Archive for the tag 'Chalcides striatus'

Fauna de la Serranía de Ronda: Eslizón tridáctilo ibérico, (Chalcides striatus).

Andrés Rodríguez González Mayo 17th, 2014

Fauna de la Serranía de Ronda

Eslizón tridáctilo ibérico, (Chalcides striatus).

Dentro de los Reptiles la la familia de los Escíncidos son un grupo diverso y relativamente amplio de Lagartos. Existen más de 1.200 de ellos, son el segundo mayor grupo de lagartos en el mundo. Estos lagartos pueden variar en longitud desde sólo un par de centímetros a varios metros. La cola alargada que poseen hace que muchas personas los confundan con serpientes.

Su cola es larga y afilada, pueden deprenderse de ella varias veces a lo largo de su vida, y que luego le volverá a crecer. También puede ser utilizada como arma defensiva, la desprenden y mientras el depredador se entretiene con ella el eslizón huye.

La distribución de este lagarto es por muchos lugares, por las montañas, las sabanas, en el desierto, e incluso en las praderas. Pueden ser difíciles de encontrar, ya que tienden a camuflarse entre la hierba o a quedarse quietos o incluso excavan galería en la tierra que les ayudan a pasar desapercibidos.

Algunas especies de eslizón llevan a sus jóvenes en su cuerpo y “paren” a sus hijos. Desde el  momento que nacen son autónomos, tienen que encontrar alimento y refugio por su cuenta ya que la madre no muestra ningún instinto maternal. Otras especies de eslizones ponen sus huevos. La madre creará un tipo de nido, donde se incuban solos los huevos, este debe ser caliente y estar alejado de los depredadores. Estos nidos pueden ser de sólo unos pocos huevos o hasta 100. El período de incubación puede ser de unas pocas semanas a un par de meses.

El eslizón ibérico tiene, como todos, aspecto de serpiente, una cabeza ancha, de forma triangular, apenas diferenciada del cuello y un hocico redondeado. Los ojos son pequeños tienen párpados móviles y poseen el orificio auditivo grande. El cuerpo es alargado, cilíndrico, presenta extremidades muy pequeñas de 4-7 mm con únicamente tres dedos. Ambos sexos son similares, sin embargo las hembras presentan mayor longitud y grosor que los machos. Las escamas del cuerpo son grandes y  lisas, se hallan dispuestas en 20-26 hileras en el centro del cuerpo. Presenta una coloración dorsal del fondo del cuerpo y de la cola pardusca, olivácea o bronceada, en ocasiones grisácea, el vientre es mucho más claro, con tonalidades uniformes blanquecinas o grisáceas. Tiene nueve, a veces once líneas dorsales longitudinales marrones, a lo largo de todo el cuerpo, borrosas en ocasiones y delimitadas con series de puntos o rayitas negras. Este diseño es mayoritario tanto en la Península Ibérica, como en el sur de Francia y el noroeste de Italia, aunque en el sur de la Península Ibérica hay ejemplares con una coloración homogénea y sin diseño dorsal.

Su grado de conservación para España, catalogado como de Preocupación Menor por la IUCN.

La pérdida y alteración de los hábitats favorables por el excesivo desarrollo del matorral y las quemas de rastrojos, lindes y ribazos afectan negativamente a la especie. Debido a su parecido morfológico con los ofidios y a la creencia popular de que son venenosos, en muchos lugares sufren la persecución directa del hombre.

Sería recomendable, como medidas de conservación, el desarrollo de actividades agrícolas y ganaderas extensivas que favorezcan el mantenimiento de un mosaico diverso de hábitats, la reducción del uso de herbicidas y plaguicidas, el mantenimiento y restauración de márgenes y linderos de tierras y caminos y el control de la quema de rastrojos. La vigilancia sobre el establecimiento de especies vegetales invasoras debería ser una prioridad de conservación en determinadas zonas.

El eslizón tridáctilo ibérico se distribuye ampliamente por toda la Península Ibérica, aunque parece estar ausente de gran parte del este de España y en el interior de la Meseta Norte su presencia es puntual. Existen poblaciones insulares en las islas costeras atlánticas de Galicia que son particularmente sensibles a cualquier alteración del medio. Presente desde el nivel del mar, raramente supera los 1.800 m. de altitud.

Especie característica de vegetación herbácea, se encuentra tanto en la región Eurosiberiana como en la Mediterránea, si bien en esta última es más frecuente en zonas de elevada humedad, generalmente áreas de montaña del interior peninsular y comarcas costeras del sudoeste, faltando o siendo muy escaso en territorios con precipitaciones inferiores a los 500 mm.

La dieta está compuesta por diversos grupos de artrópodos, entre los que destacan los arácnidos, coleópteros y hemípteros, siendo similar entre machos y hembras. Los juveniles sustituyen parcialmente los arácnidos y gasterópodos por insectos y crustáceos. La talla de las presas oscila entre 1 y 36 mm, con un tamaño medio variable. Machos y hembras tienen tamaños de presas diferentes, mayores en las hembras. La talla media varia estacionalmente, incrementándose de marzo a junio y disminuyendo de julio a septiembre.

La madurez sexual posiblemente se alcance al tercer o cuarto año de vida. La especie española es vivípara, es decir pare a sus crias, se reproduce anualmente y las hembras tienen un solo parto. Tienen una placenta compleja que permite la alimentación materna de los embriones, pariendo entre 1 y 14 crías por parto. El periodo de celo comienza poco después del reposo invernal, el periodo de gestación es largo, dura entre 58 y 86 días y el parto se produce a los 29-63 días después de la última cópula. Los partos tienen lugar entre junio y agosto, dependiendo de las diferentes áreas geográficas. El número de crías por parto varía, existiendo correlación entre el tamaño de las hembras y el número de crías alumbradas.

Entre los depredadores, destacan varias especies de culebras, las víboras y varias especies de aves lo incluyen en su dieta. Entre los mamíferos se citan zorros, meloncillos, ginetas y erizos.

El eslizón tridáctilo ibérico es una especie que se desplaza con gran rapidez y agilidad entre la vegetación cuando alcanza la temperatura óptima de actividad, refugiándose a la menor señal de alarma en las zonas más frondosas, debajo de grandes piedras o en galerías u oquedades del terreno. Especie diurna, la actividad de esta especie puede extenderse de febrero a noviembre, con un máximo entre abril y junio, sin embargo, en la mitad norte peninsular la actividad se acorta temporalmente entre marzo y septiembre. En cuanto a la actividad horaria, el mayor número de individuos suele observarse en las horas centrales del día, si bien en los meses más calurosos su número aumenta a primeras y últimas horas.

El ejemplar fotografiado se localizo en una ladera tapizada de hierba en Benaocaz.

Bibligrafia

www.lagartopedia.com

www.vertebradosibericos.org