Archive for the tag 'Sociobiologia'

Evolución de la especie humana

Andrés Rodríguez González Febrero 18th, 2015

La conquista social de la Tierra. Edward O. Wilson. Ed Debate 2012

EVOLUCIÓN HUMANA

Hace 3 millones de años las abejas melíferas, los termes constructores de termiteros y las hormigas cortadoras de hojas, eran los superorganismos más complejos de los insectos y los sistemas sociales más complejos y más exitosos del planeta Tierra. En aquellos tiempos existían unos Australopitecus en África que eran bípedos y tenían un cerebro como el de los simios, de unos 500 a 700 cc.  El cerebro comienza a crecer muy rápidamente, 2 millones de años más tarde había aumentado hasta 1.000 cc. Durante los 1,8 millones de años siguientes creció hasta los 1.500-1.700 cc, el doble que los australopitecos ancestrales. (¿Por qué?). Una de las especies de primates bípedos había desarrollado una civilización basada en el lenguaje.

El origen de la Humanidad moderna fue un golpe de suerte bueno para la especie nuestra durante un tiempo, malo para el resto de la vida para siempre.

¿Cuál fue la fuerza evolutiva?.

.- Los muy religiosos dirán que fue Dios. Pero es muy improbable incluso para un ser sobrenatural. Tendría que haber distribuido un número astronómico de mutaciones genéticas en el genoma y al mismo tiempo gestionar los ambientes físico y vivo durante millones de años para mantener a los prehumanos en el buen camino.

.- La Selección Natural y no el Diseño de un ser superior fue la fuerza evolutiva. Durante casi 50 años muchos científicos serios (entre ellos Wilson) buscaron una explicación naturalista para el origen de la Humanidad y esta fue la Selección de Parentesco: “un alelo que perjudica a un individuo pero beneficia a los demás, como en el caso de las situaciones relacionadas con el altruismo, puede aumentar su frecuencia. En los insectos sociales ocurre que existen individuos fértiles (las reinas) e individuos estériles (las obreras). ¿Por qué estas últimas sacrificarían su fertilidad en beneficio ajeno? La explicación vendría de la mano de la selección de parentesco: actitudes individuales, aunque perjudiciales para el individuos, benefician a los individuos emparentados con él”.

Wilson desarrollo el concepto de Sociobiología: La explicación de los comportamientos sociales de los animales Eusociales (incluido el hombre) tiene en la Biología toda su explicación. Que es tanto como decir que las respuestas últimas del comportamiento humano y  animal están en los genes. De ahí llegar al Determinismo Biológico  hay sólo un paso. Como nuestra conducta no puede violar los límites impuestos por nuestra constitución biológica, la moral actuará siempre dentro de los mismos. El Determinismo biológico lleva al abuso de la teoría de la Evolución para justificar la dominación y la desigualdad, el neoliberalismo económico y social. Lo que le llevó a muchas críticas tanto de la sociedad como de los investigadores, R. Lewontin, S. Rose y L. Kamin, en 1987 publicaron un libro importante contra la Sociobiología de Wilson: “No está en los genes”, edita Crítica.

En 2010, E. O. Wilson y otros, publicaron un análisis en Nature sobre esta cuestión. En resumen, llegan a la conclusión de que la hipótesis de la selección de parentesco no es válida para explicar estos casos de insectos eusociales, y que sirve mejor un modelo clásico de selección natural (con ciertas aproximaciones). Hace apenas tres años, Wilson acaba de publicar en un libro, “La conquista Social de la Tierra”, en el que argumenta que el altruismo no es fruto de la selección de parentesco o de la selección de grupo, sino de la Selección a nivel de Individuo concretamente de Reina, siendo las obreras una extensión del fenotipo de la reina.

Selección Multinivel.  ilevolucionista.blogspot.com Entrevista con David Sloan Wilson

P.- Puede usted describir brevemente las diferencias entre la Sociobiología 1.0, tal como fue definida por Edward. O. Wilson inicialmente y la versión 2.0 tal como ha sido redefinida por ustedes dos? (Edward O. Wilson y David Sloan Wilson).

