Archive for the tag 'hoyos de la caridad'

Paisajes de la Serranía de Ronda: Atardecer en el pinsapar

Andrés Rodríguez González Marzo 30th, 2016

En los bosques de pinsapos anochece pronto, la razón no es otra que los pinsapos “atrapan” la luz de tal forma y con tal efectividad que poco es la que llega al suelo del pinsapar. Las acículas sde sus ramas estan dispuestas en forma de cepillo de laboratorio, con lo que su efectividad es máxima; si a ello se une lo intrincado de sus ramas y el inmenspo número de sus hojas y la duración de estas, no es de extrañar que atrapen las gotas de lluvia y los rayos de sol como lo hacen.

Es por eso y por la acidificación del suelo, por lo que son escasos los matorrales y pinsapos pequeños bajo los grandes árboles.

Como un ejemplo de lo anterior valga la siguiente foto del los Hoyos de la Caridad, en la Cañada de Las Ánimas de la Sierra de las Nieves.

Atropa baetica amenazada en Sierra de Las Nieves

Andrés Rodríguez González Julio 23rd, 2014

Andrés Rodríguez González , en nombre y representación de cuatro organizaciones de defensa de la naturaleza ha enviado un escrito dirigido al Delegado de Medio Ambiente de la Consejería de M.A. en Málaga a la Presidenta de la Junta Rectora del Parque Natural Sierra de Las Nieves y al Director Conservador del Parque Natural Sierra de Las Nieves en los siguientes términos:

El Libro Rojo de la Flora Silvestre Amenazada de Andalucía, editado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía cataloga a la planta Atropa baetica, popularmente Tabaco Gordo o Tabaco de Pastor, entre las plantas en peligro crítico de extinción (CR), que, por definición, supone se ha reducido hasta en un 80% en los últimos 10 años o en 3 generaciones, que su área de distribución es de menos de 100 km2,  su área de cobertura es de menos de 10 km2 y que tiene menos de 250 individuos maduros.

Atropa baetica, vulgarmente llamado Tabaco Gordo, pertenece a la familia de las Solanáceas, se distribuye siempre por encima de los 1.100 metros de altitud. Se trata de una especie cercana a la Belladona que contiene potentes alcaloides lo que ha motivado el interés y uso como planta medicinal en otros tiempos. Respecto a la distribución en esta zona de este endemismo ibérico y norteafricano, en 1996, en la Guía de la Flora del P.N. Sierra de Grazalema, de Abelardo Aparicio y Santiago Silvestre, se encuentra la cita textual siguiente “…solo se conoce una población en los márgenes estabilizados de un canchal, bajo el Torreón, a 1.250 de de altitud”. Actualmente dicha población ha desaparecido y desde hace varios años no se la ha vuelto a encontrar por lo que se puede decir que esta Solanácea se ha extinguido en el P. N. de Grazalema.

El Libro Rojo de la Flora Silvestre Amenazada de Andalucía, se menciona que existe el claro riesgo de extinción a corto plazo, por el reducido número de núcleos de población y su pequeño tamaño y la existencia de una mortalidad apreciable por causas desconocidas y por una muy evidente “…la elevada presión de los vertebrados herbívoros que llegan a comerse el 100% de los frutos y de las hojas al final del ciclo de la planta, cuando ésta es más vulnerable por producirse una disminución del nivel de alcaloides. También es debido al pisoteo regular de grandes mamíferos que sufren muchas plantas por encontrarse asociadas a caminos o pistas…”. Como medidas de conservación, el citado libro, propone textualmente “…algunas de sus poblaciones se encuentran en espacios naturales protegidos, pero incluso en éstas zonas, es necesario la utilización de vallados que impidan la actuación de vertebrados.”

Respecto a la distribución en el P. N. Sierra de Las Nieves, se tiene constancia histórica de la presencia de Atropa baetica, posiblemente de la población  en los Hoyos de la Caridad, en la visita que Josep Cuatrecasas realizó al pinsapar en el año 1.929 y de una visita anterior de Gros en 1.922.

