Archive for the tag 'Impétigo'

Algunas Enfermedades causadas por bacterias

Andrés Rodríguez González Diciembre 3rd, 2014

Algunas Enfermedades causadas por bacterias

Botulismo. Esta enfermedad está causada por la bacteria Clostridium botulinum.

Las bacterias podrían acceder al organismo a través de heridas o podrían habitar en alimentos que hayan sido mal enlatados o mal conservados.

Una vez incubada los síntomas que se podrían originar son:

Cólicos abdominales. Dificultad respiratoria que puede llevar a una insuficiencia respiratoria. Dificultad al deglutir y al hablar. Visión doble. Náuseas. Vómitos. Debilidad con parálisis (igual en ambos lados del cuerpo).

Se transmite por: Heridas. Alimentos mal enlatados o conservados.

Tratamiento: Se cura con un medicamento para combatir la bacteria (antitoxina botulínica).

Cólera. Esta enfermedad está causada por la bacteria Vibrio cholerae.

Raramente, el cólera es transmitido por contacto persona a persona.

Los síntomas son: Vómitos. Diarrea. Deshidratación.

Se transmite por: Alimentos y aguas contaminadas.

Vacuna: BS-WC.

La pauta habitual para la vacunación sería: Una dosis de 50ml en niños de 2 a 5 años. Una dosis de 100ml en mayores de 5 años.

Impétigo. Esta enfermedad está causada por la bacteria Estreptococo.

Suele afectar normalmente a niños.

Una vez incubada los síntomas que se podrían originar son: Una o más ampollas llenas de pus, fáciles de reventar. Ampolla con picazón, supuración y formación de costra.Erupción que puede comenzar como un solo punto, pero que se disemina a otras áreas con el rascado. Lesiones cutáneas en la cara, los labios, los brazos o las piernas que se propagan a otras áreas.Ganglios linfáticos inflamados cerca de la infección.

Se transmite por: Mordeduras de animales. Mordeduras humanas. Lesión o traumatismo en la piel. Picaduras de insectos.

Tratamiento: Se cura con cremas antibacterianas y antibióticos.

Lepra. Esta enfermedad está causada por la bacteria Mycobacterium leprae.

La enfermedad afecta principalmente la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias altas y los ojos. Una vez incubada los síntomas que se podrían originar son: Insensibilidad en la piel y al dolor. Aclaramiento de la piel. Parálisis muscular. Fragilidad en los huesos.

Se transmite por: Contacto entre una persona enferma y otra sana a través de las vías aéreas superiores o la piel.

Tratamiento: Se cura con antibióticos.

Meningitis bacteriana. Causada por la bacteria Neisseria meningitidis.

Se trata de una infección bacteriana de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal (meninges). Contraer esta enfermedad se trataría de una emergencia y se necesitará tratamiento inmediato en un hospital. Los síntomas por lo general aparecen rápidamente y pueden abarcar: Fiebre y escalofríos. Cambios en el estado mental. Náuseas y vómitos. Sensibilidad a la luz. Dolor de cabeza con mucha intensidad. Rigidez en cuello. Disminución del estado de conciencia. Respiración rápida

Se transmite por: Infecciones virales que generalmente mejoran sin tratamiento. Irritación química. Alergias a medicamentos.  Hongos.  Parásitos.  Tumores.

Las vacunas de rutina recomendadas para los niños o mayores de 65 años son: Hib (Haemophilus influenzae tipo b) PCV7 (Antineumocócica conjugada)

La vacuna meningocócica (MCV4) se recomienda para: Adolescentes de 11 a 12 años, con una vacuna de refuerzo entre los 16 y 18 años. Estudiantes de secundaria o universitarios que no hayan sido vacunados. Niños 2 años en adelante con problemas con el sistema inmunitario. Personas que viajan a países de riesgo.

Neumonía bacteriana. Esta enfermedad está causada por la bacteria Streptococcus pneumoniae. 

Estas bacterias causan una infección en los pulmones. Una vez incubada los síntomas que se podrían originar son: Fiebre. Resfriado. Tos. Dolor en el pecho. Dificultad respiratoria. Temblores.

Se transmite por: El aire (tos, estornudos). Por el contacto cercano con una persona que es portadora o asintomática, es decir, que no está enferma pero tiene la bacteria en su organismo y puede transmitirla a personas susceptibles y vulnerables.

Vacuna:PPSV (Vacuna antineumocócica de polisacáridos).  Pneumococcal.   Polysaccharide.   Vaccine. La pauta habitual para la vacunación sistemática actualmente por lo general se necesita una sola dosis de la PPSV, pero en algunas circunstancias se puede poner una segunda dosis. Es recomendable para mayores de 65 años.En personas de 2 a 64 años sólo es recomendable en determinados casos.

Tétanos. Esta enfermedad está causada por la bacteria Clostridium tetani.

Cuando la toxina se extiende por el cuerpo, provoca violentos espasmos en cuello, brazos, piernas y abdomen. Una vez incubada los síntomas que se podrían originar son: Dolor de cabeza. Fiebre. Contracturas. Espasmos musculares. Se transmite por Heridas, especialmente si son heridas profundas, con mucha destrucción de tejidos, heridas sucias, o contaminadas que tardan en ser atendidas, congelaciones, quemaduras…Intervenciones quirúrgicas de abdomen y miembros inferiores. Pinchazos accidentales. Uso de drogas inyectadas.  Cortes o pinchazos con metales. En el tétanos neonatal la puerta de entrada es la cicatriz umbilical.

