. Las podemos encontrar distribuidas por toda la Península Ibérica, en cualquier lugar donde haya flores de las que puedan obtener el preciado alimento para sus larvas.

Biliografía.
www.guadarramistas.com

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA El abejorro común.

Andrés Rodríguez González Julio 11th, 2016

FAUNA DE LA SERRANÍA DE RONDA
El abejorro común.  Bombus terrestris
Es una especie de himenóptero (amplio grupo de insectos a los que pertenecen las abejas, hormigas y avispas) de la familia Apidae; es uno de los abejorros más comunes de Europa. Es una de las especies consideradas Eusociales, las que tienen un grado evolutivo más alto socialmente hablando.

Tiene el cuerpo negro con bandas amarillas. Se diferencia de otras especies de abejorros por el color blanquecino del extremo del abdomen. Es un abejorro grande, la reina es de 2 a 2,7 cm de longitud y las obreras son de 1,5 a 2 cm. La probóscide o lengua de la reina puede ser de 10 mm de largo, con la de las obreras algo más corta.
Las reinas son las únicas que sobreviven el invierno y que emergen en la primavera. Las obreras, que aparecen más tarde son más pequeñas. En cuanto la reina encuentra néctar para reabastecer sus energías empieza a buscar un lugar para anidar, que suele ser un nido abandonado de roedor, bajo la tierra. Construye una especie de ánforas para almacenar néctar y polen.
La reina pone un número pequeño de huevos al principio y los cuida ella sola. Más tarde, cuando maduran las obreras, ellas se encargan de todas las tareas de forrajeo, cuidado de la cría, construcción de nidos, etc. Una colonia de estos abejorros puede llegar a tener 400 obreras. La alimentación de las crías consiste de polen y néctar. A veces los abejorros de esta especie y también los de otras especies roban néctar, es decir que perforan un agujero en la base de la flor y colectan el néctar sin acercarse a las anteras y estigma de la flor; de esta forma no tiene lugar la polinización.
Hacia el fin del verano la reina pone algunos huevos no fertilizados (que son haploides, n, es decir tienen la mitad de cromosomas de la especie) que dan lugar a machos y otros huevos también haploides (n)que reciben más alimentación que las obreras y que serán hembras fértiles, es decir, las futuras reinas. Después que los machos y hembras se aparean, las nuevas reinas buscan un lugar donde hibernar y todos los demás miembros de la colonia mueren.
Los abejorros practican un sistema de polinización vibratoria que es la única forma de polinizar las flores de plantas tales como el tomate. En Europa los abejorros de ésta y otras especies son usados para efectuar la polinización de los tomates de invernadero. Estos abejorros también son exportados a los Estados Unidos con este propósito.
Los abejorros pueden encontrar el camino a casa a distancias de más de diez kilómetros.
La revista científica Science publicó un trabajo en el que se relacionaba la disminución del tamaño y la producción de reinas en colonias de este abejorro alimentadas con néctar y polen de flores con trazas del insecticida imidacloprid,2 el cual tiene un amplio uso en la agricultura y que también se relaciona con el problema de colapso de colonias de la abeja de la miel.
BIBLIOGRAFIA
Wikipedia