R.- Uno de los problemas teóricos centrales de la Sociobiología es el explicar cómo el altruismo y otros comportamientos pro-sociales pueden evolucionar, cuando se da el hecho de que son vulnerables a la explotación por parte de otros comportamientos más egoístas. La Selección Multinivel (MLS) brinda una posible explicación. Dicho de forma sencilla, el altruismo es por supuesto vulnerable con respecto al egoísmo dentro de cada grupo, pero los grupos de altruistas pueden vencer de forma clara a los grupos de individuos egoístas. En 1975, sin embargo, la selección de grupos había sido rechazada tajantemente como una fuerza relevante de la evolución, requiriendo que todas las adaptaciones debían ser explicadas como formas de egoísmo. La selección por parentesco y por reciprocidad eran las dos principales teorías empleadas para explicar el altruismo. La selección basada en el parentesco era contemplada como individuos ayudando a sus propios genes en los cuerpos de otros animales emparentados genealógicamente, y la reciprocidad era contemplada como el ayudar a otros en la espera de una ganancia en el retorno del favor. Ambas se asumieron que operaban “sin invocar la selección de grupos”. Sociobiología 1.0, como tú lo llamas, reflejaba esas opiniones, aunque E.0. Wilson era todo lo favorable que era posible en su época hacia la selección de grupos.

Hoy las cosas se han vuelto del revés. Todas las teorías evolucionistas acerca del comportamiento social, incluidos la selección basada en parentesco y la reciprocidad, asumen la existencia de múltiples grupos. Los rasgos pro-sociales son selectivamente contraproducentes dentro de los grupos y requieren la selección entre grupos para evolucionar, exactamente como lo contempla la teoría MLS. La selección basada en parentesco y la reciprocidad no son dos teorías alternativas, tal como se pensó originalmente, sino que pueden ser entendidas en términos de los parámetros de la teoría MLS. Además, MLS identifica condiciones para la evolución de comportamientos pro-sociales que nunca han sido contemplados en la selección de parentesco o de reciprocidad, como lo son los grupos grandes de individuos que no se conocen entre sí y los ecosistemas de varias especies. La Sociobióloga 2.0, como la llamas, hace de MLS el fundamento de la sociobiología, con la selección basada en parentesco y la reciprocidad como casos especiales.

P.- Las carencias de la teoría de la selección basada en los genes y los individuos para explicar los fenómenos de los grupos sociales ha brindado un nicho para teorías evolucionistas ad-hoc como la Memética, con el objeto de explicar algunos aspectos de la evolución social. La co-evolución gene-meme es un intento de interrelacionar ambos niveles de evolución. ¿De qué forma la selección multinivel añade/modifica/delimita/completa este modelo mixto?

R.- MLS y la evolución cultural son asuntos complicados en sí mismos y necesitan ser entendidos separadamente antes de que se puedan relacionar el uno con el otro. En la teoría MLS, la selección a cada nivel de la jerarquía biológica favorece distintas adaptaciones. La selección entre individuos dentro de cada grupo favorece el egoísmo, la selección entre grupos dentro de la población total favorece el altruismo dentro de cada grupo y así sucesivamente. En la evolución cultural, los rasgos son transmitidos socialmente en vez de genéticamente. Los rasgos culturales pueden evolucionar a cada nivel de la jerarquía cultural, lo mismo que los rasgos genéticos. Por ejemplo, el egoísmo adquirido culturalmente puede expandirse a costa del altruismo adquirido culturalmente dentro del mismo grupo, no menos que si estos rasgos fueran transmitidos genéticamente. Además, existe la interesante posibilidad de que los rasgos culturales puedan evolucionar para ser organismos parásitos, mejorando su propia transmisión sin beneficiar a los individuos ni los grupos.

Cuando consideramos la interacción entre MLS y evolución cultural, la transmisión social de comportamientos puede cambiar el balance entre los niveles de selección a favor de la selección de grupo. Por ejemplo, un rasgo adquirido socialmente puede extenderse rápidamente dentro del grupo, con la consecuencia de que éste se convierte en algo muy diferente de los otros grupos. Las presiones sociales hacia el conformismo pueden mantener las diferencias entre los grupos y así sucesivamente. De esta manera, la evolución cultural puede causar que incluso grupos grandes de seres humanos se conviertan en unidades altamente adaptativas, como dice Peter Richerson y Robert Boyd en su libro Not By Genes Alone: How Culture Transformed Human Evolution. Autores como Richard Dawkins y Dianiel Dennet siempre han reconocido esto como una posibilidad abstracta, usando términos como “memeplexes” (grupos complejos de memes), pero éstos autores se han concentrado en el concepto de los memes como parásitos parecidos a virus. Aunque esto permanece como una posibilidad teórica, con diferencia, la implicación más importante de la evolución cultural es que ésta permite la creación de sistemas culturales complejos que son en gran medida, aunque en absoluto enteramente, adaptativos a nivel de grupo.

www.blogseitb.com ¿Qué ocurre entonces en los humanos?