Vacuna: DTPa ( - Difteria   - Tétanos   - Pertussis (tos ferina) – acelular)

No hay disponible una vacuna concreta anti-tos ferina, sino siempre combinada con la antidiftérica y la antitetánica. Además, en algunos preparados, con hepatitis B, haemophilus o poliomielitis. La vacuna DTPa sólo se emplea en menores de 7 años, a partir de esta edad los efectos secundarios debidos a la vacuna antidifteria y anti-tos ferina son comunes.

La pauta habitual para la vacunación sistemática actualmente es: Una dosis a los 2, 4 y 6 meses de vida. Un refuerzo a los 18 meses. Un recuerdo a los 4-6 años. Un recuerdo cada 10 años tras esta dosis.

Tos ferina. Esta enfermedad está causada por la bacteria Bordetella pertussis.

Suele afectar a personas de cualquier edad, aunque aparece normalmente en niños. Los síntomas son muy parecidos a los de un resfriado: Tras una incubación de 7-14 días aparecen los síntomas clínicos, que se inician con una fase catarral,  Congestión. Secreción nasal. Y tos discreta. La sigue la fase paroxística, en la que hay tos creciente de manera sofocante, sin pausas para tomar aire entre los golpes de tos (tos “quintosa”), acabando las crisis con un sonido especial inspiratorio (”gallo”). Y a menudo vómito.

Se transmite por: Vía respiratoria. Secreciones, tos y estornudos a partir de los sujetos infectados.

Se dispone de vacuna antitetánica sola (T) y combinada con otras vacunas: T (Tétanos).  En adolescentes y adultos se tiende a sustituir la antitetánica sola (T) por la Td: (- Tétanos.  – difteria). En menores de 7 años siempre se emplean vacunas combinadas DTP: Difteria. Tétanos. Pertussis (tos ferina) .

La pauta habitual para la vacunación en menores de 7 años sería: Una dosis a los 2, 4 y 6 meses. Un refuerzo a los 18 meses. Un recuerdo a los 4-6 años.

Tuberculosis. Esta enfermedad está causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. Esta bacteria afecta principalmente a los pulmones.

Una vez incubada los síntomas que se podrían originar son: Tos persistente, a veces con sangre o esputo.  Dolor en el tórax.  Debilidad o cansancio, pérdida de peso, falta de apetito. Fiebre, escalofríos, sudoración nocturna.

Se transmite: La infección se transmite de persona a persona a través del aire.

Vacuna:Nombre: BCG. (Bacillus. Calmette.  Guérin)  La vacuna contra la tuberculosis (vacuna BCG) se fabrica con bacilos vivos atenuados de una cepa de Mycobacterium bovis. La pauta habitual para la vacunación es: Países en desarrollo con altas tasas de infección. Niños no infectados previamente en zonas con riesgo anual de adquirir la infección. Niños de grupos de riesgo en países desarrollados. Bacterias causantes de enfermedades

Neumococo. El hábitat natural del neumococo suele ser la garganta y la nariz aunque este puede alojarse en cualquier parte del organismo.

Dependiendo del lugar donde se sitúe el microorganismo causará diferentes tipos de enfermedades y de ahí sus diferentes síntomas para cada una de ellas.

Algunas de estas enfermedades junto con sus síntomas son:

- Meningitis. Elevada fiebre, somnolencia y vómitos muy característicos.

- Neumonía. Temblores, resfriado, tos, fiebre y congestión de pecho.

- Otitis. Dolor de cabeza, fiebre y dolor de oídos.

- Sinusitis. Fiebre, mucosidad y tos.

- Artritis, osteomielitis, endocarditis, peritonitis, celulitis, etc.

Esta bacteria se transmite por: El aire (tos, estornudos). Por el contacto cercano con una persona que es portadora o asintomática, es decir, que no está enferma pero tiene la bacteria en su organismo y puede transmitirla a personas susceptibles y vulnerables.

La pauta habitual para la vacunación sistemática actualmente es:

Niños de 2 a 24 meses.

- Una dosis a los 2 meses de edad.

- Una dosis a los 4 meses de edad.

- Una dosis a los 6 meses de edad.

- Una dosis entre los 12 y 15 meses de edad.

Niños mayores de 2 meses.-

- De 7 a 11 meses, 3 dosis en un intervalo de 2 meses.

- De 12 a 23 meses, 2 dosis en un intervalo de 2 meses.

Más de 24 meses y hasta 5 años, 1 dosis.

Haemophilus influenzae tipo B (Hib). Este germen no suele causar síntomas, pero ocasionalmente pasa a los pulmones o la circulación sanguínea, que se conoce como una (infección “invasiva”) y causa graves enfermedades como meningitis, sepsis, epiglotitis, neumonía o artritis.

Se transmite por: Vía respiratoria. Por la tos. Estornudos O simplemente el aire.

Vacuna: La Hib es una de las vacunas infantiles recomendadas y, por lo general, los estados exigen prueba de que el niño la haya recibido antes de ingresar a la guardería o al preescolar.

Se debe administrar una dosis a cada una de las siguientes edades:

- 2 meses.

- 4 meses.

- 6 meses.

- 12 a 15 meses.

Los niños mayores de 5 años y los adultos no necesitan recibir la vacuna contra el Haemophilus Influenzae tipo b, a menos que presenten ciertas afecciones, entre las que se pueden mencionar VIH, anemía drepanocítica y algunas otras.