Archive for the tag 'Flor de la pasión'

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA: PASSIFLORA

Andrés Rodríguez González Septiembre 4th, 2019

PLANTAS DE LA SERRANIA DE RONDA

PASSIFLORA. Flor de la pasión

Passiflora es uno de los géneros de la familia Passifloraceae, con unas 360  especies aceptadas. Muchas de ellas son enredaderas que pueden llegar a alcanzar varios metros de altura pero también tiene el género plantas  rastreras.

La Flor de la pasión es una trepadora muy popular en jardinería por sus bellas flores que comienzan a aparecer en verano y se mantienen en la planta hasta el otoño, también por su crecimiento rápido y la dureza de la planta.

Posee unos zarcillos para poder trepar y aguantar la planta que no son sino hojas modificadas. En la actualidad, esta trepadora es muy usada para cubrir verjas, pérgolas, barandillas o arcos.

Sus hojas aparecen de forma alterna, son persistentes, perennes y tienen un limbo dividido en lóbulos oblongos.

Pero destaca esta planta sobre todo en la producción de espectaculares flores de varias tonalidades diferentes. La flor de la pasión es una de las plantas más bonitas para decorar un jardín. Hay especies de color azul celeste y otras de una tonalidad púrpura muy bonita. Además, suelen ser flores aromáticas, por lo que no solo tendrás un jardín bonito, también olerá muy bien. Sus frutos tienen la forma de un huevo, son naranjas y hay variedades de Passiflora en las que incluso se pueden comer.

Aunque la Flor de la pasión se la ha considerado durante muchos años una planta relacionada con el erotismo, su nombre y origen está vinculado a la religión, concretamente a la Pasión de Cristo. Los diez pétalos que protegen la flor representan a los diez apóstoles que se encuentran en la crucifixión de Cristo. Los filamentos de los que dispone representan la corona de espinas que le pusieron en la cabeza. Los cinco estambres representan a las cinco llagas que le infligieron. Los tres pistilos son los claves por los que se sujetó a la cruz el cuerpo.

Fue descubierta por un padre jesuita, Manuel de Villegas en 1610, en Perú. El jesuita encontró similitud entre las partes de la planta y los símbolos religiosos que envuelven la Pasión de Cristo.

Su empleo en el tratamiento de algunas afecciones está muy extendido. La pasionaria es uno de los mejores remedios contra la somnolencia. Además, actúa como un analgésico, por lo que se usa para migrañas, dolor menstrual, dolor de cabeza, etc.

La flor de la pasión se puede cultivar mediante el uso de semillas o por esquejes. Para el primero, debes esperar a primavera y para el segundo, a que llegue el verano.

Las semillas se deben plantar en primavera, es necesario colocarlas en remojo durante doce horas en agua caliente y dejar que se enfríen antes de plantarlas. SAe deben utilizar sólo las semillas que floten. Se deben enterrar apenar unos cinco milímetros en bandejas con un sustrato de arena gruesa que se debe mantener húmeda hasta que broten. Se deben cubrir con un plástico para que no se sequen y cambiar el plástico todos los días hasta que hayan germinado. Seleccionar las plantitas más robustas y pasarlas al exterior en primavera.

Si queremos sembrarlas a partir de esquejes es mejor hacerlo en verano. Debemos cortar de forma oblicua un tallo que conserve unas cuantas hojas superiores y eliminar las más bajas. Después plantamos ese tallo cortado en una maceta que contenga una mezcla de turba oscura y arena gruesa. Cultívalo en un agujero de aproximadamente 2 cm. Coloca esa maceta en el interior de casa, en un lugar con sombra y temperaturas agradables entorno a los veinte grados. Cubrir la maceta con un plástico que se deberá cambiar todos los días. Con este plástico se controla la humedad que necesita el esqueje. Cuando aparezcan los brotes, situar la planta en un lugar más luminoso y suministrarle abono líquido cada dos semanas. En invierno, se deberán suspender estas aportaciones

En cuando a las necesidades de la flor de la pasión, no requiere un gran mantenimiento. Se puede cultivar tanto en el interior de casa como el exterior. Si decidimos colocarla en el interior, colocar la planta en un lugar muy luminoso, con temperaturas agradables y, sobre todo, lejos de fuentes de calor (radiadores, estufas, etc). En el exterior se puede poner a pleno sol o en un lugar de semisombra. Necesita que su sustrato se encuentre siempre húmedo, pero sin encharcamientos. No tolera los excesos de agua, pues sus hojas pueden amarillear y sus raíces pudrirse.

En otoño e invierno, regarla una o dos veces por semana. En verano, aumenta un poco los riegos. Antes de echar agua comprueba que el sustrato esté completamente seco.

Abónala cada 15 días con un fertilizante líquido diluido en el agua de riego. No te excedas, pues puede ser fatal para tu planta.

Se puede podar los tallos con flor. Para ello, corta dos o tres yemas, justo por debajo de la flor. Además, puedes reducir los tallos y las ramas laterales.

Con una vez al mes es más que suficiente.

Puede tener plagas de araña roja, pulgón y cochinilla que deben tratarse adecuadamente.

Bibliografía

https://www.todohusqvarna.com