Archive for the tag 'curita'

Fauna: Aceitero

Andrés Rodríguez González Mayo 23rd, 2012

Fauna de la Serranía de Ronda.

Aceitero o aceitera. También llamado frailecillo, curita o curilla por su aspecto. Su nombre científico es Meloe majalis.
Es un escarabajo o coleóptero que vive por toda Europa, es un insecto grande, mide entre cinco y ocho cms que lo convierten en uno de los coleópteros más grandes de Europa. Tiene un cuerpo alargado y negro, con rayas rojas sobre su espalda, pareciendo llevar una túnica. En realidad este color hace referencia a un aviso de toxicidad. Es peculiar por muchas cosas que veremos a continuación.
El escarabajo no puede volar, teniendo unas pequeñas alas al comienzo de su abdomen, pero que no le sirven para nada. Como todos los insectos tiene 6 patas y un cuerpo dividido en cabeza, torax y abdomen.
En cuanto es molestado segrega un líquido rojo, una sustancia aceitosa, parecida a la sangre, irritante para la piel de sus enemigos. Hay que tener mucho cuidado con esta sustancia, pues puede llegar a provocar ampollas en la piel y ser muy dolorosa si entra en contacto con los ojos. Hay una leyenda que dice que si a este animal se le escupe o se le echa saliva encima muere, pero es absolutamente falso. Lo único que hace es echar este líquido, haciendo que parezca que es sangre y se está muriendo.
Su forma de reproducción es otra cosa peculiar. La hembra pone miles de huevos en la tierra o arena, las larvas, cuando eclosionan escalan alguna planta esperando a que pase algún insecto para engancharse a él, para esto cuenta con unas fuertes uñas. Inicia entonces su época parasita. Muchas larvas no encuentran insectos voladores, especialmente abejas y mueren. Los que lo consiguen, son llevadas a los panales, donde se comen los huevos de los insectos parasitados.


Es muy fácil de identificar, sobre todo la hembra, por su extraordinario abdomen alargado y fusiforme de color negro con bandas transversales anaranjadas o de color rojo sangre. Carece de manchas rojas en las sienes. Este dato es importante porque nos sirve para diferenciarla de la aceitera real (Berberomeloe insignis) especie muy similar pero con las sienes rojas.

Es la especie más común y extendida de todas las especies de aceiteras en España.
Habita en zonas abiertas y bosques poco densos de toda la región mediterránea ibérica, desde el nivel del mar hasta por encima de los 3000 metros en Sierra Nevada.

Los adultos comen hierbas, son uno de los mayores depredadores de acelgas y otras plantas de huerto.

Fauna de la Serranía de Ronda: ACEITERO, Curita

Andrés Rodríguez González Diciembre 9th, 2010

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA

Aceitero, Curita (Meloe majalis)

En la primavera es muy frecuente ver a este escarabajo, ( o coleoptero) , cruzando los caminos. Se le conoce popularmente como Aceitero o Curita.
No tiene el aspecto de otros escarabajos pero es como los demás excepto que no tiene alas, tan solo conserva unos pequeños restos junto a la primera raya roja comenzando por la cabeza.

Se alimentan de plantas, sobre todo de hojas de las que se comen todo excepto el nervio central. Como todos los insectos, presenta tres pares de patas situados en la parte superior del cuerpo, el torax, la parte posterior o abdomen se presenta muy segmentado y largo. Por el abdomen segregan una especie de aceite que le da nombre, y que produce cuando se siente amenazado ya que es su medio de defensa. Es una defensa de tipo químico ya que al carecer de alas es una presa fácil para otros animales. El aceite es irritante, sí algún animal lo toma, puede además, provocar molestias en los riñones. Ese aceite lo desprende por la unión de las extremidades con el torax.
La forma de reproducción es bastante compleja y peculiar, ponen miles de huevos en el suelo, una vez eclosionan salen las larvas que provistas de fuertes uñas trepan hasta las flores y esperan la llegada de insectos que los hospedan ya que su etapa larvaria es parásita. Pero aquellas larvas que no pueden parasitar a otros insectos, generalmente abejas solitarias, mueren y son relativamente pocas las que llegan a adultos.
Las que consiguen parasitar son transportadas al nido del parasitado dónde no les falta el alimento pudiendo devorar incluso los huevos hasta que tras sucesivas mudas alcanza el aspecto de adulto que conocemos. Su coloración llamativa es un aviso de la toxicidad del aceite irritante que desprende si se le molesta.