Curiosidades: La Inversión Térmica

Andrés Rodríguez González Diciembre 25th, 2013

La inversión térmica

Es un cambio respecto al comportamiento de la atmósfera con el aumento de la altitud. En condiciones normales existe un incremento de la temperatura con la altura. Pero en la zona donde existe  la inversión térmica, el aire no puede elevarse, puesto que es más frío y, por tanto, más denso en la zona inferior.

Una inversión térmica puede llevar a que la contaminación del aire, quede atrapada cerca del suelo, con efectos nocivos para la salud. Es un fenómeno frecuente en zonas con aire contaminado, como ciudades con mucho tráfico o industrias en zonas de clima continental, como Madrid, sobre todo en otoños con pocas precipitaciones y sin vientos.

Normalmente, en la zona baja de la atmósfera, Troposfera, la temperatura disminuye con la altura a razón de aproximadamente 6,5 °C/km, es decir, 1º C por cada 155 metros de altitud. Esta cifra sólo es válida en las zonas templadas.

El fenómeno de inversión térmica se presenta cuando, en las noches despejadas, el suelo se enfría rápidamente. El suel, a su vez, enfría el aire en contacto con él que se vuelve más frío y pesado que el que está en la capa inmediatamente superior. Al disminuir tanto, la convección térmica como la subsidencia atmosférica, disminuye la velocidad de mezclado vertical entre las dos capas de aire.

Esto ocurre especialmente en otoño e invierno, en situaciones anticiclónicas fuertes que impiden el ascenso del aire y concentran la poca humedad en los valles y cuencas, dando lugar a nieblas persistentes y heladas. Este fenómeno meteorológico es frecuente en las mañanas frías sobre los valles de escasa circulación de aire en todos los ecosistemas terrestres. Generalmente, la inversión térmica se termina, o rompe, cuando al calentarse el aire que está en contacto con el suelo se restablece la circulación normal en la Troposfera. Esto puede ser cuestión de horas, pero en condiciones meteorológicas desfavorables la inversión puede persistir durante días.

Es un fenómeno frecuente en las mañana de los inviernos de la Serranía de Ronda, cuando no llueve ni existen vientos. Era muy conocido por las personas que cogían aceitunas antes, ya que, con el frío de la mañana encendían hogueras para calentarse y la humareda forma una columna paralela a la línea del suelo a escasas decenas de metros de la línea del suelo. Las nieblas bajas sobre los valles (frecuentes en el Guadalcobacin) son también responsabilidad de la Inversión Termica.

En el caso de la foto, un ejemplo de inversión térmica una mañana de invierno en las cercanías de Ronda, al fondo la Sierra del Oreganal.

Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply