Archive for the tag 'crucíferas'

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: COLINABO

Andrés Rodríguez González Diciembre 24th, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

COLINABO, Nabicol, Colirrábano, rutabaga, nabo de Suecia, kohlrabi, bolinabo o naba. Brassica napobrassica.

De la familia de las crucíferas, combina lo mejor de la col y el nabo. En esa familia de plantas no solo el brócoli o la coliflor merecen nuestra atención, pues entre las brasicáceas o crucíferas encontramos un amplio abanico de hortalizas muy saludables. El colinabo o colirrábano es una de estas verduras, más conocido en el centro y norte de Europa, llama la atención por su aspecto curioso y sabor más delicado que otras coles.

El diámetro de ese bulbo suele rondar los 5-10 cm, dándose ejemplares de dimensiones más grandes, los colinabos gigantes. La planta completa con sus tallos puede superar los 30 cm de altura y crece a ras de suelo. Un ejemplar medio suele pesar, sin las hojas, entre 200 y 250 g.

Es una raíz engrosada parecida al nabo. La pulpa es de un tamaño considerable, de color amarillo. Por el color externo de su piel existen colinabos verdes o de color púrpura. Su valor nutritivo es idéntico.

El colirrábano es una variedad desarrollada por el ser humano a partir de la selección artificial de otras plantas. Concretamente estamos ante un cruce de col y rábano blanco silvestres lo que explica su distintivo aspecto y la disparidad de nombres, que lleva a la confusión también en otros idiomas. En España este tipo de verduras, llamadas de “raíz” son menos populares, pero en Europa son muy abundantes.

Apodado popularmente como el Sputnik vegetal, su aspecto algo de extraterrestre es inconfundible. La parte más apreciada es el bulbo achaparrado, pero también sus hojas son comestibles, crecen a partir de un tallo muy largo y fino con forma de anteras, igual que las de la remolacha. En realidad, el bulbo es más bien un tallo engrosado y no una raíz subterránea como las chirivías y zanahorias.

Tiene dos grandes temporadas de cultivo, en otoño y primavera, siendo su mejor época la primera, alargándose todo el invierno. Le gustan más los climas fríos y húmedos, pero se está adaptando cada vez a suelos más cálidos y cultivos en invernadero.

El aumento progresivo de la demanda de nuevos vegetales y de la mayor presencia de centroeuropeos en España o Italia ha incrementado el desarrollo de nuevas variedades que cubren ya todo el calendario productivo incluso con temperaturas más cálidas.

El colinabo aúna las virtudes nutricionales de todas las crucíferas con las propiedades de las verduras de raíz como el nabo. El colinabo es una buena fuente de vitaminas y minerales que contiene una pequeña cantidad de azúcar y una importante fuente de fibra que ayuda a proteger contra los trastornos digestivos. Como fuente de vitaminas, aporta elementos esenciales para el crecimiento, la reproducción y el mantenimiento de los tejidos corporales. Respecto al aporte de minerales lo hacen especialmente interesante para el consumo humano. Es un vegetal de baja densidad energética, con menos de 30 kcal por cada 100 g, es decir, muy pocas, bajos carbohidratos y muy rico en agua y fibra. Por tanto, es poco calórico pero saciante, sin ser pesado.

Destaca por alto contenido en vitaminas antioxidantes, especialmente vitamina C, con unos 55-65 mg por cada 100 g de porción comestible en crudo, más que la naranja. Además aporta vitaminas del grupo B y, en menor medida, minerales esenciales como potasio, fósforo y magnesio. Su aporte de proteínas es solo testimonial y prácticamente no contiene nada de grasa ni, por descontado, colesterol.

Se trata así de una verdura muy a tener en cuenta en cualquier alimentación, especialmente adecuada para dietas de adelgazamiento o control de peso, y también para niños, deportistas o cualquier persona que quiera aumentar su consumo de verduras. En crudo es crujiente pero no muy dura, al cocinarlo se vuelve mucho más suave, carnoso y jugoso, perfecto para mandíbulas más delicadas. Rara vez es indigesto, dependiendo de cómo se cocine.

Es una verdura que se conserva muy bien durante varios días incluso a temperatura ambiente, en un espacio fresco protegido de fuentes de calor y de la luz directa del sol. Si la temperatura de la cocina es cálida, es mejor guardarlo en la parte menos fría de la nevera, libre de humedades y olores extraños, con otras hortalizas duras como la zanahoria, la coliflor o el nabo. Así puede aguantar perfectamente dos semanas.

