Archive for the tag 'garrapinos'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA HERRERILLO CAPUCHINO

Andrés Rodríguez González Diciembre 7th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

HERRERILLO CAPUCHINO Lophophanes cristatus

Es un pájaro de pequeño tamaño, mide aproximadamente 11, 5 centímetros y con sus alas extendidas unos 17 a 20  centímetros. Su pariente el herrerillo común también es un ave pequeño.

Su plumaje no es llamativo pero resulta inconfundible gracias a su pequeña cresta de plumas blancas y negras que podemos ver elevada o no depende el estado de ánimo del ave. Su cara tiene bandas negras y corbata negra que se prolonga a modo de collar que se forma alrededor del cuello de color negro. Plumaje de la cara es claro y pálido, dorsal pardo oscuro y zona ventral gris canela.

Ave forestal que prefiere pinares aunque también está presente en alcornocales, encinares y quejigares.  Es fácil ver sus evoluciones en los pinares. Los herrerillos capuchinos son aves que habitan en los árboles, suelen mezclarse en pequeños bandos con los carboneros garrapinos y los reyezuelos.

Residente durante todo el año en zonas boscosas de la Serranía. Aunque no se asusta fácilmente no resulta fácil de fotografiar ya que es muy inquieto, siempre está en busca de su alimento y emitiendo su canto que consiste en reclamos agudos que suenan algo así rir-rir-rirrir.

Insectívoro, captura pequeños insectos en las copas de los árboles, aunque también consume semillas de pino y otros arbustos, por lo general su dieta está basada en el consumo de insectos incluyendo también las orugas, además consume arañas, complementa su alimentación consumiendo frutas como bayas y semillas, las semillas de coníferas son un deleite.  Crean pequeñas despensas en huecos de las ramas en las que almacenan semillas e insectos. Buscan fuentes o bebederos donde puedan beber agua y limpiar su plumaje.

El vuelo que ejerce el herrerillo capuchino tiene mucha relación con el del carbonero garrapinos, por la forma en cómo lo ejecuta con fuertes aleteos y ondulaciones en el aire posandose de una rama a otra y siempre realizando vuelos acrobáticos.

Se reproduce a principios de abril, después del cortejo que hace el macho para atraer a la hembra sucede el apareamiento y comienza la construcción del nido en cavidades de árboles, por lo general lo hace la hembra con la colaboración en ocasiones del macho, lo hacen en huecos de arboles o troncos con materiales como musgo con telarañas, usa para las paredes interiores pelo, lana y plumas. La hembra pone entre 3 y 9 huevos de color blanco con unas manchas como rojizas, dos puestas anuales. La incubación es por parte de la hembra por un periodo de unos 18 días, luego de este periodo los huevos hacen eclosión para ser cuidados y alimentados por sus padres, en este caso el macho se encarga de los polluelos cuando la hembra comienza a construir un segundo nido. Al cabo de tres semanas los polluelos estarán listos para abandonar el nido y ser totalmente independientes.

Esta especie está distribuida por en Europa en los Urales y la mitad sur de Escandinavia hasta la Península Ibérica incluida.

Se consideran como amenazas para esta especie las serpientes que pueden trepar a los arboles y comerse los huevos y polluelos y si tienen la oportunidad comerán algún adulto. Esta especie se encuentra registrada en el catalogo nacional de especies amenazadas y está catalogada como de interés especial. También es perjudicial para ellos que a los pinos no se les deja envejecer por lo que no se crean huecos en los troncos y ramas donde los herrerillos capuchinos puedan anidar.

Bibliografía

http://www.malaga.es

http://hablemosdeaves.com