Avispa

Andrés Rodríguez González Septiembre 12th, 2009

Fauna de la Serranía.
Avispa común. Vespula vulgaris.
Junto a las Abejas, Hormigas y Abejorros, las avispas son Himenopteros, un grupo de Insectos. Son de color negro con rayas amarillas, de 10 a 20 mm de largo. Como todos los himenópteros (y casi todos los insectos), su cuerpo se divide en tres partes: Cabeza, Torax con seis patas y Abdomen, al final del cual tienen un aguijón liso con el que  inyectan el veneno, ese aguijón lo puede retirar después de la picadura, de manera que puede picar repetidas veces.
Pertenecen a la familia de los Véspidos (Vespidae). Unos Himenopteros cosmopolitas y diversas con alrededor de 5.000 especies que incluye a casi todas las  avispas sociales conocidas, así como muchas avispas solitarias. Se distinguen de otras familias cercanas, a veces también denominadas de manera genérica Avispas, porque pliegan sus alas casi longitudinalmente en reposo. Las patas son de largo normal, no tan largas como las de otra familia cercana: la familia Pompilidae.
Los nidos de muchas especies (especialmente solitarias) están hechos de barro, pero la gran mayoría de los himenópteros sociales utilizan fibras vegetales masticadas para formar una suerte de papel. Dentro de la subfamilia Vespinae, las del género Vespula hacen sus nidos en el suelo, otro género, las Vespa en huecos de troncos de árboles, o de paredes o techos de habitaciones humanas.
Todas las avispas alimentan a sus jóvenes con carne (larvas de insectos y trozos de carroña, al contrario que las abejas que crían a sus larvas con polén y  miel. Aunque las avispas adultas son aficionadas al néctar y otras sustancias dulces no tienen boca chupadora ni aparato recolector de polen. Otra manera de distinguirlas de las abejas es que son mucho menos peludas que ellas y que nunca acumulan alimento en sus avisperos.
La avispa es muy común en España, pero se encuentran distribuidas por todo el mundo, sobre todo en las regiones cálidas. Suelen encontrarse activas entre abril a noviembre. Muy parecida es la avispa germana. Viven en colonias bastante numerosas y tienen una casta obrera, también machos y hembras. Sus colonias duran un año y solo sobreviven al invierno las hembras fecundadas.

Su veneno contiene proteínas de elevado peso molecular como la hialuronidasa, fosfolipasa A1 y antígeno 5.
La picadura de avispa produce un dolor intenso, como una quemazón y a veces un edema. En los pacientes sensibilizados esta picadura puede provocar un choque anafiláctico, la manifestación más grave de la alergia, y, en caso extremos, puede causar la muerte.
Cuando un individuo alérgico al veneno de himenópteros sufre una picadura, es necesario inyectarle inmediatamente adrenalina por vía intramuscular. Por ello los médicos aconsejan a los pacientes con reacciones muy alérgicas que tengan siempre a mano un botiquín de emergencia con una jeringa autoinyectable previamente cargada con esta sustancia. Pero lo mejor, en caso de ser muy sensibles es acudir de inmediato al hospital más cercano. Una reacción alérgica más intensa es llamada Shock Anafiláctico. Es grave, y se manifiesta con dificultad para respirar o tragar, palidez y taquicardia. Los síntomas que se dan dentro de la primera media hora y hasta dos horas después. Aunque es una reacción poco frecuente, en estos casos hay que actuar con rapidez, y acudir de inmediato a Urgencias ya que puede causar la muerte. Cuando se trata de una picada masiva, es decir, de diez o más abejas o avispas, la reacción se produce por la cantidad de veneno inyectada y hay que acudir a Urgencias de inmediato también. El único tratamiento contra la alergia al veneno de himenópteros es la “Desensibilización”, practicada bajo estrecha vigilancia médica y solo en pacientes con elevada sensibilidad. El veneno de hormiga roja (Formica rufa) y de abeja potencian el efecto de la picadura de avispa. Cuando una avispa pica libera una feromona que incita a otros miembros de la colonia a picar por lo que es aconsejable, en caso de picadura, alejarse lo más pronto posible del área del accidente para evitar un ataque masivo.
Tanto las abejas como las avispas pican sólo como defensa de ellas mismas ó de sus nidos. La mayoría de las picaduras se producen entre los meses de mayo y septiembre siendo Julio y Agosto los meses con mayor incidencia de picaduras debido a las altas temperaturas que ponen en gran actividad a estos insectos. Al inocular el veneno la avispa conserva el aguijón pudiendo así picar repetidas veces, cosa que no sucede con las abejas pues su aguijón posee escotaduras laterales que, a modo de garfios, se anclan al tejido de la víctima, perdiéndola junto con parte del sistema digestivo, por lo que la abeja sólo podrá picar una vez y morirá.
En caso de picadura de avispa ó abeja que no han sido vistas se puede deducir que ha sido ésta última por permanecer el aguijón anclado a la piel; hay que tener cuidado al retirarlo pues se puede, involuntariamente, presionar el saco del veneno e inocular la totalidad de su contenido; en cualquier caso, cuando el aguijón se queda clavado en el tejido junto con parte del intestino de la abeja que ha escapado, la glándula del veneno continuará contrayéndose periódicamente hasta inocularlo todo, por eso es importante retirar el aguijón lo antes posible.