Llegamos a la frase de partida, por el bien común. Existe una idea de partida: se dan, obviamente en los humanos los comportamientos altruistas, pero parecen escapar a la idea de la selección natural. Los primeros síntomas de organización social en los grupos de humanos (al nivel de escala evolutiva más temprana) son consecuencia de la jerarquización propia derivada de la fuerza física, junto a otras habilidades en la dirección del grupo (por ejemplo la dilución de conflictos internos). Aparecen así los conocidos machos alfa de los grupos de primates. Los primitivos grupos de cazadores recolectores se caracterizan por la igualdad de sus miembros, además de que las conductas consideradas contrarias o egoístas eran reprimidas. Pero el egoísmo surgía en el reparto del alimento (a modo de derechos sobre la comida, tal como ocurre en los chimpancés que cazan en grupo a otros monos). En determinado momento de la evolución humana debe surgir ese comportamiento altruista por el bien del grupo. Es curioso que volvamos ahora la vista hacia los genes en el razonamiento: los miembros del grupo tratarán de que sus genes se perpetúen en los del grupo.

La teoría de la evolución multinivel ¿puede ser aplicable a nivel de gen?

La respuesta es afirmativa. Volvemos a plantear en los primitivos momentos de la evolución la posibilidad de existencia de grupos de “corpúsculos” aislados de genes con dos de las características propias de la vida: reproducción y metabolismo. Aquellas agrupaciones de corpúsculos (entrecomilladas por no llamarlas aún células) con genes incluidos que permitieran la mínima ventaja adaptativa al entorno en el que se desarrollaban hacía de ellas, serían seleccionadas. Podemos volver a la visión anteriormente desarrollada: no se seleccionan genes en concreto, sino grupos de genes. Puede que fuera este el principio de las agrupaciones más primitivas a nivel de macromoléculas que originaron las primeras células. ¿Y el altruismo? Hay un ejemplo curioso de altruismo desarrollado por los PLÁSMIDOS, partículas de ADN que acompañan en el citoplasma al nucleoide de la bacteria que lo posee. Generalmente llevan información propia que en muchas ocasionas determina el desarrollo de resistencia a ciertos antibióticos. Cuando el número de bacterias es muy alto, se produce una toxina por parte de los plásmidos de algunas bacterias que matan a esta y por supuesto al mismo plásmido productor. Además al liberarse al medio mata a todas aquellas bacterias que no posean el plásmido. La bacteria se autoinmola en beneficio de todas aquellas del grupo que posean el plásmido, reduce el número de bacterias y por tanto la competencia por los recursos.

¿Cuándo aparece la conducta altruista, en la que se piensa en el grupo antes que en uno mismo?

Puede que en el momento de toma de conciencia de nuestra propia descendencia y de nuestros propios semejantes. Este cambio conceptual, puede ser consecuencia de un cambio biológico. Los comportamientos altruistas serán ahora más frecuentes (cazas para el grupo, vigilas) pero creo que el más primitivo de estos comportamientos por el grupo es el de la enseñanza de las habilidades ¿Por qué enseñar a recolectar alimento a un miembro del grupo? Volvemos al principio, y es que la colectividad se ve favorecida ante la individualidad en relación al grupo, pero dentro del grupo vence el egoísmo. Son matices de hacer algo por el bien común.

Se recomienda leer

“Del enjambre a la Tribu”. Carlos López Fanjul

en www.revistadelibros.com

LA MOSCA COJONERA: Demostración científica de que los políticos no son humanos.

Andrés Rodríguez González Junio 10th, 2013

LA MOSCA COJONERA

Demostración científica de que los políticos no son humanos.

Como es lógico, estoy hablando de políticos en general, como una casta, una secta, un grupo, una tribu, sin personalizar en ninguno en particular.

Edward O. Wilson es, sin duda, el biólogo evolucionista más influyente del mundo desde hace varias décadas.

