Archive for the tag 'fragata Nuestra Señora de las Mercedes'

Capitulo 9 D. Julián de Zulueta y Cebrian. El Señor de los Mosquitos

Andrés Rodríguez González Mayo 21st, 2018

Capitulo 9 D. Julián de Zulueta y Cebrian. El Señor de los Mosquitos

Fue un científico de talla mundial que eligió Ronda y la Serranía para vivir su jubilación. En esa ciudad murió, pero antes sufrió la incompresión de gran parte de sus habitantes. Afortunadamente tuve la suerte de compartir con él muchos recorridos por la Sierra de Las Nieves, paseos que no hicieron sino acrecentar mi admiración por ese hombre singular, genial, de fuerte personalidad, a quien nunca interesó integrarse en una sociedad que le despreciaba por ser diferente.

Es fácil y muy hispano hablar bien de las personas muertas, para mí D. Julián siempre fue una persona admirable, por eso me ponía enfermo cuando veía como aseteaban a D. Julián con críticas absurdas, con descalificaciones sin justificación alguna y con difamaciones de toda índole. Por eso creo que es mi obligación rescatar diversos artículos publicados en medios de comunicación para informar y que quede escrito que en Ronda y Serranía vivió y murío unos de los genios científicos y conservacionistas más importantes del siglo XX.

- Con nuestro amigo común Agustín Rubira Tobaruela escribí un artículo que decía así.

“Nada une más a gentes a quienes nada les une, que hablar mal de otro”, dice el refranero español.

A raíz de la última reunión del Comité Español del Hombre y la Biosfera (catalogada por alguno como “grupo de amiguetes”) celebrada en Ronda, en la que participaron las personalidades más importantes que lo componen, estamos asistiendo a otro vergonzoso espectáculo de intento de linchamiento verbal a D. Julián de Zulueta. Si les parece excesivo este calificativo, como mínimo, parece evidente una campaña de descrédito público y sistemático hacia él, por parte de algunos, que por ignorancia, estrechez de miras, intereses egoístas, estulticia o simple mala fe han personificado en Zulueta la responsabilidad de los perjuicios que para Ronda, su Comarca, e incluso para Andalucía toda, puedan derivarse del posible informe negativo que dicho Comité emita en París ante la UNESCO, si no cambian mucho las cosas en nuestro entorno de aquí al año 2.005. Es más fácil culpar a aquel que denuncia un daño e intenta evitarlo que a quien lo causa.

Vamos a ser claros: Si la Sierra de Las Nieves y su entorno aún ostentan la catalogación de Reserva de la Biosfera es gracias a D. Julián. Fue él quien propuso el nombramiento y quien siempre ha defendido los valores ambientales que han hecho merecedora a estas tierras de tal título. Ha sido la administración medioambiental la que ha tenido abandonado este Parque Natural, con su pasividad en la gestión del espacio protegido (ya que durante varios años no existía interlocutor por carecer de Director-Conservador), con su permisividad ante disparates ecológicos tales como que en el Area de Reserva  (la zona más protegida de un Parque Natural) se siga pastoreando, o que  junto a dicha Área de Reserva exista un albergue explotado privadamente para turismo rural (Cortijo de Quejigales), o que junto al río Verde, a unos cinco metros del cauce de agua que marca el límite del Parque, se hicieran perforaciones. Todo ello no ha hecho sino aumentar la impresión, ante la UNESCO, de que la Sierra de Las Nieves no es un espacio que merezca, de seguir las cosas así, la consideración de Reserva de la Biosfera.

Con la realidad de un circuito de alta velocidad y con las nuevas amenazas de los campos de golf y sus urbanizaciones aledañas en las cercanías del Parque Natural, dentro de los límites de la Reserva de la Biosfera, tal vez los buenos oficios de D. Julián no consigan arreglar esta vez el desaguisado, pero si se perdiera la catalogación sería a pesar de Zulueta y no por su causa.

Hay 50 campos de golf en la provincia de Málaga y 70 más proyectados. ¿Alguien cree que esto es lo que va a dar singularidad a Ronda y, por ende, mayor atractivo, más turismo de calidad y más puestos de trabajo?. Lo que todo esto traerá será especulación, enriquecimiento de unos pocos inversores foráneos, encarecimiento del suelo, envenenamiento de nuestros principales acuíferos con pesticidas, herbicidas, nematicidas, fertilizantes, etc., deterioran en suma de nuestro medio ambiente y perdida del prestigio nacional e internacional de nuestra serranía. Al final los especuladores llevaran su dinero a otro sitio donde mejor invertir y aquí sólo dejaran pobreza y deterioro que serán muy difíciles de reparar. Seria más lógico potenciar nuestro extraordinario entorno, exigir la construcción de un nuevo y bien dotado hospital que, no olvidemos, es la más importante empresa en creación de puestos de trabajo que existe en la comarca, hacer realidad de una vez la depuración de nuestras aguas residuales, potenciar nuestras vías pecuarias, etc. Todo eso si crearía riqueza. En estas luchas también está D. Julián.

¿Por qué, entonces, esa animadversión hacia él por parte de algunos, incluso compañeros de partido?. En cualquier otro lugar estarían orgullosos de tener un vecino como D. Julián. Aquí no sólo no se le valora en su justa medida sino que se le ha insultado y menospreciado. Argumentos para desprestigiarle tales como que no es rondeño, que le interesan los mosquitos y no el flamenco, que no se le ve en los bares, que usa pantalones muy cortos, que lleva botas antiguas y otros aún más peregrinos los hemos iodo dirigidos a esta personalidad de talla mundial.

Otro motivo que esgrimen sus detractores para intentar desprestigiarle a nivel de Ronda es el asunto de la antigua depuradora: La vieja depuradora que D. Julián mandó cerrar maldepuraba la mitad de las aguas residuales de Ronda. Si sólo se limpia la mitad del caudal y se vuelve a mezclar con aguas sin depurar, en pocas horas el nivel de microbios existentes en al agua mezclada vuelve a ser el mismo que si las aguas no se hubiera hecho nada. Es decir, un gasto inútil. D. Julián tomó pues la decisión de cerrarla, para evitar el costo económico de su mantenimiento y para forzar a la administración a construir una nueva.

Zulueta es una personalidad de enorme prestigio en España y fuera de ella, por sus aportaciones médicas sobre el paludismo. Recientemente decía en Barcelona el descubridor de la última, y quizás la más eficaz, vacuna contra la malaria, el español Pedro Alonso, que el Dr. Zulueta ha sido el referente mundial más importante de la lucha contra el paludismo durante gran parte del siglo XX. Ya jubilado, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha requerido sus servicios en diversos países del tercer mundo (Irán, Afganistán, Libia, Guinea Ecuatorial, etc.) por sus conocimientos científicos y por el respeto que en dichos países se le profesa. Asesor de la OMS durante muchos años y hombre profundamente comprometido con el medio ambiente, posee  altas distinciones honoríficas concedidas por los gobiernos español, italiano y británico entre otros.

En Ronda no se le ha dedicado ni una calle; ¿para que sugerir siquiera nombrarle hijo adoptivo?.

Decidió libremente, sin ningún compromiso que lo empujara, quedarse a vivir entre nosotros, simplemente porque se enamoró de Ronda y de la Serranía. Se le puede achacar que nunca debió meterse en política, y pudiera ser verdad, pero para alguien con conciencia social es fácil sentir la tentación, ante la oportunidad de desarrollar sus ideales. Tampoco olvidemos que a D. Julián le utilizaron, en su día, los gobernantes socialistas, por su prestigio internacional, para ganar unas elecciones municipales en Ronda. Su gestión tuvo luces y sombras como casi todas; pero es de resaltar que nunca cobró de las arcas municipales ni siquiera el sueldo como alcalde, al que renunció. (Lo que no deja de llamar la atención en los tiempos que corren: ver El Mundo de Andalucía del día 6-11-04, o el acta del pleno municipal del 4-11-04).

Es dificil comprender por qué en lugar de acosarle no aprovechamos el potencial que para Ronda y Andalucía suponen su prestigio internacional y las excelentes relaciones que posee a nivel de las más altas instancias del Estado y de la Junta, como están haciendo en Asturias y Cantabria.

Desde aquí, nuestro sincero homenaje y nuestro agradecimiento a D. Julián.

- Con motivo de la concesión del Permio Nacional de Medioambiente y el reconocimiento a  nivel nacional que se ha realizado en la persona de D. Julián de Zulueta publiqué en un periódico de ámbito provincial el siguiente artículo.

Mis felicitaciones por este merecido premio, espero que no sea el último y para otro en que suena desde hace un tiempo pero que por diversas cuestiones no se le ha otorgado aún, espero que también le sea concedido en breve. D. Julián es uno de esos escasos maestros que saben de todo y que tienen la suficiente experiencia como para poder opinar de todo con soltura y acierto. Con él viví interesantes experiencias como aquella en que pagó de su bolsillo la liberación de un cepo en el coche de un desconocido que no tenía dinero. Con él conocí y aprendí a amar la Sierra de Las Nieves, me enseño La Nava de S. Luis, el Pinsapo de La Escalereta, La Caina, la Cañada de Las Ánimas, la Meseta de Quejigales, el arroyo Carboneras, La Fuenfría, Los Sauces, La Fuensanta, entre otras muchas zonas; en silencio junto a  él, aprendí como se luchaba contra el paludismo hace medio siglo o de que murío el gran emperador Carlos V o como descubrió y puso al alcance el gobierno español que un galeón hundido por los ingleses frente a las costas portuguesas y su tesoro pertenece a todos los españoles y no a los cazatesoros americanos, con su experiencia me indicó con acierto que Afganistán sería la tumba del comunismo soviético. Una lástima que sus experiencias, como todas las de las personas mayores, no sean tomadas en cuenta, si se le escuchara, sin duda que sería muy positivo y nos ahorraría dinero a todos y hasta vidas. En Ronda se le recuerda por haber cerrado la depuradora. Voy a repetirlo una vez más, aunque no sirva de mucho, (ya se lo digo a mis alumnos, es imposible explicar nada y hacer comprender algo a alguien que no quiere aprender o enterarse), y aquí no quieren enterarse que una depuradora que depura la mitad del agua que le llega no sirve de nada, porqué inmediatamente, en cuestión de minutos, toda el agua vuelve a estar igual de contaminada que antes de ser depurada. Zulueta ha dado más a Ronda que Ronda a él, ahora, aprovechando la concesión del Premio Nacional de Medioambiente a su persona, se podría realizar algún homenaje a tan insigne vecino.

- Nuevo artículo publicado en un medio andaluz.

Desmemoriados y Aduladores de Muertos

El nuestro es un país que tradicionalmente tiene poca memoria. Y que, también tradicionalmente, olvida reconocer los méritos de las personas mientras están vivas y sin embargo, las lisonja, adula y casi venera cuando mueren.

Desmemoriados: Se habla ahora continuamente de la urgente necesidad de construir el ferrocarril costero en la provincia de Málaga. A Domingo de Orueta y Duarte también le hablaron de él, en su libro “Estudio Geológico y Petrográfico de la Serranía de Ronda”, cita textualmente que le habían comentado “que la construcción de un ferrocarril costero entre Málaga y Estepona era INMINENTE”, el libro está publicado en el año ¡1.917¡ .

Aduladores: Nunca se han reconocido las aportaciones que D. Julian de Zulueta ha realizado a la ciudad de Ronda. Nunca se reconoció que este prestigioso investigador, en lugar  de disfrutar de su jubilación (como médico de la O. M. S.), viniera a ésta ciudad y se implicara en la siempre dificil gestión municipal. Fue abandonado por todos, su grupo municipal, su grupo político y el vicepresidente que le comprometio a presentarse a la alcaldía. Antes de que la noticia pierda actualidad, quiero dejar constancia de que Julian de Zulueta ha sido quien ha aportado gran parte de las pruebas en el “Caso Odyssey”, pruebas que han sido utilizadas por el gobierno español para conseguir que un juez estadounidense haya dictaminado que el buque era la fragata española “Nuestra Señora de las Mercedes”, hundida en un acto de piratería en 1.804 y que, por lo tanto, las monedas y cuanto se encuentre entre sus restos es propiedad del Estado Español. Los méritos a cada cual y en su momento, afortunadamente a D. Julian, le reconoció su buena gestión el anterior ministro de Cultura.

Bibliografía de Julián de Zulueta y Cebrian

Según el libro “Tuan Nyamok (el Señor de los Mosquitos). Relatos de la vida de Juan de Zulueta contados a María García Alonso”, editado por Publicaciones de la Residencia de Estudiantes en el año 2011, la vida de Julián de Zulueta tuvo cuatro grandes intereses: El estudio de la malaria, la defensa del medio ambiente, la política y su labor como historiador en temas relacionados con la medicina.

Nace en Madrid el 30 de noviembre de 1918. Hijo del escritor y político Luis de Zulueta y de la pedagoga Amparo Cebrián, sobrino del biólogo Antonio de Zulueta y de la científica y feminista Dolores Cebrián, hermano de la escritora y filósofa Carmen de Zulueta.

En 1923 entró a estudiar en la Institución Libre de Enseñanza y en 1928 en el Instituto-Escuela de Atocha. En 1933, vivió durante un año en Berlín, acompañando a su padre que había sido nombrado embajador en Alemania por el gobierno de la República. Vive allí hasta 1934, cuando cambia el gobierno de la República. En 1934 vuelve al Instituto-Escuela, en esos momentos situado en los Altos del Hipódromo.

En 1936 visita Andalucía y Marruecos. Termina el Bachillerato y se traslada con toda la familia a Roma, donde su padre fue embajador ante la Santa Sede. Tras el estallido de la Guerra Civil, en setiembre marcha a París, en diciembre la familia se exilió a Colombia. D. Julián solía comentar que con el trasladoa Colombia su padre trató y consiguió evitar que participara en la Guerra Civil Española. Entre los pocos exiliados republicanos que eligieron Colombia se encontraba el botánico catalán Josep Cuatrecasas, con quien su padre trabó gran amistad.

En 1937 inició la carrera de medicina en la Universidad de Bogotá, culmina sus estudios en 1943 con una tesis sobre el paludismo. Consigue una beca para realizar estudios de posgrado en la Universidad de Cambridge, donde se casó en 1946 con Gillian Owtram, también estudiante en Cambridge, con quien tuvo tres hijas. Contaba D. Julián que tuvo que pedir y obtener un permiso especial al rectorado para poder  cantar “estudiantinas” bajo el balcón de la residencia femenina de Gilliam para cortejarla. Sin duda fue el primer caso de esta peculiar forma de cortejo que se daba en tan prestigiosa universidad.

En 1947 comenzó a trabajar en el laboratorio de Medicina Tropical de la Fundación Rockefeller en Villavicencio (Colombia), en el que permaneció hasta 1951 y donde se expuso deliberadamente a las picaduras del mosquito vector del «plasmodium» para entender mejor el proceso de la malaria. En junio de 1947 llega a Colombia su esposa. En 1948 nace su primera hija, Felicity. En abril  de ese año se desata un periodo convulsivo conocido como La Violencia Colombiana.

En 1951 la persecución a la que le somete la policía le obliga a trasladarse con la familia a Bogotá, consigue un trabajo en la Universidad de los Andes, nace su hija Cayetana, conocida siempre como Tana.

En 1952 se incorporó a la sección de malaria de la Organización Mundial de la Salud, donde desempeñó diferentes cargos de responsabilidad hasta que en 1977 se retiró de la organización. Se traslada a Ginebra, después a la India, luego a Malasia donde se reúne con su esposa y sus dos hijas. En estos veinticinco años de trabajo en la O.M.S. además de su trabajo en las sedes de Ginebra y Copenhague, fue responsable de proyectos sanitarios en numerosos países (Malasia, Uganda, Líbano, Jordania, Siria, Irak, Irán, Marruecos, Argelia, Turquía, Pakistán…), especialmente de las campañas contra la malaria. Su labor durante estas campañas le valieron el apelativo de Tuan Nyamok (”El señor de los mosquitos”). Después de su retiro, siguió siendo consultor tanto de la OMS como de otros organismos internacionales y como tal viajó a Irán, Madagascar y sobre todo a Pakistán para ocuparse de los refugiados afganos.

En 1954 fue un año difícil medicamente hablando, sufrió enfermedades, le extirparon por error el apéndice, nació su hija Paquita en Brunei y se traslada de nuevo a Suramérica siempre luchando contra la malaria.

En 1955 trabaja en Ginebra.

En 1956 se marcha a Irán, su padre con Gillian y sus hijas se quedan en Ginegra. Entre 1957 y 1959 la familia y Julián viven en Ginebra.

En 1958 participa en una misión médica en Grecia y Panamá.

Desde 1959 y 1961 trabaja en Uganda, primero solo, después le acom`paña su esposa e hijas.

En 1962 investiga la malaria en Mexico.

En 1964 es trasladado a Beirut como jefe del proyecto antimalaria en Oriente Medio. Permanece en ese cargo hasta 1973, realiza trabajos en Líbano, Siria, Irán, Irak, Afganistán y Jordania es condecorado con la Estrella de la Independencia por su labor.

Su trabajo en Afganistan es reconocido y valorado por las diferentes tribus de la zona. Su prestigio le permitía moverse con soltura y a salvo por la protección de los jefes de las tribus que le consideraban “un hombre bueno” según recuerdos de D. Julián compartidos conmigo en nuestros paseos por la Sierra de Las Nieves. Su conocimiento sobre la personalidad de las gentes de Oriente Medio tal vez pueda ser mostrada con la anécdota que a continuación les cuento, cuando los sovieticos invadieron Afganistán recuerdo que me comentó que era imposible vencer a ese pueblo porqué sobrevivían perfectamente en las montañas con la leche de una cabra como único sustento y con un Kalasnikof como arma era imposible expulsarlos de aquellas altas montañas donde habitan y que conocían perfectamente. Recuerdo que me comentó: “Afganistán será la tumba del soviet.”

En 1966 sus hijas se marchan a estudiar a Inglaterra.

En 1973 trabaja en Copenhague y en Argelia.

En 1974 visitó Ronda por primera vez, y se trasladó a vivir allí en 1978. Según sus propias palabras cuando  viniendo desde Algeciras, vislumbró desde el Mirador del Pino la ciudad, quedó tan profundamente enamorado que supo que era su lugar para vivir cuando se jubilara.

En 1975 trabaja en Copnhague, Marruecos y Grecia.

En 1976 y 1977 trabaja en Pakistán. Compra su casa en Ronda. Una casa ubicada en una antigua mezquita árabe.

En 1977 se retira de la OMS pero sigue trabajando con ellos como “Consultor”.

En 1978 vive entre Ronda e Italia.

En 1980 publica un artículo en The Mariner`s Mirrot titulado “Trafalgar: The Spanish view”. El éxito es tal que la Society for Nautical Research lo convierte en Miembro Numerario.

Recuerdo que al respecto me comentó que  el éxito de la Marina de Guerra Británica se debía a que los marinos ingleses eran profesionales mientras los españoles procedían de “levas” obligatorias y que las enfermedades que se daban en lasrgas navegaciones como el escorbuto se  combatían en los barcos ingleses a base de tomar ron con limón mientras que en los barcos españoles esas mismas enfermedades se convertían en epidemias que diezmaban las desmoralizadas tropas.

En 1983 fue elegido alcalde de esta localidad por el Partido Socialista Obrero Español, cargo en el que permaneció hasta 1987.

El Ministro de Sanidad de la época, Ernest Lluch, le impuso la Gran Cruz de la Orden Civil de Sanidad.

La variedad de sus intereses intelectuales le llevó a interesarse por múltiples y muy diversos temas, desde la conservación del medio ambiente hasta la investigación histórica. En este ultimo campo, destaca el estudio en el que estableció que la malaria fue la causa de la muerte de Carlos I de España. La investigación fue posible gracias a unas sofisticadas técnicas de rehidratación de tejidos momificados que permitieron mostrar la presencia del «plasmodium» en la sangre del monarca.

En 1986 es llamado de nuevo por la OMS para realizar campañas antimalaria en Irán. En 1988, lo hace en Madagascar y en 1989 en Pakistán.

En 1990 fue propuesto por unanimidad como presidente de la Fundación Francisco Giner de los Ríos, y en 1997 entró a formar parte como vocal del Comité Español del Programa sobre el Hombre y la Biosfera de la UNESCO.

Desde comienzos de los años noventa desarrolla labores de conservación del osos en los picos de Europa y pasa temporadas en una casa que adquiere en Somiedo (Asturias).

En 1996 viaja a Guinea para estudiar el origen de la malaria que padecen unos niños ecuatoguineanos emigrados en Ronda.

En 1997 entra a formar parte como vocal del Comité Español del Programa sobre el Hombre y la Biosfera.

En 1998 participa en la Conferencia Internacional sobre la conservación del oso pardo en Europa.

En 2002 la Universidad de Turin le nombra Doctor Honoris Causa en Medicina Veterinaria.

En 2010 el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino le concede el Premio Extraordinario de Medio Ambiente.

Murió en Ronda el 8 de diciembre de 2015.