Archive for the tag 'pájaros carpinteros'

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA Pito real

Andrés Rodríguez González Enero 10th, 2018

FAUNA DE LA SERRANIA DE RONDA
Pito real (Picus viridis)

Orden Piciformes; familia Picidae
Uno de nuestros pájaros carpinteros, o pícidos, más conocidos y, sin duda el más llamativo y esquivo. Es un ave inconfundible de la que, en muchas ocasiones, tendremos referencia por su característico canto más que por su visualización. El canto es una especie de sonoro y escandaloso sonido que recuerda a un relincho que delata su presencia en las arboledas ribereñas, los bosques caducifolios y las áreas ajardinadas donde se instala.
Es un gran consumidor de invertebrados, que captura con una larga y pegajosa lengua que incrusta en los resquicios de los hormigueros en busca de los huevos, larvas y adultos de hormigas que constituyen la base de su dieta.
Longitud entre 31 a 33 cm y envergadura de 40 a 42 cm
Es un pájaro carpintero grande y robusto, posee un hermoso e inconfundible plumaje en el que dominan claramente los tonos verdosos, más intensos en las regiones dorsales, ligeramente grisáceos en las zonas bajas y con matices amarillentos en el obispillo oparte de atrás. Muy tenuemente moteado y listado en la parte anal del cuerpo, en la cabeza posee una coloración muy llamativa con la zona superior en un intenso color rojo que contrasta con los ojos que son amarillentos, enmarcados por un antifaz negro. Los machos y los jóvenes presentan una bigotera negra y roja, que es exclusivamente negra en las hembras. El plumaje juvenil se caracteriza por ser fuertemente moteado,
especialmente en las partes inferiores, aunque, en conjunto, su coloración es más apagada que la del adulto, no presentan antifaz y poseen un iris más oscuro.
En su vuelo también es muy característico y fácil de distinguir, con una trayectoria ondulatoria en la que el ave combina tramos en los que bate las alas con otros en que las pliega
El canto de esta especie es inconfundible y lo emiten tanto machos como hembras a lo largo de todo el año; se podría definir como una especie de relincho, muy sonoro, que el ave ejecuta en una secuencia rápida, de unos dos o tres segundos de duración. Al contrario que otros carpinteros, no es habitual que el pito real use el tamborileo (que son los picotazos rítmicos en los troncos de los árboles) para comunicarse.
En el ejemplar fotografiado, por la distancia, ha sido imposible capturar toda la belleza de colores de su plumaje
Bibliografía
www.seo.org

Pico picapinos

Andrés Rodríguez González Agosto 9th, 2012

Fauna de la Serranía de Ronda
Pico picapinos
De nombre científico Dendrocopos major.


Es una curiosa ave  que tiene la costumbre de escoger una rama seca de un árbol o un tronco hueco sin corteza y martillearlo vigorosamente con golpes rápidos y rítmicos, en series casi siempre de doce golpes, que hacen resonar la madera de una forma muy característica. Algunos picapinos prefieren objetos metálicos, para este ritual, otros actúan sobre postes de madera de teléfono. Ambos sexos excavan agujero en los árboles. El resto de su grupo (familia científicamente) también se caracerizan por su costumbre de “taladrar” los troncos de árboles para buscar alimento y construir sus nidos. De ahí el nombre de “Pájaros carpinteros”.
En la comarca se encuentran  normalmente dos especies de pájaros carpinteros que son el pico picapinos, que es el más frecuente y el pito real algo más grande y verdoso. En la foto de Juan Oñate se muestra el picapinos, en éste caso es un macho que distingue muy bien por tener la nuca de color roja. La hembra no tiene rojo en la cabeza y los jóvenes tienen el rojo por encima de toda la cabeza y no sólo en la nuca.
Alguna vez, en la comarca de la Serranía de Ronda, aparece alguna otra especie como el pico menor y hay una cita de pito negro.
Estas aves suelen medir unos 22,5 cm y pesar hasta 85 gramos. Su envergadura puede superar los 44 cm. Es de de color negro con parches y manchas blancas; el macho tiene color carmesí en la cabeza; los jóvenes presentan píleo el rojo; ambos sexos y en todas las edades tienen rojo debajo de la cola; fácilmente diferenciable del Pico menor por su tamaño más grande. Sus patas son de tono grisáceo. Su pico es mediano y muy fuerte, de tono grisáceo a negro. Vuelo es ondulado.

El pico picapinos excava él mismo su nido en el tronco de un árbol, generalmente a 3 ó 4 metros de altura; nido sin material, excepto algunas pocas virutas; pone, de mayo a junio, de 4 a 7 huevos blanco lustroso 8 a veces hasta 10 huevos); la incubación, que dura unos 16 días, la realiza principalmente la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, abandonan el nido sobre los 20 días. A veces utilizan para anidar cajas de madera de las que se instalan en los árboles. Tras la época de la cría los Picos picapinos se dispersan.
Habitan en todo tipo de zonas arboladas, tanto encinares como de coníferas, incluso en alta montaña, aunque muestra preferencia por el intervalo entre los 600 y 2.200 metros. Come en los árboles con más frecuencia que el Pito Real, que prefiere hacerlo en tierra. Debido a esta alimentación, y aunque en España es ave principalmente sedentaria, en el norte de su área de cría se comporta como típica ave irruptora, en los inviernos muy duros, en los que falta totalmente el alimento en esas zonas, se producen desplazamientos masivos, que pueden afectar a miles de picapinos que invaden regiones más meridionales.

Comen todo tipo de larvas de escarabajos, avispas y polillas; algunas arañas; ocasionalmente pollos de aves robados de los nidos; también una parte pequeña de su dieta es vegetal.
Actualmente las poblaciones de esta especie se consideran estables, en muchas zonas incluso están en fase de expansión. Se ve afectada por la deforestación, los incendios forestales y la desaparición de bosques de ribera.
Se clasifican como Vulnerables las dos subespecies que habitan en las islas canarias.
Damos las gracias a Juan Oñate por la foto del Picapinos macho y la información sobre esta especie en la Serranía de Ronda.