Según la Wikipedia, “el Dr. Wilson es una de las dos únicas personas que han recibido la concesión más alta en ciencias de Estados Unidos, la Medalla Nacional de la Ciencia y el premio Pulitzer en literatura, este último en dos ocasiones. La Real Academia Sueca, que concede el Premio Nobel le concedió al Dr. Wilson el premio Crafoord, una concesión diseñada para cubrir las áreas no cubiertas por los premios Nobel (biología, oceanografía, matemáticas, astronomía). En 2010, fue galardonado en los Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Ecología y Conservación de la Biodiversidad por acuñar el concepto de biodiversidad y contribuir extraordinariamente a concienciar a la sociedad de su valor. También ha recibido otros 90 premios, medallas, y concesiones en todo el mundo, así como 27 doctorados honorarios. En 1995 fue nombrado como uno de las 25 personalidades más influyente en Estados Unidos, y en 1996 una encuesta internacional lo puso como uno de los 100 científicos más influyentes de la historia.”

Comenzó clasificando diferentes especies de hormigas, desde donde pasó a interesarse por las sociedades de Insectos Sociales hasta llegar a la investigación de las Sociedades Humanas.

En la década de los 70 popularizó la ciencia de la “Sociobiología” para explicar que todo comportamiento social, incluido el de los humanos, tiene una base biológica que se puede explicar por la evolución darwinista. Con la “Sociobiología” creo mucha polémica, en un país como Estados Unidos, una civilización como la occidental e incluso, para una especie como la humana, decirle a la cara que somos un animal más, que nuestro comportamiento social depende de unos pocos genes y que esa sociedad de la que estamos tan orgullosos y nos diferencia de otros animales sociales (hormigas, abejas, avispas, ratas topo, termitas y pocas especies más), está regido por un material químico llamado ADN, es demasiado para nuestro orgullo.

No contento con la polémica Sociobiológica, el atrevido de Wilson a sus 84 años, se atreve ahora con la “Eusocialidad”, que viene a decir que el núcleo de nuestro comportamiento social es la “Tribu”, el pertenecer a un grupo, a un equipo de futbol, a un partido político, a una secta, está marcado en los genes.

Las sociedades animales catalogadas como “Eusociales”, son el grado más elevado de evolución social. Los Humanos somos eusociales,  Wilson define esa característica como animales organizados en grupos que contienen varias generaciones, con división del trabajo y dispuestos a realizar actos altruistas como parte de su pertenencia a la sociedad.

Analicemos ahora si los políticos son humanos eusociales, en el sentido que cumplan o no las tres características definidas por Wilson.

¿Pertenecen a “Grupos”?. Si, forman agrupaciones con varias generaciones, desde las juventudes donde empiezan a hacer méritos y a participar en los actos más sencillos y bajos en el escalafón como pegar carteles, hasta los ancianos “sabios”que no se jubilan nunca como por ejemplo Fraga (jubilan a científicos, médicos, profesores de universidad…en lo mejor de su vida creativa, pero no a los ancianos políticos).

¿Trabajan?.  Tendría mucho que discutir, para algunas personas la actividad que realizan como “políticos” se puede considerar un trabajo, para otros sin embargo no lo es. En este segundo aspecto, su característica humana es dudosa.

¿Son altruistas?. Altruismos es definido por el diccionario de la Real Academia Española como “Diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio”. Por lo tanto la contestación a esa pregunta no admite ninguna duda, los políticos no son altruistas, carecen totalmente de una de las características fundamentales de los humanos como seres eusociales.  Para los políticos lo primero son ellos mismos, después su familia, su grupo político o partido, su sección dentro del partido y, por último, si algo queda a repartir, sus amigos. De la sociedad, de los demás, del pueblo solo se acuerdan a la hora de las elecciones. Pero de dar algo altruistamente, procurar el bien ajeno a costa del suyo propio, nada de nada.

Por lo tanto; el altruismo, una de las características fundamentales del ser humano no la cumplen; otra, el trabajo, es dudosa que la cumplan y la otra, la pertenencia a una grupo o tribu, el partido político, si la cumplen pero es insuficiente y por lo tanto, debo deducir científicamente que “LOS POLÍTICOS NO SON HUMANOS” en el sentido evolucionista de Wilson.

Para que los políticos piensen en algo diferente a ellos mismos les regalo una imagen de la especie Armeria colorata. Una planta endémica de la Serranía de Ronda, que crece exclusivamente en las rocas Peridotitas y de la que se estima que se ocupa una extensión tan solo de 2,7 Km cuadrados en la superficie de la Tierra. Evidentemente para mi es mucho más importante que todos ellos juntos.