Archive for the tag 'sylvia melanocephala'

AVES DE LA SERRANíA DE RONDA. Curruca cabecinegra

Andrés Rodríguez González Mayo 19th, 2015

AVES DE LA SERRANíA DE RONDA

Curruca cabecinegra (sylvia melanocephala)

La Curruca Cabecinegra, también llamado Legañoso, es un pájaro que se distingue muy claramente los machos por su cabeza negra.  Se reproduce en abundancia en toda la costa mediterránea española y parece sustituir allí a la Curruca Capirotada con la que tiene un gran parecido.

He tenido un nido en un matorral de lavanda, en cuanto me acercaba me llamaba poderosamente la atención con una llamada de  alarma, la hembra simulaba que estaba herida y escapaba por el suelo para alejarme del nido, el macho, me miraba atentamente desde lo alto de cualquier rama y casi sin darnos tiempo a observarla, se cambia de lugar o vuela simulando problemas, como a sacudidas hacia cualquier arbusto, chillándome para que me aleje del nido.

No suele volar grandes distancias y suele pasar el tiempo moviendose entre las ramas bajas de matorrales y arbustos sin parar un instante de lanzar su característica voz. Si se observa al descubierto, permite aproximarse unos pocos metros y al volar muestra claramente las rectrices exteriores blancas de la cola. Es un pájaro de hábitos reservados al que cuesta trabajo incluso ver.

Los machos poseen la cabeza negra en contraste con el color blanco de la garganta y parte inferior de los carrillos. La espalda y dorso de las alas tienen un tono gris pizarra o ceniza oscuro con un ligero tinte pardusco. El pecho y el vientre son blancos, aquél a veces tiene un ligero tinte rosado. La cola es muy oscura, casi negra y destacando mucho el blanco de la pareja exterior de rectrices. El pico negro con la base de la mandíbula inferior más clara y los tarsos y los pies color carne. El iris de los ojos es castaño o pardo y está enmarcado por un anillo orbital de color rosa salmón en los adultos y pardo rosado en los jóvenes. Las hembras tienen un plumaje mucho más apagado. Prácticamente la cabeza tiene el mismo color pardo grisáceo que el resto de las partes superiores y no produce la impresión del encapuchado del macho.

Ambos adultos hacen el nido con ramitas y hierbas secas, bien oculto en el fondo de un matorral, arbusto, mata de hierba, etc., a una altura que oscila entre los 25 y 90 cm; pone de 3 a 4 huevos, verdosos bastante claro, con alguna mancha gris pardo; la incubación por ambos padres, dura unos 14 días; suelen hacer dos puestas anuales.

Se alimenta principalmente de  insectos, pequeños moluscos y en invierno frutos.

Habita fundamentalmente en zonas de matorral y campos baldios.

La foto de la hembra es de Juan Luis Muñoz a quien agradezco su cesión.

Bibliografia

www.pajaricos.es