En dicho Parque, existen tres poblaciones conocidas. Una en la  zona de los Hoyos de la Caridad, protegida por un vallado, la cual muestra un estado de conservación excelente, con una buena regeneración, numerosas plantas jóvenes y abundancia de flores. Si bien sería necesario ampliar la zona vallada de manera que las plantas estuvieran más alejadas de la alambrada y, por ello, más protegidas. Otra población se encuentra en la zona de la Vereda de los 1.500, también protegida por un vallado, pero el terreno tiene una fuerte pendiente y alta erosión, de manera que las plantas corren serio peligro de desaparecer por corrimientos de tierra o ser arrastradas por el canchal de piedras sueltas. En este caso, consideramos necesario para protegerlas, bancalizar levemente el terreno evitando en gran medida la erosión.  La última población se encuentra en la Cañada del Cuerno,  y no cuenta con medida física de protección. Esta población, recientemente visitada, presentaba un aspecto similar a la población de los Hoyos de la Caridad. Actualmente se encuentra en muy mal estado con numerosas plantas arrancadas de raíz y todo el terreno circundante pateado y levantado como consecuencia de la acción directa de grandes herbívoros ungulados.

En resumen, las poblaciones de una de las que una de las plantas más en peligro de extinción de la flora andaluza, que en el P. N. ésta relativamente bien representada con tres poblaciones actualmente conocidas, se encuentran en serio peligro de desaparición, una de ellas corre serio peligro de ser aniquilada, otra peligro de desaparecer por la acción erosiva y por último la única que puede considerarse en buen estado de conservación, se encuentra muy próxima al vallado de exclusión lo que la hace muy vulnerable a la herbivoría.

Por otra parte, queremos hacer constar nuestra sorpresa al ver como pasta a sus anchas un gran rebaño de ovejas por toda la zona baja de las Tres Cañadas de Ronda, si bien reconocemos la labor de limpieza de monte que las ovejas realizan pero no podemos estar de acuerdo en que pastoreen por zonas donde se está regenerando el pinsapar y, sobre todo, sin la mínima vigilancia de un pastor, como ocurre en el caso citado.

Los abajo firmantes proponen diversas medidas para la protección integral de Atropa baetica en el Parque evitando que ocurra lo que ya ha pasado en el P. N. Sierra de Grazalema. Así mismo estamos abiertos a cualquier consulta o reunión con la Junta Rectora del Parque y con el Sr. Director Conservador para buscar soluciones a tan grave tema. Disponemos de un amplio archivo fotográfico relacionado con la planta y sus amenazas que ponemos a su entera disposición.

Hemos informado a investigadores del CSIC (Estación Biológica de Doñana) que nos han hecho saber que van a elaborar un escrito de protesta.

Firmado:

Juan Ríos Pimentel y Andrés Rodríguez González por parte del Grupo de Estudio y Protección de Plantas de la Serranía de Ronda.

Fernando Ruíz Fernández por parte de la Asociación Senderista Pasos Largos.

Juan Terroba por parte de Silvema Serranía de Ronda.  Ecologistas en Acción.

Oscar Gavira por parte de  Grupo de Trabajo del Valle del Genal.

Ruta al Peñón de Los Enamorados

Andrés Rodríguez González Enero 18th, 2008

RECORRIDO DE QUEJIGALES AL PEÑÓN DE ENAMORADOS.

Se trata de un recorrido de tipo circular de unos 10 Kms.  de longitud en el que se puede tardar un tiempo aproximado de 5 horas en hacerlo muy relajadamente, su grado de dificultad es de tipo medio. Se recomienda su posible realización en primavera o en invierno si este no es muy duro y siempre que no exista niebla, en este caso es muy peligroso por el peligro de perdida.
Las antiguas instalaciones del Refugio Felix Rodríguez de la Fuente fueron transformadas en un Centro de Investigación del parque y actualmente funcionan como Alojamiento Rural y para la guardería del Parque; la zona de acampada adyacente no funciona como tal en estos momentos. Se pueden observar repoblaciones de pinos, algunos cedros y pinsapos.
Iniciamos la ruta por el carril del Sabinal, por nuestra derecha discurre el arroyo de Carboneras, nada más empezar dejamos hacia el este la senda que se dirige a la cañada del Cuerno; pasamos junto a una balsa contraincendios y llega un momento en que el carril se divide en dos, a la izquierda continua hasta El Sabinal, nosotros seguimos por el de la derecha que pasa junto a la fuente del Pinar, popularmente conocida como de “Molina”, a la derecha de la fuente se encuentran las ruinas de la choza de este guarda y una placa de reconocimiento a la labor de Frasquito.
Bajo los tajos rojizos que nos acompañan está la cueva del Pinar, y algo más adelante unos tajos conocidos como La Calerilla, en la hondonada junto al carril se forma  un charco en épocas de lluvias.
El carril termina cuando nos topamos con la zona baja de la cañada de Enmedio, desde ahora seguimos por una marcada senda; podemos comprobar como la erosión está dejando a los pinsapos con las raíces al desnudo, para luchar contra este problema, Medio Ambiente construyó unos diques para impedir la perdida de capa de suelo superficial.

