Archive for the tag 'alcornoque'

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA Alcornoque Quercus suber

Andrés Rodríguez González Noviembre 25th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

Alcornoque Quercus suber

Es un árbol de hoja perenne que destaca por su gruesa y esponjosa corteza formada de materia vegetal muerta llamada corcho. Cuando se “saca” el corcho queda un tronco con una corteza casi lisa de color rojo oscuro muy intenso.

Al contrario que la encina es bastante exigente en cuanto a tipo de suelo, evita los calizos necesitando suelos de tipo silíceo que sean profundos y frescos. También es exigente en cuanto al clima, necesita aires más cálidos y sin fuertes heladas, evitando las laderas orientadas al norte.

Puede formar bosques puros en los que quizás la actividad humana los haya seleccionado a lo largo del tiempo por el cotizado corcho, en detrimento del quejigo y la encina, también forma bosques mezclado con otros árboles. En nuestra comarca lo encontramos de ambas maneras, como alcornocales puros o mezclado con otros Quercus a lo largo de la carretera de Ronda a Grazalema, en el Valle del Genal e incluso mezclado con pinsapos en el Monte Bornoque en Istan y en La Nava. Destacan por su extensión y buen grado de conservación los existentes en la zona de los Montes de Cortés, dentro del Parque Natural de Los Alcornocales y formando un bosquete de pequeño tamaño en la finca El Pantanillo o Bogas Bajas, cerca del Embalse de Montejaque. Por su rareza y grado de conservación es digno de mención el pequeño alcornocal existente en la finca La Nava de S. Luis, en plena Sierra de Las Nieves.

Presentes en cualquier mancha por pequeña que sea de areniscas del Aljibe y otros materiales silíceos, están por tanto, muy dispersos por toda la Serranía y el Parque Natural Sierra de Grazalema. Es digno de resaltar la presencia de estos árboles en la carretera de S. Pedro de Alcántara, en pequeñas manchas de rocas metamórficas rodeadas de rocas peridotitas. Es familia de la encina y el quejigo. Sus bellotas son muy importantes para la cría de cerdos en la montanera por su maduración muy difusa proporcionan alimento a los cerdos durante mucho tiempo.

La primera corcha que proporciona el alcornoque se llama “Bornizo” es de poca calidad, a partir de ahí cada 8 o 12 años se extrae la corcha que tiene muchas utilidades y es un recurso económico importante.

Los alcornoques pueden llegar a vivir hasta quinientos años.

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA: Pleurotus suberis

Andrés Rodríguez González Octubre 30th, 2015

SETAS DE LA SERRANIA DE RONDA
Con Gonzalo Astete
Pleurotus suberis
El origen del nombre es de “Pleurotus” que el griego significa oreja de lado ya que tiene el pié excéntrico o de lado y ”Suberis” que procede de “suber” Corcho, ya que este hongo vive sobre troncos de Alcornoque (Quercus suber).
El Sombrero tiene entre 5 y 15 cm., aunque en ocasiones alcanza dimensiones mucho mayores. Liso, convexo a plano convexo, con forma de ostra. De color muy variable, desde gris claro hasta marrón oscuro, pasando por todas tonalidades intermedias, a veces con reflejos azulados. Margen delgado y enrrollado del mismo color que el sombrero.
Las Láminas son blancas a cremas cuando los ejemplares son maduros. Apretadas y desiguales, con lamélulas. Muy decurrentes.
El  Pie es muy corto, a veces ausente, insertándose entonces el sombrero directamente en el sustrato. Sus Esporas son Blancas cremosas.
Su carne es blanca. Olor y sabor característicos a hongo, muy agradables. Correosa en el pie, y en el sombrero cuando los ejemplares son viejos.
Buen comestible, aunque no se puede comparar con su hermana la exquisita seta de cardo, Pleurotus eringii, con la cual se confunde a veces interesadamente, desde que la especie aquí tratada se cultiva y comercializa de forma intensiva como seta de ostra o seta de alpaca. Se deben desechar tanto el pie como los ejemplares muy viejos por ser muy duros y coriaceos.
Esta especie se desarrolla casi siempre en troncos o tocones de frondosas en fase de descomposición, aunque a veces puede comportarse como parásita. Es capaz de colonizar muchas especies (Robles, chopos, olmos, alcornoques, hayedos etc.). Suele crecer en grupos apretados de forma cespitosa, estando unos ejemplares junto a los otros y a veces unidos por el pie.
Se podría llegar a confundir con otras especies de este mismo género, (P. cornucopiae, P. pulmonarius) sin peligro alguno al ser igualmente comestibles. Las especies mencionadas se cultivan sobre diversos sustratos ricos en celulosa (paja, madera, serrín) a los cuales descompone. Se confunde con P. ostreatus, en hábitat de chopos y bosque de ribera.

Bibliografía
www.granadanatural.com/

Alcornoque

Andrés Rodríguez González Enero 19th, 2008

Alcornoque.
Quercus suber   
Familia Fagáceas

 

Alcornoque en L a Nava
Es un árbol de hoja perenne que destaca por su gruesa y esponjosa corteza formada de materia vegetal muerta llamada corcho. Cuando se “saca” el corcho queda un tronco con una corteza casi lisa de color rojo oscuro muy intenso.
Al contrario que la encina es bastante exigente en cuanto a tipo de suelo, evita los calizos necesitando suelos de tipo silíceo que sean profundos y frescos. También es exigente en cuanto al clima, necesita aires más cálidos y sin fuertes heladas, evitando las laderas orientadas al norte.
Puede formar bosques puros en los que quizás la actividad humana los haya seleccionado a lo largo del tiempo por el cotizado corcho, en detrimento del quejigo y la encina, también forma bosques mezclado con estos dos últimos árboles. En nuestra comarca lo encontramos de ambas maneras, como alcornocales puros o mezclado con otros Quercus a lo largo de la carretera de Ronda a Grazalema, e incluso mezclado con pinsapos en el Monte Bornoque en Istan y en La Nava. Destacan por su extensión y buen grado de conservación los existentes en la zona de los Montes de Cortés, dentro del Parque Natural de Los Alcornocales y formando un bosquete de pequeño tamaño en la finca El Pantanillo o Bogas Bajas, cerca del Embalse de Montejaque. Por su rareza y grado de conservación es digno de mención el pequeño alcornocal existente en la finca La Nava de S. Luis, en plena Sierra de Las Nieves.
Presentes en cualquier mancha por pequeña que sea de areniscas del Aljibe y otros materiales silíceos, están por tanto, muy dispersos por toda la Serranía y el Parque Natural Sierra de Grazalema. Es digno de resaltar la presencia de estos árboles en la carretera de S. Pedro de Alcántara, en pequeñas manchas de rocas metamórficas rodeadas de rocas peridotitas. Es familia de la encina y el quejigo. Sus bellotas son muy importantes para la cria de cerdos en la montanera por su maduración muy difusa proporcionan alimento a los cerdos durante mucho tiempo.
La primera corcha que proporciona el alcornoque se llama “Bornizo” es de poca calidad, a partir de ahí cada 8 o 12 años se extrae la corcha que tiene muchas utilidades y es un recurso económico importante.
Los alcornoques pueden llegar a vivir hasta quinientos años.