Algunos consejos pueden resultar eficaces para evitar las picaduras son los siguientes: evitar caminar descalzo por la hierba, desconfiar de los lugares donde existan muchas avispas, evitar acercarse a sus panales, evitar gestos bruscos en presencia de ellas (como dar manotazos). No se acerque a panales de abejas ni a nidos de avispas; si accidentalmente se acerca, retírese con movimientos lentos. Si alguna se le posa encima no intente matarla ni espantarla; permanezca quieto o haga sólo movimientos lentos hasta que se aleje. Durante la época de calor, si bebe algún líquido azucarado, compruebe que no hay abejas o avispas en los bordes del recipiente. Si deja ropa en el suelo sacúdala antes de ponérsela, pues puede haber alguna avispa entre sus pliegues. Durante la época de actividad  use ropa de colores poco llamativos y no use perfumes ni sprays para el cabello cuando salga al campo. No pode árboles ni siegue césped o setos durante la época de actividad. Las colisiones con éstos insectos pueden causar picaduras por lo tanto evite correr o montar a caballo, en bicicleta o en moto en áreas en que haya abundancia de flores. Un coche descapotable con el techo bajado es especialmente peligroso. Dentro de recintos cerrados mantenga una red para atrapar cualquier insecto volador que penetre; también es útil tener un insecticida para matarles. Existen unas trampas atrapaavispas muy útiles. Advierta a los niños de no tirar piedras o ramas a los nidos de los insectos.

Si ya te ha picado, la actuación debe ser la siguiente:
- Aplicar amoniaco diluido en agua sobre la picadura.
- Mirar si te ha picado una avispa o una abeja, en este caso tendrás el aguijón y el saco del veneno pinchado en la piel. Desprender el saco y la lanceta con una lanceta, nunca con unas pinzas.
- Durante unos 20 minutos, frotar la zona afectada con un algodón con bicarbonato o con desodorante que tenga aluminio (muchos antitranspirantes lo tienen). Con esto se neutraliza el veneno, disminuye el dolor y se evita una reacción más grave.
- Tomar algún analgésico para las horas siguientes.
Si te pilla en el campo y no tienes nada de eso a mano puedes aplicar un remedio bastante personal y algo asqueroso, orina sobre tierra y aplícate el barro sobre la picadura. Da resultado, lo garantizo.

Tabarro

Andrés Rodríguez González Diciembre 5th, 2008

Fauna de la Serranía
Tabarro. Abeja azul de la madera (Xylocopa violacea).
El nombre común de abejorro se aplica a distintas especies de himenópteros grandes, entre ellas al Tabarro.
Dice un refrán de la Serranía “Año de Tabarros, año de Barros”, lo que viene a indicar que cuando en el verano aparecen muchos de estos insectos va ser un buen año de lluvias. También es muy conocida la frase “Dar la Tabarra” que, sin duda, hace referencia a estos animales ya que su vuelo y el gran tamaño que presentan pueden resultar molestos en verano, que es cuando se presentan en abundancia.
Pertenece a un grupo muy amplio de insectos llamados Himenópteros que incluye a las abejas, avispas y hormigas. Dentro de ellos, se incluyen en la Superfamilia de los Apoideos, son todas las abejas, un grupo muy importante que incluye a la conocida Abeja de la Miel y a los Abejorros.

foto Andrés Rodríguez González

Tabarro en madroño.

Las abejas del género Xylocopa son fácilmente distinguibles por color de su cuerpo, que es negro violáceo, brillante. Son conocidas como abejas carpinteras debido a que suelen anidar en agujeros taladrados en la madera. La abeja perfora un túnel en la madera con ayuda de sus fuertes mandíbulas. Después crea secciones en el túnel separadas por tabiques de madera masticada. En cada sección deposita un huevo muy alargado y algunas provisiones de polen para que la larva se alimente. Se alimenta, como tantos otros abejorros y abejas, del polen y el néctar de las flores.
En Europa hay varias especies muy parecidas difícilmente identificables, con una excepción, el macho de Xylocopa violacea, inconfundible por tener en sus antenas dos segmentos cerca del ápice de color rojizo.

El Tabarro es uno de los abejorros mayores de la Serranía, a veces puede llegar a medir 3 cm de longitud. Se trata de una de las abejas europeas más grandes. Afortunadamente son muy pacíficas, aunque un poco nerviosas, visitando muchas flores pero quedándose muy poco tiempo en cada una, lo que no la hace un modelo fácil para fotografiarlo y justifica el nombre con el que se las conoce en la Serranía, Tabarros.
En la imagen la vemos sobre flores de madroño, una planta muy interesante y característica de algunas zonas de la Serranía, que da unos frutos muy apreciados y presenta la particularidad de que a la vez están presentes en la misma planta flores y frutos.