 

Meseta de Quejigales
El pinsapar empieza a ser más espeso, tras encontrar la primera bifurcación señalada con un hito de piedras, tomamos la de la izquierda, ya que la otra se dirige a la cañada de las Animas; desde unos andenes rojizos próximos a la senda se puede ver el cortijo de Majada Vieja; el camino inicia una bajada que nos llevará a los Hoyos de la Caridad.
En esta zona los pinsapos alcanzan una altura y grosor considerable; al fondo vemos la inconfundible silueta del Peñón de los Enamorados y más abajo el Tajo del Canalizo.
Cruzaremos la cañada de Cueva Oscura o del Manijero, que así también se llama; la oquedad o cueva que vemos junto a la senda es la de Cueva Oscura. En las rocas son muy abundantes los mostajos. Pronto llegamos junto al Tajo del Canalizo donde encontramos la fuente del mismo nombre, desde aquí se inicia una fuerte subida por una senda que debemos tener cuidado en no perder, llegamos al Puerto del Canalizo, una vez arriba la senda aparece muy bien marcada y se divide en dos, a la izquierda prosigue hasta rodear el cerro Alto de Yunquera a la derecha sube por el camino de La Lastra, una desforestada cañada, que nos conduce al Llano de la Gotera, muy característico por encontrarse en su centro un solitario pinsapo; desde aquí tenemos a tiro de piedra el Peñón de Enamorados; dejamos la senda que pasa junto al pinsapo y nos encaminamos a nuestro destino; en la zona se ven los restos de dos antiguos neveros.
Cerca ya de Enamorados, encontramos la senda de viene del Puerto del Saucillo a Pilones, cuando estemos bajo el peñón, la mejor manera de subirlo es por detrás, las vistas sobre la zona alta del parque son extraordinarias, en el horizonte aparece la Costa del Sol, Málaga, Sierra Tejeda y Sierra Nevada.
Existe una controversia sobre el nombre del cerro donde estamos; D. Julián de Zulueta defiende la teoría de que en realidad su nombre seria Torrecilla haciendo referencia al aspecto de torre que tiene desde cualquier punto desde donde se mire; el conocido actualmente como Torrecilla seria en realidad el Cerro de La Plazoleta haciendo referencia a que es el montículo más prominente sobre la zona relativamente llana o aplanada que forma  la Meseta de Quejigales.
Bajamos del peñón y tomamos la senda en dirección sur, hacia Pilones, en el camino pasamos junto a la Sima de Enamorados que erróneamente se la ha designado como Sima de las Grajas; cuando estemos cerca al cerro Bernardo encontraremos a la izquierda  la senda que se dirige al Torrecilla, la del frente va para Pilones y nosotros tomamos el camino de la derecha que pasa por el Puerto del Oso, en la dolina junto al
camino existe un  nevero que se reconstruyó en el año 1.997 que ya visitaremos en otra ruta.
Continuamos nuestro recorrido siguiendo en camino que marcha en dirección oeste, pasamos junto a varios vallados que intentan que se regenere la vegetación de la Meseta de Quejigales, fuertemente castigada durante siglos por el pastoreo intensivo. También han colocado pequeños muros de piedra para evitar la erosión en las torrenteras. Cuando el camino se ensancha convirtiendose en carril encontramos unos paneles informativos del Parque, apenas hemos iniciado el descenso, por la derecha se abre un camino, es la Cañada del Cuerno, podemos descender por el camino que zigzaguea entre pinsapos centenarios o bajar por el carril amplio, la Cuesta de Las Lajas, uno y otro nos dejaran en las cercanías del Cortijo de Quejigales.