Los colinabos son comestibles prácticamente en su totalidad, siendo el bulbo grueso la parte más apreciada, como ya hemos señalado. La piel también se puede consumir, aunque se suele retirar por ser más dura, fibrosa y poco estética. Para ello, solo hay que usar un pelaverduras afilado, hasta dar con la pulpa más blanca o amarillente, más suave y jugosa.

El nabicol es apto para comer en crudo, proporcionando un bocado crujiente y muy fresco, con matices en ocasiones picantes pero que nunca se acercan a la intensidad del rabanito. Es perfecto para rallar fino o grueso o cortar en bastones y preparar una ensalada crujiente con zanahoria y col, con patata cocida y una salsa de yogur o mayonesa. Se adapta a prácticamente cualquier tipo de cocción, como las demás coles y rábanos; es perfecto para cocer, freír, saltear, cocinar al vapor, guisar, enriquecer caldos y sopas o para asar al horno. En invierno es muy popular como ingrediente de sopas y también es perfecto para convertir en un puré o crema. Podemos combinarlo con patata o usarlo como sustituto de esta, reduciendo así las calorías de los platos y sumando más vitaminas.

Bibliografía

https://frutasdehueso.com/

https://www.directoalpaladar.com/

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: COLIFLOR

Andrés Rodríguez González Diciembre 23rd, 2021

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

COLIFLOR Brassica oleracea variedad botrytis

La coliflor es una hortaliza de la familia de las crucíferas, también llamadas Brasicáceas, como la col, el repollo o el brócoli.

Se cultiva por su flor de enormes dimensiones, a lo largo del tiempo se han ido seleccionando especies de coliflor para conseguir la formación de una masa floral gruesa y compacta. Las coliflores son coles a las que se han seleccionado para que su flor sea muy patente. Es una especie bienal que en el primer año forma vegetación y en el segundo flor.

Las coliflores son plantas que se desarrollan en épocas frías, pero es muy importante es que el momento de floración no coincida con meses muy calurosos o con heladas. Las flores no deben permanecer en el huerto en pleno verano, porque entonces completarían su incipiente floración. Son más sensibles al frío que los brócolis y por ello, ha de tenerse en cuenta las posibles heladas y protegerlas en el caso de zonas donde las temperaturas bajen excesivamente. Actualmente se cultivan variedades tardías, de recolección a finales de invierno o principios de primavera, debiendo cosecharlas antes de que las se abran y dejen de proteger la pella.

Es una planta muy parecida al Brócoli pero de hojas más redondeadas y rectas. Del tallo principal salen menos tallos laterales. La diferencia más importante está en que la pella es blanca, más compacta y solo se forma en el tallo principal.

Se siembran coliflores a finales de primavera, para recogerlas en pleno invierno; o muy pronto, a finales de invierno, siempre antes de la llegada del calor.

Las coliflores cuentan con elevadas concentraciones de vitamina C y fibra; son antirreumáticas, diuréticas y desintoxicantes.

Es una especie de amplia adaptación en suelos, aunque prefiere los profundos.

La coliflor se siembra en semillero. La semilla se cubre ligeramente con una capa de tierra, se aplican numerosos riegos. Nacen las pequeñas plantitas diez días después  aproximadamente de la siembra. Si el semillero está muy espeso es conveniente aclararlo para que la planta se desarrolle de forma vigorosa.

Se transplantan solo las plantas más vigorosas y bien desarrolladas, cuando llegan a unos 20 cm de altura y tienen unas 6 u 8 hojas. Se deberán eliminar las plantas débiles y las que tengan la yema terminal abortada o rota, particularmente importante en las variedades de pella.

El riego debe ser abundante y regular en la fase de crecimiento. Cuando ya la pella esté formada conviene que el suelo esté sin excesiva humedad, pero algo húmedo.

Es un cultivo que requiere un alto nivel de materia orgánica, que se incorporará dos o tres meses antes del trasplante. El abonado nitrogenado también es fundamental para este cultivo.

Las coliflores deben cosecharse con el número de hojas exteriores necesario para su protección; conviene que estén lo más cubiertos posible. Cuando llegue el invierno, ataremos las hojas para proteger el cogollo, de esta forma, la inflorescencia será más blanca.

En el caso de zonas donde las temperaturas bajen excesivamente, se cultivan variedades tardías, de recolección a finales de invierno o principios de primavera, debiendo cosecharlas antes de que las se abran y dejen de proteger la pella

Padece numerosas enfermedades como la Mosca de la col que puede atacar las plántulas recién trasplantadas. La Oruga de la col  de la mariposa Pieris brassicae. Las coliflores además pueden ser atacadas por la Pulguilla blanca, Pulgones, Babosas y Caracoles. También el Minador de hojas, un díptero de color amarillo y negro. Es una plaga peligrosa, actúan labrando galerías en las hojas, no afectan a los tallos y la flor pero si a las raíces, suelen producir graves daños a las cosechas.