Abeja

Andrés Rodríguez González Noviembre 13th, 2008


Abeja (Apis mellifera).

Insectos himenópteros de la familia de los ápidos. Forman un numeroso grupo llamado genericamente de abejas que incluye la abeja domestica o de la miel que es la más conocida de todos, pero también a la abeja sin aguijón, la abeja de las orquídeas, los abejorros, las abejas parásitas y otros.

Hay ejemplos de distintos grados de socialidad en diferentes especies animales, en el caso de las abejas de la miel es un grado muy elevado presentando colonias permanentes. Otras, como los abejorros, presentan un grado de socialidad menos complejo con una reina iniciando anualmente una colonia nueva.

Muchas son abejas que forman sociedades pero otras son solitarias y algunas parásitas, ponen los huevos en los nidos de otras abejas. El comportamiento social de estos insectos ha sido siempre objeto de curiosidad y estudio. Existen distintas castas, como la reina, casi siempre una sólo, que se dedica a la reproducción y numerosas obreras, no reproductivas que hacen todas las tareas de mantenimiento del nido. Además están los machos, también llamados zánganos.

Las colonias están formadas por la reina, que es la única hembra fértil, con órganos sexuales completamente formados, obreras en número variable, desde 30.000 a 70.000 individuos, que son estériles y los zánganos o machos.

La reina es fecundada por varios machos durante el vuelo nupcial, almacena el esperma en un depósito dentro de su cuerpo  y después inicia la puesta de huevos  que puede variar entre dos mil y cinco mil al día. Pone dos tipos de huevos: los fecundados dan origen a hembras, que se convertirán en obreras o en reinas, si son alimentadas con jalea real.

A partir de los huevos no fecundados se forman en las celdillas del panal, los zánganos; cuando cesa la producción de reinas o si falta el alimento, los zánganos son expulsados de la colmena, y si intentan volver a entrar, las abejas los matan. Si la población de abejas aumenta hasta un punto de que en las colmenas el espacio resulta insuficiente, la reina emigra con una parte de la población y funda una nueva colmena. Con el resto permanece una reina joven, que ha sido criada por las obreras en una celdilla real con alimentos especiales. Si aparecen demasiadas reinas, son eliminadas.

Todas las especies no parásitas y en especial las abejas de la miel son excelente polinizadores de las plantas. Mientras recolectan néctar y polen cumplen una importante misión: transportan polen de unas flores a otras, ayudando a las plantas a polinizarse, hasta tal punto es importante su labor que en muchos árboles frutales su producción depende de la mayor o menor presencia de abejas.

Las recolectoras de néctar y polen son las obreras. El polen recogido se emplea en la alimentación de las larvas. En cada vuelo se visitan siempre las mismas especies vegetales, con lo que se asegura la polinización de éstas y se impide una fertilización cruzada. La cera se forma entre los segmentos del abdomen en forma de escamillas.

Sólo las reinas y las obreras tienen aguijón,  que está formado por una vaina en forma de cuerno con garfio y la bolsa de veneno, en el extremo del abdomen. La picadura a un mamífero casi siempre le cuesta la vida a la abeja, ya que el aparato picador queda colgando en su totalidad, mientras que si pica a otro insecto no sufre ningún daño.

Las abejas tienen un sistema de comunicación propio, que denominamos danza de la abeja, durante muchos años investigadores trabajaron tratando de descifrar el lenguaje de estos insectos. Las diferentes especies tienen adaptaciones propias del lenguaje, pero son semejantes. En 1973 Von Frisch, Lorenz y Tinbergen ganaron el Premio Nobel de Medicina por descifrar como a través del baile y movimientos vibratorios, como las abejas indicaban la distancia y orientación con respecto al sol de la fuente de alimento.

La abeja común también conocida como la abeja doméstica o melífera es la especie de abejas con mayor distribución en el mundo. Originaria de Europa y Africa y parte de Asia, fue introducida en el resto del mundo.

Abeja en madroño.

En la Serranía de Ronda, con la extraordinaria variedad vegetal que presenta, tenemos una excelente miel que se comercializa con diferentes nombres.