Archive for the tag 'Tomatillo del diablo'

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA HIERBA MORA. Tomatillo del diablo

Andrés Rodríguez González Marzo 13th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

HIERBA MORA. Tomatillo del diablo

Su nombre científico es Solanum nigrum.

Planta herbácea, anual, crece de manera silvestre en casi todo el mundo.

Familia de las Solanáceas, como el tomate, la berenjena, pimientos y patata. Posee tallos de hasta cincuenta centímetros de altura, ramosos y velludos, hojas lanceoladas, con dientes en el margen, flores axilares, de corola blanca y fruto en baya negra de un centímetro de diámetro. De origen sudamericano

Es una planta a la que no suele prestarse atención, pero al menos se debe saber que es tóxica, aunque, como suele ocurrir con la flora que contiene alcaloides potencialmente peligrosos, también ha sido usada por la medicina natural. La hierba  mora contiene propiedades analgésicas y sedantes, pero no debemos olvidar que es una planta tóxica y por lo tanto, no debe usarse. Se ha hallado un glucoalcaloide llamado solanina. Según el terreno y las condiciones de nutrición varían las concentraciones de la sustancia tóxica incluso en plantas muy cercanas unas a otras, pudiendo llegar a ser sumamente peligrosa.

El alcaloide lo emplea la planta como defensa contra los predadores; sin embargo, cuenta con cierto uso en fitoterapia. En medicina popular se ha utilizado para untarla sobre la piel en zonas golpeadas, heridas, abscesos y para el dolor de muela para disminuir el dolor. En el caso de las heridas, se colocaba la hierba mora previamente machacada, para producir la cicatrización, al parecer con efectos inmediatos, según dicen si se aplica la hierba mora toda la noche, al día siguiente la herida se estará cicatrizada completamente. No solo se ha usado para uso externo, puesto que si se toma el jugo de las hojas frescas de la hierba mora, también se puede aliviar los dolores estomacales. El fruto maduro de la hierba mora se ha usado para mermeladas y  y conservas, en otros lugares se lo comen como a cualquier otra fruta. Se usa como infusión para aliviar los cólicos digestivos, empachos, vómitos, espasmos y las lombrices. En algunos lugares del mundo, como en las Antillas, se ha cultivado para consumir sus hojas como si fueran espinacas (previamente hervidas para eliminar la efectividad de sus componentes tóxicos).

La planta posee pequeñas flores que parecen estrellas blancas con corazones amarillos en su centro, forma arbustos de un verde intenso y que crece por doquier entre el resto de la flora sobre todo en invierno. Su cáliz es como una pequeña campana de cinco sépalos sobre la que se asienta una corola blanca y estrellada, de seis a doce milímetros de diámetro. En su centro se observan las amarillas anteras de los cinco estambres, y en verde, se distingue el estigma. Esta flor guarda mucha similitud con la flor de la patata, lo cual no es de extrañar porque también con esta planta comparte familia, la de las solanáceas, un amplio grupo en el que se incluyen especies que son alimentos coma la berenjena, pimientos y tomate pero también otras especies conocidas por su toxicidad como la belladona o el estramonio.

Las flores se convierten en bayas oscuras del tamaño de un guisante y bastante tóxicas, sobre todo al madurar, cuando contienen mayor concentración de alcaloides como la solanina. De hecho, las referencias a casos de intoxicación señalan que muchas de ellas han podido producirse por confundir estas bayas con guisantes. Plinio, en su Historia natural, escribió de esta planta, usada por sus efectos psicoactivos, que «bastan algunas gotas de su zumo para perturbar la razón. Sin embargo, los autores griegos juegan con ella: según dicen, a la dosis de una dracma provoca imaginaciones lascivas, visiones fantásticas, que parecen reales; a dosis doble, una verdadera locura, y a cualquier dosis mayor, la muerte». Y puede leerse en la entrada sobre Solanum nigrum en el libro ‘Plantas medicinales. El Dioscórides renovado’, de Pio Font i Quer. Lo cierto es que Plinio podría referirse a S. villosum, que algunos autores consideran una de las variedades más extendidas de S. nigrum, mientras que otros la diferencian de tal modo que podría tratarse de una especie distinta. Cuestiones taxonómicas que a menudo resultan controvertidas y que a veces se reducen a tecnicismos poco prácticos aplicados a la divulgación.

Algunos expertos aseguran que apenas seis bayas de esta planta pueden resultar mortales para un adulto, a pesar de que la toxicidad y sus efectos dependen de múltiples variables más allá de la cantidad del veneno. En cualquier caso, esta planta tan peculiar es citada en todas las listas de flora que hay que mantener lejos de perros, gatos y niños. Hay que tener en cuenta, asimismo, que su veneno puede ser efectivo a través de la piel, por lo que tampoco es conveniente tocarla. Y, a pesar de todo ello, y por sus propiedades narcóticas, la hierba mora se ha empleado tradicionalmente como analgésico, así como para tratar afecciones de la piel

Existen diversas variedades de esta especie y cierta confusión entre ellas. Actualmente, muchos expertos consideran que S. nigrum y S. americanum son una única especie. Y tanto ella como sus variedades se encuentran en la lista de casi 200 plantas cuya venta está prohibida en España (orden SCO/190/2004 de 28 de enero), aunque no parece haber necesidad de adquirirla dada la abundancia que de ella se encuentra en prados y sembrados.

Como curiosidad, la denominación del género Solanum parece provenir del viento solano, que sopla del Este, tal vez por la forma de estrella de su flor o por antiguas leyendas que cuentan que esta planta, al igual que el influjo continuo de ciertos vientos, puede inducir a la locura.

Bibliografia

https://www.adipiscor.com

https://www.sertox.com.ar