Otras anomalías pueden ser causadas por deficiencias de nutrientes, como es la aparición de tallos huecos causada por deficiencias de boro, o un pobre crecimiento de las plántulas debido a una deficiencia de molibdeno.

La coliflor se cosecha cortándo las inflorescencias junto a algunas hojas tiernas. Es conveniente seleccionar cogollos pequeños y blancos, evitando que lleguen a ponerse amarillos (síntoma de maduración excesiva). Una vez recolectadas, pueden guardarse en el frigorífico durante una semana o bien las puedes colgar boca abajo en un lugar fresco y ventilado durante unas tres semanas.

Bibliografía

http://www.clementeviven.com/

https://www.planetahuerto.es/

Plantas de la Serranía de Ronda: Brócoli

Andrés Rodríguez González Marzo 13th, 2013

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

BROCOLI Brassica oleracea italica

También llamado brécol, bróculi o brócoli.

El nombre procede del latín brachium (que significa brazo).

Es un vegetal perteneciente a la familia de las Brasicáceas, antes llamadas Crucíferas. La misma que la Col, los Repollos (Brassica olaracea viridis), la coliflor (Brassica olaracea botrytis) y laCol de Bruselas (Brassica olaracea gemmifera). Eñ Brócoli chino (Brassica olaracea alboglabra) es también una variedad de Brassica oleracea.

Esta planta posee abundantes cabezas florales carnosas comestibles de color verde, puestas en forma de árbol, sobre ramas que nacen de un grueso tallo, también comestible. La gran masa de cabezuelas está rodeada de hojas. Es muy parecido a su pariente cercano, la Coliflor, pero de color verde.

Se desarrolla bastante bien en las estaciones frías del año. La temporada de brócoli en España es de Enero a Marzo. Al ser un cultivo de climas frescos, prospera pobremente durante los veranos calurosos. Habitualmente se prepara hervido o al vapor, pero se puede consumir crudo y se ha convertido en una verdura cruda muy popular como aperitivo.

Antes se usaba poco en la cocina española pero va ganando popularidad cada vez más, por sus formas sencillas de cocinarlo. Se cocina al vapor, al horno, a la plancha, gratinado, en general se elaboran con él exquisitas recetas. El brócoli es uno de los llamados “superfoods” (“super alimentos”) por sus propiedades nutritivas y antioxidantes. Tiene una merecida fama de contener más nutrientes que cualquier otro vegetal.

Tiene fama de que se puede tomar de muchas formas, pero dada su enorme riqueza en vitamina C y ácido fólico, es muy importante hacerlo al dente, para que no pierda sus propiedades. También contiene grandes cantidades grandes de caroteno beta (vitamina A) que actúa como potente antioxidante. También los El betacarotenos son muy útiles contra las infecciones. Está demostrado que es especialmente rico en vitaminas A y D.

Contiene importantes minerales como potásio, que es fundamental para la trasmisión del impulso nervioso y el funcionamiento muscular, también tiene en su composición el mineral Hierro.

Un problema importante es cómo conservarlo, para ello no se debe lavar (se pudriría y le saldrían mohos), se introduce en bolsas plásticas grandes o perforadas en el recipiente para vegetales del frigorífico. El brócoli que no se refrigera, rápidamente se pone fibroso y leñoso. Sólo se debe lavar justo antes de comerlo. Se puede conservar fresco en el refrigerador de 3 a 5 días. Se lava con agua fría del grifo. Nunca se debe sumergir en agua pues perderá sus nutrientes.

El brócoli fresco es delicioso crudo o cocinado. Muy bueno cuando se prepara al vapor de 3 a 4 minutos o se sumerge en agua hirviendo. El brócoli cocinado demasiado tiempo se pone de color verde oscuro y pierde sus nutrientes, especialmente vitamina C.

Un plato muy consistente es cocer brócoli con patatas cocidas cortadas en trozos y luego condimentarlo con pimentón, ajo en polvo y aceite de oliva. Se puede aliñar con albahaca, eneldo, ajo, limón, mejorana, orégano, estragón y tomillo y aceite de oliva de calidad.

Según los nutricionistas el consumir alimentos ricos en antioxidantes puede reducir el riesgo de algunas formas de cáncer y de enfermedades cardíacas.

Según muchos dietistas, el brócoli y otros vegetales de la familia de las Crucíferas se deben tomar semanalmente.